Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Falconeris.blogspot.com   : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                 ROMANO...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                      ...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                     ...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                      ...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                     ...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                     ...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                      ...
Falconeris.blogspot.com   : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                       ...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                      ...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                      ...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                     ...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                     ...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                      ...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                     ...
Falconeris.blogspot.com   : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                       ...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                      ...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                     ...
Falconeris.blogspot.com   : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                       ...
Falconeris.blogspot.com     : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                     ...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                      ...
Falconeris.blogspot.com   : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                       ...
Falconeris.blogspot.com    : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS:

                                      ...
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Epistolas Paulinas   Romanos   Galatas
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Epistolas Paulinas Romanos Galatas

10,383 views

Published on

Published in: Travel, News & Politics
  • Be the first to comment

Epistolas Paulinas Romanos Galatas

  1. 1. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS COMENTARIO EXEGETICO Y EXPLICATIVO DE LA BIBLIA TOMO II: EL NUEVO TESTAMENTO POR Roberto Jamieson A. R. Fausset David Brown
  2. 2. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS [PAG. 300] LA EPISTOLA DEL APOSTOL PABLO A LOS ROMANOS INTRODUCCION LA AUTENTICIDAD de la Epístola a los Romanos nunca fué puesta en duda. Goza del testimonio no interrumpido de toda la antigüedad, hasta Clemente, uno de los colaboradores del apóstol ‚cuyos nombres están en el libro de la vida‛ (Filipenses 4:3), el cual la cita en su indubitable Epístola a los Corintios, escrita hacia los fines del siglo primero. Las investigaciones más escudriñadoras de la crítica moderna la handejado intacta. Cuándo y dónde fué redactada la Epístola tenemos los medios de determinar con grande precisión, de la Epístola misma al ser cotejada con los Hechos de los Apóstoles. Hasta la fecha de su redacción el Apóstol nunca había estado en Roma (cap. 1:11, 13, 15). El estaba entonces en vísperas de su visita a Jerusalén, a donde llevaría subsidios a los cristianos pobres, de parte de las iglesias de Macedonia y Acaya, después de la cual pensaba hacer una visita a Roma de paso para España (Hechos 15:23–28). Bien, este socorro sabemos que lo llevó consigo desde Corinto, al fin de su tercera visita a dicha ciudad, que había durado tres meses (Hechos 20:2, 3; 24:17). En esta ocasión le acompañaban desde Corinto ciertas personas, cuyos nombres nos ha dado el historiador de los Hechos (Hechos 20:4), y cuatro de éstos están mencionados en nuestra Epístola como acompañantes del apóstol cuando la escribió: Timoteo, Sosipater, Gayo, y Erasto (cap. 16:21, 23). De estos cuatro, el tercero, Gayo, era habitante de Corinto (1 Corintios 1:14), y el cuarto, Erasto, era ‚tesorero de la ciudad‛ (cap. 16:23), la que apenas se puede tener por otra que Corinto. Finalmente, Febe, quien aparentemente fué la portadora de esta Epístola, era diaconisa de la iglesia de Cencreas, el puerto oriental de Corinto (cap. 16:1). Juntando estos datos, es imposible resistir al convencimiento, en el que concuerdan todos los críticos, de que Corinto era el sitio de donde fué escrita la Epístola, y de que fué despachada hacia fines de la visita arriba mencionada, probablemente a principios de la primavera del año 58. El FUNDADOR de esta célebre iglesia es desconocido. El que debiera su origen al apóstol Pedro, y que él fuera su primer obispo, aunque lo pretende una antigua tradición y lo enseña la iglesia de Roma como un hecho indubitable, está refutado por la más clara evidencia y es idea abandonada también por romanistas sinceros. En tal suposición, ¿cómo hemos de explicar el que circunstancia tan importante la pase en silencio el historiador de los Hechos, no sólo en la narración de las labores de Pedro, sino también en la de la llegada de Pablo a la Metrópoli, y en la de la deputación de ‚hermanos‛ romanos que fueron hasta la plaza de Apio y Las Tres Tabernas al encuentro de él, y en la de sus dos años de labores en Roma? ¿Y cómo, consecuentemente con su principio declarado de no edificar sobre fundamento ajeno (cap. 15:20), podía él expresar su ardiente deseo de ir hasta ellos, para tener algún fruto entre ellos también, así como entre otros gentiles (cap. 1:13), si todo el tiempo sabía que ellos tenían por padre espiritual al apóstol de la circuncisión? ¿Y cómo, en aquel supuesto, es que no hay salutaciones para Pedro entre las muchas que hay en esta Epístola? O si se puede pensar que se sabía que Pedro estaba en otra parte en aquel tiempo dado, ¿cómo es que en todas las epístolas que nuestro apóstol escribió después desde Roma no aparece ni una sola alusión a tal origen de la Iglesia Romana? Las mismas consideraciones parecerían probar que esta iglesia no debía su origen a ningún obrero cristiano prominente; y esto nos trae a la muy debatida cuestión: ¿Para QUE CLASE de cristianos fué destinada principalmente: judaicos o gentiles? Que residía en Roma a esta sazón gran número de judíos y de prosélitos judaicos, es bien sabido por todos los conocedores de los escritores clasicos y judíos de aquel tiempo y de periodos subsecuentes inmediatos; y que los que de ellos estuvieron en Jerusalén el día de Pentecostés (Hechos 2:10), y probablemente formaron parte de los tres mil en aquel día convertidos, llevarían consigo a su regreso a Roma las buenas nuevas, no puede haber duda. Ni faltan indicaciones de que algunos de los incluídos en las salutaciones de esta Epístola ya eran cristianos de larga actuación, si bien no eran de los primeros convertidos a la fe cristiana. Aun otros que habían conocido al apóstol en otra parte y que, si no le debían a él su primer conocimiento de Cristo, probablemente habían sido objeto de sus ministraciones, parecen haberse encargado del deber de alentar y consolidar la obra del Señor en la capital. Así que no es improbable que hasta la fecha de la llegada del apóstol la comunidad cristiana de Roma dependiera de agentes subordinados para el aumento de sus miembros, ayudada por las visitas ocasionales de predicadores determinados [PAG. 301] de las provincias; y acaso se puede conjeturar, por las salutaciones del último capítulo, que hasta aquel entonces estaba la iglesia en una condición menos organizada, pero no en una condición menos floreciente que algunas de las demás iglesias a las que el apóstol ya había dirigido sus epístolas. Cierto es que el apóstol les escribe expresamente como a iglesia gentílica (cap, 1:13, 15; 15:15, 16); y aunque está claro que había cristianos judíos entre ellos, y todo el argumento presupone un íntimo conocimiento de parte de los lectores de los principios destacados del Antiguo
  3. 3. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS Testamento, esto fácilmente se explicará suponiendo que la mayor parte de ellos, antes de conocer al Señor, habían sido gentiles prosélitos de la fe judaica y habían entrado al círculo de la iglesia cristiana por la puerta de la antigua dispensación. Resta solamente hablar brevemente del PLAN y del CARACTER de esta epístola. De todas las Epístolas que sin duda alguna fueron escritas por nuestro apóstol, ésta es la más completa, y al mismo tiempo la más brillante. Tiene tanto en común con un tratado teológico, como posee el calor y la familiaridad de una carta verdadera. Refiriéndonos a los encabezamientos que hemos puesto a las secciones sucesivas, para exhibir mejor el progreso del argumento y la interrelación de sus varios puntos, aquí solamente notamos que su primer gran tema es lo que se puede denominar la relación legal del hombre para con Dios, como violador de su santa ley, esté ella meramente escrita en el corazón, como en el caso del pagano, o sea conocida además, como en el caso del Pueblo Escogido, por la revelación externa; luego trata de la relación legal como completamente revocada por medio de una conexión de fe en el Señor Jesucristo; y su tercero y último tema grande es la vida nueva, que acompaña a este cambio de relaciones que envuelve a la vez una bienaventuranza y una consagración a Dios que, rudimentariamente completas ya, se abrirán en el mundo futuro para gozar de una comunión inmediata e inmarcesible con Dios. La influencia de estas maravillosas verdades en la condición y el destino del Pueblo Escogido, punto que trata el apóstol a continuación, aunque no parezca la aplicación práctica de ellas a sus parientes según la carne, es en ciertos respectos la parte más profunda y más difícil de toda la Epistola, la cual nos lleva directamente a las eternas fuentes de la Gracia para el culpable, en el soberano amor e inescrutables propósitos de Dios; después de lo cual, con todo, se retorna a la plataforma histórica de la iglesia visible, en el llamamiento de los gentiles, la preservación del fiel remanente israelita en medio de la incredulidad general y la caída de las naciones, y el restablecimiento final de Israel para constituir, junto con los gentiles en el postrer día, una iglesia universal de Dios sobre la tierra. El resto de la Epístola se dedica a varios temas prácticos, concluyendo con salutaciones y expresiones sugestivas de un corazón bueno. CAPITULO 1 INTRODUCCION (vv. 1–17). 1. Pablo—(Véase nota, Hechos 13:9.) siervo de Jesucristo—La palabra aquí traducida ‚siervo‛ significa ‚esclavo‛, uno que está sujeto a la voluntad de otro y completamente a la disposición del mismo. En este sentido se aplica a los discípulos de Cristo en general (1 Corintios 7:21–23), así como en el Antiguo Testamento se aplica a todo el pueblo de Dios (Isaías 66:14). Pero además de esto, como los profetas y los reyes de Israel eran oficialmente ‚los siervos del Señor‛ (Josué 1:1; Salmo 18, título), los apóstoles se llamaban a sí mismos, en este sentido oficial, ‚los siervos de Cristo‛ (como aquí, y en Filipenses 1:1; Santiago 1:1; 2 Pedro 1:1; Judas 1), para expresar una absoluta sujeción y consagración al Señor Jesús las cuales nunca hubieran mostrado a criatura alguna. (Véase Nota, v. 7, Juan 5:22, 23). llamado a ser apóstol—cuando primero ‚vió al Señor‛; la condición indispensable para el apostolado. Véanse notas, Hechos 9:5; 22:14; 1 Corintios 9:1. apartado para [la predicación de] el evangelio—ni tan tarde como cuando ‚el Espíritu dijo: Separadme a Bernabé y a Saulo‛ (Hechos 13:2), ni tan temprano como cuando ‚le apartó desde el vientre de su madre‛ (Gálatas 1:15). Fué llamado en el mismo momento a la fe y al apostolado de Cristo (Hechos 26:16–18). de Dios—Es decir, el evangelio del cual Dios es el glorioso Autor. Así el cap. 15:16; 1 Tesalonicenses 2:2, 8, 9; 1 Pedro 4:17. 2. Que él había antes prometido … en las santas Escrituras—Aunque la iglesia romana era gentil de nacionalidad (véase nota, v. 13), sin embargo, consistía mayormente en prosélitos de la fe judaica (véase Introducción). Aquí se les recuerda que al abrazar a Cristo, no habían arrojado de sí a Moisés y a los profetas, sino que se habían entregado más completamente a ellos (Hechos 13:32, 33). 3, 4. Acerca de su Hijo … Jesucristo Señor nuestro—la gran carga de este ‚Evangelio de Dios.‛ hecho de la simiente de David—como ‚de conformidad con las Santas Escrituras‛ fué menester que lo fuese. (Véase nota, Mateo 1:1.) según la carne—Es decir en su naturaleza humana (comp. cap. 9:5, y Juan 1:14, quedando entendido, por cierto, que tenía otra naturaleza, de la que el apóstol en seguida habla. fué declarado—lit., ‚señalado,‛ ‚definido,‛ ‚determinado,‛ esto es, ‚demostrado‛ o ‚probado.‛ Hijo de Dios—Nótese cuán estudiosamente el lenguaje cambia aquí. ‚Fue hecho (dice el apóstol) de la simiente de David, según la carne;‛ pero no fué hecho, sino solamente ‚declarado (o comprobado) ser Hijo de Dios.‛ Como vemos en Juan 1:1, 14: ‚En el principio era el Verbo < y el Verbo fué hecho carne;‛ y en Isaías 9:6: Un niño nos es nacido, hijo nos es dado.‛ Así que la filiación de Cristo con respecto a Dios no es en el sentido correcto una relación que se originó al nacer Cristo, [PAG. 302] como algunos, que en otros respectos son ortodoxos, la conciben. Por su nacimiento en la carne, aquella filiación que era esencial e increada, meramente floreció en manifestación palpable. (Véanse notas, Lucas 1:35; Hechos 13:32, 33.) con potencia—Esta frase puede ser que vaya unida a la anterior,‛ ‚fué declarado,‛ siendo el sentido: ‚declarado poderosamente‛ [Lutero, Beza, Bengel, Fritzsche, Alford, etc.]; o (como creemos más correctamente) unida a ‚Hijo de Dios,‛ y entonces el sentido es: ‚Fué declarado Hijo de Dios en posesión
  4. 4. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS de aquella potencia que le pertenecía como el unigénito del Padre, ya no ataviado como en los días de su carne, sino manifestando gloriosamente su potencia en su resurrección de entre los muertos la cual de allí en adelante se manifestaría en nuestra propia naturaleza.‛ [La Vulgata, Calvino, Hodge, Philippi, Mehring, etc.] según el espíritu de santidad— Si ‚según la carne‛ significa aquí ‚en su naturaleza humana,‛ esta expresión no común debe significar ‚en su otra naturaleza,‛ la que ya hemos visto que es la ‚de Hijo de Dios:‛ una naturaleza eterna, increada. Aquí esta naturaleza es denominada el ‚espíritu,‛ como una naturaleza impalpable e inmaterial (Juan 4:24), y se llama también ‚el espíritu de santidad,‛ probablemente en contraste absoluto con aquella ‚semejanza de la carne de pecado‛ que él asumió. Uno querrá preguntarse por qué, si éste es el sentido, no está expresado en forma más sencilla. Pero si el apóstol hubiese dicho: ‚Fué declarado ser Hijo de Dios según el Espíritu Santo,‛ el lector hubiera pensado que él quería decir la tercera Persona de la Trinidad. Y parece que a fin de evitar precisamente esta comprensión errónea, usó la expresión rara de ‚espíritu de santidad.‛ 5. Por el cual [como medio ordenado] recibimos la gracia (toda la ‚gracia que trae salvación‛) y el apostolado—Para la propagación de dicha gracia, y para la constitución, de cuantos la recibiesen, en iglesias de discipulado visible. (Preferimos distinguir entre las dos cosas, y no tenerlas, como algunos buenos intérpretes, por una sola expresión: ‚la gracia del apostolado.‛) para la obediencia de la fe—Es decir, para que los hombres se sometan a la creencia del mensaje salvador de Dios, lo cual es el más perfecto tipo de obediencia. en su nombre—mejor, ‚por su nombre:‛ para que él sea glorificado. 6. Entre las cuales sois también—Esto es, junto con los demás; porque el apóstol no atribuye nada especial a la iglesia de Roma (véase 1 Corintios 14:36). [Bengel.] Llamados—(véase nota, cap. 8:30.) de Jesucristo—Es decir, llamados ‚por él‛ (Juan 5:25), o los llamados ‚pertenecientes a él:‛ ‚los llamados de Cristo.‛ Acaso este último sentido es el mejor apoyado, pero uno apenas sabe cuál preferir. [La forma sustantival de ‚llamados‛ y la omisión de la preposición ‚por‛ en el griego requieren la segunda interpretación. Véase el ejemplo idéntico, ‚amados de Dios.‛ v. 7. Nota del Trad.] amados de Dios—(Véase Deuteronomio 33:12; Colosenses 3:12.) Gracia—(véase Nota, Juan 1:14.) y paz—La paz que Cristo hizo por la sangre de su cruz (Colosenses 1:20), y que refleja en el seno del creyente ‚la paz de Dios, que sobrepuja todo entendimiento (Refiérase Filipenses 4:7) de Dios nuestro Padre, y del Señor Jesucristo—‚Nada habla más decisivamente a favor de la divinidad de Cristo que está yuxtaposición de Cristo con el eterno Dios, que se haya en todo el lenguaje de la Escritura, así como la derivación de influencias puramente divinas de parte de él. No se puede colocar el nombre de ningún hombre al lado del Todopoderoso. Aquel solo, en el cual el Verbo del Padre, quien es el mismo Dios, fué hecho carne, puede ser nombrado al lado de él; pues se ordena a los hombres que le honren a él, así como honran al Padre (Juan 5:23). [Olshausen.] 8. vuestra fe es predicada en todo el mundo—Esto era bien posible por medio de las frecuentes visitas hechas a la capital desde todas las provincias; y el apóstol, conocedor de la influencia que estos ejercerían en otros, así como la bienaventuranza que ellos mismos poseían, gracias da por semejante fe ‚a su Dios por Jesucristo,‛ la fuente, según su teología de la fe, de toda gracia en los hombres. 9. testigo me es Dios, al cual sirvo [en ministración religiosa] en mi espíritu—[en lo más íntimo de mi alma] en el evangelio de su Hijo [al que estaban consagradas toda la vida y actividad religiosas de Pablo], que sin cesar me acuerdo de vosotros en mis oraciones— Lo mismo por los efesios (Efesios 1:15, 16), y por los Filipenses (Filipenses 1:3, 4); y por los Colosenses (Colosenses 1:3, 4); y por los Tesalonicenses (1 Tesalonicenses 1:2, 3). ¡Qué amor más universal, qué espiritualidad más comprensiva, qué devoción más apasionada a la gloria de Cristo entre los hombres! 10. Rogando, si al fin algún tiempo haya de tener, por la voluntad de Dios, próspero viaje para ir a vosotros—Pablo había anhelado desde hacía mucho tiempo visitar la capital, pero se había encontrado con un número de impedimentos providenciales (v. 13; cap. 15:22; y véase nota Hechos 19:21; 23:11; 28:15); de modo que casi un cuarto de siglo pasó, después de su conversión, antes que se realizara su deseo, y eso solamente como ‚preso de Jesucristo.‛ Sabiendo pues que todo su futuro estaba en las manos de Dios, continúa orando siempre para que sean quitados los obstáculos que impedían una feliz y próspera reunión. 11, 12. Porque os deseo ver, para repartir con vosotros algún don espiritual—No algún don sobrenatural, como lo comprueba la frase que sigue (véase nota, 1 Corintios 1:7). para ser juntamente consolado con vosotros por la común fe vuestra y juntamente mía—No deseando ‚señorearse de la fe de ellos,‛ sino ser más bien ‚ayudante del gozo de ellos,‛ el apóstol corrige sus expresiones anteriores: mi deseo es de instruiros y haceros bien; esto es, que nos instruyamos y nos hagamos bien mutuamente; pues, al dar, yo también recibiré [Jowett.] ‚Ni es insincero al hablar así, porque no hay ninguno en la iglesia de Cristo tan pobre que no nos pueda impartir algo de valor; es sólo nuestra malignidad y nuestro orgullo lo que nos impide sacar algún fruto de cualquier fuente.‛ [Calvino.] ¡Cuán ‚marcadamente diferente es el estilo apostólico del estilo de la corte de la Roma Papal‛! [Bengel.] 13. muchas veces me he propuesto ir a vosotros … he sido estorbado—Principalmente por su deseo de ir primero a los lugares donde Cristo era desconocido (cap. 15:20–24). para tener también entre vosotros algún fruto [de mi ministerio] como entre los demás Gentiles—El origen gentílico de la iglesia Romana está aquí aseverado tan explícitamente, que los que concluyen, meramente por el tono judaico del argumento, que en ella predominaba el elemento israelita, lo [PAG.
  5. 5. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS 303] hacen en oposición al apóstol mismo. (Pero véase la Introducción a esta Epístola.) 14, 15. A Griegos [los instruídos]
  6. 6. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS y a bárbaros [los iletrados] < soy deudor. Así que, cuanto a mí, presto estoy a anunciar el evangelio también a vosotros que estáis en Roma—Se siente bajo la obligación ineludible de llevar el evangelio a todas las clases de la humanidad, adaptado como era a todos y ordenado para todos (1 Corintios 9:16). 16. Porque no me avergüenzo del evangelio—Este lenguaje indica que era menester tener bastante coraje para llevar a Roma, ‚la Señora del mundo‛, lo que era ‚a los judíos un tropiezo y a los griegos insensatez.‛ Pero su gloria inherente por ser el mensaje vivificador de Dios para el mundo moribundo, tanto le llenaba el alma que, como su bendito Maestro, él también ‚menospreció la vergüenza.‛ por que es potencia de Dios para salud [salvación] a todo aquel que cree—En éste y el siguiente versículo el apóstol anuncia el gran tema del argumento que sigue: LA SALVACION, la imprescindible necesidad de la perdida humanidad revelada en el mensaje evangélico; mensaje que es reconocido y honrado de tal manera por Dios que lleve en sí, al ser proclamado, el mismo poder de Dios para salvar a toda alma que lo recibe, así griego como bárbaro, así sabio como ignorante. 17. Porque en él [el evangelio] la justicia de Dios se descubre—Es decir (como lo demuestra todo el argumento de la epístola), la justicia justificadora de Dios. de fe en fe—una frase difícil. La mayoría de los intérpretes (juzgando del sentido de otras frases similares que se hallan en otras partes) la entienden como ‚de un grado de fe a otro.‛ Pero esto concuerda mal con el designio del apóstol, el que nada tiene que ver con grados progresivos de la fe, sino solamente con la fe misma como la manera ordenada para recibir la ‚justicia‛ que es de Dios. Por tanto preferimos entenderla así: ‚La justicia de Dios es revelada, en el mensaje evangélico de (o por) fe, a (o para) fe,‛ esto es, ‚a fin de que sea por la fe recibida,‛ [Así creen substancialmente, Melville, Meyer, Stuart, Bloomfield, etc.] como está escrito [Habacuc 2:4]: Mas el justo vivirá por la fe—Esta máxima del Antiguo Testamento se cita tres veces en el Nuevo Testamento: aquí, en Gálatas 3:11 y en Hebreos 10:38, lo que demuestra que el camino evangélico de ‚vida por la fe,‛ lejos de anular el método antiguo sólo era una continuación del mismo. En cuanto a los versículos anteriores, nótese (1) ¡Qué manera de personas deben ser los ministros de Cristo, según la norma aquí establecida: absolutamente sujetos y oficialmente dedicados al Señor Jesús; separados para el evangelio de Dios que contempla la subyugación de todas las naciones a la fe de Cristo: deudores a todas las clases, a los eruditos y a los rudos, para llevar el evangelio asimismo a todos, haciendo desaparecer toda vergüenza en la presencia de aquéllos, así como todo orgullo delante de éstos, por la gloria que ellos sienten en su mensaje; suspirando por todas las iglesias fieles, sin enseñorearse de ellas, sino gozándose de la prosperidad de ellas, y hallando refrigerio y fortaleza en la comunión con ellas! (2) Los rasgos peculiares del evangelio aquí destacados debieran ser estudiados fielmente por todos los que lo predican, y debieran guiar los puntos de vista y el discernimiento de todos los que tienen el privilegio de escucharlo regularmente: así entenderán que ‚el Evangelio de Dios‛ es un mensaje del cielo, pero no absolutamente nuevo, antes al contrario, sólo el cumplimiento de la promesa del Antiguo Testamento; que no sólo es Cristo el gran tema de él, sino que lo es en la misma naturaleza de Dios como Hijo suyo propio, y en la naturaleza de los hombres como participante de ellos: el Hijo de Dios que ahora ha resucitado con poder y ha sido investido de la autoridad para dispensar toda gracia a los hombres y todos los dones para el establecimiento y la edificación de la iglesia: Cristo la justicia proveída por Dios para la justificación de todos los que creen en su nombre; y que en este glorioso evangelio, cuando se predica como tal, reside el mismo poder de Dios para salvar al judío así como al gentil que lo acepte. (3) Que, mientras que Cristo ha de ser considerado como el conducto ordenado de toda gracia de Dios a los hombres (v. 8), nadie se imagine que la propia divinidad de él sea en ningún respecto comprometida por este arreglo, puesto que está él expresamente asociado con ‚Dios el Padre,‛ en la oración (v. 7) porque la ‚gracia y paz‛ (inclusive todas las bendiciones espirituales) reposen sobre esta iglesia de Roma. (4) Mientras que esta epístola enseña, de conformidad con la enseñanza de nuestro Señor mismo, que toda la salvación depende de la fe, esto es sólo una verdad a medias, y sin duda dará aliento a la autojustificación, si se desasocia con otro rasgo de la misma verdad aquí explícitamente enseñado, a saber, que esta fe es el propio don de Dios, por lo cual conformemente, en el caso de los creyentes romanos, él ‚da gracias a su Dios por Jesucristo‛ (v. 8). (5) La comunión cristiana, así como toda comunión verdadera, es un beneficio mutuo, y como no es posible que ni los más eminentes santos y siervos del Señor impartan refrigerio o provecho alguno al más indigno de sus hermanos sin experimentar una rica recompensa dentro de ellos mismos, así exactamente en proporción a su humildad y su amor sentirán ellos su necesidad de la comunión cristiana y se gozarán en ella. POR QUE ESTA GRACIA PROVISTA DIVINAMENTE HACE FALTA A TODOS LOS HOMBRES (v. 18). 18. Porque manifiesta es la ira de Dios del cielo—Su santo desagrado y su justa venganza contra el pecado ‚están revelados‛ en la conciencia de los hombres, y atestiguados por innumerables evidencias externas de un gobierno moral. contra toda impiedad—Es decir contra toda su irreligiosidad, que significa el vivir sin estar conscientes de la existencia de Dios, y sin tener los debidos sentimientos para con él. e injusticia de los hombres—todas sus desviaciones de la rectitud moral en el corazón, el habla y la conducta. (Así deben ser distinguidos estos términos cuando se usan juntos, aunque, estando solos, cualquiera de ellos puede incluir el otro.)
  7. 7. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS ESTA IRA DE DIOS, REVELADA CONTRA TODA INIQUIDAD, SE CIERNE SOBRE TODO EL MUNDO PAGANO. (vv. 18–32). 18. que detienen la verdad con injusticia—El apóstol, aunque empezó este versículo con el propósito de incluir a todos los hombres en general, se limita en la última parte del mismo a una sola de las dos grandes divisiones de la humanidad, a quien quería aplicarla, entrando así suavemente a su argumento. Pero antes de enumerar las iniquidades [PAG. 304] de ellos, vuelve al origen de les mismas: el tratar de sofocar la luz que aun les quedaba. Como las tinieblas les ensombrecen la mente, así la impotencia toma posesión del corazón, cuando la ‚voz apacible‛ de la conciencia primero es desoída, luego contrariada, y por fin sistemáticamente queda adormecida. Así pues, ‚la verdad‛ que Dios dejó con el hombre y en el hombre, en vez de tener libre espacio para desarrollarse, en este caso es obstruida (comp. Mateo 6:22, 23; Efesios 4:17, 18). 19. Porque lo que de Dios se conoce, a ellos es manifiesto; porque Dios se lo manifestó—En el siguiente versículo el apóstol explica el significado de esta aseveración. 20. las cosas invisibles de él … se echan de ver—es decir la mente contempla con claridad lo que el ojo no puede discernir. su eterna potencia y divinidad—Ve que hay un Eterno Poder, y que éste no es la mera fuerza ciega, ni el panteísta ‚espíritu de Natura,‛ sino el poder de la Divinidad viviente. siendo entendidas por las cosas que son hechas—Así que la creación externa no es la progenitora, sino la intérprete de nuestra fe en Dios. Dicha fe tiene su origen primordial dentro de nosotros mismos (v. 19); pero viene a ser una convicción inteligible y articulada sólo por medio de lo que observamos en nuestro derredor (‚por las cosas que son hechas,‛ v. 20). En esta forma, la revelación interna y la externa de Dios se complementan la una con la otra, y ambas producen la convicción universal e inmutable de que Dios existe. (Con esta notable declaración apostólica están de acuerdo las más recientes conclusiones hechas por los más profundos estudiantes especulativos del Teísmo.) de modo que son inexcusables—Siendo toda su depravación un alejamiento voluntario de la verdad así tan brillantemente revelada al espíritu no sofisticado. 21. Porque habiendo conocido a Dios—[esto es, mientras aun retenían algún conocimiento real de él, y antes de que se hundieran hasta la condición que se describe en seguida] no le glorificaron como a Dios, ni dieron gracias—Ni le rindieron la adoración que le era debida, ni le mostraron la gratitud que su beneficencia demandaba—antes se desvanecieron [comp. Jeremías 2:5] en sus discursos—en sus pensamientos, especulaciones, acerca de Dios: véase Mateo 15:19; Lucas 2:35; 1 Corintios 3:20, griego—y el necio [‚insensato,‛ ‚estúpido‛] corazón [esto es, todo el hombre interior] de ellos fué entenebrecido—¡Con cuanta erudición se traza aquí la degeneración progresiva del alma humana! 22, 23. Diciéndose [jactándose, pretendiendo] ser sabios, se hicieron fatuos—‚Es la naturaleza invariable de la idea errónea en la moral y la religión, que los hombres se jactan de haberla inventado y que la ensalzan por sabiduría.‛ Así como los paganos,‛ 1 Corintios 1:21. [Tholuck.] Y trocaron la gloria del Dios incorruptible en [o ‚por‛] semejanza de imagen de hombre corruptible—La alusión aquí es sin duda al culto griego, y puede ser que el apóstol tuviese presente aquellas exquisitas cinceladuras en forma humana que yacían tan profusamente en su derredor cuando él estaba en el Areópago y ‚miraba sus santuarios.‛ (véase nota, Hechos 17:29.) Pero como si aquélla no fuera degradación bastante profunda del Dios viviente, se encontró con una aún más baja. y de aves, y de animales de cuatro pies, y de serpientes—‚cuadrúpedos y reptiles‛ refiriéndose ahora al culto egipcio y oriental. Frente a estas declaraciones del descenso de la creencia religiosa del hombre, desde conceptos superiores del Ser Supremo hasta los más bajos y degradantes, hay expositores de esta misma Epístola (como Reiche y Jowett) que, no creyendo ni en la caída de la inocencia original, ni en las nobles huellas de aquella inocencia que permanecieron aun después de la caída y que fueron sólo gradualmente borradas por la violencia temeraria contra los dictados de la conciencia, sostienen que la historia religiosa del hombre ha sido siempre una lucha por ascender, desde las formas más bajas del culto a la naturaleza, propias de la niñez de la raza, hasta la que es más racional y espiritual. 24. Por lo cual también Dios [en justa retribución] los entregó—Este abandono divino del hombre está notablemente trazado en tres grados sucesivos, señalado cada paso con la misma palabra, que se traduce por ‚entregó‛ (v. 24; v. 26; y v. 28). ‚Como ellos desertaron de Dios, Dios a su vez los abandonó a ellos: no dándoles leyes divinas (esto es, sobrenaturales), y dejándolos que corrompiesen aun las que eran humanas; no enviándoles profetas, y permitiendo a los filósofos que siguiesen los mayores absurdos. Los dejó obrar según sus propias deseos, hasta que llegaron al grado más vil, de modo que los que no habían honrado a Dios se deshonraron a sí mismos.‛ [Grocio.] 25. Los cuales mudaron la verdad de Dios en mentira [es decir, la verdad tocante a Dios la cambiaron en mentira idolátrica] honrando y sirviendo a las criaturas antes que al Criador *‚Creador‛]—Pretendiendo meramente adorar al Creador por medio de la criatura, pronto llegaron a perder de vista al Creador en la criatura. ¡Cuán agravante es la culpa de la iglesia de Roma, que, bajo este fútil pretexto, hace desvergonzadamente aquello por lo cual aquí se condena a los paganos, y lo hace teniendo la luz que los paganos nunca tuvieron! el cual es bendito por los siglos. Amén—Con esta doxología el apóstol instintivamente alivia el sentido de horror que al escribir tales cosas se encendió en su pecho; ejemplo que debiera ser emulado por los que son llamados para condenar tal deshonra hecha al bendito Dios. 26, 27. Por esto Dios los entregó—Véase nota, v. 24. pues aun sus mujeres—Aquel sexo cuya sin par joya y adorno más hermoso es la
  8. 8. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS modestia, y que, perdida ésta, no sólo se vuelve más desvergonzado que el otro sexo, sino que ya vive solamente para
  9. 9. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS arrastrar al otro sexo hasta su nivel. mudaron el natural uso—Las prácticas aquí aludidas, abundantemente atestiguadas por los escritores clásicos, no pueden ser ilustradas más que con lo dicho, sin tocar aquellas cosas que ‚ni deben nombrarse entre nosotros, como conviene a los santos.‛ Pero nótese cómo el vicio mismo está aquí consumiéndose y gastándose. Cuando las pasiones, azotadas por la violenta y continuada indulgencia en los vicios naturales, se volvieron impotentes para dar el goce deseado, se aprovecharon de los estímulos artificiales para la práctica de vicios antinaturales y monstruosos. Cuán temprano estas cosas se desarrollaron plenamente en la historia del mundo, el caso de Sodoma lo revela patéticamente; y a causa de tales abominaciones, siglos después, la tierra de Canaán ‚vomité‛ a sus antiguos habitantes. Muchísimo tiempo antes que fuera escrito este capítulo, los lesbios y otros de la refinada Grecia estuvieron [PAG. 305] lozaneando en semejantes corrupciones; en cuanto a los romanos, Tácito, hablando del emperador Tiberio, nos dice que se tenían que inventar palabras nuevas para expresar las nuevas formas inventadas para estimular las pasiones debilitadas. ¡No es de extrañarse que, enferma y moribunda así como estaba esta pobre humanidad nuestra, bajo la más adelantada cultura terrenal, su universal clamor por el bálsamo de Galaad, y el llamado macedónico, ‚Pasa acá y ayúdanos,‛ conmoviera el corazón de los misioneros de la cruz, e hiciera que no se avergonzasen del Evangelio de Cristo! recibiendo en sí mismos la recompensa que convino a su extravío— Aludiendo a las muchas maneras físicas y morales en que, bajo el justo gobierno de Dios, el vicio se vengaba de sí mismo. 28–31. los entregó (véase nota, v. 24) < para hacer lo que no conviene—es decir, ‚lo indecoroso‛, ‚lo vergonzoso‛. aborrecedores de Dios—El vocablo comúnmente significa ‚aborrecidos de Dios,‛ sentido que algunos prefieren ya que expresa lo detestable que es el carácter de ellos delante de Dios (comp. Proverbios 22:14; Salmo 73:20). Pero el sentido activo de la palabra, adoptado en nuestra versión y por la mayoría de los expositores, si bien raro, concuerda mejor acaso con el contexto. 32. habiendo entendido [por la voz de la conciencia, cap. 2:14, 15] el juicio de Dios [la severa ley del proceder divino] que los que hacen tales cosas son dignos de muerte—Expresión usada aquí en su más amplio sentido conocido, como el clímax de la venganza divina contra el pecado: véase Hechos 28:4. no sólo las hacen—aquellas acciones que podrían haber hecho bajo la presión de la tentación y en el calor de la pasión. mas aun consienten *‚se complacen‛] a los que las hacen—Poniendo deliberadamente su sello de aprobación en tales acciones animando y aplaudiendo el hecho de que otros las hagan. Este es el punto culminante de las acusaciones del apóstol contra los paganos; y si las cosas llegan al clímax de su negrura, esta determinada y vergonzosa satisfacción, aparte de todos los efectos cegadores de la pasión presente, debe ser considerada como el rasgo más negro de la depravación humana. En cuanto a esta sección, nótese: (1) ‚La ira de Dios‛ contra el pecado tiene toda la terrible realidad de una ‚revelación del cielo‛, la cual resuena en la conciencia de los hombres al contemplar las miserias en que se hunden los impíos, y la venganza que el gobierno moral de Dios, tarde o temprano, enviará sobre todos los que lo violan; así que esta ‚ira de Dios‛ no se limita a los crímenes flagrantes, ni a las más crasas manifestaciones de la depravación humana, sino que ‚se revela‛ contra todas las violaciones de la ley divina de cualquier naturaleza: ‚contra toda impiedad‛, así como contra toda ‚injusticia de los hombres,‛ contra cualquier caso omiso que se haga de Dios en el transcurso de la vida, así como contra toda desviación de la rectitud moral; y por tanto, puesto que ningún hijo de Adán puede pretender que no haya practicado la ‚impiedad‛ ni la ‚injusticia,‛ se sigue que, aunque en diferentes grados, todo ser humano está implicado en el terrible alcance de ‚la ira de Dios‛ (v. 18). El apóstol coloca esta tremenda verdad a la cabeza de su argumento sobre la justificación por la fe, a fin de que sobre la base de la condenación universal pueda levantar el edificio de una libre salvación universal; ni puede el evangelio ser predicado ni aceptado, salvo en su carácter de buenas nuevas de salvación a los que están igualmente ‚perdidos‛. (2) No debemos engrandecer la revelación sobrenatural que a Dios plugo hacer de sí mismo, por medio de la familia de Abrahán, a la raza humana, en menoscabo de aquella revelación anterior y, en sí, lustrosa que Dios hizo a toda familia humana por medio de la misma naturaleza de ellos y la creación que los rodeaba. Sin esta revelación aquélla hubiera sido imposible y los que fueron favorecidos con la primera revelación se hallarán sin excusa si son sordos a la voz, y ciegos a la gloria de la segunda (vv. 19, 20). (3) La tercera oposición a la luz tiene una tendencia retributiva de entorpecer las percepciones morales y de debilitar la capacidad para entender y aprobar la verdad y la bondad; y de este modo se prepara el alma para entregarse, hasta un grado indeterminado, al error y al pecado (v. 21, etc.). (4) El orgullo de la sabiduría—el que es una evidencia convincente de la falta de ella—de suyo hace imposible la recepción de la misma (v. 22; y véase Mateo 11:25; 1 Corintios 3:18–20). (5) Así como la idolatría, aun en sus formas más plausibles, es el fruto de conceptos indignos de la divinidad, así sus efectos naturales son el viciar y rebajar aun más los conceptos religiosos; y no hay profundidades de degradación demasiado bajas y repugnantes para que las ideas humanas de la divinidad no se degeneren hasta ellas, si su temperamento natural y las circunstancias que les rodean son favorables a su desarrollo sin freno (vv. 23, 25). El apóstol estaba pensando en Grecia y en Egipto mientras redactaba esta descripción. Pero todos los paganismos del oriente en este día atestiguan la exactitud de ella, desde la idolatría más refinada de la India y la practicada en China, que es más simple y torpe, hasta
  10. 10. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS los infantiles rudimentos del culto a la naturaleza predominante entre los salvajes. ¡Ay! El cristianismo mismo ofrece
  11. 11. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS una ilustración melancólica de esta verdad; el constante uso de imágenes materiales en la iglesia de Roma y el carácter materialista y sensual de su culto entero (para no decir nada del servicio aun más ofensivo y estúpido de la iglesia griega), que adulteran las ideas religiosas de millones de cristianos nominales, rebajando todo el carácter y el tono moral del cristianismo así representado entre su inmenso gremio. (6) La corrupción invariablemente sigue a la degeneración religiosa. La grosería de la idolatría pagana está igualada solamente por el carácter repugnante y la extensión asombrosa de las inmoralidades que ella propagaba y consagraba (vv. 24, 26, 27). Y tan marcadamente se ve todo esto en el oriente hoy en día en todos sus rasgos esenciales, que (como dice Hodge) los misioneros muchas veces han sido acusados por los nativos de haber falsificado toda la última parte de este capítulo, pues no podían creer que fuese posible que se escribiera dieciocho siglos antes una descripción tan exacta de ellos mismos. Los reinos de Israel y de Judá dan una ilustración notable de la conexión inseparable entre la religión y la moral. Israel corrompió y rebajó el culto rendido a Jehová, y los pecados de que fueron acusados fueron mayormente de la clase más grosera incluyendo la intemperancia y la sensualidad. A [PAG. 306] Judá, que permaneció fiel al culto puro por largo tiempo, se le reprochó mayormente el formalismo y la hipocresía; y sólo cuando hubieron caído en la idolatría que practicaban sus vecinos idólatras, se hundieron en los vicios de ellos. ¿Y no se puede hacer una distinción similar entre las dos grandes divisiones del cristianismo, la papista y la protestante? Para hacer la prueba de esto, no debemos mirar al papismo, rodeado como está de la presencia y el poder del protestantismo e influído del mismo; ni al protestantismo bajo toda suerte de desventaja interna y externa. Pero examínese el romanismo desde el punto de vista de la libertad sin freno de que goza para desarrollar su verdadero carácter, a fin de ver si la impureza no contamina a la sociedad hasta el corazón, penetrando así a las clases más altas como a las más bajas; y luego que se mire al protestantismo desde este mismo punto de vista allá donde goza de las mismas ventajas para ver si no se distingue por su norma comparativamente alta de virtud social. (7) El tomar placer en lo que es pecaminoso y vicioso, por amor a lo mismo, y sabiendo que lo es, es el plano último y más bajo de la temeridad humana (v. 32). Pero (8) este conocimiento nunca quedó del todo apagado en el pecho del hombre. Mientras le quede el poder del raciocinio, todavía hay una voz apacible en el peor de los hombres, que protesta, en nombre de aquel Poder que la implantó, diciendo: ‚Que los que hacen tales cosas son dignos de muerte‛ (v. 32). CAPITULO 2 EL JUDIO BAJO LA MISMA CONDENACION QUE EL GENTIL. El apóstol, después de dirigirse a los de afuera, ahora vuelve a los que están dentro del gremio de la religión revelada, es decir, a los judíos, que se jactaban de su justicia, los cuales menospreciaban a los paganos considerándolos ajenos al pacto y excluídos del gremio de las misericordias de Dios, dentro del cual se creían seguros, por inconsecuentes, sin embargo, que fuesen sus vidas. ¡Ay! ¡Cuántos abrigan semejante creencia fatal, y tienen una actitud similar en la iglesia cristiana! 4. su benignidad te guía a arrepentimiento—es decir, se ha diseñado y adoptado para este fin. 5. atesoras para ti mismo ira para [en] el día de la ira—Es decir, la ira que te sobrevendrá en el día de la ira. ¡Qué idea más terrible está aquí expresada: que el pecador mismo está acumulando como si fuese un tesoro, una abundancia siempre creciente de ira divina, que le irrumpirá en ‚el día de la revelación del justo juicio de Dios‛! Y esto está dicho no de los temerarios, sino de los que se jactan de su pureza de fe y de vida. 7–10. A los que …—La substancia de estos versículos es que el juicio final se efectuará basándose en el carácter solamente. perseverando en bien hacer—véase Lucas 8:15: ‚Mas la que en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y llevan fruto en paciencia;‛ denotando el carácter duradero y progresivo de la vida nueva. Mas a los que son contenciosos, y no obedecen a la verdad—Indicando la resistencia aguda y determinada en contra del evangelio, la que observó con pena que fué practicada de parte de sus connacionales. Véase Hechos 13:44–46; 17:5, 13; 18:6, 12; y comp. 1 Tesalonicenses 2:15, 16. enojo e ira—en el pecho del Dios que venga el pecado. tribulación y angustia—o sea, el efecto de aquéllas en el pecador mismo. el Judío primeramente—El será el primero en la perdición, en caso de ser infiel; pero si obedece a la verdad, será el primero en la salvación (v. 10). 11, 12. Porque todos los que sin ley—esto es, sin la ventaja de una revelación positiva—pecaron— no ‚todos los que alguna vez hayan pecado,‛ sino ‚cuantos se hallen en pecado‛ en el juicio del gran día (como todo el contexto demuestra). sin ley también perecerán—exentos de la acusación de haberla rechazado o descuidado. los que en la ley pecaron—dentro del gremio de una positiva revelación escrita. 13–15. Porque no los oidores de la ley … mas los hacedores, etc.—Tocante a los judíos, en cuyos oídos la ley escrita continuamente resonaba, la condenación de cuantos de ellos sean pecadores en el último día, no envuelve dificultad alguna; pero aun con respecto a los paganos, que son extranjeros a la ley en su forma positiva y escrita—puesto que ellos demuestran cuán hondamente la ley está grabada en su naturaleza moral, y testifica dentro de ellos a favor de la justicia y en contra de la iniquidad, acusándolos o condenándolos según hayan violado u obedecido sus severos dictados—su condenación también por todo el pecado en que ellos viven y mueren, llevará su terrible eco en el propio corazón de ellos. acusándose y
  12. 12. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS también excusándose sus pensamientos—Tal vez haciendo ambas cosas por turnos. 16. En el día—Aquí se resume y se concluye la declaración incompleta del v. 12. que juzgará el Señor lo encubierto de los hombres—Se refiere especialmente a las insondables profundidades de hipocresía de los fariseos con que tuvo que tratar el apóstol. (Véase Eclesiastés 12:14; 1 Corintios 4:5.) conforme a mi evangelio—a mi enseñanza como predicador del Evangelio. 17–24.— He aquí—‚Pero si‛, es sin duda la lección correcta aquí. (Difiere en una sola letra de la lección del texto recibido. y el sentido es el mismo.) apruebas lo mejor—Variante: ‚pruebas las cosas que difieren.‛ Los dos sentidos son correctos, y en efecto aquél no es sino el resultado de éste. Véase nota, Filipenses 1:10. tienes la forma de la ciencia y de la verdad en la ley—no siendo dejados, como los paganos, a la vaga conjetura tocante a las cosas divinas, sino siendo favorecidos con una información definida y precisa desde el cielo. ¿Tú, que abominas los ídolos [como hicieron los judíos siempre desde su cautiverio, aunque los honraron antes] cometes sacrilegio?—no, como algunos intérpretes excelentes entienden, ‚¿saqueas templos?‛ sino más en general, como nosotros lo entendemos, ‚¿profanas las cosas santas?‛ (como en Mateo 21:12, 13, y de otras maneras). como está escrito—(Véase Isaías 52:5.) 25–29. Porque la circuncisión en verdad aprovecha—es decir, el que uno esté dentro del pacto del cual la circuncisión era el signo y el sello externos. mas si eres rebelde—es decir: ‚De otro modo, no eres mejor que el pagano incircunciso.‛ De manera que, si el incircunciso guardare … la ley—Se han dado, pensamos, dos interpretaciones erróneas a estas palabras: la primera es, que el caso aquí supuesto es un caso imposible, y se da solamente como ilustración [Haldane, Chalmers, Hodge]; la segunda, que se trata de los paganos que pueden agradar y agradan a Dios cuando obran, como lo [PAG. 307] han hecho y lo hacen, a la medida de la luz de la naturaleza [Grocio, Olshausen, etc.]. La primera interpretación, a nuestro juicio, es forzada; la segunda contraria a las enseñanzas propias del apóstol. Pero el caso aquí presentado, opinamos, es como aquel de Cornelio (Hechos 10) quien, habiendo estado fuera del gremio externo del pacto de Dios, había llegado al conocimiento de las verdades habidas en el pacto, y ahora manifiesta la gracia del pacto sin el sello del mismo, y da ejemplo del carácter y conducta de los hijos de Abrahán, aun cuando no son llamados por el nombre de Abrahán. De modo que, esto no es sino otra manera de anunciar que Dios estaba por demostrar la insuficiencia del mero distintivo del pacto abrahámico, llamando de entre los gentiles una simiente de Abrahán que nunca había recibido el sello de la circuncisión (véase nota, Gálatas 5:6); y esta interpretación está confirmada por todo lo que sigue. no es Judío el que lo es en manifiesto—En otras palabras, el nombre de ‚judío‛ y el rito de la ‚circuncisión‛ fueron designados como símbolos externos de una separación del mundo irreligioso e impío a una santa devoción de corazón y vida al Dios de la salvación. Donde se realiza este propósito, los signos son de significancia; pero cuando no, son peores que inútiles. Nótese: (1) Es una triste señal de depravación cuando todo lo que ha sido diseñado para ablandar el corazón, solamente lo endurece (v. 4, y comp. 2 Pedro 3:9; Eclesiastés 8:11). (2) No obstante las oportunidades religiosas desiguales que han sido dadas a los hombres y de la influencia misteriosa que ejercen las mismas en el carácter y el eterno destino de ellos, los grandes principios del juicio, de acuerdo con lo que corresponde a cada uno, serán aplicados a todos, y la perfecta justicia se verá reinar al través de todos los aspectos de la divina administración (vv. 11–16). (3) ‚La ley escrita en los corazones‛ (vv. 14, 15)—o sea, ‚la ética de la teología natural‛—se puede decir que es el único fundamento profundo en que descansa toda la religión revelada; y véase la nota del cap. 1:19, 20, donde tenemos lo que podemos llamar sus demás cimientos: la física y la metafísica de la teología natural. El testimonio de estos dos pasajes es al teólogo de valor inestimable, mientras que en el pecho de todo cristiano dócil despiertan ecos tan profundos que son inexpresablemente solemnes y preciosos. (4) Las profesiones religiosas hechas con arrogancia, agravan más las inconsecuencias de los que las hacen (vv. 17–24). Compárese 2 Samuel 12:14. (5) Por cuanto ningunos privilegios externos, ni el sello distintivo del discipulado, protegerá al impío de la ira de Dios, tampoco la falta de tales cosas excluyen del reino de Dios a aquellos que, sin tales privilegios y sellos, hayan experimentado el cambio en su corazón, simbolizado a propósito por los sellos del pacto de Dios. A los ojos del gran Escudriñador de corazones, el Juez de vivos y de muertos, la renovación del carácter en el corazón y la vida comprende todos los aspectos. En vista de esto, ¿no tienen necesidad aquellos discípulos bautizados y que toman la cena del Señor Jesús, que ‚profesan que conocen a Dios y con sus obras lo niegan‛, de temblar, los cuales bajo su capa de amigos, son ‚enemigos de la cruz de Cristo‛? CAPITULO 3 1–8. LAS OBJECIONES JUDAICAS CONTESTADAS. 1, 2. ¿Qué, pues, tiene más el Judío?—Es decir: ‚Si el juicio final gira solamente sobre el estado del corazón, y éste puede ser tan bueno en el gentil, quien se halla fuera del santo recinto del pacto de Dios, como en el judío quien se halla dentro del mismo, ¿qué mejores ventajas tenemos nosotros los judíos?‛ Respuesta: Mucho en todas maneras. Lo primero [la ventaja principal] ciertamente, que la palabra de Dios les ha sido confiada—Esta notable expresión, que significa ‚comunicaciones divinas‛ en general, se usa con respecto a las Escrituras para expresar su carácter autoritativo, divino y dogmático. 3, 4. ¿Pues qué si algunos de ellos
  13. 13. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS han sido incrédulos?—Es la incredulidad de toda la nación como tal, lo que el apóstol señala; pero como era suficiente para el argumento expresar la suposición de una manera suave, emplea la palabra ‚algunos‛ para ablandar el prejuicio. ¿la incredulidad de ellos habrá hecho vana *‚anulado,‛ ‚invalidado‛+ la verdad [o ‚fidelidad‛+ de Dios? En ninguna manera—lit., ‚No sea así‛ (lo opuesto de ‚amén‛), expresión favorita de nuestro apóstol, cuando quería no sólo repudiar un resultado supuesto de su doctrina, sino también expresar su aborrecimiento por dicha idea. antes bien sea Dios [tenido por] verdadero, mas todo hombre mentiroso—Sea Dios tenido por veraz, aunque por ello se entienda que todo hombre es falaz. cuando de ti se juzgare—‚Tenido por puro en tu juicio‛ (Salmo 51:4); según la versión de los Setenta: ‚cuando eres [o seas] juzgado;‛ pero en el hebreo es: ‚cuando tú juzgas.‛ El sentimiento general, sin embargo, es el mismo en todo caso; hemos de vindicar la justicia de Dios, cuéstenos lo que nos costare a nosotros mismos. 5, 6. Y si nuestra iniquidad encarece la justicia de Dios—Tenemos aquí otra objeción, o sea: Parecería, entonces que cuanto más infieles somos, tanto más ilustre se ostentará la fidelidad de Dios; y en tal caso, el que se vengara de nosotros por nuestra infidelidad sería (hablando profanamente como hablan los hombres) como si él obrara injusticia.‛ Respuesta: En ninguna manera [‚lejos sea de nosotros tal pensamiento‛+, de otra suerte ¿cómo juzgaría Dios el mundo?—Pues tal cosa destruiría todo juicio futuro. 7, 8. Empero [porque] si la verdad de Dios, etc.—Aquí se halla otra ilustración del mismo sentimiento, a saber: ‚Tal raciocinio llega a esto (de lo cual se nos acusa calumniosamente de enseñar a nosotros los que predicamos la salvación por la gracia) que cuanto más pecado hacemos, tanto más gloria redundará a Dios; siendo éste un principio condenable.‛ (Así que el apóstol, en vez de refutar este principio, cree que es suficiente exhibirlo para su execración, ya que está en contra de la moral.) Sobre esta breve sección, nótese: (1) La importancia que se da a las Escrituras. En respuesta a la pregunta, ‚¿qué ventaja tiene el judío?‛ o, ‚¿qué provecho tiene la circuncisión?‛, los que abrazan las interpretaciones romanistas sin duda han puesto mucho hincapié en el sacerdocio, como la gloria de la dispensación judaica. Pero en la estimación del apóstol, ‚los oráculos de Dios‛ eran lo más valioso de la antigua iglesia (vv. 1, 2). (2) Los eternos propósitos de Dios y el libre albedrío [PAG. 308] del hombre, así como también la doctrina de la salvación por la gracia y las inalterables obligaciones de la ley, son temas que han sido acusados de inconsecuencia por los que no se doblegan a ninguna verdad que su propia razón no pueda profundizar. Pero en medio de las nubes y la oscuridad de que están rodeadas, con este presente estado, la divina administración y otras muchas verdades de la Biblia, se hallará que los principios tan anchos y tan profundos como los aquí asentados, que brillan con su propio lustre, son el áncora de nuestra fe. ‚Sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso;‛ y de cuantos creyentes en la salvación por la gracia digan: ‚Hagamos males para que vengan bienes,‛ ‚su condenación es justa.‛ 9–20. QUE EL JUDIO ESTA ENCERRADO EN LA MISMA CONDENACION QUE EL GENTIL ESTA PROBADO POR SUS PROPIAS ESCRITURAS. 9. ¿Sómos mejores que ellos? (‚¿les sobresalimos a ellos?‛) En ninguna manera— (No es la misma expresión que se usó en los vv. 4, 6.—Nota del Trad.) Ciertamente los judíos estaban en mejores circunstancias, por cuanto tenían la palabra de Dios con que instruirse mejor; pero como no eran mejores, aquello solamente agravaba su culpabilidad. 10–12. Como está escrito—(Salmo 14:1–3; 53:1–3). El que el apóstol citara estos dichos del salmista habrá sido por causa de las manifestaciones particulares de la depravación humana que ocurrían delante de sus ojos; pero como ello no hacía sino demostrar lo que es el hombre desenfrenado, en su condición actual, resultaron bien pertinentes para el propósito del apóstol. 13–18. Sepulcro abierto—De lo general el apóstol viene a lo particular, entresacando de diferentes partes de las Escrituras pasajes que hablan de la depravación en cuanto a sus efectos en los diferentes miembros del cuerpo, como para demostrar lastimeramente cómo ‚desde las plantas de los pies aun hasta la mollera no hay salud‛ en nosotros. es su garganta—(Salmo 5:9), es decir: ‚Cuanto sale del corazón y halla expresión por medio del habla o la acción de la garganta, es como la exhalación pestilencial de una tumba abierta.‛ Con sus lenguas tratan engañosamente—(Salmo 5:9): Esto es, ‚Aquella lengua que es la gloria del hombre (Salmo 16:9; 57:8) queda prostituída para fines de engaño.‛ Veneno de áspides está debajo de sus labios—(Salmo 140:3), es decir, ‚Aquellos labios que debieran destilar como un panal de miel, y alimentar a muchos, y dar gracias a su nombre (Cantares 4:11; Proverbios 10:21; Hebreos 13:15), se emplean para secretar e inyectar veneno.‛ Cuya boca está llena de maledicencia—(Salmo 10:7): ‚Aquella boca que debiera ser la más dulce (Cantares 5:16), siendo ‚inflamada del infierno (Santiago 3:6), se llena de ardiente ira contra aquellos a quienes debiera solamente bendecir.‛ Sus pies son ligeros a derramar sangre—(Proverbios 1:16; Isaías 59:7): Es decir, ‚Los pies, que debieran ‚correr por el camino de los mandamientos de Dios‛ (Salmo 119:32), se emplean para guiar a los hombres a cometer el más negro crimen.‛ Quebrantamiento y desventura hay en sus caminos; Y camino de paz no conocieron—Este es un dicho suplementario acerca de los caminos de los hombres, sugerido por lo que se dijo de los ‚pies‛, y expresa la maldad y la miseria que los hombres siembran en su camino, en lugar de aquella paz que no pueden difundir por no conocerla. No hay temor de Dios delante de sus ojos—(Salmo 36:1) Es decir, ‚Si los ojos sólo vieran al que es invisible—(Hebreos 11:27), un temor reverencial hacia aquel con quien tendrán que verse, purificaría todo gozo y elevaría al alma de sus
  14. 14. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS mayores depresiones; pero a todo esto el hombre natural es ajeno.‛ ¡Cuán gráfico es este cuadro de la depravación humana, que penetra la vida al través de cada uno de los varios órganos del cuerpo; pero cuán pequeña parte de lo ‚perverso‛ y ‚engañoso‛ que está dentro del corazón (Jeremías 17:9) ‚sale fuera del hombre‛! (Marcos 7:21–23; Salmo 19:12). Empero sabemos … lo que la ley [esto es, las Escrituras, consideradas como la ley del deber] dice a los que están en la ley—Por supuesto, refiriéndose a los judíos. para que toda boca [abierta en la justificación propia] se tape, y que todo el mundo se sujete a Dios—Que llegue a ser, o se reconozca sujeto a juicio y expuesto a condenación. 20. Porque por las obras de [obediencia a] la ley ninguna carne se justificará—Esto es ‚no será justificada,‛ o considerada y tratada como justa, como está patente por todo el alcance y tenor del argumento. delante de él—Es decir, en su tribunal (Salmo 143:2). por la ley es el conocimiento del pecado—Véase nota caps. 4:15 y 7:7; 1 Juan 3:4)—Nótese: ¡Cuán amplia y profundamente asienta aquí el apóstol los fundamentos de su gran doctrina de la justificación por la gracia—en el desorden de toda la naturaleza del hombre, la consiguiente universalidad de la culpa humana, la condenación de todo el mundo por causa de la violación de la ley divina y la imposibilidad de la justificación delante de Dios por la obediencia a aquella ley violada! Sólo cuando se aceptan y se sienten estas humillantes conclusiones, estamos en condición de apreciar y de abrazar la gracia del Evangelio, la cual es revelada en los versículos siguientes: 21–26. LA JUSTICIA JUSTIFICADORA DE DIOS, POR LA FE EN JESUCRISTO, ADAPTADA A NUESTRAS NECESIDADES Y, A LA VEZ, DIGNA DE EL MISMO. 21–23. Mas ahora, sin la ley, la justicia de Dios—(Véase nota, cap. 1:17), esto es, una justicia a la cual nuestra obediencia a la ley no contribuye absolutamente nada (v. 28; Gálatas 2:16). se ha manifestado, testificada [atestiguada] por la ley y por los profetas—o sean las Escrituras del Antiguo Testamento. Así que esta justicia que justifica, si bien nueva, por no estar antes plenamente manifestada, es en verdad una justicia antigua, predicha y prefigurada en el Antiguo Testamento. por la fe de [eso es ‚en‛] Jesucristo, para todos (‚y sobre todos‛) los que creen en él—Esto es, acaso, dado a conocer el Evangelio ‚a todos‛, pero en efecto ‚sobre todos‛ los creyentes, como cosa suya poseída [Lutero, etc.]; pero la mayoría de los intérpretes entienden que ambas frases tratan de los creyentes, como una manera enfática de decir que todos los creyentes, sin excepción ni distinción, llegan a poseer esta justificación gratuita, puramente por la fe en Cristo Jesús. porque no hay diferencia; por cuanto todos pecaron—Aunque los hombres difieren grandemente en la naturaleza y la extensión de su pecaminosidad, absolutamente no hay diferencia entre los mejores y los peores, en el hecho de que ‚todos pecaron,‛ y así están bajo la ira de Dios. y están destituídos de la [PAG. 309] gloria [‚alabanza‛] de Dios—esto es ‚no han merecido su aprobación‛ (comp. Juan 12:43). Esta es la opinión de la mayoría de los intérpretes. (‚Están destituídos‛ no es una traducción feliz del verbo griego, el que significa ‚carecer‛. Nota del Trad.) Siendo justificados gratuitamente [sin hacer nada de nuestra parte para merecerlo] por su gracia [por su puro amor] por la redención que es en Cristo Jesús—Una frase importantísima, que nos enseña que aunque la justificación es bien gratuita, no es un mero fíat de la voluntad divina, sino que se basa en una ‚redención,‛ es decir, ‚en el pago de un rescate,‛ en la muerte de Cristo. Que éste es el sentido de la palabra ‚redención,‛ cuando se aplica a la muerte de Cristo, aparecerá claro a todo estudiante imparcial de los textos en donde se emplea. 25, 26. Al cual Dios ha propuesto en [para] propiciación [o sacrificio propiciatorio] por la fe en su sangre—Algunos de los mejores intérpretes, notando que la frase común es ‚fe sobre‛, en el griego, y no ‚fe en,‛ quisieran colocar una coma después de ‚fe‛, y entender las palabras como si estuviesen escritas así: ‚en propiciación en su sangre por la fe.‛ Pero ‚fe en Cristo‛ se usa en Gálatas 3:26 y en Efesios 1:15; y ‚fe en su sangre‛ es el sentido natural y propio aquí. para manifestación de su justicia, atento a haber pasado por alto *‚por la pretermisión de‛+ los pecados pasados—No los pecados cometidos por el creyente antes de abrazar el cristianismo, sino los pecados cometidos bajo la antigua dispensación, antes que viniera Cristo para ‚quitar el pecado por el sacrificio de sí mismo.‛ en su paciencia—‚en la paciencia (o longanimidad) de Dios.‛ Dios no los remitía, sino solamente se abstenía de castigarlos, pasándolos por alto, hasta que fuese hecha adecuada expiación por ellos. Al no imputarlos así, Dios era justo, pero no aparecía como justo; no había habido ‚manifestación de su justicia‛ al hacerlo bajo la antigua dispensación. Pero ahora que Dios puede ‚proporcionar‛ a Cristo ‚en expiación por el pecado por fe en su sangre,‛ la justicia de su proceder en haber pasado por alto los pecados de los creyentes antes, y en remitírselos ahora, queda ‚manifestada,‛ declarada, hecha plenamente notoria a todo el mundo. Con la mira de [para] manifestar su justicia en este tiempo [por vez primera, bajo el evangelio]: para que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús—¡Gloriosa paradoja! ‚El que sea justo al castigar,‛ y ‚misericordioso al perdonar,‛ el hombre puede entender; pero que Dios sea ‚justo al justificar a los culpables,‛ esto les sorprende. Pero la propiciación por la fe en la sangre de Cristo resuelve la paradoja y armoniza los elementos discordantes. Porque por cuanto ‚Dios ha hecho pecado por nosotros a aquel que no conoció pecado,‛ la justicia goza de plena satisfacción; y por cuanto nosotros ‚somos hechos justicia de Dios en él,‛ la misericordia alcanza el más alto deleite de su corazón!—Nótese: (1) Un solo
  15. 15. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS medio de justificación para el pecador se enseña asimismo en el Antiguo Testamento como en el Nuevo: sólo que más
  16. 16. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS veladamente durante el crepúsculo de la revelación; para después revelarse a la luz sin sombras en su día perfecto (v. 21). (2) Como no hay diferencia en la necesidad de la salvación, tampoco la hay en la libertad de apropiarse de la que está provista. Los mejores necesitan ser salvados por la fe en Jesucristo; y los peores no necesitan más que eso. Sobre esta base común se hallan todos los pecadores salvos, y en ella quedaremos firmes para siempre (vv. 22–24). (3) De la sangre expiatoria de Cristo, el solo sacrificio propiciatorio que Dios ha propuesto ante los ojos de los culpables, la fe del pecador convencido se ase para la liberación de la ira. Aunque él sabe que es ‚justificado gratuitamente, por la gracia de Dios,‛ sólo ‚por la redención que es en Cristo Jesús‛ él puede hallar paz y descanso (v. 25). (4) La interpretación exacta del estado de los creyentes bajo el Antiguo Testamento, no es el de una compañía de hombres perdonados, sino de hombres cuyos pecados, tolerados y pasados por alto en el ínterin, esperaban una futura expiación en el cumplimiento del tiempo (vv. 25, 26; véanse notas, Lucas 9:31; Hebreos 9:15; Romanos 11:39, 40). 27–31. LAS INFERENCIAS DE LAS DOCTRINAS PRECEDENTES, Y UNA OBJECION REFUTADA. Inferencia primera: La jactancia está excluída por éste y no por otro medio de justificación. 27. ¿Dónde pues está la jactancia? Es excluída. ¿Por cuál ley? [¿basándose en qué principio o plan?] ¿de las obras? No; mas por la ley de la fe. Así que, concluímos, etc.—Es la tendencia inevitable, cuando dependemos de nuestras propias obras, en menor o en mayor grado, para nuestra aceptación ante Dios, el engendrar un espíritu ‚de jactancia.‛ Que Dios alentara en alguna mañana tal espíritu en los pecadores, es increíble. Esto pues declara como mentira toda forma de ‚justificación por las obras,‛ mientras que la doctrina de que ‚Nuestra fe recibe la justicia Que hace justo al pecador,‛ manifiesta y enteramente excluye ‚la jactancia;‛ y esto es la mejor evidencia de su verisimilitud. Inferencia segunda: Este plan de salvación, y éste solo, se adapta igualmente a judío y a gentil. ¿Es Dios solamente Dios de los Judíos? El plan de salvación debe ser uno que se adapte igualmente a toda la familia del hombre caído; la doctrina de la justificación por la fe es la única que pone las bases de una religión universal; ésta pues es otra prueba de su verisimilitud. Porque uno es Dios, el cual justificará [es decir que ‚inalterablemente ha determinado que él justificará] por la fe la circuncisión, y por medio de la fe la incircuncisión—Tal vez esta variación de dicción (‚de fe,‛ y ‚por fe‛) tiene por fin el expresar la misma verdad con mayor énfasis (véase nota, v. 22); aunque Bengel piensa que se dice ser ‚de fe‛ la justificación de los judíos, por ser ellos herederos nacidos de la promesa, y se puede expresar que es ‚por (medio de) la fe‛ la justificación de los gentiles, por haber estado ellos previamente ‚ajenos a los pactos de la promesa,‛ y haber sido admitidos a una nueva familia. Objeción: ¿Luego deshacemos la ley por la fe?—Es decir, ‚¿Esta doctrina de la justificación por la fe disuelve la obligación de la ley? De ser así, no puede ser de Dios. ¡Pero no abriguemos semejante pensamiento! Pues resulta precisamente ser lo contrario. En ninguna manera; antes establecemos la ley—Se observará aquí que, importante como era esta objeción, pues abría un amplio campo para ilustrar la gloria peculiar del evangelio, el apóstol aquí no hace más que rechazarla con indignación, aunque [PAG. 310] tiene el propósito de reasumirla y discutirla en extenso, posteriormente en el argumento (cap. 6).—Nótese: (1) Es un requisito fundamental de toda religión verdadera el que tienda a humillar al pecador y exaltar a Dios; y todo sistema que engendra el fariseísmo y alienta la jactancia revela falsedad (vv. 27, 28). (2) La adaptabilidad del evangelio para ser una religión universal, bajo la cual se invita a los culpables de todo nombre y grado y se les garantiza amparo y reposo, es evidencia gloriosa de su veracidad (vv. 29, 30). (3) La gloria de la ley de Dios, en sus obligaciones inmutables y eternas, es plenamente comprendida por el pecador y entronizada en la profundidad de su alma solamente cuando, creyendo que ‚aquél que no conoció pecado fué hecho pecado‛ para salvarle, y viéndose a sí mismo ‚hecho la justicia de Dios en‛ Cristo. Así que no invalidamos la ley por la fe; al contrario confirmamos la ley. (4) Este capítulo, y en particular la segunda mitad de él, es ‚la propia sede de la doctrina paulina de la justificación, así como es donde se halla el gran texto que comprueba la doctrina protestante de la justificación no a causa de la fe, sino sólo por medio de la fe.‛ [Philippi.] Asegurar esta doctrina y restablecerla en la fe y el afecto de la iglesia, ha valido todas las luchas sangrientas que costó a nuestros padres, y será la sabiduría y la seguridad, la vida y el vigor de las iglesias, el ‚estar firmes en la libertad por la cual Cristo las ha libertado, y no volver a estar sujetas, ni en lo más mínimo, a ningún yugo de servidumbre.‛ CAPITULO 4
  17. 17. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS LA PRECEDENTE DOCTRINA DE LA JUSTIFICACION POR LA FE ILUSTRADA POR EL ANTIGUO TESTAMENTO. En primer lugar: Abrahán fué justificado por la fe. 1–3. ¿Qué, pues, diremos que halló Abraham nuestro padre según la carne?—Esto es, (como enseña el orden en el original) ‚halló, en cuanto a (según, o por medio de) la carne,‛ es decir, ‚por todos sus esfuerzos naturales o por su obediencia a la ley. (Es la opinión del Traductor que nuestra versión es más correcta: ‚según la carne‛ rige el ‚padre,‛ y no el verbo ‚halló.‛ Nota del Trad.) justificado por las obras, tiene de qué gloriarse—‚Si las obras fueran la base de la justificación de Abrahán, tendría de qué gloriarse; pero por cuanto es absolutamente cierto que ninguna de ellas tiene valor ante los ojos de Dios, se sigue que Abrahán no podría haber sido justificado por obras.‛ Y con esto concuerdan las palabras de la Escritura. Porque ¿qué dice la Escritura? Y creyó Abraham a Dios, y le fué atribuído [es decir, su fe] a justicia—(Génesis 15:6.) Los expositores romanistas y protestantes arminianos hacen que esto signifique que Dios aceptó el acto de creer de parte de Abrahán, como substituto de la completa obediencia. Pero tal cosa está en contradicción con todo el espíritu y la letra de la enseñanza del apóstol. Al través de todo su argumento, la fe está contrapuesta directamente a las obras, en el asunto de la justificación—y asimismo en los dos versículos siguientes. El sentido, pues, no puede ser que el mero acto de creer—el cual en sí es tanto una obra como cualquier otro caso de obediencia exigida (Juan 6:29; 1 Juan 3:23)—fuera imputado a Abrahán como equivalente a toda obediencia. El sentido claramente es, que Abrahán creyó en las promesas que comprendían a Cristo (Génesis 12:3; 15:5, etc.), así como nosotros creemos en Cristo mismo; y en ambos casos, la fe es tan solamente el instrumento que nos pone en posesión de la bendición gratuitamente impartida. 4, 5. Empero al que obra [cual jornalero], no se le cuenta el salario por merced [como asunto de favor], sino por deuda— como asunto de derecho. Mas al que no obra [el que deja de confiar en que Dios le aceptará de acuerdo con ‚las obras‛+, pero cree en aquél que justifica al impío—Se arroja en brazos de la misericordia de aquel que justifica a los que merecen sólo la condenación. la fe le es contada por justicia—Véase nota, v. 3. En segundo término: David canta la misma justificación. 6–8. David dice ser bienaventurado el hombre—Lit., ‚habla de la bienaventuranza del hombre‛ al cual Dios atribuye justicia sin obras—A quien, aunque carece de buenas obras, sin embargo lo tiene por justo y le trata como justo. diciendo: Bienaventurados, etc.—(Salmo 32:1, 2.) David aquí canta en términos que expresan solamente ‚las transgresiones perdonadas, el pecado encubierto, la iniquidad no imputada;‛ pero como la bendición negativa necesariamente incluye la positiva, lo dicho es pertinente. 9–12. ¿Es pues esta bienaventuranza solamente en la circuncisión?—‚No debe decirse que todo esto se refiere a los circuncidados, y que por tanto no hay evidencia alguna de una manera general de parte de Dios de justificar a los hombres; porque la justificación de Abrahán se efectuó muchísimo tiempo antes de que fuera circuncidado, y no pudo haber tenido dependencia alguna de aquel rito; más bien, ‚la señal de la circuncisión‛ le fué dada como ‚sello‛ de la justicia (justificadora) que tenía antes que fuera circuncidado, a fin de que se destacara en todas las edades como el padre de los creyentes—el hombre modelo de la justificación por la fe—conforme a cuyo tipo, como el primer ejemplo público de ello, habían de ser amoldados, fuesen judíos o gentiles, todos los que desde entonces creyesen para vida eterna.‛ 13–15. no por [medio de] la ley [en virtud de la obediencia de la ley] fué dada—Esto no es más que una ampliación del raciocinio anterior, aplicándose a la ley lo que se acababa de decir de la circuncisión. que sería heredero del mundo—o, que ‚todas las familias de la tierra serán bendecidas en él.‛ sino por la justicia de la fe—En virtud de su sencilla fe en las promesas divinas. Porque si los que son de la ley son los herederos—Si la bendición ha de ser ganada, o merecida, por la obediencia a la ley. vana es la fe—Todo el método divino sería desvirtuado. 15. Porque la ley obra ira—No tiene nada que dar a los que la quebrantan sino la condenación y la venganza. donde no hay ley, tampoco hay transgresión—Es precisamente la ley que obra transgresión, en el caso de los que la infringen; ni puede existir la una sin la otra. 16, 17. Por tanto … etc.— Tenemos aquí un resumen general que significa que: ‚La justificación es por la fe, a fin de que su carácter puramente de gracia sea revelado, y que todos los que siguen en las pisadas de la fe de Abrahán—sean o no de su simiente natural—estén seguros de la misma justificación de que gozó el padre de los creyentes.‛ Como está escrito—(Génesis 17:5.) Se cita este texto para justificar el que él llame [PAG. 311] a Abrahán el ‚padre de todos nosotros,‛ y debe ser tomado como un paréntesis. delante [esto es, ‚en la estimación‛+ de Dios, al cual creyó—Asímismo Abrahán, en la estimación de aquel en quien creyó, es el padre de todos nosotros, a fin de que a todos se les diese la seguridad de que si obran como él obró, serán tratados también como él. el cual da vida a los muertos—La naturaleza y la grandeza de aquella fe de Abrahán que hemos de emular están aquí notablemente descritas. Siendo superior a la naturaleza lo que él debió creer, su fe tuvo que asirse del poder que Dios tiene para superar la incapacidad física a fin de crear lo que entonces no existía. Pero por cuanto Dios hizo la promesa, Abrahán creyó a pesar de estos obstáculos. Esto está ilustrado aun más en lo que sigue. 18–22. El creyó en esperanza—Esto es, alentaba la confiada expectación—contra esperanza—cuando no había nada en qué basar su esperanza—para venir a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que le había sido dicho: Así *‚como las estrellas del cielo‛—Génesis 15:5] será tu simiente—No hizo caso de aquellos obstáculos físicos, en sí mismo o en Sara, que hubieran hecho flaquear la fe en el cumplimiento de la
  18. 18. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS promesa. no se enflaqueció en la fe [no vaciló] antes fué esforzado en fe, dando gloria a Dios—Reconociendo su
  19. 19. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS poder para cumplir su palabra pese a todos los obstáculos. plenamente convencido …—Es decir, la gloria de la fe de Abrahán consistía en que, estando firme en la persuasión del poder de Dios para cumplir su promesa, no vacilaba frente a todas las dificultades. Por lo cual también le fué atribuído a justicia—Es decir: ‚Dense cuenta pues todos de que esto no fué a causa de nada meritorio que hiciese Abrahán, sino solamente porque en la promesa de Dios creyó.‛ 23– 25. Y no solamente, etc.—He aquí la aplicación de todo el argumento acerca de Abrahán: ‚Estas cosas no están escritas como meros datos históricos, sino como ejemplos para todos los tiempos, del método de Dios para la justificación por la fe.‛ Sino también por nosotros, a quienes será imputado, esto es, a los que creemos—Los que confiamos en aquel que ha hecho esto, así como Abrahán creyó que Dios despertaría simiente en la cual todas las naciones serían bendecidas. fué entregado por [a causa de] nuestros delitos—a fin de expiarlos por su sangre. y resucitado para [a causa de] nuestra justificación—Ya que su resurrección fué la divina garantía de que él había ‚quitado el pecado por el sacrificio de sí mismo,‛ y la coronación de toda su obra, nuestra justificación se relaciona propiamente con acto tan glorioso. Nótese: (1) La doctrina de la justificación por las obras, por cuanto genera el ensalzamiento egoísta, es contraria a los principios más sobresalientes de toda religión verdadera (v. 2, y véase nota, cap. 3:21–26). (2) El método usado para la justificación del pecador ha sido el mismo en todo tiempo, y el testimonio del Antiguo Testamento sobre el particular es el mismo que el del Nuevo (v. 3, y véase nota, cap. 3:27–31). (3) La fe y las obras, en el asunto de la justificación, son opuestas e irreconciliables, así como la gracia y la deuda son contrarias. (vv. 4, 5; y véase nota, cap. 11:6). Si Dios ‚justifica al impío,‛ no pueden las obras, en ningún sentido ni en ningún grado, ser la base de la justificación. Por la misma razón, el primer requisito para la justificación, debe ser (bajo la convicción de que somos ‚impíos‛) el perder toda esperanza de lograrla por medio de las obras; y el segundo, ‚creer en aquel que justifica al impío,‛ es decir, en aquel que tiene una justicia justificadora que impartir, y está pronto para impartirla a aquellos que, sin merecerla, están dispuestos a aceptarla así. (4) Los ritos de la iglesia nunca se destinaron ni fueron establecidos con el fin de conferir gracia, ni las bendiciones propias de la salvación, a los hombres. Su debida función es el poner un sello divino en un estado ya existente, presuponiendo así que ellos (los ritos) no crearon este estado (vv. 8–12). Así como la circuncisión meramente ‚selló‛ la aceptación de Abrahán, ya existente de parte de Dios, así también los ritos del Nuevo Testamento desempeñan esta misión. (5) Así como Abrahán es ‚el heredero del mundo,‛ al haber sido bendecidas en él todas las naciones, por medio de su simiente Cristo Jesús, y justificados solamente según el modelo de la fe que él tuvo, así la transmisión de la religión verdadera, y toda la salvación que el mundo jamás experimentará, serán trazadas con admiración, gratitud, y gozo allá hasta aquella mañana cuando ‚el Dios de la gloria apareció a nuestro Padre Abraham, estando en Mesopotamia, antes que morase en Charán,‛ Hech. 7:2 (v. 13). (6) Nada glorifica a Dios más que la sencilla fe en su palabra, especialmente cuando todas las cosas parecen hacer imposible su cumplimiento (vv. 18–21). (7) Todos los ejemplos de la fe en las Escrituras, están escritos con el fin de engendrar y alentar fe semejante en toda edad sucesiva (vv. 23, 24, comp. con el cap. 15:4). (8) La justificación, en este argumento, no puede ser entendida—como los romanistas y otros erroristas insisten—en el sentido de un cambio operado en el carácter de los hombres; porque además de eso, significa confundirla con la santificación, doctrina que tiene su debido lugar en esta epístola; y todo el argumento del presente capítulo—en casi todas sus cláusulas más importantes, expresiones y hasta en sus palabras—sería en tal caso incompatible y apto sólo para engañar. Fuera de toda duda, la justificación significa exclusivamente un cambio del estado o condición del hombre para con Dios; o en lenguaje cientifico, es un cambio objetivo y no subjetivo: cambio de culpa y condenación a absolución y aceptación. Y la mejor evidencia de que esto es la clave de todo el argumento, es que explica muchos de los asuntos complejos enriqueciendo así esta epístola. CAPITULO 5 LOS EFECTOS BENDITOS DE LA JUSTIFICACION POR LA FE. Habiendo concluído la comprobación de esta doctrina, el apóstol continúa tratando acerca de los frutos de la misma, pero reserva la plena consideración del tema para otra fase del argumento (cap. 8). 1. [Habiendo sido] Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios, etc.—Si hemos de ser guiados por la autoridad de los manuscritos, la lección correcta aquí, fuera de duda, es: ‚Tengamos paz:‛ lección que la mayoría rechaza, sin embargo, porque piensa que es ilógico exhortar a los hombres a que tengan lo que le toca a Dios darles, y porque el apóstol no está dando exhortación aquí sino expresando una verdad. Pero como parece arriesgado hacer a [PAG. 312] un lado el testimonio decisivo de los manuscritos, referente a lo que el apóstol en efecto escribió en preferencia a lo que opinamos que debió haber escrito, hagamos una pausa y preguntémonos: Si es el privilegio de los justificados ‚tener paz para con Dios,‛ ¿por qué no pudo el apóstol empezar la enumeración de los frutos de la justificación invitando a los creyentes a realizar esta paz que les pertenece, o a aprovechar el gozoso conocimiento de ella al hacerla suya propia? Y si esto fuera lo que él hizo en efecto, no sería necesario que continuara en el mismo estilo, y los demás frutos de la justificación los podría enumerar como simples
  20. 20. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS hechos. Esta ‚paz‛ es primeramente un cambio en las relaciones de Dios para con nosotros; y luego, a consecuencia del mismo, es un cambio de nuestra parte para con él. Dios, por una parte, ‚nos ha reconciliado a sí por Jesucristo‛ (2 Corintios 5:18); y nosotros, por la otra, poniendo nuestro sello a esto, ‚somos reconciliados con Dios‛ (2 Corintios 5:20). La ‚propiciación‛ es el lugar de reunión; y así termina la controversia de ambas partes en una honorable y eterna ‚paz.‛ 2. Por el cual también tenemos [conseguida] entrada por la fe a esta gracia [o favor para con Dios] en la cual estamos firmes—(lit., ‚puestos en pie‛)—Es decir, ‚Por la misma fe que primero nos da ‚paz para con Dios,‛ debemos nuestra entrada a este estado permanente que en el favor de Dios los justificados gozan.‛ Como es difícil distinguir esta gracia de la paz antes mencionada, concluímos que es solamente otra fase de la misma [Meyer, Philippi, Mehring], más bien que cosa nueva. [Beza, Tholuck, Hodge.] y nos gloriamos en la esperanza de la gloria—Véase nota, ‚esperanza,‛ v. 4. 3, 4. mas aun nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia—La paciencia soporta con calma aquello que quisiéramos fuera quitado, ya sea esto la privación del bien prometido (cap. 8:25), o la continuada experiencia de males positivos (como aquí). Existe en realidad una paciencia que proviene de la naturaleza no regenerada, y que tiene en sí algo de nobleza, pero que es en muchos casos engendro del orgullo, si no de algo aun más bajo. Se ha conocido a hombres que han padecido toda forma de privación, de tortura, y de muerte, sin murmurar y aun sin demostrar emoción visible, sencillamente porque sería indigno de ellos hundirse ante el mal inevitable. Pero este orgulloso valor estoico nada tiene en común con la gracia de la paciencia, la que es, o la mansa aceptación del mal porque es de Dios (Job 1:21, 22; 2:10), o la tranquila espera del bien prometido hasta el tiempo conveniente que Dios disponga (Hebreos 10:36); en el pleno convencimiento de que todas esas pruebas son ordenadas de Dios, que hacen falta para la disciplina de los hijos de Dios, que no son sino por un tiempo determinado, y que no son enviadas sin abundantes promesas de ‚canciones en la noche.‛ Y la paciencia, prueba— No ‚experiencia‛, como en la versión inglesa. Es el mismo vocablo traducido ‚prueba‛ en 2 Corintios 2:9; 13:3; Filipenses 2:22; esto es, una evidencia experimental de que hemos creído por la gracia. y la prueba, esperanza—Es decir, la esperanza ‚de la gloria de Dios‛ preparada para nosotros. Así tenemos esperanza en dos sentidos distintos y en dos fases sucesivas de la vida cristiana: primero: inmediatamente después de creer, junto con la realización de la paz y del acceso permanente a Dios (v. 1); en seguida, después de que la realidad de esta fe haya sido ‚probada,‛ particularmente al soportar las pruebas enviadas para probarla. La esperanza la conseguimos primero con dirigir la mirada allá al Cordero de Dios; y luego con mirarnos a nosotros mismos transformados por aquella ‚mirada a Jesús.‛ En el primer caso, la mente obra (como se dice) objetivamente; en el otro, subjetivamente. El uno es (según dicen los teólogos) la seguridad de la fe; el otro el convencimiento de los sentidos. 5. Y la esperanza no avergüenza [como una esperanza vana]; porque el amor de Dios—No ‚nuestro amor a Dios,‛ como lo interpretan los expositores romanistas y algunos protestantes (siguiendo a algunos de los Padres); sino que es ‚el amor de Dios a nosotros,‛ como la mayoría de los expositores concuerdan. está derramado—copiosamente (comp. Juan 7:38; Tito 3:6). por el Espíritu Santo que nos es [mejor dicho, ‚fué‛] dado—Esto es, en la gran difusión pentecostal que se contempla como la donación formal del Espíritu a la iglesia de Dios, para todo tiempo y para cada creyente. (Por vez primera se introduce al Espíritu Santo en esta Epístola.) Es como si el apóstol hubiese dicho: ‚¿Cómo nos podrá avergonzar esta esperanza de la gloria, que como creyentes alentamos, cuando sentimos a Dios mismo por el Espíritu que nos está dado, hinchiéndonos el corazón de dulces e irresistibles sensaciones del maravilloso amor de Dios en Cristo Jesús?‛ Esto lleva al apóstol a extenderse sobre el asombroso carácter de aquel amor. 6–8. Porque Cristo, cuando aun éramos flacos—Es decir, impotentes para salvarnos, y al punto de perecer. a su tiempo [a la sazón ordenada] murió por los impíos—Tres rasgos señalados del amor de Dios se dan: Primero, Cristo ‚murió por los impíos‛, el carácter de los cuales lejos de merecer una interposición a favor de ellos, era del todo repulsivo a los ojos de Dios; segundo, él hizo esto, ‚cuando éramos flacos‛, sin que nada hubiera entre nosotros y la perdición sino aquella divina compasión propia de Dios; en tercer lugar, lo hizo “a tiempo”, cuando más propiamente debía acontecer. (comp. Gálatas 4:4). Sobre los dos rasgos primeros el apóstol sigue discurriendo. apenas muere alguno por un justo—Por uno cuyo carácter es excepcional. podrá ser que … por el [uno] bueno—quien, además de ser excepcional, se distingue por su bondad, es decir, un benefactor a la sociedad—osara morir—es decir: ‚Apenas ocurre el caso de que haya uno que se sacrifique a sí mismo a favor de uno meramente justo; sin embargo, por uno que es una bendición para la sociedad, puede ser que se halle un ejemplo de tan noble entrega de la vida.‛ [Así Bengel, Olshausen, Tholuck, Alford, Philippi.] (Hacer que ‚el justo‛ y ‚el bueno‛ aquí se refiera a la misma persona, y que todo el sentido sea que ‚aunque raro el caso puede ocurrir de uno que haga el sacrificio de su vida por uno de carácter digno‛ [como Calvino, Fritzsche, Jowett], es excesivamente insulso. Mas Dios encarece *‚manifiesta‛, ‚patentiza‛—en glorioso contraste con todo lo que los hombres hacen, o no hacen unos por otros] su caridad [‚su amor‛+ para con nosotros, porque siendo aún pecadores—Esto es, en una condición no de ‚bondad‛ positiva ni aun de ‚justicia‛ negativa, sino al contrario, en una condición [PAG. 313] de ‚pecado‛, la cual su alma aborrece—Cristo murió por nosotros—He aquí la imponente inferencia, enfáticamente reduplicada. 9, 10. Luego
  21. 21. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS mucho más ahora, [habiendo sido] justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira, Porque si siendo
  22. 22. Falconeris.blogspot.com : LA GLORIA DEL DIOS 3 VECES SANTO: EPISTOLAS PAULINAS: ROMANOS – GALATAS [cuando éramos] enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida—Es decir, ‚Si ya está consumada aquella parte de la obra de nuestro Salvador que le costó su sangre, y que fué realizada en bien de personas que son incapaces de la más mínima simpatia para con el amor de Cristo y de sus labores en favor de ellas mismas, o sea, su ‚justificación‛ y su ‚reconciliación‛, ¿con cuánta más razón terminará lo que resta hacer, puesto que ha de hacerlo no ya con las agonías mortales, sino en la ‚vida‛ imperturbable, ya no a favor de enemigos, sino a favor de amigos—de los cuales recibe a cada paso el reconocimiento agradecido de almas redimidas que le adoran?‛ La expresión ‚seremos salvos de la ira por él,‛ denota aquí toda la obra de Cristo en favor de los creyentes, desde el momento de la justificación, cuando la ira de Dios se aleja de ellos, hasta que el Juez del gran trono blanco descargue aquella ira sobre los que ‚no obedecen al Evangelio de nuestro Señor Jesucristo,‛ y aquella obra puede ser recapitulada en ‚guardarlos de caer y en presentarlos sin mancha ante la presencia de su gloria con grande gozo‛ (Judas 24): así son ellos ‚salvados por él de la ira.‛ 11. Y no sólo esto, mas aun nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por [medio de] el cual hemos ahora recibido la reconciliación—Los efectos susodichos de la justificación eran en favor nuestro y evocaban la gratitud; este último puede ser denominado un efecto puramente desinteresado. Nuestro primer sentir para con Dios al experimentar la paz en él, es el de una gratitud entrañable por una salvación tan costosa; pero no bien hubimos aprendido a clamar ‚Abba, Padre,‛ al sentir la dulce emoción de la reconciliación, cuando el hecho de ‚gloriarnos‛ en él toma el lugar del terror que sentíamos hacia él, y ahora nos parece ser ‚enteramente deseable.‛—Sobre esta sección, nótese: (1) ¡Con cuánta gloria el evangelio proclama su origen divino, basando toda obediencia acepta a Dios en la ‚paz para con Dios,‛ asentando los cimientos de esta paz en una justa ‚justificación‛ del pecador ‚por medio de nuestro Señor Jesucristo‛. y haciendo que esto sea la entrada a un estado permanente en el favor divino, y una triunfante expectación de gloria futura! (vv. 1, 2). Otra paz, digna del nombre de paz, no la hay; y como los que son ajenos a esta paz no ascienden a tan alta comunión con Dios, no tienen ni el gusto ni el deseo de ella. (2) Como sólo los creyentes poseen el verdadero secreto de la paciencia bajo las pruebas, y aunque éstas son en sí ‚no de gozo, sino de tristeza‛ (Hebreos 12:17), cuando son enviadas por Dios y ofrecen la oportunidad al creyente para manifestar su fe por la gracia de la paciencia al soportarlas, debieran ‚tenerlo por sumo gozo‛ (vv. 3, 4; véase Santiago 1:2, 3). (3) La ‚esperanza,‛ en el sentido neotestamentario de la palabra, no es un grado menor de la fe ni de seguridad (como muchos dicen: Tengo esperanza del cielo, pero no la seguridad de él); sino que invariablemente significa ‚la confiada expectación del bien futuro.‛ Presupone la fe; y aquello que la fe nos asegura que será nuestro, la esperanza confiadamente lo aguarda. Al alentar esta esperanza, la mira del alma dirigida objetivamente a Cristo como la base de la misma, y la dirigida subjetivamente a nosotros mismos como la evidencia de su realidad, deben accionar y reaccionar la una en la otra (vv. 2 y 4 cotejados). (4) Es el oficio propio del Espíritu Santo el engendrar en el alma la plena convicción y el gozoso conocimiento de que Dios ama, en Cristo Jesús, a todos los pecadores, y a nosotros en particular; y donde existe esta convicción, lleva consigo tal seguridad de la salvación final que no puede ser defraudada (v. 5). (5) La justificación de los impíos no es obrada en virtud de su reformación moral, sino en virtud de ‚la sangre del Hijo de Dios;‛ y mientras que esto se afirma en el v. 9, nuestra reconciliación con Dios por la ‚muerte de su Hijo,‛ afirmada en el v. 10, no es sino una variación de lo dicho. En ambos versículos la bendición a que se hace referencia es la restauración del pecador a un estado de justicia delante de Dios; y la base meritoria que se menciona es el sacrificio expiatorio del Hijo de Dios. (6) La gratitud a Dios por el amor redentor que no tuviera gozo en Dios mismo, sería un sentimiento egoísta y sin valor; pero cuando la gratitud se confunde en este gozo—cuando el extático sentir de la eterna ‚reconciliación‛ se torna en el ‚gloriarse en Dios‛ mismo—, entonces el sentir inferior es santificado y sostenido por el superior, y cada uno es perfectivo del otro (v. 11). 12–21. COMPARACION Y CONTRASTE ENTRE ADAN Y CRISTO EN SU RELACION CON LA FAMILIA HUMANA. (Esta profundísima e importantísima sección ha motivado mucha discusión crítica y teológica, en la que cada punto, y casi cada frase, ha sido disputado. Aquí podemos exponer solamente lo que nos parece la única interpretación sostenible de ella como un todo, con algunas indicaciones de las bases de nuestro criterio.) 12. De consiguiente—Siendo así las cosas; con referencia a todo el argumento precedente, vino la reconciliación por uno— (Estas palabras, en bastardillas en nuestra versión, no concuerdan con el texto griego.—Nota del Trad.) así como el pecado—Considerado aquí en su culpabilidad, en su criminalidad, y en su penalidad—entró en el mundo por un hombre [Adán], y por el pecado la muerte [como pena del pecado], y la muerte así pasó a todos los hombres, pues que todos pecaron—Es decir, al cometer el primer pecado el primer hombre. Así la muerte alcanza a todo individuo de la familia humana, como la pena que a él mismo le corresponde. [Así, en substancia lo interpretan Bengel, Hodge, Philippi.] Aquí hubiéramos esperado que el apóstol concluyese la oración gramatical (que principia con ‚así como <‛) con palabras semejantes a éstas: ‚Así también por un hombre entró la justicia en el mundo, y por la justicia, la vida.‛ Pero, en lugar de eso, tenemos una digresión, que se extiende al través de cinco versículos para ilustrar el

×