4.1.tecnicasde educacionpopular muy bueno

4,215 views

Published on

técnicas de educación no formal y popular

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
4,215
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
120
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

4.1.tecnicasde educacionpopular muy bueno

  1. 1. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005CURSO _ E-DC-4.1. TÉCNICAS DE EDUCACIÓN POPULAR FEDERICO COPPENS _ <tamfritz@ibw.com.ni> HERMAN VAN DE VELDE _ <cicapnic@ibw.com.ni>ABRIL 2005PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  2. 2. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Metodología y Técnicas de Educación Popular Abril 2005Índice 1. Introducción 2 2. Perspectiva histórica sobre la Educación Popular 12 2.1. Revolución Industrial y Movimiento Obrero (Siglo XIX) 12 2.2. Pastoral Social Católica y Juventud Obrera Cristiana (JOC, 1925) 13 2.3. Sandino y el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional (1927-1934) 14 2.4. Políticas reformistas de desarrollo y “Alfabetización Funcional” 16 2.5. Primera campaña de alfabetización masiva e integral en la 19 Revolución Cubana 2.6. Conferencia Episcopal de Medellín y opción por los pobres 21 2.7. Paulo Freire y la “Pedagogía del Oprimido” (1968) 23 2.8. Gustavo Gutiérrez y la “Teología de la Liberación” (1971) 28 2.9. La CNA en la Revolución Sandinista (1980) 30 2.10. El Colectivo de Mujeres de Boston (1980) 36 3. Educación Popular y escuela 40 4. Educación Popular: una necesidad metodológica 52 4.1. Principios Fundamentales 53 4.2. Concepción dialéctica del aprendizaje 56 4.3. Relación práctica-teoría-práctica 58 4.4. La producción colectiva del conocimiento 63 4.5. Educación Popular y Participación 67 4.6. Educación Popular y Organización 70 4.7. Función Económica de la Educación Popular 73 4.8. La Función Ideológico-Política de la Educación Popular 77 4.9. Función Socio-Cultural de la Educación Popular 91 4.10. EDUCACIÓN Popular, Evaluación y Sistematización 95 4.11. Educación Popular y Metodología P-COA_acem 97 5. Técnicas de Educación Popular _ una introducción 104 5.1. Advertencia 104 5.2. El Valor Pedagógico del Juego 105 5.3. El Diseño Metodológico 112 5.4. Momentos metodológicos de una actividad educativa-organizativa 114 6. Concluyendo… 137 Bibliografía 139 Anexo: Escuela Sub-Regional de Formación Político-Pedagógica -1- 1PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  3. 3. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 20051. Introducción “Hasta ahora, los filósofos se han dedicado a interpretar el mundo; se trata de cambiarlo”. Ludwig FeuerbachContrario a lo que podría dejar creer el título “Técnicas de Educación Popular”,no pretendemos ofrecer aquí otro recetario más de técnicas de animación para“dinamiqueros de grupos”. Por muy importante que resulte brindar pautasoperativas para el trabajo práctico de facilitación de procesos de desarrollocomunitario, las técnicas no pueden constituir una finalidad en si mismas; sóloson medios para alcanzar objetivos educativos.Por lo tanto, si no queremos enfatizar las técnicas, nuestra intención consiste másbien en promover la apropiación coherente de los fundamentos de la EducaciónPopular como compromiso político y ético. Efectivamente, ya veremos que paraser realmente significativa y - por ende - plenamente eficaz, la utilización de lasllamadas “técnicas de animación” ha de inscribirse en un sistema metodológicode referencia para una pedagogía alternativa. Esta es la propuesta de laEducación Popular.Calificamos la Educación Popular como un sistema metodológico de referencia afin de subrayar su carácter plural y dinámico. No se trata de un conjunto detécnicas organizadas en un método, y tampoco de una teoría monolítica yacabada. La verdad es que esta indefinición teórica constituye su principalvirtud, aún si puede resultar algo incómodo para much@s no poder amparar su 2PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  4. 4. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005quehacer en un conjunto de conceptos y preposiciones teóricas supuesto abrindar garantías de cientificidad. La Educación Popular no pretende ser teoríaporque no apunta ante todo al conocimiento; es un sistema metodológico,necesariamente dinámico, cuyo objetivo consiste en facilitar la accióntransformadora de sectores populares para el mejoramiento de sus condiciones devida.Desde luego, sería algo incoherente brindar, de entrada, una definición de laEducación Popular porque, como lo señala Carlos Núñez en el título de uno desus libros, es “Un concepto que se define en la praxis” 1 . Además de señalar asíuna gran verdad, Carlos Núñez nos invita a asumir un reto: precisarconstantemente el significado de la Educación Popular a partir del examen críticode nuestros quehaceres, adecuándolos siempre de manera oportuna en función delas realidades que vivimos. En este sentido, la Educación Popular es unapropuesta metodológica pertinente para el trabajo de facilitación de procesos dedesarrollo comunitario: ir desarrollando alternativas de superación, construyendocolectivamente oportunidades para avanzar a partir de las realidades que vivimos…Para decirlo de otra forma, encerrar la Educación Popular en una definiciónteórica sería como esterilizarla. A lo mejor, al final de este curso, podremosconsensuar una concepción de la misma después de compartir nuestras múltiplesexperiencias de facilitadoras/es en este campo. Sin embargo, nos pareceimprescindible discutir aquí, de manera crítica, las acepciones tradicionales delos dos términos que se conjugan en la noción de Educación Popular.Antes de proponer algunos elementos para esta discusión, reflexionemos:¿Qué entendemos por educación?__________________________________________________________________________________________________________________________________________________1 Núñez H. Carlos, 1992, 53. 3PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  5. 5. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005¿Qué entendemos por popular?__________________________________________________________________________________________________________________________________________________La raíz etimológica de Educación nos remite al latín “ex - ducare” (conducir fuerade…). Desde ahí, la educación se define generalmente como el desarrollo operfeccionamiento metódico de las facultades y aptitudes de un ser para superfecta formación adulta. Implícitamente, se entiende que el papel activofundamental en la educación lo asume la/el educador(a) que conduce el procesoeducativo mediante la transmisión de conocimientos existentes. En cambio,quien es educad@ juega tradicionalmente un papel pasivo de asimilación deinformaciones que le permitirán salir de un estado inicial de vacío, de ignorancia,llenándose de los saberes acumulados por otr@s que le precedieron. En estaperspectiva tradicional la/el “alumn@” (siempre del latín “a – lumen” = privad@de luz) sale de un estado primitivo “de naturaleza” , es decir de supuestaignorancia total, para sumarse a “la civilización”.En cambio, nuestra concepción de la educación apunta a la producción conjuntade conocimientos, siempre novedosos, construidos desde experienciasparticulares y lugares sociales específicos, presentando siempre un carácterpolítico porque orientados a la acción. A partir de la aplicación de estaperspectiva a la Educación Popular, George Black y John Bevan señalan: El puntode partida de la educación se encuentra en dos preguntas básicas: • ¿Qué está pasando? • Y ¿qué podemos hacer?En cualquier parte que estas dos preguntas sean hechas, analizadas y respondidascolectivamente, la educación se da. Desde luego, si el proceso es participativo,crítico, y apoya al pueblo a organizarse para cambiar su situación, todo proceso deconstrucción de oportunidades de aprendizaje puede reivindicar su filiación con lametodología de la Educación Popular2.2 George Black y John Bevan La pérdida del miedo: Educación en Nicaragua antes y después de la Revolución. Citado por Deborah Barndt en Para Cambiar esta casa. La Educación Popular en tiempos de los sandinistas, INIEP, 1995, p. 10. 4PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  6. 6. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005La cita anterior ya hacía referencia al segundo término que tenemos que discutir,el pueblo, que tiene dos acepciones básicas:1. El pueblo social, desde una óptica descriptiva, lo conforma el conjunto de sectores sociales explotados, objetivamente necesitados de emancipación para liberarse de distintas formas de discriminación. El pueblo social es entonces el conglomerado de diferentes minorías dominadas y marginadas en base a diferentes criterios que pueden conjugarse, reforzándose mutuamente, o no: clase social, origen étnico, procedencia geográfica, género, edad, convicciones filosóficas o religiosas, etc.… Tomando en cuenta esta diversidad de criterios de discriminación a partir de los cuales se define el pueblo social, el ideal del “pueblo unido” resulta bastante excepcional. Lo común es más bien su carácter plural y heterogéneo, muchas veces con intereses encontrados que pueden llevar los distintos sectores populares a enfrentarse entre si. Adelantándonos, podemos afirmar que la superación de esta segmentación del pueblo social mediante la identificación de intereses comunes a todos los sectores sociales marginados constituye precisamente una de las tareas fundamentales de la Educación Popular, en aras de su empoderamiento como actor social colectivo. Ahí es donde interviene el proceso de liberación mediante la Educación Popular.2. Este empoderamiento es requisito para poder hablar de la segunda acepción del pueblo, esta vez en un sentido político. Se hace referencia aquí a la movilización de sectores sociales unidos de cara a un proceso de liberación con respecto a la enajenación. Por lo tanto, el pueblo político se define por su lucha en contra de las elites dominantes, llevando a cabo acciones comunes de reivindicación. Esto supone que, previamente, se realice un análisis conjunto de los mecanismos estructurales de dominación – subordinación, que se comparta la utopía de una sociedad alternativa, que se definan objetivos, que se identifiquen alianzas, que se formulen estrategias, etc.… En esta segunda acepción política de ‘pueblo’, la referencia fundamental apunta a la conformación de movimientos sociales de liberación y, en cuanto a la Educación Popular, podemos anticipar desde ahora que la categoría política fundamental es el antagonismo “opresor – oprimido”, cualquiera que sea el criterio de discriminación que lo origine.Ahora bien, en América Latina particularmente, no podemos discutir el conceptode pueblo sin hacer referencia, aunque sea brevemente, al fenómeno delpopulismo que analiza, por ejemplo, el sociólogo francés Alain Touraine3. DesdeDomingo Perón en Argentina hasta Arnoldo Alemán en Nicaragua, cantidad delíderes políticos han invocado el pueblo apelando a la unidad nacional en contra3 Alain Touraine: La Parole et le Sang, Ed. Plon, Paris, 1987. 5PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  7. 7. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005de la lucha de clases. No obstante, más que referirse al pueblo en su significadosocial de sectores objetivamente discriminados, éstos representantes de las clasesdominantes suelen desactivar la connotación reivindicativa y luchadora delpueblo invocando la unidad de la patria, haciendo abstracción de suscontradicciones de clases. Además, es interesante subrayar, siempre desde unaperspectiva etimológica, que el concepto de patria nos remite más bien alpatriarcado y al des-orden social que lo sustenta.Aún después de estas precisiones etimológicas, ya hemos señalado que noqueríamos encerrar, de entrada, la Educación Popular en una definición teóricapues, incluso si supone obviamente una epistemología, no se trata de reducirla aun discurso. Lo fundamental en la Educación Popular no es lo didáctico ni lopedagógico, tampoco lo epistemológico o lo político; lo más importante es – comodecía Paulo Freire - el compromiso ético y la búsqueda de la coherencia entre loscomponentes mencionados anteriormente. Desde luego, resulta más coherenteaprehender la Educación Popular a partir de su quehacer, precisando su objetivofundamental, más allá de las peculiaridades que determina cada contexto, las queobligarán a adecuar este sistema metodológico para cada situación concreta.Según Fernando de la Riva, el objetivo último de la Educación Popular consisteen contribuir a la construcción de una sociedad sustantivamente democrática enla que la capacidad y la posibilidad de intervenir y participar en la orientación delos cambios sociales y en la toma de decisiones no sea, como señala Paulo Freire,algo adjetivo, formal, sino un elemento sustantivo; en la que todos los hombres ymujeres, todos los pueblos, puedan alcanzar el máximo grado posible dedesarrollo humano y puedan contribuir, en condiciones de igualdad, a laconstrucción de un mundo mejor, más solidario, más cooperativo, en una mejor ymayor armonía con la Naturaleza4.4 Fernando de la Riva, Educación Popular: educación en el tejido social. Equipo Claves, “Documentación social”, No 84, julio-septiembre 1991. Citado por Graciela Bustillos y Laura Vargas, Técnicas participativas para la Educación Popular, Tomo II, Ed. Popular, Madrid, 1999, p. 12. 6PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  8. 8. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005Siempre apuntando a lo metodológico, la mexicana Graciela Bustillos y LauraVargas, de Costa Rica desglosan este objetivo en tres etapas:• Facilitar, en los grupos y colectivos sociales, el conocimiento o reconocimiento de su realidad social y de sus formas de actuar y desenvolverse en ella.• Favorecer el desarrollo, personal y colectivo, de la capacidad de analizar, comprender y transformar esa realidad concreta.• Impulsar la organización de grupos y colectivos, la vertebración de un tejido social capaz de actuar con autonomía en la mejora de su realidad5.En la actualidad, la noción de Educación Popular nos remite fundamentalmente,aunque no exclusivamente, al continente latinoamericano donde, desde haceunas tres décadas, se gestaron las innovaciones más creativas en cuanto a laconstrucción, experienciación, sistematización y divulgación de prácticaseducativas alternativas tendientes a promover la participación consciente yorganizada de sectores populares en procesos de transformación de su realidadconcreta para el mejoramiento de sus condiciones de vida. Esta dinámica es laque se reconoce generalmente bajo el nombre genérico de Educación Popular.Según estas mismas autoras, entre los diferentes factores que justifican el interésparticular por la corriente latinoamericana de Educación Popular, se puedendestacar los aspectos siguientes:• La pluralidad de las corrientes de pensamiento que confluyen en ella, como el humanismo, el cristianismo de base y la Teología de la Liberación, o el marxismo, reinterpretado desde la realidad latinoamericana, etc. La Educación Popular es un espacio de encuentros y de consensos.• Su concreción práctica en un conjunto, amplio y diverso, de experiencias diseminadas por todo el continente y, lo que resulta más peculiar, el esfuerzo constante de conceptualización y profundización en sus fundamentos teóricos, rescatados precisamente a partir de las prácticas y alimentando continuamente éstas. La Educación popular trata de formular nuevas síntesis entre teoría y práctica.• La producción de nuevos instrumentos metodológicos y didácticos adecuados a los objetivos, a los códigos culturales y a las condiciones muchas veces extremas de la realidad de los sectores populares latinoamericanos, superando5 Graciela Bustillos y Laura Vargas, op. cit., p. 13. 7PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  9. 9. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005 la escasez de recursos con imaginación y creatividad. La Educación Popular redimensiona el concepto de “acción educativa” transgrediendo buena parte de sus tradicionales límites.• El desarrollo de nuevas formas organizativas, en los propios “centros” u organizaciones no gubernamentales que promueven muchas de las iniciativas y en su coordinación mutua, basadas en la cooperación horizontal y solidaria. La Educación Popular trata de extenderse y consolidarse mediante la construcción de “redes”.• La opción consciente por un determinado tipo de sujetos-destinatarios, los sectores populares, y la apuesta por su “protagonismo histórico” en los procesos de cambio social para hacer posible un nuevo modelo de desarrollo y la construcción de una democracia participativa. La Educación Popular recupera y reelabora el “sentido de clase”.• La orientación consciente y permanente de su práctica “educativa” hacia el reforzamiento de los procesos organizativos de esos sectores populares. La Educación Popular se concibe como un importante y potente recurso para la potenciación y articulación de los Movimientos Populares.• La afirmación, como consecuencia de todo lo anterior, de la dimensión “política” de su intervención “educativa”. La Educación Popular, los grupos, los centros, participan activamente en los procesos de construcción de nuevas formas de expresión y acción política en distintos países de América Latina6.Ahora bien, para iniciar esta reflexión, resulta interesante ubicarnos en unaperspectiva histórica a fin de evidenciar que la Educación Popular se ha venidoconstruyendo de manera dinámica a partir de la confluencia de una grandiversidad de aportes. Veremos en particular que la noción de Educación Populares mucho más antigua de lo que nos imaginamos frecuentemente, pues estetérmino se origina en Europa en la segunda mitad del siglo XIX, en el contexto dela Revolución Industrial, asociado al desarrollo del movimiento obrero. Ya en elámbito geográfico latinoamericano, haremos referencia luego, a algunos de losepisodios de las luchas de liberación protagonizadas por diferentes sectorespopulares, desde diferentes trincheras, a lo largo del siglo XX. Reseñar las etapasmás sobresalientes de estos movimientos populares - inspirados en tendenciasideológicas, políticas, religiosas y pedagógicas diferentes - nos permitirá definirmás claramente la Educación Popular, identificando el denominador común de6 Idem, p. 11 – 12. 8PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  10. 10. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005todos estos esfuerzos : la búsqueda de la liberación con respecto a una situaciónde opresión, la construcción de una nueva concepción del poder compartido, lapromoción de oportunidades de desarrollo humano para todas y todos, elmejoramiento de las condiciones de vida en un marco de equidad, …Estos insumos nos permitirán entonces contestar con mayor propiedad lapregunta ¿qué es la Educación Popular? Ya hemos señalado que no es unconjunto de técnicas neutras, casi nada lo es, ni un método didáctico que sepuede agarrar como una receta; tampoco se limita a ser una corriente pedagógicao un pensamiento epistemológico, y la voluntad política no basta. En realidad laEducación Popular es un sistema metodológico que incluye todos estoscomponentes a la vez y lo que le da coherencia es el compromiso para la lucha, laindignación ante la injusticia y la apuesta a la educación como una herramientafundamental de la transformación cultural que consideramos imprescindible parael triunfo y consolidación de un bloque popular7.En el segundo capítulo, precisaremos el campo de aplicación de la Educaciónpopular. Veremos que, aún cuando resulta lógico asociar Educación Popular conlos procesos de aprendizajes no formales que la han generado, esto no significaque los aportes revitalizadores de esta propuesta metodológica no puedanaplicarse también al campo de la educación formal, susceptibles de contribuirgrandemente al mejoramiento de su calidad. Muy equivocadamente se cree queesta metodología sólo debe aplicarse en la educación no formal, sin embargo, nosatrevemos a plantear que, donde más se necesita de una Educación Popular, deuna educación que permita y promueva la participación de las personasinvolucradas en procesos de construcción de verdaderas oportunidades deaprendizaje, es justamente en nuestros muy formales sistemas escolares.En el tercer capítulo, desglosaremos las principales pautas de este sistemametodológico que designamos con el concepto de Educación Popular.Empezaremos de una manera muy pragmática, contestando algunas preguntas7 Esther Pérez, Centro Memorial Martín Luther King en memoria del …. 9PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  11. 11. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005concretas que nos ayuden a delimitar su campo de aplicación. Tambiéndiscutiremos algunos principios fundamentales de la Educación Popular como laconcepción dialéctica del aprendizaje, la articulación práctica – teoría – práctica,la importancia de la participación y la organización. En fin, analizaremossucesivamente las funciones económica, político-ideológica, y socio-cultural dela Educación Popular. Anticipando ya el contenido del próximo curso 6.1. deeste programa de especialización, señalaremos cómo los sistemas de evaluación ymonitoreo de nuestro quehacer y su sistematización constituyen elementosimprescindibles para fortalecer el sistema metodológico de la Educación Popular.En fin, para concluir este importante capítulo dedicado a las pautasmetodológicas de la Educación popular, incluiremos la propuesta metodológicadel CICAP conocida como ‘P-COA_acem’, que ya fue presentada en uno de loscursos anteriores de este programa de especialización que estamos construyendo.Sin embargo, nos pareció oportuno facilitarles apuntes de la misma, pues se trataindudablemente de una contribución interesante de una de las contrapartesparticipantes en programa.Luego, sensibles a la necesidad de brindar también pautas operativas, pararegresar a la praxis, dedicaremos el último capítulo a una selección de técnicasclásicas de Educación Popular. Empezaremos esta parte advirtiendo, una vezmás, que las técnicas no son más que herramientas para facilitar procesos; novalen por si solas. Lo que les da el significado es el compromiso político que lasinspira; lo que les da coherencia es el sistema metodológico en el cual estánenmarcadas. También brindaremos allí algunos elementos de reflexión sobre laimportancia del juego como elemento pedagógico. Luego, propondremos unasecuencia de momentos metodológicos que nos pueden inspirar a la hora deplanificar una actividad educativa-organizativa, un taller, en una lógica deEducación Popular. Para cada uno de estos momentos, presentaremos algunosejemplos de técnicas tomando en cuenta los criterios siguientes: • Las características del grupo. • Los objetivos particulares que se pretenden lograr. • Las condiciones de tiempo, espacio y recursos disponibles. 10PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  12. 12. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005Después de todo lo anterior habrá lugar en este texto y tiempo en este curso parair construyendo nuestras conclusiones.La bibliografía consultada permitirá profundizar más según intereses propiospersonales o compartidos. Cada obra mencionada está al acceso de los autores deeste texto, tal que pueden coordinarse con ellos para lograr cualquier consultaespecífica.Y de último, incluimos en anexo un texto reciente de FUNPROCOOP de ElSalvador sobre la Escuela Sub-Regional de Formación Político-Pedagógica de laRed Alforja.Estamos invitadas/os para la reflexión crítica, desde nuestras prácticas eintegrando algunos aportes teóricos, tal que logremos construir nuevos elementosque enriquecerán indudablemente nuestro trabajo de campo y nuestras prácticasfuturas en general.Como Trabajo de Campo para este curso, se les plantean dos opciones:1. Completar el capítulo 2 ‘Perspectiva histórica sobre la Educación Popular’, realizando una investigación sobre una de las experiencias de Educación Popular mencionadas al final del mismo (p. 38), u otra, destacando su contribución a la construcción de la Educación Popular como sistema metodológico. La tarea consiste en redactar en equipo (máximo 3) una síntesis (5-10 páginas), más un informe de proceso, a nivel personal, justificando la calificación de dicha experiencia como ‘Educación Popular’ y expresando el significado de esta misma experiencia para sus quehaceres socio-educativos en la actualidad.2. Planificar, desarrollar y evaluar un taller (de al menos 1 día) basado en una metodología acorde al ‘sistema metodológico’ que constituye una Educación Popular, sobre cualquier tema y entre quiénes ustedes consideren más oportuno. Además de entregar (a nivel de equipo) el diseño metodológico, documentos de apoyo y la memoria, la tarea consiste en la redacción del informe de proceso (a nivel personal) en el cual evidenciarán críticamente que la metodología desarrollada se enmarca efectivamente en una lógica de Educación Popular.Adelante… 11PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  13. 13. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 20052. Perspectiva histórica sobre la Educación PopularQueda todavía por escribir una historia de la Educación Popular en AméricaLatina. En las páginas que siguen señalamos algunos hitos a tomar en cuentapara esta tarea de comprender históricamente su significado y su papel para laconstrucción del movimiento popular latinoamericano. Demasiado a menudo, seobvia esta perspectiva histórica, así como también la reconstrucción ysistematización de los procesos vividos, menospreciando así el valor de la grandiversidad de experiencias que constituyen los ladrillos con los cuales se havenido construyendo el sistema metodológico de la Educación Popular.2.1. REVOLUCIÓN INDUSTRIAL Y MOVIMIENTO OBRERO (SIGLO XIX)1La Educación Popular no es un fenómeno reciente. Su origen se busca desdemediados del siglo XIX, asociado al desarrollo de los movimientos obreros en elamplio y complejo proceso de organización del proletariado industrial en lospaíses del Norte de Europa donde, progresivamente, se había estrenado la llamadaRevolución Industrial a partir de los años 1780: Inglaterra primero, luego Bélgicay Alemania, etc.… Generalmente, esta etapa no se toma en cuenta cuando sehace referencia a la historia de la Educación Popular, pero resulta muyinteresante remontarnos a estos antecedentes a fin de subrayar, de entrada, laarticulación fundamental entre Educación Popular y lucha de clases, entreprocesos de aprendizaje y reivindicación de una sociedad más justa.Efectivamente, los orígenes del movimiento obrero, tanto en su expresión sindicalcomo a través del surgimiento de partidos con una orientación de clase proletaria,están llenos de experiencias educativas ligadas directamente a las exigencias deorganización de la clase obrera. Estos planteaban la superación de las tendenciascorporativistas o gremiales, en la búsqueda de mecanismos de defensa yregulación ante los embates del sistema capitalista que había dado nacimiento alproletariado y a su explotación sistemática.1 Para toda esta parte, ver Eric J. Hobsbawm : L´Ere des Révolutions, Ed. Complexe, Bruxelles, 1988. 12PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  14. 14. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005Así, desde la conformación en 1864 de la I Internacional (AsociaciónInternacional de los Trabajadores) en Londres, bajo la dirección de Karl Marx, elproceso de organización política del movimiento obrero se manifestó mediantediferentes iniciativas de formación de líderes obreros que darían lugar a losprimeros sindicatos. Estas iniciativas tomarían progresivamente un carácter mássistemático a través de las “escuelas sindicales” que apuntaban simultáneamenteal desarrollo de capacidades tales como la lecto-escritura o la oratoria, dehabilidades prácticas como el manejo de imprentas y la elaboración de materialesde divulgación, así como de actitudes solidarias y reivindicativas. Se trataba,indudablemente de una “educación para la vida” pues el desarrollo de talescapacidades, competencias y actitudes apuntaba a una organización más eficaz dela lucha contra la injusticia y la explotación, para mejorar las condiciones de vidade la clase trabajadora.Progresivamente surgiría también la preocupación de organizar actividadesrecreativas y culturales para la clase trabajadora, orientadas implícitamente afavorecer la aparición de una identidad orgullosa entre el proletariado comofundamento de la conciencia de clase. En las ciudades industriales másimportantes de Bélgica por ejemplo, país pionero en la Revolución Industrial,aparecen las Casas del Pueblo como espacios de encuentro de la clase obrera.Obviamente, la preocupación mayor era la lucha sindical pero también el rescatey la valoración de la cultura popular. Es así como se organizan bandas musicales,grupos de teatro, círculos de estudios, cursos de alfabetización para las hijas ehijos de los obreros, etc.... En muchos casos, estas iniciativas mantienen vínculosorgánicos con las estructuras sindicales o los partidos socialistas, llegando aconstituir en la práctica canteras de líderes para el movimiento obrero. Esinteresante señalar, por ejemplo, que las letras de lo que constituye hasta hoy elprincipal símbolo del movimiento obrero, el himno de la “Internacional”, esproducto de un concurso de poesía realizado en 1871 en uno de estos espacios depromoción de la identidad cultural de la clase trabajadora.2.2. PASTORAL SOCIAL CATÓLICA Y JUVENTUD OBRERA CRISTIANA (JOC, 1925)A finales del siglo XIX, ante el fortalecimiento del movimiento obrero dominado,a nivel ideológico, por la filosofía socialista y la influencia de la Internacional delos Trabajadores, personalidades “progresistas” de la Iglesia Católica empiezan amanifestar su preocupación por el peligro que se “pierda” a las clases populares.En respuesta a esta preocupación, sacerdotes católicos de los barrios obreros seapropian de la metodología educativa y organizativa del movimiento obrero,promoviendo organizaciones de masa como alternativas a las estructurassocialistas. Es así como empiezan a estructurarse, particularmente en Bélgica yen los Países Bajos (Holanda), los llamados pilares: una serie de instituciones -socialistas por una parte, católicas por otra, y liberal en menor medida - queacompañan al ciudadano desde el nacimiento hasta la muerte: maternidades, 13PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  15. 15. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005clínicas, escuelas, organizaciones de jóvenes, sindicatos, asociaciones culturales,mutualidades, medios de comunicación, partidos políticos, etc.Temporalmente interrumpidos durante la I Guerra Mundial (1914-1918), estosesfuerzos reinician con más fuerza y de manera más estructurada una vezconcluido el conflicto armado, sacando provecho de las divisiones delmovimiento obrero entre la tendencia social-demócrata (III Internacional deBerne) y la tendencia dominada por el Partido Comunista ruso (III Internacionalde izquierda o Komintern).Es así cómo la labor organizativa desarrollada en Bélgica por el sacerdote JosephCardijn, quien llegaría luego a ser obispo, con adolescentes y jóvenes obrerosdaría lugar, en 1925 a la Juventud Obrera Cristiana (JOC) que se desarrollórápidamente en los suburbios obreros de las principales ciudades industriales deBélgica y en París. La JOC llegó muy rápidamente a conformarse como federacióninternacional, adquiriendo una fuerte presencia en algunos países latino-americanos como el Perú. Jugó un papel muy importante para la formación demilitantes y líderes de los sindicatos ligados a la Iglesia Católica.Aún cuando nunca llegaron a tener el mismo impacto que la JOC, es interesanteseñalar que, paralelo a ésta, la Iglesia había promovido también, a partir de 1929,la organización de otros movimientos de masa sectoriales como la Juventud deEstudiantes Cristianos (JEC) y la Juventud Agrícola Cristiana (JAC). Esto nosdemuestra que la Iglesia Católica había adoptado una estrategia sistemática deatención especializada para los diferentes sectores sociales, entre los que seconsideraban más estratégicos ideológicamente o donde se percibía un mayorpeligro de contagio de las ideas socialistas.De cara al tema de la Educación Popular, lo interesante del caso es que estosesfuerzos de la Iglesia Católica para recuperar su influencia entre las clasespopulares se fundamentarían en la formulación explícita de una estrategia depastoral social que llegaría a constituir una verdadera metodología deevangelización y Educación Popular.2.3. SANDINO Y EL EJÉRCITO DEFENSOR DE LA SOBERANÍA NACIONAL (1927- 1934)Aterrizando ya al contexto latinoamericano, resulta muy interesante referirnos alpensamiento pedagógico de Augusto César Sandino que sustentaba todo el trabajode educación política de las tropas del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional(EDSN). Al respecto, Carlos Tünnermann Berrnheim, ministro de educación deNicaragua a principios de los años ‘80, señala: Maestro fue también Sandino. Yen más de un sentido. Primero, en el sentido trascendente, porque, como nadie,contribuyó a conformar la conciencia de un pueblo, a encauzar sus energías, sucapacidad de rebeldía, hacia el objetivo supremo de la libertad de la Patria. […] 14PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  16. 16. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005Luego, en un sentido concreto, directo, en el sentido que podríamos llamar tanto aldirigente de la educación como del maestro del aula, Sandino supo serconsecuente. No olvidemos que el “General de Hombres Libres” […] hizo que susoficiales aprendieran todos a leer. […] Esto ocurrió con el General PedroAltamirano. Nos dice: “Durante los azares de la lucha y a pesar de su edad,solamente porque yo se lo ordené, Altamirano aprendió a leer y escribircancaneando y cacarañeando, pero ha progresado mucho y ahora, asómbrese,también sabe escribir a máquina pero con un solo dedo”. Lo mismo ocurrió con elGeneral Pedro Blandón2.Más adelante sigue diciendo Carlos Tünnermann: En esta visión de Sandino, lacultura, la educación es sólo un instrumento, un medio para conseguir fines muyprácticos. Necesita que sus oficiales todos aprendan a leer y a escribir para quetransmitan sus informes con eficiencia, para que la comunicación entre loscomandos de sus columnas sea lo más eficiente posible. […]. Pero es sobre todoen contacto con nuestros compatriotas, miskitos, sumos, ramas, zambos, donde seda cuenta de la urgente necesidad de la educación como instrumento de desarrollosocial. En el aspecto específicamente de educación, organiza en su ejército un“Departamento Docente” que él describe así: “La tarea del departamento docente,aunque para mí de gran importancia, resultó muy complicada debido a lascircunstancias. Se trataba de enseñar a leer y a escribir a muchos de los oficialesque no sabían y al noventa por ciento de los soldados que eran analfabetas. Acada oficial que lo necesitaba, se le asignó un ayudante para que le diera claseentre batallas y emboscadas y que reportara su progreso periódicamente. Entrelos soldados esta tarea resultaba más difícil, pero se hacía todo esfuerzo posible”3.Desde luego: La primera escuela rural creada en Nicaragua bajo el doble signopedagógico y político, esto es, una verdadera escuela para la liberación, la abrió elGeneral Augusto César Sandino en las montañas de las Segovias en 1928. Unaverdadera escuela rural, junto a los grandes ríos y bajo los altos árboles. Dondealfabetizador y alfabetizando compartían las mismas condiciones inhóspitas: elmismo suelo hollado por las bombas y el mismo cielo nublado por los aviones.Donde el maestro era un guerrillero, guerrillero el alumno, y alumnos y maestrosjuntos, siempre guerrilleros, lo que equivalía a enseñar, aprender y disparar ensituaciones apremiantes4.En conclusión, Tünnermann subraya todavía la estrecha relación entre laboreducativa y proyecto político: Porque fue luchando que Sandino aprendió, y fueenseñando que Sandino luchó. Dándose el pedagogo y el político juntos5.2 Carlos Tünnermann Bernheim, Pensamiento Pedagógico de Sandino. Material para alfabetizadores. MED, Managua, 1983, p. 7 – 13.3 Idem, p. 11.4 Idem, p. 13.5 Idem, p. 15. 15PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  17. 17. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 20052.4. POLÍTICAS REFORMISTAS DE DESARROLLO Y “ALFABETIZACIÓN FUNCIONAL” (DÉCADAS ‘40 Y ‘50)Más allá de una iniciativa - clandestina por supuesto - como la del GeneralAugusto César Sandino en Nicaragua, las primeras campañas oficiales dealfabetización dirigidas a las clases populares que se llevaron a cabo en AméricaLatina datan de los años ‘40.Recordamos en particular al tristemente famoso Instituto Lingüístico de Verano(ILV) vinculado a las denominaciones evangélicas más conservadoras de losEstados Unidos de Norteamérica, que promovió campañas de evangelizaciónentre las poblaciones indígenas del Perú mediante la alfabetización en lenguasindígenas, hasta entonces sin escritura, con la elaboración y divulgación dediccionarios entre estos idiomas y el castellano.Por otra parte, se desarrollan también iniciativas gubernamentales como enEcuador, dónde el gobierno promulgó una Ley de Alfabetización en 1942. EnRepública Dominicana por ejemplo:Se estableció que, durante los veranos de 1942 y 1943, los maestros debían utilizardos horas por día para enseñar a grupos de quince a veinticinco analfabetos a leer,escribir y contar. Asimismo Trinidad y Jamaica utilizaron este método acomienzos de la década de 1940. Del mismo modo, también a mediados de ladécada del 40, en Honduras se lanzó un programa en el cual maestros yestudiantes alfabetizarían cada uno a cinco personas durante un año. […] En 1945se realizó en Guatemala un programa para reducir el analfabetismo en “tiemporecord”. La campaña experimental se inició en la ciudad de Guatemala y, comoobserva Ebaugh, dejó mucho que desear: “Se inscribieron unos 3 mil analfabetos.Al final del período de prueba quedaban unos 300 y sólo unos pocos (tres, segúnuna estimación!) habían aprendido a leer y escribir”. Foster registra resultadossimilares en Ecuador6.Difícilmente los resultados hubieran podido ser mejores pues todas estasiniciativas obviaban todo análisis relativo a las causas estructurales de lasituación de increíble marginación y miseria en la cual se encontraba la mayoría6 La Belle Thomas J., Educación no-formal y cambio social en América Latina, Ed. Nueva Imagen, sin fecha, p. 143-144. Citado por Peresson M, Mariño G. y Cendales L. en Educación Popular y Alfabetización en América Latina, Dimensión Educativa, Bogotá, 1983, p. 28. 16PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  18. 18. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005del pueblo, generalmente de origen indígena, en todos los países mencionados.Su exclusión del sistema educativo y, desde luego, el analfabetismo, sólo era unamanifestación de estas estructuras sociales injustas cuyas raíces estaban tanprofundamente arraigadas desde la época colonial que era totalmente ilusoriopretender extirparla mediante campañas realizadas en “tiempo record”.Por otra parte, estos programas no eran ni contextualizados ni adecuados a lascaracterísticas particulares de la población analfabeta. Así, al finalizar la décadade los ‘40, la recién fundada UNESCO lanza el programa conocido como“Educación Fundamental”, basado sencillamente en una simplificación de losprogramas oficiales de educación primaria, brindando además capacitacionesvocacionales y domésticas7.En los años ‘50, con el empuje de movimientos revolucionarios en Guatemala yCuba, el campo reformista se convenció de la necesidad de ejecutar reformas másconvincentes para mantener el pueblo bajo control. En el marco político-ideológico de la Alianza para el Progreso, los gobernantes latinoamericanosreunidos en Punta del Este asumieron el compromiso de impulsar programas deReforma Agraria y de alfabetización a cambio de recibir la ayuda externa delgobierno norteamericano. La Reforma Agraria apuntaba a la modernización delos sistemas de producción mientras la alfabetización, mediante la nuevamodalidad de “Educación Funcional”, pretendía elevar la capacidad productivade los trabajadores agrícolas. Sabemos ahora que estas supuestas ReformasAgrarias impuestas desde los Estados Unidos de Norteamérica no dieron ningúnresultado, en parte talvez porque, a raíz del asesinato del presidente John F.Kennedy y el inicio de la guerra en Vietnam, el gobierno norteamericano deJohnson dejó de apoyar esta lógica reformista, asumiendo en cambio una lógicarepresiva contra los movimientos populares mediante el apoyo militar a losregímenes dictatoriales.7 Peresson M, Mariño G. y Cendales L., op.cit. p. 29. 17PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  19. 19. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005Sin embargo, es interesante subrayar que, en materia de educación, la UNESCOintentó mantener viva esta tendencia reformista, apareciendo entonces conceptostales como “desarrollo de recursos humanos” y “educación permanente” de lamano de obra empleada en el sector moderno de la economía, como condiciónpara un esperado “despegue económico”. Efectivamente, detrás de estas políticasreformistas estaba la concepción del desarrollo asociado al crecimientoeconómico, que suponía una alfabetización orientada al mejoramiento de laproductividad laboral y al mantenimiento de la tranquilidad social. Asimismo, elBanco Mundial, en su programa de lucha contra la pobreza pretendía mejorar lascondiciones de vida de la población menos favorecida a fin de evitar situacionesexplosivas a las cuales pudiera llevar el aumento creciente de la miseria. Es en elmarco de este programa que surge el concepto de “Educación no formal”.En esta perspectiva surge entonces el Programa Experimental Mundial deAlfabetización (PEMA) ejecutado conjuntamente por la UNESCO y el PNUD, queconsistía en combinar la alfabetización y elementos de aritmética con cursosvocacionales básicos y variados: agricultura, corte y confección, albañilería,electricidad, etc.…En las conclusiones del Congreso Mundial de Ministros para la Liquidación (sic!)del Analfabetismo reunido en Teherán en 1965, se afirma:Lejos de ser un fin en sí misma, la alfabetización funcional debe estar concebidade manera que prepare al hombre para el desempeño de un papel social, cívico yeconómico que sobrepase ampliamente los límites de una alfabetizaciónrudimentaria reducida a la enseñanza de la lectura y la escritura; debería serocasión para adquirir nociones útiles para la elevación inmediata del nivel devida: lectura y escritura no deben servir sólo para la adquisición de conocimientoselementales de tipo general, sino para la preparación de trabajo, el aumento de laproductividad, una participación más amplia en la vida cívica, una mejorcomprensión del mundo circundante y, por último, para facilitar el acceso al fondocultural humano8.Según la evaluación del programa PEMA realizada por la misma UNESCO en elcaso de Ecuador por ejemplo: La mayor deficiencia del proyecto fue la falta deapoyo financiero y logístico del gobierno. El fracaso relativo del proyecto al nolograr sus objetivos puede atribuirse en último término a la insuficiencia defondos9.8 UNESCO, Programa Experimental de Alfabetización. Evaluación crítica, p. 10. Citado por Peresson M, Mariño G. y Cendales L., op. cit., p. 30.9 Idem, p. 31. 18PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  20. 20. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 20052.5. PRIMERA CAMPAÑA DE ALFABETIZACIÓN MASIVA E INTEGRAL EN LA REVOLUCIÓN CUBANA (1961)Desde la época de la lucha en la Sierra Maestra, a principios del año 1957, elComandante Ernesto Che Guevara ya insistía en la necesidad de elevar los niveleseducativos de los combatientes guerrilleros, improvisando para ello cursosnocturnos de alfabetización en los cuales se juntaban también colaboradorescampesinos de esta región oriental de Cuba que la dictadura de Batista manteníaen un estado de completo abandono.Sin embargo, no fue sino hasta dos años después del Triunfo de la RevoluciónCubana, en enero de 1961, que el Gobierno Revolucionario da inicio a la primeracampaña de alfabetización masiva realizada en América Latina. Tenía unenfoque integral pues el objetivo meramente educativo estaba indisoluble yexplícitamente ligado a un objetivo de transformación de las estructuras socio-económicas heredadas del régimen de Batista. Según un informe de la UNESCOrelativo a la situación cubana en esta época: Se necesitaba 35.000 aulas y sólohabía 17.000. La mitad de los niños en edad escolar no frecuentaban ningunaescuela. Desde luego, esto contribuía cada año a aumentar el número deanalfabetos10. Sin embargo, además del reto de ampliar la insuficiente oferta deservicios educativos para la niñez, el gobierno estaba decidido a enfrentartambién el reto de la alfabetización de adult@s. Siempre según la UNESCO, el23,6% de la población era analfabeta, con grandes desigualdades entre lasciudades (11% de analfabetismo) y las zonas rurales (41,7%).Entre otros objetivos de la campaña, señalados en el Manual para el alfabetizador,se menciona: Con ello se propone incorporar a casi la tercera parte de nuestrapoblación a la comprensión del proceso revolucionario y a su rápida evolución, asícomo incrementar la producción por medio de una mayor capacitación cultural ytécnica11.Más adelante, el mismo documento señala: El analfabetismo, producto delsubdesarrollo provocado por la intervención del imperialismo y producto directodel atraso económico-político del país, es un enemigo poderoso que debemos10 UNESCO, Métodos y medios utilizados en Cuba para la supresión del analfabetismo. Citado por Peresson M, Mariño G. y Cendales L. en op.cit., p. 34 – 35.11 Ministerio de Educación de Cuba, Alfabeticemos. Manual para el alfabetizador, La Habana, 1961, p. 5. 19PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  21. 21. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005vencer y, así como nos unimos cubanos de todos los sectores para defender lasoberanía de nuestra patria, nos uniremos también para liberar a nuestro país deese enemigo interno y lograr con su liquidación una plena libertad y una unidadincorruptible.En cuanto a sus resultados, la experiencia cubana fue la primera campaña dealfabetización realmente exitosa, un factor fundamental para este logro siendo lavoluntad política incondicional del gobierno revolucionario que, a pesar deatravesar una situación muy difícil a nivel económico, político y militar, dedicórecursos considerables para la campaña. Manifestación simbólica de estadecisión política es el hecho que el año 1961 haya sido decretado como “Año dela Alfabetización”.Por otra parte, resulta importante destacar que la Campaña de Alfabetizaciónimpulsada en Cuba se realizó en diferentes fases que reflejaban una preocupaciónpor adecuar la metodología a las características de los diferentes contextos. Así,las estrategias implementadas fueron diferentes en las zonas rurales, en loscentros industriales y en las zonas urbanas. Además, la unidad lingüística deCuba evitó el tener que realizar campañas especiales en idiomas indígenas, adiferencia de muchas experiencias anteriores en países pluri-étnicos. En fin, laisla contaba ya con una red de vías de comunicación relativamente biendesarrollada.Pero, como lo señalara Fidel Castro en su discurso de clausura de la Campaña, el22 de diciembre de 1961, el factor decisivo fue la participación y movilizaciónmasiva del pueblo organizado:Aquella habría sido una tarea imposible, pero imposible para un pueblo queviviera bajo la opresión, habría sido una tarea imposible para cualquier pueblo delmundo, excepto que esta tarea se la hubiese planteado un pueblo en revolución.Sólo un pueblo en revolución habría sido capaz de desplegar el esfuerzo y laenergía necesarios para llevar adelante tan gigantesco propósito12.Por su parte, la UNESCO valoraría luego los resultados de la campaña dealfabetización cubana en estos términos: Cuba fue declarada ante el mundo,primer territorio de América liberado del analfabetismo el 22 de diciembre de12 Fidel Castro, La educación en revolución. Instituto cubano del libro, La Habana, 1976, p. 54 – 56. Citado por Mario Peresson et al., op.cit. p. 37. 20PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  22. 22. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 20051961, al ser alfabetizados 707.212 habitantes, de los cuales 231.057 en la zonaurbana y 476.155 campesinos, quedando al finalizar la campaña 271.995analfabetos, muchos de los cuales se integrarían a campañas de alfabetizaciónresidual13.Lamentablemente, producto del aislamiento impuesto al gobierno revolucionariode la isla por el imperialismo norteamericano, los logros de la campaña dealfabetización en Cuba se divulgaron muy poco hacia los otros países de AméricaLatina.2.6. CONFERENCIA EPISCOPAL DE MEDELLÍN Y OPCIÓN POR LOS POBRES14A partir de 1962, la Iglesia Católica inicia un profundo proceso de reformas en elcontexto del Concilio Vaticano II, el cual concluye en 1965, fuertemente marcadopor la personalidad del nuevo Papa Juan XXIII. Los documentos del Conciliovienen a ratificar la perspectiva de la nueva pastoral social ya evocada arriba, loscuales se manifiestan en cambios que nos parecen hoy día bastantes ingenuospero que tuvieron un impacto trascendental en esta época. Para mencionar sólolo más palpable: la liturgia ya no se da en latín sino en los idiomas locales.Además, abren pista para una mayor adecuación a las especificidades culturalesdel mensaje cristiano a la realidad y a una mayor participación de l@s laic@s.En América Latina, estas pautas fueron recibidas con muchas esperanzas y la IIConferencia Episcopal Latinoamericana, reunida en Medellín en 1968, se esforzópor llevar a la práctica las promesas de Vaticano II. Ante todo, la Iglesialatinoamericana afirma su “opción preferencial por los pobres” y, como estrategiaevangelizadora, ante la insuficiencia del clero en la mayoría de los países, decideimpulsar las Comunidades Eclesiales de Base (CEB’s). Esto significaba apoyar laformación de laic@s como Delegad@s de la Palabra, brindándoles unaherramienta metodológica innovadora estructurada en tres momentos: el famosoVER - JUZGAR - ACTUAR.13 UNESCO, Métodos y medios utilizados en Cuba para la supresión del analfabetismo. p 28. Citado por Mario Peresson et al., op.cit. p. 36.14 Para toda esta parte, ver Elmer Romero (coord.), Harina para mi costal. Una experiencia de educación popular en El Salvador, Ed. Equipo MAIZ, San Salvador, 2000, p. 10-11. 21PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  23. 23. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005En virtud del VER, las comunidades cristianas analizaban su realidad, muchasveces dotándose de una guía de interpretación inspirada en los avances de lasCiencias Sociales, la sociología particularmente. Luego, JUZGAR implicabaesencialmente relacionar la realidad así descrita a partir de una contextualizacióndel mensaje cristiano, buscando en los Evangelios alguna situación similar queles diera pistas. En fin, con el ACTUAR, estas comunidades cristianas pretendíantomar parte activa en la transformación de las estructuras sociales injustas.Aún con una perspectiva a veces muy paternalista, esta búsqueda de unametodología adecuada para que la población analizara mejor su realidad,desarrollara una conciencia crítica y, por ende, se sumara a la lucha con la menteclara, fue indudablemente una dinámica esencial en la cual se generó, enAmérica Latina, la propuesta de la Educación Popular. En particular, tenía elmérito de plantear preguntas concretas: ¿Cómo llegarle al pueblo, cómoentusiasmarlo y despertarle las ganas de luchar? Y, entre las respuestas brindadaspor estos primeros grupos de “animación pastoral”, algunas siguen constituyendoreferentes metodológicos ineludibles para quienes impulsan procesos deEducación Popular: talleres comunitarios de reflexión, dinámicas de animación,técnicas de promoción de la participación, análisis de coyuntura, establecimientode relaciones horizontales, etc.….Sin embargo, después de suscitar un período de gran dinamismo en el seno deinnumerables organizaciones de inspiración cristiana, el método “Ver – Juzgar –Actuar” perdió su vitalidad al ser aplicado cada vez más al análisis de situacionesmicro-sociales, como ‘ensimismisándose’ en grupos parroquiales o pequeñascomunidades, sin perspectivas de desembocar en una generalización de susreflexiones a situaciones estructurales. En otras palabras, pareció haberseolvidado que, además de ‘Actuar localmente’, es importante ‘Pensar globalmente’,es decir trabajar a partir de situaciones concretas pero vinculándolas con unanálisis socio-económico, político y cultural sólido y amplio. 22PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  24. 24. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 20052.7. PAULO FREIRE Y LA “PEDAGOGÍA DEL OPRIMIDO” (1968)Mientras la afirmación por los obispos latinoamericanos de la “opciónpreferencial por los pobres” enrumbaba los sectores más progresistas de la IglesiaCatólica en la importantísima dinámica que acabamos de reseñar, el pedagogobrasileño Paulo Freire publicaba sucesivamente sus dos libros más famosos: Laeducación como práctica de la libertad15 primero, y la Pedagogía delOprimido16 luego.Aún cuando, desde hace algunos años, ciertos autores se han dedicado a la tareade criticar a Freire, no se puede negar que el conjunto de su obra, yparticularmente la publicación de estos dos libros, brindó respuestasfundamentales para la construcción de la propuesta metodológica de laEducación Popular. Sea lo que sea, como lo señala Carlos Torres: Hoy, enpedagogía, se puede estar con Freire o contra Freire, pero no sin Freire17.Nacido en Recife en 1921, Paulo Freire había tenido sus primeras experiencias enalfabetización de adultos en 1961 participando en el Movimiento Ecuménico deCultura Popular. Su experiencia como profesor de portugués lo había llevado acriticar los métodos tradicionales de educación de adultos que - como vimos másarriba - habían impulsado los diferentes programas educativos oficiales luego dela II Guerra Mundial, conformes a los intereses de la expansión del capitalismodependiente en nuestro continente. Freire criticó, en primer lugar, la perspectivaesencialmente “bancaria” de estos programas tradicionales. Los comparaba con laidea de una alcancía en donde se acumulan los conocimientos como monedaspero no hay creación de riqueza, no surgen nuevos conocimientos. Al final delaño escolar, cada ‘alumno’ tiene que romper su chanchito, que es el examen, yaquel que mejor ha tesaurizado ‘individualmente’ los conocimientos y los puedereproducir tales cuales es declarado el mejor, el más rico. Aquí, el conocimientoes transmisión vertical, bancaria, desde un educador que se supone que lo detienetodo y lo entrega “generosamente”, al que se supone ignorante cuya mente seríacomo un receptáculo vacío para rellenar. En esta perspectiva bancaria, elaprendizaje no es más que la acumulación de los conocimientos de otros,concebidos como capital, pero no hay creación colectiva de nuevosconocimientos, es decir que no hay producción de riqueza.15 La primera edición en portugués, con el título: Educação como práctica da liberdade, Ed. Paz e Terra, Río, data de 1967.16 Aunque incompleta, la primera edición de Pedagogía del oprimido, en Santiago, data de 1969.17 Carlos Torres Novoa Entrevistas con Paulo Freire, Ed. Gernika, p. 13. 23PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  25. 25. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005De ahí viene la famosa frase de Paulo Freire: Nadie lo sabe todo, nadie lo ignoratodo, todos aprendemos juntos. Y esta otra que dice: Nadie enseña a nadie, todosnos enseñamos juntos. Educador(a) y educando están involucrad@s en unarelación mutua de construcción colectiva de nuevos conocimientos, que no puededeslindarse de la construcción de un nuevo modelo de sociedad situadohistóricamente a partir del sujeto educativo.En 1964, cuando él y el equipo del Servicio de Extensión Cultural que dirigía enla universidad de Recife habían preparado coordinadores y hecho planes parainiciar un amplio proyecto basado en la organización de mil “círculos culturales”de alfabetización en todo Brasil, se dio el golpe de Estado militar. Freire fueacusado de subversión y llevado a prisión. Después de pasar unos meses en lacárcel, Freire optó por el exilio, primero a Bolivia, luego en Chile, donde trabajóen el Departamento Nacional de Educación de Adultos, y finalmente en Suiza,colaborando durante muchos años con el Consejo Mundial de Iglesias. Estainstitución le permitió viajar bastante y participar en numerosas experiencias dealfabetización, experiencias que sistematizó en sus libros.En éstos, Los planteamientos de Freire sobre la no neutralidad de la tareaeducativa, el diálogo como método de concientización, la igualdad entre educadory educando como partícipes de un proceso que implica develar la realidad yasumir el compromiso histórico de la liberación de los hombres, y muchos más,dieron una nueva orientación a la concepción tradicional y han ejercido una graninfluencia en los trabajos de alfabetización y educación de adultos en AméricaLatina, y su aporte marca toda una época en el campo de la educación popular.Este nuevo enfoque de la alfabetización como concientización difiere totalmente delas concepciones anteriores, verticalistas y funcionalistas, que consideraban que elanalfabetismo era la causa del atraso y el freno al proceso de industrialización ymodernización, como si éstas no encubrieran unas relaciones de dependencia yexplotación en capitales, tecnologías e insumos, verdadera causa del atraso deestos pueblos18.Luego, desde una perspectiva más clasista, Freire formula otra críticafundamental a la educación tradicional considerada como mantenedora de unasituación de opresión y alienación. Los planteamientos posteriores del pedagogoIllich harían extensivas estas críticas al conjunto del sistema escolar capitalista.La propuesta de Freire apuntaba a una educación popular liberadora, dialógica, yconcientizadora, tendiente a la liberación de la opresión y a la transformaciónsocial. Así, en el campo de la educación de adultos específicamente, él proponía18 Mario Perresson et al., op.cit. p. 33. 24PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  26. 26. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005alfabetizar a partir de la problematización y el análisis crítico de la realidadvivida por las y los participantes del proceso de aprendizaje, lo que posibilitabaademás el establecimiento de una relación horizontal entre educadores yeducandos.Otra idea fundamental de Freire en esta perspectiva es que: Nadie libera a nadie,ni nadie se libera solo. Los hombres se liberan en comunión. Mucho se hacriticado a Freire por el uso del concepto de “concientización” que seguiríareflejando una relación desigual, paternalista, en la cual el ‘alumno’19 permaneceen un papel pasivo de beneficiario mientras el “generoso” educador le otorga losbeneficios de la liberación. La verdad es que, desde el principio, Freire insistió enel protagonismo fundamental del educando.Así, en el título Pedagogía del Oprimido, queda claro que no se trata de unapedagogía para el oprimido sino que: Esta enseñanza y este aprendizaje tienenque partir, sin embargo, de los “condenados de la tierra”, de los oprimidos, de losdesarrapados del mundo y de los que con ellos realmente se solidaricen. Porque¿Quién sentirá mejor que ellos los efectos de la opresión? ¿Quién más que ellospara ir comprendiendo la necesidad de la liberación? 20Además, siempre atento a mantener una postura dialéctica, Freire afirmatambién: Ahí radica la gran tarea humanista e histórica de los oprimidos: liberarsea sí mismos y liberar a los opresores. No se trata, para Freire, de darlesencillamente vuelta a la tortilla, de tal manera que los oprimidos de ayer sevuelvan los opresores de mañana y vice-versa. La verdadera liberación sólo esviable en y por la superación de la contradicción opresores - oprimidos que, enúltima instancia es la liberación de todos21. Refiriéndose a esta necesidad deimaginar nuevas relaciones de poder compartido, Freire señalaba en unaentrevista que le hacía Rosa María Torres en 1985: …para fines de este siglo, unode los mayores desafíos que tenemos que enfrentar los que soñamos con la19 Recordando el significado etimológico de esta palabra, ya señalado en la introducción: “a-lumen” = privado de luz.20 Paulo Freire: Pedagogía del oprimido, p. 34.21 Idem. p. 39. 25PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  27. 27. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005transformación revolucionaria de la sociedad burguesa es la necesidad de encararla toma del poder no solamente como un problema de tomar el poder sino dereinventarlo22.Ahora bien, uno de los aspectos más novedosos del aporte de Freire para la épocaes que se trata de un método elaborado a partir de la sistematización de susexperiencias. Paulo Freire es un investigador pedagógico con una pedagogíainvestigadora; tampoco es un pensador que fríamente, con un conjunto deprincipios maquinados en la tranquilidad de un escritorio o en la tareacatedrática, desarrolla una argumentación que luego, imperecederamente, vapregonando por doquier. Al contrario, es un pensador de la praxis, un pedagogo dela conciencia, es decir un crítico que interroga su propia praxis docente en elcontexto de la lucha de clases donde toma lugar. […] es también un pensadoritinerante. Su pensamiento se va modificando, plenificando, radicalizando23.En respuesta a señalamientos, criticándole ciertos cambios en sus concepciones,particularmente en cuanto a la incorporación de la lucha de clases en su análisis,Freire hacía referencia a esta evolución de su pensamiento a partir de lasexperiencias acumuladas:…yo creo que el Paulo Freire de hoy tiene cierta coherencia con el Paulo Freire deayer. El Paulo Freire de ayer no ha muerto. Quiero decir que yo he estado vivodurante todos estos años… Pero el Paulo Freire de hoy necesariamente llevaconsigo las marcas de la experiencia. Por ejemplo, el Paulo Freire de hoy tuvo laoportunidad, tuvo la suerte de conocer Nicaragua. A mis 60 años yo no conocíaNicaragua, a no ser la Nicaragua dominada. El Paulo Freire de hoy tuvo la suertede vivir la experiencia de Chile, el Chile de la transición de Allende, el Chile de lafrustración de un golpe de Estado. El Paulo Freire de hoy tuvo la oportunidad deconocer Tanzania, de participar en transformaciones profundas a partir de laexpulsión de los colonizadores en Angola, Guinea-Bissau, Cabo Verde y Sao Tomé.El Paulo Freire de hoy tuvo la oportunidad de experimentar un poco en Nicaraguay también en Granada. Entonces sería un desastre, sería muy triste si yo nohubiera aprendido con estos cinco o seis momentos históricos, si hoy en díasiguiera siendo el mismo que llegó al exilio veinte años atrás, primero en Bolivia ydespués en Chile. Yo tengo aún que aprender haciendo y viendo las cosas que seestán haciendo24 .Su afirmación: Nadie educa a nadie; nadie se educa solo; los hombres se educanentre sí mediatizados por el mundo, fue el hilo conductor de experiencias22 Rosa María Torres: Un encuentro con Paulo Freire, en Selección de lecturas sobre metodología de la Educación Popular, Asociación de Pedagogos de Cuba, La Habana, 1998, p. 58-72.23 Carlos Torres Novoa, op.cit. p. 11.24 Rosa María Torres, op.cit. p. 58. 26PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  28. 28. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005educativas de carácter subversivo, en dónde el diálogo, la crítica y laproblematización de la realidad fueron los instrumentos del aprendizaje quesustituyeron la memorización, la obediencia y el silencio de la enseñanza clásica.El cambio de perspectiva para la educación formal era revolucionario. Como loseñala Elmer Romero:Ya no más ir a sentarse para escuchar una historia que sucedió en otros lugares yhace mucho tiempo, ignorando la historia viva que se estaba haciendo. Ya no másacumular teorías que no dicen nada sobre el quehacer cotidiano. La propuestaradicalmente transformadora de la educación propone que la práctica cotidianade la gente, su realidad inmediata, debe ser el punto de partida para su proceso deconversión en sujeto consciente del cambio25.Con otra de estas fórmulas muy sugestivas que lo llegaron a caracterizar, Freireintroduce la tesis, muy innovadora para la época, de la pluralidad de saberes.Cuando afirma: Nadie es absolutamente ignorante y nadie es absolutamente sabio.Todos nos educamos unos a otros, esto implica reconocer y valorar losconocimientos específicos que cualquiera, desde la persona más humilde,analfabeta incluso, puede aportar para la construcción de un saber colectivo.Además, en el fondo, el aporte de Freire le dio una dimensión radicalmente nuevaa la alfabetización. Alfabetizar ya no era sencillamente y de manera funcional“enseñar a leer y a escribir”, sino en un sentido más exacto, aprender a escribir suvida, como autor y como testigo de su historia - biografiarse, existenciarse,historizarse, haciendo referencia al proceso a través del cual la vida se hacehistoria […] el proceso en que la vida como biología pasa a ser vida comobiografía. Por lo tanto, alfabetizar es concienciar26.Es indudable que, a pesar suyo, el “método Freire” fue muchas veces desvirtuado,víctima de su propio éxito. Efectivamente, aunque valiosas en si, las técnicas dealfabetización de Paulo Freire, tomadas aisladamente, haciendo abstracción de suopción política liberadora, pierden todo significado. Así, señala M. Peresson:25 Elmer Romero, op. cit. , p. 13.26 Ernaní María Fiori, Aprender a decir su palabra. El método de alfabetización del profesor Paulo Freire. Introducción a Paulo Freire, Pedagogía del oprimido. Siglo XXI Editores, México 1982, p. 4. 27PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  29. 29. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005Mientras la UNESCO trabaja con su enfoque de Educación Funcional, quebásicamente pretende elevar la productividad del trabajador, surge lacontrapropuesta de Freire, que recalca la dimensión política de la Alfabetización; apesar de la diferencia de enfoques, la UNESCO asimila el método de Freire, y lolanza dentro de sus propuestas de desarrollo. Surgen así campañas deAlfabetización según el método de Freire pero cuyos marcos de interpretación sontotalmente diferentes27.Ojalá esta muy breve reseña del aporte considerable de Paulo Freire a laedificación de la Educación Popular nos motive para leerlo en el texto original,superando así estas instrumentalizaciones abusivas del “método Freire” que lohan desvirtuado.2.8. GUSTAVO GUTIÉRREZ Y LA “TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN” (1971)En 1971 el teólogo peruano Gustavo Gutiérrez publica un libro cuyo título,Teología de la Liberación, tendría una repercusión enorme, no sólo en AméricaLatina sino en todo el mundo. Se trata fundamentalmente de rechazar lainstrumentalización conformista del mensaje cristiano que durante siglos fueinvocado por las clases dominantes para justificar las desigualdades e injusticiassocio-económicas como producto de la “voluntad divina”. Afirmaba al contrarioque el llamado Reino de Dios tenía que construirse en la tierra, aquí y ahora.A partir de la contribución de Gustavo Gutiérrez, quien brindó una justificaciónteológica a la opción preferencial por los pobres afirmada algunos años antes enMedellín, numeros@s sacerdotes, religiosas y laic@s delegad@s de la palabraadoptaron una actitud profética poniéndose definitivamente al lado de las/ospobres, llevándoles el mensaje liberador del Evangelio por todos los rincones deAmérica Latina. Es importante subrayar también que ciertas denominacionesevangélicas se sumaron a esta dinámica, acercándose en el terreno, católicos yprotestantes con una perspectiva genuinamente ecuménica que incluyó tambiénsectores ateos. Lo fundamental es que, más allá de sus convicciones filosóficas o27 Peresson M, Mariño G. y Cendales L., Educación Popular y Alfabetización en América Latina, Dimensión Educativa, Bogotá, 1983, p. 33. 28PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  30. 30. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005religiosas, compartieran el mismo compromiso por las luchas de liberación de lospueblos latinoamericanos. Así fue como, en muchos países de América Latina,revolucionarios y creyentes se encontraron, no sin tensiones, en el camino de lasluchas populares. Unas/os inspirados en el marxismo latinoamericano y otras/osen la Teología de la Liberación28. En algunos casos, como el del sacerdotecolombiano Camilo Torres, la radicalidad de este compromiso fue tal que les llevóa sumarse a la lucha armada.Obviamente, esto cuestionaba muy profundamente la jerarquía de la IglesiaCatólica cuya doctrina rechaza tradicionalmente la violencia como método delucha política, venga de donde venga. Sin embargo, ante la evidencia de lainjusticia estructural en numerosos países de América Latina, ante el crecientedescaro de regímenes dictatoriales utilizando la violencia y la represiónsistemática como método de gobierno, conforme la doctrina de “seguridadnacional”, esta posición doctrinal de la Iglesia Católica no podía justificarse más.Así, Mons. Helder Cámara fue el primer obispo que concedió legitimidad ética ala violencia revolucionaria en América Latina. Ahora bien, concederlelegitimidad ética no significa justificarla porque don Helder Cámara siemprerehusó reconocer la eficacia de la violencia como método de lucha. Para esto,habría que esperar casi veinte años más, con Mons. Arnulfo Romero en ElSalvador.Es en este contexto de profundo cuestionamiento en la Iglesia Católica que lapropuesta metodológica de la Educación Popular se desarrolla con una grandiversidad de experiencias llevadas a cabo por agentes religiosos en el campo dela pastoral: alfabetización de adult@s, escuelas populares ligadas a lasparroquias, rescate de la cultura y la religiosidad popular, talleres de reflexión yorganización comunitaria, formación de líderes, etc…Todos estos esfuerzos dieron rienda suelta a la creatividad de quienes losimpulsaban. La diversidad de experiencias pudo integrarse como parte de unmismo fenómeno porque conservaron un principio de identificación: sólo se puedellamar Educación Popular a aquella práctica que tenga como objetivo latransformación de la sociedad y se vincula, directa o indirectamente, a la lucharevolucionaria29.28 Elmer Romero et al., op.cit. p. 12.29 Idem. p. 12. 29PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  31. 31. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 20052.9. LA CNA30 EN LA REVOLUCIÓN SANDINISTA (1980)Desde la época de las primeras acciones guerrilleras en Bocay y Pancasán, en susprimeras proclamas de 1962 y 1965, el Frente Sandinista de Liberación Nacionalse había comprometido con la realización de una campaña de alfabetización enNicaragua. Asimismo, se cuenta que en una oportunidad en que el fundador delFSLN, Carlos Fonseca Amador, visitaba unos de los campamentos guerrilleros almando de Germán Pomares - El Danto – observando como éste y otros les estabanenseñando a los campesinos el arme y desarme de diferentes tipos de fusiles asícomo varias tácticas de la guerra de guerrilla, él le dijo a Germán Pomares: Ytambién enséñenles a leer…, frase que, catorce años después, habría deconvertirse en consigna de la Cruzada Nacional de Alfabetización.Por su parte, Mario Peresson señala: Después de una larga historia de lucha,Nicaragua logra el triunfo revolucionario el 19 de julio de 1979, dando fin a unade las dictaduras más oprobiosas del continente e inmediatamente después y“cuando la tierra todavía olía a sangre”, según expresión de Ernesto Cardenal,empezó a organizarse la Cruzada Nacional de Alfabetización llamada: “Héroes yMártires por la Liberación de Nicaragua”31 .La realidad es que la planificación de la Cruzada había empezado meses antes deltriunfo de la revolución, cuando la Dirección Nacional del FSLN había encargadoa una comisión la tarea de elaborar los lineamientos fundamentales de lo quehabría de ser esa campaña de alfabetización una vez en el poder. La Cruzada nofue pues otra cosa que la realización de un largo sueño sandinista plasmadogracias a la voluntad política de los dirigentes revolucionarios y al entusiasmoorganizado de todo un pueblo32.Nicaragua heredó de Somoza 50,000 muertos, más de 100,000 heridos, 150,000personas desplazadas de sus hogares, 40,000 niños huérfanos, 4,200 viviendasdestruidas, una deuda externa de 1,500 millones de dólares, pérdidas económicaspor 480 millones de dólares a raíz de la guerra, más de la mitad de su poblaciónanalfabeta, una aguda malnutrición infantil y una dramática situación económicay social para las amplias mayorías de la población33. Sin embargo, apenas 15 díasdespués del triunfo revolucionario contra una de las dictaduras más corruptas ysangrientas del continente, este pequeño país desvastado por la guerra y por lamuerte, anunciaba su compromiso de erradicar el analfabetismo.30 Cruzada Nacional de Alfabetización31 Peresson Mario et al., op. cit. p. 37.32 Rosa María Torres, Nicaragua: Revolución Popular, Educación Popular, Ed. Linea, México, 1985, p. 19.33 CEPAL, Nicaragua: repercusiones económicas de los acontecimientos políticos recientes, E/CEPAL/G. 1091/Rev.1, diciembre 1979. Citado por Rosa María Torres, op.cit., p. 18. 30PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  32. 32. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005Una de las primeras tareas fue la realización de un censo, a fin de determinar elnúmero de analfabetas entre la población mayor de 10 años, su ocupación ylocalización geográfica, así como la disponibilidad para aprender o enseñar34. Losprimeros resultados revelaron que un 50,2 % de la población se declarabaanalfabeta - cifra que se incrementaría luego a 64 % - , con grandes desigualdadesgeográficas pues algunas regiones como el departamento de Río San Juanpresentaban hasta más de 90 % de analfabetismo. Pero este censo evidenciótambién la enorme disposición y solidaridad popular pues, por cada tresanalfabetas, un(a) nicaragüense estaba dispuest@ a alfabetizar durante unos 5meses hasta en las zonas más remotas e inhóspitas del país. En total semovilizaron unos 180,000 alfabetizadoras/es.La UNESCO reconocería luego la Cruzada Nacional de Alfabetizaciónnicaragüense como una de las mayores movilizaciones populares del siglo. Y elescritor argentino Julio Cortázar, en un artículo titulado El pueblo nicaragüensemaestro de si mismo, señaló que la Cruzada convertirá la totalidad del país enuna gigantesca escuela en la que de alguna manera la mitad de la poblaciónenseñará a leer y a escribir a la otra mitad35.A nivel organizativo, semejante movilización requería una logística sólocomparable a la de la recién librada guerra de liberación que, estuvo presentecomo inspiración y referencia en la estrategia organizativa y logística, en laterminología militar traducida en frentes, brigadas, columnas y escuadras dealfabetización, en el espíritu insurreccional que animó e hizo posible la Cruzada.Desde el principio, la Cruzada fue concebida como la “Segunda Guerra deLiberación” y l@s alfabetizadoras/es fueron organizad@s en tres modalidadesprincipales, cuyos nombres resultan muy significativos: el Ejército Popular deAlfabetización (EPA) por una parte, compuesto fundamentalmente porestudiantes y maestr@s quienes alfabetizarían a tiempo completo en las zonasrurales; las Milicias Obreras de Alfabetización (MOA), compuestas de obrer@surban@s quienes alfabetizarían a sus compañer@s en sus mismos centros detrabajo; y l@s Alfabetizadoras/es Populares (AP), emplead@s públic@s, amas decasa y pobladoras/es en general quienes alfabetizarían a la población urbana.Además, se sumaron numerosas brigadas de voluntari@s internacionalistas, sobretodo de América Latina y Europa.L@s alfabetizadoras/es estaban organizad@s en escuadras de 30 personas, cadauna con 2 ó 3 docentes como asesoras/es técnic@s. A su vez, las escuadrasestaban agrupadas en columnas, éstas en brigadas y las brigadas en frentes. De lamisma manera que para la guerra de liberación, el país estaba dividido en 5frentes para la alfabetización. Vale subrayar sin embargo, que la alfabetización enla Costa Caribe de Nicaragua, en los idiomas Miskito y Sumu, sólo empezaríahasta en septiembre de 1980.34 Rosa Maria Torres, op. cit., p. 19.35 Citado por Orlando Pineda Flores, La Cruzada Nacional de Alfabetización de Nicaragua, una esperanza para la UNESCO, en Agenda Latinoamericana 2004, Ed. en Nicaragua Fundación Verapaz, Managua, 2004, p. 236. 31PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  33. 33. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005Desde el momento que se pensó en una campaña masiva e intensiva, se viotambién que sería indispensable una gigantesca movilización popular, un trabajointenso y coordinado de todas las instituciones estatales y organismos de masas, yla suspensión de escuelas, colegios e universidades. La juventud, fuerzafundamental de la insurrección, habría de ser también la fuerza motriz quellevaría adelante la guerra contra el analfabetismo, acompañada y asesorada porlos maestros, organizados en la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua(ANDEN)36.Mientras se realizaba y procesaba el censo, se estaba diseñando la cartilla “ElAmanecer del Pueblo” así como el manual “Cuaderno de Orientaciones para elAlfabetizador”, inspirados de otras experiencias de alfabetización en AméricaLatina y África y basados en el método psicosocial de Paulo Freire. Las 23lecciones que componen la cartilla recogen temas estrechamente ligados a larealidad de Nicaragua, a la Revolución, y al programa de gobierno. En ella sehabla de Sandino, de Carlos Fonseca, del papel del FSLN y las masas en lainsurrección final y en la victoria; de los Comités de Defensa Sandinista, laJuventud Sandinista 19 de Julio, y las demás organizaciones revolucionariascreadas por la Revolución, y de su papel en la producción, en la austeridad, en ladefensa, en la unidad; de la Reforma Agraria, la salud, la educación, la recreaciónde los niños, la vivienda, la liberación de la mujer, la integración de la CostaAtlántica, la democracia, la libertad de cultos, la solidaridad internacional, todosellos pilares del programa revolucionario37. Por su parte, l@s miembros delEjército y de la Policía, instituciones recién fundadas, fueron alfabetizad@smediante una cartilla diferente, “Liberación”, cuyos contenidos hablaban de susfunciones y deberes para con el pueblo y con la patria.Asimismo, para la capacitación inicial de l@s alfabetizadoras/es, se procedió apartir de un núcleo de 80 maestr@s que capacitarían a l@s alfabetizadoras/es através de un mecanismo multiplicador. Sin embargo, antes que en áridas jornadaspedagógicas, los talleres se convirtieron en una semana de reflexión, discusión yclarificación política. En un clima de compañerismo y solidaridad en donde semezclaban jóvenes estudiantes, obreros, ex-combatientes, amas de casa yempleados públicos, las lecturas y las discusiones giraban en torno a la coyuntura,a la historia nacional, al papel del alfabetizador y de la Cruzada dentro de laestrategia revolucionaria. Los métodos y técnicas de alfabetización, lasorientaciones y prácticas sobre el manejo de la cartilla y los demás materialesauxiliares, vinieron al final38.El 23 de marzo de 1980, todo estaba listo y, al grito de “¡Vencimos en lainsurrección, venceremos en la alfabetización!”, l@s brigadistas fueronjuramentad@s y despedid@s en un acto multitudinario en la Plaza de laRevolución de Managua. Un pantalón, un par de botas, una cotona gris, unainsignia de la Cruzada, una mochila, una hamaca, una lámpara de gas y los36 Rosa María Torres, op.cit. p. 19.37 Idem, p. 20.38 Idem, p. 22. 32PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  34. 34. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 2005materiales didácticos era todo lo que acompañaba a este inmenso y jubilosoejército de alfabetización que, día tras día, partía de las ciudades a compartirvarios meses con el campesino. Ni la amenazante propagandacontrarrevolucionaria, ni los lamentos y enfrentamientos familiares lograrondesanimar a los jóvenes. Ya en el terreno, la dura vida del campesino, su pobrecomida y sus precarias condiciones de vivienda, las largas caminatas, lasinclemencias del invierno, los insectos, las enfermedades, la falta de luz eléctrica yde agua potable en muchas comunidades, tampoco lograron desalentarlos.Incluso, los asesinatos de brigadistas a manos de contrarrevolucionarios armadosno hicieron, más tarde, sino reafirmar a estos jóvenes la convicción de quedarsehasta culminar su tarea39.De acuerdo con el principio pedagógico según el cual todo proceso de aprendizajees de doble vía, el Padre Fernando Cardenal, coordinador de la Cruzada, habíadicho: Creemos que será un campaña nacional en un sentido doble. Años mástarde, él valoraría incluso que quienes más habían aprendido en la Cruzadahabían sido posiblemente l@s mism@s alfabetizadora/es. Durante cinco meses,desafiando enormes dificultades y privaciones, miles de estudiantes y maestrosconvivieron con el campesino, le ayudaron en las tareas agrícolas, le dieroneducación sanitaria, le enseñaron a leer y escribir, recogieron sus tradiciones, suscanciones y leyendas. Aprendieron, a su vez, a trabajar la tierra, a ordeñar, acortar leña, a conservar y preparar los escasos alimentos, a caminar largos trechospara conseguir el agua; aprendieron a comunicarse con el campesino, a valorar sutrabajo y su esfuerzo para educarse a pesar del cansancio, la edad, los problemasde vista y la dureza de la mano acostumbrada al machete y al maltrato.Aprendieron a enseñar, pero sobre todo, aprendieron a aprender del pueblo y de surealidad. Por ello, los miles de brigadistas que volvieron, entre vítores y lágrimas, acelebrar la fiesta nacional de victoria sobre el analfabetismo, no eran ya losmismos. Estos eran, ahora plenamente, jóvenes de la revolución40.Además, fundamentada desde el principio en los aportes de la Educación Populary de Paulo Freire en particular, la campaña de alfabetización nicaragüense fueconcebida como “un hecho político con implicaciones pedagógicas”, pues susobjetivos apuntaban mucho más allá del solo aprendizaje de la lecto-escritura.Los objetivos de la Cruzada, tal como aparecen en el Cuaderno de Orientacionespara el Alfabetizador, eran los siguientes:1. Erradicar definitivamente el fenómeno social del analfabetismo en Nicaragua.2. Promover un proceso de concientización a nivel nacional, para que las masas de nuestro pueblo, antes marginadas, se integren libre y eficazmente en el proceso de democratización del país, tomen parte activa en el desarrollo nacional y en la reconstrucción del país.39 Idem, p. 21.40 Idem, p. 23. 33PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua
  35. 35. Módulo 4 – Curso E-DC-4.1.: Técnicas de Educación Popular Abril 20053. Contribuir a la unidad nacional, integrando al campo con la ciudad, al trabajador con el estudiante, al Atlántico con el resto del país, etc…4. Continuar, inmediatamente después de erradicado el fenómeno social del analfabetismo, el proceso educativo de los adultos, creándose para tales efectos el Vice-ministerio de Educación de Adultos41.Dice Rosa María Torres: Enseñando a leer y escribir, la campaña buscaba almismo tiempo alfabetizar políticamente a las masas, estimulando la reflexión entorno a su propia realidad y a la del país, difundiendo y discutiendo el proyectorevolucionario, propiciando la participación críticamente consciente de las masasen las tareas de la Revolución. Uniendo a alfabetizadores y alfabetizandos en unapráctica de vida común, la campaña contribuiría a romper con las tradicionalesbarreras entre urbano y rural, intelectual y manual, letrado e iletrado, haciendo deesa relación una mutua experiencia concientizadora. De esa manera, la Cruzadacontribuiría a fortalecer la unidad nacional, acercando entre sí no sólo a losdistintos sectores sociales sino a las dos regiones fundamentales del país, la delPacífico y la del Atlántico, cuyas profundas diferencias geográficas, históricas yetnoculturales habían venido profundizándose aún más por la falta de mutuoconocimiento y contacto42.Las dimensiones y el éxito de la Cruzada Nacional de Alfabetización nicaragüensela consagraron no sólo como el evento educativo más trascendental en la historiade Nicaragua, sino como una de las experiencias de Educación Popular másrelevantes a nivel mundial. Para los nicaragüenses y el mundo entero, la Cruzadaconstituye hasta hoy el logro más hermoso de la Revolución Popular Sandinista,con un impacto simbólico considerable. En cinco meses, el analfabetismo habíasido reducido a un 12.4 % de la población. El premio internacional “NadezhdaKrupskaya” otorgado por la UNESCO a Nicaragua en agosto de 1980, fue elreconocimiento mundial a esa “experiencia exaltante, cuya finalidad trasciende elpropio campo de la educación y apunta a modificar profundamente las relacionesrecíprocas entre los distintos sectores del país”, como lo expresara Amadou-Mathar M´Bow, director general de la UNESCO43.En cuanto a la evaluación de los factores de éxito de la Cruzada, FernandoCardenal sintetiza una de las lecciones aprendidas al término de tan importantehazaña educativa al decir: Nosotros empezamos sin un centavo, comenzamos sinsaber quién iba a alfabetizar, mucho menos sabíamos qué era una campañanacional de alfabetización. La técnica se aprende, el dinero se consigue pero lo queno se puede improvisar es la mística de un pueblo44.41 Ministerio de Educación, Cuaderno de Orientaciones para el Alfabetizador, Managua, 1980, p. 5.42 Rosa María Torres, op.cit. p. 22.43 Idem, p. 39.44 Fernando Cardenal S.J., (entrevista), Cruzada Nacional de Alfabetización, Cuadernos de Educación No 76, Laboratorio Educativo, Caracas, (sin fecha), p. 58. Citado por Mario Peresson et al, op. cit., p. 40. 34PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN ‘GESTIÓN DEL DESARROLLO COMUNITARIO’CURN / CICAP - Estelí, Nicaragua

×