"El Chalet de Lujo", la obra donde estuve viviendo, como
sereno, después de haber sido un auténtico mendigo,
durmiendo en ...
Estoy a punto, nuevamente, de volver a la calle, a dormir
en el suelo, y ser un mendigo...
He perdido a la mitad de mis al...
Y ahora, que veo además, que no podré volver nunca
más a España, para que mi hijo pudiera volver a verme...
No podré volve...
Pero la justicia española, ya prevaricó, cuando por la
sola declaración de ella...
Por la sola declaración de mi ex mujer,...
Por eso, ¿Qué me queda ya en la vida?:
La semana que viene, vuelvo a ser un mendigo, pues
me voy a dormir de nuevo, en el ...
Por eso todavía me pregunto:
¿Qué hubiera hecho usted en mi lugar?
¿Hubiera emigrado a Latinoamérica buscando un futuro?
¿...
Por eso, todavía me pregunto, Usted: ¿Qué hubiera
hecho antes en mi lugar?
¿Y qué haría usted en mi lugar ahora?
¿Se matar...
Y yo, sinceramente, aún no quiero hacerlo, porque
aunque no vea ninguna salida, en este momento, quiero
creer, sin embargo...
Francisco Antonio Cerón García
DNI de España número 27.478.316-D
Sin domicilio fijo en la Ciudad de Salta
4.400 Salta (Rep...
Posdata:
Los libros, que le escribí a mi niño, por el amor de un
padre, se pueden leer por entero, online en Internet, y g...
Los libros son la promesa cumplida, que le hice al
despedirme de él en España, y con sólo seis años recién
cumplidos (ahor...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Y Usted, en mi lugar: ¿Dejaría ya de luchar, y se mataría...? ( El enlace online para leer "La Promesa I" es: http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )

1,142 views

Published on

"El Chalet de Lujo", un auténtico campo de "guerra", la obra donde estuve viviendo, como sereno, después de haber sido un auténtico mendigo, durmiendo en el suelo, sin asearme, y pasando verdadera hambre, en la Terminal de Autobuses, de Salta "La Linda..."

Published in: Education
1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • Heme aquí, casi dos años después de haber escrito el primer libro, escribiendo también el segundo libro…

    ¿Y que pasó entremedio y mientras tanto?

    Que no pude, no pude cumplir la promesa que no le hice a mi hijo, la promesa de volver a verle…

    Y a lo peor, que ya sé, a ciencia cierta, y casi con total y absoluta certeza, que no podré cumplirla nunca…

    ¡Nunca jamás volveré a ver a mi hijo pequeño! ¡Nunca jamás podré volver a criarlo! ¡Nunca jamás volveremos a reír juntos!

    Y lo sé, por todo lo que ha pasado en todo este tiempo, el suficiente tiempo, y los suficientes hechos, como para poder llegar a concluirlo así…

    ¿Y que me quedó entonces? ¿Qué me quedó por hacer?

    Sólo lo que ya hice anteriormente, escribir…

    Escribir, para contarle a mi niño, lo que ya nunca podré vivir con él, para contarle lo que pasó…

    Porque así y ahora, y como el no sabe lo que le escribo, ni lo que le escribí, así y ahora también, y cuando sea grande, y cuando yo ya no esté, presente en este mundo, mi niño, mi adorado niño, podrá saber, y por sí mismo, porqué se quedó sin un padre…

    Y también podrá saber, todo lo que hizo su padre, ya vencido y derrotado por la vida, todo lo que hizo y no dejó de hacer, para volver a verle…

    Recordarán, los que ya me leyeron, los que leyeron mi primer libro, que me arruiné, que me divorcié, y que me quedé también, sin casa y sin trabajo, en España…

    Y así, mi niño, al emigrar yo para sobrevivir, al emigrar y repatriarme a mi otra tierra, Latinoamérica, mi niño también, se quedó en España, se quedó y sin un padre…

    Y por eso, de todos ellos, de todos los “indignados”, yo mismo, yo soy el primer “indignado”…

    ¿Porque qué reclaman los “indignados” de la Puerta del Sol en Madrid?

    Reclaman lo mismo que yo, lo mismo que yo reclamé y escribí, hace ya casi dos años: ¡Reclaman pan y trabajo!

    Y por eso, por no tener pan y trabajo, por eso, y por ser un solo hombre, un hombre solo, no pude, no pude y como todos ellos, como todos los “indignados”, acampar en el kilómetro cero de España, acampar en la Puerta del Sol…

    Y así, para expresar mi protesta, mi protesta por no tener también pan y trabajo, por estar tan desnudo, sólo me quedaron, y como única protesta, estas letras, estas humildes letras, que escribí y como un padre “indignado”, que escribí en mi primer libro “La Promesa”… ( http://tiny.cc/9qeos )

    Y eso me hizo, y sin saberlo ni yo mismo, me hizo escritor…

    Y por eso ahora, ahora también sigo escribiendo, para continuar con mi protesta, para no dejar de ser nunca un “indignado”…

    Porque si me resigno, si me resigno ante la injusticia, ante todas las injusticias, entonces sí, entonces de verdad, entonces si que estaré derrotado…

    Y como no quiero, ni aún vencido
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,142
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Y Usted, en mi lugar: ¿Dejaría ya de luchar, y se mataría...? ( El enlace online para leer "La Promesa I" es: http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )

  1. 1. "El Chalet de Lujo", la obra donde estuve viviendo, como sereno, después de haber sido un auténtico mendigo, durmiendo en el suelo, sin asearme, y pasando verdadera hambre, en la Terminal de Autobuses, de Salta "La Linda..." "Y Usted, en mi lugar: ¿Dejaría ya de luchar, y se mataría...?"
  2. 2. Estoy a punto, nuevamente, de volver a la calle, a dormir en el suelo, y ser un mendigo... He perdido a la mitad de mis alumnos, y con los restantes, no llego a pagar el comedor, ni la habitación... Y con la edad que tengo, y sin amigos, no encuentro otro trabajo... Y sin trabajo, queda la mendicidad... Y mis títulos universitarios de Licenciado, están anulados en Argentina, por una ley que me impide la apertura de legajo docente y cobrar, por ser mayor de 45 años... De la experiencia, que nunca escribí, la de dormir en el suelo, y ser un mendigo, me quedó este recuerdo posterior, de la foto que adjunto al principio... Esta obra, todo un campo de guerra, fue un "hotel de lujo", después de haber dormido en el suelo, de la Terminal de Autobuses... La experiencia fue tan terrible, y tan dramática, que hasta ahora, no he podido escribirla, ni contarla...
  3. 3. Y ahora, que veo además, que no podré volver nunca más a España, para que mi hijo pudiera volver a verme... No podré volver a España, así me regalaran el pasaje de ida y vuelta, por la locura de mi ex mujer, y la prevaricación de la justicia española... En la escena que describí, de cómo echaron de la puerta del Colegio de Daniel, a su hermano Rubén, no conté que... http://www.slideshare.net/fcerong/daniel-con-sushermanos-mayores-cuando-eran-felices No conté que la madre de Daniel, decía gritando, y como una verdadera loca, una verdadera posesa... La madre de Daniel, decía que yo la había intentado matar, y que tenía una orden de alejamiento, de ella y de Daniel, junto con mis hijos... La madre de Daniel decía, que la orden de alejamiento, también incluía, a mis dos hijos mayores, los hermanos de mi hijo pequeño, Daniel... Y la paradoja, y el absurdo es: ¡Que estoy a 14.000 Km desde el 2009!
  4. 4. Pero la justicia española, ya prevaricó, cuando por la sola declaración de ella... Por la sola declaración de mi ex mujer, la madre de Daniel, denunciándome por insultos, que nunca dije además... ¡Me metieron en la cárcel...! Me metieron en la cárcel, en el proceso de divorcio, y sin haberle tocado siquiera, ni uno solo de sus cabellos... Y si la justicia prevaricó entonces así: ¿Qué me podría ahora esperar de ella, y de mi ex mujer? ¿Que se diera un cabezazo contra la pared? ¿Y me acusara a mí de ello, si alguna vez pudiera volver, para ver a mi hijo? Por eso también emigré, para no dormir, noche sí, noche no, en la cárcel... Porque, las leyes que se hicieron en la última década en España, me dejaron completamente indefenso, y hasta el día de hoy...
  5. 5. Por eso, ¿Qué me queda ya en la vida?: La semana que viene, vuelvo a ser un mendigo, pues me voy a dormir de nuevo, en el suelo de la Terminal de Autobuses, de Salta... "El Chalet de Lujo", la obra donde estuve viviendo terminó, y como no me alcanzaba, para pagar una humilde habitación… Como terminaron la obra, donde estaba de Sereno, me fui a vivir, a un Salón de Fiestas abandonado desde el año 2009, abandonado ya casi cuatro años, por 200$ al mes, unos 30€, o unos 50 U$D... Y ahora me voy a dormir, de nuevo, al suelo de la Terminal, ya que alquilan, después de estar cuatro años cerrado, el Salón de Fiestas donde vivía... Y si apenas puedo llegar a pagar el comedor, menos puedo llegar a pagar, ni de lejos, una humilde habitación... Al final, vuelvo a ser nuevamente un mendigo, tal y como también, lo hubiera sido en España…
  6. 6. Por eso todavía me pregunto: ¿Qué hubiera hecho usted en mi lugar? ¿Hubiera emigrado a Latinoamérica buscando un futuro? ¿Hubiera emigrado usted a Latinoamérica, o se hubiera quedado en España, sin futuro ninguno? Todavía me pregunto: ¿Qué hubiera sido mejor? ¿Que mi hijo me viera en España, sin un trabajo, hecho también un mendigo, y en la cárcel? ¿Que mi hijo me viera en España, en la cárcel, por el odio y el rencor, de su madre? ¿Que mi hijo me viera en España, sin un trabajo, y de mendigo, como estoy aquí en Salta “La Linda”, en Latinoamérica? ¿O ha sido mejor, sin embargo, que mi hijo no me vea en España, y así no sepa, que estoy de mendigo en Salta?
  7. 7. Por eso, todavía me pregunto, Usted: ¿Qué hubiera hecho antes en mi lugar? ¿Y qué haría usted en mi lugar ahora? ¿Se mataría? ¿Qué haría usted en mi lugar? Porque ahora, que sólo me queda ser un mendigo, y para todo el resto de mi vida: ¡Sólo me queda, por hacer, matarme! Usted: ¿Qué haría en mi lugar? Porque yo, yo no quiero tirar la toalla, ni dejar de luchar, pero se me han acabado ya, todas las opciones, y no sé que más hacer... Porque matarse, quitarse la vida, no soluciona nada… ¡Solo atasca! Pero cuando uno perdió toda la esperanza, parece que fuera, la única salida, por eso: ¡La gente se suicida...!
  8. 8. Y yo, sinceramente, aún no quiero hacerlo, porque aunque no vea ninguna salida, en este momento, quiero creer, sin embargo, a pesar de tener, todas las esperanzas perdidas… Quiero creer, que vendrán tiempos mejores, y que la vida, y el sólo transcurso del tiempo, arreglarán, lo que yo no puedo resolver, yo solo, yo mismo, ahora... ¡Sólo queda, y nada más, y como única opción, la de seguir luchando, sólo queda, seguir luchando! ¡Lea este mi escrito, y verá como no he dejado nunca, a pesar de todas las dificultades y contratiempos, a pesar de todo, a pesar de los pesares, no he dejado nunca, ni dejaré, de luchar, por mi niño! Carta a los oyentes de ABC Punto Radio en España. http://www.slideshare.net/fcerong/carta-a-los-oyentes-deabc-punto-radio-en-espana A veces, no hay palabras para poder decir, como en los duelos de un hijo, pero la solidaridad, la solidaridad de los semejantes, de los seres humanos, ya es bastante: ¡Muchísimas Gracias!
  9. 9. Francisco Antonio Cerón García DNI de España número 27.478.316-D Sin domicilio fijo en la Ciudad de Salta 4.400 Salta (República Argentina) fcerong@gmail.com Celular +54 9 387 5845950
  10. 10. Posdata: Los libros, que le escribí a mi niño, por el amor de un padre, se pueden leer por entero, online en Internet, y gratis, en los enlaces: De “La Promesa I”: http://es.scribd.com/doc/35181319 http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-versionfinal De “La Promesa II”: http://www.scribd.com/doc/91300794 http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-2 De “La Promesa III”: http://www.scribd.com/doc/120718387 http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-3
  11. 11. Los libros son la promesa cumplida, que le hice al despedirme de él en España, y con sólo seis años recién cumplidos (ahora va a cumplir los doce), decía son la promesa cumplida de escribirle, ya que no pude prometerle, volver a España para criarle, por mi divorcio, ni tampoco pude prometerle, volver a visitarle, por mi ruina… La España que deje, cuando emigré a Latinoamérica, a buscar un pedazo de pan y un trabajo: Mi niño Daniel y yo, en la contraportada de mi primer libro: "La Promesa I"…

×