Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Vente Pa Alemania Pepe Iv

418 views

Published on

Published in: Travel
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Vente Pa Alemania Pepe Iv

  1. 1. Vente a Alemania Pepe Capitulo 4: Arbeit macht Frei (El trabajo os hará libres) Sachsenhausen es el nombre del más importante campo de concentración de toda la zona de Brandemburgo, cuando al llegar a la entrada del campo admiras la maqueta apenas eres capaz de concebir la totalidad de la extensión de las instalaciones que allí se albergaban, bien es cierto que gran parte de ellas ya han desaparecido, o se han mezclado con el paisaje de la ciudad, la parte central donde los prisioneros eran afincados (por no usar otros verbos) aun puede ser parcialmente contemplada. Pie de foto: El total del complejo incluía los barracones de los prisioneros, los de los soldados, instalaciones de entrenamiento, prisiones, crematorios, enfermerías, zonas de fusilamiento, campos de trabajo e incluso fabricas. Todo esto albergaba alrededor de tres veces el mapa de la izq. En la foto de la derecha podéis ver más detalladamente el triangulo equilátero en el cual se albergaba la zona destinada a los barracones de los prisioneros, los cuales estaban situados de forma radial desde la torre A (punto rojo), para así poder vislumbrarse desde allí todo el complejo y disparar desde la ametralladora allí colocada contra todo movimiento sospechoso. No sé cuál es la sensación generalizada de la gente al visitar un campo de concentración, ¿ira, horror, desamparo, tristeza, curiosidad? La verdad que la mía no sabría como definirla, pero creo q no es ninguna de esas, quizá un poco de cada una. Es como si mi cabeza se negara a admitirlo, como si todo fuera producto de una película, como si nada de todo eso fuera verdad. Supongo que es algún tiempo después cuando reflexionando acerca de lo que has visto, te das realmente cuenta de dónde has estado.
  2. 2. La entrada al campo reza este letrero, Arbeit macht Frei(El trabajo te hace libre) muchas de las personas allí destinadas ignoraban por completo a donde estaban forzándolas a ir, y al llegar a este lugar y leer el letrero pensaron en estar siendo destinadas a un campo de trabajo forzado. “¿Trabajar me hará libre?” entonces cuanto más y mejor trabaje antes saldré de aquí. Dicen algunos pensadores alemanes que tras esta frase que podemos encontrar en todos los campos de concentración alemanes se esconde otra interpretación. En la cual la única libertad que una persona acabaría encontrando allí no es más que la muerte. Trabajareis hasta morir.
  3. 3. No recuerdo cuanta gente estuvo internada allí, ni cuantos murieron ni cuantos fueron ejecutados, no voy a intentar recordarlo. Solo recuerdo que dormían tres por cama, un total de nueve por litera y 150 por habitación. Al llegar todas sus ropas y objetos eran confiscados y todo sus bello corporal y facial rasurado, como un proceso deshumanizador. Allí nadie poseía nada y todo debía compartirse, todo el rato, desde las camas, la comida o los baños, incluso en la zona de fusilamiento habían instalado paneles de madera en las paredes para así poder recuperar las balas y usarlas de nuevo. Una bala podría haber matado a una docena de personas antes de quedar inservible, ni siquiera la bala que acababa con tu vida era totalmente tuya. Mujeres y hombres por igual estaban allí afincados, muchas obligadas a la prostitución tras un examen médico, para disfrute de los soldados e incluso algunos reclusos que a cambio de un comportamiento ejemplar conseguían ciertos bonos intercambiables por dichos favores. Mucha gente notable fue encarcelada y exterminada aquí. El hijo de Stalin fue uno de ellos, tras ser capturado e identificado, el ejército alemán propuso un trato con Stalin en el cual ellos le entregarían a su hijo a cambio de un general alemán en posesión del ejército ruso. Stalin se negó ya que su hijo apenas era coronel (realmente no se qué cargo tenia) lo cual significaba que el cambio no sería justo. Y Stalin prefirió dejar morir a su hijo bajo las peores circunstancias imaginables antes que hacer un trato de favor. Da mucho que pensar… El segundo prisionero con el que me gustaría acabar este relato es Martin Niemöller. Martin era un pastor protestante alemán, fue muy crítico durante años contra el sistema político alemán debido a su inestabilidad y al cambio constante de líderes, hasta tal punto que tras la llegada de Hitler al poder se alegró tanto que hizo amistad con él, convirtiéndose en algo así como su guía spiritual. Todo iba “bien” hasta el momento en que se dio cuenta que lo que los periódicos del Tercer Reich decían y lo que realmente sucedía se parecía menos que poco. A partir de ese momento, empezó a recopilar información crucial y a compartirla con los opositores al régimen, hasta que fue finalmente descubierto. A partir de ese momento, se convirtió en el prisionero personal de Hitler y fue confinado en una de las jaulas de la prisión del campo de concentración, entre rejas y gritos de sufrimiento tuvo tiempo de escribir este poema:
  4. 4. "Cuando los nazis vinieron..." Als die Nazis die Kommunisten holten, Cuando los nazis vinieron a llevarse a los habe ich geschwiegen; comunistas, ich war ja kein Kommunist. guardé silencio, porque yo no era comunista, Als sie die Sozialdemokraten einsperrten, habe ich geschwiegen; Cuando encarcelaron a los ich war ja kein Sozialdemokrat. socialdemócratas, guardé silencio, Als sie die Gewerkschafter holten, porque yo no era socialdemócrata, habe ich nicht protestiert; ich war ja kein Gewerkschafter. Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, Als sie die Juden holten, porque yo no era sindicalista, habe ich nicht protestiert; ich war ja kein Jude. Cuando vinieron a llevarse a los judíos, no protesté, Als sie mich holten, porque yo no era judío, gab es keinen mehr, der protestieren konnte. Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar. Martin Niemöller Lamento la conmoción de mi relato, soy consciente de que esperabais otra sarta de tonterías como las que os tengo acostumbrados. No os preocupéis, para la semana que viene, seguro que se me ha ocurrido alguna. Un abrazo y hasta pronto

×