ENJ-1-400- Derechos Fundamentales y Ordenamiento Laboral

5,126 views

Published on

ENJ-1-400- Derechos Fundamentales y Ordenamiento Laboral

  1. 1. LOS DERECHOS FUNDAMENTALES Y EL ORDENAMIENTO LABORAL Por Rafael A. Frett Mejía Rafael Vásquez Goico
  2. 2. Metodología LECTURA DIRIGIDA: El docente selecciona textos para orientar a los alumnos en el estudio de los temas. MÉTODO DE LA DISCUSIÓN: Consiste en orientar a los participantes para que en conjunto produzcan, en forma de cooperación intelectual, la respuesta a alguna interrogante relacionada con los temas. SOLUCIÓN DE CASOS PRÁCTICOS: Donde los participantes solucionarán casos relacionados con los temas.
  3. 3. Contenido 1. Conceptos y aspectos generales 2. La dignidad de la persona como principal objetivo 3. La aplicación directa de los derechos fundamentales 4. La jerarquía constitucional de los derechos fundamentales 5. Los derechos fundamentales como principios y valores y sus efectos en el ordenamiento
  4. 4. Contenido 6. La obligación del Estado de proteger efectivamente los derechos fundamentales 7. Las garantías dispuestas para la protección de los derechos fundamentales 8. El principio de razonabilidad y proporcionalidad en las actuaciones de los Poderes Públicos y la protección del contenido esencial 9. El derecho a la igualdad material como control de las relaciones laborales
  5. 5. 1. Conceptos y aspectos generales
  6. 6. 1. Conceptos y aspectos generales <ul><li>Derecho es: </li></ul><ul><li>Conjunto de principios y normas, expresivos de una idea de justicia y de orden, que regulan las relaciones humanas en toda sociedad y cuya observancia puede ser impuesta de manera coactiva. </li></ul><ul><li>(Diccionario de la Real Academia de la Lengua española - vigésima segunda edición ) </li></ul>
  7. 7. 1. Conceptos y aspectos generales <ul><li>La comunidad internacional ha colocado los derechos fundamentales, no sólo como el principal factor de garantía de la dignidad y valor de la persona humana, creando así un marco de igualdad de derechos entre hombres y mujeres, sino como mecanismo vital de promoción del progreso social y medio idóneo para “elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad” [1] . </li></ul><ul><li>[1] Preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada el 10 de diciembre de 1948 en la Asamblea General de las Naciones Unidas. </li></ul>
  8. 8. 1. Conceptos y aspectos generales <ul><li>DERECHOS FUNDAMENTALES: </li></ul><ul><li>1. Termino equivalente a derechos humanos. </li></ul><ul><li>2. Derechos Humanos reconocidos y garantizados por un ordenamiento jurídico. </li></ul><ul><li>3. Aquellos derechos humanos que vienen reconocidos en la Constitución de un determinado Estado y que tienen una especial protección. </li></ul>
  9. 9. 1. Conceptos y aspectos generales <ul><li>En esa misma línea, la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, colofón de la Revolución Francesa, entiende que los derechos del hombre son universales, validos en todo momento y ocasión por “pertenecer a su naturaleza misma”. </li></ul>
  10. 10. 1. Conceptos y aspectos generales <ul><li>En el ámbito laboral el concepto de derechos fundamentales reviste especial importancia, pues: </li></ul><ul><li>1. El derecho del trabajo como parte de los derechos humanos nacidos en el siglo XIX a raíz de &quot;la cuestión social&quot; va referido a la protección de bienes de la personalidad cuya naturaleza es predominantemente económica, social y cultural. (Derechos fundamentales de la 2ª generación). </li></ul>
  11. 11. 1. Conceptos y aspectos generales <ul><li>2. El derecho del trabajo tiende a interrelacionarse con los demás derechos fundamentales no sólo configurando su contenido sino también posibilitando su ejercicio. </li></ul><ul><li>Ejemplo de esto son las regulaciones relativas a la jornada de trabajo que protegen la libertad y la salud del trabajador. Igualmente, los intereses económicos de la nación limitan y condicionan las prestaciones de los trabajadores. </li></ul>
  12. 12. 2. La dignidad de la persona como principal objetivo
  13. 13. 2. La dignidad de la persona como principal objetivo <ul><li>Los derechos fundamentales protegen aspectos tan esenciales y particulares del ser humano como su dignidad y, en un marco social, permiten la vida en paz y en democracia. En efecto, la Suprema Corte de Justicia dominicana —“SCJ”, en adelante— ha indicado que estos derechos tienen como fundamento los atributos “de la persona humana que emanan de su dignidad inherente”, y que en un Estado constitucional y democrático de Derecho, “el reconocimiento y tutela de los derechos fundamentales constituye la dimensión sustancial de la democracia” [1] . </li></ul><ul><li>[1] Suprema Corte de Justicia dominicana, resolución núm. 1920-2003 del 13 de noviembre del 2003.. </li></ul>
  14. 14. 2. La dignidad de la persona como principal objetivo <ul><li>La doctrina, sin importar corriente de pensamiento u origen, es coherente al relacionar también la dignidad humana como un elemento inseparable de los derechos fundamentales. Así, subraya Sosa Pérez, “son esenciales o consustanciales a la condición y dignidad humana. Son derechos de todo ser humano por el solo hecho de serlo, cuyo ejercicio no puede ser restringido ni condicionado” [1] . [1] SOSA PÉREZ, Rosalía. “La Reforma Constitucional y la Tutela de los Derechos Fundamentales”. En: Acceso a la Justicia, Proceso Penal y Sistema de Garantías: Contentivo de una Recopilación de las Ponencias del 11 Congreso Nacional de la Defensa Pública en Torno a la Participación del Dr. Luigi Ferrajoli . Santo Domingo; República Dominicana: Comisionado de Apoyo a la Reforma y Modernización de la Justicia, 2009. p. 100. </li></ul>
  15. 15. 2. La dignidad de la persona como principal objetivo <ul><li>La protección de la dignidad humana se opone tanto al Estado como a los particulares y que si bien parte de una concepción que entiende que ésta es “natural” al ser humano, no obstante su inclusión en los textos constitucionales le ha dado eficacia jurídica directa. A saber, tal protección de la dignidad se encuentra en la esfera del derecho positivo. </li></ul>
  16. 16. 2. La dignidad de la persona como principal objetivo <ul><li>La comprensión de que los derechos fundamentales en su conjunto protegen la dignidad de la persona, es esencial para entender como funciona cualquier derecho, como el laboral. </li></ul><ul><li>Un entendimiento defectuoso o insuficiente de tal noción permite que sea legitimada cualquier afectación a la dignidad. </li></ul><ul><li>Por ejemplo, una jornada y un salario mínimo a todas luces desproporcionados es equivalente a permitir un escenario real de esclavitud, lo que es obvio contraría la dignidad del ser humano. </li></ul>
  17. 17. 3. La aplicación directa de los derechos fundamentales
  18. 18. 3. La aplicación directa de los derechos fundamentales <ul><li>Como expresa Solchaga Loitegui, “la parte más importante de la Constitución es, sin duda, que ésta es fuente del Derecho y que dentro de sus componentes se encuentran los derechos fundamentales, que ya no se conciben sólo como garantía de un ámbito de libertad del individuo, sino también como fundamentación de status y como elementos estructurales básicos del Derecho objetivo” [1] . </li></ul><ul><li>[1] SOLCHAGA LOITEGUI, Jesús. “Derecho a la Tutela Judicial Efectiva y Ejecución Singular Civil” [CD-ROM]. En: Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial núm. 10: Ejecución de sentencias civiles . España: Consejo General del Poder Judicial, 1992, código CD921001. pp. 13-46. Transcripción y conversión al formato digital: IberIUS, 2004. </li></ul>
  19. 19. 3. La aplicación directa de los derechos fundamentales <ul><li>Tal conciencia ha impulsado el entendimiento de que éstos se encuentran en la esfera del derecho positivo, es decir, los derechos fundamentales valen –y pueden ser alegados ante el poder público- pues aparecen recogidos y garantizados por un ordenamiento jurídico concreto. </li></ul><ul><li>Los derechos fundamentales se han incluido en el mayor instrumento del ordenamiento, como lo son las constituciones. </li></ul><ul><li>Los derechos fundamentales pueden ser aplicados de manera directa a la solución de cualquier caso o circunstancia jurídica. Tienen eficacia per se. </li></ul>
  20. 20. 4. La jerarquía constitucional de los derechos fundamentales
  21. 21. 4. La jerarquía constitucional de los derechos fundamentales <ul><li>La Constitución es la primera de las normas. Como explica Kelsen, permite y contempla la forma de instauración en el ordenamiento de las demás: “la norma fundamental de un orden jurídico […] es simplemente la regla fundamental según la cual son creadas las normas jurídicas; de ella deriva el principio mismo de su creación” [1] . Esta jerarquía normativa también se desprende del hecho de que las propias constituciones contemplan cláusulas que anulan aquellas normas que no se corresponden con sus enunciados. Obsérvese que esto ocurre con la de República Dominicana, que en su artículo 46 prescribe que “son nulos de pleno derecho toda ley, decreto, resolución, reglamento o acto contrarios…”. </li></ul><ul><li>[1] KELSEN, Hans. Teoría Pura del Derecho . Traducción de Moisés Nilve. 4ª ed. y 5ª reimpresión en español. Buenos Aires: Editorial Eudeba, 2006. p. 112. ISBN 950-23-0886-7. </li></ul>
  22. 22. 4. La jerarquía constitucional de los derechos fundamentales <ul><li>Por consiguiente, el carácter de la constitución como corona jerárquica es incuestionable, lo que hace que todos los derechos fundamentales que contiene obtengan el mismo grado al igual que aquellos que se encuentran en los tratados y convenios internacionales. </li></ul><ul><li>De hecho, resalta Subero Isa: “la nulidad del artículo 46 no comprende solamente los actos contrarios a la Constitución en sí, sino que también abarca todas las disposiciones que sean contrarias al bloque de la constitucionalidad” [1] . [1] SUBERO ISA, Jorge A. Voz “Comentario a la Parte General del Art. 8 de la Constitución Dominicana”. En: Los Jueces de la Suprema Corte de Justicia comentando los Derechos Individuales y Sociales . República Dominicana: Suprema Corte de Justicia, 2007. p. 4. </li></ul>
  23. 23. 5. Los derechos fundamentales como principios y valores y sus efectos en el ordenamiento
  24. 24. 5. Los derechos fundamentales como principios y valores y sus efectos en el ordenamiento <ul><li>Aparte del carácter jerárquico constitucional que tienen, los derechos fundamentales no sólo impiden que una norma inferior los contradiga o desconozca, sino que a la vez componen principios y valores que además de irradiar el ordenamiento en su conjunto, todos los poderes del Estado deben observar y respetar. </li></ul>
  25. 25. 5. Los derechos fundamentales como principios y valores y sus efectos en el ordenamiento <ul><li>Por ejemplo, el artículo 8.1 de la Constitución dominicana contiene tanto un principio: “la inviolabilidad de la vida”, como disposiciones específicas que tienden a viabilizar tal principio: “no podrá establecerse, pronunciarse ni aplicarse en ningún caso la pena de muerte, ni las torturas, ni ninguna otra pena o procedimiento vejatorio o que implique la pérdida o la disminución de la integridad física o de la salud del individuo”. </li></ul>
  26. 26. 5. Los derechos fundamentales como principios y valores y sus efectos en el ordenamiento <ul><li>La superioridad jerárquica de los derechos fundamentales, por un lado, impide que el ordenamiento se configure y se interprete de manera contraria a los principios o valores que irradian estos derechos; esto es, que tanto el legislador como el poder ejecutivo no sólo deben producir leyes y decretos conformes con estos derechos, sino que por otro lado su accionar debe ser compatible con los mismos. </li></ul>
  27. 27. 6. La obligación del Estado de proteger efectivamente los derechos fundamentales
  28. 28. 6. La obligación del Estado de proteger efectivamente los derechos fundamentales <ul><li>La Constitución dominicana hace de la protección efectiva de los derechos fundamentales su principal objetivo, lo que de plano se convierte en un mandato de optimización para todos los poderes públicos [1] . [1] Vid. Parte principal del artículo 8 de la Constitución dominicana. </li></ul>
  29. 29. 6. La obligación del Estado de proteger efectivamente los derechos fundamentales <ul><li>La protección efectiva de los derechos de los ciudadanos es lo que en verdad convierte a un Estado cualquiera en auténtico “Estado de Derecho”, ya que es voluntad soberana del Poder Constituyente que los derechos fundamentales que consagra la Constitución sean respetados por los poderes públicos. </li></ul>
  30. 30. 6. La obligación del Estado de proteger efectivamente los derechos fundamentales <ul><li>En sentido general, la protección efectiva representa una obligación que no se agota siquiera en el contenido mismo de los derechos y cuya exigibilidad de resultado es perenne, salvo concurra alguna causa justificativa de exclusión que por su naturaleza siempre debe estar acorde con la dimensión objetiva de los derechos fundamentales como valores supremos e intereses extraordinarios de la comunidad. Por lo que aún cuando existe una causa justificada de desprotección, paradójicamente hay protección. </li></ul>
  31. 31. 7. Las garantías dispuestas para la protección de los derechos fundamentales
  32. 32. 7. Las garantías dispuestas para la protección de los derechos fundamentales <ul><li>Estas garantías pueden ser normativas, institucionales y jurisdiccionales y con ellas se busca, por un lado, el reconocimiento de los valores, principios y salvaguardias que contienen los derechos; y por otro lado, la creación de organismos institucionales y/o jurisdiccionales con la misión de preservar en un marco de igualdad dichos derechos. </li></ul>
  33. 33. 7. Las garantías dispuestas para la protección de los derechos fundamentales <ul><li>Ejemplos de garantías laborales: </li></ul><ul><li>Normativas: El Código de Trabajo (Ley 16-92), Ley 87-01 sobre Sistema Dominicano de Seguridad Social. </li></ul><ul><li>Jurisdiccionales: La jurisdicción especial de trabajo y la de amparo. </li></ul><ul><li>Institucionales: La Secretaría y el Departamento de Trabajo, así como el servicio de inspección. </li></ul>
  34. 34. 8. El principio de razonabilidad y proporcionalidad en las actuaciones de los Poderes Públicos y la protección del contenido esencial
  35. 35. 8. El principio de razonabilidad y proporcionalidad en las actuaciones de los Poderes Públicos y la protección del contenido esencial <ul><li>Haro sostiene que “la pauta de la razonabilidad penetra todo el ordenamiento jurídico y por consiguiente, es susceptible del control judicial en sus más múltiples y diversas manifestaciones” [1] . </li></ul><ul><li>Es, consecuentemente, un instrumento para alcanzar la tan ansiada justicia y paz social. </li></ul><ul><li>[1] HARO, Ricardo (2006): &quot;La Razonabilidad y las Funciones de Control&quot;, © 2006 Universidad de Talca, Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales. (Disponible en el sitio de la Internet: http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0718-00122001000200008&script=sci_arttext&tlng=es) [Consulta 2008, 7 de abril] (La obra no contiene referencias al autor Lalande) </li></ul>
  36. 36. 8. El principio de razonabilidad y proporcionalidad en las actuaciones de los Poderes Públicos y la protección del contenido esencial <ul><li>Este principio suministra un criterio jurídico-constitucional para llevar a cabo una ponderación ajustada de los intereses a proteger, es decir, del campo de protección de los derechos fundamentales, por una parte, y de los intereses dignos de defensa, por otra. </li></ul>
  37. 37. 8. El principio de razonabilidad y proporcionalidad en las actuaciones de los Poderes Públicos y la protección del contenido esencial <ul><li>La exigencia de razonabilidad y proporcionalidad en los actos de los poderes públicos, se encuentran presente en la jurisprudencia de nuestro máximo tribunal e incluso éste es convincente aclarando en que consiste: </li></ul><ul><li>“ Atendido, que una norma o acto, público o privado, sólo es válido cuando, además de su conformidad formal con la Constitución, esté razonablemente fundado y justificado dentro de los principios constitucionales. [...] Atendido, que de esta manera se procura no sólo evitar que la ley sea irracional, arbitraria o caprichosa, sino además, que los medios seleccionados tengan una relación real y sustancial con su objeto.” [1] . </li></ul><ul><li>[1] .Pleno Suprema Corte de Justicia Dominicana: Resolución 1920-2003, 13.11.2003. </li></ul>
  38. 38. 8. El principio de razonabilidad y proporcionalidad en las actuaciones de los Poderes Públicos y la protección del contenido esencial <ul><li>En definitiva, son tres las condiciones que configuran la razonabilidad en sentido amplio y cuyo juicio deben realizar los jueces a la hora de hacer justicia constitucional: </li></ul><ul><li>Juicio de idoneidad : Cuando de limitación de derechos se trata el medio utilizado por el poder público tiene que estar provisto de idoneidad, esto es que la restricción para conseguir el objetivo propuesto, sea verdaderamente adecuada para la protección de los valores que se pretenden proteger [1] . Excluyéndose por tanto medios ilegítimos. </li></ul><ul><li>[1] Tribunal Constitucional Español, Sentencia 90/2006 de 27 de marzo de 2006, Fundamento jurídico 4. </li></ul>
  39. 39. 8. El principio de razonabilidad y proporcionalidad en las actuaciones de los Poderes Públicos y la protección del contenido esencial <ul><li>Juicio de necesidad: No basta la idoneidad del medio utilizado, sino que para conseguir el fin perseguido el mismo debe ser necesario, en el sentido de que no exista otro medio más moderado para la consecución del propósito con igual eficacia y, en todo caso, que respete más el contenido esencial del derecho que se pretende limitar [1] . </li></ul><ul><li>[1] Ídem. Anterior y sentencia 195/2003 de 27 de octubre de 2003, Fundamento jurídico 7. </li></ul>
  40. 40. 8. El principio de razonabilidad y proporcionalidad en las actuaciones de los Poderes Públicos y la protección del contenido esencial <ul><li>Juicio de proporcionalidad en sentido estricto: Debe haber proporcionalidad en sentido estricto entre el sacrificio del derecho y la situación en la que se halla aquél a quien se impone, es decir, como consecuencia de la limitación debe derivarse de ella más beneficios o ventajas para el interés general que perjuicios sobre otros bienes o valores en conflicto [1] . </li></ul><ul><li>[1] Ídem. </li></ul>
  41. 41. 8. El principio de razonabilidad y proporcionalidad en las actuaciones de los Poderes Públicos y la protección del contenido esencial <ul><li>El “contenido esencial” de los derechos fundamentales, es aquella parte que es absolutamente necesaria para que los intereses jurídicamente protegibles, resulten real, concreta y efectivamente protegidos, sin que el derecho quede sometido a limitaciones que lo hagan impracticable, lo dificulten más allá de lo razonable o lo despojen de la necesaria protección [1] , </li></ul><ul><li>[1] Tribunal Constitucional español, sentencia 11/1981 del 8 de abril de 1981, FJ 8. </li></ul>
  42. 42. 8. El principio de razonabilidad y proporcionalidad en las actuaciones de los Poderes Públicos y la protección del contenido esencial <ul><li>Häberle, el contenido escencial “debe ser determinado no in abstracto sino, por el contrario, con referencia a cada derecho fundamental” [2] , para lo cual “se debe recurrir a su ponderación” [3] . </li></ul><ul><li>[2] Citado por JORGE PRATS, Eduardo. Derecho Constitucional . Volumen II. Santo Domingo; República Dominicana: Gaceta Judicial, 2005. p. 71. ISBN 99934-953-0-1. </li></ul><ul><li>[3] Le Libert... Fondamentali nello Stato Costituzionale . Trad. del alemán por A. Fusillo y R. Rossi,. Roma : La Nuova Italia Scientifica, 1993. p. 79. Se trata de la traducción italiana de gran parte de su clásica obra Die Wesensgehaltgarantie des Art. 19 Abs. 2 Grundgesetz, 3ª ed., C.F. Müller Juristischer Verlag, Heidelberg, 1983. Obra referida, descrita y citada por TOLLER, Fernando. Hacia el Ocaso del Darwinismo Jurídico: Lineamientos para una Nueva Teoría en la Interpretación Constitucional de los Derechos Fundamentales . [En línea]. [Buenos Aires]: Universidad de El Salvador. Disponible en línea en el sitio de la Internet: http://www.salvador.edu.ar/juri/apuntes/Uncal-%20Filosofia%20del%20D/Toller.pdf [Consulta 2009, 16 de marzo] </li></ul>
  43. 43. 8. El principio de razonabilidad y proporcionalidad en las actuaciones de los Poderes Públicos y la protección del contenido esencial <ul><li>[3] Le Libert... Fondamentali nello Stato Costituzionale . Trad. del alemán por A. Fusillo y R. Rossi,. Roma : La Nuova Italia Scientifica, 1993. p. 79. Se trata de la traducción italiana de gran parte de su clásica obra Die Wesensgehaltgarantie des Art. 19 Abs. 2 Grundgesetz, 3ª ed., C.F. Müller Juristischer Verlag, Heidelberg, 1983. Obra referida, descrita y citada por TOLLER, Fernando. Hacia el Ocaso del Darwinismo Jurídico: Lineamientos para una Nueva Teoría en la Interpretación Constitucional de los Derechos Fundamentales . [En línea]. [Buenos Aires]: Universidad de El Salvador. Disponible en línea en el sitio de la Internet: http://www.salvador.edu.ar/juri/apuntes/Uncal-%20Filosofia%20del%20D/Toller.pdf [Consulta 2009, 16 de marzo] </li></ul>
  44. 44. 9. El derecho a la igualdad material como control de las relaciones laborales
  45. 45. 9. El derecho a la igualdad material como control de las relaciones laborales <ul><li>La Constitución dominicana en su artículo 100 prohíbe todo tipo de discriminación, lo que constituye la base del derecho a la igualdad material en nuestra nación. </li></ul><ul><li>Asimismo, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (Art. 3), la Declaración Universal de los Derechos Humanos (Art. 7) y la Convencion Americana sobre Derechos Humanos (Art. 24), proscriben las discriminaciones y buscan la igualdad material entre los seres humanos. </li></ul>
  46. 46. 9. El derecho a la igualdad material como control de las relaciones laborales <ul><li>No obstante, la obligación del Estado de hacer práctico este derecho a la igualdad material le impide permanecer inerte ante las desigualdades “de hecho”, por lo que debe crear las condiciones que permitan la plena efectividad de la equidad. </li></ul><ul><li>Un fiel ejemplo es la llamada “discriminación inversa” que conjuntamente con las “acciones positivas moderadas”, tienden a garantizar una igualdad real o material, que lejos de violentar el principio de igualdad, por el contrario da preferencia justificada a un grupo tradicionalmente discriminado, lo que en efecto contribuye, de manera objetiva y real, a crear una igualdad de oportunidades entre supuestos desiguales socialmente. </li></ul>
  47. 47. 9. El derecho a la igualdad material como control de las relaciones laborales <ul><li>En ese sentido, según el Tribunal Constitucional español (46/1999), que recoge la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, los requisitos básicos que debe cumplir el legislador para que sus diferencias normativas no vulneren el principio de igualdad, son: </li></ul><ul><li>(a) Que la diferencia establecida por el legislador en la norma no esté desprovista de una justificación objetiva y razonable. </li></ul>
  48. 48. 9. El derecho a la igualdad material como control de las relaciones laborales <ul><li>(b) Consecuentemente, debe haber una relación razonable de proporcionalidad entre los medios empleados y la finalidad perseguida de acuerdo con criterios y juicios de valor generalmente aceptados. </li></ul><ul><li>(c) Además, el legislador debe evitar configurar supuestos de hecho que no sean conformes con aspectos constitucionales o que no guarden correspondencia con el objetivo que produce la desigualdad. </li></ul>
  49. 49. 9. El derecho a la igualdad material como control de las relaciones laborales <ul><li>Ejemplos de preceptos laborales tendentes a proporcionar igualdad material: </li></ul><ul><li>a) El régimen de las pruebas (inversión del fardo de la prueba). </li></ul><ul><li>b) La gratuidad de los procedimientos judiciales. </li></ul><ul><li>c) Igualdad de prestaciones y remuneración para trabajo igual. </li></ul><ul><li>d) Retribuciones económicas y condiciones de desarrollo iguales que los hombres para mujeres y personas menores de edad. </li></ul><ul><li>e) Prohibición expresa de discriminación. </li></ul>
  50. 50. ¡Gracias por la atención prestada! Rafael A. Frett Mejía Rafael Vásquez Goico

×