Homilía jornada de las migraciones

487 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
487
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
46
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Homilía jornada de las migraciones

  1. 1. Jornada de las Migraciones. 4 Jornada de las Migraciones. 1 II Domingo del Tiempo Ordinario II Domingo del Tiempo Ordinario Catedral 15.01.2012 Catedral 15.01.2012nidad como seres humanos. Y una sociedad que lo olvida no deja Hay preguntas elementales que, si somos capaces de escucharlas ynunca de estar en crisis. responder con sinceridad, pueden cambiar la vida. Una de ellas es la que Jesús dirige a los dos discípulos de Juan Bautista que le siguen.No importa de dónde procedemos, aquí la mesa del altar, redonda “¿Qué buscáis?” Una pregunta que necesitamos escuchar ycomo el mundo, sin habitantes de primera ni de tercera, está abierta hacérnosla también nosotros, los jóvenes que aún no hana todos los que compartimos una misma fe. A esta mesa nos dispo- encontrado un proyecto de vida y los adultos metidos de lleno en él.nemos a acercarnos. ¿Qué busco? ¿Qué ando buscando con mis trabajos y afanes? Y ¿qué busco como creyente en Jesús? ¿Busco algo? Hoy se me ofrece la oportunidad de escuchar la pregunta de labios de Jesús porque también yo, como aquellos dos discípulos, me he acercado a Jesús, le he visto pasar, otros me lo han señalado. “Ése es el cordero de Dios”. ¿Qué buscas? ¿Cuál sería mi respuesta hoy? Es realmente un regalo que Dios nos llame. Quiere decir que se ha fijado en nosotros. Si Dios nos llama es porque nos ama. Como para Andrés y el otro discípulo, ahora son para nosotros también las cua- tro de la tarde, la hora en que van declinando otros intereses y hemos de preguntarle a Jesús “¿Dónde vives?”. La hora en que él nos responde “Venid y lo veréis”. Y nosotros empezamos a caminar con él. ¿Será nuestra respuesta tan pronta y generosa como la de Samuel y la de aquellos dos discípulos del Bautista y diremos como el salmista:”Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad? La segunda lectura, hoy ha tocado un tema importante para los cre- yentes y sobre el cual la sociedad tiene una visión diferente. Frente a la opinión general de que “mi cuerpo es mío y hago con él lo que quiero”, los cristianos afirmamos que si hemos sido ungidos por el Espíritu Santo, resulta que nuestro cuerpo es un templo donde el Espíritu habita, es algo sagrado. Hemos, pues, de respetar nuestro cuerpo: no podemos degradarlo ni degradar el de los demás, no podemos abusar de él ni abusar del de los demás, no podemos da- ñarlo ni dañar el de los demás, porque, aunque es parte de noso- tros, el cuerpo no nos pertenece y hemos de cuidarlo y hemos de
  2. 2. Jornada de las Migraciones. 2 Jornada de las Migraciones. 3 II Domingo del Tiempo Ordinario II Domingo del Tiempo Ordinario Catedral 15.01.2012 Catedral 15.01.2012ponerlo al servicio del bien. Somos miembros de Cristo y hemos de A los hermanos y hermanas que habéis venido de fuera y que os ha-glorificarle con nuestro cuerpo. béis insertado en nuestras comunidades y grupos, os damos las gra- cias por vuestra colaboración en la tarea de la evangelización. Hab-Hoy es la Jornada de las migraciones. En esta celebración en la Cate- éis llegado a una tierra que fue de fe recia, de muchas vocacionesdral tenemos la alegría de recibir hoy a hermanos y hermanas de sacerdotales, religiosas y misioneras. Hoy estamos débiles en la fe,distintos lugares. Todos unidos por la misma fe. Los obispos encar- débiles en número y débiles en fuerza. Es lo que vosotros nos apor-gados de esta Comisión en la Conferencia Episcopal nos han escrito táis. No os dejéis contagiar por el secularismo y el relativismo quesobre los inmigrantes algo que nos puede hace pensar: “Salgamos al nos invaden. Mantened y comunicad el ardor de vuestra fe y el en-encuentro, abramos puertas. Este lema nos demanda no tusiasmo por transmitirla. Muchas veces os vemos en nuestras cele-permanecer cerrados en los recintos de nuestras comunidades, braciones y apreciamos vuestra devoción al comulgar y vuestroatrevernos a transitar por nuevos caminos abriendo puertas y aprecio por el sacramento de la penitencia.suscitando encuentros, leyendo en el rostro de los inmigrantes susdolores y esperanzas, traduciendo la esperanza del Evangelio en Pero gracias también por vuestra presencia. No siempre es bienrespuestas prácticas para adultos, jóvenes y niños. En la acogida. Cuando la economía iba bien, aportasteis vuestro trabajo,evangelización –como en la relación migratoria– no hay uno que da cotizasteis a la Seguridad Social e hicisteis crecer la riqueza. Aumen-y otro que recibe. Los dos dan y reciben”. táis la natalidad, sin la cual un país va al suicidio. La tasa de natali- dad en el País Vasco se sitúa entre las cinco más bajas de la UniónComo nos recuerda el papa Benedicto: “Las comunidades cristianas Europea. Además, tantas veces asumís los trabajos que nadie quierehan de prestar una atención particular a los trabajadores hacer. Y por unos pocos delincuentes e inadaptados, la inmensainmigrantes y a sus familias, a través del acompañamiento de la mayoría, que sois personas de bien, tenéis que sufrir y podéis seroración, de la solidaridad y de la caridad cristiana; la valoración de lo juzgados injustamente.que enriquece recíprocamente, así como la promoción de nuevosprogramas políticos, económicos y sociales, que favorezcan el Cáritas nos recuerda que ahora que estamos en crisis, este climarespeto de la dignidad de toda persona humana, la tutela de la propicia actitudes insolidarias que colocan a las personas inmigran-familia y el acceso a una vivienda digna, al trabajo y a la asistencia”. tes en la última posición de nuestra sociedad, como si sus derechos no fueran tales, sino privilegios de los que pueden ser despojadasTampoco quiere el Papa que nos olvidemos de quienes lo pasan sin consecuencia, y nos transmite la idea de que sin el colectivo in-peor lejos de sus países: Los refugiados que piden asilo, tras escapar migrante será más fácil recuperar el período de bonanza económica.de persecuciones, violencias y situaciones que ponen en peligro su No podemos caer en ese error, otro más: por encima de la riquezapropia vida, tienen necesidad de nuestra comprensión y acogida, del que supone la diversidad cultural, por encima de la contribución derespeto de su dignidad humana y de sus derechos, así como del estas personas al mantenimiento de un Estado de Bienestar queconocimiento de sus deberes. otros se empeñan en desmantelar, se encuentra el respeto a su dig-

×