Successfully reported this slideshow.
Frases de “La Promesa             I”     Selección de algunas de las que considero lasmejores frases y párrafos, de las do...
http://es.scribd.com/doc/122022708/La-Promesa-I-Solo-Texto-Sin-Imagenes                                                   ...
1º. “Y estas letras, estas humildes letras, que son mipaso por la vida, me han hecho libre, tan absolutamentelibre, que me...
2º. “Mientras empiezo escribiendo este libro, laslágrimas resbalan por mi rostro, y peor aún, resbalan por mialma, tan abu...
alma humana, una visión introspectiva e intimista: ¡Allídonde tú eres y donde yo no soy!“                                 ...
3º. “Y por eso te dije Daniel, cuando me iba de Españay te dejaba para siempre, y antes de subirme al avión: “queintentara...
Como a Job el de la Biblia, dos mujeres me diste, ydos familias me distes, y ahora dos mujeres me quitaste, ydos familias ...
4º. “Un día nos perdimos, viajando en un todo terreno,por las inmensas estancias ganaderas, que hay en la selvaamazónica, ...
Por eso, por la solidaridad de todas las gentes delTercer Mundo, por eso y desde ese momento, me dije a mímismo, que volve...
5º. “Pillé tal enfado, y tanta bronca con la ruina, queestuve un tiempo en que sólo pensaba en matar a losdueños de la emp...
Y así tal, es el momento en el que me vuelvo aencontrar, en este destierro obligado, y que parece yadefinitivo y para siem...
Y por eso, cuando Daniel me preguntó, al llorar ydurante muchos días, y en silencio, mi ausencia, y sincontárselo a nadie,...
6º. “Pero siempre tuve mucha resistencia, no sólo a lamuerte, la muerte del alma, no sólo a la muerte, la muertede la vida...
Y repito que no soy masoquista, pero lo he tenido tancercano, y durante      tantos años, que ya casi meacostumbré a el......
7º. “Porque cada noche, durante más de una década,estuve en vela, escuchándola toser y ahogarse, y cuandoya no escuchaba n...
Y por eso entiendo muy perfectamente a mi adoradaAlfonsina Storni, la poeta del amor, porque su poesía, aligual que la mía...
8º. “Yo no sé como, pero para mí hay dos misteriosque no logro descifrar.     Uno es, porqué algunas personas somos bondad...
Porque sabe, y con absoluta certeza, que le llamé a lavida por amor, como me lo dijo en nuestra últimaconversación telefón...
Porque al menos, yo sí amé siempre, yo sí meentregué siempre por amor, yo sí siempre regalé, la vida,por amor…     Y mi si...
9º. “Nunca había odiado, nunca odié a nadie, era tanbondadoso, había sido tan noble durante toda y mi enteravida, que no s...
Y allí espero que esté, a pesar de todo, en el Cieloespero que esté…     Por eso Daniel te dije, que si creías que tu madr...
Pero la impotencia, la indefensión, y la humillación, dela violación, marcan, y dejan marcada el alma, con unahuella peren...
10º. “Esta bellísima tierra, este Edén de la naturaleza,este bellísimo paraíso terrenal, esta maldito, pero malditono por ...
Pero aun así, y a pesar de todo ello, aun así, en estami bella tierra, en esta mi bellísima tierra, en este ParaísoPerdido...
Y casi 29 años después de salir, perseguido como unperro, casi 29 años después, también, La Luz del Cielo,también me volvi...
Y así, esperando poder juntar el dinero, pasó eltiempo, y se paso y se terminó el verano, y se pasótambién y se terminó el...
"Francisco, todos los grandes se quedan solos, todoslos grandes poetas, y usted, ¡usted es de los másgrandes...!"      Per...
Y así, así sin saber yo cuando volvería a verlo, y sinsaber tampoco el, sin saber el cuando volvería a verme, LaLuz del Ci...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Frases de "La Promesa I" ( El enlace online para leer "La Promesa I" es: http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )

1,744 views

Published on

Nací como escritor, y así escribí, en estos últimos cuatro años, con el alma desbordada, mi trilogía de "La Promesa" (I, II, III)...

Y aunque no me alcanzaron las dos mil quinientas páginas, y las doscientas cincuenta mil palabras, de toda la obra, para decir todo lo que desborda mi alma, sin embargo, al menos sirvieron, no ya para tener miles de lectores en Internet, sino y sobretodo, sirvieron para contener a mi alma, y no llegar a la locura...

Published in: Education
  • Be the first to like this

Frases de "La Promesa I" ( El enlace online para leer "La Promesa I" es: http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-version-final )

  1. 1. Frases de “La Promesa I” Selección de algunas de las que considero lasmejores frases y párrafos, de las doscientas cincuenta milpalabras y dos mil quinientas páginas, que escribí en todami obra, y de mi primer libro, "La Promesa I", que se puedeleer gratis y online en el enlace: http://www.slideshare.net/fcerong/la-promesa-i-solo-texto-sin-imgenes O también en este otro link: 1
  2. 2. http://es.scribd.com/doc/122022708/La-Promesa-I-Solo-Texto-Sin-Imagenes 2
  3. 3. 1º. “Y estas letras, estas humildes letras, que son mipaso por la vida, me han hecho libre, tan absolutamentelibre, que me han permitido crearme mi propio mundo, yllenarme la vida de ilusión, en un reino de libertad y deamor... Porque esta historia que cuento, esta odisea épica devalor y heroísmo, esta mi historia, que cuento con estasletras, es una historia de la lucha entre el bien y el mal, dela lucha entre el desamor y el amor, entre la desesperanzay la esperanza, entre el hastío y la pasión, entre la cobardíay la valentía, entre el egoísmo y el heroísmo, entre elDiablo y Dios, entre la muerte y la vida, entre el Tánatos yel Eros... Y así he vencido, paradójicamente, he triunfado, hedejado de estar y de ser derrotado, derrotado por la muerte,derrotado por el Tánatos, derrotado por lo aciago deldestino... Y he triunfado con todos, con todos y cada uno detodos vosotros, con todos aquellos en quienes dejé unahuella, y todos aquellos, los que dejasteis también unahuella en mí, en mi ser y en mi alma, en mi paso por lavida... Y cuando me haya ido, cuando haya terminado yapara siempre, este viaje, este mi viaje por la vida, mi pasopor la vida, no me recordéis, los que me amasteis, no merecordéis ni por mis triunfos, ni por mis éxitos, ni por midinero, ni por mis posesiones, si las tuve, no me recordéispor nada material... Solo me recordéis, y por nada más, por lo que osquise y os amé, y por lo que fui querido y amado...” 3
  4. 4. 2º. “Mientras empiezo escribiendo este libro, laslágrimas resbalan por mi rostro, y peor aún, resbalan por mialma, tan abundantes que no ya solo mojan mis mejillas,sino y además resbalan de ellas mojando todo mi cuelloenteramente... Pero eso, ser un místico del siglo XXI es hoy día, y ennuestro tiempo presente, solo estar loco, es para todos losdemás el no estar cuerdo... Pero a veces pienso que es totalmente al revés: ¡Quecon lo corta y breve que es la vida la verdadera locura esno jugársela por el amor! ¡Y en cambio nos la jugamos, y todos los días,apostando por la envidia, la avaricia, el desamor, y elegoísmo más atroz! ¡Y yo siempre me jugué toda mi vidaentera por el amor! ¡Cada instante y cada segundo de ellano deje de jugármela toda y enteramente por el amor! Peroparadójicamente con el amor no se gana: ¡Siempre sepierde! Mientras que con el poder y el dinero si se gana,pero lo que se gana es un espejismo, pues solo queda unvacío interior que nada puede tapar, en cambio perder porel amor solo deja una cosa: Sabiduría. Y esa, la sabiduría, fue el único bagaje que fuiacumulando en la vida mientras que perdía por amor… Pero más aún, esta también es la historia del viaje ami mundo interior, a lo más hondo y recóndito del ser y del 4
  5. 5. alma humana, una visión introspectiva e intimista: ¡Allídonde tú eres y donde yo no soy!“ 5
  6. 6. 3º. “Y por eso te dije Daniel, cuando me iba de Españay te dejaba para siempre, y antes de subirme al avión: “queintentaras ser feliz sin tu papá…”, y "que yo intentaríatambién a su vez ser feliz sin ti…” Y sé que no dejo de intentarlo, y sé que tú tambiénDaniel, no dejas de intentarlo, pero la mayoría de la genteno llega nunca, ni siquiera, a intentarlo… Pero cuando subí al avión, y este tomó carrera por lapista de despegue, y despegó finalmente, y mientras quetomaba la foto de la página siguiente, y apenas a unosmetros del suelo: ¡Las lágrimas me salían a raudales!... Porque mientrasque el avión tomaba altura sobre la autopista, hacia ydonde se quedaron mis tres y muy amados hijos, laAutopista del Mediterráneo, la Autopista de Murcia,Almería, Alicante, Albacete, Castellón y Valencia, yo noquería que el avión siguiera volando, no quería alejarme deesa autopista que me llevaba con ellos, pero tenía queseguir en este avión, a cumplir mi destino, y conformetomaba altura, alejándome cada vez más de ellos… Y le dije a Dios, y llorando a lágrima viva, le dije alSer de Luz: ¡Señor! 6
  7. 7. Como a Job el de la Biblia, dos mujeres me diste, ydos familias me distes, y ahora dos mujeres me quitaste, ydos familias me quitaste… ¡No te pido! ¡No te pido Señorque me des a una tercera mujer y a una tercera familia!¡Sólo te pido que me cuides y me críes a mi pequeño, a miadorado y amado Daniel, que se ha quedado sin padre…! Pero en este momento, en este momento en quederramo tantas lágrimas, tantas y como las derramé, comolas y que derramé, y cuando también las derramó Daniel… En este momento no sonrío, solo escribo, solo escriboy lloro… Porque en la vida hay un tiempo para todo…Hay untiempo para llorar, hay un tiempo para reír, hay un tiempopara vivir, y también, también hay un tiempo para morir… Por eso, porque no estoy muerto, ni Daniel estámuerto, ni mis dos hijos mayores, Sergio David y RubénDarío, no están muertos tampoco, por eso quiero creer enlas palabras de Blanca, en que la vida volverá a sonreír, enque mi Daniel volverá a sonreír, en que Sergio y Rubénvolverán a sonreír, en que yo mismo, yo mismo tambiénvolveré a sonreír…” 7
  8. 8. 4º. “Un día nos perdimos, viajando en un todo terreno,por las inmensas estancias ganaderas, que hay en la selvaamazónica, y se hizo hora de la oración, oscureciendo, y yacasi entraba la noche, cuando encontramos el ranchito delcapataz de una estancia… El capataz, que ya había acostado a todos sus hijospara dormir, nos preguntó solamente si habíamos comido,porque él ya sabía que nos habíamos perdido… Y como le dijimos que no, que no habíamos comidonada de nada en todo el día entero, ni yo, ni mis hijosSergio y Rubén, que también me acompañaban, el capataznos hizo entonces entrar a su muy humilde ranchito de paja(como el del cuento de los tres cerditos y el lobo feroz), ynos hizo sentar en su muy humilde mesa, y nos sacó paraque cenáramos, unos riquísimos huevos de tortuga, ytambién unos riquísimos pomelos de color naranja… Y este humilde, y pobre hombre, nos dio todo lo quetenía, todo lo que tenía para comer, que era para eldesayuno de sus hijos a la mañana siguiente… En el Primer Mundo sólo te dan, y eso ya es mucho, aveces, de lo que les sobra… Pero en el Tercer Mundo, tedan de lo que les falta, de su propia pobreza… 8
  9. 9. Por eso, por la solidaridad de todas las gentes delTercer Mundo, por eso y desde ese momento, me dije a mímismo, que volvería a Latinoamérica, aunque sólo fuerapara pasar mi vejez y morir, pero el destino me ha hechovolver todavía joven…” 9
  10. 10. 5º. “Pillé tal enfado, y tanta bronca con la ruina, queestuve un tiempo en que sólo pensaba en matar a losdueños de la empresa, y en matarme yo luego, y así seríade verdad el loco que decían, pero mi primo Diego "ElTortuso”, que a la sazón era el corredor inmobiliario delDirector General del Pozo, me dijo: “Primo, si la mierdavaliera dinero, los pobres nacerían sin culo”, ya que éltambién había sido estafado con el mismo sistema… Y gracias a su empatía y solidaridad, para con mipropia desgracia y ruina, superé esos pensamientos tanaciagos y destructivos. Sé que no he sido el único que haya pensado enhacer semejante locura, pero cuando uno se vedesesperado, cuando uno no puede ni dar de comer a lospropios hijos, uno puede terminar pensando cualquier cosa,y nadie en la vida, nunca la tendrá tan perfecta y tan ideal,como para que no se le pueda pasar, y alguna vez por lacabeza, la idea del suicidio… Pero lo que hay que hacer, que fue lo que me enseñómi primo, que en paz descanse, y que aprendí también enmi psicoanálisis de casi 28 años, es seguir para adelante, ydejar que la vida se lleve los malos aires, y traiga otrosnuevos, aunque a veces parezca totalmente imposible queasí suceda… 10
  11. 11. Y así tal, es el momento en el que me vuelvo aencontrar, en este destierro obligado, y que parece yadefinitivo y para siempre, y donde me quedaré para morir,en esta mi tierra, llena de las mayores y más atrocesinjusticias, y muy lejos de mis tres queridos y amados hijos,pero no puedo hacer nada más que no sea vivir, y dejarmellevar por el río de la vida, adonde no sé, a lodesconocido… Y ese es el resumen de lo que aprendí de la vida, y ahacer en la vida, dejarse llevar, en lugar de envenenarse derencor y odio, porque eso sólo se vuelve contra uno; al finalel secreto de la felicidad es transformar la propia tragediapersonal de la vida de cada uno, en una comedia, aprendera reírse de la propia desgracia, pero no es nada fácil,cuando está el dolor de por medio… ¡Por eso estoy escribiendo este libro!, ¡para sublimarmi profundo dolor, por la pérdida irreparable de mis treshijos, haciendo una catarsis, donde mis lágrimas y misletras, se lleven mi rencor contra la vida, contra la injusticiade la misma, que todos sufrimos y sufriremos alguna vez…! Y esta injusticia va más allá de las acciones del restode los seres humanos, y de las propias, sean afortunadas odesafortunadas, esta injusticia es la de ser seres hablantes,un cuerpo incardinado en el lenguaje, en la ambigüedadesencial del lenguaje… 11
  12. 12. Y por eso, cuando Daniel me preguntó, al llorar ydurante muchos días, y en silencio, mi ausencia, y sincontárselo a nadie, tal y como a mí todavía me pasa, decíaque me preguntó: ¿Papá, porqué sufrimos? ¿Por qué tengoyo que sufrir? Sólo le pude responder, que porque somos seresdébiles y frágiles, que podemos perder la salud yenfermarnos, que la naturaleza es siempre más poderosaque uno, y que el destino de cada uno puede ser a vecesmuy aciago y doloroso, pero que tomara lo bueno que lediera la vida, y que dejara pasar lo malo, que no nos damoscuenta, pero por pensar en lo que no tenemos y en lo quenos falta, perdemos y dejamos de disfrutar lo que tenemos,lo poco o lo mucho que la vida nos brinda de bueno…” 12
  13. 13. 6º. “Pero siempre tuve mucha resistencia, no sólo a lamuerte, la muerte del alma, no sólo a la muerte, la muertede la vida, además siempre tuve muchísima resistencia aldolor, por eso soy y elegí, ser tan bravo y valiente… El dolor, al dolor no lo queremos ni lo aceptamos, soloqueremos, y en este nuestro mundo de hoy en día, elplacer y el hedonismo... El dolor por el que la gente se desespera, y se suicida,se ha convertido, sin embargo, en mi más viejo conocido,en mi compañero de viaje casi permanente, y no soy, paranada masoquista... Hay dos tipos de dolor, el del cuerpo, y el del alma,pero el del alma es, a la larga, mucho peor que el delcuerpo... Y yo hablo de como curar el dolor del alma, el rencor,el despecho, y el odio, en el capítulo titulado: "La muertedel rencor y del odio..." Pero aquí quiero hablar y ahora, del dolor del cuerpo... 13
  14. 14. Y repito que no soy masoquista, pero lo he tenido tancercano, y durante tantos años, que ya casi meacostumbré a el... Pero aún peor que el dolor, es el miedo al dolor, elmiedo a sufrir dolor, como el que tenía mi madre, el miedoal dolor de morir, el miedo a morir... Pero morir, morir no es doloroso, lo doloroso es vivir... Y peor aun, vivir hablando... Porque como ya dije, nuestros dolores, los del alma, loson, son porque somos seres hablantes...” 14
  15. 15. 7º. “Porque cada noche, durante más de una década,estuve en vela, escuchándola toser y ahogarse, y cuandoya no escuchaba nada, entonces sabía que me necesitaba,e iba a su dormitorio, y me la encontraba ya amoratada, yla tomaba por la espalda, y le daba un fuerte empujón en elestómago, como hay que hacer con las personas que seahogan por atragantamiento de comida, y así ella volvía arespirar… Y a veces pienso, que las nieves que peinan, y yatotalmente mi cabeza, no vinieron tanto del paso deltiempo, como cuánto de tantas noches de sufrimiento, tanintenso y prolongado… Por eso soy un ferviente partidario de la eutanasia,que no es lo mismo que el suicidio. Soy partidario de lamuerte con dignidad, de la vida con dignidad, y cuando laspersonas perdemos la dignidad, la vida ya no tiene valorninguno. Mi padre me enseñó desde muy pequeño, que sepierde la vida antes que la dignidad… 15
  16. 16. Y por eso entiendo muy perfectamente a mi adoradaAlfonsina Storni, la poeta del amor, porque su poesía, aligual que la mía, es bellísima y plena de amor, ella amótanto, tan intensamente y con verdadera locura, a loshombres, tal y como yo también, amo a las mujeres, perotristemente, nunca fue amada, bien amada, y ella lo reflejamagistralmente en toda su obra poética, y su tragedia fuetener una enfermedad terminal, por lo que decidióahogarse en el mar, antes que perder la dignidad… Al final, dejar de vivir para no perder la divinidad, esuna decisión muy personal, yo ya he visto consumirse a lamujer y al ser que más me quiso en la vida, mi madre, peroy a diferencia de ella, yo quiero morir con mucha dignidad,y en lo que de mí dependa, no dejaré de intentar que asísea, y si me es posible, cuando me llegue el momento… Así tuve que vivirlo un mes atrás, cuando fui al duelode un compañero ciclista joven, y con hijos pequeños, peroal que los vicios le habían podido más que el amor a suspropios hijos y mujer, y los vicios lo consumieron,llevándolo a la muerte a una edad muy joven. Y su hija deonce años, lo lloraba tan desconsoladoramente, diciendoque ya no iba a ver nunca más a su papá, que me inspiró,desde lo más hondo de mi alma, las más tristes poesías…” 16
  17. 17. 8º. “Yo no sé como, pero para mí hay dos misteriosque no logro descifrar. Uno es, porqué algunas personas somos bondadosas,y hacemos siempre el bien, y porque otras muchas son tanmalvadas, y hacen siempre el mal. El otro es, cómo delmal, el ser de luz, Dios, lo transforma en un bien… Decía, intento darme algún consuelo, pensando, enque no sé como, Dios, sacará un bien de todo este mal, detoda esta terrible tragedia. Por eso siempre le dije a Rubén,y aunque a mí no me han faltado tampoco ganas, niseguramente nunca me faltarán, en medio del terrible dolorde existir, que todos siempre tenemos, decía siempre ledije a Rubén que le diera una oportunidad a la vida, comoyo mismo se la había dado, y se la estoy dando, a pesar deno tener esperanza ninguna, de haber perdido todaesperanza… Porque no es mi miseria, lo que me hace sufrir ensobremanera, y especialmente, no. Es el haber perdidotoda la esperanza… Y me dijo el otro día, después de dos meses de nopoder hablar con él, porque su madre, como no envíodinero, no me atiende mis llamadas, y todos los días lellamo, todos los días me acuerdo de mi pequeño… 17
  18. 18. Porque sabe, y con absoluta certeza, que le llamé a lavida por amor, como me lo dijo en nuestra últimaconversación telefónica: “¡Papá yo sé que me quieres!” ¡Cuánto necesitamos los seres humanos ser amadosde verdad! Sin el amor nos morimos, como las plantas y lasflores que no se riegan, la vida pierde todo sentido, y siqueda alguno es totalmente un vacío, porque ni el poder, niel dinero, ni nada material puede ocupar ese espacio delamor. Por eso hijo mío, aunque no tengas a tu papá, aunqueno me volvieras a ver nunca más en toda la vida, tal y comome dijiste el otro día, tampoco y a pesar de ello, noabandones ahora: ¡No abandones nunca! ¡No abandonesnunca porque tú eres un milagro de la vida! ¡Todos losomos! ¡Porque fuiste llamado por amor, y fuiste deseado poramor!, y fuiste querido por amor, al igual que tus otros doshermanos Rubén Darío y Sergio David. Y si ninguna mujer me va a querer, y en todo lo queme reste de vivir, por querer formar una familia, por quererconstruir el amor, por querer derramar la vida, no meimporta: ¡No me importa para nada y en absoluto! 18
  19. 19. Porque al menos, yo sí amé siempre, yo sí meentregué siempre por amor, yo sí siempre regalé, la vida,por amor… Y mi signo del amor, que me acompaña siempre, ypermanentemente adónde voy, me acompañará tambiéntoda la vida, y mientras viva, y hasta que muera, y meseguirá hasta en toda la eternidad, porque el amor, es loúnico que no es pasajero y temporal, es lo único quetrasciende lo peregrino, lo fútil, lo temporal, y la banalidadde esta vida mundana… Y esta es mi herencia, para vosotros mis tres y muyamados hijos: Sergio David, Rubén Darío, y Daniel. No osdejo ninguna otra, no tengo nada material que poderdejaros, no os dejo otra cosa más, que la de ser, y saberos,hijos del amor…” 19
  20. 20. 9º. “Nunca había odiado, nunca odié a nadie, era tanbondadoso, había sido tan noble durante toda y mi enteravida, que no sabía lo que era el mal dentro de uno, pero metocó también vivirlo… Y no me tocó vivirlo porque me decidieraexpresamente a hacer el mal, pero la vida es tan rara aveces, que me encontré de sopetón lleno de odio y rencor,tal y como nunca lo había tenido, por y con nadie. Porque uno no suele ser consciente, que amar, amarde verdad, es dar todo el poder a otro, para que te hagadaño, y te puede llegar a hacer demasiado daño, tal ycomo mi tía querida del alma y de la sangre, me lo hizo amí… Y supliqué al Cielo que me ayudara, porque yo sólo nopodía, yo solo no podía perdonarla… Y cuando la perdoné, me sentí más aliviado que entoda mi entera vida. Sólo le pedí al Cielo, que si mi tía nose había ido al infierno, que si estaba en el limbo, que laperdonara, que le perdonara todos sus pecados contra elamor, y que por mi oración la hiciera llegar al Cielo… 20
  21. 21. Y allí espero que esté, a pesar de todo, en el Cieloespero que esté… Por eso Daniel te dije, que si creías que tu madre tedebía algo, por haber contribuido a que te quedaras sin unpadre, que la perdonaras, que yo me había equivocado,que tu madre se había equivocado, y que tú también teequivocarías en la vida, pero el perdón es el don, y elmayor regalo del Cielo… Y volví a recuperar la paz, cuando la perdoné,recuperé mi paz perdida, y la tranquilidad de mi conciencia,y esa que es mi única riqueza, es lo que le pido a Dios queme regale, la paciencia y el amor, para perdonar a los queamé tanto, y no me amaron para nada… Porque lo peor de una violación, no es el daño físico,por el desgarro del esfínter anal masculino, del himen o delas paredes vaginales femeninas, porque el cuerpo se curasolo, y por si mismo... La que no se cura sola, es el alma malherida,malherida de muerte... Porque el acto más aberrante de odio contra otro serhumano, no es su muerte, matarlo, quitarle la vida, porquela muerte no deja huella ninguna en el alma... 21
  22. 22. Pero la impotencia, la indefensión, y la humillación, dela violación, marcan, y dejan marcada el alma, con unahuella perenne, con unas sangrantes heridas, que nocoagulan ni cicatrizan nunca... Pero no solo hay violaciones físicas, las hay tambiénpsicológicas, que pueden llegar a ser también tan terribles,y de consecuencias tan devastadoras como las primeras...” 22
  23. 23. 10º. “Esta bellísima tierra, este Edén de la naturaleza,este bellísimo paraíso terrenal, esta maldito, pero malditono por su tierra, pero si por muchas de sus gentes, notodas, pero si por muchas de sus gentes... Porque son muchos de los salteños, y muchas de lassalteñas, adoradores del Demonio, adoradores deldemonio sino y también, porque estén endemoniados yendemoniadas, que los hay y muchos, porque aquí estánlas mayores y más profundas sectas satánicas del mundoentero, y porque Salta, casi toda entera, es el mayor y másprofundo portal del Demonio, en todo el mundo entero... Decía, y además, porque muchos de aquellos yaquellas, que no están endemoniados, sacan sin embargo,y de lo más profundo de su corazón, una maldad tansumamente refinada, y cubierta y maquillada, con lamáscara y los ritos excelsos, y muy salteños porexcelencia, de "las buenas costumbres", y "la buenaeducación": ¡Tanto! ¡Tanto ya que ni siquiera laspresencias permanentes del Señor Y la Virgen del Milagropueden traer algo de santidad a esta tierra!, no maldita porsí misma: ¡pero si maldita por el Demonio y susadoradores…! 23
  24. 24. Pero aun así, y a pesar de todo ello, aun así, en estami bella tierra, en esta mi bellísima tierra, en este ParaísoPerdido del Mundo, en este Paraíso Terrenal, en este Edéndel Cielo, existen también, muchas almas, muchasbellísimas almas, almas tan Vírgenes e Inmaculadas, queportan al mismo Dios vivo, portan la presencia del Dios vivoen su seno, que portan al Espíritu Santo, tal y como yomismo, como yo mismo y también, estoy, y siempre, en supermanente y perenne presencia... Y por eso La Luz del Cielo, a quien habitualmentellamamos Dios, por eso La Luz del Cielo, me llevo lejos, tanlejos, al otro lado del Océano, al otro lado del Mundo... Muy lejos de esta, de esta y mi muy amada tierra mía,Salta "La Linda"... Y hacen ya casi 29 años de ello... 24
  25. 25. Y casi 29 años después de salir, perseguido como unperro, casi 29 años después, también, La Luz del Cielo,también me volvió a traer... Y me trajo de nuevo, ya curtido como el cuero, ytemplado como el mismo acero, me trajo de nuevo, comosu antorcha humeante y llameante, así y como la zarza queardía, y con la llama del Cielo, ante el mismísimo Moisés... Y llegue con olor en mi alma, con olor y ya no solo aincienso, el olor de la Tierra Madre y de la Pachamama,llegue y además, con olor a azucenas y jazmines, el olordel Cielo... ¡Llegue y como un Místico del Siglo XXI! ¡Y con todasy cada una de las letras! Llegue a traer y a desparramar, un poco, un poco desu Luz, de la Luz del Cielo, un poquito de ella, en medio detanta oscuridad... Porque yo que creí, que ya había terminado deescribir, este mi libro, esta mi vida, este mi paso por la vida,esta mi huella por la vida, esta mi odisea... 25
  26. 26. Y así, esperando poder juntar el dinero, pasó eltiempo, y se paso y se terminó el verano, y se pasótambién y se terminó el invierno, y llegó el tiempo de laprimavera, el tiempo del Milagro de Salta… Pero con el tiempo del Milagro, también llegó yocurrió, otro Milagro... ¡El Milagro del amor…! Y así, mi alma, que ya olía a Jazmines y Azucenas, seencontró y de repente, y por casualidad, por la suerteafortunada del destino, o por los designios del mismo Cielo,se encontró con otra alma, que también y tal, y como laVirgen del Milagro, otra alma, que olía y también a Rosas... Y ahora, nuestras dos almas huelen, y ya, por y parasiempre, huelen las dos, y al unísono, huelen a Rosas,Azucenas, y Jazmines... Y volví a quedarme de navegante solitario, solitario yperenne, en el inmenso y desconocido océano de mi vida... Porque como me dijo una mujer vieja, vieja y sabia,como me dijo y con sabiduría: 26
  27. 27. "Francisco, todos los grandes se quedan solos, todoslos grandes poetas, y usted, ¡usted es de los másgrandes...!" Pero sin embargo, aun quedándome solo, tanabsolutamente solo, solo como todos y al final lo estamos,apareció, apareció la voz infantil de mi hijo, de mi hijoDaniel, porque el Cielo escuchó mis oraciones, todas ycada una de mis oraciones, todas y cada una de ellas, y sellevó el rencor de su madre, y se llevo el odio de su madre,y su madre me llamo, me llamo y por teléfono, para queDaniel me felicitara, me felicitara por mi cumpleaños... Y aunque ya era tardío, y tardía la felicitación, porquemi cumpleaños ya había pasado, y había pasado, no ya ymuy hambriento, como puse, y escribí en Facebook, sino ysolo, absolutamente solo... Sin embargo, la alegría de mi hijo, su enorme alegríapor hablar con su papa, su inmensa fuerza vital, herenciamía, como dijo la vidente, herencia de mi alma, que no demis genes, su fuerza vital me revivió, me revivió el almamuerta, muerta y de tanta esterilidad... 27
  28. 28. Y así, así sin saber yo cuando volvería a verlo, y sinsaber tampoco el, sin saber el cuando volvería a verme, LaLuz del Cielo, que porta el alma de mi hijo, me dio unpoquito de vida, y me arranco, me arranco apenas, apenasy a duras penas, me arrancó apenas una muy dulcesonrisa... Y así, la vieja y sabia mujer, acertó, tal y como miadorada madre, también en vida, que me predijo: "Hijo tevas a quedar solo, muy solo..." Y yo jamás imagine, jamás pude llegar a imaginar, quese podía llegar a estar tan solo, no ya y aquí en la mismaTierra, sino y lo que es peor en el mismo Cielo, puestampoco me apetece, para nada y en absoluto, el consuelode mis penas por el ser de Luz... Y El, El Altísimo, el lo sabe, sabe que yo solo hubieraquerido el consuelo de una simple y humilde mortal, peroVirgen María, hubo y hay solo una... Y así, me quede en la Tierra, en tierra de nadie, sinquerer ir al Cielo, y sin casa adonde ir tampoco, aquí y enla Tierra... Y sin musa: ¡Absolutamente sin musa ninguna…! 28

×