Aproximacion historica-ideologica-y-tematica-a-la-psicologia-social

16,239 views

Published on

Xavier Pons Diez. Extracto del Proyecto Docente ganador del concurso público de promoción a Profesor Contratado Doctor en el Departamento de Psicología Social de la Universitat de València, presentado por Xavier Pons Diez (2-12-08).

Published in: Education
0 Comments
6 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
16,239
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
659
Actions
Shares
0
Downloads
380
Comments
0
Likes
6
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Aproximacion historica-ideologica-y-tematica-a-la-psicologia-social

  1. 1. 1 APROXIMACIÓN HISTÓRICA, IDEOLÓGICA Y TEMÁTICA A LA PSICOLOGÍA SOCIAL …………………………………………………...Extracto del Proyecto Docente ganador del concurso público de promoción a Profesor Contratado Doctor en elDepartamento de Psicología Social de la Universitat de València, presentado por Xavier Pons Diez (2-12-08).En este texto se presenta un análisis del campo de estudio de la psicología social, unadisciplina que nos acerca a una comprensión amplia y realista sobre la naturaleza humana y lavida social. Para ello, se repasa la evolución histórica de la disciplina, desde el advenimientode las ciencias sociales en el siglo XIX hasta la actualidad, y se realiza un repaso crítico a lasprincipales orientaciones teóricas que han dejado su impronta en la psicología social. Elanálisis teórico ha pretendido ser lo más cercano posible a la realidad de la vida común.Además, se han incluido aportaciones procedentes de autores y escuelas de pensamiento que,pese a ser minoritariamente citados en los manuales al uso, presentan atractivos contenidospsicosociales en sus propuestas.
  2. 2. 2 ÍNDICE DE CONTENIDOSLA EXPLICACIÓN EN PSICOLOGÍA SOCIAL: ¿QUÉ ES LA PSICOLOGÍASOCIAL? .................................................................................................................. 5LAS DOS PSICOLOGÍAS SOCIALES ....................................................................................... 11LA PROBLEMÁTICA EPISTEMOLÓGICA ................................................................................. 15LAS RAÍCES DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL EN EL SIGLO XIX ...................... 20EL PENSAMIENTO SOCIAL EN FRANCIA................................................................................ 21AUGUSTE COMTE .............................................................................................................. 21ÉMILE DURKHEIM ............................................................................................................. 22GABRIEL TARDE ................................................................................................................ 24GUSTAVE LE BON ............................................................................................................. 25EL PENSAMIENTO SOCIAL EN ALEMANIA ............................................................................. 27GEORG WILHELM HEGEL Y WILHELM DILTHEY .............................................................. 27WILHELM WUNDT Y LA VÖLKERPSYCHOLOGIE ................................................................. 29KARL MARX ...................................................................................................................... 32FERDINAND TÖNNIES ........................................................................................................ 33MAX WEBER ..................................................................................................................... 34EL PENSAMIENTO SOCIAL EN EL REINO UNIDO ..................................................................... 37HERBERT SPENCER Y LA INFLUENCIA DE CHARLES DARWIN ........................................... 37EL PENSAMIENTO SOCIAL EN LOS ESTADOS UNIDOS............................................................... 39CHARLES PEIRCE, WILLIAM JAMES Y JOHN DEWEY......................................................... 40LA EMERGENCIA DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL DURANTE EL PRIMERTERCIO DEL SIGLO XX ...................................................................................... 43WILLIAM MCDOUGALL .................................................................................................. 43EDWARD ROSS ............................................................................................................ 45FLOYD ALLPORT ........................................................................................................... 47LA ESCUELA DE CHICAGO ................................................................................................ 48WILLIAM THOMAS Y FLORIAN ZNANIECKI ....................................................................... 49ROBERT PARK Y ERNEST BURGESS .................................................................................. 50GEORGE HERBERT MEAD ................................................................................................. 51
  3. 3. 3LA MEDICIÓN DE LAS ACTITUDES ....................................................................................... 52LA EMERGENTE PSICOLOGÍA SOCIAL EN EUROPA ................................................................... 54EL DESARROLLO DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL COMO DISCIPLINADIFERENCIADA ................................................................................................... 57LA CONSOLIDACIÓN Y EXPANSIÓN DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL ................................................... 58ENTRE LOS AÑOS TREINTA Y LOS CINCUENTA DEL SIGLO XX .......................................... 58LOS AÑOS SESENTA Y SETENTA DEL SIGLO XX ................................................................ 64LA CRISIS DE LOS SETENTA ............................................................................................... 70LA PSICOLOGÍA SOCIAL DESPUÉS DE LA CRISIS ....................................................................... 76LAS ORIENTACIONES TEÓRICAS EN PSICOLOGÍA SOCIAL ....................... 83LA ORIENTACIÓN PSICOANALÍTICA..................................................................................... 84LA ORIENTACIÓN CONDUCTISTA Y NEOCONDUCTISTA ............................................................. 88LAS CONTRIBUCIONES NEOCONDUCTISTAS: EL APRENDIZAJE SOCIAL ............................. 93LAS CONTRIBUCIONES NEOCONDUCTISTAS: LA COMUNICACIÓN PERSUASIVA ................ 95LAS CONTRIBUCIONES NEOCONDUCTISTAS: EL INTERCAMBIO SOCIAL ............................ 97LAS CONTRIBUCIONES NEOCONDUCTISTAS: OTRAS INVESTIGACIONES ........................... 98LA ORIENTACIÓN GUESTALTISTA ..................................................................................... 100KURT LEWIN ................................................................................................................... 102FRITZ HEIDER .................................................................................................................. 107LEON FESTINGER............................................................................................................. 110MUZAFER SHERIF ............................................................................................................ 114SOLOMON ASCH .............................................................................................................. 117LA ORIENTACIÓN COGNITIVISTA ..................................................................................... 120COGNITIVISMO, CONDUCTISMO Y GUESTALTISMO ......................................................... 122PSICOLOGÍA COGNITIVISTA Y COGNICIÓN SOCIAL .......................................................... 125LAS TEORÍAS DE LA ATRIBUCIÓN .................................................................................... 127ESTRUCTURAS COGNITIVAS Y PROCESOS COGNITIVOS ................................................... 132LA CRÍTICA AL COGNITIVISMO ........................................................................................ 134LA ORIENTACIÓN SOCIOCOGNITIVA ................................................................................. 136HENRI TAJFEL Y JOHN TURNER ...................................................................................... 137SERGE MOSCOVICI .......................................................................................................... 141LA ESCUELA DE GINEBRA ............................................................................................... 146OTRAS APORTACIONES SOCIOCOGNITIVAS ..................................................................... 148
  4. 4. 4LA ORIENTACIÓN DEL INTERACCIONISMO SIMBÓLICO Y ENFOQUES AFINES ................................. 149ENFOQUES AFINES: LA FENOMENOLOGÍA SOCIAL Y LA ETNOMETODOLOGÍA ................ 155LA ORIENTACIÓN SOCIOAMBIENTAL Y LOS ENFOQUES CULTURALES .......................................... 159URIE BRONFENBRENNER Y LA TEORÍA ECOLÓGICA ........................................................ 160LOS ENFOQUES CULTURALES EN PSICOLOGÍA SOCIAL .................................................... 166LAS ORIENTACIONES ALTERNATIVAS ................................................................................ 174LA ORIENTACIÓN DIALÉCTICA Y EL CONTEXTUALISMO ................................................. 175LA TEORÍA CRÍTICA DE LA ESCUELA DE FRÁNCFORT ..................................................... 178LA ORIENTACIÓN ETOGÉNICA Y LA TEORÍA DE LA ACCIÓN ............................................ 181EL CONSTRUCCIONISMO SOCIAL ..................................................................................... 183LAS PERSPECTIVAS CRÍTICAS FEMINISTAS ...................................................................... 186EL CONSTRUCTIVISMO RADICAL ..................................................................................... 189LA ORIENTACIÓN HUMANISTA ........................................................................................ 191LA PSICOLOGÍA SOCIAL DISCURSIVA .............................................................................. 194LA PSICOLOGÍA SOCIAL DE LA LIBERACIÓN .................................................................... 195LA PERSPECTIVA EVOLUCIONISTA .................................................................................... 197EN RELACIÓN AL CONCEPTO DE PSICOLOGÍA SOCIAL: ALGUNASREFLEXIONES ................................................................................................... 203EL MÉTODO EN PSICOLOGÍA SOCIAL .......................................................... 208METODOLOGÍA CUANTITATIVA ...................................................................................... 210EL ACERCAMIENTO EXPERIMENTAL ............................................................................... 210EL PROBLEMA DE LA VALIDEZ EN LA INVESTIGACIÓN EXPERIMENTAL .......................... 213ACERCAMIENTO EXPERIMENTAL VERSUS ACERCAMIENTO NO EXPERIMENTAL .............. 217METODOLOGÍA CUALITATIVA ........................................................................................ 220CARACTERÍSTICAS DIFERENCIALES DE LA METODOLOGÍA CUALITATIVA ...................... 221MÉTODOS CUALITATIVOS ............................................................................................... 223REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS .................................................................. 228
  5. 5. 5 LA EXPLICACIÓN EN PSICOLOGÍA SOCIAL: ¿QUÉ ES LA PSICOLOGÍA SOCIAL? ¿Cuáles son los temas de estudio de la psicología social? ¿De qué se ocupa estadisciplina? El elevado número de procesos diferentes que aborda la psicología social, asícomo su creciente amplitud y complejidad, tienden a dificultar una visión clara sobre quépuntos son comunes a todos aquellos temas considerados como psicosociales (Morales yMoya, 2007). Ciertamente, la psicología social es una de las disciplinas más diversificadasdentro de las ciencias sociales, en cuanto a contenidos y asuntos estudiados. En la práctica, si repasamos manuales, monografías, revistas o congresos que aparecenbajo el epígrafe de psicología social, podemos encontrar desde estudios que explican cómo lamente humana organiza la información y utiliza esquemas de conocimiento para interpretar larealidad, hasta otros que pueden tratar de las diferencias interculturales en la preferencia porun tipo u otro de liderazgo político; desde qué características de las personas son consideradasrelevantes en la atracción interpersonal, hasta cuáles son los niveles de participación vecinalen un barrio; desde cómo las personas interpretan las conductas de sus semejantes, hasta cómose organizan equipos de trabajo en una empresa. Tan vasto y diversificado espectro deconocimiento requiere prudencia a la hora de buscar definiciones exhaustivas. Aunquededicaremos un capítulo a reflexionar sobre el concepto y objeto de la psicología social,presentaremos en éste una primera descripción acerca del campo de estudio de esta disciplina. Turner (1999) explica que todos los seres humanos pertenecen a grupos, viven en ellosy, en muchas ocasiones, sienten, piensan y actúan como miembros de esos grupos y/oinfluidos por lo que ocurre dentro de ellos. El pensamiento, las emociones y las actuacionesde los humanos no pueden explicarse únicamente por factores individuales: es necesariointegrar en la explicación los factores que acontecen fuera de la persona, por ejemplo, en susgrupos. La psicología social actual no se reduce sólo a una psicología del grupo, pero es obvioque la psicología del grupo forma parte de la psicología social y ha tenido un papel muy
  6. 6. 6destacado dentro de ella desde sus inicios. Por ello, hemos acudido a tal concepto paraaproximarnos a una explicación comprensible de qué es la psicología social. El grupo remite siempre a la circunstancia supraindividual, por cuyo estudio,precisamente, fue fundada la psicología social. No obstante, el mismo concepto de grupo yaresulta de difícil delimitación. Como explica Besnard (1999), la palabra “grupo”, en lasciencias sociales, está casi vacía de significado si no va matizada por algún adjetivo o aparecedentro de un contexto preciso, pues, en la práctica, es un término aplicado a realidadesdistintas. Es necesario hacer constar aquí algo que nos acompañará, implícitamente, a lo largode todo este trabajo, como es que el término “grupo” en psicología social ha sido usado paradesignar a dos realidades: el grupo interactivo y el grupo social. El primero se refiere amicrosistemas sociales donde los individuos establecen relaciones mutuas de manera directa,tales como grupos de trabajo, grupos informales, familias, redes relacionales,… El segundo serefiere a categorías sociales amplias formadas por individuos que comparten una notadistintiva socialmente relevante, tales como grupos culturales, étnicos, de género,profesionales, demográficos, de procedencia geográfica,… Muchos de los conceptosinvestigados son aplicables a ambas realidades, aunque no siempre será así. La investigaciónsobre el grupo interactivo se ha referido a tópicos como liderazgo grupal, productividad,relaciones informales, comunicación, influencia interpersonal, socialización familiar,… En elcaso del grupo social, la investigación se ha dirigido a temas como relaciones intergrupales,conflicto y cooperación, prejuicios, estereotipos sociales, identidad social, categorizaciónperceptiva, representaciones sociales,… Delimitado el ámbito de aplicación práctica del término “grupo”, no con ello quedaríaresuelto el problema de qué es la psicología social, pues, esta disciplina no siempre utilizará algrupo como unidad de análisis explícita, aunque el significado del mismo siempre seencontrará latente. Para entender más ampliamente cuál es el campo de estudio de lapsicología social, nos referiremos a la diferenciación en dominios de análisis propuesta porSapsford (1998). Este autor propone cuatro dominios en los que actúa la explicaciónpsicosocial: el intrapersonal, el interpersonal, el grupal y el societal. Cada uno de estosdominios tendría su objeto propio, pero manteniendo entre ellos una relación decomplementariedad. Veremos esta propuesta en los siguientes párrafos:
  7. 7. 7 − Dominio intrapersonal. Trata del estudio de la cognición social, la percepcióninterpersonal, las actitudes, la formación del self, la interpretación de las conductas ajenas através de procesos de atribución causal y, en general, trata de los procesos intrapsíquicos en sudimensión social y relacional. − Dominio interpersonal. Hace referencia al estudio de los procesos de interacciónsocial, incluyendo tópicos como la comunicación, la conducta prosocial, la conducta agresiva,la cooperación, el conflicto interpersonal o la atracción interpersonal, pero focalizando sobrelas personas, más como individuos que como miembros de grupos. − Dominio grupal. Se refiere al estudio de los procesos intragrupales en gruposinteractivos, organizaciones formales o redes relacionales. Incluye el estudio de aquellosprocesos que acontecen enmarcados por esas entidades y dotados de significado por la mismaexistencia de ellas. − Dominio societal. Incluye las relaciones sociales no entendidas como relaciones entrepersonas individuales, sino entre categorías y grupos sociales, así como los comportamientoscolectivos y las relaciones que el individuo establece con la cultura, las instituciones sociales,la estructura social y la organización política. Puede derivarse, de la propuesta de Sapsford (1998), que el campo de estudio de lapsicología social comprende el conocimiento acerca de cómo piensa el individuo sobre suentorno, cómo se relaciona con otros individuos y cómo es conformado su comportamiento,su pensamiento y sus emociones por su entorno microsocial y macrosocial. Posturas similares son mantenidas por otros autores. Baron, Graziano y Stangor (1991)proponen que el campo de estudio de la psicología social puede representarse mediante tresáreas concéntricas: la de los procesos intraindividuales, la de las relaciones interpersonales yla de los procesos grupales. Por su parte, Morales y Moya (2007) hablan de las diferentesnaturalezas de los procesos que han estudiado los psicólogos sociales y diferencian entre losprocesos de naturaleza individual, los de naturaleza grupal y los de naturaleza macrosocial. Otras propuestas se basan en la diferenciación de niveles de conocimiento jerarquizadosy acumulativos desde lo individual a lo social, de manera que el conocimiento de cada nivel
  8. 8. 8incluye a los anteriores. Esta modalidad jerarquizada de los contenidos psicosociales apareceen las formulaciones de Doise (1982) y de Tesser (1995). Doise propone que el conocimientopsicosocial avanza en cuatro niveles: la explicación intraindividual, la explicacióninterindividual e intragupal, la explicación posicional −referida a lo que tiene que ver con laspertenencias categoriales de las personas− y la explicación ideológica −acerca de la influenciade los sistemas macrosociales sobre los individuos−. En el mismo sentido, Tesser proponetres niveles acumulativos y jerarquizados: intrapersonal, interpersonal y colectivo. Es muy relevante la apreciación de Doise (1982) acerca de cuáles son los niveles deanálisis utilizados comúnmente por la tradición psicosocial estadounidense −másindividualista− y por la tradición psicosocial europea −más sociologista−. Los nivelesintraindividual e interindividual se corresponderían con la primera, mientras que los queDoise denomina posicional e ideológico lo hacen con la segunda. Lo que hasta aquí ha sido mencionado sugiere un efecto de lo social y lo grupal sobre elindividuo. Pero no hay que olvidar que la sociedad y los grupos están constituidos poractuaciones interactivas de individuos. Como sugiere Collins (2004), en rigor una “sociedad”,una “cultura”, un “sistema político” o “una clase social” son conjuntos de personas actuandoen común en determinado tipo de situaciones. Por consiguiente, tanto por cuestiones teóricascomo, sobre todo, metodológicas, el análisis de los sistemas sociales se verá favorecido por laconsideración de sus elementos psicológicos constitutivos. Ahora bien, esto no quiere decirque el significado de los sistemas sociales pueda reducirse sólo a factores psicológicos; alcontrario, como señalan Blanco, Caballero y De la Corte (2005) las agrupaciones humanasson realidades cualitativamente diferentes a la simple yuxtaposición de mentes individuales.Es decir, la sociedad no es un simple sumatorio de mentes individuales, sino el resultado deinteracciones complejas entre ellas y dotadas de significado simbólico. Es ahí, justamente,donde encontrará vigencia la explicación psicosocial, en la mutua complicidad entre lopsicológico y los productos de la interacción, pero sin reducir el factor supraindividual a unasimple yuxtaposición mecánica de individuos, ni olvidar que la misma sociedad esconstitutiva de la mente y la conducta humanas. Al respecto de lo anterior, George Herbert Mead, padre intelectual de la orientaciónteórica del interaccionismo simbólico, fue contundente en su posicionamiento al afirmar que
  9. 9. 9“la sociedad y el hombre son lo mismo” (Mead, 1934/1993). También en las primeras décadasdel siglo XX, Charles Ellwood dejó clara una postura diametralmente psicosocial: la conductaindividual procede de la cultura del grupo, pero la cultura viene, en último término, de lasmentes de las personas (Ellwood, 1913/2008). Coincidente con esta tradición intelectual,Ibáñez (2003) argumenta que la relación entre la psique y la sociedad va más allá de dosrealidades vinculadas entre sí por meras relaciones de influencia recíproca, pues ambasconstituyen “un todo inextricablemente entrelazado”; la dimensión social no correparalelamente a la dimensión psicológica, sino que es constitutiva de ésta. La sociedad, segúnIbáñez, no está fuera del individuo esperando que éste se adapte a ella, sino que la sociedadson los individuos y, además, está dentro de cada uno de ellos. Ibáñez pone el énfasis en ellenguaje, a través de cuya adquisición lo que es social se hace directamente presente en eldesarrollo de los procesos psicológicos, desde el primer momento de la vida de las personas. La psicología social, pues, alcanza sentido y encuentra su fundamento en el terrenoocupado por la intersección entre el estudio de lo psicológico y el de lo social (Ibáñez, 2003;Rodrigues, Assmar y Jablonski, 2006). Esta intersección metodológica representa lascomplejas conexiones entre la persona y la sociedad, que son, desde luego, connaturales a lamisma idiosincrasia de ambas. En el terreno de estas conexiones es donde autores comoStangor y Jost (1997) hallan la característica más definitoria de la psicología social. Dichosautores proponen que la persona, sus grupos y el sistema macrosocial que los envuelveconforman un entramado de relaciones complejas que, precisamente, constituye el campo deestudio de la disciplina. En la aproximación de Stangor y Jost se distinguen nueveinterconexiones posibles entre persona, grupo y sociedad, que representan el terreno deanálisis de la psicología social: − Interconexión individual-individual: Los efectos que los individuos tienen sobre otrosindividuos y los efectos de un individuo sobre su propia psique cuando organiza suconocimiento de la realidad. − Interconexión individual-grupal: Los efectos que los individuos tienen sobre ungrupo.
  10. 10. 10 − Interconexión individual-macrosocial: Los efectos de las conductas individuales en laconformación del sistema sociocultural. − Interconexión grupal-individual: Los efectos del grupo sobre sus integrantesindividuales. − Interconexión grupal-grupal: Los efectos que un grupo tiene sobre otros grupos y losefectos de un grupo sobre sí mismo para mantener o modificar su identidad grupal. − Interconexión grupal-macrosocial: Los efectos que los grupos tienen sobre el sistemamacrosocial. − Interconexión macrosocial-individual: Los efectos que el sistema macrosocial tienesobre los individuos. − Interconexión macrosocial-grupal: Los efectos que el sistema sociocultural tiene sobrelos grupos. − Interconexión macrosocial-macrosocial: Los efectos que un sistema socioculturaltiene sobre otro o sobre él mismo para mantener o modificar sus valores. Stangor y Jost (1997) advierten que la primera de estas interconexiones −de loindividual a lo individual− se ha convertido en la más estudiada dentro de la disciplina. A estesesgo individualista en la psicología social institucionalizada nos referiremos en el siguienteapartado. Finalizaremos esta introducción afirmando con Ovejero (1997) que la psicología socialse ocupa de un ser que, más allá de lo biológico y lo psicológico, es también un ser social o, loque es lo mismo, un ser histórico, cultural, colectivo y simbólico. De tal forma que uno de losprincipales factores constitutivos de la naturaleza de ese ser es la relación con sus semejantesdentro de un contexto compartido de significados simbólicos que, a su vez, son producto de lahistoria de ese contexto.
  11. 11. 11Las dos psicologías sociales La relación de la psicología social con las dos ciencias que le son más próximas, lasociología y la psicología, constituye un eje de tensión de la disciplina, reflejado ya en los dosprimeros manuales de psicología social publicados ambos en 1908: el de William McDougallde orientación psicologista y el de Edward Ross de orientación sociologista−paradójicamente, la tradición sociologista acabó siendo seña de la psicología social europea,pese a que Ross era estadounidense y McDougall británico−. Cada una de estas “dospsicologías sociales” ha creado su propia tradición a lo largo de la historia de la psicologíasocial, con sus investigaciones y sus autores más representativos (Graumann 2001). Numerosos autores han reflexionado sobre la relación entre las dos principalestradiciones de la psicología social, a las que se suele denominar “psicología socialpsicológica” y “psicología social sociológica”. Ciertamente, desde hace décadas, la referenciaa estas dos psicologías sociales ha originado numerosa literatura en la que, además decaracterizar a cada una de las dos tradiciones, se establecen también puntos en común,diferencias entre ellas o, incluso, formas de superación (Álvaro, Garrido, Schweiger yTorregrosa, 2007; Garrido y Álvaro, 2007; McMahon, 1984; Rijsman y Stroebe, 1989;Stryker, 1977). En las páginas siguientes nos referiremos a ello. A partir de las primeras décadas del siglo XX, la aún joven psicología social emprendióun progresivo proceso de psicologización que acabó por reducirla, mayoritariamente y enperjuicio de su componente social, a una psicología de las relaciones interpersonales entrepersonas tomadas una a una (Jiménez-Burillo, 2005). Esta línea psicologista ha sido lahegemónica durante mucho tiempo, dirigiendo su atención hacia la individualidad de losprocesos conductuales o mentales, dando lugar así a una psicología social que tiende alatomismo del individuo y lo sitúa en un espacio ahistórico y acultural, con la finalidad deencontrar leyes generales explicativas del comportamiento relacional (Apfelbaum, 1985;Cartwright, 1979; Tajfel, 1982). Esto ha privilegiado en la disciplina el estudio de lasconductas individuales y de los estados internos, tales como la percepción interpersonal, laatribución causal, el mecanismo cognitivo de los estereotipos sociales y de las actitudes, lacognición social, el aprendizaje conductual del comportamiento social, la conducta agresiva yla prosocial,…, pero todos ellos situados en una posición no integrada con lo sociocultural.
  12. 12. 12Esta tradición ha propuesto y utilizado como método de investigación preferente elexperimento de laboratorio, aunque también ha hecho uso de procedimientos psicométricos, yha tenido como marcos teóricos más próximos el conductismo y el cognitivismo. Por su parte, la psicología social sociológica se interesa, preferentemente, por lanaturaleza de los grupos y de los fenómenos colectivos, el impacto recíproco entre individuo ysociedad, la dimensión simbólica de la interacción social y la misma interacción como sistemasupraindividual. Su ámbito de atención incluye temáticas como: el análisis de los procesos desocialización, la génesis social del self y de las actitudes, los contenidos de las actitudes y delos estereotipos sociales, la comunicación como proceso social, los roles sociales, el conflictosocial, los procesos intragrupales e intergrupales, los prejuicios sociales o los símbolossociales, así como los comportamientos relacionales y mentales que interesan a la tradiciónpsicologista, pero desde el análisis de sus contenidos sociales y ubicando el lugar de éste noen la persona misma, sino en la intersección entre la persona y la sociedad. Esta perspectivaha utilizado como método de estudio preferente la encuesta, la entrevista y las técnicas deobservación sistemática, aunque, en ocasiones, también ha hecho uso de la experimentaciónen contextos naturales. Su enfoque teórico más próximo fue, en un primer momento, elinteraccionismo simbólico, si bien esta enmarcación teórica ha oscilado mucho a lo largo detodo el siglo XX (Garrido y Álvaro, 2007). La división entre ambas orientaciones no es ajena a las diferencias entre las tradicionesintelectuales europea y estadounidense: la tradición europea, más abierta a lo sociocultural, seha mostrado, la mayor parte de las veces, como una alternativa a los modelos individualistasinstitucionalizados y dominantes en la psicología social estadounidense. No obstante, lapropia “tradición europea” no siempre ha podido triunfar en su propio territorio, ante la fuerzadel paradigma individualista importado o establecido. La psicologización de la psicología social ha sido uno de los principales puntos dedebate en la historia de esta disciplina y, desde luego, en la actualidad. El hecho es que elestudio de lo intrapsíquico y de la conducta individual, es decir, el espacio natural y legítimode la psicología, ha sido habitualmente extendido hacia la psicología social −transportándosecon ello ciertos presupuestos metodológicos que, en su momento, fueron concebidos para lasciencias físicas−. Ciertamente, la psicología tiene en lo individual su objeto de análisis,
  13. 13. 13ubicándose esta disciplina en un terreno entre las ciencias naturales, las sociales y las de lasalud. Pero para la psicología social el único terreno posible es el de las ciencias sociales, portanto reducir la mayor parte de su contenido al estudio experimental de cómo funciona lamente cuando percibe a otras personas, podría suponer perder su significado como cienciasocial. Ha habido intentos de superar las consecuencias de esta división. Munné (1995)pretende resolver la dicotomía entre ambas psicologías sociales decantándose por ladefinición de un objeto propio de la disciplina que le sea sustantivo. Munné explora cincoposibles alternativas para la psicología social, que se corresponden con cinco visiones sobre elcontenido y el concepto de esta disciplina: − Dependiente y formando parte de la psicología, como una rama más o menosespecializada de ésta. − Dependiente y formando parte de la sociología, en cuyo caso se plantea una ciertaconfusión entre la psicología social y la microsociología. − A modo de “superciencia”, englobando tanto a la psicología como a la sociología yresultando ser la suma de ambos campos de estudio, bajo la idea de que el comportamientohumano y los sistemas sociales están esencialmente vinculados a las relaciones sociales. − Independiente y ocupando un espacio intermedio, con puntos de intersección, entre lapsicología y la sociología, considerándose como producto de un área de conocimiento comúna éstas y, por tanto, distinta a cada una de ellas. − Independiente y sustantiva, diferenciada de la psicología y de la sociología ysituándose en el mismo rango disciplinario que ellas. Puede observarse que la primera de las cinco alternativas citadas por Munné (1995) seapoya en la asunción de que la psicología social es parte integrante de la psicología y queaporta explicaciones sobre el comportamiento social mediante la aplicación de las leyesexplicativas de la psicología. Como consecuencia de este reduccionismo psicologista,predominante largo tiempo en la psicología social institucionalizada, el estudio delcomportamiento colectivo se ha ido reduciendo al simple estudio de conductas individuales
  14. 14. 14(Álvaro, 1995). El reduccionismo individualista o psicologista significa olvidar la naturalezaintrínsecamente sociocultural del comportamiento humano, de los procesos mentales y, portanto, de la persona; significa olvidar el reconocimiento de la sociedad dentro del ser humano. Es un hecho que el grueso de investigaciones en la psicología social institucionalizadahan tomado como unidad de análisis al individuo y como contexto metodológico el que lasciencias sociales y naturales importaron de la física y la astronomía (Ovejero, 1997). Todoello ha convertido a la piscología social institucionalizada en una psicología de las influenciasque ciertas características del entorno social ejercen sobre lo intrapsíquico. Esto es, seconsidera lo social como un mero factor influyente y no como una dimensión básica yfundadora de la misma naturaleza humana. Autores como Apfelbaum (1985) o Pepitone y Triandis (1987) han denunciado el riesgoque supone la individualización teórica y metodológica de la psicología social, pues pone enpeligro la identidad de esta disciplina como ciencia social, además de quedar reducida a unmero epígrafe de la psicología. Como señalan Garrido y Álvaro (2007) y Jiménez-Burillo(2005), la consideración de una psicología social independiente, situada entre la psicología yla sociología, abierta a las demás ciencias sociales, pero con un enfoque propio, es defendidapor numerosos autores, para los cuales la psicología social se halla en la encrucijada de variasdisciplinas, tanto a raíz de su historia como por su naturaleza y objeto de estudio. En ese mismo sentido, Morales (1985) destaca que la psicología social trabaja contemáticas olvidadas o parcialmente recogidas, bien por la psicología o bien por la sociología,que, sin embargo, han sido las temáticas objeto de análisis para los psicólogos sociales. Estehecho podría darnos una pista acerca de la naturaleza de la psicología social, ya que, comoafirma Turner (1999), aunque los conceptos, principios, explicaciones y teorías de lapsicología social sean, mayoritariamente, de tipo psicológico, lo son en un sentido “especial”,pues se entiende que existe una interacción de lo psicológico con la actividad social y con losprocesos y productos sociales.
  15. 15. 15La problemática epistemológica Las ciencias sociales son herederas de la Modernidad, el movimiento intelectual surgidoen la Europa renacentista y que durante el siglo XVIII, con la Ilustración, generalizaría en elmundo occidental una ideología filosófica de la razón y del progreso basado en ella. En estecontexto surgió un interés por el estudio de lo humano y por hacerlo, además, desde el puntode vista de la “razón natural”. A la Modernidad debemos el triunfo del raciocinio sobre losviejos esquemas medievales, lo cual supuso la revalorización de la persona frente unametafísica de carácter teocéntrico, así como la puesta en valor de la razón humana como guíade la vida social, del progreso y de la ciencia. Contra la lógica acientífica y teísta del pasado,la ideología de la Modernidad trajo consigo el éxito del paradigma científico-naturalista(Quintana y Tortosa, 1998). Sin embargo, en el último tercio del siglo XX comienzan a formularse dudas sobre laconcepción “moderna” de la razón y la ciencia. La crítica posmoderna pretende reconstruirrealistamente los límites de la razón. De este modo, primero desde la filosofía y después enalgunos sectores de las ciencias sociales y naturales, se cuestiona la idea de un mundoorganizado según leyes infalibles y estáticas, cuya existencia sea independiente de suobservación (Gergen, 1992). Los conceptos científicos hallados en la investigación no estánexentos, según esta crítica, de interpretaciones del científico, así como de valores y criteriosculturales que también condicionan la manera de pensar de éste. Las críticas de la posmodernidad han sido muy diversas y muy heterogéneas, tantodesde el punto de vista teórico como ideológico-político. En todo caso, como explican Collier,Minton y Reynolds (1996), es común en la expresión posmoderna la duda acerca de que larazón pueda proporcionar un objetivo y una fundamentación universal del conocimiento o queel conocimiento basado en la razón asegure el progreso social. Por su relevancia para lasciencias sociales, destacaremos algunos hechos argüidos por la crítica posmoderna: lafalibilidad de ciertos presupuestos positivistas en el estudio de lo social y lo humano; laexistencia de numerosos actos corrientes de la vida social cotidiana y numerosos hechospolíticos y culturales que no responden a criterios estrictamente racionales; la diversidad deconceptos sobre qué es “racional” en las diferentes culturas del planeta; o la persistencia de
  16. 16. 16desigualdades e injusticias sociales, a pesar de la confianza depositada en la razón como guíamoral y de progreso. Ovejero (1997) expone que el paradigma de la ciencia surgido desde el Renacimientosirvió para explicar el mundo exterior al sujeto, fundamentalmente en la astronomía y en lafísica, siendo en estos campos donde obtuvo un éxito importante, extendiéndose más tarde aciencias más cercanas a la vida humana: la medicina, la biología, la psicología,… De estemodo, el paradigma científico de la física se fue extendiendo desde el estudio de los casossimples del mundo −aquéllos más ajenos a la complejidad de los sistemas vivos−, a los casosde aprehensión compleja, como son aquéllos que llevan consigo el mismo hecho de la vida y,por tanto, se hallan sometidos a la irreversibilidad del tiempo y a la circularidad de lasrelaciones causales. Es conocida la extraordinaria influencia que el modelo metodológico de la física hatenido sobre la psicología social, en parte arrastrada por el deseo de la psicología de no serconsiderada una disciplina puramente especulativa. La adopción de tal modelo por lapsicología de finales del XIX y principios del XX buscaba obtener una legitimidad científicaequiparable a la de las ciencias naturales. En efecto, como señala Armistead (1983), lospsicólogos adoptaron los métodos de investigación que las ciencias naturales utilizaban y que,además, en su tiempo, eran propagados por los defensores del positivismo lógico. Éstosopinaban que la ciencia física, la natural y la social debieran responder a un mismo modelo deciencia: el enfoque experimental de la física. Asimismo, defendían los positivistas lógicos quelas expresiones que no se refieren a entidades mensurables y cuantificables no tienen espaciodentro del discurso científico. Esto se interpretó como que la psicología debería procedermediante la formulación de expresiones objetivas sobre la conducta observable. Con todo ello, se pondrán en evidencia algunas dificultades epistemológicas que lapsicología social mantiene desde su constitución: la herencia del método de la física para lapsicología social supondría una importante contradicción, si se tiene en cuenta que el objetode estudio, al igual que los de las otras ciencias sociales, es esencialmente distinto al de lafísica. Los presupuestos estrictamente positivistas podrían resultar insuficientes para alcanzarun profundo conocimiento científico de la realidad social y humana.
  17. 17. 17 Como afirma Ibáñez (1982), los supuestos epistemológicos de la psicología social hanpretendido ubicarse en el contexto de la ciencia “moderna” de corte newtoniano, pero suobjeto de estudio, en realidad, es del tipo “posmoderno” o “pospositivista”, es decir,caracterizado por la presencia de un cierto nivel de ingredientes tales como relativismo,indeterminismo, no linealidad y dificultad para concretar la existencia de una realidadobjetiva. Para eludir esta contradicción y sus implicaciones, sugiere Ibáñez que la psicologíasocial debe asumir los supuestos de la ciencia posmoderna. A partir de esta asunción, losaspectos críticos y las dudas se dirigirían, principalmente, sobre cuatro cuestiones: − Sobre la existencia de leyes explicativas de la conducta y sobre el concepto decausalidad estricta ¿Siempre que se conocen las condiciones iniciales y las “leyes” se podránpredecir los efectos? Es dudoso que todo el comportamiento y el pensamiento de los humanosse pueda reducir a leyes explicativas obtenidas en el laboratorio de psicología experimental. − Sobre el criterio de objetividad independiente del sujeto ¿Existe un mundo socialobjetivo, cuya aprehensión sea independiente del punto de vista del investigador? Se duda dela existencia de un conocimiento social totalmente desligado de sus condiciones deproducción, ya que el objeto conocido y el sujeto conocedor son de la misma naturaleza, adiferencia de lo que ocurre en la física. − Sobre el mito del objeto ¿Los acontecimientos de la vida social son objetos neutralescomo los cuerpos físicos? En la vida social, un “objeto” −un hecho de conocimiento, aquelloque se investiga− no tiene existencia fuera de unas interacciones dotadas de significadosculturales, en las que, además, ese “objeto” participa. − Sobre el criterio de permanencia y estabilidad ¿Es posible estudiar la vida social comoalgo universal, estable y no cambiante? En realidad, la convención social no posee un carácterde permanencia espacio-temporal, sino que cambia en la geografía y en la historia de lassociedades. Por tanto, es dudoso que pueda estudiarse el comportamiento de las personas en lasociedad desde criterios de permanencia y estabilidad como los de los cuerpos físicos. El propio Ibáñez (1997, 2003) plantea diferentes consideraciones dirigidas a laconstitución de una nueva psicología social, cuyos elementos integrantes deberían ser: lanaturaleza simbólica, cultural e histórica de la realidad social −ningún fenómeno social es
  18. 18. 18comprensible sin atender a los aconteceres históricos que lo envuelven−, la agencia humanacomo creadora de los hechos sociales, la naturaleza sociocultural e histórica del ser humano,la naturaleza autoorganizativa de lo social y el carácter socialmente construido de losfenómenos psicológicos. Este último punto es especialmente relevante, puesto que ante la ideaampliamente generalizada de que los aspectos sociales impactan sobre un entramadopsicológico más fundamental, Ibáñez señala la dificultad para separar lo que es “social” y loque es “psicológico” en el ser humano y la necesidad de que ambos sean considerados comolas dos caras de una misma realidad. La adopción de las anteriores premisas implica tambiénuna redefinición de la explicación tradicional y hegemónica de qué es la ciencia, lo cualrepercutirá en la definición del objeto de estudio de la psicología social. Pero ¿tiene la psicología social un objeto específico? ¿su objeto es esencialmentediferente al del resto de ciencias que tratan lo humano y lo social? La respuesta dependerá,entre otras cosas, de la posición epistemológica y teórica que se adopte. Autores comoOvejero (1997) y Torregrosa y Jiménez-Burillo (1991) han criticado que la psicología socialhaya permanecido demasiado tiempo enclaustrada en la mitología científico-natural de susaber y proponen una apertura y permeabilidad hacia campos de las ciencias humanas ysociales como la filosofía, la antropología cultural, la lingüística, la ciencia política ysociología o las ciencias históricas. De hecho, la pretensión de incrustar fronteras estrictas einmutables entre las ciencias sociales, en detrimento de su permeabilidad, no es unplanteamiento que haya demostrado eficacia para generar conocimiento. Habría quereflexionar sobre el hecho de que la ciencia social puede ser tan plural en su expresión comosingular en su objeto, tan diversa en sus medios como coincidente en sus fines. Este debateaparecerá implícito a lo largo del presente trabajo, pero se reflexionará más profundamentesobre ello en el capítulo dedicado al concepto y objeto de la psicología social. Las denominadas orientaciones alternativas de la psicología social también manifiestansu posición respecto a la explicación psicosocial y al concepto de la disciplina.Evidentemente, existen diferencias entre los planteamientos de esas orientaciones −y a ellosnos referiremos en un próximo capítulo− en cuanto a asunciones y defensa de criterios yprácticas; no obstante, puede resultar representativa la propuesta de Kenneth Gergen,principal ponente de la orientación socioconstruccionista −una de tales orientacionesalternativas−. Gergen (1997) aboga por una psicología social que se interese por los
  19. 19. 19significados colectivos de la realidad, determinados por la cultura, la historia y el contextosocial. Propone Gergen un enfoque psicosocial que: no fije de antemano las fronterasespecíficas de la disciplina, ni reduzca los parámetros de la investigación; se encuentreestrechamente vinculado a lo cultural; aúne el trabajo teórico con las prácticas dirigidas alcambio social, para mejorar las condiciones de vida de la población; y abra el diálogo conotras disciplinas sociales y humanas.
  20. 20. 20 LAS RAÍCES DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL EN EL SIGLO XIX La psicología social es deudora de las corrientes de pensamiento social cristalizadasdurante el siglo XIX en Europa y en los Estados Unidos. Sin embargo, notas de pensamientopsicosocial pueden ya encontrarse en las obras de los pensadores de la Grecia clásica. Así,Ovejero (1999), en su recorrido por la constitución de la disciplina, vincula el nacimiento delpensamiento psicosocial a las transformaciones sociales e ideológicas que caracterizaron a lapolis griega. Otros autores han situado este principio en el Renacimiento (Zajonc, 1968a) o enla Ilustración (Billig, 1982; Ibáñez, 2003). En concreto, Ibáñez propone al filósofo italiano delsiglo XVIII Giambattista Vico como un antecedente de la psicología social. La obra de Vico representa un punto de interés para la psicología social por tresaportaciones básicas: la idea de que el fundamento de una sociedad lo constituyen lossignificados compartidos, puesto que éstos permiten la interacción entre las personas queintegran la sociedad; el carácter construido que posee toda sociedad, como producto de laactividad desarrollada en ella por los individuos; y la noción de que los contenidos socialesson más dinámicos que inmutables, ya que resultan de esa actividad de los individuos y deldesarrollo histórico de la misma (Ibáñez, 2003). Pero es durante el siglo XIX, con el evidente desarrollo de las ciencias sociales y delpensamiento social, cuando empieza a tomar cuerpo la explicación psicosocial de lanaturaleza humana. Este periodo será especialmente relevante para comprender cómoemergerá, a principios del siglo XX, la psicología social como disciplina diferenciada(Garrido y Álvaro, 2007; Ovejero, 1998, 1999). En los apartados siguientes se presentan lasprincipales contribuciones del pensamiento social en el siglo XIX a la explicación psicosocialy a la construcción de la psicología social.
  21. 21. 21El pensamiento social en Francia Auguste Comte Uno de los puntales básicos del pensamiento comtiano es la ley de los tres estadios(Tezanos, 2001). Postula que, al igual que los individuos evolucionan en el desarrollo de suintelecto a lo largo de su crecimiento, las sociedades progresan a través de tres estadios dedesarrollo, que se corresponden con tres maneras de entender los fenómenos, de darexplicaciones a los hechos: − Estadio teológico. Caracterizado por la explicación de los fenómenos en términos defuerzas sobrenaturales. Es una etapa que se corresponde con sociedades agrícolas basadas enla agrupación familiar y en la organización social militar y autoritaria, con rígido controlsocial. − Estadio metafísico. La explicación se da en términos de entidades e ideas abstractas.Se limita la explicación teológica y lo sobrenatural es reemplazado por entidades abstractasradicadas en las cosas mismas −las cosas tienen formas, esencias,…−, que explican su porquéy determinan su naturaleza. En esta etapa se afianza la sociedad civil basada en los derechos,así como el poder temporal frente al espiritual. La sociedad metafísica es considerada porComte como una época de tránsito entre la “infancia” del espíritu humano y su “madurez”,que se correspondería con el estadio positivo posterior. − Estadio positivo. La explicación ocurre en términos de conexiones regulares o leyesestablecidas por observación entre fenómenos observables. Se corresponde con una sociedadindustrial e inteligente. En este último estadio se abandona definitivamente el estudio de lascausas profundas y el pensamiento se limita a la observación, la experimentación, lacomparación y la predicción de los fenómenos estudiados. Para Comte el conocimiento válido es el conocimiento basado en el positivismo. Laepistemología positivista de Comte señala un límite estricto a la validez de los enunciados: elcontrol empírico, que alcanza por igual a los fenómenos físicos, a los naturales y a lossociales. Por ello, los enunciados científicos se establecerán por su verificabilidad empírica,de donde se sigue lógicamente que la característica esencial de estos enunciados es su
  22. 22. 22capacidad predictiva de consecuencias que pueden ser verificadas. De aquí el lema comtiano“conocer para predecir” (Esper, 1964). Realizó una taxonomía de las ciencias y llegó a la conclusión de que la sociología −elnombre es creado por él− debe ser reconocida como una nueva ciencia positivista (Gil-Lacruz, 2007). Comte hizo un gran esfuerzo por asegurar una respuesta positivista en laexplicación social. La sociología, propone, aspira a ser la ciencia concreta que formule leyesexplicativas de lo social a través de las regularidades observables en los fenómenos socialesobjetivamente comprensibles: el hábitat, los recursos económicos, los hechos políticos,… Rechaza el mentalismo en las ciencias sociales por considerar que los análisis de losubjetivo son extracientíficos (Castellan, 1978). Sí se refiere Comte a la “ciencia de la moralpositiva” para referirse a la ciencia positivista de la individualidad, pero rehúsa el nombre depsicología, porque en su día, la psicología era demasiado mentalista y demasiado metafísicapara su gusto. Consideraba Comte que la “ciencia de la moral positiva” debería tratar con launidad individual de los seres humanos. Esta ciencia sería, sin embargo, dependiente de unabase biológica y de una base sociológica. A veces se apoyaría más sobre sus fundamentosbiológicos, en otras ocasiones trataría con el individuo en un contexto social y cultural, perorechazando el análisis mentalista. En esta línea de razonamiento encontramos tres interesantesproposiciones comtianas (Allport, 1968): − Una ciencia de la individualidad es posible y necesaria. − Esta ciencia permitirá un acercamiento a las personalidades, pero no evitarágeneralizaciones concernientes a lo que es común a todos los hombres: será una ciencia de lanaturaleza humana en general, pero adaptada al fenómeno de la individualidad. − Esta ciencia podrá considerarse desde el punto de vista biológico o desde el punto devista social. Émile Durkheim Para Durkheim la sociedad es algo más que la mera suma de los individuos, es unarealidad específica con caracteres propios. Afirma que, si bien no puede producirse nadacolectivo sin que existan unas conciencias individuales, éstas son necesarias pero no
  23. 23. 23suficientes, pues es preciso que estén asociadas y combinadas de una determinada manera,combinación de la cual proviene la vida social. En su obra “Las reglas del métodosociológico” Durkheim (1895/2004) se acerca a un positivismo objetivo para la sociología,considerando que los fenómenos sociales son “cosas” y deben ser tratados como tales. Explicaque “cosa” es todo aquello que es dado, lo que se impone a la observación. Por tanto, tratarlos fenómenos como cosas es tratarlos como datos observables, lo cual constituye el punto departida de la ciencia. Comparte con Comte el rechazo a una ciencia que estuviera basada en el mentalismo, yse propone proporcionar a la sociología un método y un objeto. El objeto lo constituyen loshechos sociales: rasgos demográficos, creencias y prácticas establecidas,… El método se basaen el estudio de los hechos sociales como “cosas” observables y verificables empíricamente,al tiempo que se desecha cualquier idea preconcebida sobre los hechos. Afirma Durkheim que lo social sólo se explica adecuadamente a través lo social(Blanco, 1988). Si se quiere comprender lo social, no se debe partir de los individuos aisladosni de la metodología mentalista, sino de otros métodos diferentes orientados a discernir lo quepasa dentro de los grupos. Los hechos sociales están enteramente subordinados a laconciencia colectiva, no a las conciencias individuales tomadas una por una. En base a ello, larealidad social se escinde en tres niveles: la base morfológica; las instituciones, ritos yorganizaciones sociales; y las representaciones colectivas, que incluyen los símbolos, valores,ideas, memoria, sentimientos y creencias colectivos. No obstante, para Durkheim, laconciencia colectiva se compagina con una interacción entre las conciencias particulares: lasrepresentaciones colectivas se producen por las acciones y reacciones que se intercambianentre esas conciencias individuales, y con ese intercambio se constituye la sociedad (Garridoy Álvaro, 2007). Las representaciones colectivas se caracterizan, según Durkheim, por poseer tres rasgosdiferenciales: son externas a los individuos y anteriores a cada conciencia individual concreta;se dan de modo general en una sociedad, conservando una existencia propia e independientede sus manifestaciones individuales; y se imponen sobre el individuo particular mediantediversos tipos de presión social. Esta caracterización no sólo acentúa el objetivismo y
  24. 24. 24minimiza la referencia a los estados psicológicos, sino que supone una teoría sobre laconciencia colectiva (Tezanos, 2001). Entre las aportaciones de Durkheim es necesario destacar su análisis de la cohesiónsocial y su explicación de que ésta ha evolucionado, a lo largo de la historia, desde la“solidaridad mecánica” de las sociedades primitivas a la “solidaridad orgánica” de lasmodernas. La primera se basa en la identificación con un grupo social y en el compromiso porlo compartido entre individuos que son muy semejantes, salvo por la diferenciación vertical.En las sociedades modernas la solidaridad surge de las diferencias producidas por la divisiónhorizontal del trabajo y por la necesidad de articular satisfactoriamente una sociedad en la quelos individuos son muy distintos entre sí. En estas sociedades modernas, la concienciacolectiva se debilita y debe ser fortalecida a través del contrato social explícito, mientras queen las sociedades más arcaicas el control social directo podía bastar para mantener lacohesión. Ocurre que los deseos de los individuos pueden ser contrarios a las necesidadescolectivas, por ello, para evitar conflictos, resultará imprescindible imponer a los individuosconstricciones externas que les obliguen a adaptarse a las necesidades del colectivo (Rossi yO’Higgins, 1981). Un efecto de la debilitación de las normas cohesivas lo encuentra Durkheim en lo quedenomina “anomia social”, situación relacionada con la confusión, inseguridad y falta decriterios colectivos. En su obra de 1897 “El suicidio” analiza diferentes condicionantessociales del suicidio, en función de los cuales establece una tipología, reflejando que laincidencia del “suicidio anómico” se ve facilitada por la desintegración de los lazos deconvivencia y cohesión social (Tezanos, 2001). Gabriel Tarde Tarde se opone al concepto de conciencia colectiva presentado por Durkheim, puespropone que el comportamiento colectivo no puede explicarse por procesos que están fueradel individuo. Más aún, Tarde defiende que la sociología debe fundamentarse en lapsicología, ya que la realidad social no es más que el producto de estados psicológicos que sedan como resultado de la asociación entre individuos. Para Tarde, los acontecimientos
  25. 25. 25sociales, incluyendo los de la política o la economía, tienen siempre unas causas psicológicas(Quintanilla y Bonavía, 2005). El elemento constitutivo de la psicología intermental de Tarde es la interacción social:la vida social se reduce a acciones e interacciones sociales (Garrido y Álvaro, 2007). Lasregularidades en la vida social, explica Tarde, acontecen como consecuencia de procesosimitativos y de acuerdo con tres leyes: ley del descenso, ley de lo propio antes de lo extraño yley de la progresión geométrica. Así, se imita antes a personas con estatus superior−descenso− y de la propia cultura −lo propio antes de lo extraño− y, aunque la difusión enuna población de las tendencias conductuales es lenta al principio, después crece con sumarapidez −progresión geométrica−. En síntesis, Tarde hace descansar su edificio conceptual en el individuo, quien crea ymantiene la estructura social a través de mecanismos individuales como la imitación. Frente aestas ideas, Durkheim repone que la imitación ocurre porque los individuos perciben elcarácter obligatorio de determinados hechos sociales. A pesar del individualismo que caracteriza las primeras obras de Tarde, acentuado porsu polémica con Durkheim, posteriormente adoptará una postura más interaccionista y menosteñida de individualismo (Collier et alii, 1996). Como señalan Garrido y Álvaro (2007), si bien Tarde inició el camino en el estudio dela realidad social basado en la interacción interpersonal, lo hizo utilizando conceptosexcesivamente simplistas −la imitación−, explicación que no ha sobrevivido en la teoríasocial, aunque sí ejerció una importante influencia en su época y a principios del siglo XX,fundamentalmente en la obra de Edward Ross, autor de uno de los primeros manualesreconocidos de psicología social. Gustave Le Bon La obra de Le Bon ha trascendido como precursora de los estudios de psicología de lasmasas y comportamiento de las multitudes. Javaloy, Rodríguez-Carballeira y Espelt (2001)afirman que Le Bon ha sido una referencia obligada en la mayoría de los textos sobre
  26. 26. 26comportamiento colectivo y eso a pesar de que, como veremos, su obra es discrepante conciertos valores del sistema democrático. Durante la segunda mitad del siglo XIX se hacen comunes las reivindicaciones socialesy laborales, muchas de ellas traducidas en manifestaciones, huelgas, e, incluso,enfrentamientos y actos violentos. En este contexto, Le Bon propone la existencia de unaentidad psicológica en la masa, que no se puede encontrar en el individuo aislado. Remite, portanto, a la idea de que el comportamiento en la masa no puede explicarse satisfactoriamentealudiendo sólo a la interacción entre individuos. En otras palabras, según Le Bon, la unión delos individuos hace aflorar entidades supraindividuales −ley psicológica de la unidad mentalde las masas−. Además, bajo el influjo de la multitud, las personas pierden sus facultades derazonamiento, se vuelven extremadamente sugestionables y regresan a formas más primitivasde reacción que les hacen capaces de realizar todo tipo de actos de barbarie. Según Le Bon, através de la sugestión y el contagio, el individuo se vuelve irracional cuando está dentro de lamasa. Aunque su aportación teórica presenta algún interés y novedad, lo cierto es que lacaracterización que Le Bon hace de las masas es patologizante. El recurso a calificativoscomo “irracionales” y “peligrosas” pretende ser descriptivo del comportamiento de lasmultitudes, pero también pone de manifiesto su abierto antagonismo con el activismo políticoy sindical de la época. En efecto, Billig (1978) se refirió a la amistad entre Le Bon y BenitoMussolini e, incluso, a la influencia que su obra tuvo sobre la ideología hitleriana. Como nos recuerdan Garrido y Álvaro (2007), la obra de Le Bon refleja su peculiartalante ideológico, alejado de las ideas democráticas, cuando presenta la decisión colectivacomo muy inferior, en su opinión, a la decisión individual. Este matiz reaccionario lleva a LeBon a identificar la masa con grupos tumultuosos, pero también con manifestaciones, conasambleas de trabajadores e, incluso, con jurados, electorados o asambleas parlamentarias(Javaloy et alii, 2001). Además, al caracterizar el “alma de la masa” como de naturalezafemenina o salvaje, Le Bon muestra el sesgo sexista que caracteriza su pensamiento. A pesar de las muchas objeciones que pueden −y deben− presentarse a su trabajo, nopuede negarse la adscripción y la influencia de Le Bon a y en la psicología social. Influencia
  27. 27. 27que se notará en los estudios que los psicólogos sociales del siglo XX realizarán sobre ladesindividuación y la difusión de responsabilidad como causas de la conducta agresiva; perotampoco conviene omitir que ha originado un sinnúmero de controversias, justificadas por elalcance ético de sus explicaciones (Javaloy et alii, 2001; Ovejero, 1998).El pensamiento social en Alemania Georg Wilhelm Hegel y Wilhelm Dilthey La filosofía de Hegel tiene una gran repercusión en el pensamiento alemán de lasegunda mitad del siglo XIX. Hegel desarrolla una filosofía en total dependencia de lasituación social, cultural y filosófica de su tiempo y guiada por el interés de elaborarrespuestas a la situación social de su época. Su interés estaba fuertemente focalizado en losprocesos latentes de cambio, especialmente en relación con la evolución del intelecto humanoy de la sociedad. En su concepción sobre la producción de la realidad, la dialéctica ostenta unpapel relevante, así como el énfasis en la realidad histórica y social: el progreso se produce através de imaginar y resolver ideas en conflicto. Hegel afirma que el pensamiento humano, como característica psicológica de losindividuos, debe enmarcarse en la historia para poder ser inteligible, ya que ese pensamientoes un producto social. La comprensión humana de la realidad procede de las relaciones que seestablecen con los demás, de forma que variará cuando las condiciones sociales e históricas setransforman. Esta comprensión de la realidad es fruto de las concepciones que el ser humanoutiliza y comparte con los otros y, aunque, en general, cada persona las admite acríticamente,se pueden dar las circunstancias que propicien una reflexión sobre ellas a través de ladialéctica: cada movimiento sucesivo en la sociedad surge como consecuencia de laresolución de las contradicciones del movimiento anterior. Así, una determinada tesis puedeser cuestionada, lo que induce a ser comparada con su antítesis que, finalmente, permiteobtener una síntesis; esta síntesis se convierte en la tesis de un ciclo siguiente y, de este modoel pensamiento del ser humano evoluciona hacia lo absoluto (Hergenhahn, 2001). Delresultado de este procedimiento dialéctico, se obtiene un conocimiento que será superior acada una de las concepciones en litigio, permitiendo, de este modo, una evolución constante.
  28. 28. 28 Una explicación muy didáctica de la dialéctica de Hegel puede contemplarse en elsiguiente ejemplo inspirado en Steward (1997): supongamos que iniciamos nuestra primeraactividad laboral, después de finalizar los estudios universitarios. Aunque nos faltaexperiencia en esa actividad, sabemos que el trabajo permitirá satisfacer ciertas necesidadespersonales −esto sería la tesis−. Tarde o temprano surgirán pequeños problemas derivados dela inexperiencia. Estos problemas son contradictorios con la satisfacción de necesidades quese busca en el trabajo −esto sería la antítesis−. Las necesidades personales no estarán a salvohasta que sepamos afrontar la solución a estos conflictos de inexperiencia, alcanzandoentonces la síntesis que nos permitirá un conocimiento de la realidad en un nivel superior. En relación con la psicología social, las contribuciones más directas de Hegel seproducen en el marco del comportamiento colectivo, en especial por lo que se refiere a suconcepto de conciencia colectiva: el hombre no es nada si no se ubica socialmente, por ello laimportancia del conocimiento no está en la construcción misma del sujeto, sino en laconstrucción de la sociedad, que es el acuerdo en el conocimiento y en la conciencia (Munné,1994). Dilthey coincide con Hegel en su preferencia por el análisis hermenéutico e histórico dela condición humana y por la separación de las “ciencias de la naturaleza” y las “ciencias delespíritu”, en virtud de sus respectivos contenidos. Para Dilthey el hombre es una realidadhistórica, por tanto su naturaleza diferirá del objeto de las ciencias naturales (Gil-Lacruz,2007). Además, propone que en el caso de las ciencias naturales el científico estudiafenómenos que le son externos, mientras que en el caso de las ciencias del espíritu estudia unarealidad de la que él mismo, como ser humano, forma parte. La vida psíquica es el resultadode una percepción interna de las propias vivencias, lo cual, según Dilthey, hará inviable elproyecto de unificar las ciencias que postula el positivismo comtiano. Diferencia Dilthey dos modalidades de psicología: la psicología explicativa y lapsicología comprensiva. La primera asume el método de las ciencias naturales −análisisempírico, verificación experimental de hipótesis y construcción de leyes− y, aunque Diltheyno le niega una cierta justificación, se mantiene crítico sobre la posibilidad de que este tipo depsicología pudiera abordar el estudio de los procesos mentales superiores. Fundamentándoseen una perspectiva hermenéutica cercana a Hegel, Dilthey abogará por una psicología
  29. 29. 29comprensiva que se acerque a la persona como una entidad de carácter histórico, en vez decomo un ente inmutable. La hermenéutica de Dilthey supone que toda manifestación humanatiene que ser comprendida dentro del contexto histórico y cultural en que se dé. Si losacontecimientos de la naturaleza deben ser “explicados”, los acontecimientos históricos,sociales, morales y culturales deben ser “comprendidos”. Desde su perspectiva, las cienciasdel espíritu tendrán como objeto a la persona en la totalidad de sus manifestaciones yexpresiones culturales (Ortiz-Osés y Lanceros, 2005). Frente a las propuestas de Dilthey, el método experimental, que preconizaron desdefinales del siglo XIX psicólogos como Hermann Ebbinghaus, permitió un acercamiento alconocimiento de los procesos mentales superiores, lo que dio un gran impulso al métodoexperimental en psicología (Hergenhahn, 2001). Por su parte, las ideas de Dilthey quedaránrelativamente relegadas, aunque algunas de ellas encontrarán continuidad en elinteraccionismo simbólico y otras corrientes afines. Wilhelm Wundt y la Völkerpsychologie Smith y Mackie (1997) afirman que la psicología científica nace en el último cuarto delsiglo XIX, cuando unos investigadores alemanes, fascinados por los métodos de laboratoriousados en las ciencias físicas y naturales, comienzan a diseñar técnicas experimentales paracomprender los procesos mentales. Uno de estos investigadores, Wilhelm Wundt, funda en1879 en la Universidad de Leipzig el primer laboratorio conocido de psicología experimental.Influido por los avances de la química y por la filosofía empirista, Wundt pensaba que eraposible el estudio analítico de la conciencia a partir de sus elementos básicos −las sensacionesy los sentimientos− y de las leyes de combinación de éstos. La psicología, como nuevaciencia experimental, debía caracterizarse por una tarea analítica, mediante la descomposiciónde entidades complejas en sus elementos constitutivos. Además, era la propia persona, elsujeto experimental, quien debería observar en sí misma estos procesos básicos, por lo que laintrospección mental se propuso como el método válido para abordar el estudio experimentalde los elementos básicos de la conciencia. El método introspectivo de Wundt difería enormemente de lo que hoy entendemos porexperimento en psicología (Garrido y Álvaro, 2007). Por ejemplo, el propio Wundt fue en
  30. 30. 30varias ocasiones sujeto experimental, pues era común que el sujeto experimental y elexperimentador fueran la misma persona. Pero Wundt, coincidente con las ideas de Dilthey, consideraba que si bien el métodoexperimental podría permitir conocer las “afueras” de la mente, era dudoso que fuera válidopara conocer los procesos mentales superiores. Estos procesos, según Wundt, son el resultadode la historia del ser humano y de las sociedades, y su comprensión requerirá una perspectivadiferente: la Völkerpsychologie o psicología de los pueblos, un movimiento muy aproximadoa los conceptos actuales de la psicología social y cuyo principal ponente acabó siendo elpropio Wilhelm Wundt. Décadas antes, Johann Friedrich Herbart ya había considerado lapersonalidad individual como un producto cultural, idea que se halla entre las quecontribuirán al desarrollo de una psicología dedicada a estudiar y explicar cómo son lasmentes y las “almas” de los diferentes pueblos, naciones o comunidades étnicas (Blanco,1989). La Völkerpsychologie es una psicología de los productos de la vida cultural colectiva,que son la expresión sociohistórica de los procesos mentales (Danziger, 1983). Collier et alii (1996) afirman que la psicología de los pueblos surgió, durante el sigloXIX, dentro de un contexto histórico en el que Alemania buscaba una identidad de carácternacional que facilitara su unificación política. El carácter étnico del pueblo se considerabaprevio a su carácter político. En 1860, antes de que Wundt centrara en la Völkerpsychologiesus esfuerzos investigadores, Moritz Lazarus y Heymann Steinthal ya habían fundado la“Zeitschrift für Völkerpsychologie und Sprachwissenschaft” −la revista de psicología de lospueblos y ciencias del lenguaje−, en la cual, junto a incipientes psicólogos y sociólogos,participaban lingüistas, historiadores, folcloristas o antropólogos. El propósito de esta nuevadisciplina era conocer los elementos constitutivos del espíritu de un pueblo −el Völksgeist− eidentificar las maneras de ser de los distintos pueblos (Blanco, 1988). Como explica Dazinger (1983), la Völkerpsychologie iniciada por Lazarus y Steinthalabordaba de una manera dialéctica la relación entre la actividad mental individual y losproductos culturales: la actividad común de los individuos crea la realidad objetiva de lasformas culturales, y estos individuos son contemplados como producto de esas formas. Elcontenido mental compartido, producto de la interacción en un marco cultural, se convertiráen el contenido y norma de las actividades subjetivas.
  31. 31. 31 Desde esa perspectiva, Wundt se adentra en el análisis de aquello que configura a lospueblos como tales y que trasciende a sus individuos: la lengua, las costumbres, los mitos, laidentidad colectiva, las creencias,… La lengua será considerada el elemento clave, tanto en laconformación del mundo interior del individuo como en la expresión del espíritu del pueblo.Para la Völkerpsychologie de Wundt, la lengua y el resto de elementos que constituyen elVölksgeist no son consecuencia de una decisión individual, pero su pervivencia sí dependeráde la asunción individual. En esta interdependencia entre individuo y cultura, el Völksgeistconfigura no sólo la formación de la organización social sino también el sentido de los estadospsicológicos individuales (Alonso, Gallego y Ongallo, 2003). La importancia de la Völkerpsychologie de Wundt estriba en su concepción de lanaturaleza sociocultural del ser humano y en la propuesta de una psicología que incluyera laevolución cultural de los pueblos como uno de sus temas centrales. La psicologíaexperimental de la mente individual, que el propio Wundt también reivindicaba, eraconsiderada por él como insuficiente para llegar a una comprensión total de la persona y de suactividad. Sin embargo, como han señalado Garrido y Álvaro (2007), Wundt pasa a la historiade la psicología como el creador de la psicología científica −por la asunción para ella delmétodo experimental−, por lo cual suele asignarse a la Völkerpsychologie un valor secundarioen su obra, aunque lo cierto es que la inquietud culturalista estuvo presente a lo largo de todasu vida. En sus últimos 20 años de vida −las dos primeras décadas del siglo XX− Wundt publicalos 10 volúmenes de su obra “Elementos de psicología de los pueblos”, pero ya antes habíapublicado algunos textos sobre el desarrollo de las costumbres culturales. En todo caso, es apartir de principios del siglo XX, con un Wundt ya septuagenario, cuando laVölkerpsychologie adquiere en su obra un carácter tan protagonista como el que habíadisfrutado antes su psicología experimental. Al final de su vida, ambos tipos de psicología sontratados por él como las dos grandes ramas de la psicología científica. Para la psicología social actual no es anecdótico el hecho de que el padre de lapsicología experimental entendiera la psicología de los pueblos −que es, además, unprecedente diáfano de la psicología social− como una de las dos ramas de la psicología, consus métodos propios y diferentes entre sí.
  32. 32. 32 Karl Marx La interpretación marxiana afirma el carácter histórico y social del ser humano: laconciencia, para Marx, es un producto social, porque existe el lenguaje, y el lenguaje esconciencia compartida que nace de la necesidad de relacionarse (Marx y Engels, 1846/1994).Pero también menciona que las circunstancias sociales que van a condicionar la vida de losindividuos son creadas por los mismos seres humanos. Precisamente, esta vocación de Marxpor encontrar al ser humano en su relación con la sociedad lleva a autores como Jiménez-Burillo (1985a) a considerar que su obra, aunque, obviamente, no era la de un psicólogosocial, sí hizo importantes aportaciones a esta disciplina: la concepción social de laconciencia, el concepto de alienación, la noción de solidaridad, el significado social yantropológico del trabajo o las relaciones entre el individuo y el poder social son cuestionesdiáfanamente psicosociales. Según Marx, el trabajo es un proceso entre la naturaleza y el hombre, un proceso queéste realiza transformando la naturaleza, pero también transformándose a sí mismo, pues en eltrabajo se desarrollan tanto las potencialidades que habitan en el ser humano como sus propiasfuerzas y su disciplina (Blanco, 1988). Esta noción antropológica del trabajo suscribe unanoción del hombre como un ser con capacidad libre y creativa de producción. Marx entiende alos individuos como seres sociales que desarrollan su verdadera naturaleza en la sociedad. Lasociedad es el marco en que tienen lugar las interacciones entre individuos, y las másdecisivas de éstas, para Marx, son las que tienen lugar en la esfera de la organización de laproducción material (Tezanos, 2001). Las relaciones de producción, de entre todas las relaciones que se establecen entre losseres humanos, son, para Marx, las más determinantes en la génesis de las clases sociales ydel conflicto entre ellas. Así, quien esté en la situación dominante, respecto a las relaciones deproducción, tendrá el poder y hará la legislación; de este modo, la gente tendrá que vivir bajoesa legislación. En la teoría marxiana juega un papel muy importante el proceso de alienación o deenajenación de la persona, entendido como el conjunto de distorsiones que causa en lanaturaleza humana el modo capitalista de ordenar la producción. Marx (1844/1985) analiza
  33. 33. 33las condiciones laborales a que da lugar esta ordenación del trabajo y describe cuatrocomponentes de la alienación, por los cuales el trabajo se puede convertir en “ajeno” paraquien lo realiza: la alienación sobre la actividad productiva, pues ésta no está bajo el controlde quien la realiza; la alienación sobre el producto, dado que el producto final del trabajo nopodrá ser utilizado por quien lo ha producido; la alienación de los compañeros de trabajo, yaque se elimina la solidaridad y se introducen elementos de competitividad entre ellos; y laalienación del propio potencial humano, pues los individuos quedan reducidos a piezas de unamaquinaria. Los resultados de la alienación son sentimientos de frustración, insolidaridad,soledad e imposibilidad de autorrealización personal. La dialéctica marxiana, a diferencia Hegel, no se basa en las ideas abstractas, sino en losprocesos sociales específicos, susceptibles de ser conocidos y previstos (Tezanos, 2001). Porello, percibe la naturaleza contradictoria del progreso capitalista y concibe la propuesta deunos seres humanos capaces de inventar formas distintas de organizar la producción. Esto,según Marx, generaría unas nuevas relaciones de producción que constituirían la base −lainfraestructura de la sociedad− sobre la que se asentaría la superestructura política y jurídica,a la cual corresponderían unas formas concretas de conciencia. El socialismo conceptualizadopor Karl Marx tenía un cierto carácter utópico, de manera que para ser llevado a la prácticasería necesario que el ser humano fuera perfecto al nacer; como esta exigencia de perfecciónhumana choca frontalmente con la realidad, Marx intenta recrear un orden sociopolítico en elcual la estructura del Estado sea sólo un tránsito en la educación del ser humano. Considerabaindispensable la introducción en la sociedad del orden de la solidaridad, gracias al cual todoslos hombres, sobre todo los más desfavorecidos, pudieran romper sus impedimentos. Ferdinand Tönnies En su obra de 1887 “Comunidad y asociación” Tönnies expone que las relacionessociales que configuran la sociedad son relaciones entre voluntades, entendidas éstas comomecanismos psicológicos que orientan y motivan la conducta de los seres humanos. Tönnies(1887/1984) diferencia dos modalidades en que se manifiesta esa voluntad: − La voluntad orgánica es la expresión natural y espontánea del carácter humano.Aparece ligada directamente al organismo biológico y a sus necesidades convivenciales y
  34. 34. 34afectivas. Esta voluntad caracteriza a agrupaciones humanas en las que predominan relacionescomunitarias. − La voluntad reflexiva está determinada por el pensamiento y es, por tanto, unavoluntad mediada por el raciocinio y el interés calculado. Da lugar a agrupaciones humanasen las que predominan relaciones asociativas. Puede observarse que, en comparación con Durkheim, Tönnies invertirá la posición delo orgánico y lo mecánico, otorgando el calificativo “orgánica” a la agrupaciónpreindustrializada, mientras que Durkheim lo otorgaba a la sociedad industrializada. La noción de comunidad en Tönnies se corresponde con un tipo de agrupación en elcual las personas están unidas por vínculos afectivos y por objetivos comunes quetranscienden los intereses particulares de cada individuo. En la comunidad el sentimiento, elpensamiento y las acciones de las personas son compatibles con la cooperación de cada uno ygarantizan el mantenimiento de la unidad del colectivo. En cambio, la noción de relaciónasociativa se corresponde con relaciones frías y calculadas, en las que predomina el interésparticular sobre el comunitario, pues esas relaciones se establecen con el objetivo de satisfacerintereses particulares. Las ideas de Tönnies han tenido eco en la psicología comunitaria actual, en concreto sunoción de comunidad como modelo de agrupación basado en la solidaridad, la cooperación yla empatía. Precisamente, uno de los objetivos de la psicología comunitaria es la intervenciónen entornos vecinales para fomentar lazos que fortalezcan la cohesión y la solucióncooperativa de necesidades colectivas (Cantera, 2004; Musitu, 1998). Max Weber Aunque Weber vive hasta 1920, y algunos de sus libros más destacados son publicadosoriginalmente después de esta fecha, su obra fue intelectualmente concebida durante el sigloXIX, dentro del marco de desarrollo teórico en las ciencias sociales que estamos analizandoen este capítulo. Al igual que Karl Marx, Max Weber se interesa por el análisis del capitalismo. ParaWeber el capitalismo era un exponente de las tendencias hacia una progresiva racionalización
  35. 35. 35de la economía y no tenía un sentido tan negativo como para Marx. Creía Weber que elsistema capitalista evolucionaría hacia un socialismo moderado que rectificara las injusticias ydesigualdades de aquél (Tezanos, 2001). Cuestiona el determinismo económico propugnadopor la teoría marxiana y afirma que el capitalismo no puede explicarse apelando únicamente aunos determinantes económicos, sino que en el propio desarrollo industrial capitalistaconcurren otros tipos de factores como son los ideológicos y los culturales. Así, mientras queMarx se centra en los factores económicos y materiales para explicar el capitalismo, Weber seinteresa por las ideas y las creencias. En el desarrollo del capitalismo, según la idea de Weber,han concurrido unos factores ideológicos que han facilitado la formación de una determinadamentalidad económica. La importancia de Weber en este sentido es, precisamente, la de cuestionar eldeterminismo económico de Marx, mostrando el peso que adquieren los factores ideológicosen la dinámica interna de los sistemas sociales y económicos. En su obra “La ética protestantey el espíritu del capitalismo”, −publicada por primera vez como libro en 1930, aunque losartículos originales datan de 1904 y 1905− explica que el comportamiento de los individuossólo puede entenderse si se tiene en cuenta su concepción del mundo, de la cual forman partelas creencias religiosas. A este respecto, postula que los valores éticos y religiosos delprotestantismo se hallan relacionados con el surgimiento del capitalismo (Weber, 1930/1984).En efecto, el espíritu capitalista enfatiza valores tales como la actuación racional y calculada,el orden y la disciplina, el afán de trabajo y lucro, el éxito personal, la propiedad privada,…,valores que encajan en el ideario ético protestante y en la noción del trabajo como manera deseguir los designios divinos −“Dios ayuda a los que se ayudan sí mismos”−. La conciliaciónde la ética protestante con las exigencias del sistema capitalista, contribuyó, según Weber, aldesarrollo inicial de éste en los países tradicionalmente protestantes. Es significativo que la psicología social contemporánea ha destacado que el llamado“error fundamental de atribución” es más frecuente en los países imbuidos por la éticaprotestante (Echebarría, 1994). Este sesgo de atribución consiste en considerar que losresultados que alguien obtiene en la vida dependen, principalmente, de factores internos,menospreciando la causalidad externa, lo cual encuentra sintonía con una cierta legitimizaciónde las desigualdades sociales, consecuente tanto de la ética protestante tradicional como de laideología capitalista.
  36. 36. 36 Otra aportación de Weber a la construcción del pensamiento psicosocial fue la teoría dela burocracia. Explica Weber que en la sociedad pueden acontecer tres modalidades delegitimación del poder (Peiró, 1998): − La dominación carismática. El poder se legitima por las características de quien loostenta, por la aceptación de la autoridad que hacen los dirigidos y por la fe que éstosdepositan en aquél. El poder es inherente a la persona que lo detenta. − La dominación tradicional. El poder se legitima por el pasado familiar de quien loposee, siendo, por tanto, inherente a una familia. Esta modalidad de legitimar el poder espropia de sociedades tradicionales y de organizaciones basadas en el patrimonio familiar. − La dominación legal o burocrática. El poder no es inherente a quien lo ejerce, sinoque se asienta sobre la legalidad como una expresión de la racionalidad humana. Quien ejerceel poder lo hace en función de prerrogativas legales y sólo lo hará dentro del contexto para elcual esas prerrogativas son válidas. La ordenación burocrática, según Weber, permite que la razón prevalezca sobre laarbitrariedad. Son las reglas racionales las que, en última instancia, ejercen control sobre losindividuos. La persona que ejerce el poder lo hará como respuesta esas mismas reglas y sólopodrá acceder a él mediante la demostración de competencias técnicas. La función de controlejercida por esa persona no podrá exceder el marco de una ordenación racional de las reglas(Peiró, 1998). Weber intentó integrar los ámbitos de lo objetivo y lo subjetivo por medio de unametodología que llamó “método comprensivo”, de forma que fuera posible formularexplicaciones de los fenómenos sociales. El método comprensivo de Weber se basaba en tresconceptos clave: la acción, la relación social y la interpretación causal. La acción se refiere alas conductas humanas, a lo que las personas hacen dentro de la sociedad. La relación socialse refiere a los modos más probables de aparición de las conductas humanas en los contextossociales, es decir a regularidades que se orientan por la repercusión mutua. La interpretacióncausal es el grado en que es conocido el desarrollo externo de una acción y el motivo de lamisma. El método comprensivo requiere, además, el plano de análisis histórico como granhorizonte analítico de los hechos sociales (Tezanos, 2001).
  37. 37. 37El pensamiento social en el Reino Unido Herbert Spencer y la influencia de Charles Darwin En 1859 publica Darwin su obra “Sobre el origen de las especies mediante la selecciónnatural”, que intentaba explicar el problema de la adaptación y construir una teoría generalsobre la Evolución. El principal mecanismo explicativo era la selección natural: lasupervivencia de los individuos cuyas características les permiten una mejor adaptación a sumedio. A partir de aquí, ciertos teóricos −los llamados “darwinianos sociales”− comienzan autilizar esta visión para explicar la sociedad. Su objetivo fundamental era describir la historiaevolutiva de la sociedad humana: en la medida en que la sociedad, en sentido amplio, pasabaa través de estadios cada vez más complejos, también se consideraba que evolucionaba haciaestadios más elevados. Pero estos teóricos ya presentaban puntos de vista similares antes de laobra de Darwin; la influencia de éste sirvió para fortalecer el concepto evolucionista,favoreciendo así su aplicación a la esfera social (Rossi y O’Higgins, 1981). Fue Herbert Spencer el primero en introducir en las ciencias sociales los principiosderivados de las teorías evolucionistas. En 1855 publica “Principios de psicología”, dondeexpone una explicación evolucionista fundamentada en la de Jean Lamarck relativa a laevolución de formas simples en formas complejas. Posteriormente, incorporaría suinterpretación de las ideas de Darwin y ampliaría su concepción evolucionista a otrasdisciplinas como la sociología, la política y la ética. Spencer, cuando aplica la ley general dela Evolución a la psicología, afirma que la evolución de la mente es el resultado de unaprogresión desde el estado indiferenciado de los órganos primitivos hasta la estructuracompleja del cerebro humano (Hergenhahn, 2001). La mente humana, considera Spencer, haevolucionado hacia una mayor complejidad de las reacciones ante los acontecimientosexternos, como consecuencia de la interacción entre el organismo y el medio. Así, pasa de losreflejos a los instintos, después a la memoria y finalmente al razonamiento. En la misma línea evolucionista, Spencer establece una analogía entre los organismosbiológicos y las sociedades. El organicismo social de Spencer compara el crecimiento de unser vivo con el desarrollo de una sociedad, proponiendo que ambos coinciden en losprincipios evolucionistas de integración de las partes y diferenciación de las mismas. Así, en
  38. 38. 38la sociedad como organismo se integran sus partes constitutivas −individuos,instituciones,…−, pero lo hacen como elementos diferenciados cada una de ellas (Gil-Lacruz,2007). Sin embargo, Darwin no planteó que los principios evolucionistas pudieran aplicarse ala evolución de la sociedad, como sí fue afirmado por los darwinianos sociales, que inclusolos pretendieron aplicar a la política. El propio Spencer considera que una política social de“dejar hacer” permitiría la libre competición entre los ciudadanos y, por tanto, lasupervivencia de los fuertes y la perfección de la especie humana. Según Spencer, losprogramas gubernamentales de protección social interferían el natural desarrollo de losprincipios de selección natural (Gaviria, 2007). Otro texto de Darwin, el que trata de la expresión de las emociones en el hombre y losanimales (Darwin, 1872/1984), presenta contenidos de interés para la psicología social. Lapropuesta es que las expresiones emocionales humanas, mediante gestos, son una prueba desu hipótesis evolucionista: el gesto emocional es un vestigio de conductas que en el pasadofilogenético tuvieron una función adaptativa para la especie y que, posteriormente, cambiaronsu función de lo instrumental a lo expresivo −por ejemplo, la gesticulación de ira−. Dado quees herencia filogenética, la gesticulación emocional básica es relativamente universal e,incluso, muestra una continuidad entre el hombre y otras especies animales. La obra de Darwin tuvo también incidencia para inspirar el estudio acerca de laevolución de la conducta social humana. Como describe Gaviria (2007), ciertas tendenciasconductuales y relacionales propias de nuestra especie se han “seleccionado” porque hanpermitido la supervivencia de los grupos que las poseían. Así ocurre en el caso de la tendenciaa ayudar a quien ayuda a los demás y a rechazar a quien no lo hace −altruismo recíproco−, dela tendencia a ayudar a los más semejantes o próximos −aptitud inclusiva−, de la motivaciónde la hembra para diferenciar entre los machos más capaces −inversión parental− o de lareacción de malestar psicológico como consecuencia del rechazo social −motivo deautoestima−. Se trata de cuatro mecanismos adaptativos que cohesionan y fortalecen a losgrupos cuyos individuos los poseen y por ese motivo han permanecido “seleccionados” ennuestra especie. Aunque Darwin no llegó a dar cuenta de ellos, lo cierto que su desarrollo
  39. 39. 39teórico dentro de la psicología social no hubiera sido posible sin la explicación darwinianasobre la selección natural.El pensamiento social en los Estados Unidos Los planteamientos de Comte, Wundt, Spencer, Darwin, Tarde, o Durkheimrepercutieron en las ciencias sociales estadounidenses, a través de la incorporación que, de susideas, realizaron diferentes autores. Evidentemente, estas ideas experimentaron diversasmodificaciones, para ajustarse al entorno social y cultural de los Estados Unidos (Collier etalii, 1996). La teoría evolucionista, en la versión de Spencer, contribuyó al desarrollo delpensamiento social estadounidense. El éxito de la teoría de Spencer en los Estados Unidosguarda estrecha relación con la posibilidad que permitía el concepto de supervivencia del másapto para justificar determinadas políticas asociadas tanto con el capitalismo como con lasuperioridad racial (Gaviria, 2007; Hergenhahn, 2001). Collier et alii (1996) explican la incidencia que el darwinismo social tuvo sobrediversos autores estadounidenses del siglo XIX, como William Sumner y Lester Ward. Lapostura de Sumner es similar a la de Spencer, aunque más claramente individualista ydeterminista, postulando una simetría entre las leyes de la evolución natural y la social.Sumner fue un defensor radical de las políticas liberales de laissez faire y de la supervivenciade los más fuertes en la sociedad. En contraste, Ward diferencia entre la evolución natural y lasocial: la evolución social se produce cuando las personas sustituyen la casualidad y el azarpor la inteligencia y la previsión científica, lo cual permitirá transformar el individualismo yla competitividad en un sistema de vida cooperativo y humanizado. En este contexto, se desarrolla en los Estados Unidos un interés creciente por el estudiode lo social durante el siglo XIX. La obra de Peirce, James y Dewey, merecerá unacaracterización en los párrafos posteriores.

×