Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
A     lgún día la fotografía del Rey de España junto al elefante que cazó enBotsuana no será sólo motivo de indignación, s...
Cayos de Florida, 1956-1960.
E    n la primera fotografía de 1957 podía verse a un grupo de pescadoresque posaban satisfechos con varias piezas que alc...
Cayos de Florida,1956-1960.
Cayos de Florida, 1965-1979.
L   as sonrisas de los pescadores en las fotos que revisó McClenachanevidencian algo más: sin importar la década a la que ...
Cayos de Florida, 1965-1979.
Cayos de Florida, 1980-1985.
L    a pesca de los turistas de Cayo Hueso en los años cincuenta es elescandaloso equivalente a cazar un elefante en la sa...
Cayos de Florida, 1980-1985.
Cayos de Florida, 2007.
Los peces gordos se encogieron.
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Los peces gordos se encogieron.

42,599 views

Published on

En los años cincuenta los pescadores de Florida
atrapaban meros de metro y medio de longitud. Los de ahora caben en una sartén. ¿Por qué nadie quiere tomarse una foto con un pez de veinte centímetros?

Published in: Design
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Los peces gordos se encogieron.

  1. 1. A lgún día la fotografía del Rey de España junto al elefante que cazó enBotsuana no será sólo motivo de indignación, sino también una referenciapara los historiadores de la naturaleza. Una nueva y curiosa disciplinacientífica llamada Ecología Marina Histórica utiliza desde recortes deperiódicos hasta menús de restaurantes como pistas para descifrar elpasado de los ecosistemas marinos. Una forma práctica de aprender sobrelos océanos sin entrar al agua. Loren McClenachan es una bióloga marinaque comparó las fotos de docenas de turistas aficionados a la pesca en unaregión del Golfo de México. McClenachan buceó en los archivos de labiblioteca pública de Cayo Hueso en Florida y encontró un registro muycompleto de fotografías desde los años cincuenta, tomadas todas en losmismos barcos que utilizaban los turistas. Cuando las puso en ordencronológico se sorprendió.
  2. 2. Cayos de Florida, 1956-1960.
  3. 3. E n la primera fotografía de 1957 podía verse a un grupo de pescadoresque posaban satisfechos con varias piezas que alcanzaban el metro ymedio de longitud, al más puro estilo de Hemingway en su faceta deaficionado a la pesca. En otra, tomada al año siguiente, aparecía unafamilia rodeada de peces del mismo tamaño. Pero, al llegar a la década de1970, las piezas ya eran bastante menores. En las fotografías de los añosochenta los turistas sujetaban con sus manos peces de escasos cuarentacentímetros, y en las de hace unos pocos años ya ni se molestaban enaparecer junto a sus vulgares pescados de veinte centímetros. En menosde medio siglo, subirse a un barco y atrapar un mero se había vuelto tanordinario como visitar la pescadería de la esquina. La investigación deMcClenachan demostró que la «pesca del día» de 2007 pesa un noventapor ciento menos que la de 1957. En los últimos cincuenta años, lasobreexplotación pesquera de esa área del golfo de México ha eliminadolas especies más gigantes, cuyo valor en la cadena trófica es vital.
  4. 4. Cayos de Florida,1956-1960.
  5. 5. Cayos de Florida, 1965-1979.
  6. 6. L as sonrisas de los pescadores en las fotos que revisó McClenachanevidencian algo más: sin importar la década a la que pertenecen, todos losturistas están orgullosos con su pesca. Es el logro del día. El ser humanose contenta con lo que ahora le ofrece el mar porque ignora lo que habíaantes. A esto se llama diminishing baseline, es decir, que cada generaciónse contenta con menos en el mar, porque no saben lo que se ha perdido. Escomo una amnesia colectiva sobre cómo debería ser la naturaleza.McClenachan comentó después de su estudio que las personas hoy no seasombran de la degradación del océano porque no lo han conocido de otromodo. Si los turistas dejaran de pescar podrían pasar dos cosas: que con eltiempo el ecosistema se reestableciera, o que ya estuviera tan dañado quenunca recuperara las especies que en él habitaban.
  7. 7. Cayos de Florida, 1965-1979.
  8. 8. Cayos de Florida, 1980-1985.
  9. 9. L a pesca de los turistas de Cayo Hueso en los años cincuenta es elescandaloso equivalente a cazar un elefante en la sabana africana. Pero comoel interior de los océanos no está a la vista, parece menos grave. La irritaciónque despierta la fotografía de un elefante recién cazado debería ser similar a lade un gran marlín o un pez espada junto a su orgulloso captor. Pero lascriaturas marinas aún nos son extrañas. Si actuáramos como un depredadormás, comiendo pescados pequeños como sardinas o calamares, no sería unproblema grave, pero nos obsesionamos con cazar las especies más frágiles ycuya desaparición desequilibra más los ecosistemas.
  10. 10. Cayos de Florida, 1980-1985.
  11. 11. Cayos de Florida, 2007.

×