4º sistema osteoartromuscular

1,195 views

Published on

Sistema osteoartromuscular

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

4º sistema osteoartromuscular

  1. 1. SISTEMA OSTEO ARTRO MUSCULAR Sistema esquelético Casi todos los animales se mueven al contraer y relajar células musculares. Para esto se requiere la presencia de algún medio estructural contra el cual la fuerza de contracción pueda ser aplicada. Esta función la cumple el sistema esquelético. Tipos de esqueleto animal Esqueleto hidrostático Exoesqueleto Endoesqueleto El esqueleto humano consta de 206 huesos. Los huesos son órganos complejos cuyas funciones son: - Movimiento: interactúan con el músculo esquelético para cambiar o mantener la posición del cuerpo y de sus partes. Soporte: soportan y fijan los músculos. Protección: muchos forman compartimentos rígidos que rodean y protegen los órganos blandos internos. Almacenamiento de minerales: actúan como reserva de calcio y fósforo ayudando a mantener las concentraciones de iones en los fluidos del cuerpo. Formación de células sanguíneas: ciertos huesos contienen regiones donde se producen células sanguíneas. Los huesos Los huesos son órganos resistentes y al mismo tiempo livianos. La sustancia intercelular del hueso está compuesta por un 40% de agua y un 60% de sustancias sólidas (fibras colágenas, mucopolisacáridos y minerales cálcicos). Además, tiene cavidades, los osteoplastos, que alojan a los osteocitos y a los vasos sanguíneos, y está surcada por muchos canales estrechos, los conductillos óseos, que forman una red por la que circulan los nutrientes desde los casos a las células. Se pueden clasificar en: Relación longitud (L), ancho (A) y espesor (E) Disposición funcional Ubicación Huesos cortos L, A y E similares Zonas de movimientos acotados; pueden Muñecas, pies imprimir mucha fuerza columna vertebral Huesos largos L predomina sobre A y E Regiones que llevan a cabo amplios y Extremidades extensos movimientos superiores e inferiores Huesos planos L y A predominan sobre E Areas no ejecutan movimiento alguno; Región forman estructuras protectoras alrededor torácica de órganos vitales cefálica y y Formación y remodelación ósea El tejido óseo se forma en el embrión, cuando los huesos se construyen sobre modelos de cartílago. Las células que forman el hueso se denominan osteoblastos y secretan sustancias orgánicas que llegan a mineralizarse. Cuando los osteoblastos quedan rodeados por sus propias secreciones, se los denomina osteocitos. Los vasos sanguíneos invaden el modelo de cartílago y los osteoblastos comienzan a formar tejido óseo. Con el tiempo el cartílago queda únicamente en los extremos. El cartílago en el eje del hueso se descompone y se abre una cavidad medular. Se forman centros secundarios de formación ósea en los extremos del hueso que permiten su extensión. La producción de cartílago en estas placas, y su posterior sustitución por tejido óseo determinará el aumento en longitud del hueso hasta la adultez.
  2. 2. La masa ósea total en adultos jóvenes saludables no varía significativamente, a pesar de que los depósitos minerales se están eliminando y reemplazando continuamente, ayudando a mantener los niveles sanguíneos de calcio y fósforo y ajustando la fortaleza del hueso. En este proceso interactúan dos tipos de células que se denominan remodeladoras de hueso: los osteoblastos depositan hueso, mientras que los osteoclastos secretan enzimas que digieren la matriz orgánica del hueso. Articulaciones Las articulaciones son áreas de contacto o de proximidad entre huesos. Tienen un puente de tejido conectivo. Pueden ser: - Articulaciones inmóviles, fibrosas o sinartrosis: tienen fibras de conexión corta. Ej.: huesos planos del cráneo del feto. Articulaciones semimóviles: constan de tiras largas de cartílago. Ej.: vértebras, costillas y esternón. Articulaciones móviles: constan de ligamentos, largas tiras de tejido conectivo denso. Ej.: rodilla. Los músculos Ni los huesos ni las articulaciones tienen la capacidad de ejercer la fuerza necesaria para el movimiento. Esta función queda a cargo de los músculos. Además de los movimientos relacionados con la locomoción en los que la musculatura esquelética trabaja en asociación con el esqueleto, existen otros movimientos imprescindibles en otras actividades como el bombeo de sangre o la progresión de la comida por el tubo digestivo. Se pueden reconocer tres tipos musculares: - Músculo liso, componente de los órganos internos blandos como el estómago y de los vasos sanguíneos, su movimiento es involuntario. Músculo cardíaco, presente en las paredes del corazón (miocardio), su movimiento es involuntario. Músculo esquelético, socio funcional del hueso, su estimulación es de tipo voluntario. Músculo esquelético El cuerpo humano tiene más de 600 músculos esqueléticos. Cada músculo esquelético está compuesto por haces formados por cientos de miles de células musculares. Estas células se contraen en respuesta a una adecuada estimulación y se alargan o elongan en repuesta a la gravedad y otras cargas. Los tendones unen los músculos a los huesos. Están formados por tejido conectivo denso que reúne muchas células musculares y se extiende más allá de ellas. La unión de los músculos a los huesos permite formar un sistema de palanca en el que una varilla rígida se encuentra unido a un punto fijo y puede moverse sobre él. Los músculos se conectan a los huesos (varillas rígidas) cerca de una articulación (punto fijo). Además de interactuar con los huesos, los músculos esqueléticos también interactúan entre sí. Algunos trabajan en grupo y otros trabajan en oposición.
  3. 3. Músculos antagonistas y palancas Cuando se contraen, los músculos transmiten una fuerza a los huesos y así hacen que se muevan. Posteriormente se pueden relajar, pero carecen de la capacidad de estirarse y empujar a la estructura desplazada a su posición original. Es por esto que los músculos se disponen en pares antagonistas. Se puede tomar como ejemplo la flexión y extensión del antebrazo. La contracción del bíceps levanta el antebrazo. Este movimiento se llama flexión o aducción: acción y efecto de conducir hacia dentro o acercar una extremidad a la línea media del cuerpo. La contracción del tríceps estira el brazo. Este movimiento se llama extensión o abducción: acción y efecto de conducir hacia fuera o separar una extremidad de la línea media del cuerpo. Contracción del músculo esquelético La contracción de un músculo es el resultado de la contracción coordinada de sus células. El músculo estriado esquelético se compone de células musculares individuales (fibras musculares), células cilíndricas, con frecuencia de muchos centímetros de longitud. Cada fibra muscular está constituida por subunidades cilíndricas, las miofibrillas, que contienen proteínas contráctiles que se disponen de un extremo de la célula al otro. La miofibrilla está dividida en segmentos, los sarcómeros, que son las unidades básicas de contracción y que están constituidos por arreglos muy organizados de actina, miosina y otras proteínas entre dos bandas denominadas Z. Los sarcómeros de las miofibrillas contiguas se encuentran alineados unos con otros y le dan a la célula muscular su apariencia estriada.
  4. 4. Cada sarcómero está constituido por filamentos gruesos y delgados. Cuando son estimulados, los filamentos gruesos y delgados se deslizan uno sobre el otro, el sarcómero se acorta y se juntan ambas líneas Z. Cada filamento delgado está constituido, principalmente, de actina. Los filamentos gruesos consisten en haces de miosina. Ambas son proteínas. Cuando son estimulados por un cambio en la concentración de calcio, los filamentos de actina se deslizan sobre los de miosina con consumo de ATP, se acorta el sarcómero (se observa acortamiento de la banda I) y la fibra en su conjunto se contrae. Cuando suficientes fibras se han acortado, todo el músculo lo hace produciendo el movimiento. Cuando se requiere que una célula muscular en reposo se contraiga, el consumo de ATP ocurre entre veinte y cien veces más rápido.

×