Falconeris.blogspot.com   : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



                                      COM...
Falconeris.blogspot.com       : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



    El uso de la poesía en las Escrit...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



que tratan, no un tema distinto y progre...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



es un drama, sino más bien un debate ins...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS


EL LIBRO DE JOB

INTRODUCCION

    JOB, ...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



de haber un diluvio (22:17); y estos ev...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



espirituales; pero no exclusivamente ni...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



volver, eso es, a Dios, arrepentirse, re...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



hombre (Salmo 8:4), el hombre represent...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



incitando contra él—Así 1 Samuel 26:19;...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



morir para estar libre de las luchas es...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



como si a causa de sus pruebas fuese un...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



arbitraria, si Dios no fuera infinitamen...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



sobrevendrían. Palabra hebrea distinta d...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



le había atacado la enfermedad que su f...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



la primera, pregunta: ¿Lo cazaríais en ...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS



amoroso en las pruebas. David empleó las...
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Libros Poeticos
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Libros Poeticos

26,749 views

Published on

Published in: Travel, News & Politics
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
26,749
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
14
Actions
Shares
0
Downloads
350
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Libros Poeticos

  1. 1. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS COMENTARIO EXEGETICO Y EXPLICATIVO DE LA BIBLIA TOMO I: EL ANTIGUO TESTAMENTO POR Roberto Jamieson A. R. Fausset David Brown [PAG. 12] PREFACIO A LOS LIBROS POETICOS ——————————————— La poesía hebrea es única en su clase; en esencia, la más sublime; en forma, marcada por una sencillez y facilidad que fluyen de su sublimidad. ‚El Espíritu del Señor habló por el poeta hebreo, y su palabra ha sido en mi lengua‛ (2 Samuel 23:2). Aun la música se colocaba bajo la dirección de hombres espiritualmente dotados; y uno de los músicos principales, Hemán, se llama ‚el vidente del rey en las palabras de Dios‛ (1 Crónicas 25:1, 5). Se dice que el rey David inventó instrumentos de música (Amós 6:5). No hay en la poesía hebrea el ritmo artístico de la forma que aparece en la poesía clásica de Grecia y Roma, pero compensa ampliamente por esto su graciosa y fresca naturalidad. Aparecen ejemplares antiguos de la poesía hebrea, por ejemplo, la parodia de Lamec de la profecía de Enoc, o, como creen algunos, una lamentación por un homicidio cometido en aquellos días desordenados, en defensa propia. (Génesis 4:23; comp. Judas 14; Exodo 32:18; Números 21:14, 15, 17, 18, 27; 23:7, 8, 18; 24:3, 15). El elemento poético aparece mucho más en el Antiguo Testamento que en el Nuevo. Los libros poéticos son exclusivamente los del Antiguo Testamento; y en el Antiguo Testamento mismo, las porciones que son las más fundamentales (por ejemplo, el Pentateuco de Moisés, el legislador, en su cuerpo principal), son las que tienen en sí menos del elemento poético. Elías, padre de los profetas, está exento del arte poético. Los profetas siguientes no eran estrictamente poetas, excepto cuando el estado extático en la inspiración los elevaba a modos poéticos del pensamiento y la expresión. El profeta era más bien maestro inspirado que poeta. Es cuando el escritor actúa como representante de las experiencias personales de los hijos de Dios, cuando la poesía halla su esfera propia.
  2. 2. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS El uso de la poesía en las Escrituras fué particularmente para suplir la falta no provista por la ley, es decir, de formas devocionales para expresar en privado, y en el culto público, los sentimientos de los israelitas piadosos. Las escuelas de los profetas alentaban y difundían un espíritu religioso entre el pueblo; y los hallamos usando instrumentos líricos para acompañar sus actos de profetizar (1 Samuel 10:5). David, sin embargo, fué quien especialmente llevó las efusiones líricas de devoción a una perfección que no habían alcanzado antes. Otro propósito al que la Salmodia, por las producciones inspiradas de David, servía, era hacer salir de entre las formas típicas de los servicios legales su escencia y espíritus ocultos, adaptándolos a las variadas exigencias espirituales de la vida individual y congregacional. La Naturaleza también en ellas se muestra hablando de la gloria y bondad del Dios invisible, aunque siempre presente. Se proveía al israelita un manual de devoción, por medio del cual podía entrar en el verdadero espíritu de los servicios del santuario, y así sentir la necesidad de aquel Mesías venidero, de quien testifica especialmente el Libro de los Salmos. Nosotros también, en nuestra dispensación cristiana, necesitamos su ayuda en nuestras devociones. Obligados como estamos, a pesar de nuestros privilegios superiores en muchos sentidos, a caminar por fe más bien que por vista en un grado mayor que ellos, hallamos en los Salmos, con sus expresiones que hacen real la sentida proximidad de Dios, el mejor repertorio de donde sacar un lenguaje divinamente sancionado con el cual expresar nuestras oraciones y acciones de gracias a Dios, y nuestras aspiraciones por una santa comunión con nuestros hermanos santos. Acerca de la objeción presentada contra el espíritu de venganza que se respira en algunos Salmos, la respuesta es, que hay que hacer una amplia distinción entre el espíritu vengativo personal y el deseo de que el honor de Dios sea vindicado. La venganza personal, no sólo en otras partes de las Escrituras, sino también en los Salmos, en la teoría y en la práctica, es condenada (Exodo 23:4, 5; Levítico 19:8; Job 31:29, 30; Salmo 7:4, 5, 8, 11, 12; Proverbios 25:21, 22), lo que corresponde con la práctica de David en el caso de su enemigo implacable (1 Samuel 24:5, 6; 26:8–10). De la otra parte, el pueblo de Dios siempre ha deseado que, cualquier cosa que dañe la causa de Dios, como por ejemplo la prosperidad de los enemigos de Dios y de su iglesia, sea destruida (Salmo 10:12; 30:27; 40:16; 79:6, 10). Es bueno que nosotros también, en nuestra dispensación de amor, reavivemos la memoria por medio de estos Salmos de nuestras laxas opiniones en cuanto [PAG. 13] to al odio de Dios por el pecado; y de la necesidad que hay de que nosotros comprendamos bien la mente de Dios sobre tales puntos, al mismo tiempo que busquemos la conversión de todos los hombres a Dios (comp. 1 Samuel 16:1; Salmo 139:21; Isaías 66:24; Apocalipsis 14:10). Algunos Salmos se componen de veintidós oraciones paralelas, o estrofas de versos, las que empiezan con palabras cuya letra inicial corresponde con las letras hebreas (veintidós) en su orden (Salmos 37 y 119). También Las Lamentaciones. Este arreglo era ideado como una ayuda a la memoria, y se halla únicamente en tales composiciones
  3. 3. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS que tratan, no un tema distinto y progresivo, sino una serie de reflexiones piadosas, caso en que el orden preciso era de menos importancia. El Salmista, al adoptarlo, no lo sigue servilmente; mas, como en el Salmo 25, se desvía, para así hacer que la forma, cuando es necesario, se amolde al sentido. De estos poemas hay doce en toda la Biblia hebrea (Salmos 25, 34, 37, 111, 112, 119, 145; Proverbios 31:10–31; Lamentaciones 1, 2, 3, 4). La gran excelencia del principio hebreo de versificación, es decir, el paralelismo, o ‚ritmo de pensamiento‛ (Ewald), es que, mientras que la poesía de todos los demás idiomas, cuya versificación depende de la regular repetición de ciertos sonidos, sufre considerablemente en la traducción, la poesía hebrea, cuyo ritmo depende de la correspondencia paralela de pensamientos similares, casi no pierde nada al ser traducida—habiéndolo provisto así el Espíritu Santo prescientemente para su final traducción a todas las lenguas, sin la pérdida del sentido. Así en nuestra versión castellana, Job y Salmos, aunque son traducciones, son eminentemente poéticas. Así también se da una clave al sentido de muchos pasajes, porque el sentido de la palabra en una cláusula se presenta más cabalmente en la palabra correspondiente en la siguiente cláusula paralela. En la puntuación Masorética del hebreo, el arreglo métrico se señala por los distintos acentos. Concuerda con la divina inspiración de la poesía bíblica, que el pensamiento sea más prominente que la forma, el meollo de la nuez más que la cáscara. Hay un ritmo verbal superior al de la prosa; pero como está perdida la verdadera pronunciación hebrea, se reconoce sólo imperfectamente el ritmo. La particularidad de la edad poética hebrea es que era siempre histórica y verdadera, no mítica, como las edades poéticas de todas las demás naciones. Otra vez, su poesía se distingue de la prosa por el uso de términos decididamente poéticos. El lamento de David por Jonatán proporciona una muestra hermosa de otro carácter distintivo hallado en la poesía hebrea, la estrofa: siendo señaladas las tres estrofas por la repetición tres veces de la endecha cantada por todo el cuerpo de cantores, que representan a Israel; la segunda, por niñas; la tercera, por un coro de varones jóvenes (2 Samuel 1:17–27). La poesía lírica, que es el estilo predominante en la Biblia, y es especialmente concisa y sentenciosa, parece haber venido de una clase más antigua parecida al Libro de Proverbios que es más moderno (comp. Génesis 4:23, 24). La mente oriental tiene tendencia a incorporar el pensamiento con aforismos, máximas y proverbios. ‚La poesía de los orientales es una ristra de perlas. Cada palabra tiene vida. Cada proposición es la sabiduría condensada. Cada sentencia es sorprendente y epigramática.‛ (Kitto, Biblical Cyclopedia.) Somos llevados a la misma conclusión por ser usado el término Mascal, ‚proverbio‛ o ‚similitud‛ para designar la poesía en general. ‚La poesía hebrea, en su origen, era una pintura al ojo, una parábola o enseñanza por medio de semejanzas descubiertas por la mente popular, expresada en la lengua popular, y adoptada y pulida por el poeta nacional.‛ Salomón, bajo la inspiración, incorporaría en sus Proverbios tales de los dichos sabios preexistentes cuales fueran sancionados por el Espíritu de Dios. El título hebreo para los Salmos, Tehilim, quiere decir himnos, alabanzas gozosas (a veces acompañados por danzas. Exodo 15; Jueces 5), que no responde exactamente al título de Septuaginta, Salmo, u odas líricas, o cánticos acompañados por algún instrumento. El título Tehilim, ‚himnos‛, fué adoptado probablemente por causa del uso hecho de los Salmos en el servicio divino, aunque sólo una parte puede llamarse estrictamente cánticos de alabanza, siendo otros endechas, y muchísimos son oraciones (de suerte que en el Salmo 72:20, David intitula todas sus composiciones anteriores ‚las oraciones de David‛). Sesenta y cinco llevan el título odas líricas (Mizmorim), mientras que uno se llama Tehilah, o Himno. Como el título Salmos se usa en la Septuaginta y en el Nuevo Testamento, como también en la versión Peshitta, es probable que Salmos (Mizmorim) u odas líricas fuera el viejo título antes de Tehilim. La poesía épica, como tiene su esfera propia en una edad mítica, heroica, no tiene lugar entre los hebreos de la edad del Antiguo Testamento. Porque en sus épocas más tempranas, la patriarcal, reinaban no la fábula, como en Grecia, Roma, Egipto y todas las naciones paganas, sino la verdad y la realidad histórica; hasta tal punto, que el elemento poético que es producto de la imaginación, se halla menos en aquellas épocas tempranas que en las edades posteriores. El [PAG. 14] Pentateuco es casi todo prosa histórica. En la edad subsiguiente, no inspirada, en el libro de Tobit tenemos algún acercamiento al Epos. El Drama, en el sentido moderno completo, tampoco se halla en la literatura hebrea. Esto se debe no a una falta de cultura intelectual, como está demostrado ampliamente por la sublime excelencia de su poesía lírica y didáctica, sino al carácter serio del pueblo y a la solemnidad de los temas de su literatura. El elemento dramático aparece en Job, más que en cualquier otro libro de la Biblia; hay dramatis personae, un plan, y la solución del plan en el discurso preparado por Eliú, el cuarto amigo, y efectuada dicha solución por la intervención de Jehová mismo. Pero en sentido estricto no
  4. 4. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS es un drama, sino más bien un debate inspirado sobre un problema difícil del gobierno de Jehová ejemplificado en el caso de Job, con relato histórico, prólogo y epílogo. El Cantar de Cantares también tiene mucho de lo dramático. Véase mis Introducciones a Job y el Cantar de Cantares. El estilo de muchos Salmos es muy dramático, apareciendo a menudo transiciones de una persona a otra, sin introducción, y especialmente cuando se habla indirectamente de Dios, se hace un cambio para dirigirse a Dios; así en el Salmo 32:1, 2, David hace una introducción general, ‚Bienaventurado aquel cuyas iniquidades son perdonadas,‛ etc.; entonces en los vers. 3–7 pasa a dirigirse directamente a Dios; luego en el v. 8, sin prefacio se introduce a Dios hablando directamente en respuesta a la oración anterior; entonces en el v. 10, otra vez el autor vuelve a hablar indirectamente de Dios, y al final se dirige a los justos. Estos cambios repentinos de persona no nos sorprenden, mas nos dan un sentido más claro de su trato habitual con Dios, de lo que podrían hacer las afirmaciones cualesquiera. Compárese también en el Salmo 132:8–10, la oración, ‚Levántate, oh Jehová, a tu reposo; tú y el arca de tu fortaleza. Tus sacerdotes se vistan de justicia, y regocíjense tus santos. Por amor de David tu siervo no vuelvas de tu ungido el rostro,‛ con la respuesta directa de Jehová, que sigue en casi las mismas palabras de la oración, ‚En verdad juró Jehová a David‛, etc. ‚Este es mi reposo para siempre. Asimismo vestiré a sus sacerdotes de salud, y sus santos darán voces de júbilo‛. Así también en el Salmo 2, se introducen varios personajes, obrando y hablando dramáticamente: las naciones confederadas, Jehová, el Mesías y el salmista. Un rasgo frecuente es la sucesión alternada de partes, adaptándose los varios Salmos a la recitación alternada por dos semi coros en la alabanza del templo, seguidos por el coro completo entre las partes y al final. Así es en el Salmo 107:15, 21, 31. De Burgh, en su valioso comentario sobre los Salmos, dice: ‚Nuestro servicio de catedral ejemplifica la forma de cantar de los Salmos, excepto que el semi coro canta alternativamente un verso entero, en vez de alternar, como de antiguo, en el medio verso; mientras que el coro completo es la ‘gloria’ al final de cada Salmo.‛ En conclusión, además de su especial punto de excelencia, su divina inspiración, la poesía hebrea se caracteriza por ser esencialmente nacional, pero eminentemente católica o universal, hablando al corazón y a la sensibilidad de la humanidad entera. Simple y espontánea, se distingue por una frescura natural que es el resultado de su genuina veracidad. El poeta hebreo no buscaba su ‚ego‛, o su propia fama, como todos los poetas paganos, mas era inspirado por el Espíritu de Dios para llenar una necesidad urgente que sus propias aspiraciones y las de su nación hacia Dios, hacían al mismo tiempo una necesidad y un deleite. Véase 2 Samuel 23:1, 2: ‚Dijo David < el suave en cánticos de Israel: El Espíritu de Jehová ha hablado por mí,‛ etc. Ewald con razón observa, que varias odas de la más elevada excelencia poética, no están incluidas en el libro de los Salmos (por ejemplo, los cánticos de Moisés, Exodo 15 y 32; de Débora, Jueces 5; de Anna, 1 Samuel 2:1–10; de Ezechías, Isaías 38:9–20; de Habacuc, Habacuc 3; y aun la endecha de David por Saúl y Jonathán, 2 Samuel 1:17, 18). La selección de los Salmos, reunidos en un libro, fué hecha no tanto con referencia a la hermosura de las piezas, como por su adaptación para el culto público. Sin embargo, un Espíritu dirigente ordenó la selección y el arreglo del contenido del libro, pues un tono y tema penetrantes aparecen al través de todo: Cristo en su propia vida interior como el Dios hombre, en sus relaciones pasadas, presentes y futuras con la iglesia y con el mundo. Isaac Taylor llama a los Salmos, ‚La liturgia de la vida espiritual‛; y Lutero, ‚Una Biblia en miniatura.‛ El principio del orden en que se nos presentan los Salmos, aunque no siempre manifiesto, en algunos casos es claro, y demuestra que el arreglo es sin duda la obra del Espíritu, y no meramente la del compilador. Así el Salmo 22 claramente presenta las agonías morales del Mesías; el Salmo 23, su descanso tranquilo en el Paraíso después de su muerte en la cruz; y el Salmo 24, su ascensión gloriosa al cielo.
  5. 5. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS EL LIBRO DE JOB INTRODUCCION JOB, UNA PERSONA REAL.—Hay quienes suponen que el libro de Job es una alegoría, no una narración verídica, a causa del carácter artificial de muchas de sus declaraciones. Por ejemplo, se mencionan muchas veces los números sagrados, tres y siete. Job tuvo siete mill ovejas, siete hijos, tanto antes como despues de sus pruebas; sus tres amigos se sientan con él siete días y siete noches; tanto antes como después de sus pruebas, tuvo tres hijas. Así como también el número y la forma de los discursos de los varios oradores parecen artificiales. El nombre de Job, también, se deriva de una palabra árabe que significa arrepentimiento. Pero Ezequiel 14:14 (cf. vers. 16, 20) habla de ‚Job‛ en conexión con ‚Noé‛ y ‚Daniel,‛ como personas reales. Santiago 5:11 también se refiere a Job como ejemplo de ‚paciencia,‛ lo que no hubiera sido probable de ser Job solamente una persona ficticia. También los nombres de personas y lugares se especifican con una particularidad que no se espera en una alegoría. En cuanto a la duplicación de sus posesiones después de su restauración, sin duda se da el número redondo en vez del número preciso, por cuanto éste se aproxima a aquél: cosa que se hace muchas veces en libros indubitablemente historicos. En cuanto al número y forma pre‐determinados de los discursos, parece probable que los argumentos fuesen substancialmente los mismos que aparecen en el libro, pero que les fuese dada la forma poética estudiada por Job mismo, guiado por el Espiritu Santo. El siguió viviendo ciento cuarenta años después de sus pruebas, y nada hubiera sido más natural que él, en su oportunidad, amoldara en una forma perfecta los argumentos que se usaron en tan notable debate, para la ilustración de los creyentes de todas las edades. Probablemente, también, el debate [PAG. 388] mismo comprendió varias sesiones; y se arreglaría por convenio previo el número de discursos asignados a cada uno, y se le concedería el intervalo de un día o más para la preparación cuidadosa del discurso por turnos. En cuanto al nombre Job—arrepentimiento (concedido que la derivación sea exacta)—era costumbre en tiempos antiguos poner nombres a personas por las circunstancias habidas en un período avanzado de la vida, y esto no es argumento alguno en contra de la realidad de la persona. DONDE VIVIO JOB.—Hus, según Gesenio, significa suelo arenoso fino, y estaba en el norte de la Arabia Desértica, entre Palestina y el Eufrates, llamada por Ptolomeo (Geografía 19) Ausitai o Asistai. En Génesis 10:23; 22:21; 36:28; 1 Crónicas 1:17, 42 Huz, es el nombre de un hombre; en Jeremías 25:20; Lamentaciones 4:21; y Job 1:1, es un país. Uz, en Génesis 22:20, 21, se dice ser hijo de Nachor, hermano de Abraham, distinto del nieto de Sem del mismo nombre (Génesis 10:23). La probabilidad es que el país tomara su nombre del segundo, pues éste fué el hijo de Aram, de quien toman su nombre los arameos, los cuales habitaban la Mesopotamia, entre los ríos Eufrates y Tigris. Cf. cuanto a la región de los hijos de Sem en Génesis 10:30: ‚monte a la parte del oriente‛, lo que corresponde a ‚los orientales‛ (Job 1:3). Rawlinson, en su desciframiento de las inscripciones asirias, dice que: ‚Uz es el nombre prevaleciente del país que estaba en la desembocadura del Eufrates.‛ Es probable que Elifaz el temanita y los sabeos viviesen en dicha región; y sabemos que los caldeos habitaban allí, y no cerca de Idumea, país que algunos identifican con Uz. El ‚gran viento del lado del desierto‛ (1:19) concuerda con la idea de que era la Arabia Desértica. Job era tenido (1:3) por el ‚varón grande más que todos los orientales‛; pero Idumea está no al este, sino al sur de Palestina: por tanto en lenguaje bíblico la frase no se puede aplicar a Idumea, sino que probablemente se refiere a la parte norte de la Arabia Desértica, entre Palestina, Idumea y el Eufrates. Así que los árabes todavía enseñan en el Houran un lugar llamado Uz como la residencia de Job. LA ERA CUANDO VIVIO JOB.—Eusebio la fija dos eras anteriores a Moisés, o sea, a eso del tiempo de Isaac: mil ochocientos años antes de Cristo, y seiscientos años después del diluvio. En apoyo de esto son las siguientes consideraciones: 1. La longevidad de Job de 200 años concuerda con la era patriarcal. 2. No alude sino a la forma más primitiva de idolatría, a saber, el culto al sol, luna, y las huestes celestiales (llamadas Saba, de donde surge el título de Señor de Sabaoth en oposición al sabeísmo) (31:26–28). 3. El número de toros y machos de cabrío sacrificados es de siete, como en el caso de Balaam. Esto no lo hubiera permitido Dios después de dada la ley mosaica, aun cuando de gracia se acomodaba a las costumbres existentes antes de la ley. 4. El lenguaje de Job es el hebreo, entremezclado ocasionalmente con expresiones siríacas y arábigas, lo que sugiere una época cuando todas las tribus semíticas hablaban una lengua común, antes de la división de los distintos dialectos, hebraico, siríaco, y arábigo. 5. Habla de la forma más antigua de escritura, a saber, la escultura. Se estima la riqueza de uno en términos del ganado. El término hebreo vertido una moneda debería traducirse más bien un cordero. 6. No hay alusión alguna al éxodo de Egipto ni a los milagros acompañantes; ni a la destrucción de Sodoma y Gomorra (Patrick, sin embargo, cree que la hay), aunque ha
  6. 6. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS de haber un diluvio (22:17); y estos eventos, que acontecieron en lugares cercanos de Job, hubieran sido ejemplos sorprendentes del argumento en favor de la interposición de Dios en la destrucción de los inicuos y en la vindicación de los justos, si Job y sus amigos hubiesen sabido de los mismos. No hay ninguna referencia no dudosa a la ley, ritual y sacerdocio judaicos. 7. La religión de Job es aquella que prevalecía entre los patriarcas previamente a la ley; los sacrificios administrados por la cabeza de la familia, sin sacerdocio oficial, templo, ni altar consagrado. EL AUTOR.—Todos los hechos que acabamos de considerar concuerdan con que Job mismo fuese el autor. El estilo del pensamiento, las figuras y los modos, son tales cuales esperaríamos en la obra de un emir árabe. Hay precisamente aquel grado de conocimiento de la tradición primitiva (véase 31:33, cuanto a Adam) que estaba divulgada universalmente en los días de Noé y Abraham, y que subsecuentemente fué incorporada en los primeros capitulos de Génesis, Job, en sus discursos, demuestra que él era mucho más competente para componer la obra que Eliú, a quien la atribuye Lightfoot. El estilo prohibe que se atribuya a Moisés, al que algunos atribuyen la composición, ‚mientras estaba entre los madianitas, como al año 1520 antes de Cristo.‛ Pero el hecho de que, sin ser libro judaico, aparece entre los escritos hebraicos, hace probable que llegase al conocimiento de Moisés durante los cuarenta años que pasó en partes de Arabia, principalmente cerca de Horeb; y que él, bajo la dirección divina, lo introdujo como escritura sagrada a los israelitas, a los que, en sus aflicciones, la paciencia y la restauración de Job serían una lección de especial utilidad. Que es escrito [PAG. 389] inspirado aparece en el hecho que Pablo (1 Corintios 3:19) cita Job 5:13, con la fórmula: ‚Está escrito‛. Nuestro Salvador también (Mateo 24:28), claramente se refiere a Job 29:30. Cf. también Santiago 4:10 y 1 Pedro 5:6 con Job 22:29; y Romanos 11:34, 35 con Job 15:8. Es probablemente el libro más antiguo del mundo. Está entre los ‚hagiógrafos‛ en la división triple de la Escritura en la Ley, los Profetas y los Hagiógrafos (‚Salmos‛, Lucas 24:44). EL PROPOSITO DEL LIBRO.—Es un debate público en forma poética sobre una cuestión importante tocante al gobierno divino; además, el prólogo y el epílogo, que están en prosa, arrojan el interés de la historia viviente sobre el debate, el que de otro modo no sería sino una contienda de razonamientos abstractos. A cada orador de los tres amigos se les asignan tres discursos. A Job, que no tiene a nadie que lo apoye, se le permite contestar a cada discurso de cada uno de los tres. Elifaz, el mayor de edad, abre el debate. Zofar, a su tercer turno, deja de responder, dándose así virtualmente por derrotado (capítulo 27): por tanto Job continúa dando sus tres discursos, los cuales se encuentran en los capítulos (26, 27, 28, 29, 30, 31. A Eliú le tocan cuatro discursos (capítulos 32–37). Jehová pronuncia tres discursos (capítulos 38–41). Así que a través de todo hay una división tripartita: el prólogo, el poema propio, y el epílogo. El poema, en tres: 1. la disputa entre dos y sus tres amigos; 2. el discurso de Eliú; 3. El discurso de Dios. Hay tres series en la controversia, y en el mismo orden. El epílogo también es triple; la justificación de Job; la reconciliación con sus amigos; la restauración. Los oradores también en sus discursos sucesivos avanzan regularmente de menor a mayor vehemencia. Con esta composición artificial, todo parece fácil y natural. La cuestión a resolverse, como está ejemplificada en Job, es ésta: ¿Por qué, en consonancia con la justicia de Dios, son atribulados los justos? La doctrina de la retribución después de la muerte es, sin duda, la más grande solución de la dificultad. Y a ésa se refiere Job claramente en el 14:14 y 19:25. A esto se objeta, que lo explícito del lenguaje tocante a la resurrección es inconsecuente con la obscuridad que había respecto del tema en los primeros libros del Antiguo Testamento; pero se refuta con el hecho de que Job gozaba de la visión divina (38:1; 42:5), y por tanto, por la inspiración, predijo estas verdades. Luego, las revelaciones hechas fuera de Israel, por ser pocas, debieron ser tanto más explícitas; así la profecía de Balaam (Números 24:17) fué lo bastante clara para dirigir a los magos del Oriente por la estrella (Mateo 2); y en la era anterior a la ley escrita, era tanto más necesario que Dios no se dejase sin testimonio de la verdad. Con todo, Job evidentemente no entendió plenamente el siganificado expresado por el Espíritu en las propias palabras de él (cf. 1 Pedro 1:11, 12). La doctrina, si bien existía, no estaba claramente revelada, o al menos no entendida. Por lo tanto no se refiere primordialmente a esta solución. En verdad, aun hoy día nos falta algo adicional a esta solución. David, que firmemente creía en una futura retribución (Salmo 16:10; 17:15), sentía sin embargo que la dificultad no estaba del todo resuelta, y así lo expresa (Salmo 83). La solución no estaba en los discursos de Job ni en los de sus tres amigos. Debe estar, pues, en el de Eliú. Dios celebrará un juicio final, sin duda, para esclarecer todo lo que parezca oscuro en sus tratos actuales; pero él también ahora providencial y moralmente gobierna el mundo y todos los eventos de la vida humana. Aún los comparativamente justos no son sin pecado que necesita ser corregido. La justicia y el amor de Dios administran la corrección del todo merecida pero misericordiosa. La tribulación es, pues, a los piadosos misericordia y justicia en disfraz. Lo ve así el afligido creyente cuando se arrepiente. ‚Vía crucis, vía salutis”. Si bien afligidos, los piadosos son más felices aun ahora que los impíos, y cuando la aflicción logra su finalidad, es quitada por el Señor. En el Antiguo Testamento las consolaciones son más temporales y externas; en el Nuevo Testamento, más
  7. 7. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS espirituales; pero no exclusivamente ni en aquél ni en éste. ‚La prosperidad—dice Bacón—es la bendición del Antiguo Testamento; la adversidad es la del Nuevo Testamento, que es la señal del más especial favor de Dios. Pero aun en el Antiguo Testamento, si se escucha el arpa de David, se oyen tantos cánticos fúnebres como canciones de alegría; y la pluma del Espíritu Santo laboró más describiendo las tribulaciones de Job que las felicidades de Salomón. La prosperidad no está sin muchos temores y disgustos; y la adversidad no está sin consuelos y esperanzas‛. Esta explicación de Eliú está apoyada por los discursos de Dios, en los que se enseña que Dios tiene que ser justo (porque él es Dios), así como Eliú había demostrado cómo Dios puede ser justo, y no obstante los justos pueden ser atribulados. Concuerda en ello también Job, quien no hace réplica. Dios censura a los tres amigos, pero no a Eliú. El curso general de Job queda aprobado; se le ordena que interceda por sus amigos, y le es restaurado el doble de su prosperidad anterior. LA POESIA.—En todos los países la poesía es la forma de composición más [PAG. 390] primitiva que se retenga mejor en la memoria, y en el oriente especialmente fué costumbre conservar los sentimientos en una forma tersa, proverbial y poética (llamada maschal). La poesía hebrea no consiste en ritmo ni metro, sino en una forma única peculiar: 1. En un arreglo alfabético algo parecido a nuestro acróstico por ejemplo. Lamentaciones 1, 2. El mismo verso repetido a intervalos, como en los Salmos 42 y 107. 3. El ritmo de gradación: salmos de grados o graduales: 120–134, en los que la expresión del verso se resume y se termina en el que sigue (Salmo 121.) 4. La característica principal de la poesía hebrea es el paralelismo, o sea, la correspondencia de la misma idea en las cláusulas paralelas. El más antiguo ejemplo de él está en la profecía de Enoc (Judas 14, 15) y en la parodia de ella por Lamec (Génesis 4:23). Ocurren tres clases de paralelismo: (1) El paralelismo por sinónimos, en el que el segundo verso repite la idea del primero, con aumento de fuerza o sin él (Salmo 22:27; Isaías 15:1); a veces con doble paralelismo (Isaías 1:15). (2.) El antitético, en el que la idea de la segunda cláusula es lo opuesto de la del primero (Proverbios 10:1). (3.) El sintético, en el que hay una correspondencia entre diferentes proposiciones, de sustantivo con sustantivo, verbo con verbo, frase con frase, el sentimiento, además, siendo no meramente repetido, ni puesto en contraste, sino reforzado con ideas accesorias (Job 3:3–9). También alternado (Isaías 51:19). ‚Asolamiento y quebrantamiento, hambre y espada‛, es decir, el asolamiento por el hambre, y el quebrantamiento por la espada. El introvertido, en el que la cuarta cláusula corresponde a la primera y la tercera a la segunda (Mateo 7:6). El paralelismo así ofrece a menudo una clave para la interpretación. Para información mayor, véase Lowth (Introducción a Isaías, y Discurso sobre la Poesía Hebrea) y Herder (El Espíritu de la Poesía Hebrea, traducido por Marsh). Las formas simples y menos artificiales predominan en Job: señal de su fecha primitiva. Nota del TRADUCTOR: Conviene notar que hay una gran variación en las versiones del Antiguo Testamento, especialmente en los libros poéticos. Tal es así que a veces en la traducción del Comentario es difícil hasta identificar el vocablo o frase comentado. Esto se debe a la oscuridad o ambigüedad del original en muchos casos. La poesía es en extremo figurativa; su lenguaje a menudo parabólico y enigmático. Parecería que algunos traductores trataran de interpretar las figuras más bien que dar la versión precisa de las mismas. Variaciones marcadas hay en la traducción de los tiempos gramaticales, que en el hebreo expresan la calidad de acción más bien que el tiempo. En esta obra no se trata de notar los puntos donde la Versión Inglesa difiere de la Española con respecto a los tiempos. Uno se admira de lo acertada que es la versión de De Valera en muchos casos de comparación. Las referencias marginales aquí dadas se refieren a las del texto hebreo llamado Masorético, las que no constarán acaso en la Versión Inglesa. Véanse las Notas sobre el texto de los doctores judíos bajo Job 13:15; 30:11; 30:22. CAPITULO 1 PARTE I PROLOGO O INTRODUCCION HISTORICA EN PROSA CAPITULOS I, II Vers. 1–5. LA SANTIDAD DE JOB, SU RIQUEZA, etc. 1. Hus—en el norte de la Arabia Desértica, hacia el Eufrates; fué en esta región, y no en la de Idumea, donde vivían los caldeos y sabeos que robaron a Job. Los árabes dividen su país en el norte, llamado sham, o sea, ‚la izquierda‛, y el sur, llamado Yemen, o ‚la derecha‛: porque ellos daban la cara hacia el este, así que el norte estaba a su izquierda y el sur a su derecha. La Arabia Desértica estaba en el este. la Arabia Pétrea en el oeste, y la Arabia Feliz en el sur. Job—El nombre viene de una palabra árabe que significa
  8. 8. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS volver, eso es, a Dios, arrepentirse, referente a su fin (Eichorn), o más bien de un vocablo hebreo que significa uno en quien se deja ver la enemistad, grandemente probada. (Gesenius). Muchas veces se daban nombres significativos a hebreos, sugeridos por eventos posteriores de la vida (cf. Isaías 8:18; Génesis 4:2. Abel: alimentador de ovejas). Así el emir de Hus por consentimiento común fué llamado Job, a causa de sus pruebas. La única otra persona así llamada era un hijo de Isacar (Génesis 46:13). perfecto—no de perfección absoluta, sin fallas (cf. 9:20; Eclesiastés 7:20), sino la integridad, la sinceridad, la compatibilidad en el todo, en todas las relaciones de la vida (Génesis 6:9; 17:1; Proverbios 10:9; Mateo 5:48). Fué el temor de Dios lo que le preservó de lo malo (Proverbios 8:13). 3. asnas—muy preciadas por la leche, y no como bestia de cabalgar (Jueces 5:10). No se mencionan casas ni tierras entre los bienes del emir, puesto que los nómadas viven en tiendas transportables, y principalmente del pastoreo, y el derecho a los campos no era un privilegio de los individuos. Las ‚quinientas yuntas de bueyes‛, sin embargo, dan a entender que Job labrara la tierra. También parece que poseía una casa en el pueblo, a este respecto difería de los demás patriarcas. Los camellos se llaman los barcos del desierto, de especial valor para las caravanas, por cuanto podían beber suficiente cantidad de agua que les bastaba para días, y pastaban de muy pocos abrojos y espinos. muchísimos criados—Cf. ‚grande apero‛, Génesis 26:14. La otra acepción que el hebreo admite, ‚labranza‛, no es tan probable. los orientales—Denota en la Escritura aquellos que vivían al este de Palestina, como las gentes de la Arabia Desértica septentrional (Jueces 6:3; Ezequiel 25:4). 4. cada uno en su día—es decir, [PAG. 391] en su cumpleaños (3:1). Sugiere el amor y la armonía reinantes entre los miembros de la familia, en contraste con la ruina que pronto puso fin a tal escena de felicidad. Se especifican las hermanas, puesto que estas fiestas no eran para orgías, lo que hauiera sido incompatible con la presencia de hermanas. Estas eran invitadas por los hermanos, aunque no daban invitaciones ellas a su vez. 5. habiendo pasado en turno—al fin de todos los cumpleaños colectivamente, cumplido el círculo de banquetes por todas las familias. Job … santificábalos—Por la ofrenda de tantos holocaustos expiatorios cuantos hijos tenía (Levítico 1:4). Esto se hacía de mañana (Génesis 22:3; Levítico 6:12). Así Jesús solía hacer sus devociones tempranito (Marcos 1:35). El holocausto, o sea, la ofrenda quemada, era ofrecido (lit., se hacía ascender, con referencia al humo que ascedía al cielo) por cada padre de familia, que obraba como sacerdote en favor de su familia. blasfemado a Dios—El mismo vocablo hebreo significa maldecir, y bendecir; Gesenius dice que el sentido original es de arrodillarse, y así vino a significar hincarse para invocar o una bendición o una maldición. La maldición es una perversión de la bendición, como todo pecado lo es de la bondad. El pecado es una degeneración, no una generación. No es probable, sin embargo, que Job temiera la posibilidad de que sus hijos maldijesen a Dios. Parece suficiente el sentido de despedirse, derivado de la acostumbrada bendición al separarse (Génesis 47:10). De modo que traduce Umbreit: ‚< y habrán echado a Dios de sus corazones‛, es decir, en medio del éxtasis de placer (Proverbios 20:1). Este hecho ilustra el ‚temor de Dios‛ que tenía Job (v. 1). Vers. 6–12. SATANAS, PRESENTANDOSE ANTE DIOS, ACUSA FALSAMENTE A JOB. 6. los hijos de Dios— Angeles (38:7; 1 Reyes 22:19). Se presentan para dar cuenta de su ‚ministerio‛ en otras partes del universo (Hebreos 1:14). Jehová—Versión Inglesa: ‚el Señor‛: ‚Jehov{‛, el autoexistente Dios, fiel a sus promesas. Dios dice (Exodo 6:3) que él no era conocido por este nombre a los patriarcas. Pero, como el nombre aparece previamente en Génesis 2:7–9, etc., lo que quiere decir que no era conocido este nombre sino hasta el tiempo de la liberación de Israel que fué conocido peculiar y públicamente en el carácter que representa este nombre, a saber, quien hace ser las cosas, cumpliendo las promesas hechas a los antecesores de ellos. La aparición de este nombre, pues, aquí, no es objeción contra la antigüedad del libro de Job. Satán—fué extensamente divulgada la tradición de que él había sido el agente en la tentación de Adán. Por tanto se da el nombre de él aquí sin comentario. El sentimiento con que contempla a Job es similar a aquel con que miraba a Adán en el paraíso: animado por su éxito en el caso de uno aún no caído en pecado, él está seguro de que la piedad de Job, quien pertenece a la raza caída, no resistirá a la prueba. El mismo había caído (4:19; 15:15; Judas 6). Es en el libro de Job donde por vez primera el nombre de Santanás aparece: significa en el hebreo uno que acecha; un adversario en la corte de justicia (1 Crónicas 21:1; Salmo 109:6; Zacarías 3:1); el acusador (Apocalipsis 12:10). El tien de su parte la ley de Dios por el pecado del hombre, y en contra del hombre. Pero Jesucristo ha cumplido la ley por nosotros; la justicia está de nuevo de parte del hombre en contra de Satanás (Isaías 42:21): de modo que Jesucristo puede interceder como nuestro Abogado contra el adversario (Romanos 8:33). Diablo es el nombre griego: el calumniador, o acusador. El está sujeto a Dios, quien usa el ministerio de él para castigar al hombre. En el árabe, Satán se aplica a menudo a la serpiente (Génesis 3:1). Se le llama Príncipe de este mundo (Juan 12:31); el dios de este mundo (2 Corintios 4:4); Príncipe de las potestades del aire (Efesios 2:2). Dios aquí le interroga, a fin de justificar sus propios caminos, delante de los ángeles. 7. rodear la tierra—yendo rápidamente de acá para allá. La idea original en el árabe es la vehemencia de la prisa (1 Pedro 5:8; Mateo 12:43). Satanás parece haber tenido alguna conexión peculiar con esta tierra. Tal vez era anteriormente el gobernador de ella bajo Dios. El hombre heredó este virreinato (Génesis 1:26; Salmo 8:6). El hombre lo perdió, y Satanás llegó a ser el Príncipe de este mundo. El Hijo del
  9. 9. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS hombre (Salmo 8:4), el hombre representativo, redime la herencia perdida (Apocalipsis 11:15). Las réplicas de Satanás son característicamente cortas. Cuando aparecen los ángeles ante Dios, Satanás está entre ellos, así como hubo un Judas entre los apóstoles. 8. considerado—“puesto tu corazón”, considerado atentamente. Ningún siervo fiel de Dios escapa del ojo del Adversario de Dios. 9. ¿Teme Job a Dios de balde?—Es una característica de los hijos de Satanás mofarse de uno y no creer que haya una piedad desinteresada. ‚La recompensa‛ de Dios para su pueblo no consiste tanto en sus dones como en la dación del mismo Dios, (Génesis 15:1). 10. su hacienda ha crecido—Lit., extendido como una inundación; los ganados de Job cubrían la faz del país. 11. te blasfema en tu rostro—En antítesis a la alabanza de Dios a Job (v. 8), ‚temeroso de Dios.‛ Las palabras de Satanás son demasiado verídicas respecto a muchos. Quitarles la prosperidad es quitarles su religión (Malaquías 3:14). 12. está en tu mano—Ningún poder tiene Satanás contra el hombre mientras Dios se lo da. Dios no quiere tocar a Job con la mano, aun cuando Satanás pide que lo haga (v. 11, ‚tu mano‛), sino que permite que el enemigo lo haga. Vers. 13–22. JOB, EN AFLICCION, BENDICE A DIOS, etc. 13. vino—no especificado en el v. 4. La alegría motivada por el vino aquí contrasta tanto más tristemente con la alarma que la interrumpió. 14. las asnas paciendo— Cuadro destacado del reposo rural y la paz; tanto más horrible, pues, por contraste es el ataque repentino de los pilladores árabes. 15. los sabeos—No aquellos dr la Arabia Feliz, sino los de la Desértica, descendientes de Sheba, el nieto de Abraham y Cetura (Génesis 25:3). Los árabes beduinos de la actualidad se parecen, en costumbres merodeadoras, a estos sabeos (cf. Génesis 16:12). solamente escapé yo—astutamente tramado por Satán. Uno en cada caso escapa (vers. 16, 17, 19), para llevar la misma clase de noticia. Esto fué para aplastar a Job, sin dejarle tiempo para recobrarse de la rápida sucesión de calamidades: ‚los infortunios nunca vienen solos.‛ 16. Fuego de Dios— Hebraísmo, que significa un fuego fuerte: como cedros de Dios, cedros altísimos. No el relámpago, que no hubiera consumido todas las ovejas y los mozos. Umbreit entiende que era el viento abrasador de Arabia, llamado por los turcos ‚viento de veneno‛. Al ‚príncipe de las potestades del aire‛ se le permite tener la dirección de tales agencias destructivas. [PAG. 392] 17. Los caldeos—No meramente robadores como los sabeos, sino guerreros experimentados, como se entiende por cuanto formaron ‚tres escuadrones‛ (Habacuc 1:6–8). Rawlinson distingue tres períodos de los caldeos: 1. Cuando el asiento de su Imperio estaba en el sur, en la confluencia del Tigris y Eufrates. Fué este período caldaico desde el año 2300 hasta el 1500 antes de Cristo. En este período estuvo Quedorlaomer (Génesis 14), el Kudur de Ur de los caldeos, en las inscripciones asirias, y el conquistador de Siria. 2. de 1500 a 625 a. de J. C. el período asirio. 3. Del 625 a 538 a. de J. C. (cuando Ciro el persa tomó a Babilonia) el período babilónico. Los caldeos en el hebreo: Chasdim. Eran parientes, acaso, de los hebreos, como infieren la morada de Abraham en Ur y el nombre de su sobrino, Chesed. Los tres escuadrones fueron probablemente para atacar los tres millares separados de camellos de Job (v. 3). 19. gran viento … del lado del desierto—del sur de la casa de Job. El huracán se movía tanto más violentamente sobre el desierto, por no ser allí interrumpido (Isaías 21:1; Oseas 13:15). los mozos—y las mozas, por cuanto se incluía a las hijas (así en Rut 2:21). 20. Job se levantó—No precisamente de estar sentado, sino que se refiere a la perturbación interna, y al comienzo de tomar alguna acción. Había escuchado con calma a los otros mensajeros, pero al saber de la muerte de sus hijos, entonces se levantó: o como Eichorn traduce, comenzó a moverse (2 Samuel 13:31). Rasgar el manto era señal convencional de profundo dolor (Génesis 37:34). Los orientales llevan una túnica, o camisa, y pantalones anchos; y sobre éstos un manto ondeante (especialmente los hombres de categoría y las mujeres). Afeitar la cabeza era también común en el duelo (Jeremías 41:5; Miqueas 1:16). 21. desnudo—(1 Timoteo 6:7.) ‚Vientre de la madre‛ es poéticamente la tierra, la madre universal (Eclesiastés 5:15; 12:7; Salmo 139:15). Job aquí pone por obra la declaración de Dios (v. 8), en oposición a la de Satanás (v. 11). En vez de maldecirlo, bendice el nombre de JEHOVA. El nombre de Jehová es Jehová mismo, como se manifiesta a nosotros en sus atributos (Isaías 9:6). 22. ni atribuyó a Dios despropósito—Más bien, no se permitió cometer locura contra Dios. (Umbreit.) El 2:10 prueba que tal es el sentido aquí. No como la expresión marginal inglesa: no atribuyó locura a Dios. Palabras precipitadas contra Dios, si bien naturales en la amargura, son insensatez; lit., cosa insípida, sin sabor (6:6; Jeremías 23:13 marginal.) La insensatez (‚despropósito‛) en la Escritura es siempre equivalente a iniquidad. Porque cuando el hombre peca, es a sí mismo, no a Dios, a quien perjudica (Proverbios 8:36). Debemos someternos a las pruebas, no porque veamos la razón de ellas, ni como que fueran asuntos de la casualidad, sino porque Dios las determina o las permite, y tiene el derecho a enviarlas, y tiene él sus propias razones buenas de enviárnoslas. CAPITULO 2 Vv. 1–8. SATANAS TIENTA DE NUEVO A JOB. 1. otro día—Día señalado para que en él los ángeles diesen cuenta de su ministerio a Dios. Aquí tenemos las palabras pareciendo delante de Jehová, que no están en el 1:6, pues ahora Satanás ya tiene un informe especial que rendir respecto a Job. 3. perfección—lit., entereza, integridad (1:8).
  10. 10. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS incitando contra él—Así 1 Samuel 26:19; cf. 1 Crónicas 21:1 con 2 Samuel 24:1. 4. Piel por piel—Un proverbio. Agréguese: él dará. La piel es figurativo de cualquier bien externo. Nada externo es tan caro que el hombre no lo cambie por algún otro bien exterior; pero la vida, el bien interno, no puede ser sustituída; por amor a ella el hombre sacrificaría toda otra cosa. Satanás escarnece amargamente del egoísmo del hombre, y dice: Job llevará la pérdida de sus bienes, y de sus hijos, porque éstos no son sino bienes externos y sustituíbles; pero todo abandonará, hasta su religión misma, a fin de salvarse la vida, si tú le tocas los huesos y la carne. Piel y carne están en antítesis. (Umbreit.) Los mártires comprueban que el escarnio de Satanás es falso. Rosenmuller lo explica no tan bien. Un hombre entrega de voluntad la piel o sea la vida de otro por su propia piel o sea su propia vida. De modo que Job podría sobrellevar la pérdida de sus hijos, etc., con ecuanimidad, siempre que él mismo quede inmune; pero cuando se le toque en su propia persona, hasta renunciará de Dios. Así ‚piel‛ en primer caso significa la piel (eso es, cuerpo) de otro; en segundo caso, ‚piel‛ de uno mismo, como en Exodo 21:23. 6. guarda su vida—Más bien, sólo perdónale la vida. No lo mates. Satanás demuestra su ingenuidad al infligir el dolor, y también su conocimiento de cuánto el cuerpo de uno puede soportar sin daño vital. 7. maligna sarna—Furúnculos malignos. Más bien, llaga o úlcera ardiente. El uso de la teja concuerda con esta idea. Era aquella forma de la lepra llamada negra (para distinguirla de la blanca), o la elefantíasis, porque los pies se hinchan como las patas de elefante. El arábigo judham (Deuteronomio 28:35), la maligna pústula, es más bien el negro furúnculo ardiente (Isaías 1:6). 8. una teja—No un pedazo de losa rota, sino un instrumento hecho para rasgar (de la raíz del verbo hebreo rasgar); la úlcera era demasiado repugnante para tocar con la mano. ‚Sentarse en cenizas‛ significa el luto más profundo (Jonás 3:6); también de la humildad, como si el que estaba de duelo no fuese sino polvo y ceniza; así Abraham (Génesis 18:27). Vv. 9–13. JOB CENSURA A SU MUJER. 9. Bendice a Dios—La Versión Inglesa lee ‚maldice‛; más bien: ‚renuncia de Dios‛. Cf. Nota, 1:5. (Umbreit.) Sin embargo, era costumbre entre los paganos, cuando quedaban desilusionados de las peticiones que acompañaban a sus ofrendas a sus dioses, reprocharlos y maldecirlos. y muérete—eso es, despídete de Dios, y así muérete. Porque ningún bien se ha de lograr de la religión, ni acá ni en el más allá; o cuando menos, no en esta vida. (Gill.) Nada hace airarse a los impíos tanto como el ver a los piadosos no enojados bajo la prueba. 10. las mujeres fatuas—El pecado y la insensatez están en la misma categoría en la Escritura (1 Samuel 25:25; 2 Samuel 13:13; Salmo 14:1). ¿el mal no recibiremos?—sobrellevándolo con conformidad (Lamentaciones 3:39). Eliphaz Temanita— No se puede aceptar la noción de Rawlinson de que ‚los nombres de los tres amigos de Job representan los tiempos caldaicos, a eso del 700 antes de Cristo‛. Elifaz es un nombre idumeo, del hijo mayor de Esaú (Génesis 36:4); y Temán, hijo de Elifaz (Génesis 36:15), llamado ‚duque‛. Eusebio sitúa a Temán en la Arabia Pétrea (pero véase Nota, 6:19). Temán significa a la mano derecha, y por tanto, el sur, a saber: parte de Idumea; capital de Edom (Amós 1:12). Los [PAG. 393] geógrafos hebreos daban el frente hacia el este, no al norte como nesotros hacemos; por tanto para elios la mano derecha era el sur. Los temanitas eran famosos por la sabiduría (Jeremías 49:7). Baruch los menciona como ‚autores de fábulas (es decir, proverbios que resultaban de la observación), y escudriñadores de los conocimientos‛. Bildad Suhita—Súa (fosa), hijo de Abraham y Cetura (Génesis 25:2). Ptolomeo menciona la región de Syccea, en la Arabia Desértica, al este de Batanea. Sophar Naamathita—No de los naamanes de Judá (Josué 15:41), que distaba demasiado, sino alguna región de la Arabia Desértica. Fretelio dice que había una Naamath en Uz. 12. hacia el cielo— Violentamente arrojaron cenizas hacia arriba que les cayesen sobre sus cabezas y las cubriesen. Señal de profundo dolor (Josué 7:6; Hechos 22:23). 13. siete días y siete noches—No quedaron postrados y sin alimento todo el tiempo, sino por la mayor parte de este período cada día y cada noche. El sentarse en tierra era señal de luto (Lamentaciones 2:10). Comúnmente duraba el luto siete días (Génesis 50:10; 1 Samuel 31:13). Este silencio puede que se debiese a sospecha de maldad en Job que les nacía en la mente: pero principalmente porque son solamente los dolores comunes los que hallan expresión en el lenguaje; los extraordinarios son demasiado grandes para el habla: son indecibles. CAPITULO 3 EL POEMA, O SEA, EL DEBATE MISMO, 2:1–42:6; LA PRIMER SERIE DEL MISMO, 31:1–14:22; PRIMER DISCURSO DE JOB, 3:1–26 Vv. 1–19. JOB MALDICE EL DIA DE SU NACIMIENTO, Y DESEA LA MUERTE. 1. abrió Job su boca.—Los orientales rara vez hablan, y cuando hablan, lo hacen en forma sentenciosa. Esto es lo que motiva la fórmula, que expresa deliberación y seriedad (Salmo 78:2). Job empezó formalmente. maldijo—su día: el día de su nacimiento, no a Dios. Esta es la palabra hebrea exacta por maldecir, distinta de la del 1:5. 2. exclamó.—El hebreo: “respondió”, es decir, no a una pregunta anterior en efecto, sino a la cuestión en vuelta virtualmente en el caso. Su exclamación es singularmente temeraria (Jeremías 20:14). El deseo de morir a fin de librarse del pecado es señal de gracia; el deseo de
  11. 11. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS morir para estar libre de las luchas es señal de corrupción. Aquel está mal preparado para morir que tan poca gana tiene de vivir. Pero las pruebas de Job eran mayores, y sus luces menores, que las nuestras. 3. la noche de que se dijo—Noche está personificada, y poéticamente se la hace hablar. Asimismo en vers. 7, y en Salmo 19:2. El nacimiento de un hijo varón en el oriente es siempre ocasión de gozo; no así muchas veces con el nacimiento de una mujer. 4. Dios no cuide de él—Más bien, poéticamente, ‚no lo rebusque:‛ ‚no se condescienda Dios de su brillante trono para levantarlo del lúgubre escondite‛. La maldición del día del v. 3 está ampliada en v. 4, 5; la maldición de la noche, en v. 6–10. 5. sombra de muerte—las tinieblas más profundas (Isaías 9:2). Aféenlo—‚M{nchenlo‛: tal es el sentido posterior del verbo (Gesenius); mejor es la idea antigua y más poética: ‚Que la oscuridad (la antigua noche de lóbrego caos) reasuma su derecho sobre la luz (Génesis 1:2) y lo reclame por suyo‛. nublado—nube en sentido colectivo, una acumulación amenazadora de nubes negras. horrible … como caliginoso día—lit., los oscurecimientos del día, todo cuanto lo oscurece (Gesenius.) El verbo en el hebreo expresa terror repentino. Qua aquel día sea repentinamente aterrorizado por su propia oscuridad. Umbreit lo explica como encantamientos mágicos que oscurecen el día, como culminación de las frases anteriores: el vers. 8 similarmente habla de maldiciones del día. Pero la idea anterior es más sencilla. Otros la refieren al ponzoñoso viento simún. ocupe la oscuridad aquella noche—que la agarre cual presa, deshaciéndola del todo. no sea contada, etc.—Mejor, por personificación poética: ‚Que no se goce en el ciclo de días y noches y meses, que forman el ciclo de los años‛. 7. solitaria—Más bien, infructífera. ‚Ojalá no me hubiese dado nacimiento a mí‛. 8. los que maldicen al día—Si llanto es la traducción exacta en la segunda cláusula de este versículo, estas palabras se refieren a los llorones con sueldo (Jeremías 9:18). Pero el hebreo que aquí se traduce por llanto en todo otro lugar significa un animal, sea que fuere el cocodrilo, o alguna serpiente enorme (Isaías 27:1), según el sentido de leviatán. Por lo tanto, la expresión, maldecidores del día, tiene referencia a los encantadores, que, según se creía, podían mediante sus encantos hacer que un día fuese de mal presagio para uno. Así Balaam, Números 22:5. Esto concuerda con el parecer de Umbreit (vers. 7); y con los etíopes y los atlantes, que ‚solían maldecir al sol al salir, por haberlos quemado y a su tierra.‛ Herodoto. Los nigromantes pretendían tener el poder de dirigir o incitar a voluntad a las fieras, así como los hindúes encantadores de serpientes de hoy día (Salmo 58:5). Job no dice que tuviesen tal poder; sino que, suponiendo que lo tenían, que maldijeran al día. Schuttens lo traduce supliendo palabras (?): ‚Los que estén dispuestos para cualquier cosa que lo llamen (al día) el levantador de leviatán” (cocodrilo, 41:1), es decir, de una multitud de males. 9. párpados de la mañana—el alba. Los poetas árabes llamaban al sol el ojo del día. Sus primeros rayos, pues, que fulguraban antes de salir el sol, eran los párpados o pestañas de la mañana. 12. me previnieron las rodillas?—La referencia se hace al reconocimiento solemne del recién nacido por el padre, que lo recibía sobre las rodillas como suyo, al cual estaba obligado a criar (Génesis 30:3; 50:23; Isaías 66:12). 13. yaciera … reposara … durmiera—Una gradación. No sólo hubiera yo yacido, sino también descansado, y aun más dormido. La muerte en la Escritura se llama sueño (Salmo 13:3); especialmente en el Nuevo Testamento, donde está mas claramente enseñado el despertar en la resurrección (1 Corintios 15:51; 1 Tesalonicenses 4:14; 5:10). 14. Con los reyes.. que edifican para sí desiertos—que edificaron para sí lo que resultó ser (no palacios, sino) ¡ruinas! El dolorido espíritu de Job, una vez un gran emir él mismo, enfermo a causa de las vanas luchas de los grandes hombres mortales, por lograr las grandezas, ahora contempla los palacios de los reyes ya hechos montones de desolaciones y ruinas. El que él considera el reposar de la muerte el fin más deseable de los grandes de la tierra, cansados de amontonar las riquezas perecederas, señala la ironía que asoma de entre las negras nubes de la melancolía. Umbreit. El ‚para sí‛ demuestra el egoísmo de ellos. Michaelis lo explica débilmente como de mausoleos, [PAG. 394] tales como se hallan aún, en proporciones estupendas, en las ruinas de Petra de Idumea. 15. henchían sus casas de plata—Algunos entienden esto como de los tesoros que los antiguos solían enterrar con sus muertos. Pero véase el versículo anterior. 16. como aborto—(Salmo 58:8). Es preferible a la vida del inquieto avaro (Eclesiastés 6:3–5). 17. los impíos—El original significa: los siempre inquietos, los llenos de deseos (Isaías 57:20, 21). cansadas fuerzas—Los que las tienen cansadas (Apocalipsis 14:13). 18. reposan los cautivos—Se descansan de sus cadenas. 19. el siervo—El esclavo allí queda emancipado de la servidumbre. Vv. 20–26. SE QUEJA DE LA VIDA A CAUSA DE SU ANGUSTIA. 20. ¿Por qué se da luz?—es decir, Dios. A menudo omitido por reverencia (24:23; Eclesiastés 9:9). Luz: eso es, vida. La luz gozosa mal encuadra con los enlutados. La tumba está más al unísono con los sentimientos de él. 23. no sabe por dónde vaya—Este cuadro de Job se saca del andante que ha perdido el camino, y que está rodeado de tal forma que no tiene por donde escapar (Oseas 2:6; Lamentaciones 3:7, 9). 24. antes que mi pan, viene mi suspiro—Eso es, me impide comer. (Umbreit). O bien, consciente de que el esfuerzo por comer trajo la enfermedad, Job debe suspirar antes de comer. (Rosenmuller.) O bien, el suspirar ha desplazado al bien (Salmo 42:3). (Good.) Pero la primera explicación concuerda mejor con el texto. mis gemidos corren como aguas—Figura del sonido ruidoso de mucha agua corriente. 25. temor que me espantaba …— En el principio de sus pruebas, al saber de la pérdida de una bendición, temió la pédida de otra, y al recibir la noticia de la pérdida de ésta, temió la de una tercera. hame acontecido lo que temía—a saber, la mala opinión de sus amigos,
  12. 12. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS como si a causa de sus pruebas fuese un hipócrita. 26. No he tenido paz … Vínome no obstante turbación— Refiriéndose, no a su condición anterior, sino al comienzo de sus pesares. Desde aquel tiempo, no tengo reposo, no hay intermisión de tristezas. Y me vino (sin el adversativo no obstante) todavía otra perturbación, a saber, la sospecha de mis amigos de que yo sea hipócrita. Esto es lo que motivó toda la controversia que sigue. CAPITULO 4 EL PRIMER DISCURSO DE ELIFAZ. 1. Eliphaz—El más blando de los tres acusadores de Job. La magnitud de las calamidades de Job, sus quejas contra Dios, y la opinión de que las calamidades son pruebas de culpabilidad, llevaron a los tres a dudar de la integridad de Job. 2. Si probáramos a hablarte—Más bien, son dos preguntas: ‚¿Se nos permite probar una palabra contigo? ¿Te ofenderás de eso?‛ Aun los amigos piadosos muchas veces tienen sólo por un toque lo que nosotros sentimos como herida. 3. manos flacas—Isaías 35:3; 2 Samuel 4:1. 5. te turbas—Más bien, sales de tus casillas, pierdes el aplomo (1 Tesalonicenses 3:3). 6. ¿Es éste tu temor, tu confianza …?—¿Viene a la nada tu temor, tu confianza, etc.? ¿No viene sólo a esto, que ahora desmayas? Más bien, por transposición, ‚¿No es tu temor (de Dios), tu esperanza, y la perfección de tus caminos, tu confianza? Si es así, piensa tú, ‚¿quién jamás pereció inocente?‛ Umbreit. Pero Lucas 13:2, 3 enseña que, aunque hay un gobierno divino retributivo aun en esta vida, sin embargo nosotros no podemos juzgar por las meras apariencias externas. ‚Un mismo suceso al justo y al impío‛ (Eclesiastés 9:2); pero con todo debemos aceptar con confianza el que Dios obra con justicia aun ahora (Salmo 37:25; Isaías 33:16). No juzguéis por una parte, sino por el todo de la vida del piadoso, y por el fin de él, aun aquí (Santiago 5:11). Un mismo suceso externo es una cosa del todo diferente en sus efectos internos sobre los piadosos y los impíos aun acá. Hasta la prosperidad, cuanto más la calamidad, es un castigo para los impíos (Proverbios 1:32). Las pruebas son castigos para el bien de ellos (de los justos) (Salmo 119:67, 71, 75). Véase la Introducción sobre el Propósito de este libro. 8. los que aran iniquidad … la siegan—(Proverbios 22:8; Oseas 8:7; 10:13; Gálatas 6:7, 8). 9. aliento de Dios—su ira. Figura sugerida por los vientos cálidos del oriente (1:16; Isaías 5:25; Salmo 18:8, 15). 10. león—o sea, los inicuos, sobre los que Elifaz deseaba mostrar que caen las calamidades a pesar de sus varios recursos, así como la destrucción alcanza al león, pese a su notable fuerza (Salmo 58:6; 2 Timoteo 4:17). Ocurren cinco términos hebreos distintos por león. El bramido del león (el desgarrador), la voz del león rugiente, los dientes de los leoncillos, no cachorros, pero lo bastante crecidos para cazar la presa. El león viejo (no fuerte, de la Versión Inglesa), los hijos de la leona (no del león). Barnes y Umbreit. Las varias fases de la iniquidad se expresan por esta variedad de términos: oblicuamente, Job, su esposa e hijos pueden ser lo sugerido por león, leona, y los cachorros. El verbo, son quebrantados, no concuerda con los dos sujetos; por tanto, súplase: ‚el bramido es acallado”. El león viejo muere al fin de hambre, y los cachorros, arrancados a la madre, son esparcidos, y la raza queda extinguida. 12. El negocio—En el hebreo, una palabra. Elifaz confirma su opinión con una declaración divina que le fué impartida secretamente y de improviso. algo de ello—lit., un murmullo. Sugiere el silencio que rodeaba, y que fué comunicado más de lo que las palabras pronunciadas pudieran expresar (26:14; 2 Corintios 12:4). 13. En imaginaciones de visiones—‚En pensamientos <‛ Así Winer y la Versión Inglesa. Mientras revolvía las visiones que le fueron hechas previamente de noche (Daniel 2:29). Más bien: ‚En mis múltiples (el hebreo, divididos) pensamientos, antes de comenzar las visiones de la noche; ‚entonces, no un sueño ilusorio (Salmo 4:4). Umbreit. sueño—profundo (Génesis 2:21; 15:12). 16. Paróse un fantasma—Primero la aparición se desliza ante Elifaz, luego queda inmóvil, pero con aquella confusión nebulosa que crea tal impresión de espanto; un suave murmullo; no un silencio (de la Versión Inglesa); porque en 1 Reyes 19:12, la voz, en contraste con la tormenta previa, denota un murmullo quedo o apacible. 17. hombre … varón—Son dos las palabras hebras; la primera denota flaqueza, la segunda, fuerza. Ya sea flaco, o fuerte, el hombre no es justo delante de Dios. más justo … más limpio— Pero esto sería evidente sin un oráculo. 18. necedad—la imperfección ha de ser atribuída a los ángeles en comparación con Dios. La santidad de algunos de ellos se había desvanecido (2 Pedro 2:4), y a lo más es la santidad de criatura. Necedad es la falta de consideración moral. Umbreit. 19. casas de lodo—(2 Corintios 5:1). Son comunes en el oriente las casas de adobe; fácilmente se desploman por el efecto del agua (Mateo 7:27). El fundamento del hombre es este polvo [PAG. 395] (Génesis 3:19). de la polilla—Más bien, como por la polilla, que suele devorar la ropa (13:28; Salmo 39:11; Isaías 50:9). El hombre, que desde el punto de vista físico, no puede estar de pie delante de la polilla, menos podrá moralmente, estar de pie delante de Dios. 20. De la mañana a la tarde—Sin cesar; o mejor, entre la mañana y la tarde de un corto día (así Exodo 18:14; Isaías 38:12). “Se pierden”; mejor: ‚se perderían‛, si Dios le retirara su benigna protección. Por tanto el hombre no debe creerse santo delante de Dios, sino que debe recibir la santidad y toda otra cosa, de Dios (vers. 17). 21. su hermosura—(Salmo 39:11; 146:4; 1 Corintios 13:8). Pero Umbreit comparando a la figura oriental de un arco, inútil, por estar sin cordel, “Su nervio o cuerda (de ellos) sería arrancado‛. Michaelis, más de acuerdo con el vers. 19, hace que la alusión sea a las cuerdas del tabernáculo, que son arrancadas (Isaías 33:20). Mueren, y sin sabiduría—Más bien, ‚Perecerían, pero no de conformidad con la sabiduría‛, sino según la elección
  13. 13. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS arbitraria, si Dios no fuera infinitamente sabio y santo. El oficio del espíritu es para enseñar que la existencia continuada del flaco hombre prueba la inconcebible sabiduría y la santidad de Dios, las que solas salvan al hombre de la ruina. (Umbreit.) Bengel enseña por la Escritura que la santidad (Kadosh, en el hebreo) de Dios comprende todas sus excelencias y sus atributos. De Wette pierde el objetivo, al darle la explicación de la brevedad de la vida del hombre, en contraste con los ángeles ‚antes que ellos alcanzaran la sabiduría‛. CAPITULO 5 LA CONCLUSION QUE ELIFAZ SACA DE LA VISION. 1. si habrá quien te responda—Más bien: ‚¿Te responderá él (Dios)? Job, después de la revelación que se acaba de dar, no puede ser tan presuntuoso como para pensar que Dios o alguno de los santos (Daniel 4:17; ángeles) alrededor de su trono le haya de conceder una respuesta (expresión judicial) a su rebelde queja. 2. ira … envidia—Quejas irritantes y apasionadas cual aquellas de las que Elifaz acusa a Job (4:5; así Proverbios 14:30). 3. al necio—Al impío, al pecador he visto extender sus raíces en grande prosperidad; sin embargo, de repente ocurrieron circunstancias que dieron ocasión para que su una vez próspera morada fuese maldecida como asolada (Salmo 37:35, 36; Jeremías 17:8). 4. Sus hijos … en la puerta.… quebrantados— Fórmula judicial. La puerta de la ciudad era el tribunal de justicia, y sede de otros actos públicos (Salmo 127:5; Proverbios 22:22; Génesis 23:10; Deuteronomio 21:19). Tales propíleos se han encontrado entre las ruinas asirias. Elifaz alude indirectamente a la calamidad que hizo desaparecer a los hijos de Job. 5. de entre espinas—Aun cuando una parte del grano quede colgada de los espinos (o bien, crezca entre espinas, Mateo 13:7), el hambriento espigador no se toma la molestia de cogerlo, pues el campo del impío está completamente arrasado. los sedientos—No ‚los robadores‛, como los sabeos, que robaron a Job (según la Versión Inglesa), como comprueba la antítesis con los hambrientos del paralelismo. 6. la iniquidad no sale del polvo—Como la mala hierba, de su propia naturaleza. Elifaz insinúa que la causa de la aflicción (así dice la Versión Inglesa; no iniquidad) estaba en Job mismo. 7. Empero— Ciertamente la aflicción no viene por la casualidad, sino como lo que Dios ha señalado como paga del pecado; es decir, del pecado original con que nace el hombre. Elifaz pasa del pecado particular y el consiguiente sufrimiento de Job, al pecado universal y las aflicciones de la humanidad. Estas surgen del pecado común del hombre por una ley de consecuencias naturales tan necesarias como que las centellas (el hebreo: hijos de carbón, chispas) se levantan para volar. Las tribulaciones son muchas y fogosas, cual las chispas (1 Pedro 4:12; Isaías 43:2). Umbreit, por centellas tiene aves de rapiña; lit., hijos del relámpago, no muy acertado. 8. Ciertamente—Mejor: ‚por tanto‛: (por cuanto la aflicción está de Dios ordenada a causa del pecado) yo quisiera que tú buscaras a Dios (Isaías 8:19; Amós 5:8; Jeremías 5:24). 11. Unase con el vers. 9. Sus inescrutables tratos se hacen con el fin de levantar a los humildes (y rebajar a los soberbios), Lucas 1:52. Por tanto Job debiera volverse humildemente a Dios. 12. no hagan nada—lit., realización; no logren éxitos. El hebreo combina en una palabra las dos ideas, sabiduría y felicidad, la existencia duradera siendo la raíz etimológica y filosófica de la noción combinada. (Umbreit). 13. Pablo (1 Corintios 3:19) cita esta cláusula, con la fórmula que establece la inspiración de la misma, está escrito. Cita las precisas palabras hebreas, no la versión griega de los LXX como suele hacer (Salmo 9:15). Amán fué ahorcado en la misma horca que había perparado para Mardoqueo (Esther 5:14); 7:10). los sabios—los astutos. entontecido—Su complot queda precipitado antes de madurarse. 14. La ceguera judicial a menudo alcanza a los mundanos (Deuteronomio 28:29; Isaías 59:10; Juan 9:39). 15. De la espada que sale de la boca de ellos (Salmo 59:7; 57:4). 16. esperanza al menesteroso—de la interposición de Dios. la iniquidad cerrará su boca—(Salmo 107:42; Miqueas 7:9, 10; Isaías 52:15). Especialmente, de vergüenza, en el último día (Judas 15; Mateo 22:12). La boca fué la ofensora (vers. 15), y la boca será entonces tapada (Isaías 25:8) al fin. 17. bienaventurado—No que su padecimiento sea en efecto gozoso, sino que la consideración de la justicia del que lo envía, y la finalidad de la corrección enviada, hacen de él motivo de gratitud, no de quejas, tales como Job pronunciaba (Hebreos 12:11). Elifaz insinúa que la finalidad en este caso es para volver a Job del pecado particular que Elifaz presupone que Job ha cometido. Pablo parece aludir a este pasaje en Hebreos 12:5; asimismo Santiago 1:12; Proverbios 3:12. Elifaz no da la debida importancia a esta verdad, sino más bien al pecado de Job. Es Eliú solo (32–37), quien desenvuelve plenamente la verdad de que la aflicción es misericordia y justicia en disfraz, para el bien del que la padece. 18. hace la llaga, y él la vendará——(Deuteronomio 32:39; Oseas 6:1; 1 Samuel 2:6). La figura de vendar una herida. El arte de curar en aquel entonces consistía mucho en aplicaciones externas. 19. en seis … séptima—(Proverbios 6:16; Amós 1:3). El modismo hebreo fija cierto número (aquí el seis), a fin de llamar la atención a una cosa de importancia; luego aumenta la fuerza agregando un en la séptima, el otro número mayor que sigue; aquí siete, el número sagrado y perfecto. En todas las tribulaciones posibles; no limitadas meramente al número siete. 20. manos de la espada—[PAG. 396] (Jeremías 5:12). Se dan manos a la espada personificada (Ezequiel 35:5 marginal), como agente viviente. 21. (Salmo 31:20; Jeremías 18:18). azote—(Salmo 73:9.) 22. del hambre te reirás—No ‚a pesar de la destrucción y hambre‛, lo que es verdad (Habacuc 3:17, 18), pero no la verdad que Elifaz quiera decir; había de reírse porque estas calamidades no le
  14. 14. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS sobrevendrían. Palabra hebrea distinta de la del vers. 20; allí, el hambre en general; aquí, la languidez de los que carecen de la debida nutrición. (Barnes.) 23. con las piedras del campo … concierto—No perjudicarán la fertilidad de tu tierra; ni los animales dañarán tus frutos. Dicho esto en la Arabia Desértica, donde abundaban las piedras. Arabia, derivada de Arabah—llanura desértica. La primera cláusula de este v. corresponde a la primera cláusula del v. 22; y la última de este v. corresponde a la última de aquél. El pleno cumplimiento de esto es todavía futuro (Isaías 65:23, 25; Oseas 2:18). 24. sabrás—‚Descansarás en la seguridad de que tu habitación es la morada de la paz; y que (si) cuentas tu ganado, tus esperanzas no resultarán falaces.‛ (Umbreit.) Pecarás no concuerda con el contexto. La palabra hebrea es por fallar al blanco, dicha de arqueros (Jueces 20:16, ‚no erraban‛). El hebreo por morada significa en primera acepción redil; y la por visitar, a menudo tomar cuenta, enumerar. ‚Paz‛ es la común salutación oriental; que incluía la prosperidad interna y externa. 25. como la hierba—(Salmo 72:16.) Correctamente, hierba que lleva simiente (Génesis 1:11, 12). 26. en la vejez—en edad plena: así lleno de días (42:17; Génesis 35:29). No mera largura de años, sino la madurez para la muerte es lo que se quiere decir, como también que el pleno desarrollo interno y externo no se acorta prematuramemte (Isaías 65:22). Vendrás no es literal, sino que expresa la conformidad con que muera. Elifaz habla desde el punto de vista del Antiguo Testamento, que hacía de los años llenos la recompensa de los justos (Salmo 91:16; Exodo 20:12), y la muerte prematura, la suerte de los impíos (Salmo 55:23). Los justos son inmortales mientras que su obra no esté terminada. Retenerlos por más tiempo los haría menos preparados para morir. Dios se los lleva cuando están en lo mejor (Isaías 57:1). Los buenos se comparan al trigo (Mateo 13:30). se coge—lit., asciende. El grano se levanta de la tierra, y es llevado al granero; así el bueno ‚es levantado de entre un montón de gavillas.‛ (Umbreit.) 27. hemos inquirido … para cantigo—(Salmo 111:2; Proverbios 2:4; 9:12). CAPITULO 6 CONTINUACION DE LA PRIMERA SERIE REPLICA DE JOB A ELIFAZ. 2. pesasen al justo—¡Ojalá que, en lugar de censurar mis quejas, cuando debieras más bien compadecerte de mí, cotejaras acertadamente mis dolores y mis calamidades; mi tormento sobrepasa a mis quejas en las balanzas. 3. la arena—(Proverbios 27:3.) son cortadas—Así Salmo 77:4. ‚Mis palabras son tragadas.‛ Es claro que Job no se disculpa de no tener palabras suficientes, sino de haber hablado mucho y demasiado osadamente. (Umbreit, Gesenius, Rosenmuller.) ‚Por tanto fueron mis palabras tan temerarias.” 4. las saetas … en mí—me han atravesado. Figura poética que representa al Todopoderoso vengador, armado de arco y saetas (Salmo 38:2, 3). Aquí las saetas están envenenadas. Lenguaje apropiado con referencia a los agudos dolores que le penetraban, cual veneno, hasta lo más adentro (el espíritu; como contrastado con las heridas superficiales) del cuerpo de Job. me combaten—Una figura militar (Jueces 20:33). Todos los terrores que la ira divina puede maniobrar en contra de mí (Isaías 42:13). 5. Ni los animales silvestres, como el asno montés, ni los domésticos, como el buey, están descontentos, cuando les bastan los alimentos. Así, arguye Job, si él se queja, no es sin causa; a saber, sus dolores, los que son, como si fuera, alimento desabrido, el que Dios le da (v. 7). Pero él debe de haberse acordado que por el hecho de ser racional él debiera mostrar mejor espíritu que el bruto. 6. desabrido—insípido, sin sal. La sal es una necesidad primordial en el oriente, donde la comida principal es legumbres. clara del huevo—lit., la saliva, a la que se parece la clara del huevo (1 Samuel 21:13). 7. Tocar se contrasta con comida. ‚Mi paladar se niega siquiera a tocarlo, pero se me da de comer semejante comida de enfermedad.‛ Léase: ‚cosas < tal es la enfermedad de mi comida.‛ Al gusto natural le da asco tocar siquiera la comida insípida, y tales formas de alimento. Porque mi enfermedad es como tal comida nauseabunda. (Umbreit.) (Salmo 42:3; 80:5; 102:9). No es raro, pues, el que yo me queje. 8. Desear la muerte no es prueba de la preparación para la muerte. Los impíos a veces desean morir, a fin de evitar tribulaciones, sin pensar en el más allá. Los piadosos desean la muerte, para poder estar con el Señor, pero pacientemente aguardan la voluntad de Dios. 9. quebrantarme—molerme (Isaías 8:15). soltara la mano—Dios había extendido la mano solamente para herir la superficie de la carne de Job (1:12; 2:6); Job desea que aquella mano fuese suelta para herir más honda y mortalmente. me deshiciera—me cortara: metáfora del tejedor que corta la tela, ya terminada, de los cabos de hilo (Isaías 38:12). 10. Si me asaltase—‚Me endurecería con (mi) dolor‛: más bien, ‚Me holgaría en el dolor‛, si supiese que tal dolor apresurara mi muerte (Gesenius); ‚no daría tregua.‛ Umbreit traduce el hebreo: ‚Que (Dios) no dé tregua,‛ y lo conecta con dolor. La Versión Inglesa es más vívida. escondido—No he desconocido, en palabra ni en hecho, los mandamientos del Santo (Salmo 119:46; Hechos 20:20). Esto lo dice en réplica a la insinuación de Elifaz de que Job es hipócrita. Aquí se llama el Santo a Dios, para expresar la obligación recíproca del hombre de ser santo, como Dios es santo (Levítico 19:2). 11. ¿Qué fuerzas físicas tengo que me garanticen la esperanza de sanarme? esperanza que Elifaz había sugerido. ¿Y qué sino un miserable fin de vida está delante de mí, para que yo deseara prolongar la vida? (Umbreit.) Umbreit y Rosenmuller traducen, no tan acertadamente las últimas palabras como tener paciencia. 12. Tan ferozmente
  15. 15. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS le había atacado la enfermedad que su fuerza tendría que ser como piedra, y su carne como bronce, para no tener que hundirse bajo ella. Pero no tiene sino la misma carne de los demás hombres. Por tanto, deberá ceder, de modo que es vana la esperanza sugerida por Elifaz (cf. Nota 5:11). 13. ¿No me ayudo …?—Tradúzcase: ‚No hay ayuda en mí‛. Por poder, mejor es que se traduzca liberación. ‚Y la liberación me falta del todo.‛ 14. consolado—Un proverbio. La caridad [PAG. 397] es el amor que juzga indulgentemente al prójimo; está a la par de la veracidad en Proverbios 3:3, porque las dos cosas juntas forman la esencia de la perfección moral. (Umbreit.) Es el espíritu del cristianismo (1 Pedro 4:8; 1 Corintios 13:7; Proverbios 10:12; 17:17). Si se debe usar de ella para con todos, cuanto más para con los amigos. Pero aquel que no emplea tal amor ha abandonado (renunció) el temor del Omnipotente (Santiago 2:13). 15. Los que yo tenía por mis hermanos, de los que esperaba la fidelidad en mi adversidad, me han desilusionado, así como faltan los arroyos durante la sequía; los wadies de Arabia, llenos en invierno pero secos en verano, defraudaban la esperanza de las caravanas que esperaban hallar agua en ellos. La abundancia y el ruido de estas corrientes temporales corresponden a las largas y fuertes profesiones de amistad pasadas de mis amigos; su sequedad de estío, a la carencia de amistad cuando más se necesita. El proverbio árabe dice del amigo traicionero: ‚No confiaré en tu torrente‛ (Isaías 58:11 marginal). corrientes impetuosas—o más bien, ‚el arroyo de la quebrada que pasa.‛ No tiene manantial perpetuo con que renovarse (Jeremías 2:13; Isaías 33:16), y por tanto como rápidamente se llena, rápidamente se vacía. 16. Lit., ‚Van como enlutados en ropaje negro‛ (Salmo 33:14). Figura vívida y poética de la corriente turbia y negra de nieve y hielo derretidos, que descienden de las montañas para el valle. En el v. que sigue, la nieve derretida es, al decir del poeta, escondida en la corriente. (Umbreit.) 17. desaparecen—(Pero pronto) (Umbreit.) ‚se ponen más angostos (corren por lecho más angosto), van silenciosas (pierden el ruido torrentoso); en el calor (del sol) son consumidas o desaparecen de su lugar. Primero el arroyo pasa entre riberas angostas; luego calla su ruido; al fin todo hilo de agua desaparece por la evaporación bajo el cálido sol.‛ (Umbreit.) 18. Apártanse de la senda—Las caravanas (viajantes hebreos) cambian de rumbo, por caminos diversos, buscando agua. En la primavera habían visto al arroyo lleno de agua; ahora en el calor estival, cansados del viaje, se desvían por camino errado para alcanzar las aguas vivientes que recordaban con tanto placer. Pero, cuando ‚van‛, entran ‚en un desierto.‛ (Noyes y Umbreit.) No como la Versión Inglesa, ‚Van a la nada,‛ lo que sería una repetición insípida del secamiento de aguas del v. 17; en lugar de aguas, hallan un ‚desierto vacío‛, y carecientes de fuerzas para volver hasta el camino, amargados de desilusión, perecen. La brevedad es lo más expresiva. 19. los caminantes—en caravana. Temán en el norte de la Arabia Desértica, cerca del desierto Sirio; así llamado por Tema hijo de Ismael (Génesis 25:15; Isaías 21:14; Jeremías 25:23). Llamado así todavía por los árabes. Los vers. 19, 20 dan otro cuadro de la humillación de las esperanzas defraudadas; es decir, de las caravanas que en el camino directo aguardan con ansia la vuelta de sus compañeros del valle distante. La mención de la localidad de procedencia de las caravanas da viva realeza al cuadro. Los de Saba aquí no se refiere a los merodeadores de la Arabia Desértica Norte (l:l5), sino a los mercantes (Ezequiel 27:22) del sur, de la Arabia Feliz, o sea, Yemen, ‚lejana‛ (Jeremías 6:20; Mateo 12:42; Génesis 10:28). Las caravanas se mencionan primero en Génesis 37:25; tenían que viajar así en compañías, para defenderse contra los robadores ambulantes, y para la ayuda mutua. ‚Los caminantes < los esperaron,” no puede tener referencia a los que habían ido en busca de aguas; porque el v. 18 describe la completa destrucción de ellos. 20. Lit., “ceda uno había esperado”, a saber, que sus compañeros hallarían agua. Cuanto mayor había sido su esperanza, tanto más amargo ahora su desengaño; vinieron hasta ellas (el lugar), y quedaron avergonzados; lit., les ardió el rostro, frase oriental que expresa la vergüenza y la consternación de la esperanza desilusionada. Así avergonzado cuanto a desengaño (Romanos 5:5). 21. Como el arroyo seco a la caravana así me sois a mí vosotros; es decir, la nada; fuera lo mismo que no existieseis. (Umbreit.) La expresion ‚como ellas‛ (las aguas del arroyo), no es tan buena. ‚Nada sois vosotros.‛ “Habéis visto … teméis—os aterrorizáis al ver mi angustia, y perdéis la presencia de ánimo. Job da una interpretación blanda de la falta de ellos de aliviarle con consolación cariñosa. 22. Y con todo no os pedí que me trajerais dádiva, ni que me pagarais recompensa (al Juez, para redimirme de mi castigo) de vuestros bienes; todo cuanto os pido es un tratamiento cariñoso. 23. violentos—El opresor o acreedor, en cuyo poder se hallaba el deudor. (Umbreit.) 24, 25. Ironía. Si me pedéis enseñar la actitud debida, me dispongo a ser corregido, y a callarme, y a que se me haga uer mi error. Pero, si vuestras palabras son las Palabras debidas, ¿por qué son tan débiles? ‚Pero, ¡cuán débiles son las palabras qne vosotros llamáis palabras de rectitud (la actitud recta)!‛ Así se usa el hebreo en Miqueas 2:10; 1:9. La expresión ‚cuán fuertes‛, no concuerda muy bien con la segunda cláusula, ‚¿Qué reprende <?‛ Lit., ‚las reprensiones que salen de vosotro;‛ el énfasis está en vosotros; vosotros sois los que criticáis, que no estáis en mi situación. (Umbreit.) 26. ¿Pretendéis reprender palabras, o discursos, de uno que desespera, (que son) como nada, como viento, no dignos de ser escudriñados tanto? 27. os arrojáis—Lit., ‚Hacéis (de vuestra ira) (Umbreit) una red, es decir, red de sofistería (Noyes y Schuttens), para caer sobre el indefenso (como el huérfano), y hacéis hoyo (para enredar) a vuestro amigo‛, para cogerlo en el uso de palabras descuidadas. (Noyes.) (Salmo 57:6); metáfora de los cazadores que atrapan los animales en fosas escondidas con ramas. Umbreit, de la versión siríaca, y de conformidad con su interpretación de la primera cláusula, pone: ‚¿Os enojaríais con un amigo?‛ El hebreo en el 41:6, significa ‚devorar‛ En
  16. 16. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS la primera, pregunta: ¿Lo cazaríais en una red? de modo que la segunda sigue: ¿Lo devoraríais luego en banquete a él y sus angustias? Así la LXX. 28. si queréis—Ya que habéis juzgado tan falazmente mis palabras, mirad en mí, es decir, mi rostro: porque (está evidente delante de vosotros) si miento; mi semblanza me traicionará, si yo soy el hipócrita que me suponéis. 29. Tornad—Antes bien, retractad vuestras acusaciones de ‚no haya iniquidad,‛ o sea, (retractad) el que no me sea hecha injusticia. Sí, retractad eso de ‚mi justicia no está en ello‛. eso es, mi derecho está envuelto en este asunto. 30. ¿Diréis que mi culpa está en el órgano del habla, y que lo invocaréis en mi contra? ¿o es que mi paladar (gusto) o discernimiento no es capaz de formar juicios de las cosas perversas? ¿Es así como explicáis el hecho de que no tengo conciencia de culpa? [PAG. 398] CAPITULO 7 JOB DISCULPA SU DESEO DE MORIR. 1. tiempo limitado—Más bien, guerra, o dura lucha contra el mal (Isaías 40:2; Daniel 10:1; Job 11:14); tradúzcase ‚tiempo señalado‛ (14:5, 13; Salmo 39:4). Job retrocede a la triste descripción que ha hecho del hombre, por grande que sea (3:14), y trata en este capítulo las miserias, que sus amigos verán, si, según su petición, miran en él (6:28). Hasta el soldado cristiano, que ‚pelea la buena batalla‛, se goza al terminarla (1 Timoteo 1:18; 2 Timoteo 2:3; 4:7, 8). 2. anhela—El hebreo: jadea por la sombra (vespertina). Los orientales miden el tiempo por lo largo de su sombra. Si el siervo anhela la tarde, cuando se le paga el jornal, ¿por qué no puede Job anhelar la terminación de su duro trabajo, cuando ha de entrar en el gozo de su recompensa? Esto prueba que Job no creía, como muchos insisten, que la tumba era un mero sueño. 3. Meses de infortunio desconsolador. Poseo—Lit., se me hace heredero. Ironía. Ser heredero es, por lo común, asunto de gozo; pero aquí significa una herencia involuntaria y lóbrega. Meses, por días, para expresar larga duración. Señalado, lit., enumerados: indicando claramente el inevitable destino que le estaba ordenado. 4. Lit., ‚¿cu{ndo huirá la noche?‛ (Gesenius.) Umbreit, no tan bien, ‚la noche se alarga mucho‛: lit., está medida a lo largo. 5. En la elefancía se crían gusanos en las úlceras (Hechos 12:23; Isaías 14:11). costras de polvo—suciedad seca y supuración acumulada (2:7, 8). piel hendida y abominable—Más bien, se junta para sanar, y luego se abre por la supuración. (Gesenius.) Más sencillo es el hebreo: ‚Mi piel descansa (por un tiempo) y (otra vez) se derrite‛ (Salmo 58:7). 6. (Isaías 38:12). Cada día como la lanzadera deja tras sí un hilo; y cada uno se gastará mientras teje. Pero el pensamiento de Job es que sus días deben ser cortados rápidamente como una tela: sin esperanza, a saber, de una recuperación y renovación de la vida (14:19; 1 Crónicas 29:15). 7. Palabras dirigidas a Dios. viento—cuadro de evanescencia (Salmo 78:39). no volverán a ver—Este cambio de un deseo diferente del 3:17, etc., es lo más natural. Job ahora está de mejor humor; y un recuerdo de días anteriores de prosperidad que le viene a la memoria, y el pensamiento del mundo invisible, donde a uno no se le ve más (v. 8), arranca de él una expresión de pesar de dejar este mundo de luz (Eclesiastés 11:7); lo mismo que Ezequías en Isaías 38:11. La gracia trasciende a la naturaleza (2 Corintios 5:8). 8. El ojo de aquel que me mira, en el mismo acto de verme, no me ve más. ‚Tus ojos (están) sobre mí, y dejo de ser. Desaparece, aun mientras Dios le está mirando. Job no puede sobregvivir la mirada de Jehová (Salmo 104:32; Apocalipsis 20:11). No: ‚Tus ojos me buscan, y no he de ser hallado;‛ pues el ojo de Dios penetra hasta el mundo invisible aún (Salmo 139:8). Umbreit ilógicamente entiende que tus se refiere a uno de los tres amigos. 9. (2 Samuel 12:23.) sepulcro—El Sheol, o lugar de los espíritus idos, que no refuta la creencia de Job en la resurrección. Significa meramente que ‚no volverá más‛ en el presente orden de cosas. 10. (Salmo 103:16). El oriental ama ardientemente su morada. En las elegías arábigas el abandono de la casa es a menudo tema de tristeza. En hebreo, por tanto yo, en todo caso, expresa la autoelevación. (Umbreit.) La gracia también vence esto (Lucas 18:29; Hechos 4:34). 11. Por tanto, como ésta es mi suerte, por lo menos tendré la satisfacción melancólica de expresar mi tristeza en palabras. 12– 14. ¿Por qué me niegas el consuelo del sueño atenuante? ¿Soy yo, pues un mar? (en la poesía del Antiguo Testamento se considera a la mar como violenta, rebelde contra Dios, el Señor de natura, quien por tanto le refrena la violencia) (Jeremías 5:22) ¿o una ballena (u otro monstruo de la mar) (Isaías 27:1), para que tú me vigiles y me refrenes? Los egipcios vigilaban bien a los cocodrilos para que no hiciesen daño. 14. Los sueños aterradores que resultan de la elefancía se los atribuye a Dios; la creencia común atribuía todas las visiones nocturnas a Dios. 15. Umbreit traduce: ‚De modo que podría desear estrangularme—matarme con mis propias manos.‛ El atenúa la idea de que Job abrigara el pensamiento del suicidio, representandolo como el pensamiento solamente de sueños crueles, el que se repudia con horror en el v. que sigue: ‚aburríme:‛ mejor, ‚lo (de ahogarme) aborrezco.‛ Esto es fuerte y gráfico. Puede que signifique simplemente: ‚Mi alma elige (hasta) la estrangulación (u otra muerte violenta cualquiera) en preferencia a mi vida (lit., a mis huesos) (Salmo 35:10); eso es, en lugar del gastado esqueleto enfermo que le queda. Según esta idea, el ‚aburríme‛ (v. 16) se refiere a su vida. 16. ‚Déjame‛, deja de afligirme durante los pocos días vanos que aún me quedan. 17. Salmo 8:4; 144:3) Job quiere decir: ‚¿Qué es el hombre, para que le des tanta importancia, y tengas tanta atención (de corazón) para él‛ como para hacerle el sujeto de tan severas pruebas? Job debe de haber razonado antes que, por la condescendencia de parte de Dios para tener en cuenta al hombre, debía haber algún sabio propósito
  17. 17. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: LIBROS POETICOS amoroso en las pruebas. David empleó las mismas palabras con su debida aplicación, para expresar la admiración de que Dios hiciera tanto como hace para el insignificante hombre. Tanto más las emplean los cristíanos, que conocen a Dios manifestado en Cristo Jesús. 18. Con cada día nuvevo (Salmo 73:14). Son más bien las misericordias de Dios, no nuestras pruebas, las que son ‚nuevas cada mañana‛ (Lamentaciones 3:23). La idea es la de un pastor que hace la cuenta de su rebaño cada mañana, para saber si están todas las ovejas. (Cocceius.) 19. ‚¿Hasta cuándo no quitarás (como guarda celoso) los ojos de mí (así el hebreo, ‚harás irse de mí‛)? ‚Hasta que trague la saliva;‛ lit., el ratito que necesite para tragar la saliva. Un proverbio árabe, como el nuestro: hasta que tome aliento. 20. ‚Pequé (reconozco); pero ¿qué pecado puedo hacer contra (35:6) ti (de tal naturaleza, para que me vigiles y me quites todas mis fuerzas, como si me temieras?) Con todo tú eres aquel que siempre tienes de vista a los hombres, siempre los vigilas)—Oh Guarda (v. 12; Daniel 9:14), no como la Versión Inglesa, oh Preservador (Gesenius) de los hombres.‛ Job había soportado con paciencia las pruebas como enviadas de Dios (1:21; 2:10); pero es que su razón no puede reconciliar la continuación incesante de sus dolores mentales y físicos con sus ideas de la naturaleza divina. me has puesto contrario a ti—¿Por qué me has hecho el punto de ataque? es decir, acometiéndome de continuo con nuevos dolores. (Umbreit.) (Lamentaciones 3:12). 21. Porque ahora—muy pronto. de mañana—No en la resurrección; porque entonces Job será hallado. Es la figura de uno [PAG. 399] que busca al enfermo en la mañana, para encontrarse con que ha muerto durante la noche. Infiere Job que, si Dios no acude en su socorro en seguida, será demasiado tarde, pues ya se habrá ido. La razón por qué Dios no da el sentido inmediato del perdón para desperter a los pecadores, es porque creen tener derecho a ello de parte de Dios. CAPITULO 8 SERIE PRIMERA.—PRIMER DISCURSO DE BILDAD, MAS SERVERO Y TOSCO QUE EL DE ELIFAZ EL DISCURSO DE BILDAD. 2. como un viento fuerte—que hace caso omiso de restricciones, y desafiando a Dios. 3. La repetición de pervertirá da un énfasis que irrita a Job (34:12). ‚¿Quisieras que Dios (como tus palabras insinúan) pervirtiese el juicio,‛ dejando sin castigar tus pecados? El asume la culpabilidad de Job a causa de los padecimientos de él. 4. Si—más bien: ‚Puesto que tus hijos han pecado contra él y (puesto que) los has echado por (en el hebreo, por la mano de) sus transgresiones, (con todo) si buscaras a Dios < si fueras limpio.< cierto (aun) ahora se despertaría para ti‛. Umbreit traduce: ‚Por cuanto tus hijos.< él los echó < en (la mano de) su propio pecado (o culpa).‛ Bildad expresa la justicia de Dios, la cual Job había increpado. Tus hijos han pecado, Dios los deja para la consecuencia de su pecado. Palabras muy punzantes al corazón de un padre enlutado. 5. de mañana buscares—Temprano. Lo hicieres el primer cuidado (Salmo 78:34; Oseas 5:15; Isaías 26:9; Proverbios 8:17; 13:24). 6. ‚Sobre ti,‛ eso es, ‚en tu socorro.‛ Dios parecía dormido para con el afligido (Salmo 35:23; 7:6; Isaías 51:9). hará próspera—Restaurará a prosperidad tu (su) justa habitación. Bildad presume que ha sido hasta ahora morada de culpabilidad. 7. tu principio—El principio de tu nueva felicidad después de la restauración. tu postrimería—(42:12; Proverbios 23:18). 8, 9. Los sabios de la antigüedad alcanzaban una edad más larga que la de los de la época de Job (Nota, 42:16); y por tanto podían dar un testimonio de una experiencia más plena. de ayer—eso es, de una raza reciente. No sabermos nada en comparación con ellos, a causa de la brevedad de nuestras vidas. Así Jacob también (Génesis 47:9). El conocimiento pues consistía en la observación, incorporada en proverbios poéticos, y transmitida por la tradición. La longevidad daba oportunidad para observación más amplia. sombra—(Salmo 144:4; 1 Crónicas 29:15). 10. te enseñarán—Había dicho (6:24): ‚enseñadme.‛ Bildad, pues, dice: Puesto que deseas enseñanza, inquiere de los padres, ellos te enseñarán. sacarán palabras—más que el mero hablar: ‚pronunciar palabras bien consideradas.‛ de su corazón—De la observación y meditación de ellos. No meramente, de la boca de ellos; tal como Bildad insinúa eran las palabras de Job. Los vers. 11–13 incorporan en forma poética y sentenciosa (probablemente el fragmento de un poema antiguo) la observación de los ancianos. El doble punto de comparación el impío y el papiro (‚hierba‛) es: (1) La prosperidad frondosa primero, y (2) La destrucción repentina. 11. el junco—Más bien la caña del papel: el papiro de Egipto, que se usa para fabricar ropa, zapatos, canastas botes y papel (palabra de él derivada). El papiro y el gradíolo o junco crecen sólo en lugares pantanosos (como a lo largo del Nilo). Así el impío florece sólo de la prosperidad externa; no hay en el hipócrita estabilidad interna alguna; su prosperidad es como el rápido crecimiento de las plantas acuáticas . 12. no será cortado—Antes de madurarse, de estar listo para la guadaña; se marachita más pronto que cualquier otra hierba, porque no tiene en sí poder sustentador alguno, una vez acabada la humedad, la que otras plantas no necesitan en igual cantidad. Así la ruina llega a los impíos en el clímax de la prosperidad, más de repente que a los que parecen estar menos firmes en su posesión. (Umbreit.) (Salmo 112:10) 13. caminos—(Proverbios 1:19.) los que olvidan a Dios—El rasgo distintivo de los impíos (Salmo 9:17; 50:22). 14. cortada—Así Gesenius. O conforme a la metáfora de la casa de la araña, ‚La confianza (sobre la que edifica) será echada en ruinas‛ (Isaías 59:5, 6). 15. Atendráse a ella—

×