Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

LA CULTURA DE LA INNOVACIÓN Y EL DESARROLLO SOSTENIBLE

33 views

Published on

Trabajo presentado en el 26 Congreso Panamericano de Ingeniería Mecánica, Eléctrica, Industrial y Ramas Afines, COPIMERA 2017

Published in: Environment
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

LA CULTURA DE LA INNOVACIÓN Y EL DESARROLLO SOSTENIBLE

  1. 1. 1 LA CULTURA DE LA INNOVACIÓN Y EL DESARROLLO SOSTENIBLE Enrique Posada Restrepo Asesor de proyectos y coordinador de innovación, HATCH INDISA S.A.S., Colombia enrique.posada@hatchindisa.com 1. INTRODUCCIÓN Los desafíos que ofrece para la ingeniería el desarrollo sostenible, implican revisiones importantes de los modelos culturales, no solamente sociales, sino también en la práctica misma de la ingeniería. Para asumir el cambio, es importante entender las conexiones existentes entre las ideas, los sistemas de creencias y la realidad misma. El cambio se posibilita cuando se flexibiliza el sistema de ideas y de creencias de las personas, de las organizaciones y de la sociedad. El cambio se facilita si se entienden los procesos dinámicos que conectan las ideas con las experiencias. El punto de partida del cambio tiene mucho que ver con asumir estados de funcionamiento creativo, asociados con la imaginación, la intuición, la capacidad de compromiso y de emprender proyectos y la creación de espacios para el aprecio y el enamoramiento. Acá es donde entra la innovación, como esa capacidad para descubrir y poner en marcha las nuevas posibilidades que permiten el funcionamiento tecnológico, social y humano dentro de parámetros admisibles con la sostenibilidad. En esta presentación se discutirán los mecanismos para desatar las fuerzas creativas e innovadoras en la ingeniería y se plantearán las posibilidades y las ventajas de contar con un sistema de ideas creativo e innovador como base para lograr la sostenibilidad. Se plantearán diez esquemas de funcionamiento, asociados con las leyes de la física, que contribuyen al desarrollo de la creatividad, la innovación y la sostenibilidad en el trabajo de ingeniería. 2. CULTURA, CREATIVIDAD Y SOSTENIBILIDAD Se podría pensar que al hablar de ingeniería y desarrollo sostenible habría que hacer énfasis, ante todo, en la tecnología. Sin embargo, el logro de un compromiso con la sostenibilidad involucra aspectos culturales, educativos, de política, de objetivos, de trabajo en equipo y de compromiso y responsabilidad, por lo cual involucra diversos elementos de tipo cultural y de comportamiento humano. Por ejemplo, las organizaciones de todo tipo deben contar con políticas de gestión, con unos principios que guíen la acción y con una cierta claridad metodológica y conceptual, es decir con un sistema de creencias alineado y operativo, que genere acciones coherentes y eficaces. Por ello, conocer los aspectos técnicos acerca de estos temas no es suficiente para avanzar decididamente en temas de sostenibilidad, aun si se los mira desde la ingeniería. Es esencial todo lo que tiene que ver con la motivación de las personas. La más profunda motivación que pueden tener las personas y las organizaciones para incluir el equilibrio entre medio ambiente, sociedad y economía en su visión de trabajo, está relacionada con la ética, la cual, en el fondo, platea cuestionamientos sobre los efectos de las acciones de las personas y de las organizaciones. Son preguntas sobre lo que traerá el futuro y sobre el mal que se hace o el bien que se deja de hacer. La ética está fundamentalmente asociada con la conciencia y por ello la actuación ética de las organizaciones y de las empresas depende también del estado de conciencia de las mismas.
  2. 2. 2 La sostenibilidad implica complejos e interconectados ciclos y bucles de retroalimentación. Para que sean exitosos, es necesario que las personas y las organizaciones tengan estados de conciencia desarrollados y creativos. Estas actitudes creativas tienen que ver con el despertar de las capacidades para imaginar, para establecer visiones, declaraciones, compromisos y políticas de ahorro y de respeto por lo racional y lo correcto. Igualmente, que generan preguntas y cuestionamientos de fondo, que den lugar a actitudes de investigación, de aproximaciones novedosas a la problemática y de generación de alternativas. Es acá donde el ingeniero interviene, altamente motivado, supremamente ético y pleno en creatividad, para hacer aportes esenciales a la sostenibilidad. 2.1. CREENCIAS, NIVEL DE CONCIENCIA Y SOSTENIBILIDAD Las creencias son pensamientos, ideas, esquemas mentales a través de las cuales las personas crean e interpretan la realidad e interaccionan con ella. Se manifiestan en forma de declaraciones de las organizaciones o de las personas. Las creencias interpretan y contribuyen a crear las experiencias que confirman la verdad de lo que las personas o las organizaciones creen. Las creencias dan lugar a relaciones de causa-efecto y de efecto-causa entre las personas y los elementos ambientales, sociales y económicos. Cuando las personas y las organizaciones se dan cuenta de esto y manejan deliberadamente sus creencias y su cultura, adquieren el poder de reestructurar su conciencia (es decir, su sistema de creencias) y de poner a tono su cultura con las nuevas circunstancias y realidades del entorno, lo cual facilita el cambio. La cultura y las creencias tienen que ver con la forma en que está estructurada la conciencia de las personas (y por ende de las organizaciones). En este sentido vale la pena anotar que las creencias vienen o existen en forma de racimos o de conjuntos, más o menos confusos o claros, asociados con unos niveles o estados. Los estados o modos de la conciencia pueden agruparse bajo tres categorías: estados reactivos, estados mentales y emocionales y estados creativos. Los estados reactivos se pueden asociar con los conceptos del miedo, la incomodidad, la agresividad y el estar centrado en el pasado. Cuando las personas y las organizaciones funcionan en estado reactivo, tienden a alejarse de la responsabilidad social y personal, ya que advierten en las situaciones elementos de miedo y temor, defensa y ataque, de repetición de fracasos o de culpabilidad, ante los cuales se sienten débiles y dependientes. Los estados mentales, racionales y emocionales son de gran importancia en las metodologías del trabajo de los ingenieros y tienden a dominar sus acciones (especialmente en lo que tiene que ver con la mente lógica y racional). Estos estados se los puede asociar con los conceptos del manejo organizado de los datos y los registros históricos, el empleo de la lógica, del análisis y de la metodología, la motivación basada en emociones positivas y el trabajo experimental y predictivo. Estas son las bases principales del modo racional de hacer las cosas y funcionando desde estos modos se ha construido en buena parte la actual estructura social y económica y el buen funcionamiento de las organizaciones. Con estas estructuras se superan los modos reactivos. Todo ello funciona mejor cuando se complemente con la inteligencia emocional, que se podría definir como la capacidad para estar motivados, comprometidos, alegres y con muy buena actitud ante las situaciones, es decir, complementar la racionalidad con una actitud responsable y positiva. Sin embargo son tan desafiantes y enormes los problemas de sostenibilidad a que está
  3. 3. 3 enfrentada la humanidad (que generan enormes riesgos, miedos, equivocaciones, daños, conflictos y pérdidas), que no bastan el trabajo racional, aún soportado por altas dosis de inteligencia emocional y por la mejor ingeniería, para resolverlos. Esto tiene mucho que ver con la complejidad, la alta velocidad de las interacciones, y la interconexión inherente que genera reacciones no lineales y secundarias por todas partes. Conectar lo vivo (ambiente), con lo humano (sociedad) y con lo productivo (economía y trabajo), necesariamente da lugar a tales complejidades. En el pasado, debido a los tamaños de los elementos, relativamente menores, y a la velocidad de interacciones, relativamente lenta, no se sentía tan evidente la crisis de sostenibilidad, aún en un ambiente de guerras, de limitaciones y de enfermedades. Pero dados los avances tecnológicos y el enorme crecimiento social y económico, el elemento natural está siendo sujeto a situaciones que amenazan la integridad del conjunto. Al considerar esto se tiene la fortuna de contar también con estados creativos en las personas y en las organizaciones, que están en capacidad de permitirles enfrentar los desafíos. Estos estados creativos se encuentran asociados con conceptos como imaginación, innovación, investigación, desarrollo, evolución, creatividad y creación, intuición y observación. Estos estados dejan brillar la naturaleza superior de las personas y estimulan las responsabilidades personales y sociales. Podría parecer que estos conceptos suenen demasiado ideales en el mundo real, sujeto a la competencia, a las exigencias del mercado, a las exigencias del tiempo, a las carencias económicas. Sin embargo, las organizaciones, el sistema productivo y las personas no pueden ser ajenas a estas realidades idealizadas, dado que los seres humanos son seres integrales. Por ello conviene establecer realidades personales y sociales que sean creativas y que tengan aspectos idealizados. 2.2. CREATIVIDAD, INNOVACIÓN Y SOSTENIBILIDAD Los seres humanos son el producto de muchos miles de años de evolución que ha permitido que cuenten con una herramienta muy potente, que es el sistema nervioso. Se identifica esta gran capacidad con conceptos como el de la inteligencia, la memoria, la creatividad, la planeación, la investigación, la ciencia, el desarrollo, la imaginación. En la medida en que las personas sean conscientes de estas capacidades y se apliquen a ellas con plena autonomía, autoestima, con- fianza e intencionalidad, se aumentan las posibilidades de trabajar en forma más integral y más humana. Investigadores del comportamiento humano como Gregory Bateson y Carl Rogers señalan que existen importante mecanismos de retroalimentación positiva que impulsan el comportamiento armonioso de las personas, y por lo tanto, de las organizaciones. Gregory Bateson, a pesar de que haber desarrollado su trabajo en temas de índole social y cultural, tuvo mucho que ver con la ingeniería, debido a sus aportes en los desarrollos científicos que dieron lugar a la cibernética y al entendimiento de los fenómenos de retroalimentación, tanto en ingeniería como en ciencias humanas. En 1972, Gregory Bateson sacó a la luz pública su teoría según la cual el cambio deseable (por ejemplo la búsqueda de la sostenibilidad), no se debe referir solamente a nuestras acciones, sino más que todo a nuestros pensamientos. Es decir, hay que pensar sobre cómo pensamos. A esto lo llamó Bateson la “ecología de la mente”. Para Carl Rogers los organismos poseen una tendencia innata a la actualización, la cual gobierna todas las funciones, tanto físicas como de la experiencia. Esta fuerza tiende constantemente a desarrollar las potencialidades de los individuos para asegurar su conservación y su prosperidad, dentro de los límites del ambiente. Sin embargo, el éxito de estas acciones, no depende
  4. 4. 4 solamente de la situación real u objetiva, sino también de la situación tal como el sujeto la percibe, y el sujeto percibe la situación en función de la noción que tiene de su yo. Se puede decir que el mundo es percibido a través del prisma del yo, o sea, lo que se refiere al yo tiene tendencia a ser percibido en relieve y es susceptible de ser modificado en función de los deseos del sujeto, mientras que lo que no tiene relación con el yo, tiene tendencia a ser percibido de forma más vaga o a ser totalmente pasado por alto. De tal modo que en última instancia, es la noción que se tiene del yo la que determina la eficacia o el fracaso de la tendencia a actualizarse. Colectivamente se puede extender este concepto al YO colectivo que debería actualizarse conscientemente a las realidades de la sostenibilidad. Esta tendencia debería buscar modos de funcionamiento sostenibles. Parece evidente que tales logros son esencialmente el resultado de actitudes, percepciones y trabajos mentales, resultados de la ecología de la mente. Rogers es el padre de la escuela humanista del manejo de la mente humana. Esta escuela desarrolla el concepto de la empatía, que consiste en asumir la posición del otro como método de trabajo para el logro de las buenas relaciones humanas. La psicología humanista pone de relieve la experiencia no verbal y la exploración total de los estados de conciencia como medio de realizar el pleno potencial humano Con base en estos enfoques, los mejores puntos del comportamiento humano se logran cuando se da un manejo delicado, empático, bien intencionado, libre, amplio, integral, descansado, evolutivo y equilibrado al sistema nervioso humano, en un sano equilibrio con la realidad natural. En esta forma se facilita que las personas encuentren en sus propias capacidades, en sus propios sistemas nerviosos, capacidades insospechadas. Por extensión se puede decir que las organizaciones también tienen su propio sistema nervioso, al cual se pueden aplicar principios semejantes a los que se aplican a las personas. Desde un punto de vista conceptual y simbólico, se puede decir que existen dos modos de funcionamiento del sistema nervioso, los cuales se han asociado con la existencia de dos hemisferios en el cerebro: hemisferio izquierdo y hemisferio derecho. Al considerar estos dos modos de funciona- miento lo que se quiere es plantear el punto de vista de que es posible enriquecer el funcionamiento cerebral y nervioso cuando se es consciente de las gamas de posibilidades que existen. Los dos modos de funcionamiento no son totalmente independientes ni corresponden a separaciones claras de tipo físico. Más bien son opciones de contemplación y de experimentación de la realidad. La tabla 1 contrasta los dos modos de funcionamiento de los procesos nerviosos y cerebrales. Uno de los modos, el del hemisferio izquierdo, está asociado con el aspecto consciente de los funcionamientos y con la mente. El otro modo con el cuerpo y con el aspecto inconsciente de los funcionamientos. Pero no son modos separados radicalmente sino que estas clasificaciones denotan posibilidades que se alimentan mutuamente. La idea de establecer estas dos categorías es provocar que las personas y las organizaciones se atrevan a buscar formas deliberadas y novedosas de funcionamiento. Por herencia, por educación, por influencia ambiental, por adoctrinamiento, por elección propia, o por otras muchas razones, se tiene la tendencia a preferir ciertos modos de funcionamiento. Las costumbres o rutinas que se adoptan pueden condicionar funcionamientos parciales. Con ello se pierden opciones y esto se refleja en las formas de relación con el ambiente. Este funcionamiento limitado es una de las causas de los comportamientos desordenados y poco evolutivos y poco delicados con relación a la naturaleza y a los demás, que se constituyen en amenazas contra la sostenibilidad. ¿Cómo se pueden tener en cuenta las categorías de la tabla 1? Determinar esto es una tarea inteligente y creativa que hace parte de los programas de gestión en la organización. Los siguientes son algunos ejemplos aplicables a la sostenibilidad, sobre el uso de dos de las categorías de la tabla.
  5. 5. 5 Aspecto de Funcionamiento Hemisferio Izquierdo Hemisferio Derecho Zona de dominio La mente, lo consciente El cuerpo, lo inconsciente Tipo de percepción Pensamientos, sensaciones Sentimientos / Sentir, Intuición Tipos de Recuerdos Palabras, números, partes, nombres Imágenes, caras, patrones, lo global Formas de Expresión Verbal, hablada, contar, escribir No verbal, gestos, dibujos, garabatos Formas de Pensamiento Analítico, lineal, lógico, racional, secuencial, vertical, convergente, deductivo Visionario, espacial, analógico, creativo, simultáneo, lateral, divergente, inductivo Formas de acción Prueba, ejecuta Visualiza, se proyecta Énfasis organizativo y empresarial Normas, capital, mano de obra, Recursos, tecnología Visión y valores, motivación, compromiso, ideas, creatividad, innovación Forma de definir y presentar las cosas Blanco y negro, sin dudas, asertivo, con palabras Grises o colores, con alternativas, sugerente e integrativa, con gráficos Enfoque de conocimiento Reduccionista Holístico Enfoque de los Valores Expansión, dominio, competencia, cantidad Conservación, asociación, Cooperación, calidad Fuente: Tomado de [1] Tabla 1. Modos de funcionamientos opuestos y complementarios La zona de dominio, corresponde a los temas administrativos, al comando de las organizaciones. Se presentan dos aspectos: La mente y lo consciente por un lado; el cuerpo y lo inconsciente por el otro. La gestión se hace a partir de una administración comprometida. Administrar en sus orígenes significa servir, el ministro (el que ad-ministra) es el servidor de los demás. El liderazgo se basa en el servicio. Esta es la zona donde se toman las decisiones. Los aspectos mentales del dominio tienen que ver con la lógica y el conocimiento que dan fundamento a la acción. Para trabajar en sostenibilidad es menester conocer la lógica de los sistemas, contar con bases teóricas. Esto lo puede lograr la empresa con ayuda de asesores o con recursos propios capacitados. Una organización que es consciente de estas capacidades mentales, las divulga, las estimula, les da importancia, las utiliza. Si cuenta con instrumentos, los usa; si cuenta con manuales e información, los emplea. Una organización inteligente y consciente, es estratégica, tiene metas, planea, piensa, aprende, cambia. Los aspectos corporales del dominio, tienen que ver con las rutinas de trabajo, con los procedimientos, con el funcionamiento automático. El entrenamiento, la práctica constante, las brigadas de trabajo, los ejercicios, los talleres, los controles automáticos, el trabajo con base en metas, la gestión, van estableciendo modos de funcionamiento autónomos. Entonces la organización funciona como un cuerpo, cada cual en forma comprometida, casi automática haciendo su trabajo. La zona de la percepción corresponde a los mecanismos que tiene la organización para darse cuenta, para medir, para captar información, para conocer dónde se encuentran. Es la zona
  6. 6. 6 dónde se identifican los estados y se hacen las evaluaciones. Es la zona de las auditorías, de las revisiones. Desde el punto de vista mental, la organización percibe ideas, pensamientos, estructuras ideológicas y mentales. Para ello está dotada, tal como ocurre en las personas, de mecanismos de comunicación y de percepción sensorial, los sentidos. Con la vista se hacen observaciones, se miran situaciones, se admiran y se aprecian oportunidades, se leen las leyes y las normas, se vela porque haya imágenes y símbolos. Con el oído, se presta atención a los eventos llamativos y a las alarmas, se escucha a las comunidades y a los clientes, se oyen las inquietudes y las ideas del personal, crean opciones para que las personas hablen y expongan sus ideas. Con el gusto, se disfrutan y se celebran los logros, se es esmerado y ordenado, se hace buen mantenimiento, se hacen las cosas con cariño y con refinamiento y elegancia. Con el olfato se detectan los problemas, se huelen las situaciones riesgosas o dañinas, se sensibilizan las comunicaciones, se captan los pequeños detalles escondidos y sutiles que luego se pueden volver catastróficos o útiles, se estimulan los compromisos y las pequeñas acciones que luego pueden ser muy importantes. Con el tacto se manejan bien las situaciones, se hace fuerza donde corresponde, sin hacer daño; se tocan los problemas y se miden las variables, para tenerlas a la mano. Fuente: Tomado de [1] Gráfica 1. Dos modos de percepción
  7. 7. 7 Desde el punto de vista corporal los mecanismos de percepción tienen que ver con los sentimientos, el sentir y la intuición. Se trata de percepciones que son de tipo identificación, de tipo empático. La figura 1 compara las dos formas de percibir, corporal y mental. En ellas X es el sujeto que percibe y la forma ovalada es el objeto que se percibe. La percepción corporal tiene que ver con un mayor involucramiento de los responsables en los temas, por ejemplo, en los asuntos productivos, sociales, ambientales o económicos, en los equipos, en los sistemas, viéndolos desde adentro. En esta forma se pueden apreciar diversos detalles que dan origen a divergencias, a desviaciones. La identificación también tiene que ver con un acercamiento cariñoso a los sistemas, con la creación de espacios para la motivación y el cuidado. Cuando se logra una buena identificación, los sistemas naturales y los recursos se sienten cercanos y se experimentan y se reciben datos de manera intuitiva, como si se tratara de un sexto sentido. Cuando se trabaja con expertos, se tiene la sensación de que el experto está estrechamente unido al equipo, al proceso, y sabe todo lo que hay que saber. Desarrollar cercanías, “expertises” en las organizaciones, aumenta la percepción empática. 3. DIEZ ESQUEMAS DE FUNCIONAMIENTO PARA LA SOSTENIBILIDAD Para facilitar el trabajo constructivo se presentan a continuación diez principios de trabajo práctico y el desarrollo de la ética personal y empresarial. El Principio de la potencialidad universal se refiere al potencial interno, con frecuencia escondido, que reside en todas las personas y los diversos aspectos de los objetos. Si se tiene en cuenta este potencial, se puede ver más allá de las clasificaciones habituales cómo “malo”, “bueno”, “problema”, “trabajador”, “je-fes”, “pérdidas”, “ineficiencia”, “dato”, “medición”, etc., enfocándose más bien en la posibilidad y en la responsabilidad que existe de localizar y encontrar el valor subyacente detrás de estas clasificaciones: las oportunidades. Las oportunidades son aquellos potenciales que están escondidos. Con este principio en mente, se estimula y se da valor a los grupos de trabajo y a las personas. Principio de la observación participativa. Examina el hecho de que la realidad tiene aspectos subjetivos que dependen en gran medida de la participación las personas. Con este principio se facilita que se den pasos después de la detección de las oportunidades, para hacerlas reales, para aprovecharlas. En la construcción del desarrollo sostenible, todos participan. Principio del manejo de la incertidumbre. Se refiere a que todo proceso es susceptible de mejoras y de examen, ya que el funcionamiento ocurre en un amplio espectro de posibilidades, algunas de las cuales aportan incertidumbre o están condicionadas. Detrás de las variaciones e incertidumbres están subyacentes ahorros potenciales y nuevas posibilidades de interpretación. Principio de la asociación o complementariedad. Se refiere a la importancia de la perspectiva para examinar e interpretar las realidades, de manera que se tengan en cuenta los lados opuestos y las visiones complementarias. Este principio facilita que se acepte que son varias las posibilidades de resolver un problema y que no hay que fijar limitaciones arbitrarias ni juzgar perentoriamente. En términos de trabajo en equipo, este principio facilita apreciar el espacio del otro y practicar la escucha activa. Con este principio en la mente de las organizaciones, se
  8. 8. 8 amplifican los beneficios de hacer parte de grupos de trabajo, de unirse a otras empresas, de trabajar con las universidades, con las autoridades, con los clientes y los proveedores. Principio de la unidad. Se basa en la idea de que hay unidad subyacente entre los distintos objetos, las personas y las organizaciones. Una valiosa herramienta de trabajo para estimular el efecto positivo de este principio es tomar cualquier objeto, persona, concepto, creencia, norma, equipo, problema, y sentir como se siente eso, es decir, acercarse a las cosas y sentirlas como de uno, identificarse con ellas, experimentarlas cercanamente. Esto da lugar a asociaciones sinérgicas que optimizan el trabajo empresarial. Ello da fuerza y conocimiento compartido. Principio de las alternativas variadas. Se refiere a que hay varios niveles de la realidad, así como hay varios niveles de conciencia y un espectro interesante de alternativas y de niveles de funcionamiento. Este principio facilita el que las personas y las empresa acepten la existencia de modelos de mejora aplicables a sí mismas y los distintos procesos; con ello se establecen estándares, se plantean metas, se abre la mente a los conceptos y a las visitas de asesores, se asiste con gusto a cursos, se busca la capacitación, se conversa con los clientes y con los proveedores, se asiste a ferias, se conocen y se exploran las normativas ambientales como fuentes de acción y mejora. Principio del manejo del tiempo. Con este principio se facilita la observación de los eventos con una perspectiva más amplia y se logra un mayor enfoque y efectividad a darse cuenta de la importancia del instante que se vive, de la oportunidad que aparece, de la realidad presente. Los problemas van apareciendo a medida que se tiene conciencia para verlos, tiempo para vivirlos y energía para resolverlos. Si se les da la espalda y no se les vive, aparecen el acoso, la tensión y el incumplimiento y el tiempo nos atrapa. La gerencia y los directivos deben tener tiempo para escuchar las señales que salen de todas partes y para plantear una visión participativa en cuyos logros todos se conviertan en gerentes. Eso creará tiempo. Principio de la energía prevalente. Reconoce que la vida, la naturaleza y todos tienen un potencial que se manifiesta energéticamente. Este principio facilita que las personas y las organizaciones entiendan las muchas conexiones e implicaciones que las agitan y estimulan y se vean a sí mismas como fuentes energéticas generadoras de comportamientos armónicos y responsables. En último término, con la búsqueda de un mundo más sano y la sostenibilidad, se logrará enriquecer el trabajo comunitario, estimular el empleo y la prosperidad, creando a su vez espacios para la felicidad individual y colectiva Principio de la entropía. Se refiere a los elementos de orden y desorden implicados en los procesos, reflejados en que hay tendencias a que se desintegren y se desordenen las cosas, siendo necesario intervenir activamente para que haya integración y orden. Las crisis de funcionamiento aportan claves para la mejora y el desarrollo y la agitación y la turbulencia aportan señales útiles para cambiar de nivel de funcionamiento. Principio de los aspectos caóticos de las grandes transformaciones. Se refiere a los efectos escondidos en las pequeñas variaciones de los parámetros que influyen sobre la realidad y que pueden ser muy determinantes. Estos efectos de tipo caótico, son parte natural de la existencia, guardan relación con los fenómenos y pueden generar altas inestabilidades y complejidad. En este sentido es bueno caer en cuenta que existen los catalizadores, que son elementos que facilitan el cambio. Un asesor, una norma, un curso, la idea de una persona, un intercambio con un cliente, asistir a un feria. Son eventos de alcance insospechado.
  9. 9. 9 4. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES Se han presentado esquemas de trabajo de ingeniería en busca de contar con una visión integral de la realidad, para aproximarse de una manera más eficaz a la complejidad que está subyacente en los problemas de la sostenibilidad. Se han presentado diversas herramientas prácticas que facilitan este enfoque. Son muy importantes las visiones complementarias de la realidad y el empleo de diez principios, basados en la física moderna, para resolver situaciones de modo sostenible. 5. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS [1] Posada Restrepo, E. (2014). Hacia una cultura de la gestión energética empresarial, Publicado por ISAGEN, Medellín, pp. 690. [2] Posada Restrepo, E. (1995). En busca del conocimiento creativo, Medellín, pp. 220. [3] Posada Restrepo, E. (2002). Guía de buenas prácticas de manejo energético en las pequeñas y medianas empresas, Ministerio del medio ambiente y CNPML, Medellín, pp. 86. [4] Posada Restrepo E, (2010) Strategic Analysis of alternatives for Waste Management, Capítulo publicado en el libro Waste Managemente, Edited by Subil Kumar, Intech, Croatia [5] Posada E. (2017) The Ayurveda Natural Medicine System and Its Environmental Implications. Environ Sci Ind J. 2017;13(4):144. [6] Posada E, Valencia G, Robledo D (2016) Towards Sustainable Cities trough a Decrease in CO2 Emissions Based on Creating Consciousness on Human Habits and Its Relations to Body CO2 Emissions and Associated Impacts. Int J Earth Environ Sci 1: 116. doi: http://dx.doi.org/10.15344/ijees/2016/116 6. HOJA DE VIDA DE LOS AUTORES Enrique Posada Restrepo. Ingeniero mecánico de la Universidad Pontificia Bolivariana, 2006; BS in Mechanical Engineering, University of Maine – USA, 1972; Master in Mechanical Engineering, University of Maine – USA, 1973; Maestría en Crítica de Cine, Aula Crítica, España, 2011. Se ha desempeñado profesionalmente como profesor e investigador en la Universidad Pontificia Bolivariana. Posteriormente estuvo vinculado a la empresa NUBIOLA PIGMENTOS S.A., como director de investigación y desarrollo. Entre sus actividades estuvo el manejo de los temas ambientales, el desarrollo de tres nuevas plantas de producción y numerosos estudios y desarrollos en los distintos procesos químicos y físicos que desarrolla esta empresa. En los últimos años, ha estado vinculado a la empresa HATCH INDISA S.A.S. como director de proyectos y especialista en temas del medio ambiente, energía y fluidos. Actualmente es su coordinador del área de innovación y desarrollo.
  10. 10. 10 .

×