La relación entre migración y movilidad en la política de la Unión Europea enmateria de inmigración. ¿Un nuevo enfoque de ...
términos generales, a la manera en que se concibe la migración en la comunidad en suconjunto”.2. Ciertamente ha pasado muc...
prudentemente, por utilizar al máximo las posibilidades que ofrecen las nuevastecnologías, con la puesta en marcha de un s...
nítida y precisa en su aplicación, de que las políticas de la UE sean muy respetuosaspara evitar “una fuga de cerebros de ...
dicho con las palabras del documento, el acuerdo deberá tomar en consideración losprogresos realizados por el Estado afric...
plenamente “la competencia de los Estados miembros para gestionar sus mercadoslaborales”. El documento pasa revista exhaus...
relativo al acceso al empleo, en el que se dispone que “Inmediatamente después deconceder la protección, los Estados miemb...
y, en la medida de lo posible, deben estar vinculados a acuerdos que abarcan todo elespectro de la cooperación entre la UE...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La relación entre migración y movilidad en la política de la Unión Europea en materia de inmigración. ¿Un nuevo enfoque de dicha política?

492 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

La relación entre migración y movilidad en la política de la Unión Europea en materia de inmigración. ¿Un nuevo enfoque de dicha política?

  1. 1. La relación entre migración y movilidad en la política de la Unión Europea enmateria de inmigración. ¿Un nuevo enfoque de dicha política?Eduardo Rojo Torrecilla.Catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la UniversidadAutónoma de Barcelona.29 de diciembre de 2011.Texto publicado en el blog del autor. http://eduardorojoblog.blogspot.com/1. La Comisión Europea presentó el 18 de noviembre una importante Comunicaciónsobre un nuevo enfoque global de la migración y movilidad, que ha sido objeto de unprimer examen en la reunión del Consejo Europeo de Ministros de Justicia e Interiorcelebrado los días 13 y 14 de diciembre. El término “nuevo” no es una valoraciónsubjetiva mía tras leer el documento, sino una manifestación expresamente afirmada enel texto con el que la Comisión pretende dar respuesta a los desafíos de la políticamigratoria, tanto teniendo en cuenta lo ocurrido en el año a punto de terminar, tras losconflictos de varios países del norte de África, como las tendencias de futuro. Con elnuevo enfoque global se trata de de reflejar mejor los objetivos estratégicos de la UE y,como se afirma en el texto ahora objeto de comentario, “traducirlos en propuestasconcretas para el diálogo y cooperación, en particular con los vecinos del Sur y del Este,África, los países de la ampliación y otros socios estratégicos”. El interés “ad intra” dela UE también queda muy bien reflejado en el documento, en el que se destaca que lamigración neta ha contribuido a su crecimiento demográfico en 900.000 personas en2010 y que, según los indicadores con los que se trabaja, “algunas de las cualificacionesadicionales y específicas que se necesitarán en el futuro sólo podrán encontrarse fuerade la UE”. En la financiación de la nueva estrategia deberá jugar un papel de primeraimportancia el futuro Fondo para el Asilo y la Migración, con un presupuesto previstode 3.869 millones de euros para el período 2014.- 2020, cuya propuesta de Reglamentofue presentada el 15 de noviembre y que tiene por objetivos “consolidar y desarrollar elsistema europeo común de asilo, mejorar la solidaridad y el reparto de responsabilidadesentre los Estados miembros – en particular de cara a los más afectados por los flujos demigración y asilo - fomentar el desarrollo de estrategias proactivas de inmigración quesean pertinentes y contribuyan al proceso de integración de los nacionales de tercerospaíses, y fomentar la integración de los nacionales de terceros países, con especialatención a los niveles regional y local de los Estados miembros, a fin de mejorar lacapacidad de los Estados miembros para promover estrategias de retorno eficaces yequitativas y apoyar el desarrollo de asociaciones y la cooperación con terceros países”.No es únicamente la UE la que se preocupa de las futuras tendencias migratorias y delos retos pendientes, ya que la Organización Internacional de las Migraciones así lo hahecho también en su reciente Informe anual (2011) sobre las migraciones en el mundo,destacando que es probable que se registre un aumento de la magnitud y complejidad dela migración internacional, “debido a las crecientes desigualdades demográficas, a lanueva dinámica mundial y política, a la revolución tecnológica y a las redes sociales”, yque ello planteará nuevos retos políticos “relativos a la acertada integración de losmigrantes en la sociedad de acogida, a la percepción de la migración entre la comunidaden general, al concepto que se tiene de los migrantes en sus países de origen y, en 1
  2. 2. términos generales, a la manera en que se concibe la migración en la comunidad en suconjunto”.2. Ciertamente ha pasado mucho tiempo, y ha habido cambios muy importantes en losámbitos políticos y económicos, desde que la Comisión aprobara el 30 de noviembre de2005 otra Comunicación en la que abordaba también los aspectos de la migraciónrelacionados con la seguridad y el codesarrollo, se centraba en la gestión de lasmigraciones con algunos países de la región euromediterránea y de Asia, y definía unconjunto de medidas destinadas a afrontar los nuevos retos. Con relación a los paísesvecinos de la UE se trataba, en síntesis, de gestionar mejor el fenómeno migratorio,utilizando de forma más eficaz y coordinada los instrumentos y políticas comunitariasentonces existentes, en el marco de una política de solidaridad y asociación con losEstados miembros y los terceros países de los que provenían (y lo siguen haciendo) losflujos migratorios. En la búsqueda de una correcta articulación entre migración ydesarrollo se incluían algunas medidas de impacto sobre el mercado de trabajo, comolas de explorar las opciones en materia de migración temporal o circular, y tratar dereducir el impacto de la pérdida de competencia (salida de personal cualificado) en lossectores vulnerables.3. Mucho más recientemente, encontramos un adelanto de la nueva política europea enesta materia en las Comunicaciones de 4 y 24 de mayo, elaboradas al calor de losacontecimientos políticos y sociales vividos en el norte de África durante los primerosmeses de 2011.Ahora bien, más que un documento completamente nuevo y con propuestas totalmentedistintas de las que lleva formulando la Comisión desde hace varios años, laComunicación de 4 de mayo trata a mi parecer de un texto que recoge todo aquellohecho hasta entonces, a la par que formula algunas propuestas para adaptarse a la nuevarealidad. La seguridad adquiere un papel de primera importancia en las propuestas de laComisión, algo que se comprueba si se repara en las frases que se utilizan y en lapreocupación claramente puesta de manifiesto por evitar la llegada de “grandescantidades de inmigrantes irregulares”, y por consiguiente disponer de “un entornoseguro” y “una gestión eficaz de las fronteras”, con implicación muy estrecha de lospaíses de origen de la inmigración en la “gestión de los flujos irregulares”, vinculandolas ayudas de la UE al “principio de condicionalidad”. Pero todo ello, y esta es la otracara de la moneda, recordando nuevamente que la inmigración (preferentementecualificada) es necesaria para los países de la UE, y que hay que poner en marcha unapolítica de inmigración “basada en procedimientos comunes de admisión y que concedaun trato justo a los ciudadanos de terceros países” para contribuir a la futura prosperidadde la UE. Por consiguiente, la Comisión enfatiza que los textos que ahora se presentanse centran en las regiones que plantean los problemas más inmediatos, pero que lapolítica de migración de la UE “tiene un planteamiento geográfico global”.A) La Comunicación dedica una buena parte de su contenido a las políticas de gestiónde la movilidad, agrupadas bajo el rótulo genérico de “trasladarse a un espacio sinfronteras interiores y vivir en él”, recordando que cada semana (datos de septiembre de2009) 12,6 millones de personas cruzan las fronteras, de las que “un 73,5 % sonciudadanos de la UE o personas que gozan de derecho a la libre circulación dentro de laUnión…, 15,2 % son ciudadanos de terceros países que no necesitan visado…, y el 11,3% son ciudadanos de países terceros titulares de un visado”. La Comisión apuesta, 2
  3. 3. prudentemente, por utilizar al máximo las posibilidades que ofrecen las nuevastecnologías, con la puesta en marcha de un sistema que permita registrar las entradas ysalidas de territorio europeo (dicho sea incidentalmente, tal posibilidad está recogida enla normativa española de extranjería) y que completaría el sistema de información devisados. De esta manera, siempre según la Comisión, se controlaría mejor la estancia delos titulares de visado y se evitarían las estancias superiores al plazo autorizado, queson, resalta la Comisión y confirman los datos disponibles para España, “contrariamentea lo que suele suponerse, la principal fuente de inmigración irregular a la UE”.La política de movilidad requiere de una política común de visados de la UE y laComisión destaca la importancia que ha tenido su puesta en marcha y la mejora de lagestión de la movilidad. Ahora bien, puede ocurrir que la exención de visado puedaprovocar un riesgo para la seguridad, dar lugar a abusos o al incremento de lainmigración irregular, y esa ha sido la queja de algunos Estados de la UE con laactuación de algunos países balcánicos, de tal manera que la UE se propone, y antes yalo he apuntado, incorporar una clausula de salvaguardia en el Reglamento de visados,que permitiría reintroducir temporalmente la obligación de visado para ciudadanos deterceros Estados que están exentos (la Comisión cita concretamente a Albania, Bosnia yHerzegovina, Antigua República Yugoslava de Macedonia, Montenegro y Serbia).Ahora bien, la dureza por una parte debe ir acompañada por otra de mayor accesibilidada los servicios consulares, planteándose la hipótesis de creación de “centros comunes desolicitud de visados” de los países de la UE.En concreto, en la propuesta de modificación del Reglamento (CE) nº 539/2001 seplantea la posibilidad de introducir una cláusula de salvaguardia que lleve a lasuspensión de la exención de visado para ciudadanos de algunos países (con unaintervención muy activa de la Comisión que será la que adopte la decisión final) enestos tres supuestos: un incremento repentino de cómo mínimo el 50 %, en un períodode 6 meses, de ciudadanos de Estados exceptuados de la obligación de presentar visadoy declarados en situación de estancia irregular en el territorio de un Estado miembro, enrelación con los seis meses anteriores; incremento repentino, de cómo mínimo el 50 %(en los mismos períodos ya referenciados) de las peticiones de demanda de asilodepositadas por ciudadanos de un tercer Estado y que eran inferiores al 3 % del totaldurante los seis meses anteriores; en fin, incremento repentino de cómo mínimo el 50%, en los mismos períodos, del número de de peticiones de readmisión rechazadas queun Estado de la UE ha transmitido a un tercer país para sus propios ciudadanos, enrelación con los seis meses precedentes.B) No aporta especialmente nada nuevo, a mi parecer, la Comunicación respecto acómo debe ser la política de inmigración de la UE para facilitar el acceso al mercado detrabajo de ciudadanos de terceros países en situación regular. Se insiste una vez más, enun pragmatismo puro y duro, que la inmigración es necesaria desde una perspectivaeconómica, ya que hay puestos de trabajo en los distintos Estados que sus nacionales“no pueden o no quieren ocupar”, y además que la aportación de los inmigrantes“contribuyen a solucionar los problemas demográficos que se plantean a la Unión”; ydesde otra perspectiva, pero claramente complementaria, se defiende la incorporaciónde la inmigración a sectores y puestos de trabajo en los que hay carencia de mano deobra y de cualificaciones profesionales, tales como el sector sanitario, profesionales delas tecnologías de la información y comunicación, investigadores en sectores de futuro yemergentes, etc., pero todo ello con una llamada de atención, que debería ser muy clara, 3
  4. 4. nítida y precisa en su aplicación, de que las políticas de la UE sean muy respetuosaspara evitar “una fuga de cerebros de los países en desarrollo”.C) No se olvida la Comunicación de dedicar un apartado a recordar la importancia defacilitar protección internacional a las personas que lo necesitan, a través del sistemaeuropeo común de asilo (se presentaron 257.800 solicitudes en 2010) que es necesarioacabar de completar para que sea plenamente operativo, a la par que potenciar losprogramas regionales de protección con los países afectados por la crisis y con lacolaboración de ACNUR, y tener una política de reasentamiento coherente que deberíaconvertirse, afirma el documento, “en parte integrante de la política de asilo de la UE”.D) La Comisión ya había expuesto que el documento que es objeto de mi comentario sededica fundamentalmente a los países más recientemente afectados por crisis sociales,pero que la política de inmigración ha de ir mucho más allá de una crisis y requiere deun planteamiento global, ya abordado en otros textos de la Comisión desde 2005. De ahíque no sorprenda leer que hay que avanzar en el planteamiento global y definir másclaramente sus objetivos, al objeto de mejorar los tres ámbitos principales deintervención estratégica y que son “organizar la inmigración legal, reforzar la luchacontra la inmigración irregular, potenciar al máximo los beneficios mutuos de lainmigración para el desarrollo”. Pero quizás lo más novedoso del documentocomunitario sobre otros anteriores que han abordado el planteamiento global es que hayque reforzar las prioridades estratégicas de la UE en materia de inmigración, de las quese constata que hasta el presente se han centrado de forma prioritaria en África y en eleste y sudeste de Europa, y que ahora deben revisarse “basándose en los interesescomunes de la UE y de los países terceros, a la vista de los recientes acontecimientos enOriente Medio y en el Norte de África”.El partenariado con los países del sur del Mediterráneo es necesario para abordar lacrisis con perspectiva de futuro, abriendo por una parte la posibilidad de un mayoracceso de ciudadanos de países afectados por la crisis al territorio europeo yapoyándolos económicamente para mejorar los niveles educativos y las cualificacionesprofesionales de gran parte de su población, pero al mismo tiempo (principio decondicionalidad) fijando unas claras reglas del juego respecto a la obligación de estosterceros Estados de readmitir a los ciudadanos llegados de forma irregular a la UE yadoptando medidas eficaces de control de sus fronteras que refuercen la lucha contra lainmigración irregular.E) Si hubiera que resumir en muy pocas palabras la Comunicación de 24 de mayorelativa al diálogo para las migraciones, la movilidad y la seguridad con los países delsur del Mediterráneo, yo diría que se pide a los países africanos más control de susciudadanos y de sus fronteras a cambio de más dinero, de más ayuda económica porparte de la UE. El texto desarrolla más concretamente las líneas maestras esbozadas enla Comunicación de 4 de mayo, y pone de manifiesto que la política de inmigraciónguarda también conexión con la política europea de relaciones con países vecinos y queha sido objeto de una importante Comunicación presentada el día 25 de mayo.La política propuesta por la UE tiene como punto de referencia inicial los países deTúnez, Marruecos y Egipto, y con carácter más general se pretende adaptar cadapartenariado a la situación concreta de cada país, afirmándose de forma clara ycontundente que el principio de condicionalidad será eje fundamental del acuerdo, o 4
  5. 5. dicho con las palabras del documento, el acuerdo deberá tomar en consideración losprogresos realizados por el Estado africano en los ámbitos de las migraciones,movilidad y seguridad, así como también en materia de gobernanza. Si el Estado dedonde proviene la inmigración “hace sus deberes”, podrá estudiarse por la UE y susEstados miembros la apertura de canales legales de migración para sus ciudadanos ypara las necesidades existentes en el mercado de trabajo europeo, acompañado demedidas que favorezcan la puesta en marcha de políticas adecuadas de empleo en lospaíses de emigración, de tal manera que en ambos casos, y preferentemente en elsegundo, mejoraría el nivel de empleabilidad y las perspectivas de los ciudadanos dedichos países, con atención especial para algunos colectivos específicos como son losestudiantes, investigadores y empresarios así como también para los supuestos demigraciones circulares. Ese partenariado podría incluir también medidas de apoyoeconómico para los trabajadores extracomunitarios que retornen a su país de origen, asícomo el reconocimiento de las competencias y cualificaciones profesionales yuniversitarias obtenidas en el país de origen para que tengan validez en el de acogida ycon el que se suscribe el acuerdo de partenariado4. ¿Cuáles son los objetivos fundamentales de esta nueva política migratoria plasmadaen la Comunicación de 15 de noviembre? En primer lugar, se destaca la importancia dereforzar las relaciones entre diversas políticas de la UE (migración, movilidad, políticade visados,…) para regular de forma adecuada la movilidad de nacionales de tercerospaíses que atraviesan, o tratan de atravesar, las fronteras exteriores de la UE, recordandoen este punto, para destacar la importancia de esta cuestión, que en 2009 se expidieronalrededor de 11 millones de visados Schengen. Por otra parte, las políticas de visados ysu mayor facilidad de obtención para ciudadanos de algunos Estados han de ponerse enrelación con el cumplimiento por parte de estos de ciertas reglas previas en materia deasilo, gestión de fronteras y control de la migración irregular. En fin, las políticas demigración y movilidad han de estar en estrecha relación con la política exterior y losobjetivos de desarrollo de la UE “de una manera coherente e integrada”. En el ámbitolaboral se sigue insistiendo en la necesidad de combinar las necesidades europeas enmateria de mano de obra con una política de integración adecuada de los nacionales deterceros países, explorando todas las posibilidades para conseguir que la migraciónlaboral guarde relación con la demanda existente, con una propuesta concreta, yacertada a mi parecer, sobre la conveniencia de la transferibilidad de los derechossociales y de pensión, que “podría facilitar la movilidad y la migración circular y ser unfactor disuasorio para el trabajo irregular, por lo que debería mejorarse”.Descendiendo del marco general a un mayor grado de concreción, el nuevo enfoquemigratorio debe basarse en cuatro pilares, a los que se concede igual importancia en eldocumento:A) Organización y facilitación de la migración legal y la movilidad, explorando lasposibilidades de complementariedad con los Estados de los que proviene el mayor flujomigratorio. Con un lenguaje nada diplomático sino tremendamente pragmático desde elplano económico, se conviene en la necesidad de que los empleadores tengan laposibilidad de encontrar a “los mejores” para cubrir los puestos de trabajo, y al mismotiempo ofrecer más oportunidades de empleo en Europa “para los mejores de cualquierlugar del mundo”, en el bien entendido, y la referencia aquí es una buena prueba más delos límites jurídicos existentes para lograr tales objetivos, que debe respetarse 5
  6. 6. plenamente “la competencia de los Estados miembros para gestionar sus mercadoslaborales”. El documento pasa revista exhaustiva a todo lo hecho hasta ahora en materialegal para facilitar la migración regular en la UE, y sugiere ampliar las posibilidades deacceso a la UE de quienes desean estudiar o investigar en territorio europeo, estrecharlas relaciones entre los servicios públicos de empleo de los Estados UE y los de lospaíses socios, y potenciar la creación de centros de recursos para la migración ymovilidad en los países de origen, en donde, en estrecha relación con el nuevo portal deintegración de la UE, se facilitaría información previa a la partida, “centrándose en lacorrespondencia de las cualificaciones, la mejora de las mismas y el dominio de laslenguas de la UE, en cooperación con los Servicios Públicos de Empleo, las agencias dela UE y otros interesados”.B) Prevención y reducción de la inmigración irregular y de la trata de seres humanos,poniéndose de manifiesto que “sin unos controles fronterizos que funcionen bien y conunos niveles más bajos de migración irregular, no será posible que la UE ofrezca másposibilidades de migración legal y movilidad”. La Comisión demanda la plenaaplicación de las Directivas sobre retorno y sanciones a los empleadores que contraten atrabajadores extranjeros en situación irregular, así como también una utilización plenade Frontex en la vigilancia de fronteras exteriores, una mayor cooperación sobre laseguridad de los documentos (véase la reciente Comunicación de 25 de octubre“Fronteras inteligentes: opciones y caminos a seguir”), y vincular acuerdos dereadmisión a acuerdos de facilitación de visados como parte de la nueva políticaexterior de migración de la UE.Con respecto a Frontex, hay que hacer mención al reciente Reglamento (UE) Nº1168/2011, del Parlamento europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011 querefuerza sus posibilidades de actuación. En la introducción se afirma que esta agenciaeuropea, ateniéndose plenamente a la política de la UE en materia de retorno, “debegarantizar en consecuencia la coordinación o la organización de las operacionesconjuntas de retorno de los Estados miembros y determinar las prácticas idóneas encuanto a obtención de documentos de viaje, así como definir un código de conducta quedebe cumplirse durante la expulsión de nacionales de terceros países que se encuentrenilegalmente en el territorio de los Estados miembros”. También es obligada la cita de lapropuesta de Reglamento, presentada el 12 de diciembre, sobre la creación de unsistema europeo de vigilancia de fronteras (Eurosur), que se pretende que esté operativoen 2013 y con el que se busca “mejorar el conocimiento que tienen los Estadosmiembros de la Unión Europea de la situación en las fronteras exteriores, así como sucapacidad de reacción”.C) Promoción de la protección internacional y potenciación de la dimensión exterior dela política de asilo; La UE debe potenciar los programas regionales de protección parafortalecer las capacidades de protección y los sistemas de asilo de los países y regionessocios, y debe mejorar sus políticas de reasentamiento en colaboración con tales socios.En este apartado cabe hacer referencia al reciente texto aprobado de refundición de laDirectiva 2004/83/CE de 29 de abril, es decir la nueva Directiva 2011/95/UE delParlamento Europeo y del Consejo, de 13 de diciembre de 2011, por la que seestablecen normas relativas a los requisitos para el reconocimiento de nacionales deterceros países o apátridas como beneficiarios de protección internacional, a un estatutouniforme para los refugiados o para las personas con derecho a protección subsidiaria yal contenido de la protección concedida, del que me interesa recordar su artículo 26, 6
  7. 7. relativo al acceso al empleo, en el que se dispone que “Inmediatamente después deconceder la protección, los Estados miembros autorizarán a los beneficiarios deprotección internacional a realizar actividades económicas por cuenta ajena o por cuentapropia con arreglo a las normas aplicadas de forma general a la actividad profesional deque se trate y a los empleos en la administración pública”.D) En fin, maximizar la repercusión en el desarrollo de la migración y la movilidad, conun amplio campo de actuación para obtener los máximos resultados de las transferenciasde remesas de dinero, los conocimientos técnicos y las innovaciones. Destaco laimportancia que la Comunicación concede a la promoción del código de buenasprácticas de la Organización Mundial de la Salud sobre la contratación internacional depersonal sanitario, y también a la supervisión de la Directiva “blue card” para atenuar lafuga de cerebros. Conviene valorar la importancia de las remesas, pero también serequiere tomar en consideración seriamente los costes sociales de las migraciones “y losriesgos de las familias de acabar dependiendo de los ingresos procedentes de lasremesas”.Especialmente importante me parece la referencia, algo más que meramente formal, aque las políticas migratorias han de centrarse en las personas de los migrantes y elrespeto de sus derechos fundamentales, ya que la gobernanza de la migración “no estárelacionada con flujos, stocks y rutas; se trata de personas”. Dicho en los términos deldocumento, el principio de la nueva gestión se basa en que el migrante “es el centro delanálisis y de cualquier actuación y debe poder acceder a una movilidad segura”.El documento pasa revista a cuales deben ser las prioridades geográficas y quéinstrumentos y cobertura jurídica debe concederse a las distintas relaciones con paísesterceros, partiendo de la premisa previa de que las amplias relaciones establecidas entrela UE y numerosos Estados obliga a redefinir cuáles han de ser aquellas prioridades, quedeben estar en consonancia “con la política exterior de la UE y con la realidad de lastendencias migratorias hacia la UE y sus Estados miembros”.De manera muy bien ordenada y estructurada, se destaca que la primera prioridad ha deser la Asociación con el Mediterráneo Meridional (Marruecos, Argelia, Túnez, Libia yEgipto), y con la Asociación Oriental (Ucrania, Belarús, Moldova, Georgia, Armenia yAzerbaiyán), con una estrecha relación entre migración y movilidad por una parte ycooperación política, económica, social y de seguridad por otro. En segundo término,debe contemplarse la relación estratégica UE-África, es decir los 53 estados africanos,sobre migración, movilidad y empleo, y el llamado “Proceso de Praga” con 19 estadosdel este. Se prevén procesos subregionales específicos para el Arica Occidental y para elcuerno de África (África Oriental), y el abordaje de la llamada ruta de Budapest queincluye a buena parte de países del Asia central. En fin, cabe pensar en la intensificacióndel diálogo entre la UE y los países del grupo de África, Caribe y el Pacífico, por unaparte, y con los de América Latina y la región del Caribe por otra, sin olvidar prestaratención a las relaciones entre la UE y los países asiáticos.Junto a los diálogos regionales, el documento prevé un amplio número de diálogosbilaterales UE- Estados (Turquía y Rusia serían dos buenos ejemplos), y en este terrenola Comisión apuesta por centrarse en un número relativamente limitado de Estados,poniendo de relieve que los diálogos bilaterales “complementan los proceso regionales 7
  8. 8. y, en la medida de lo posible, deben estar vinculados a acuerdos que abarcan todo elespectro de la cooperación entre la UE y el país correspondiente”.Las herramientas para la puesta en marcha del nuevo proceso de migración y movilidadpueden ser las llamadas “de conocimiento”, “de diálogo” y de “cooperación”; en lasprimera se incluyen “perfiles migratorios, instrumentos cartográficos, estudios, informesestadísticos, evaluaciones de impacto y misiones exploratorias; en lo segundos,“misiones de migración, seminarios y conferencias”; en los terceros, “capacitación,plataformas de cooperación, intercambios de expertos, hermanamientos, cooperacióneducativa y proyectos y programas focalizados”.5. Concluyo. Buena lectura de todos los documentos citados en esta entrada, al objetode conocer mejor una realidad cada vez más compleja. Para acabar, destaco esacomplejidad en el ámbito laboral español con datos de la Encuesta de Población Activadel INE recogidos en un reciente artículo publicado en el Boletín Económico del Bancode España sobre la evolución del empleo y del paro en el tercer trimestre de este año. En2008 la población activa extranjera creció un 10,8 %, en 2009 un 3,2 % y en 2010 seredujo en 0,6 %, descenso que llega al 2,3 % en el tercer trimestre de este año. Lapoblación ocupada creció aún un 5,2 % en 2008 pero se redujo en un 10,1 % en 2009 yen 3,2 % en 2010, siendo la disminución del 8,6 % en el tercer trimestre con respecto alanterior. En fin, la tasa de desempleo ha experimentado un importante aumento, desdeel 17,5 % de 2008 al 28,4 % en 2009 y el 30,2 % en 2010, alcanzándose la preocupantecifra del 32,7 % en el tercer trimestre de 2011. 8

×