David Peca Y Se Arrepiente

19,894 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
19,894
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
116
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

David Peca Y Se Arrepiente

  1. 1. David peca y se arrepiente<br />Lávame a fondo de mi maldad,<br />y límpiame de mi pecado (Sal. 51:2).<br />
  2. 2. 11:2 Y sucedió un día, al caer la tarde, que se levantó David de su lecho y se paseaba sobre el terrado de la casa real; y vio desde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa. 11:3 Envió David a preguntar por aquella mujer, y le dijeron: Aquella es Betsabé hija de Eliam, mujer de Urías heteo. <br />
  3. 3. Cuando David miró desde la terraza del palacio, vio a una bella mujer que se estaba bañando, y la lujuria llenó su corazón. Debió haber dejado la terraza y huido de la tentación. En vez de eso, abrigó la tentación al investigar acerca de Betsabé. El resultado fue devastador.Para huir de la tentación: (1) Ruegue a Dios en oración que lo ayude a alejarse de la gente, lugares y situaciones que representen una tentación. (2) Memorice y medite en porciones de las Escrituras que combatan esas debilidades específicas. En la raíz de la mayoría de las tentaciones se encuentra una necesidad o deseo real que Dios puede llenar. (3) Busque a otro creyente con quien pueda abrirse y contar sobre sus luchas, y pedir ayuda a esta persona cuando la tentación llegue.<br />
  4. 4. Cuando alguien se ve tentado, no diga que Dios lo tienta; Dios no conoce la tentación al mal y él no tienta a nadie. A cada uno le viene la tentación cuando su propio deseo lo arrastra y seduce; el deseo concibe y da a luz el pecado, y el pecado, cuando se comete, engendra muerte. Mis queridos hermanos, no os engañéis.<br />santiago1:12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. 1:13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 1:14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido.1:15 Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. <br />
  5. 5. ¿Cuál es la puerta de entrada a la tentación?<br />Aunque la codicia empieza en el corazón, en la Biblia el señor enfatiza la importancia de la mirada, para muchos se inicia precisamente allí. La tentación tiene su origen en nuestro interior, pero lo primero que se advierte, es algo que se llama la atención a nuestros ojos: “La Biblia dice que la esposa de Potifar miró a José. Y puso sus ojos y vió que era de hermoso semblante y bella presencia. Y lo codicio”.Cuando Adán y Eva cayeron en pecado la primera tentación, que vino a Eva, fue mirar el fruto del árbol que Dios había prohibido. Génesis 3:6 y vió la mujer que el árbol era bueno y agradable a los ojos y árbol, codiciable para alcanzar sabiduría, y, tomó de su fruto ,y comió y dio también a su marido.<br />La tentación comienza en la imaginación, en tus ojos y en tu mente. Lucas 11, 34 dice: la lámpara del cuerpo son los ojos; cuando tu ojo es bueno también todo tu cuerpo esta lleno de luz; pero cuando tu ojo es maligno también tu cuerpo esta en tiniebla. Todo pecado tiene su origen en la mente, los pensamientos provocan las acciones y estas debilitan la voluntad. La voluntad responde a las insinuaciones de los pensamientos y las emociones, de esta manera se oscurece y la persona comienza a arrastrarse a una vida inmoral”.<br />
  6. 6. COMO VENCER?<br />El secreto para vencer en la guerra es prepararse antes que se produzca; “el secreto para vencer la tentación es prepararse antes de que ella venga”<br />1.Prepararme a través de La oración: “sed vigilante “Mateo 26: 41dice:Velad y orad, para que no entréis en tentación, el espíritu a la verdad, está dispuesto, pero la carne es débil, carne representa lo humano, lo que somos por naturaleza. La oración es el arma maestra de un cristiano,<br />2: Morir a nuestros deseos y dejar que Cristo viva en nosotros.<br />Mateo: 16, 24. Si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a sí mismos y tome su cruz y sígame.Apóstol Pablo declaró en Gálatas 2:20, con Cristo estoy justamente crucificado y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mi; y lo que ahora vivo en la carne lo vivo en la fe del hijo de Dios, el cual me amo y ase entrego así mismo por mi.<br />3: Huir de la tentación:Es mejor decir:” por aquí pasó un cobarde, que aquí murió un valiente”.<br />4. Dios nos va a ayudar:<br />No les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana, pero fiel es Dios que no permitirá que sean tentados más allá de lo que no puedan resistir, sino que proveerá también justamente con la tentación la vía de escape, para que puedan soportar (1 Cor 10:13).<br />
  7. 7. 11:4 Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego ella se purificó de su inmundicia, y se volvió a su casa. 11:5 Y concibió la mujer, y envió a hacerlo saber a David, diciendo: Estoy encinta. <br />
  8. 8. La frase «se purificó de su inmundicia» significaba que Betsabé acababa de completar los ritos de purificación que seguían a la menstruación. Por lo tanto, Betsabé no pudo estar embarazada de su esposo cuando David durmió con ella. Levítico 15.19–30 nos da más información sobre los ritos de purificación que Betsabé tenía que llevar a cabo. <br />
  9. 9. 11:15 Y escribió en la carta, diciendo: Poned a Urías al frente, en lo más recio de la batalla, y retiraos de él, para que sea herido y muera. <br />
  10. 10. David puso tanto a Betsabé como a Joab en una situación difícil. Betsabé sabía que era pecado cometer adulterio, pero el rehusarse a la petición del rey podría significar un castigo o la muerte. Joab no sabía por qué Urías tenía que morir, pero era obvio que el rey lo quería muerto. En ocasiones nos enfrentamos a situaciones que nos presentan sólo dos alternativas aparentes, y las dos parecen estar mal. Cuando esto suceda, no debemos perder la visión de lo que Dios quiere. La respuesta sería buscar más alternativas. Al hacer esto, tendremos la posibilidad de buscar una que honre a Dios<br />
  11. 11. 11:26 Oyendo la mujer de Urías que su marido Urías era muerto, hizo duelo por su marido. 11:27 Y pasado el luto, envió David y la trajo a su casa; y fue ella su mujer, y le dio a luz un hijo. Mas esto que David había hecho, fue desagradable ante los ojos de Jehová.<br />
  12. 12. La respuesta de David ante la muerte de Urías parece petulante e insensible. Mientras que se lamentó profundamente por Saúl y Abner, sus rivales (cap. 1; 3.31–39) no mostró ninguna aflicción por Urías, un buen hombre con un carácter espiritualmente firme. ¿Por qué? David se había hecho insensible a su propio pecado. La única manera en la que pudo cubrir su primer pecado (adulterio) fue pecando otra vez, y muy pronto no sintió más culpabilidad por lo que había hecho. El pecado deliberado y repetido nubló su sensibilidad a las leyes de Dios, y a los derechos de los demás. Mientras más trate de cubrir un pecado, más insensible se hará a él. No se endurezca ante el pecado como hizo David. Confiese de inmediato sus malas acciones a Dios, y a quien corresponda, antes de que se olvide que son pecados<br />
  13. 13. 12:7 Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre. Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl, <br />
  14. 14. Había pasado un año, para ese entonces David estaba tan insensible a sus propios pecados que no se dio cuenta que él era el villano en la historia de Natán. Las cualidades que condenamos en otros son a menudo nuestros propios defectos de carácter. ¿Qué amigos, socios o miembros de su familia le son difíciles de aceptar y fáciles de criticar? En vez de tratar de cambiarlos pídale a Dios que lo ayude a entender sus sentimientos, y a ver sus propios defectos con mayor claridad. Usted puede descubrir que al condenar a los demás, se ha condenado a sí mismo<br />
  15. 15. 12:9 ¿Por qué, pues, tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Urías heteo heriste a espada, y tomaste por mujer a su mujer, y a él lo mataste con la espada de los hijos de Amón. 12:10 Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada, por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer. 12:13 Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás. <br />
  16. 16. Durante este incidente, David escribió el Salmo 51, dándole un discernimiento valioso en su carácter, y ofreciéndonos una esperanza para nosotros también. No importa cuán miserable la culpabilidad lo haga sentirse o cuán terrible sea el pecado que ha cometido, usted puede volcar su corazón en Dios, y buscar su perdón como lo hizo David. Hay perdón para nosotros cuando pecamos. David también escribió el Salmo 32, que expresa el gozo que sintió después de ser perdonado.<br />
  17. 17. 12:14 Mas por cuanto con este asunto hiciste blasfemar a los enemigos de Jehová, el hijo que te ha nacido ciertamente morirá. <br />
  18. 18. David confesó, y se arrepintió de su pecado (12.13), pero el juicio de Dios fue que su niño muriera. Las consecuencias del pecado de David fueron irreversibles. En ocasiones no basta una disculpa. Cuando Dios nos perdona, y restaura nuestra relación con Él, no elimina las consecuencias de nuestras malas acciones. Quizá nos veamos tentados a decir: «si eso está mal, puedo pedirle perdón a Dios», pero debemos recordar que podemos echar a andar situaciones cuyas consecuencias no podremos revertir<br />
  19. 19. ¿Por qué tenía que morir este niño? No fue un juicio sobre el niño por haber nacido fuera del matrimonio, sino un juicio sobre David por su pecado. David y Betsabé merecían morir, pero Dios les perdonó la vida y en su lugar tomó la del niño. Dios todavía tenía trabajo para David. Quería que construyera el reino. Quizá la muerte del niño fue un castigo mayor para David que su propia muerte.Es posible, que si el niño habría vivido, el nombre de Dios hubiera sido deshonrado entre los vecinos paganos de Israel. ¿Qué habrían pensado de un Dios que recompensa el asesinato y el adulterio dándole un heredero al rey? La muerte de un bebé es trágica, pero el desprecio a Dios acarrea muerte para las naciones enteras. Aun cuando Dios perdonó inmediatamente el pecado de David, Dios no anuló todas sus consecuencias.<br />
  20. 20. La Misericordia y Gracia de Dios <br />David no continuó viviendo en su pecado. Se volvió a Dios, y Él lo perdonó abriendo el camino para que comenzara su vida de nuevo. Cuando regresamos a Dios, aceptamos su perdón y cambiamos nuestra manera de vivir, Él nos da un fresco comienzo. Para sentirse perdonado como David, reconozca su pecado ante Dios y vuélvase a Él. Luego siga adelante en su vida cristiana, con un nuevo y fresco comienzo<br />
  21. 21. 22:1 Habló David a Jehová las palabras de este cántico, el día que Jehová le había librado de la mano de todos sus enemigos, y de la mano de Saúl. 22:2 Dijo: Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador; 22:3 Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y el fuerte de mi salvación, mi alto refugio; Salvador mío; de violencia me libraste<br />
  22. 22. El reino de Israel pertenecía a Dios, no a David o a cualquier otro hombre. El rey de Israel, entonces, era el asistente de Dios, comisionado para llevar a cabo la voluntad de Él para la nación. Así, Dios pudo escoger a la persona que quiso como rey sin seguir las líneas acostumbradas de sucesión. David no fue el heredero de Saúl, y Salomón no fue el hijo mayor de David, pero esto no tuvo importancia debido a que Dios los designó.Según otras traducciones de la Biblia, David llama a Dios «el cuerno de mi salvación», refiriéndose a la fuerza y a la protección defensiva que tienen los animales en sus cuernos. Dios había ayudado a David a vencer a sus enemigos, y lo había rescatado de sus adversarios. La Gloria es de DIOS<br />
  23. 23. 22:17 Envió desde lo alto y me tomó; Me sacó de las muchas aguas. 22:18 Me libró de poderoso enemigo, Y de los que me aborrecían, aunque eran más fuertes que yo. 22:19 Me asaltaron en el día de mi quebranto; Mas Jehová fue mi apoyo, 22:20 Y me sacó a lugar espacioso; Mi libró, porque se agradó de mí. <br />
  24. 24. David no estaba diciendo que nunca había pecado. El Salmo 51 nos muestra su tremenda angustia por el pecado con Urías y Betsabé. Pero David sabía de la fidelidad de Dios y estaba escribiendo este himno desde la perspectiva de Él. Sabía que Dios lo había limpiado otra vez: «más blanco que la nieve», (Salmo 51.7) con un «corazón limpio» (Salmo 51.10). Por medio de la muerte y resurrección de Jesucristo, también nosotros somos limpios y perfectos. Dios sustituye nuestro pecado con su pureza, y Dios no ve ya más nuestro pecado.Dios siempre es fiel. Hay razones por lo cual Dios tarda en responder a nuestro oraciones<br />
  25. 25. 22:29 Tú eres mi lámpara, oh Jehová;Mi Dios alumbrará mis tinieblas. 22:30 Contigo desbarataré ejércitos, Y con mi Dios asaltaré muros. 22:31 En cuanto a Dios, perfecto es su camino, Y acrisolada la palabra de Jehová. Escudo es a todos los que en él esperan. 22:32 Porque ¿quién es Dios, sino sólo Jehová? ¿Y qué roca hay fuera de nuestro Dios? 22:33 Dios es el que me ciñe de fuerza, Y quien despeja mi camino; <br />
  26. 26. David revela muchas verdades acerca de Dios en su cántico de alabanzaDavid dice: «El Señor es mi...»Roca, Fortaleza, Libertador, Escudo, Fuente de mi Salvación, Alto Refugio, Salvador, Lámpara <br />La confianza en las grandeza de Dios<br />
  27. 27. 23:1 Estas son las palabras postreras de David.Dijo David hijo de Isaí, Dijo aquel varón que fue levantado en alto, El ungido del Dios de Jacob, El dulce cantor de Israel: 23:2 El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, Y su palabra ha estado en mi lengua. 23:3 El Dios de Israel ha dicho, Me habló la Roca de Israel: Habrá un justo que gobierne entre los hombres, Que gobierne en el temor de Dios. 23:4 Será como la luz de la mañana, Como el resplandor del sol en una mañana sin nubes, Como la lluvia que hace brotar la hierba de la tierra. 23:5 No es así mi casa para con Dios; Sin embargo, él ha hecho conmigo pacto perpetuo, Ordenado en todas las cosas, y será guardado, Aunque todavía no haga él florecer Toda mi salvación y mi deseo. <br />
  28. 28. Al estilo de un profeta, David habló de un gobernante justo que habría de venir. Esto se cumplirá en Jesucristo, cuando regrese a gobernar en perfecta justicia y paz. Para profecías similares véanse Isaías 11.1–10; Jeremías 23.5, 6; 33.15–18; Zacarías 9.9, 10. Para el cumplimiento de algunas de esas profecías véanse Mateo 4.14–16; Lucas 24.25–27, 44–49; Juan 5.45–47; 8.28, 29.<br />Te amo, oh Jehová, fortaleza mía. Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio. Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado, y seré salvo de mis enemigos.<br />
  29. 29. Dios Te Bendiga<br />Isaias 26:3 Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.<br />

×