El museo de la inocencia (2009) de Orhan Pamuk,
Estambul, 7 de junio de 1952, Premio Nobel de
Literatura 2006, “que en la ...
Nota sobre el montaje fotográfico de la
portada del libro
No es casual que la portada de Luz de la Mora
para la edición en...
El enlace entre deseo y vida diaria es el kitsch,
desproporcionado e invasor, que aun así
funciona, no tan paradójicamente...
1. Preámbulo
Estambul aparece en la obra
de Pamuk como el eje de las
maravillas, entre los
engranajes de las oposiciones,
...
La construcción del suelo/plano/espacio de
inmanencia, de los vectores que hacen gravitar
nuestra imaginación durante la l...
2. Lectura y atmósfera del libro
El amor verdadero no es aquel fuego perenne que quiere el enamoramiento,
sino la brasa en...
Arquitectura histórica del
distrito de Beyoglu y Gálata
torre medieval hito en
Estambul, Turquía

En El Museo de la Inocen...
En El Museo de la Inocencia los encuentros y desencuentros amorosos
remiten a:
2.1. Música
La música de Müzeyyen
Senar (Es...
2.2. Novelas/referencias literarias (a destacar
que en la cotidianidad de los personajes se da
la incidencia de la prensa ...
“Con mayor justicia todavía, hubiéramos
podido apropiarnos del término surrealismo,
empleado por Gérard de Nerval en la
de...
¿Ha visto la película El profeta
Abraham?
2.3. Cine
—No.
—Claro, usted no va a películas de ésas.
El profeta Abraham o el ...
“El cuadro de
Caravaggio titulado El
sacrificio de
Isaac, que vi en
Florencia, en la
Galería de los
Uffizi, primero me
hum...
Serie El Fugitivo
“En otra mesa,
ocupada por invitados de Sibel hice mis
apuestas como todos los demás sobre cómo
sería el...
Detrás de los
films+música+literatura se esconde
un mundo inconcreto de
frustraciones silentes y deseos
inconfesados que p...
3. Una concepción del tiempo aristotélico
Fragmentos en los que se hace referencia
explícita a Aristóteles en orden de apa...
“Tiempo
después sólo
recordaba
determinados
momentos de lo
que habíamos
visto en la
televisión (algo
que le gustaría a
Ari...
“Cada uno de los objetos, sumidos
en las sombras a la luz de la luna y
pareciendo flotar en el vacío, eran
señal de un úni...
Aristóteles -Pamuk:
El tiempo es la medida del movimiento según el aquí y el ahora de Aristóteles, en
realidad, el tiempo ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Orhan Pamuk: "El museo de la inocencia"

814 views

Published on

Literatura de Europa del Este

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
814
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Orhan Pamuk: "El museo de la inocencia"

  1. 1. El museo de la inocencia (2009) de Orhan Pamuk, Estambul, 7 de junio de 1952, Premio Nobel de Literatura 2006, “que en la búsqueda del alma melancólica de su ciudad natal ha descubierto nuevos símbolos para el choque y el entrelazamiento de culturas.”
  2. 2. Nota sobre el montaje fotográfico de la portada del libro No es casual que la portada de Luz de la Mora para la edición en español de Mondadori sea una fotografía familiar con el Bósforo y Estambul al fondo, fotografía a la que se le ha sobrepuesto el costado derecho de un exagerado descapotable Chevrolet color rosa. Los elementos, personas, río y ciudad, a la vez unidos y divorciados, entremezclados y aislados. Distancias impalpables entre el deseo y la vida diaria, entre el mundo interior, agitado por los demonios de anhelos no manifiestos, y el mundo exterior, inmovilizado por los ángeles de la moralidad y la normalidad.
  3. 3. El enlace entre deseo y vida diaria es el kitsch, desproporcionado e invasor, que aun así funciona, no tan paradójicamente, como elemento de equilibrio: cuando los apetitos sentimentales y emocionales son cohibidos y no pueden enunciarse en su justa dimensión, deben recurrir al despropósito, la exageración, para exteriorizarse. El mundo color rosa de la moral y la norma, y el mundo difuso y nunca del todo conocido de la ciudad, sus barrios, parques, avenidas y callejuelas entrelazándose y desenlazándose en una acción imperceptible pero bulliciosa y constante. Dos mundos, el de la ciudad y el de sus pobladores, en pugna por encontrar caminos alternos, vías de escape, formas de expresión privadas, que podrían o no ser, a la vez, colectivas.
  4. 4. 1. Preámbulo Estambul aparece en la obra de Pamuk como el eje de las maravillas, entre los engranajes de las oposiciones, tensiones y los conflictos; que no son más que las líneas principales de nuestro tiempo contemporáneo: •Oriente vs Occidente •Islam vs Secularización •Tradición vs Modernización •Alienación vs Integración •Local vs Global
  5. 5. La construcción del suelo/plano/espacio de inmanencia, de los vectores que hacen gravitar nuestra imaginación durante la lectura de la obra de Pamuk, y que a través de las líneas de su escritura nos introduce en un mundo..: 1. Universal de sentimientos y sonidos que saboreamos mediante la feroz sensibilidad de ángulos, de ritmos incidentales, que topan constantemente con opacidades, es decir con actitudes incomprensibles. 2. Contradictorio donde las funciones de su escritura nos muestra un mundo que vislumbra lo antiguo/immemorial (el tiempo pasa) y la profundidad/estratificación (los espacios culturales se mantienen). 3. Global de la imaginación, tomando como centro Estambul, el eje de las maravillas, que excava, mediante un arqueología literaria, el discernimiento moral.
  6. 6. 2. Lectura y atmósfera del libro El amor verdadero no es aquel fuego perenne que quiere el enamoramiento, sino la brasa en calma, que arde sólo cuando nos refugiamos en nuestro museo de la inocencia, en nuestra propia ciudad interior. Tal es la salvación del amor para Kemal y Füsum, los amantes no gratos de El Museo de la Inocencia. En su Museo… los objetos sólo dejan de ser tales cuando la emoción, los sentimientos, la memoria, el intelecto, los convierten en experiencia, cotidianidad viva, recuerdo palpable, tiempo recobrado.
  7. 7. Arquitectura histórica del distrito de Beyoglu y Gálata torre medieval hito en Estambul, Turquía En El Museo de la Inocencia las emociones e impresiones de la ciudad se distancian de las emociones e impresiones de los personajes, como si hubiera un sesgo que las deslindara. Estambul, ciudad mítica, es un espacio finito, exterior, en el que los personajes se dispersan, se mezclan, se exilian y se agrupan de manera constante. En cambio, los personajes, seres efímeros, encuentran en sus sentimientos y pensamientos representan un espacio infinito, interior, en el que se refugian y se extravían de los otros, e incluso de sí mismos. La ciudad es su escenario, no su vivencia, de ahí que las calles de Estambul, puentes, cuestas, plazas hablan en realidad de los altibajos del deseo sexual y de los celos, mientras que los cines de Beyoglu metaforizan los íntimos silencios de la soledad y la nostalgia. La ciudad milenaria, infinita para la macro historia, es finita, delimitable en tiempo y espacio para la micro historia de quienes la habitan
  8. 8. En El Museo de la Inocencia los encuentros y desencuentros amorosos remiten a: 2.1. Música La música de Müzeyyen Senar (Estambul, 1918): “He oído que se le olvidó”: http://www.youtube.com/ watch?v=GXDwFh_JE7c La música de Pippino Di Capri (Nápoles, 27 de julio de 1939): “Melancolía” http://www.youtube.com/ watch?v=iHJY2ZB1s4c
  9. 9. 2.2. Novelas/referencias literarias (a destacar que en la cotidianidad de los personajes se da la incidencia de la prensa amarilla y novelas rosa) Aurélia (1855) de Gérard de Nerval (18081855) Se considera a Gérard de Nerval como el introductor del romanticismo alemán en Francia, así como un precursor del surrealismo. Y ciertamente ambas corrientes se entremezclan en su obra: por una parte la descripción típicamente romántica de unos paisajes naturales abruptos o el dolor por el amor al que la muerte pone fin. Y por otra la narración detallada de sus sueños y delirios, a los que concede una importancia que más adelante heredará el surrealismo. Aurelia retrata el amor perdido, la pasión truncada por la muerte de la amada que el protagonista no quiere aceptar. Por sus sueños comprende que el mundo de los espíritus se encuentra fuertemente unido al nuestro, que tras ésta hay otra vida en la que el reencuentro de las almas es posible, si se tiene fe en él. Sin embargo, el hilo conductor de la obra es la locura. Gérard de Nerval nos describe de forma minuciosa y, al mismo tiempo, caótica, las visiones que pueblan su atormentada cabeza en los momentos de delirio: paisajes tenebrosos, recuerdos de su amada, rostros de familiares ya desaparecidos, lugares de su infancia, se suceden sin ilación en un discurso que sólo achacaríamos a un demente.
  10. 10. “Con mayor justicia todavía, hubiéramos podido apropiarnos del término surrealismo, empleado por Gérard de Nerval en la dedicatoria de Les Filles du feu. Efectivamente, parece que Nerval conoció a maravilla el espíritu de nuestra doctrina, en tanto que Guillaume Apollinaire conocía tan sólo la letra”. André Breton en el "Primer Manifiesto Surrealista" (1924)
  11. 11. ¿Ha visto la película El profeta Abraham? 2.3. Cine —No. —Claro, usted no va a películas de ésas. El profeta Abraham o el sacrificio Pero lleve a la señorita a verla sin falta. No se aburrirán... Ekrem Güclü hace de Abraham. Yo fui a verla con toda la El Profeta Abraham (Ibrahim en árabe) familia, mi mujer, mi suegra, los niños, y es el Jalil-ul-lah, el querido de Dios, el lloramos todos hasta hartarnos. amigo de Dios, y es el pilar fundamental Lloramos cuando el profeta Abraham del monoteismo religioso del que nacen coge el cuchillo y mira a su hijo... el Islam, el cristianismo y el judaismo. También lloramos cuando su hijo Ismael, Es el padre de los principios y valores como está escrito en el sagrado Corán, le monoteistas y es narrativamente bien dice: « ¡Padre, haz lo que Dios te descrito en el Sagrado Corán. ordena!». Y cuando llega el carnero para Esta película narra algunos episodios de ser sacrificado en lugar del hijo, el cine su vida recogidos en el Sagrado Corán y entero lloró de alegría. Si le damos sin es un film educativo recomendado para esperar nada a cambio lo que más toda la familia. queremos a un ser al que amamos mucho, entonces el mundo será http://www.youtube.com/watch?v=juHriBnICg estupendo, y por eso llorábamos, I&feature=player_embedded señorita.
  12. 12. “El cuadro de Caravaggio titulado El sacrificio de Isaac, que vi en Florencia, en la Galería de los Uffizi, primero me humedeció los ojos porque no había podido verlo con Füsun y luego me enseñó que la moraleja de la historia del sacrificio de Abraham era que podemos suplir lo que amamos con otra cosa y que por eso seguía estando tan unido a los objetos personales de Füsun que había ido reuniendo a lo largo de los años.” 2.4. La pintura http://www.youtube.com/watch?v=Zs7lfg_6sO s&feature=player_embedded
  13. 13. Serie El Fugitivo “En otra mesa, ocupada por invitados de Sibel hice mis apuestas como todos los demás sobre cómo sería el final de la serie El fugitivo (el doctor Richard Kimble es perseguido por un crimen que no cometió y, al no poder demostrar su inocencia. huye, huye, ¡huye!), que por entonces veía Turquía entera y que se acabaría el miércoles.” El Fugitivo (The Fugitive) es una serie de televisión estadounidense que fue ideada por Roy Huggins y emitida entre los años 1963 y 1967. Fue una de las series más populares en todo el mundo, convirtiéndose su protagonista David Janssen en una estrella conocida en todo el mundo gracias a su personaje de Richard Kimble.
  14. 14. Detrás de los films+música+literatura se esconde un mundo inconcreto de frustraciones silentes y deseos inconfesados que proliferan en el alma y la conciencia de los personajes del melodrama. Películas, tradiciones y ritos como mascaradas del deseo que se escamotea y que únicamente se presenta de cuerpo entero, a nos y a los otros, en la dudosa inocencia de los museos, en la acumulación de objetos como piezas que reconstruyen el modelo para armar del objeto del deseo.
  15. 15. 3. Una concepción del tiempo aristotélico Fragmentos en los que se hace referencia explícita a Aristóteles en orden de aparición de la lectura: “En su Física, Aristóteles diferencia entre los momentos individuales a los que llama «presente» y el Tiempo. Los momentos individuales, como sus átomos, son indivisibles, homogéneos. En cambio, el Tiempo es la línea que une esos momentos indivisibles. Por mucho que nos esforcemos, a pesar del consejo de Tarik Bey, en olvidar el Tiempo, la línea que une los presentes, nadie lo consigue del todo a excepción de los bobos y los amnésicos.” “Si aprendemos a pensar en nuestra vida no como la línea del Tiempo de Aristóteles, sino como cada uno de los intensos momentos individuales, esperar ocho años a la mesa no nos parecerá una obsesión, una extravagancia ridículas, sino, tal y como lo creo ahora años después, mil quinientas noventa y tres noches felices a la mesa de los Füsun.”
  16. 16. “Tiempo después sólo recordaba determinados momentos de lo que habíamos visto en la televisión (algo que le gustaría a Aristóteles, teórico del tiempo). Ese «momento» se fundía con un cuadro y se quedaba en mi memoria para no borrarse nunca más.” “Luego, cuando tomaba entre mis manos una por una aquellas colillas aplastadas, de las que algunas noches me llevaba sólo una al edificio Compasión y otras noches varias, recordaba ciertos «momentos» que habían quedado en el pasado. En realidad, fueron las colillas las que me permitieron comprender que todos los objetos que recolectaba coincidían perfecta e individualmente con los momentos de Aristóteles.”
  17. 17. “Cada uno de los objetos, sumidos en las sombras a la luz de la luna y pareciendo flotar en el vacío, eran señal de un único instante indivisible, tanto como los átomos de Aristóteles. De la misma forma que, según Aristóteles, la línea que une los momentos es el Tiempo, yo comprendía que la línea que uniera los objetos debía ser un relato. Así pues, un escritor podía redactar el catálogo de mi museo como si escribiera una novela. No me apetecía en absoluto intentar escribir por mí mismo un libro semejante. ¿Quién podría hacerlo en mi lugar?” Aristóteles confirma que la materia estaba formada por 4 elementos (Empédocles) pero niega la idea de átomo, hecho que se mantuvo hasta 200 años después en el pensamiento de la humanidad.
  18. 18. Aristóteles -Pamuk: El tiempo es la medida del movimiento según el aquí y el ahora de Aristóteles, en realidad, el tiempo es pensado como “ahoras” anteriores y posteriores. Lo único pensable del tiempo son los ahoras/colillas, pero no podemos pensar lo que va entre los ahoras. El pasado y el futuro quedan reducido a la forma del presente y solo podemos imaginar. Esto es lo que Pamuk profusa en su novela.

×