II Cuatrimestre Clase UBA 7

793 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
793
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
19
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

II Cuatrimestre Clase UBA 7

  1. 1. Universidad de Buenos Aires Facultad de Ciencias Sociales Carrera Ciencias de la Comunicación Cátedra Procesamiento de Datos Titular: Alejandro Piscitelli Práctico: Viernes 11 a 13 Clase 7 www.catedradatos.com.ar
  2. 2. <ul><li>Henry Jenkins: Director del Programa de Estudios de Medios Comparados del MIT y autor de numerosos libros, entre los cuales se encuentran: Cultura de la convergencia: donde chocan los viejos y nuevos medios , y Fans,bloggers y gamers: explorando la cultura participativa . </li></ul><ul><li>Necesidad de complejizar nuestros modelos sobre el modo en que se organiza la producción cultural. </li></ul><ul><li>YouTube , donde el contenido producido por los usuarios obtiene una visibilidad global y las comunidades no son sólo canales de distribución sino fuente de creación cultural. En YouTube se encuentra la encarnación más completa de lo que él llama “cultura de la convergencia”. </li></ul><ul><li>Proceso cultural más que tecnológico. “La circulación de historias, ideas, información, comunidades, marcas, licencias de propiedad intelectual a través de las plataformas de los medios ha creado nuevas formas de entretenimiento trans-medios ”. </li></ul>La cultura de la convergencia
  3. 3. La cultura de la convergencia
  4. 4. <ul><li>Howard Rheingold destaca que la cultura de la convergencia no supone que la concentración de las grandes compañías de los medios se modifique, sino que esta y su lógica “de arriba hacia abajo” coexisten con la de los nuevos medios y su cultura participativa “de abajo hacia arriba”. “La cultura de la convergencia, como Jenkins lo considera –resume Rheingold-, es una ecología siempre más compleja de las culturas de los medios ”. </li></ul>
  5. 6. <ul><li>Cultura de la convergencia: chocan viejos y nuevos medios (diferenciación de interacciones entre productor y consumidor) </li></ul><ul><li>Convergencia como cambio cultural: los consumidores buscan nueva información y establecen conexiones entre contenidos dispersos </li></ul><ul><li>Inteligencia colectiva: no podemos saberlo todo, solo sabemos algo que compartimos </li></ul><ul><li>1990: los nuevos medios iban a desplazar a los viejos (acceso a contenidos mediáticos personalizados – significativos) </li></ul><ul><li>Paradigma de la convergencia: viejos y nuevos medios interaccionan de forma compleja. Implica un cambio en el modo de producción como en el modo de consumo de los medios. </li></ul><ul><li>Cambio en el modo de pensar sobre nuestras relaciones sobre los medios </li></ul>
  6. 7. Escenario de los nuevos medios. <ul><li>No es una colección de instrumentos y dispositivos, sino un conjunto de prácticas y perfiles culturales que retratan cómo los individuos y la sociedad se relacionan con los medios de comunicación: </li></ul><ul><li>1. Innovador Las novedades técnicas estimulan la creatividad, abren territorios inexplorados, aumentan las oportunidades expresivas, diversifican la producción estética. “A bajo nivel de acceso&quot;, con un fuerte estímulo para crear y compartir, y la sensación difusa que la propia contribución &quot;realmente vale algo&quot;. </li></ul><ul><li>2. Convergente Una de las tesis de este libro es que el choque entre distintos medios, viejos y nuevos, es más una necesidad cultural que una opción tecnológica. Ordenadores y móviles llevan incorporadas múltiples funciones y se han transformado en teléfono, televisión, equipo de música, cámara de fotos, todo-en-uno. No obstante ninguno de estos conglomerados ha exterminado a sus adversarios específicos. Más bien son los contenidos de la comunicación a ser conjugados en todos los formatos, para poderse desplazar de un medio a otro y recibir así una distribución cada vez más capilar y extendida. </li></ul><ul><li>3. Cotidiano Esta cotidianeidad tiene como subproducto al tristemente célebre multitasking, el estado de &quot;atención parcial continua&quot; . Pocos admiten que se trata de una habilidad necesaria para afrontar el nuevo ambiente: mantener una atención difusa y &quot;de baja intensidad&quot; ante una gran cantidad de estímulos, para luego focalizarla con alta intensidad cuando uno de estos estímulos se modifica en forma significativa, o sea, nos advierte para prestar &quot;más atención&quot;. </li></ul><ul><li>4. Interactivo Gracias a los nuevos medios, podemos interactuar más profundamente con sonidos, imágenes, información. Podemos determinar su flujo, escoger en todo momento qué ver o escuchar; podemos guardar contenidos, usarlos en nuevos contextos, modificarlos. Jenkins demuestra como la práctica de (re)apropiarse de contenidos ha traído nuevamente a la luz un magma de producciones de aficionados y creatividad difusa, formas de vida típicas de la &quot;vieja&quot; cultura popular, que habían sido confinadas bajo tierra con la llegada de los medios masivos de comunicación. </li></ul>
  7. 8. <ul><li>5. Participativo Hasta hace veinte años, la mayor parte del público era tan sólo audiencia y el único mensaje que podía emitir se reducía a una opción binaria: escuchar/no escuchar, consumir/no consumir. Hoy tenemos a disposición diversos canales para hacer conocer nuestras ideas a un auditorio muy amplio. </li></ul><ul><li>6. Global Las nuevas tecnologías nos permiten interactuar en cualquier momento con personas y situaciones, sin tener en cuenta su ubicación geográfica . </li></ul><ul><li>7. Generacional Entre &quot;nativos&quot; e &quot;inmigrantes&quot; de la era digital y participativa hay conductas muy diferentes, distintos enfoques respecto a los mismos medios . </li></ul><ul><li>8. Desigual Cuando se habla de la &quot;brecha digital&quot; siempre se lo hace en términos tecnológicos . Hay que llevar ordenadores (e informática) a las escuelas, hay que hacer llegar la banda ancha a todas partes, hay que instalar puntos de acceso para conexiones inalámbricas, y cosas así. Hecho esto, el abismo digital será superado. El analfabetismo no se derrota ni siquiera enseñando el abecedario, así como la brecha digital no se elimina con ordenadores o con banda ancha y ni tampoco enseñando a usar lenguajes de programación y HTML. El verdadero problema es que, en igualdad de medios y capacidades técnicas, distintos adolescentes se relacionan con la Red según modalidades muy diferentes, tanto que los ubica en extremos opuestos de un abanico social muy discriminante. </li></ul>
  8. 9. Zona de debate <ul><li>Pero por lo que podemos ver la Web 2.0 no parece ser una buena plataforma para consumir medios. </li></ul><ul><li>Lo que pasa es que la Web 2.0 es una excelente plataforma para crear aplicaciones que vuelvan las tareas cotidianas cada vez más interesantes y productivas . </li></ul><ul><li>El problema es que los sujetos no tienen tiempo, ganas, ni muchas veces competencias, para generar sus propios contenidos y, además, está muy poco dispuesta a meterse en los meandros del filtrado de datos y de la selección personalizada de la información (A.P) </li></ul>
  9. 10. <ul><li>Quienes (demasiado seducidos por el tecnomisticismo, pero bastante poco alertas a las barreras y resistencias culturales y cognitivas) creen que los poderes tecnológicos generan en forma lineal e irrestricta transformaciones epocales en las prácticas culturales, no entienden que las maravillas que nos prometen Digg (un sistema de calificación del valor de la información mediante votación democrática) o del.icio.us (el primero y más exitoso ejemplo de social bookmarking , o sistema para compartir favoritos) están poniendo una presión sobre la economía de la atención del usuario corriente que este difícilmente pueda soportar. </li></ul><ul><li>Para la mayoría de la gente el consumo de medios es tan sólo leer, hojear, alguna vez marcar o señalar, y a otra cosa. Ni siquiera la propia Wikipedia , con lo exitosa que viene siendo, escapa a este cuestionamiento de fondo. La mayoría de la gente no quiere opinar, no quiere escribir, no quiere publicar y probablemente tampoco quiera pensar, salvo en casos acotados, y les deja el trabajo a los otros. En este contexto imaginar una apropiación masiva y sistemática de las herramientas de la Web 2.0 por parte de los lectores de siempre es un error de apreciación notable. </li></ul><ul><li>Las herramientas de la Web 2.0 se presentan como un Santo Grial, que cambiará para siempre nuestra dieta informacional y cognitiva(A.P) </li></ul>

×