Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
76                                                                                                                        ...
78                                                                                                                        ...
80                                                                                  81                                    ...
82                                                                                          83                            ...
84                                                                                                                        ...
86                                                                                                                        ...
88                                                                                                                        ...
90                                                                                        91                              ...
92                                                                                                                        ...
94                                                                                                                        ...
96                                                                                                                        ...
98                                                                                            99                          ...
100                                                                                                                       ...
102                                                                        103                                            ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

EN 102 - Barrio Triste

44,006 views

Published on

Un portafolio de Juan Arredondo de con un texto de Mauricio Builes.

Published in: Entertainment & Humor
  • Be the first to comment

EN 102 - Barrio Triste

  1. 1. 76 77 FOTOGRAFÍA © Juan Arredondo Barrio Triste te enseña los dientes En el centro de Medellín está el barrio Sagrado Corazón de Jesús. Le dicen Barrio Triste, y los visitantes que caen por allí buscan mecánicos, vendedores de droga, sicarios y delincuentes que actúen en películas de delincuentes. Mientras tanto, sus habitantes juegan cartas en la calle, van a la iglesia, cuidan a sus niños, toman la siesta. Es un día normal donde la sangre y la grasa se mezclan con facilidad Fotografías de Juan Arredondo Texto de Mauricio BuilesBarrio Triste se ha convertido en un caso de estudio para fotógrafos. «El abuelo» posando para una cámara.
  2. 2. 78 79 © Juan Arredondo B arrio Triste podría ser una gran mancha de sangre en Medellín pero sus habi- tantes se esfuerzan para que sea un brochazo de grasa quemada. Dice la leyen- da que su nombre viene del apellido francés (Tristé) de uno de los mecánicos. Otros dicen que el nombre se lo deben a un alemán, el señor Tristen, quien por 1920 era el dueño de casi todas las casas de la zona. Barrio Triste es el lugar predilecto de los mecánicos y uno de los mayores expendios de droga de la ciudad. Una imagen del Sagrado Corazón de Jesús colgada en cualquier taller suele comandar las mañanas y por las noches el bazuco es el todopoderoso. Todos saben lo fácil que es condenarse en ese infierno pero la posibilidad de salvarse viviendo a unos pasos de la hoguera hace que día tras día lleguen nuevos inquilinos a sus aceras y residencias. Un visitante desprevenido sentirá que ya ha visto antes al montallantas, al lustrador de botas o a la prostituta de Barrio Triste. Los rostros le son familiares. Pero al cruzar frente a un vendedor de películas piratas caerá en la cuenta de que algunos de los habitantes del barrio han sido protagonistas en alguna película sobre Medellín y sus comunas: La Vendedora de Rosas, Sumas y Restas, Rosario Tijeras o La Virgen de los Sicarios. Barrio Triste no sólo es una virtrina de consumo de drogas sino que se ha convertido en proveedor de actores naturales y en un escenario para crear una productora de cine: Barrio Triste Films, que por estos días está rodando su primera pelí- cula. El brillo de las cámaras y las luces ha contagiado al gobierno y a empresarios que compran talleres de mecánica para convertirlos en comedores infantiles, almacenes de ropa o bodegas textiles. Cada año los mecánicos van perdiendo terreno y se multi- plican los locales retocados. Llegará un día en el que, tal vez, el reto de sus habitantes no consista en subsistir a ras del suelo sino en encontrar un nuevo sitio para vivir. Un vendedor ambulante en las calles del barrio Sagrado Corazón de Jesús. FEBRERO - MARZO 2012etiqueta negra
  3. 3. 80 81 © Juan ArredondoEn Barrio Triste, dice Sol, nadie la juzga por ser prostituta.
  4. 4. 82 83 © Juan Arredondo FEBRERO - MARZO 2012etiqueta negra La siesta por la tarde es tradición de los mecánicos de Barrio Triste.
  5. 5. 84 85 © Juan Arredondo © Juan Arredondo H ay que tener apodo para ser alguien en Barrio Triste: carepalo, bananín, moquillo, yuca, el ojón. Pero Freddy Alzate es de los que tienen dos. Uno para identificarse como mecánico y otro para que lo reconozcan en la Milagrosa, en Pablo Escobar, o en cualquier otro barrio donde paguen por matar. Alzate no ha cumplido treinta años y lleva una década reparando carros en las calles de Barrio Triste. No tiene taller propio pero los clientes saben en qué cuadra buscarlo. Es reservado y prefiere trabajar solo. Tiene siete hermanos, dos casas y una bicicleta. Ha estado preso y, a pesar de su fama en las cantinas, asegura que ha dejado el licor y la cocaína. «También dejé de ser ‘Balín’», que es como le dicen en su papel de sicario. Dice que su última víctima fue el padrastro de su mujer. «Lo tuve que matar porque nos humillaba», dijo sin remordimiento. Cuando lo llamaron para el casting en La Vendedora de Rosas, no pudo ir porque tenía una orden de captura. La policía había encontrado tres cuerpos descuartizados en la sala de su casa. La única cosa de la que Freddy Alzate dice arrepentirse es no ser uno de los actores amateur de Barrio Triste. Cuando «Balín» traba- ja, Alzate desaparece durante semanas del barrio. Recorre Medellín hasta que siente la necesidad de empuñar la cruceta otra vez y vuelve a los dominios de la grasa. Cada vez que regresa hace la misma promesa frente a una copa de licor: «Jamás volveré a matar». El sicario solloza cuando habla de Jerin- FEBRERO - MARZO 2012 ga, uno de sus mejores amigos, al que mató porque, según él, lo traicionó. Sólo en una cantina habla de ello. Dijo que lo quería tanto que le regaló una operación de un tumor que Jeringa tenía en la espalda. En la cicatriz le puso electricidad antes de matarlo con el pico de una botella. Para limpiar rastro— guardó el cadáver dentro de tres colchones. Cuando Alzate dice que es un experto en su arte, uno sabe a cuál de las dos se refiere.etiqueta negra
  6. 6. 86 87 © Juan ArredondoAdriana Ríos con sus compañeros de la calle en el velatorio de su hijo. Dice que lo perdió a causa de los golpes de su esposo. Él había descubierto que ella le era infiel.
  7. 7. 88 89 © Juan ArredondoUna mujer con cinco meses de embarazo fuma marihuana en uno de los patios de las residencias. Barrio Triste es uno de los expendios de drogas más conocidos en Medellín.
  8. 8. 90 91 © Juan Arredondo E rnesto Franco, El mocho, maneja su cuerpo con una naturalidad que incomoda: su modo de señalar una dirección, de amarrarse los cordones, de sacar la billetera, de contar las monedas, de tomar cerveza, de quitarse la gorra, de saludarte con la mano que le falta. Cuesta trabajo mirarlo a los ojos. Vive en Barrio Triste desde los cinco años cuando llegó con su mamá, un puñado de hermanos y el cuerpo completo. Pero aquí perdió casi todo: seis amigos, dos hermanos, dos brazos, una pierna. Tenía diez años cuando un accidente en tren dejó a Ernesto Franco con tres muñones. Había pensado en ser mecánico, como casi todos los que llegan al barrio. Se convirtió en el vigilante de la puerta de Las Cuevas, una residencia familiar que en los noventa fue uno de los lugares más peligrosos de Medellín, un edificio de dos pisos donde, cuenta Franco, cada semana se encontraba gente descuartizada, orgías de pordioseras y carretilleros, niños llorando por comida, viejos desamparados. Cuando al gobierno se le salió de las manos, tumbó Las Cuevas para convertirlas en un parqueadero donde hoy trabaja el manco. Aún recuerda los contra y seña que servían para alertar a FEBRERO - MARZO 2012 los jíbaros por dónde venía la Policía: María San Juan, María en contravía, María por la bomba. «Y cuando eso sucedía —dice— a uno le tocaba soltar la merca y quedarse quietico». Fueron los días en los que cada mañana le juraba al Sagrado Corazón que sería el último. Hoy no le gusta jurar.etiqueta negra Está conforme con su esposa y con mostrarle a los clientes del parqueadero cómo un manco ensarta un hilo en una aguja. Dice que es su máxima prueba de supervivencia.
  9. 9. 92 93 © Juan Arredondo FEBRERO - MARZO 2012etiqueta negra En Barrio Triste celebran las fiestas dicembrinas. Los vecinos comparten la carne de un cerdo para la buena fortuna en el año nuevo.
  10. 10. 94 95 © Juan Arredondo J ulia Cardona, la mona, llegaba a Barrio Triste de trabajar en el Comando Militar donde lavaba los uniformes. Abandonó a los policías, según ella, por miserables. Hoy los mecánicos le dan uno o dos dólares por cada overol según el grosor de la tela. Pero La mona no duerme en Barrio Triste. Vive con otros diez, entre hijas y nietos, en una casucha en las laderas de la ciudad, donde no le lava la ropa a nadie. Su popularidad está entre neumáticos y pernos. Todos los días, salvo el domingo, llega a las seis de la mañana y se acerca a las puertas de los talleres para entregar los overoles limpios. Luego espera a que los mecánicos le entreguen el sucio. Al final de día, Julia Cardona completa dos canecas con cincuenta kilos de ropa engrasada cada una. Regresa a su casa a las diez de la noche y antes de dormir echa toda la ropa en un balde con agua y detergente. Duerme cinco horas y se levanta a cepillar uno a uno los uniformes. Cuando aclara el día, los extiende en el patio y regresa a Barrio Triste para hacer su marcha. No se queja por nada. No recuerda la última vez que fue al médico. La mona sabe que no tiene competencia. No sólo es la lavadora favorita. Es la culpable de que Barrio Triste a veces parezca un cuadro escolar. FEBRERO - MARZO 2012etiqueta negra
  11. 11. 96 97 © Juan Arredondo FEBRERO - MARZO 2012etiqueta negra Una familia desplazada de su territorio en el noroeste de Colombia llega a Barrio Triste. La madre trata de organizar a sus ocho parientes en una sola habitación.
  12. 12. 98 99 © Juan Arredondo FEBRERO - MARZO 2012etiqueta negra Algunos mecánicos acostumbran jugar partidas de parqués en sus descansos
  13. 13. 100 101 © Juan Arredondo © Juan Arredondo A ntes de las seis de la tarde, Rojas ingresa a su alcoba en forma de ataúd. Enciende la radio y sintoniza la emisora de los boleros. Se encoge hasta quedar acostado en el piso y piensa en cosas que no dice pero que un portarretrato encima de su cabeza delata. Es el único objeto que conserva de la vida familiar, de los días en los que el bazuco y la marihuana eran esporádicos. Los hijos de Rojas, que cada tanto lo visitaban y lo invitaban a volver a su casa, se rindieron al quinto año de insistirle. Lo que comenzó como una rutina después de la jornada de mecánico, se convirtió en el motor de su trabajo. De los años en pareja aún conserva ciertas manías domésticas como doblar con simetría las camisetas, los pantalones, la cobija y lustrar los zapatos todas las mañanas. El closet es una caja de madera en una alcoba que nadie se atreve a robar. Algunos vecinos de Barrio Triste duermen en las calles, pero Rojas tal vez sea el único que por las mañanas no tiene que recoger su casa antes de salir a trabajar. FEBRERO - MARZO 2012etiqueta negra Niños jugando en el corredor de un edificio donde viven familias desplazadas por la violencia.
  14. 14. 102 103 © Juan Arredondo Alquilar una habitación en Barrio Triste cuesta cuatro dólares la noche.

×