María mazzarello

27,968 views

Published on

María mazzarello

  1. 1. Mornese es una pequeña aldea del norte de Italia. La iglesia parroquial se alza en el centro, rodeada de pequeños hogares y muchos viñedos, con sus casas de campo.
  2. 2. En una de estas pequeñas casas, “los Mazzzarelli”, nació –el 9 de mayo de 1837, la primera hija de José Mazzarello y Magdalena Calcagno.
  3. 3. En el mismo día fue bautizada en Mornese, recibiendo el nombre de María Dominga, en homenaje a sus abuelos paternos.
  4. 4. Sus padres eran campesinos, personas de trabajo y de fe, como sus vecinos y parientes. En 1836, hubo en Mornese una gran epidemia de cólera, debido a la cual fallecieron muchas personas. .
  5. 5. En esta penosa situación, los Mazzarello hicieron la promesa de construir una capilla a María Auxiliadora, San Esteban y San Lorenzo, si la Virgen los libraba de la epidemia. La promesa la cumplieron en 1843.
  6. 6. La Capilla se construyó a pocos metros de la casa donde nació y vivía María Dominga.Ella tenía entonces apenas 6 años. María Dominga creció en un lugar consagrado a la Auxiliadora, aprendiendo a invocar a María con el título de Auxiliadora y a confiar en Ella, igual que sus parientes.
  7. 7. En la capilla se reunían las familias de la aldea y de los alrededores, los domingos por la tarde, para rezar y cantar a Nuestra Señora. La familia de María Dominga también participaba, Pues su casa estaba a unos 120 mts.
  8. 8. Los mornesinos rezaban con gran fervor a la Virgen del Rosario, que se encuentra en la Parroquia.
  9. 9. Los primeros años de la vida de Maín fueron vividos en un ambiente familiar, con una sólida vida cristiana y de incansable trabajo en el campo.Ella era una mujer fuerte, de gran trabajo y de gran bondad.
  10. 10. Junto a sus padres aprendió a vivir de fe, la corresponsabilidad en el trabajo, cuidando de sus hermanos y ayudando a sus parientes y vecinos. En la parroquia, con las orientaciones de su director espiritual, Don Pestarino, comienzó a recorrer las etapas de formación cristiana.
  11. 11. A los 13 años, Maín hizo su primera comunión, momento importante en su vida espiritual. Jesús se convierte en el gran tesoro de su vida y María, en modelo para llegar a Jesús.
  12. 12. En 1849 la familia de Maín se trasladó a una finca, a tres cuartos de hora de la aldea: la Valponasca. José Mazzarello cultivaba las viñas de los marqueses de Doria y la familia vivía en una de las casas de su propiedad.
  13. 13. El tiempo vivido en la Valponasca– de 1849 a 1864 – fue para Maín tiempo de crecimiento y maduración. En el trabajo en el campo, Maín era el brazo derecho de su padre. Mediante la pureza del ambiente, el esfuerzo en el trabajo y el clima familiar, ella se convirtió en una mujer trabajadora, alegre y espiritual.
  14. 14. El elemento más significativo de la Valponasca es la ventana. Situada en la parte superior de la fachada, tiene como fondo la aldea de Mornese, en cuyo centro sobresale la iglesia parroquial.
  15. 15. Maín abría todas las noches la ventana para estar más cerca de Jesús, presente el sagrario, e invitaba a su familia a rezar con ella las oraciones de la noche. Trabajo y oración fueron los componentes esenciales de estos primeros años de vida, que la prepararon para el futuro.
  16. 16. Tras su primera comunión, Maín hizo un camino de interiorización de la fe que la llevó a consagrar su juventud al Señor, participando intensamente en la vida parroquial. El hecho de estar lejos físicamente, no le impedía ir cada día a la Eucaristía.
  17. 17. En 1854, don Pestarino constituyó en Mornese la Pía Unión de las Hijas de María Inmaculada. A sus 17 años, Maín fue de las primeras en formar parte de ese grupo. Como otras jóvenes de Mornese, cultivaba un gran amor a la Virgen, bajo el título de la Inmaculada, modelo de vida cristiana y, sobre todo, de pureza.
  18. 18. He aquí el cuadro que don Pestarino regaló a la Asociación; testimonio histórico de la importancia de este sacerdote, confesor de Maín durante 27 años. En este cuadro, se ve a la Inmaculada entre santa Ángela de Merici y santa Teresa de Ávila.
  19. 19. Maín amaba mucho a María Inmaculada: a sus 16 años, había hecho voto de virginidad para siempre. Cuando sus amigas le preguntaban, ella decía: Sin preguntar nada a nadie, me entregué para siempre al Señor. María ayudaba a otros a encontrar a Dios.
  20. 20. En 1858, la familia Mazzarello volvió a la aldea, a la casa de la calle Valgelata. Allí, a los 23 años, María Dominga sufrió la grave enfermedad del tifus.
  21. 21. Como Hija de la Inmaculada, preocupada por asistir a los enfermos, fue a ayudar a casa de sus tíos. A pesar de su fortaleza física, acabó contagiándose.
  22. 22. Estuvo enferma desde el día de la Asunción de Nuestra Señora hasta el día de Nuestra Señora del Rosario, primer día en que pudo levantarse. Era el año 1860.
  23. 23. Su enfermedad se desarrolló entre dos significativas fiestas marianas. Dicen las Memorias que, cuando se levantó, vió desde su ventana, una pintura de María Auxiliadora, que estaba en la casa de enfrente.
  24. 24. Hoy, esa pintura ha sido cambiada por ésta, situada en la casa conocida como la “casa del tifus”. Recuerda el acontecimiento que cambió la vida de Maín, así como la curación de Ercolina Mazzarello.
  25. 25. Después del tifus, María Dominga no volvió a recuperar sus fuerzas físicas y tuvo que abandonar el trabajo del campo. Procuró descubrir qué era lo que Dios quería de ella... Y vio una casa muy grnade, con muchas niñas en el patio. Escuchó una voz que le decía: “A ti te las confío”. Aquella imagen quedó grabada en su memoria, sin que supiera muy bien qué quería decir.
  26. 26. Su deseo de cuidar de las niñas se hacía cada vez mayor. Decidió aprender el oficio de costurera y, para ello, invitó a su amiga Petronila. En la casa de Valentino Campi aprendieron este oficio, trabajando con él durante algún tiempo como aprendizas.
  27. 27. Con una sabia intuición educativa, abrieron un taller de costura, dedicándose a las niñas de los alrededores y preocupándose no sólo de que aprendieran este oficio, sino también las oraciones y las buenas costumbres. Amar a Jesús y a su Madre y hacerse amar por los otros era su gran objetivo: “Cada puntada ha de ser un acto de amor”.
  28. 28. Junto a la sala de costura organizaron un oratorio festivo, en un pequeño patio de la casa de los Macagno. Juegos, cantos, alguna narración edificante y mucha alegría eran las ocupaciones antes de la catequesis. En 1863, acogieron a dos niñas de una familia, iniciando así el primer internado.
  29. 29. En 1862, don Pestarino ya se había encontrado con don Bosco y se había hecho salesiano, permaneciendo en Mornese para continuar dirigiendo a las jóvenes que serían las primeras Hijas de María Auxiliadora.
  30. 30. Don Bosco dio a don Pestarino dos medallas de María Auxiliadora para Maín y Petronila, y les escribió: “Rezad, sí, y haced todo el bien que podáis, especialmente a la juventud; haced todo lo posible para prevenirlas del pecado, incluso del pecado venial”.
  31. 31. Dios guiaba el camino de Maín, a través de la presencia de María. El 7 de octubre de 1864, don Bosco fue a Mornese con sus muchachos. Fue el primer encuentro de María Dominga con el apóstol de los jóvenes. Era la respuesta de Dios a su ardor apostólico. Las palabras de don Bosco fueron para ella como un eco de lo que tenía, desde hacía mucho tiempo, en su corazón.
  32. 32. Don Bosco vio en María Dominga el estilo de educar salesiano. Tras la visita a Mornese, don Bosco decidió fundar una obra en favor de las chicas, igual que la que él tenía con los chicos.
  33. 33. En 1867, algunas Hijas de María Inmaculada comenzaron a vivir en comunidad en una casa, llamada “Casa de la Inmaculada”, junto a la iglesia parroquial. El 23 de mayo de 1872, se mudaron al colegio, precisamente en la víspera de la fiesta de María Auxiliadora.
  34. 34. María Dominga veía, emocionada, que las palabras de la visión de Borgoalto, “a tí te las confío”, se iban haciendo realidad.
  35. 35. La Capilla del colegio fue dedicada, inicialmente, a Nuestra Señora de los Dolores. - Ésta era una devoción muy viva en el siglo XIX.
  36. 36. EL 5 de agosto de 1872, fiesta de Nuestra Señora de las Nieves, en presencia del fundador, hicieron su profesión religiosa María Dominga y otras compañeras. Con la Eucaristía celebrada por el obispo de Acqui, Monseñor Sciandra, dio comienzo en Mornese, el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora.
  37. 37. Fue éste el nombre escogido por don Bosco para el naciente Instituto que él quería que fuese “monumento vivo de gratitud a la Auxiliadora” .
  38. 38. En ese mismo día, Don Bosco nombró como superiora de la nueva comunidad a María Mazzarello, a quien debían escuchar y obedecer. Y añadió: “Tendrá el título de vicaria, porque la verdadera superiora es la Virgen”.
  39. 39. El mes de mayo en Mornese era un tiempo de especial compromiso personal y comunitario. A finales de abril de 1875, don Bosco envió la tan deseada imagen de María Auxiliadora. Las niñas esperaban, ansiosas, esta imagen de la Auxiliadora de don Bosco.
  40. 40. Fue colocada en un altar, junto a la capilla. Madre Mazzarello animaba a las hermanas, postulantes y niñas a tener abierto el corazón para ofrecerlo a María Auxiliadora. Ella, como vicaria, presentó las llaves de la casa para que la Virgen fuera su dueña absoluta.
  41. 41. Para animar a las comunidades a crecer en el amor a la Virgen, hacían algunas peregrinaciones, como la de Lerma, donde se veneraba la Virgen de las Gracias. Allí, muchas veces la Madre iba en peregrinación con las hermanas y con las niñas.
  42. 42. El 8 de octubre de 1874, salió de Mornese el primer grupo de hermanas para formar una nueva comunidad, en Borgo San Martino. El 1 de septiembre de 1877 se fundó la comunidad Niza Mare. .
  43. 43. En nueve años, fueron abiertas 26 casas. Los medios de transporte eran escasos y Mornese estaba lejos de las ciudades. La Madre acompañaba a las hermanas hasta el Santuario de Gavi.
  44. 44. En este santuario, se conserva la imagen de Nuestra Señora de la Guarda, la Virgen que vigila y protege. Aquí se despedía Madre Mazzarello diciéndoles: “Aquí nos separamos, el Señor nos une”. María estaba presente en cada nueva fundación porque, como la Madre decía, la Virgen era la verdadera directora de cada casa”.
  45. 45. EL 14 de noviembre de 1877 partió el primer grupo de hermanas para las misiones. Don Costamagna, director espiritual del colegio de Mornese, también fue enviado en esta primera expedición, al Uruguay.
  46. 46. Este cuadro de María Auxiliadora lo regaló don Bosco a las hermanas del colegio de Mornese. Poco tiempo antes de la partida de las misioneras, el cuadro desapareció.
  47. 47. EL día de la salida apareció y fue entregado a Sor Teresina Mazzarello. Se encuentra en Buenos Aires, con la siguiente inscripción: “Cuadro de la Virgen que se veneraba en Mornese, la casa de la fundación”. La Auxiliadora acompañaba todos los pasos de sus hijas.
  48. 48. En la última etapa de su vida (1872-1881) Madre Mazzarello ejerció su maternidad espiritual desde la formación de las hermanas hasta las visitas a las nuevas fundaciones, incrementando la expansión misionera del Instituto, a través de la palabra escrita y la donación diaria de su vida, y a través de la caridad paciente y bondadosa.”.
  49. 49. El 16 de septiembre de 1878 partieron las primeras hermanas para la Casa de Nizza Monferrato, un convento de frailes franciscanos, construido en 1476. Don Bosco había comprado el edificio pensando que era un lugar apropiado para la sede del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora. Era conocido como “Nuestra Señora”, por venerarse allí “Nuestra Señora de las Gracias”.
  50. 50. El 4 de febrero de 1879, la sede general del Instituto fue trasladada de Mornese a Nizza Monferrato. Allí la Madre vivió sus dos últimos años de vida. EL día 14 de mayo de 1881, víspera de la novena a María Auxiliadora, se apagó su vida, unificada en el amor y en el cuidado de los otros.
  51. 51. Su pertenencia a María se manifestó hasta el final. Pocos instantes antes de morir, pareció querer decir: “Soy hija de María”. Ésta fue siempre su confianza: ser hija de María.
  52. 52. Beatificación: 20 noviembre 1938; canonización, 24 de junio 1951. En el coro de la capilla de Mornese, este cuadro refleja la identifcación de Madre Mazzarello con Nuestra Señora. Representa a María Auxiliadora, que acompaña y protege a la Madre, que siempre decía: “Nuestra Señora es la verdadera superiora”. .
  53. 53. También están representadas las virtudes características de la Virgen, que Madre Mazzarello vivió de forma heroica: la humildad- violeta, la caridad- rosas, y la pureza- lirios.
  54. 54. En la Basílica de María Auxiliadora de Turín, un gran monumento que don Bosco edificó a la Auxiliadora, se lee: “Ésta es mi casa, de aquí saldrá mi gloria”. María Mazzarello fue el templo vivo que el fundador quería que fuese toda Hija de María Auxiliadora.
  55. 55. Santuario de Madre Mazzarello, en Mornese, junto a la casa donde nació. Representa la gloria de Madre Mazzarello: y el encuentro de dos mujeres, llenas de Dios. Madre Mazzarello se sintió siempre perteneciente a María, de quien fue su vicaria.
  56. 56. En esta pintura, se percibe el deseo de encontrarse. En medio está Jesús, en brazos de su Madre: Él es el centro de la vida de estas dos mujeres.
  57. 57. Como decía Madre Mazzarello a las hermanas: “Reavivemos el fuego”... Para que el amor a Dios y a los hermanos nunca se apague...

×