Resumen - Evangelium Vitae

28,082 views

Published on

Resumen de la carta encíclica Evangelium Vitae

Published in: Spiritual
1 Comment
14 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
28,082
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
70
Actions
Shares
0
Downloads
516
Comments
1
Likes
14
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Resumen - Evangelium Vitae

  1. 1. Evangelium VitaeResumen de la carta encíclicaEscuela de Psicología
  2. 2. Evangelium Vitae• “El Evangelio de la vida está en el centro del mensaje deJesús.”• Presentando el núcleo central de su misión redentora,Jesús dice: « Yo he venido para que tengan vida y latengan en abundancia » (Jn 10, 10). Se refiere a aquellavida « nueva » y « eterna », que consiste en la comunióncon el Padre.• Pero es precisamente en esa «vida» donde encuentranpleno significado todos los aspectos y momentos de lavida del hombre.
  3. 3. Valor incomparable de la persona• El hombre, llamado a una plenitud ‘más allá de las dimensionesde su existencia terrena’ --> participación de la vida misma deDios• Lo sublime de esta vocación manifiesta la grandeza y el valor dela vida humana. Al mismo tiempo, subraya el carácter relativo dela vida terrena.• El valor sagrado de la vida humana se descubre ya en la leynatural. En el reconocimiento de este derecho se funda laconvivencia humana y la comunidad política.• Los creyentes en Cristo deben, de modo particular, defender ypromover este derecho.
  4. 4. Valor incomparablede la persona• Concilio Vaticano II: « El Hijo de Dios, con su encarnación,se ha unido, en cierto modo, con todo hombre ».• Este acontecimiento revela a la humanidad no sólo elamor infinito de Dios; sino también el valor incomparablede cada persona humana.• “El Evangelio del amor de Dios al hombre, el Evangelio dela dignidad de la persona y el Evangelio de la vida son unúnico e indivisible Evangelio.”
  5. 5. Nuevas amenazasa la vida humana• Cada persona, en virtud del misterio de la encarnación,es confiada a ‘la solicitud materna de la Iglesia’: todaamenaza a la dignidad y vida del hombre repercute en laIglesia.• Compromiso en su misión de anunciar el Evangelio de lavida. Hoy es urgente ante la multiplicación y agudizaciónde las amenazas contra la vida.• Con el progreso científico y tecnológico han surgidonuevas formas de agresión contra la dignidad humana.
  6. 6. Amenazas a la vida, según CVIITodo lo que se opone a la vida: homicidios, genocidios, elaborto, la eutanasia y el mismo suicidio voluntarioTodo lo que viola la integridad de la persona humana:mutilaciones, torturas, coacción psicológica.Todo lo que ofende a la dignidad humana: condicionesinfrahumanas de vida, encarcelamientos arbitrarios,deportaciones, la esclavitud, la prostitución, la trata deblancas y de jóvenes, las condiciones ignominiosas de trabajo.• Fuente: Concilio Vaticano II
  7. 7. Nuevas amenazasa la vida humana• Nueva situación cultural, que “confiere a los atentadoscontra la vida un aspecto inédito y —podría decirse—aún más inicuo ocasionando ulteriores y gravespreocupaciones: amplios sectores de la opinión públicajustifican algunos atentados contra la vida en nombrede los derechos de la libertad individual”• Se pretende entonces no sólo la impunidad, sino laautorización del Estado, con el fin de practicarlos conabsoluta libertad.
  8. 8. Raíz de la violencia contra lavida• «Caín se lanzó contra su hermano Abel y lo mató»(Gn 4, 8)• El Evangelio de la vida está como en contradicción con laexperiencia lacerante de la muerte que entra en elmundo y oscurece el sentido de la existencia humana.• La muerte entra por la envidia del diablo (cf. Gn 3, 1.4-5)y por el pecado de los primeros padres (cf. Gn 2, 17; 3,17-19). Y entra de un modo violento: « Cuando estabanen el campo, se lanzó Caín contra su hermano Abel y lomató » (Gn 4, 8).
  9. 9. Un fratricidio cada homicidio• El hombre mata a su hermano. Como en el primerfratricidio, en cada homicidio se viola el parentesco«espiritua » que agrupa a los hombres en una única granfamilia.• Además, no pocas veces se viola también el parentesco «de carne y sangre », por ejemplo, cuando las amenazas ala vida se producen en la relación entre padres e hijos,como sucede con el aborto o cuando, en un contextofamiliar o de parentesco más amplio, se favorece o seprocura la eutanasia.
  10. 10. « ¿Soy yo acaso elguarda de mi hermano? »• Caín rechaza asumir aquella responsabilidad que cadahombre tiene en relación con los demás.• “Esto hace pensar espontáneamente en las tendenciasactuales de ausencia de responsabilidad del hombrehacia sus semejantes, cuyos síntomas son, entre otros, lafalta de solidaridad con los miembros más débiles de lasociedad —es decir, ancianos, enfermos, inmigrantes yniños— y la indiferencia que con frecuencia se observaen la relación entre los pueblos, incluso cuando están enjuego valores fundamentales como la supervivencia, lalibertad y la paz.” (EV)
  11. 11. La sangre clama desde el suelo• Dios no puede dejar impune el delito: desde el suelosobre el que fue derramada, la sangre del asesinadoclama justicia a Dios (cf. Gn 37, 26; Is 26, 21; Ez 24, 7-8).• De este texto la Iglesia ha sacado la denominación de«pecados que claman venganza ante la presencia deDios» y entre ellos ha incluido, en primer lugar, elhomicidio voluntario.
  12. 12. Caín es maldecido y castigadoJardín del Edén: lugarde abundancia, deamistad con DiosPaís de Nod: lugar demiseria, de soledad ylejanía con Dios
  13. 13. “…puso una señal a Caín para quenadie que le encontrase le atacara”• Ni siquiera el homicida pierde su dignidad personal y Diosmismo se hace su garante.• Es justamente aquí donde se manifiesta el misterioparadójico de la justicia misericordiosa de Dios.• Dios no quiso castigar al homicida con el homicidio, yaque quiere el arrepentimiento del pecador y no sumuerte.
  14. 14. Eclipse del valor de la vida• violencia contra la vida de millones• seres humanos forzados a la miseria y al hambre• las guerras• la violencia derivada del comercio de armas• el desajuste de los equilibrios ecológicos• la droga• modelos de práctica de la sexualidad que portangraves riesgos para la vida.
  15. 15. Otro género de atentadosCon caracteres nuevos respecto al pasado y que suscitan problemasde gravedad singular:• Tienden a perder, en la conciencia colectiva, el carácter de «delito » y a asumir el de « derecho », hasta el punto depretender un reconocimiento legal por parte del Estado y lasucesiva ejecución mediante la intervención gratuita de losmismos agentes sanitarios.• Golpean la vida humana en situaciones de máxima precariedad,cuando está privada de toda capacidad de defensa.• Se producen dentro y por obra de la familia, que está llamada aser, sin embargo, « santuario de la vida ».
  16. 16. Eclipse del valor de la vida• Profunda crisis de la cultura: se dificulta ver con claridad elsentido del hombre, de sus derechos y deberes.• A esto se añaden dificultades existenciales y relacionales,situaciones de particular pobreza, angustia o exasperación,en las que la prueba de la supervivencia, el dolor hasta ellímite de lo soportable, y las violencias sufridas, hacen quelas opciones por la defensa y promoción de la vida seanexigentes, a veces incluso hasta el heroísmo.• Eclipse. Estructura de pecado que en muchos casos seconfigura como “cultura de muerte”.
  17. 17. Nuevas amenazas• Aborto y mentalidad anticonceptiva.• Técnicas de reproducción artificial: reducen al vidahumana a simple ‘material biológico’, sacrificio deembriones.• Diagnósticos prenatales: ocasión para proponer opracticar el aborto eugenésico.• Infanticidio: cuando se niegan los cuidadoselementales y hasta la alimentación a recién nacidoscon graves deficiencias.
  18. 18. Nuevas amenazas• Eutanasia: para enfermos incurables o terminales,anticipar la muerte.• Fenómeno demográfico: caída de los nacimientos enpaíses ricos y superpoblación de países pobres.Amenazas programadasde manera científica y sistemática…
  19. 19. Conjura contra la vida« Con el tiempo, las amenazas contra la vida no disminuyen.Al contrario, adquieren dimensiones enormes. No se tratasólo de amenazas procedentes del exterior, de las fuerzas dela naturaleza o de los "Caínes" que asesinan a los "Abeles";no, se trata de amenazas programadas de manera científicay sistemática. El siglo XX será considerado una época deataques masivos contra la vida, una serie interminable deguerras y una destrucción permanente de vidas humanasinocentes. Los falsos profetas y los falsos maestros hanlogrado el mayor éxito posible »Juan Pablo II(Denver, VIII Jornada Mundial de la Juventud)
  20. 20. Eclipse del sentidode Dios y del hombreMentalidad que tergiversa o deforma el concepto desubjetividad.• vs. Exaltación del hombre como ser ‘indisponible’Concepto de libertad que exalta de modo absoluto alindividuo.• vs. La libertad posee una esencial dimensión relacional y un vínculoconstitutivo con la verdad.Desaparece toda referencia a valores comunes y a unaverdad para todos: relativismo ético.• vs. Valores universales y verdad absoluta
  21. 21. Eclipse del sentidode Dios y del hombre• Viviendo « como si Dios no existiera », el hombre pierde nosólo el misterio de Dios, sino también el del mundo y el de supropio ser.• El eclipse del sentido de Dios y del hombre conduceinevitablemente al materialismo práctico, en el que proliferanel individualismo, el utilitarismo y el hedonismo.• La llamada « calidad de vida » se interpreta principal oexclusivamente como eficiencia económica, consumismodesordenado, belleza y goce de la vida física, olvidando lasdimensiones más profundas —relacionales, espirituales yreligiosas— de la existencia.
  22. 22. Eclipse del sentido de Diosy del hombre• En tal contexto el sufrimiento, elemento inevitable de laexistencia y factor de posible crecimiento personal, es«censurado», rechazado como inútil, más aún, combatido comomal que debe evitarse siempre y de cualquier modo.• El cuerpo ya no se considera como realidad personal, signo ylugar de las relaciones con los demás, con Dios y con el mundo.Se reduce a pura materialidad: órganos, funciones y energíasque hay que usar según criterios de goce y eficiencia.• Por consiguiente, también la sexualidad se despersonaliza einstrumentaliza.
  23. 23. Eclipse del sentido de Diosy del hombre• La procreación se convierte entonces en el «enemigo» aevitar en la práctica de la sexualidad.• Las relaciones interpersonales experimentan un graveempobrecimiento.• Se duda de la conciencia de cada persona, que en suunicidad se encuentra sola ante Dios. También secuestiona, en cierto sentido, la «conciencia moral» de lasociedad.
  24. 24. Signos de esperanzay llamada al compromiso• La sangre de Cristo, mientras revela la grandeza del amor delPadre, manifiesta qué precioso es el hombre a los ojos de Dios yqué inestimable es el valor de su vida.• La sangre de Cristo manifiesta al hombre que su grandeza, y portanto su vocación, consiste en el don sincero de sí mismo.• En esta sangre los hombres encuentran la fuerza paracomprometerse en favor de la vida. Es el motivo más grande deesperanza, más aún, es el fundamento de la absoluta certeza deque según el designio divino la vida vencerá: « No habrá yamuerte » (Ap 21, 4).
  25. 25. Signos de esperanzay llamada al compromisoSIGNOS DEESPERANZAEspososgenerososCentros deayuda a la vidaGrupos devoluntariosAsociacionesde médicos yorganizacionesMovimientosen favor de lavidaFamiliascaritativas
  26. 26. Signos de esperanzay llamada al compromisoGestos cotidianosde acogida,sacrificio y cuidadodesinteresadoNueva sensibilidadcontraria a la guerraAversión en laopinión públicacontra la pena demuerteMayor atención a lacalidad de vida y ala ecologíaNacimiento ydesarrollo de labioética
  27. 27. Mensaje cristiano sobre la vidaEl Evangelio de la vida es una realidadconcreta y personal, porque consiste enel anuncio de la persona misma deJesús, el cual se presenta a todohombre, con estas palabras:• « Yo soy el Camino, la Verdad y laVida » (Jn 14, 6).• « Yo soy la resurrección y la vida. Elque cree en mí, aunque muera,vivirá; y todo el que vive y cree enmí, no morirá jamás » (Jn 11, 25-26).
  28. 28. Mensaje cristiano sobre la vida• La vida es siempre un bien.• Jesús lleva a término el sentido de la vida: revela sugrandeza y valor.• En el rostro de la vida humana resplandece la gloria deDios.• La dignidad de la vida humana no sólo está ligada a susorígenes, también a su fin, a su destino de comunión conDios: el don de la vida eterna.• Exigencia de veneración y amor por la vida de todos.
  29. 29. Mensaje cristiano sobre la vida• Responsabilidades del hombre ante la vida.• La dignidad del no nacido: la existencia de cadaindividuo, desde su origen, está en el designio divino.• La vida en la vejez y en el sufrimiento: aunque la vida delcuerpo en su condición terrena no es un valorabsoluto, nadie puede decidir arbitrariamente entre viviry morir.• La verdad de la vida es revelada por el mandamiento deDios (de la ley del Sinaí al don del Espíritu).• En el árbol de la Cruz se cumple el Evangelio de la vida:se ilumina el sentido de la vida y de la muerte de todoser humano.
  30. 30. La Ley Santa de Dios• « Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos »(Mt 19, 17)• « En esto se le acercó uno y le dijo: "Maestro, ¿qué he de hacerde bueno para conseguir vida eterna?" » (Mt 19, 16). Jesúsresponde: « Si quieres entrar en la vida, guarda losmandamientos » (Mt 19, 17).• El Maestro habla de la vida eterna, es decir, de la participaciónen la vida misma de Dios.• A esta vida se llega por la observancia de los mandamientos delSeñor, incluido también el mandamiento « no matarás ».
  31. 31. Evangelio y mandamiento• El mandamiento de Dios no está nunca separado de suamor; es siempre un don para el crecimiento y la alegríadel hombre.• De este modo, el don se hace mandamiento, y elmandamiento mismo es un don.• El hombre fue creado a imagen de Dios: también elhombre es rey. Sin embargo, no se trata de un señoríoabsoluto, sino ministerial, reflejo real del señorío único einfinito de Dios. Por eso, el hombre debe vivirlo consabiduría y amor, mediante la obediencia a su santa Ley.
  32. 32. Vida humana:sagrada e inviolable• Dios se proclama Señor absoluto de la vida del hombre, creadoa su imagen y semejanza (cf. Gn 1, 26-28). Por tanto, la vidahumana tiene un carácter sagrado e inviolable, en el que serefleja la inviolabilidad misma del Creador.• Por esto, Dios se hace juez severo de toda violación delmandamiento « no matarás », que está en la base de laconvivencia social.• Explícitamente, tiene un fuerte contenido negativo: indica ellímite que nunca puede ser transgredido. Implícitamente,conduce a una actitud positiva de respeto absoluto por la vida.
  33. 33. Otras cuestiones:LegítimadefensaPena demuerteVida delinocenteAborto EutanasiaSuicidioasistido
  34. 34. El delito abominable del aborto• Entre todos los delitos contra la vida, el aborto procuradopresenta características que lo hacen particularmente grave eignominioso.• El Concilio Vaticano II lo define, junto con el infanticidio, como «crímenes nefandos ».• Hoy la percepción de su gravedad se ha ido debilitando en laconciencia de muchos. La aceptación del aborto en lamentalidad, en las costumbres y en la misma ley es señalevidente de una peligrosísima crisis del sentido moral, que escada vez más incapaz de distinguir entre el bien y el mal, inclusocuando está en juego el derecho fundamental a la vida.
  35. 35. El delito abominable del aborto• Ante una situación tan grave, se requiere más que nunca llamar alas cosas por su nombre. « ¡Ay, los que llaman al mal bien, y al bienmal!; que dan oscuridad por luz, y luz por oscuridad » (Is 5, 20).• Precisamente en el caso del aborto se percibe la difusión de unaterminología ambigua, como la de « interrupción del embarazo »,que tiende a ocultar su verdadera naturaleza y a atenuar sugravedad en la opinión pública.• Pero ninguna palabra puede cambiar la realidad de las cosas: elaborto procurado es la eliminación deliberada y directa, comoquiera que se realice, de un ser humano en la fase inicial de suexistencia, que va de la concepción al nacimiento.
  36. 36. “Es ya un hombre aquél que lo será”Tertuliano• En realidad, « desde el momento en que el óvulo esfecundado, se inaugura una nueva vida que no es la delpadre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano quese desarrolla por sí mismo. Jamás llegará a ser humano si nolo ha sido desde entonces. A esta evidencia de siempre... lagenética moderna otorga una preciosa confirmación. ».• Las mismas conclusiones de la ciencia sobre el embriónhumano ofrecen « una indicación preciosa para discernirracionalmente una presencia personal desde este primersurgir de la vida humana: ¿cómo un individuo humanopodría no ser persona humana? ».
  37. 37. “Es ya un hombre aquél que lo será”Tertuliano• Está en juego algo tan importante que, desde el punto devista de la obligación moral, bastaría la sola probabilidadde encontrarse ante una persona para justificar la másrotunda prohibición de cualquier intervención destinada aeliminar un embrión humano.• « El ser humano debe ser respetado y tratado comopersona desde el instante de su concepción y, por eso, apartir de ese mismo momento se le deben reconocer losderechos de la persona, principalmente el derechoinviolable de todo ser humano inocente a la vida ».(Donum Vitae)
  38. 38. Desorden moral grave• La Tradición cristiana es clara y unánime, desde los orígeneshasta nuestros días, en considerar el aborto como desordenmoral particularmente grave.• La legislación canónica sanciona que « quien procura el aborto,si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae », esdecir, automática. La excomunión afecta a todos los quecometen este delito conociendo la pena, incluidos tambiénaquellos cómplices sin cuya cooperación el delito no se hubieraproducido.• La valoración moral del aborto se debe aplicar también a lasrecientes formas de intervención sobre los embriones humanosque, aun buscando fines en sí mismos legítimos, comportaninevitablemente su destrucción.
  39. 39. El drama de la eutanasia• Cuando prevalece la tendencia a apreciar la vida sólo en la medida enque da placer y bienestar, el sufrimiento aparece como amenazainsoportable, de la que es preciso librarse a toda costa.• La muerte, considerada « absurda » cuando interrumpe por sorpresauna vida abierta a un futuro rico de posibles experienciasinteresantes, se convierte por el contrario en una « liberaciónreivindicada » cuando se considera que la existencia carece ya desentido por estar sumergida en el dolor.• Además, el hombre, rechazando u olvidando su relación fundamentalcon Dios, cree ser criterio y norma de sí mismo y piensa tener elderecho de pedir incluso a la sociedad que le garantice posibilidades ymodos de decidir sobre la propia vida en plena y total autonomía.
  40. 40. El drama de la eutanasia• Por eutanasia en sentido verdadero y propio se debe entender unaacción o una omisión que por su naturaleza y en la intención causa lamuerte, con el fin de eliminar cualquier dolor. « La eutanasia se sitúa,pues, en el nivel de las intenciones o de los métodos usados »• De ella debe distinguirse la decisión de renunciar al llamado «ensañamiento terapéutico », o sea, ciertas intervenciones médicas yano adecuadas, por ser desproporcionadas a los resultados que sepodrían esperar o, bien, por ser demasiado gravosas para el paciente osu familia.• En este contexto aparece el problema de la licitud del recurso a ciertosanalgésicos y sedantes para aliviar el dolor del enfermo, cuando estocomporta el riesgo de acortarle la vida. Ya Pío XII, a pesar de tenercomo consecuencia limitar la conciencia y abreviar la vida, « si no hayotros medios y si, en tales circunstancias, ello no impide elcumplimiento de otros deberes religiosos y morales ».
  41. 41. El drama de la eutanasia• La eutanasia es una grave violación de la Ley de Dios, encuanto eliminación deliberada y moralmente inaceptablede una persona humana.• Semejante práctica conlleva, según las circunstancias, lamalicia propia del suicidio o del homicidio.• Compartir la intención suicida de otro y ayudarle arealizarla mediante el llamado « suicidio asistido »significa hacerse colaborador, y algunas veces autor enprimera persona, de una injusticia que nunca tienejustificación, ni siquiera cuando es solicitada.
  42. 42. Ley civil y ley moral• « Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres »(Hch 5, 29)• Una de las características propias de los atentadosactuales contra la vida humana —como ya se ha dicho—consiste en la tendencia a exigir su legitimación jurídica,como si fuesen derechos que el Estado, al menos enciertas condiciones, debe reconocer a los ciudadanos y,por consiguiente, la tendencia a pretender su realizacióncon la asistencia segura y gratuita de médicos y agentessanitarios.
  43. 43. Conformidad de la ley civilcon la ley moral natural• En la tradición de la Iglesia se encuentra la doctrina sobre lanecesaria conformidad de la ley civil con la ley moral, tal y como serecoge en la encíclica de Juan XXIII: « La autoridad es postulada porel orden moral y deriva de Dios. Por lo tanto, si las leyes o preceptosde los gobernantes estuvieran en contradicción con aquel orden y,consiguientemente, en contradicción con la voluntad de Dios, notendrían fuerza para obligar en conciencia...; más aún, en tal caso, laautoridad dejaría de ser tal y degeneraría en abuso ».• Ya decía santo Tomás de Aquino: « La ley humana es tal en cuantoestá conforme con la recta razón y, por tanto, deriva de la ley eterna.En cambio, cuando una ley está en contraste con la razón, se ladenomina ley inicua; sin embargo, en este caso deja de ser ley y seconvierte más bien en un acto de violencia ».
  44. 44. Amar y respetar la vida• El cristiano tiene el imperativo de respetar, amar y promover la vida decada hermano, según las exigencias y las dimensiones del amor deDios en Jesucristo. « El dio su vida por nosotros. También nosotrosdebemos dar la vida por los hermanos » (1 Jn 3, 16).• Se nos pide amar y respetar la vida de cada hombre y de cada mujer ytrabajar con constancia y valor, para que se instaure finalmente ennuestro tiempo, marcado por tantos signos de muerte, una culturanueva de la vida, fruto de la cultura de la verdad y del amor.• Es urgente una movilización general de las conciencias y un comúnesfuerzo ético, para poner en práctica una gran estrategia en favor dela vida. Todos juntos debemos construir una nueva cultura de la vida.• La revelación del Evangelio de la vida se nos da como un bien que hayque comunicar a todos.
  45. 45. Conclusión• « Una gran señal apareció en el cielo: una Mujervestida del sol » (Ap 12, 1): la maternidad de María yde la Iglesia• « El Dragón se detuvo delante de la Mujer... paradevorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz » (Ap 12, 4):la vida amenazada por las fuerzas del mal• « No habrá ya muerte » (Ap 21, 4): esplendor de laresurrección
  46. 46. Fin

×