Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Cultivo de tabaco de Chicoana en Salta.     Esto es todo lo que se ha podido conservar de tutatarabuela y mi bisabuela, Do...
Capítulo SegundoMi bisabuela y tatarabuela tuya, Doña        Mariana Pardo Lorca.
Sólo se han podido conservar cuatro carillas o doshojitas de un precioso diario que hablan del primer cuartode siglo de su...
Antonio Cerón Baño, tu bisabuelo español.
Tu bisabuela,  Jesualda Viudez  Asensio, con mi  madre, tu abuela,María García Viudez, de poco más de un       año.
Providencia Cerón Periago, tu bisabuela lorquina con títulode Marquesa. Y cuyo tío abuelo, que se puso loco contodos los v...
Mi madre, tu abuela, María García Viudez, de poco más deun año.
Mi madre, tu abuela, María García Viudez, en su                comunión.  En la página siguiente, Juan Miguel y María     ...
Manzano, el peluquero de Alhama de Murcia enEspaña, que cortó el pelo a cuatro generaciones seguidas:       Antonio Cerón ...
Parte de mi numerosa familia de médicos de España…     Mi tío materno, Juan Miguel García Viudez, hijo de miabuelo salteño...
Mi Vida        (Memorias de Doña Mariana Pardo Lorca)Mi Nacimiento:     Nací en Arboleas, provincia de Almería (España),ca...
cuatro años. La quise como a mi verdadera madre. Y poreste motivo principalmente, no he dado a criar a mis hijos,por no se...
tenido grandes defectos, y podido dominar mis malasinclinaciones.Mi ida al colegio:     Me fui para Almería en el mes de o...
siempre derramábamos algunas lágrimas. Dios les pagueel bien que nos hacían con sus visitas.      Los domingos escribíamos...
maestra! En nuestro pueblo eso era mucho, no habíaninguna otra mujer que lo tuviera, las únicas dos nosotras.¡Mariana la h...
Algunos días pasábamos en el cortijo de mis padres,con mis primas, tías, y las buenas mozas de Magdalena yBeatriz "La Tuer...
Como a mi padre lo apreciaban tanto en mi pueblo yotros cercanos donde quieran que lo conocieran, no eraextraño que a la m...
Mis dos viajes a Partaloa:      En Partaloa teníamos dos tías, primas de mi padre,que eran como dos amantes. Tuvieron much...
muy buenas conmigo, en todo me hacían el gusto y yoprocuraba complacer a ellas en casi todo lo que mepedían. Yo les escrib...
Mis viajes a la feria de Albox:     Todos los años, en el mes de Mayo y Noviembre,acostumbraba a ir a la feria de Albox, a...
más de uno que quiera a una mujer. Pero, ¿qué demoniosse encuentra en mí que cuando un hombre o mujer metrata un poco me q...
que ocupaba el primer lugar en mi corazón por sus buenascualidades morales: ¡Dios la tenga en la Gloria por lobuena que fu...
figuramos encontrar la felicidad: ¡Felicidad! ¿Dónde estásen la Tierra? ¿Dónde te has metido? ¡Ay felicidad que tehas perd...
Cultivo de tabaco de Chicoana en Salta.     Esto es todo lo que se ha podido conservar de tutatarabuela y mi bisabuela, Do...
El tabaco puesto a secar “artesanalmente”, aunque  hoy en día se seca con maquinaria industrial, en hornos                ...
Los peones de camino al cultivo de tabaco, y                amaneciendo en Salta...     Porque les pudo la nostalgia de lo...
Cultivo de tabaco de Chicoana en Salta, y al fondo  casa típica hecha con los materiales más baratos del                 t...
Los peones sembramdo las semillas del cultivo de            tabaco, y amaneciendo en Salta…      Y hablaban y contaban, en...
Cultivo de tabaco de en Salta.     Te adjunto fotos a continuación, de Alhama de Murcia,y de la Salta que encontró tu tata...
Día de mercado en Alhama de Murcia hacia 1.900
Salta en 1.894
Cabildo y Catedral de Salta hacia 1.890
Calle Mitre de Salta hacia 1.890
Calle Caseros y Buenos Aires hacia 1.900
La Promesa I - Capítulo Segundo: Mi Bisabuela y Tatarabuela tuya  ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-f...
La Promesa I - Capítulo Segundo: Mi Bisabuela y Tatarabuela tuya  ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-f...
La Promesa I - Capítulo Segundo: Mi Bisabuela y Tatarabuela tuya  ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-f...
La Promesa I - Capítulo Segundo: Mi Bisabuela y Tatarabuela tuya  ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-f...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La Promesa I - Capítulo Segundo: Mi Bisabuela y Tatarabuela tuya ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )

1,534 views

Published on

La Promesa: El Milagro del Amor y de la Vida misma...

La Promesa: Primera, Segunda, Tercera, Cuarta Parte, y Epílogo. (La Versión final de 1.316 páginas, para imprimir y enviar al Premio de Literatura Planeta, de las letras...)
http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final

La Promesa:

“La Piedra Filosofal:
Una receta mágica para curar el alma malherida”

Las palabras tienen efectos,
los efectos son los afectos,
los afectos son los sentimientos…

Y a veces,
las palabras y los sentimientos,
son lo único que nos queda,
son lo único que tenemos…

El viaje de mi vida, mi paso por la vida:
Estas humildes letras, relatan una odisea épica, de coraje, valor, heroísmo, amor, solidaridad, y ética…
Una historia de la lucha, entre el bien y el mal, entre el desamor y el amor, entre la desesperanza y la esperanza, entre el hastío y la pasión, entre la cobardía y la valentía, entre el egoísmo y el heroísmo, entre el Diablo y Dios, entre la muerte y la vida, entre el Tánatos y el Eros…

"Del Misterio del amor y el desamor, la tragedia y la comedia, la desesperanza y la esperanza, la sabiduría y la Felicidad”

Mis letras son de una belleza inconmensurable, y aunque lo pareciera, no escribo en poesía, y sin embargo, hago lo más difícil en literatura: ¡Escribo permanentemente y todo el tiempo en prosa poética!...

Porque esta, la diáspora que escribo y cuento, en este mi libro, la diáspora de todas mis generaciones, y de todos mis antepasados, y de todos mis ancestros, de todo lo que me ha llegado por mi propia historia, es también la diáspora, no solo del pueblo judío, y del pueblo Romaní o gitano...

Es también la diáspora de toda la humanidad, de la humanidad entera, y desde la noche de los tiempos, y desde el origen mismo del hombre, en las sabanas africanas...

Y esta mi historia que cuento, es universal, y tan universal, como todas las historias, mitos y leyendas que contaron los sumerios, los fenicios, los hindúes, los chinos, los indígenas australianos, los griegos, los latinos, y entre muchas otras culturas, que han existido desde la noche de los tiempos, y en todo el mundo entero...

Tan vieja como las historias, los mitos, y las leyendas, las que contaron entre muchos otros, Gilgamesh de Sumeria, con el antiguo verso del niño aprendiz de escriba, Homero, con la Ilíada de Troya, Virgilio, con Eneas en la Eneida, Jasón y los Argonautas, en la búsqueda del Vellocino de oro...

Esta mi historia, es solo y sencillamente, y nada más, que la misma historia de la supervivencia, de la supervivencia de toda la especie humana...

Un hombre solo frente al mundo, como David frente a Goliat, como Eneas en la Eneida, como todos los héroes de la antigüedad histórica, me enfrenté a lo imposible, pero fue real que lo conseguí, que me hice un viaje de 14.000 Km. por medio mundo, cruzando todo un océano, y sin más recursos, que mi propia inteligencia, y sin siquiera un peso, un dólar, o un euro en el bolsillo…

Esta documentación es historia, historia para toda mi descendencia, porque cuando yo ya no esté aquí, cuando todos ellos, los que me siguen, mis hijos, cuando todos los que también les seguirán, mis nietos, cuando todas estas generaciones se hallan ya ido, quedará, sin embargo, de mi presencia, la huella, la huella de todas estas letras, y de todos estos documentos, la huella de esta mi odisea…

Porque el libro no lo escribí para los que se fueron, lo escribí para los que se quedaron...

Lo escribí para los que se quedaron sin un padre, como mis tres hijos...

Lo escribí no para los que se fueron, los que se fueron al Cielo...

Que yo también me fui, me fui al Cielo como todos ellos, pero volví...

Lo escribí para los que se quedaron, lo que se quedaron aquí, aquí y acá, en la Tierra...

Y así y por ello espero también, que estas humildes letras, os hayan puesto a todos vosotros, a todos y cada

Published in: Education, Travel
  • La Promesa: El Milagro del Amor y de la Vida misma...

    La Promesa: Primera, Segunda, Tercera, Cuarta Parte, y Epílogo. (La Versión final de 1.316 páginas, para imprimir y enviar al Premio de Literatura Planeta, de las letras...)
    http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final

    La Promesa:

    “La Piedra Filosofal:
    Una receta mágica para curar el alma malherida”

    Las palabras tienen efectos,
    los efectos son los afectos,
    los afectos son los sentimientos…

    Y a veces,
    las palabras y los sentimientos,
    son lo único que nos queda,
    son lo único que tenemos…

    El viaje de mi vida, mi paso por la vida:
    Estas humildes letras, relatan una odisea épica, de coraje, valor, heroísmo, amor, solidaridad, y ética…
    Una historia de la lucha, entre el bien y el mal, entre el desamor y el amor, entre la desesperanza y la esperanza, entre el hastío y la pasión, entre la cobardía y la valentía, entre el egoísmo y el heroísmo, entre el Diablo y Dios, entre la muerte y la vida, entre el Tánatos y el Eros…

    'Del Misterio del amor y el desamor, la tragedia y la comedia, la desesperanza y la esperanza, la sabiduría y la Felicidad”

    Mis letras son de una belleza inconmensurable, y aunque lo pareciera, no escribo en poesía, y sin embargo, hago lo más difícil en literatura: ¡Escribo permanentemente y todo el tiempo en prosa poética!...

    Porque esta, la diáspora que escribo y cuento, en este mi libro, la diáspora de todas mis generaciones, y de todos mis antepasados, y de todos mis ancestros, de todo lo que me ha llegado por mi propia historia, es también la diáspora, no solo del pueblo judío, y del pueblo Romaní o gitano...

    Es también la diáspora de toda la humanidad, de la humanidad entera, y desde la noche de los tiempos, y desde el origen mismo del hombre, en las sabanas africanas...

    Y esta mi historia que cuento, es universal, y tan universal, como todas las historias, mitos y leyendas que contaron los sumerios, los fenicios, los hindúes, los chinos, los indígenas australianos, los griegos, los latinos, y entre muchas otras culturas, que han existido desde la noche de los tiempos, y en todo el mundo entero...

    Tan vieja como las historias, los mitos, y las leyendas, las que contaron entre muchos otros, Gilgamesh de Sumeria, con el antiguo verso del niño aprendiz de escriba, Homero, con la Ilíada de Troya, Virgilio, con Eneas en la Eneida, Jasón y los Argonautas, en la búsqueda del Vellocino de oro...

    Esta mi historia, es solo y sencillamente, y nada más, que la misma historia de la supervivencia, de la supervivencia de toda la especie humana...

    Un hombre solo frente al mundo, como David frente a Goliat, como Eneas en la Eneida, como todos los héroes de la antigüedad histórica, me enfrenté a lo imposible, pero fue real que lo conseguí, que me hice un viaje de 14.000 Km. por medio mundo, cruzando todo un océano, y sin más recursos, que mi propia inteligencia, y sin siquiera un peso, un dólar, o un euro en el bolsillo…

    Esta documentación es historia, historia para toda mi descendencia, porque cuando yo ya no esté aquí, cuando todos ellos, los que me siguen, mis hijos, cuando todos los que también les seguirán, mis nietos, cuando todas estas generaciones se hallan ya ido, quedará, sin embargo, de mi presencia, la huella, la huella de todas estas letras, y de todos estos documentos, la huella de esta mi odisea…

    Porque el libro no lo escribí para los que se fueron, lo escribí para los que se quedaron...

    Lo escribí para los que se quedaron sin un padre, como mis tres hijos...

    Lo escribí no para los que se fueron, los que se fueron al Cielo...

    Que yo también me fui, me fui al Cielo como todos ellos, pero volví...

    Lo escribí para los que se quedaron, lo que se quedaron aquí, aquí y acá, en la Tierra...

    Y así y por ello espero también, que estas humildes letras, os hayan puesto a todos vosotros, a todos y cada uno de quienes me leéis, y me escucháis, os hayan puesto un límite, un límite al insoportable dolor de existir, a la más absoluta levedad del ser...

    Por eso estas mis letras, estas mis muy humildes letras, estas letras que escribo como 'poeta del amor', trascienden mas allá de mi propia vida, y son ya no solo 'la huella' de mi paso por la vida, estas humildes letras, llenas de la sabiduría del amor, decía, trascienden mas allá de mi propia vida, porque llegan a cada uno y todos de vosotros, quienes las leéis, y las escucháis, mis semejantes, y así mi huella se hace perenne, y he burlado a mi propia muerte, en vuestro recuerdo de ellas, en la huella, que estas mis humildes letras, han dejado en todos, y en cada uno, de todos vosotros...

    Y estas letras, estas humildes letras, que son mi paso por la vida, me han hecho libre, tan absolutamente libre, que me han permitido crearme mi propio mundo, y llenarme la vida de ilusión, en un reino de libertad y de amor...

    Porque esta historia que cuento, esta odisea épica de valor y heroísmo, esta mi historia, que cuento con estas mis muy humildes letras, es una historia de la lucha entre el bien y el mal, de la lucha entre el desamor y el amor, entre la desesperanza y la esperanza, entre el hastío y la pasión, entre la cobardía y la valentía, entre el egoísmo y el heroísmo, entre el Diablo y Dios, entre la muerte y la vida, entre el Tánatos y el Eros...

    Y así he vencido, paradójicamente, he triunfado, he dejado de estar y de ser derrotado, derrotado por la muerte, derrotado por el Tánatos, derrotado por lo aciago del destino...

    Y he triunfado con todos, con todos y cada uno de todos vosotros, con todos aquellos en quienes deje una huella, y todos aquellos, los que dejasteis también una huella en mi, en mi ser y en mi alma, en mi paso por la vida...

    Y cuando me haya ido, cuando haya terminado ya para siempre, este viaje, este mi viaje por la vida, mi paso por la vida, no me recordéis, los que me amasteis, no me recordéis ni por mis triunfos, ni por mis éxitos, ni por mi dinero, ni por mis posesiones, si las tuve, no me recordéis por nada material...

    Solo me recordéis, y por nada más, por lo que os quise y os amé, y por lo que fui querido y amado...

    Y este es mi epitafio, esta es toda la herencia que os dejo, a todos vosotros, mis semejantes, no tengo nada más que dejaros, que solo estas mis muy humildes letras, que escribí, como poeta del amor...

    Y si alguna vez os encontráis, como yo me encuentro a veces, y en muchos de mis días, de este mi tiempo presente, os encontráis como yo, sin ni siquiera tener ni para comer, recordar lo que decía Jesús y la Biblia: 'No solo de pan vive el hombre...'

    Y así, yo también vivo, estoy vivo por y de mis letras, de estas mis muy humildes letras...

    Y de esta manera termino, tan solo como empecé, sin musa, ni compañía ninguna, escribiendo de nuevo con mi agenda electrónica, desde 'el banco de la soledad', con estas humildes letras, que son toda la compañía, la que me ha querido brindar, mi propia y muy amada tierra mía, Salta 'La Linda'...

    Porque tal y como el héroe Eneas, en la Eneida de Virgilio, o en la Odisea de Homero, o en la Ilíada de Troya, o en Jasón y los Argonautas, en la búsqueda del vellocino de oro, así tal y también como todos ellos, estoy en este mi paso por la vida, en esta mi odisea por la vida, en este mi viaje épico, estoy intentando, y en pleno siglo XXI, el retorno, intentando el retorno y desde lo imposible, el retorno y desde lo real, para volver a ver a mis tres y muy amados hijos, buscando mi vellocino de oro, en una lucha titánica y épica, contra los hados adversos, y el destino aciago, y contra todas las mareas, y los vendavales, y las tormentas, y las tempestades, y los huracanes, que me trajo este mi navegar, por el inmenso y desconocido océano de la vida, en un heroísmo tal, tal y como también hicieron, y antes que yo mismo, cada uno, y todos los héroes, de la antigüedad...

    Porque Salta entera, toda y entera, esta bendita tierra, esta bendita y adorada tierra mía, esta maldita...

    Esta bellísima tierra, este Edén de la naturaleza, este bellísimo paraíso terrenal, esta maldito, pero maldito no por su tierra, pero si por muchas de sus gentes, no todas, pero si por muchas de sus gentes...

    Porque son muchos de los salteños, y muchas de las salteñas, adoradores del Demonio, adoradores del demonio sino y también, porque estén endemoniados y endemoniadas, que los hay y muchos, porque aquí están las mayores y más profundas sectas satánicas del mundo entero, y porque Salta, casi toda entera, es el mayor y más profundo portal del Demonio, en todo el mundo entero...

    Decía, y además, porque muchos de aquellos y aquellas, que no están endemoniados, sacan sin embargo, y de lo más profundo de su corazón, una maldad tan sumamente refinada, y cubierta y maquillada, con la máscara y los ritos excelsos, y muy salteños por excelencia, de 'las buenas costumbres', y 'la buena educación': !Tanto! !Tanto ya que ni siquiera las presencias permanentes del Señor Y la Virgen del Milagro pueden traer algo de santidad a esta tierra!, no maldita por sí misma: !pero si maldita por el Demonio y sus adoradores!...

    Pero aun así, y a pesar de todo ello, aun así, en esta mi bella tierra, en esta mi bellísima tierra, en este Paraíso Perdido del Mundo, en este Paraíso Terrenal, en este Edén del Cielo, existen también, muchas almas, muchas bellísimas almas, almas tan Vírgenes e Inmaculadas, que portan al mismo Dios vivo, portan la presencia del Dios vivo en su seno, que portan al Espíritu Santo, tal y como yo mismo, como yo mismo y también, estoy, y siempre, en su permanente y perenne presencia...

    Y por eso La Luz del Cielo, a quien habitualmente llamamos Dios, por eso La Luz del Cielo, me llevo lejos, tan lejos, al otro lado del Océano, al otro lado del Mundo...

    Muy lejos de esta, de esta y mi muy amada tierra mía, Salta 'La Linda'...

    Y hacen ya casi 29 años de ello...

    Y casi 29 años después de salir, perseguido como un perro, casi 29 años después, también, La Luz del Cielo, también me volvió a traer...

    Y me trajo de nuevo, ya curtido como el cuero, y templado como el mismo acero, me trajo de nuevo, como su antorcha humeante y llameante, así y como la zarza que ardía, y con la llama del Cielo, ante el mismísimo Moisés...

    Y llegue con olor en mi alma, con olor y ya no solo a incienso, el olor de la Tierra Madre y de la Pachamama, llegue y además, con olor a azucenas y jazmines, el olor del Cielo...

    ¡Llegue y como un Místico del Siglo XXI! ¡Y con todas y cada una de las letras!

    Llegue a traer y a desparramar, un poco, un poco de su Luz, de la Luz del Cielo, un poquito de ella, en medio de tanta oscuridad...

    Porque yo que creí, que ya había terminado de escribir, este mi libro, esta mi vida, este mi paso por la vida, esta mi huella por la vida, esta mi odisea...

    Sin embargo, este libro que yo creía ya concluido, no pude enviarlo todavía a concursar, al Premio Planeta de las letras...

    Y no pude, por no tener, ni siquiera, ni los cien pesos, o los veinte euros, o los treinta dólares, que cuestan la impresión y en blanco y negro, porque en color son cinco mil pesos, o mil euros, o seis mil dólares, de los dos ejemplares del libro, necesarios para enviarlos a concursar a Barcelona, en España...

    Y así, esperando a poder juntar el dinero, paso el tiempo, y se paso y se termino el verano, y se paso también y se termino el invierno, y llego el tiempo de la primavera, el tiempo del Milagro de Salta, del Milagro de la renovación anual, del Pacto de Fidelidad, entre el Pueblo de Salta y entre nuestros Santos Patronos, para que nos protejan de los terribles terremotos, que ya destruyeron a nuestra antepasada, la muy noble ciudad de Esteco...

    Pero con el tiempo del Milagro, también llego y ocurrió, otro Milagro...

    El Milagro del amor...


    Cuando tomé tu mano...


    Cuando tomé tu mano
    en ese momento pasó...
    y me preguntaba
    ¿como y cuando sucedió?
    cuando tomé tu mano...

    Cuando tomé tu mano
    sentí
    sentí como toda mi vida y mi energía
    toda mi energía
    ya se había ido
    y antes de tomarte tu mano
    ya se había ido
    ya se había ido y toda
    toda contigo...

    Cuando tomé tu mano
    porque tenías frío
    que yo creía
    que yo creía del cuerpo
    pero era un frío del alma
    de tu alma toda
    helada de pavor
    y turbada
    tan turbada
    turbada por el amor
    el amor que ni te atrevías
    ni te atrevías
    en tus más lejanos sueños
    a confesarme...

    Cuando tomé tu mano
    apretaste
    apretaste mi mano
    con tanta fuerza
    que yo no supe
    yo no supe ni pude saber
    que estaba pasando...

    Pero yo
    yo entonces
    cuando tomé tu mano
    me quedé helado
    tan helado
    como así lo estaba
    así lo estaba
    tu alma toda

    Y el frío de tu alma
    se pasó todo
    y de golpe
    ¡tan de golpe!
    ¡todo a la mía!...

    Y entonces me quedé
    me quedé tan turbado
    ¡tanto!
    como tú misma
    como tú misma ya lo estabas...

    Cuando tomé tu mano
    y tomé tu otra mano
    tan helada también
    entonces supe
    entonces empecé a saber
    que eso que nos pasaba
    eso que nos pasaba a los dos
    se llamaba
    se llamaba el amor...

    Y entonces
    recién entonces
    y por primera vez
    entonces te miré
    y miré tu alma...

    Y vi tu alma
    tan llena
    tan llena de gozo
    tan desbordante
    que se desbordó
    se desbordo a la mía
    a la mía toda
    toda y entera
    mi alma mía...

    Y empezamos a temblar
    a temblar los dos
    los dos juntos
    no ya del frío
    sino
    de la turbación
    del gozo
    y del amor
    cuando tomé tu mano...

    Francisco Antonio Cerón García
    fcerong@gmail.com

    La Versión final, impresa y enviada al Premio de Literatura Planeta, de las letras...
    http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final


    Tags:
    Piedra, Filosofal, receta, magica, curar, alma, malherida, palabras, efectos, afectos, sentimientos, viaje, vida, paso, odisea, epica, coraje, valor, heroismo, amor, solidaridad, etica, Misterio, amor, desamor, tragedia, comedia, desesperanza, esperanza, sabiduría, Felicidad, Humildes, humilde, letra, letras, historia, lucha, bien, mal, hastio, pasion, cobardia, valentia, egoismo, Satanas, Lucifer, Diablo, Dios, muerte, vida, Tanatos, Eros.

    ----------------------------------------------------------------------
    Comentarios de Lectores de La Promesa
    ----------------------------------------------------------------------
    Comentario de un viejo profesor universitario de literatura:

    Francisco

    Al leerte me he dado cuenta, que tus letras son de una belleza inconmensurable, y aunque lo pareciera, no escribes en poesía, y sin embargo, haces lo más difícil en literatura: ¡Escribes permanentemente y todo el tiempo en prosa poética!...
    También al leer tu libro, me he dado cuenta de que has sufrido, no ya mucho, sino muchísimo, demasiado para lo que pueda y puede sufrir nadie...
    Pero lo que más me ha sorprendido es que, sin embargo, y a pesar de todo, y de tanto sufrimiento, eres un hombre feliz, demasiado feliz...
    ----------------------------------------------------------------------
    Comentario de un Presidente de una Gran Multinacional:

    Francisco

    He leído algunas partes del libro: ¡Y tengo que decirte que me has tocado el alma!
    Y sobre todo tu dolor por tus hijos me ha dado en el centro del corazón... No me puedo imaginar en una situación similar con mis hijos...
    ¡Aquí va mi solidaridad! Se que tu espíritu lo recibirá con afecto...
    También quiero decirte, que tenia viejas y sangrantes heridas en el alma, que la sola lectura de tu libro me ha curado...
    ¡Recibe un muy fuerte abrazo!...
    ----------------------------------------------------------------------

    Excelentísima Señora Cristina Fernández de Kirchner
    Presidenta de la República Argentina

    Yo soy un ex-combatiente de las Malvinas, con una épica y heroica historia en dicha guerra, nunca reconocida, sabida ni contada, y que relato en mi libro, en el capítulo titulado ’El día de la Memoria: El 24 de Marzo...’

    Siendo funcionario oficial y de muy alto rango, en aquella guerra, denuncié a dos altos generales superiores míos, ante el estado mayor conjunto, y el resto de la historia la cuento en mi libro...

    Espero que el libro le pueda servir para reivindicar la justicia y el reconocimiento que se merecen, todos los ex-combatientes de las Malvinas, y que en general se les niega reiterada y sistemáticamente por parte de todos los estamentos de la sociedad argentina...

    Muy reconocido por su gran hacer político, y porque está haciendo historia para nuestro amado país, le saluda muy cordialmente,

    Francisco Antonio Cerón García
    Las Orquídeas 178
    Villa Las Rosas
    4.400 Salta (Argentina)
    República Argentina

    fcerong@gmail.com
    Mi número de móvil (llamando desde el resto del mundo) 0054 9387 5845950
    Mi número de celular (llamando desde Argentina) 0387 155845950
    ----------------------------------------------------------------------
    Amor Ψ Amores (Una gran aristócrata española...)

    ¡Que belleza lo que pude leer en esas páginas!...
    ¡Sus hijos se sentirán muy orgullosos!...
    Cuando lean esta historia, de sus propias vidas, y quien fue, y es su padre....
    Nunca existe una lucha vencida, sin amor y comunicación... Ambas espadas las tienes en tus manos.... Así que el resto, el tiempo, dictara el veredicto final....
    ¡Bello, bellísimo libro!...





    Francisco Antonio Cerón García

    Querida amiga desconocida:

    ¡Me has hecho llorar, me has hecho llorar y a lágrima viva con tus palabras!...






    Amor Ψ Amores

    Prosigue adelante, eres un sembrador de experiencias vividas y las debes compartir... Para incentivar a otros, que el amor, no es solo rosas... Hay espinas en su andar, y también hay que llorar... Pues muchos, solo piensan en rosas, pero no en el dolor, y es muy necesario el proceso del deber, y también las responsabilidades del quehacer...





    Francisco Antonio Cerón García

    Por eso mismo escribí mi libro, como mi herencia a mis tres hijos...
    Y tardé 28 años y 6 meses en pensarlo, y lo escribí en menos de 4 meses...
    No son sólo las vivencias de una persona, que ha vivido una vida demasiado intensa, mi propia persona, y mi propia vida, sino y además, es una muy profunda, profundísima reflexión sobre la vida misma, y su sentido, el que habitualmente se nos escapa, a casi todos...

    Y en este mundo hedonista, y de sólo búsqueda del placer, hasta el paroxismo, el dolor y la muerte están forcluídos, excluidos de nuestras vidas, con la ayuda del dinero, de la ciencia y de la tecnología, pero ni siquiera los tanatorios pueden desterrar a la muerte, ni al sufrimiento, ni al dolor...

    Y el dolor, tanto del cuerpo, como y peor, del alma, es un muy viejo conocido mío, tanto, que ya casi no me hacen daño, aunque no por ello soy masoquista, ni lo busco: ¡Para nada!...

    Mi libro es una oda al amor, una elegía al amor, una profunda e intensa apología del amor...

    Y como un Místico del Siglo XXI, y con toda y cada una de las letras, mi libro, mi libro habla también de la experiencia del amor Divino, tal y como la vivieron y experimentaron también, tanto San Juan de la Cruz, como Santa Teresa de Jesús, pero en lugar de hacerlo con un lenguaje de hombres del Medioevo, mi libro lo hace con un lenguaje moderno del Siglo XXI...

    Me califican de Quevedo, Antonio Machado, Gustavo Adolfo Bécquer y Pablo Neruda, todos juntos y a la vez, por la belleza de mi literatura y mis poesías (hay muchísimas desparramadas en todo el libro)...


    http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

La Promesa I - Capítulo Segundo: Mi Bisabuela y Tatarabuela tuya ( http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )

  1. 1. Cultivo de tabaco de Chicoana en Salta. Esto es todo lo que se ha podido conservar de tutatarabuela y mi bisabuela, Doña Mariana Pardo Lorca,cuyo hijo, Antonio García Pardo, fue el que regresónuevamente a la Argentina, y su otro hijo Juan GarcíaPardo fue mi abuelo y tu bisabuelo, el padre de mi madre ytu abuela materna, María Asunción García Viudez.
  2. 2. Capítulo SegundoMi bisabuela y tatarabuela tuya, Doña Mariana Pardo Lorca.
  3. 3. Sólo se han podido conservar cuatro carillas o doshojitas de un precioso diario que hablan del primer cuartode siglo de su vida, durante su niñez y juventud en Españaen el siglo XIX, pero quedan faltando todas las vivencias dela mayor parte del medio siglo de su vida hecha en Salta enla Argentina, diario que escribió en su vejez y al final de suvida nuestra querida antepasada y cuando regresó a morira España, que era una mujer muy culta e ilustrada, peroalgunos familiares salteños pensaron que había un mejordestino para estos recuerdos y vivencias, usándolo como“papel higiénico” para el baño, y así mi madre y tu abuela,María Asunción García Viudez, solo pudo rescatar del bañodos hojas escritas con las máquinas de primeros del sigloXX, o sea allá después del año 1.900, y lo transcribotextualmente a continuación, por como refleja y además,toda una época y un mundo, que fue el que formó a laArgentina, y donde nació tu bisabuelo salteño, Juan GarcíaPardo. Te pongo también a continuación, en las páginassiguientes, y antes del texto del diario, la foto de tu otrabisabuela, Providencia Cerón Periago, mi abuela paterna ymadre de tu abuelo, mi padre, Francisco Cerón Periago;que era de rancio abolengo y marquesado de la ciudad deLorca, en Murcia, y dueños de muchas fábricas decurtidos, lo que en aquella época era ser millonario, perouna crecida de la rambla se llevó por delante todas lasfábricas y se arruinaron, pero les quedaron los títulosnobiliarios, la cultura y la educación, que tú también hasheredado sin darte cuenta como todos... También te pongo la foto del bisabuelo marido deProvidencia, Antonio Cerón Baño, que fue Director de laprimera Caja de Ahorros de Alhama de Murcia.
  4. 4. Antonio Cerón Baño, tu bisabuelo español.
  5. 5. Tu bisabuela, Jesualda Viudez Asensio, con mi madre, tu abuela,María García Viudez, de poco más de un año.
  6. 6. Providencia Cerón Periago, tu bisabuela lorquina con títulode Marquesa. Y cuyo tío abuelo, que se puso loco contodos los vicios, bebía y jugaba, se suicidó...
  7. 7. Mi madre, tu abuela, María García Viudez, de poco más deun año.
  8. 8. Mi madre, tu abuela, María García Viudez, en su comunión. En la página siguiente, Juan Miguel y María García Viudez, de niños.
  9. 9. Manzano, el peluquero de Alhama de Murcia enEspaña, que cortó el pelo a cuatro generaciones seguidas: Antonio Cerón Baño, mi abuelo y bisabuelo tuyo, Francisco Cerón Periago, mi padre y abuelo tuyo,Francisco Antonio Cerón García, yo mismo, tus hermanos Sergio David y Rubén Darío, y tú mismo, Daniel…
  10. 10. Parte de mi numerosa familia de médicos de España… Mi tío materno, Juan Miguel García Viudez, hijo de miabuelo salteño, es el que está de camisa azul, delante de mí, que estoy de camisa rosa, y mi otro tío materno,también hijo de mi abuelo salteño, de lentes con barba y traje, a la derecha de la foto, es José Antonio GarcíaViudez, y detrás de él, con camisa de color lila o morado, está mi hermano Juan Carlos…
  11. 11. Mi Vida (Memorias de Doña Mariana Pardo Lorca)Mi Nacimiento: Nací en Arboleas, provincia de Almería (España),calle del Barrio Alto, siendo mis padres Don José GarcíaPardo y Doña Dolores Lorca Martínez, naturales de Albox yde Zurgena respectivamente. Cuando nací me bautizaron poniéndome por nombresMariana de Jesús Felipa. Me pusieron el nombre deMariana por mi abuela materna, tal y como seacostumbraba en España, y el de Felipa por haber nacidoel 1º de mayo. A los pocos días de mi nacimiento me dieron a criaren Zurgena, y se llamaba mi nodriza Carmen “LaGarrobina”, pero a los pocos meses me llevaron otra vezpara Arboleas por haber traído otra nodriza mucho mejorque la de Fines, la cual me estuvo criando por espacio de
  12. 12. cuatro años. La quise como a mi verdadera madre. Y poreste motivo principalmente, no he dado a criar a mis hijos,por no ser como madres de ellos. Las madres deben criar asus hijos siempre que puedan.Me fui a casa de mi tía María: Mis padres determinaron criarme, a los cuatro años,me llevaron a casa de mi tía María de Zurgena. Porencontrarse sola y viuda me tomó gran cariño, más que sifuese su hijo, Me mimaba mucho, pero también meeducaba quitándome todos los defectos, que por losmuchos consentimientos de mi ama Celia tenía en aqueltiempo. El hijo de mi tía, llamado Luís, me quería tanto como asu madre, por lo cual me encontraba muy a gusto enaquella casa pesar de no ser ricos, pero tampoco faltaba lonecesario. Aquella casa era un modelo de economía,higiene y laboriosidad. Tanto el hijo como la madre teníanmuy buenas condiciones morales y podían ponerse pormodelos dignos de imitar.Mis bailes: Cuando era muy niña vino un bolero a Zurgena quenos enseñó a bailar las malagueñas, las toreras, la jota,etc. Pero al poco tiempo dejamos para siempre el baile porhaber muerto mi hermana Socorro, quemada en unacaldera donde habían cocido morcillas. Dicen que estababailando y que ese fue el motivo de caer a la caldera. Yamis padres no consintieron que volviéramos a bailar más.No me causó ningún disgusto dejar esta diversión, pues nonací más que para el trabajo y el sufrimiento. Yo no puedogozar debido a mi carácter. El trabajo me ha perseguido yme perseguirá hasta la inmortalidad. Gracias a él no he
  13. 13. tenido grandes defectos, y podido dominar mis malasinclinaciones.Mi ida al colegio: Me fui para Almería en el mes de octubre,acompañada de mi hermana Eloísa y mi queridísimo padreque fue a dejarnos. Llegamos al Colegio por la tarde, ¡Peroqué despedida tan triste tuvimos al siguiente día aldespedirnos de nuestro padre! Me dio mucha pena durantelos primeros días el encontrarme tan lejos de mi casa yentre personas extrañas, que aunque buenas, no podíanser como de la familia. La disciplina del Colegio es algo severa. Había quelevantarse a las cinco y no estábamos acostumbradas,todo a su hora. Se comía bien, pero gustan más lascostumbres de casa; era una nueva vida, que al pocotiempo nos fuimos acostumbrando. Teníamos ya nuestrasamigas, y en las horas de recreo pasábamos buenos ratos.Yo quería mucho a la madre Candelaria y ella me quería amí, porque nunca me encontraba ociosa. Esta monja era laSecretaria, nos daba todos los útiles necesarios para lostrabajos. Lo primero que hice fue una papelera bordada desedas con un cordón de oro adornado. Se la regalé a DonRamón Linares, esposo de Doña Luz, en prueba deagradecimiento por lo que ella me enseñó sin ningúninterés. Trabajé mucho en los calados, costuras, bordadosen blanco, etc. Estudiábamos todas las asignaturasobligatorias en la 1ª enseñanza. Estuvo mi padre varias veces a visitarnos y sequedaba muy satisfecho de la educación que allí serecibía. Todos los domingos nos visitaba la familia de DonJoaquín y con Doña Juana y su sobrina Ana iba Gabriela.¡Nos alegrábamos tanto de verlas!, pero al despedirnos
  14. 14. siempre derramábamos algunas lágrimas. Dios les pagueel bien que nos hacían con sus visitas. Los domingos escribíamos las cartas familiares, ypasábamos muy buenos ratos jugando en la huerta, y allícomíamos algunas tardes. Llevábamos traje azul para eldiario, con un delantal ceniza para las clases. Los díasfestivos, traje blanco con el adorno celeste. Las comidas enel Colegio eran muy buenas y variadas. Se tomaba eldesayuno a las cinco, el bocadillo a las diez, la comida alas doce, la cena a las cinco, y el chocolate a las siete paraacostarnos: ¡Qué buena vida! Aquellos tiempos fueron losmejores para mí, que por los que voy atravesando ahora.Dios me dará paciencia para ir sufriendo lo que venga, y elCielo como premio.Mí salida del Colegio: Salí del Colegio para empezar la carrera deMagisterio. Mi padre pidió los programas a la Normal deMurcia, y empezamos a estudiar mi hermana Eloísa y yo.Nuestro maestro fue nuestro queridísimo primo Luís.Hicimos la carrera elemental y superior. Saqué muybuenas notas en los exámenes, y nos elogiaron mucho enun periódico de la provincia de Murcia por haber salido connotas de sobresaliente en las dos reválidas, como no habíaconseguido ninguna de las demás. Nos pusimos un pocoorgullosas, y se ve que no es conveniente en la juventudtanta alabanza. Teníamos muchos pretendientes en aqueltiempo, pues se ve que los hombres van guiados casitodos del interés; pero no llegué a enamorarme de ningunoen ese tiempo, y es que estaba muy preocupada por eltrabajo. Para enamorarse se necesita de algunos ratos deociosidad. ¡Qué tiempo tan lindo fue este para mí! ¡Quésatisfacción tan grande cuando ya tenía mi título de
  15. 15. maestra! En nuestro pueblo eso era mucho, no habíaninguna otra mujer que lo tuviera, las únicas dos nosotras.¡Mariana la hija del Médico en aquel tiempo era otra! ¡Vivíami padre! ¡Y qué hermoso tener padres! ¡Padres de mialma! ¡Padres de mi corazón! No os olvidaré jamás. ¡Quéfeliz fui a vuestro lado! Vuestro recuerdo me entristece y¿cómo olvidaros? ¡Jamás nunca en la vida! ¡Y a mi muertetendré el placer de juntarme con vosotros en el Cielo! Si,allí estáis, allí estaré con vosotros donde no me separaréen toda la eternidad…Mi primera Escuela de Maestra: Al terminar la carrera vino una visita de inspección anuestro pueblo. Vio el Sr. Inspector el mal estado en quese encontraba la enseñanza. Preguntó si había algunamaestra en el pueblo, y al enterarse que sí la había, fue elSr. Inspector a casa de mis padres acompañado de DonJuan de la Cruz, y le rogó que yo me quedase de substitutade Doña Francisca. Me quedé al frente de aquella escuela,cuando tenía 17 años, hasta que salió vacante por lamuerte de la propietaria, y la pedí interinamente, quetambién me la dieron. Trabajé por espacio de cuatro años,dándole a mi padre cuanto gané, con lo cual cumplí comouna buena hija. En tiempo de vacaciones iba a visitar a mi familia deAlbox, donde me enseñé a bordar en oro, en escama depescado, flores artificiales, y el corte y el arreglo de lasprendas de vestir. También iba algunas temporadas aZurgena a casa de la familia, donde tenía buenas amigas.El verano iba a los baños con mi madre y demás familia, ocon mis queridas tías María y Mercedes. Lo pasaba muybien en todas partes, porque las personas que componíanmi familia me apreciaban mucho y me distinguían para todolo bueno entre todas mis hermanas.
  16. 16. Algunos días pasábamos en el cortijo de mis padres,con mis primas, tías, y las buenas mozas de Magdalena yBeatriz "La Tuerta”. Estaban también Antonio “El Chato” yVictoriano, de mozos. Como yo era la niña mimada de lacasa, por las tardes, si tenía gana de ir al pueblo, ya mepreparaban alguno de los mozos la burra o el caballo quehabía en casa de mis padres para ir montada, cosa que nolo hacían con las demás. Todas aquellas preferencias queconmigo tenían no me hacían bien. Después he tenido quesufrir mucho por no verme tan bien mirada. ¿Era yodemasiado exigente? No, yo recuerdo que con todo estabaconforme y jamás me ponía incomodada con alguno de losmozos que en casa de mis padres había, y todos merespetaban y me querían, porque yo los trataba bien. La madre de Beatriz “La Tuerta”, que era muy vieja,también estaba en casa de mis padres, y ella no queríamás que a su Mariana como ella decía, y yo la tratabacomo a una abuela. Cerca del cortijo (finca de campo) vivíauna vieja que se llamaba la tía Magdalena “La Escobera”, aquien yo daba muchas limosnas. Ella me enseñó a hacerescobas, porque yo tenía mucho empeño en saberhacerlas, y comía torta de la que ella hacía en una losa,porque me gustaba mucho. Me quería mucho y yo a ellapor lo buena que era. En la combra de Zurgena nos bañábamos en elverano, y lo pasábamos muy a gusto tanto en el cortijocomo en todas partes donde nos encontrábamos, porquemi padre médico ganaba lo suficiente para tenernos contodo género de comodidades. No tengo que contar más que bueno del tiempo desoltera, y por este motivo principalmente no puedoaconsejar a mis hijos que se casen temprano.Mis pretendientes:
  17. 17. Como a mi padre lo apreciaban tanto en mi pueblo yotros cercanos donde quieran que lo conocieran, no eraextraño que a la mayor y con título de maestra tuviesemuchos pretendientes; que la mayoría creo que iríanguiados por ocupar un puesto algo más elevado en lasociedad. Pero yo sin compasión por ninguno, a casi todosles decía: ¡Largo de aquí! Y les daba como regalo unacalabacilla de las que tan buenas se criaban en el huertode mis padres. Sí, creí en el amor de uno, ¡Dios lo hayaperdonado y lo tenga en el Cielo! Ha muerto… Y rezo porsu alma con frecuencia en agradecimiento al verdaderoamor que por mí sintió desde que tuve los 14 años hastasu muerte, que pasaron once años más… ¡Dios lo tenga ensu Gloria! Habrá otros que me hayan querido un poco: ¡Peroninguno se mató por mí! Cuanto me alegro, así no tengo elremordimiento de mi conciencia, que por mi causaocurriese una desgracia. Yo me mostraba insensible,parece que no sentía amor, pero… ¡No era de calicanto!He sufrido mucho, y sido muy desgraciada por causa delamor. Dios me lo ha de premiar en el Cielo. El amor es unasuerte cuando se pone en Dios, en lo que no acaba, en loeterno, este es el mejor de los amores, ¡y llévese el Diabloel amor terrenal! ¡Vaya al infierno! ¡Quien se encontrarasoltera para consagrarse a Dios en un convento! Pero,puesto que ya es muy tarde, me haré la ilusión de queestoy en Él. ¡Hermosa vida! ¡Tiene sus encantos!: Laesperanza del más allá. Vivo ahora contenta, soy feliz, meconformo más que nunca con la voluntad de Dios, que esahora también la mía. Pienso en la muerte y que ya no hade ser muy tarde. ¡Quiero sufrir y ser buena! ¡Quiero serSanta! Venga de la mano de Dios lo que sea de suvoluntad para ser yo perfecta y juntarme en el Cielo contodas las personas por mí queridas en la Tierra.
  18. 18. Mis dos viajes a Partaloa: En Partaloa teníamos dos tías, primas de mi padre,que eran como dos amantes. Tuvieron mucho empeño enllevarnos a su casa una temporada hasta que loconsiguieron de mi padre en dos ocasiones. Se portaroncon nosotras como si hubiéramos sido Marquesas o cosapor el estilo. Invitaron a otras jóvenes y al tío Juan, quehabía estado mucho tiempo en Madrid, para que nosdistrajesen y lo pudiéramos pasar mejor. Nuestra vida allí era la siguiente: Nos levantábamosalgo tarde sin dejar por esto de ir a Misa, pues el Cura queera un viejo muy bueno, mandaba mensaje a la familiapara ver la hora conveniente para la Misa. A cualquier horase jugaba a la lotería o a la baraja. Todas las tardesacompañadas de las cuatro o seis señoritas que allí había,salíamos a dar un paseo por el campo, que si era muylargo llevábamos burras. Por las noches baile, y hasta lasviejas del pueblo bailaban, pero éstos eran muy honestos.El pueblo es feo y chico, pero lo pasábamos mejor que sihubiésemos ido a Londres. Comíamos mejor que en losgrandes hoteles de las famosas capitales y pasaban detreinta las personas invitadas. Nunca se me olvidará lomucho que nos obsequiaron en este pueblo nuestraquerida familia: ¡Y todo por mi padre! ¡Padre de micorazón! ¡No puedo olvidarte padre mío por lo mucho quegozamos durante tu vida! Que vos lo goces con creces enel cielo, te lo desea tu hija Mariana…Mis dos íntimas amigas: Durante los cuatro años que desempeñé la escuelade Arboleas estando soltera, tenía dos íntimas amigasllamadas Beatriz y Clementa, que no me dejaban aninguna hora. Donde más nos reuníamos era en la escuelafuera de las horas de clase y en casa de Clementa. Eran
  19. 19. muy buenas conmigo, en todo me hacían el gusto y yoprocuraba complacer a ellas en casi todo lo que mepedían. Yo les escribía las cartas a sus novios y demáscosas que se les ocurrían siempre que podía. Algunasveces me exigían escribir cartas anónimas para algunapersona con quien tenían algún resentimiento, pero jamásme presté a complacerlas en estas exigencias, ni pudieronconseguir mi ayuda para burlarse de personas que ellas noapreciaban. Ya se los dije terminantemente, mi manera deser, y ellas se iban amoldando más bien a mi manera depensar, por lo cual seguimos siendo muy buenas amigas.Casi podía decir que me obedecían más que a sus madres,tanto, que cuando las madres de ellas querían conseguiralgo de sus hijas, en muchas ocasiones me lo decían a mí,y así conseguían aquello que pretendían. Las dominéteniendo menos de veinte años. Y creo que ellas ganaronmucho con mi amistad. Procuré que se llevaran muy biencon aquellas personas que antes habían estado bastantedisgustadas. Ellas eran muy graciosas y también yopasaba muy buenos ratos y en casa de Clementa, conmayor motivo por ser en la plaza donde veía aquellaspersonas que yo apreciaba de corazón y me encontraba enmi centro. Muchos días festivos los pasábamos de farra enel cortijo de mis padres; nos poníamos a cocinar en aquellarambla (quebrada) donde nos expansionábamos cada unaa medida de su deseo. Tomábamos también un poco devino, pero no era más de un litro para más de diezpersonas que siempre nos juntábamos. Jugábamosmuchas noches a la lotería y a juegos de prendas. Todosnuestros trabajos los hacíamos en la escuela, y allíreformábamos nuestros vestidos, procurando hacerlos casiiguales y sin envidia de ninguna especie, porque éramosmuy buenas amigas, incapaces de hacernos una malaausencia. En fin, nos queríamos como si fuéramos unasbuenas hermanas. Clementa está en Barcelona, y aún serecuerda de su amiga Mariana. Beatriz ha muerto ya, Diosla tenga en el Cielo…
  20. 20. Mis viajes a la feria de Albox: Todos los años, en el mes de Mayo y Noviembre,acostumbraba a ir a la feria de Albox, acompañada de miquerida madre y de la buena sirvienta de Beatriz “LaTuerta”. Lo pasaba muy bien en ese pueblo, con misíntimas amigas Magdalena Mirón, Ana María Laborda,María Rosa “La de Pío”, y mi preferida entre todas,Margarita Meléndez, que también era compañera deprofesión. Casi todas las noches íbamos al teatro o al circo,y nuestros adoradores nos regalaban muchas entradaspara que pudiésemos invitar a nuestras amigas. Nospaseábamos algunos ratos en la feria y hacíamos nuestrascompras para la casa de mis padres, que mi madre medejaba siempre este cuidado, pareciéndole siempre lomejor lo que yo compraba, y lo mismo a mi queridísimopadre. Nos invitaban en todas las casas de familia de mispadres, y como se disgustaban si no aceptábamos,teníamos que ir cada día a una casa para hacerles el gustoa todos. Casa de Pío, mi tío Mateo y su hijo Ezequiel (eratambién Médico), era ya un extremo de los platos que nosponían en aquellas mesas, hechos por muy buenoscocineros. Comíamos también muy bien, pero sin hijo, encasa de mi tío Antonio Trinidad, etc. Todos se portabanmuy bien, tenían que agradecerle a mi padre sus visitaspor las que nunca les interesaba (cobraba) nada. Así quepor donde quiera que fuéramos en aquellos tiempos,éramos muy obsequiadas. ¡Allí sí que tuve pretendientes! Unos que se saben, yotros que no. ¿Y por qué era todo? Nada, yo no tenía esemérito personal que me atribuían; era la hija primogénitadel médico Pardo que tanto querían en su pueblo natal ybasta. Ahí está la razón de tanto pretendiente. Me hemirado al espejo, que siempre dice la verdad y nuncaengaña. Qué desgracia, más bien que suerte, cuando hay
  21. 21. más de uno que quiera a una mujer. Pero, ¿qué demoniosse encuentra en mí que cuando un hombre o mujer metrata un poco me quiere? Yo no busco medios paraconseguirlo, ni voy ganando nada con que me quieran,porque después no puedo ni quiero corresponder delmismo modo. Mi amistad la han buscado muchas personassin que de mí puedan esperar nada, y como no se puedecumplir con todas, he tenido que retirar amistades pasandopor desatenta y mal educada. Para mí ha sido igual, jamáshe vivido de arriba, sino con mi humilde trabajo. Me gustaba también ir para Albox, porque meagradaba ver aquellas gentes tan trabajadoras. No seacaba de llegar y se ve que uno trabaja en la carpintería,otro que es herrero, algunos alfareros, y asísucesivamente, todo respira animación y vida. ¡Qué hermosos tiempos aquellos de mi juventud!¡Siempre los recordaré con alegría!Por qué me gustaba Albanchez: Por la misma razón que me gustaba Albox, meagradaba Albanchez, Además allí tenía a mi queridísima tíaMaría, y a mi primo Luís, que tanto los quería y mequerían. Eran como unos buenos padres para mí. Meentusiasmaba ver aquella gente tan trabajadora en todo.Usaban telares antiguos donde tejían colchas, hacíanabrigos, camisetas, visillos y otras muchas prendas útiles.Las mujeres además les ayudaban a sus maridos en laagricultura. Hilan también mucha lana y de ella hacenmuchas prendas. Algunas familias pobres hacen lasescobas, las alpargatas, esparteñas y paneros. Hay unasfrutas muy sabrosas en ese pueblo. Allí tuve dos buenas amigas: Mariquita Linares yJacinta García, sin contar a Doña Luz, mi primera maestra,
  22. 22. que ocupaba el primer lugar en mi corazón por sus buenascualidades morales: ¡Dios la tenga en la Gloria por lobuena que fue!Mi amiga Luisa Herrero: Una de mis íntimas amigas en Zurgena era LuisaHerrero, hija de Doña Isabel. Tomamos una amistad muygrande, y nos contábamos nuestros secretos, pero medisgustaba que fuera un poco ligera de cabeza, le faltabaun poco de reflexión, y si me hubiese guiado por ella,¡quién sabe qué habría ocurrido! No quiero ni pensarlo,estuvimos casi a punto de cometer una locura una nocheen que dormíamos juntas, y se empeñó en que las doshablásemos por la ventana con nuestros novios. Yo lopensé un poco, y no acepté su proposición. Le di unconsejo respecto de ella y me atendió, no salió al huertocomo quería su novio, pero… ¡Que noche tan fatal si noreflexiono un poco! ¡Cuánto me alegro ahora! Gracias aDios que me dio un poquillo de juicio y reflexión, que si nofuese por esto… Anda con Dios, Mariana, que te habríasido a Tolón…Pensé en ser monja: Recordaba con gusto la vida en el colegio entre lasmonjas, y pensé en meterme a un convento. No tenía enaquel tiempo novio, ni quería admitir ninguna relación, y nopensaba en otra cosa que terminar mis días en unmonasterio. Pero yo no decía a nadie mis ideas, no meatrevía, porque mi padre estaba muy en contra de que lamujer fuese monja, y además porque no encontraría yo elconvento que me agradase; pero yo deseaba cambiar devida, no me encontraba en aquel tiempo satisfecha: ¿Porqué? Es muy largo de contar… En resumen, me decidí porcasarme, y no muy tarde ya, en cuanto vino la ocasiónllevé a cabo mi pensamiento, como todas, que nos
  23. 23. figuramos encontrar la felicidad: ¡Felicidad! ¿Dónde estásen la Tierra? ¿Dónde te has metido? ¡Ay felicidad que tehas perdido para siempre y no apareces por ninguna parte!¿Te has ido para el Cielo?... Quiero ser buena, quiero ser santa y te encontraré enel Cielo, con los seres queridos que nunca podré olvidar…
  24. 24. Cultivo de tabaco de Chicoana en Salta. Esto es todo lo que se ha podido conservar de tutatarabuela y mi bisabuela, Doña Mariana Pardo Lorca,cuyo hijo, Antonio García Pardo, fue el que regresónuevamente a la Argentina, y su otro hijo Juan GarcíaPardo fue mi abuelo y tu bisabuelo, el padre de mi madre ytu abuela materna, María Asunción García Viudez. En la página siguiente, cultivo de tabaco de Chicoana en Salta…
  25. 25. El tabaco puesto a secar “artesanalmente”, aunque hoy en día se seca con maquinaria industrial, en hornos automatizados de gas… Sé por la tradición oral de la familia, en particular porlo que me contaba mi madre de pequeño de nuestrosantepasados, que en la Argentina del siglo XIX (despuésdel año 1.800), la tatarabuela pasó muchísimaspenalidades junto con su marido, el tatarabuelo, que se lemurieron varios hijos por el paludismo y las enfermedadestropicales de la época en Salta, que trabajaban en eltabaco en la marca Villagrán de Chicoana, y que tambiéntuvieron tienda y despensa, donde la tendera mientras quecriaba a los hijos fue la tatarabuela, y que se regresaron yamuy mayores a España, y con todos los hijos…
  26. 26. Los peones de camino al cultivo de tabaco, y amaneciendo en Salta... Porque les pudo la nostalgia de los mejores tiemposvividos en su España natal, pero no se dieron cuenta queya en su corazón no sólo se llevaron a una docena desalteños y salteñas, se llevaron a Salta y a su pueblotodo…
  27. 27. Cultivo de tabaco de Chicoana en Salta, y al fondo casa típica hecha con los materiales más baratos del terreno: “el adobe”…. El tabaco se secaba “artesanalmente”, en lasestancias de las casas de “adobe” (barro), aunque hoy en día se seca con maquinaria industrial, en hornos automatizados de gas…
  28. 28. Los peones sembramdo las semillas del cultivo de tabaco, y amaneciendo en Salta… Y hablaban y contaban, entre otras muchas cosas, del“Cocherito”, el carruaje que hacía de taxi por aquella épocay del que luego hicieron una canción folklórica muyconocida, y que mi madre me hacía escuchar en la radio,cuando yo era muy niño, y donde todavía no existían ni laluz, ni el teléfono, ni los coches (autos)…
  29. 29. Cultivo de tabaco de en Salta. Te adjunto fotos a continuación, de Alhama de Murcia,y de la Salta que encontró tu tatarabuela Mariana, y dondedio a luz a tu bisabuelo y abuelo mío, Juan García Pardo.
  30. 30. Día de mercado en Alhama de Murcia hacia 1.900
  31. 31. Salta en 1.894
  32. 32. Cabildo y Catedral de Salta hacia 1.890
  33. 33. Calle Mitre de Salta hacia 1.890
  34. 34. Calle Caseros y Buenos Aires hacia 1.900

×