Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

La historia de un lobo

lo mejor

  • Login to see the comments

  • Be the first to like this

La historia de un lobo

  1. 1.  Dormían, sin hambre, sin sed, sin nadie que los molestara, y aquel Lobo seguía sentado, sin dormir, sin descansar; al fondo pasó una sombra, miró a sus compañeros dormidos; siguió la sombra, las nubes dieron descanso y alumbró la luna de nuevo; el Lobo la observó por un instante y siguió el aroma, al fondo una hembra lo observaba con calma; un lobo solitario en su territorio; debió gruñir, debió atacar, no lo hizo, la observó, por mucho tiempo, y ella se acercó unos pasos frente a su mirada, se observaron de un lado a otro; quiso hablarle, quiso dar un aullido, pidiéndole que se acercara, pero no lo hizo; Ella, bajo la luz de la Luna dejó de observarlo y caminó alejándose, el la siguió unos pasos, Ella corrió, El la siguió, ella corrió tranquila entre los árboles y El solo pudo seguirla hasta que una luz naranja lo detuvo, una fogata.
  2. 2.  Ella pasó como si no le importara demasiado cerca, si hubieran despertado los 3 cazadores hubieran despertado. Estaban cerca, demasiado cerca… Ella continuó su carrera y el lobo se mantuvo mirando el campamento; uno de los hombres se mantenía despierto, los otros 2 dormían; pudo darse cuenta que siguiéndola, había entrado de nuevo al territorio que le pertenecía a su antigua manada, ese campamento no estaba en su territorio, no era su derecho atacar; sin embargo pudo darse cuenta que varios lobos empezaban a acercarse, los 3 cazadores estaban rodeados y ni siquiera se daban cuenta; sería una noche larga; aquella manada tenía más de 20 lobos; demasiado para 3 escopetas; el Lobo dio vuelta y volvió a su territorio, a descansar; en la madrugada se moverían de nuevo; demasiados enemigos, pocos aliados.
  3. 3.  Cada uno de los 7 lobos de la manada se fueron ubicando, rodeando a los bisontes, cortando cualquier posible escape, la gruesa capa de nieve les aseguraba que los pesados animales no podrían escapar tan rápido, se fueron acercando, gruñendo, cortando cada uno las rutas de escape; finalmente un bisonte queriendo ser valiente cometió el último error de su vida y quiso escapar, se encontró con unos colmillos cerrándose en su pata trasera, cada uno de los lobos agarró una pata diferente del animal, haciéndole aún más difícil su movimiento; los 3 restantes se centraron en evitar que los otros bisontes se acercarán a la presa; La victima siguió intentando moverse, luchando contra los lobos en sus patas, contra la nieve donde sus patas se hundían; finalmente cayó al suelo, y recibió colmillos en su garganta
  4. 4.  pudieron comer tranquilos, dejaron escapar al resto del grupo de bisontes, ya su aroma estaba en ellos, podrían encontrarlos cuando quisieran, si no estaban demasiado lejos; cuando la carne del animal muerto estaba casi acabada un aullido erizó la piel de la manada de 7 lobos; ese aullido, de aquel líder de aquella manada de muchos más que ellos, de esa manada que habían abandonado. El hambre les había impedido darse cuenta que estaban en el territorio de esos que los habían abandonado, de esos que ellos habían abandonado; el Lobo decidió escapar, no sería conveniente una lucha contra esos lobos; en el caminó de salida encontró ojos de lobos que le gruñían terriblemente, un momento de descanso y todos ellos hubieran atacado sin piedad, dejando los cadáveres de 7 lobos. Esta vez, en este escape, su líder no dejó que se separaran, así todos estaban seguros, si morían, morirían todos…
  5. 5.  Por un segundo vio, al frente, alejado de él, a ese nuevo líder de aquella gran manada que antes había sido la suya; mirándolo retador, mostrando su dominio en ese territorio; hubiera podido atacarlo, dejarlo desangrándose en la nieve; pero su oído ya le había dicho que cerca suyo estaban varios lobos persiguiéndolos, esperando justamente eso, que el se detuviera a atacar a su enemigo para que ellos atacaran desde atrás; por eso siguió corriendo, pero lo miró, directo a sus ojos… no sería su último encuentro; volverían a estar en una situación parecida, y esa vez, habría sangre; por su boca, sabía nuestro lobo, había pasado más sangre de sus iguales que por la de su enemigo; eso, para un lobo, quería decir que el tenía más poder, sin embargo, por esta vez, tenía que correr; la lucha contra el bisonte les había llevado mucho tiempo; la noche no tardaría en llegar, tenía que correr lejos de territorio enemigo y encontrar un buen lugar; los pasos a su espalda, el aroma de los lobos que perseguían se hizo cada vez más lejana, hasta que aquel Lobo descubrió que la persecución había acabado, aligeró el paso…
  6. 6.       Cuando la presa es más difícil, más valoras el trofeo… -¿Y? Por 2 centimetros y ese maldito animal me arranca el cuello de un solo movimiento. -Por favor, fue un pequeño descuido, lo tenemos donde queremos, seguiremos las huellas a pie, los encontramos, algunos disparos y todo acabó, no sabrán que les pasó. 3 hombres, 2 hablando, uno en silencio caminando lentamente entre un bosque pintado de blanco, siguiendo huellas en la nieve esperando que no se borren antes de encontrar la locación de sus presas… un sol que no calienta mucho; y 7 lobos huyendo en la inmensidad del mundo… Estos 3 cazadores se habían conocido hablando de cazar las presas más difíciles; los 3 habían ido, por separado a África, habían cazado desde pequeños; sus casas estaban llenas de trofeos de caza… Los hombres, los únicos animales que cazan por diversión, los hombres tienen un vacío tan grande que necesitan cazar para sentirse superiores; los ojos del venado se ven tan tranquilos, tan en paz, que el hombre lo tubo que cazar, para sentirse más que el. Pero eso no le basto; el lobo que ataca al venado desde siglos antes de que el pudiera alcanzarlo, también se convirtió en presa. El hombre creó herramientas para sobrevivir frente a los animales más aptos para cazar que él y para defenderse de los agresivos, fue un movimiento inteligente, pero aún así, un lobo era mucho más hábil que un hombre con lanza; los 2 lograban comer, pero el hombre, egoísta, no podía aceptar esto, mejoró sus armas para ser más eficaz…
  7. 7.   Algo, en los ojos del lobo, en su pecho, en su aullido, en sus movimientos… el lobo, sin ser el animal más rápido; sin ser el más apto para esconderse, sin tener la mejor vista, ni el mejor ojo, ni las mejores armas; fue tal vez la mayor competencia del hombre, se estableció en los 5 continentes, pobló gran parte del mundo; la realidad nos dice que un lobo en muy raras ocasiones ataca al humano sin que este le represente una amenaza real a él o a miembros de su manada, como en el cazo del encuentro de nuestro lobo y uno de los cazadores; sin embargo, que un lobo, de vez en cuando, robara una presa a un humano; aunque el humano tuviera más de donde comer, representaba un reto para él, una rebeldía contra su dominio, que para que satisfaga al hombre común, debe ser absoluto; y esos ojos, esos ojos cargados de orgullo, de saberse imponente, al hombre lo molestan demasiado, y por eso necesita de darle disparos a su cuerpo, de verlo muerto por sus balas para sentirse alguien… aquel vacío adentro del hombre es tan grande que necesita eliminar cualquier cosa que vea tiene algo que el no; la envidia del hombre, su ambición no tiene limites. Por eso estos 3 coleccionan sus trofeos y se enorgullecen de haber matado a casi toda especie existente, excepto una, al hablar, los 3 coincidieron en que nunca habían matado a un lobo gris; y se decidieron a realizar una expedición de caza para buscar ese propósito; y al primero que encontraron es a nuestro lobo; que en este momento encuentra, junto a su manada, a un grupo de bisones, recuerda tener hambre, y se prepara para cazar, la diferencia de la caza del hombre y del lobo, es que el lobo lo hace por necesidad; sin odio, sin envidia, sin ambición mayor que la de alimentarse a si mismo y alimentar a la manada. Los 2 son cazadores, pero solo uno podría dejar de cazar sin morir.
  8. 8.          Algo adentro suyo lo hacía correr a pesar de las heridas, que cada día se curaban un poco… los cazadores seguían sus huellas, un gruñido separó al grupo y continuaron corriendo… el sonido motorizado los seguía de cerca; quiso detenerse, darse vuelta y atacar, pero se sabia perdedor; morir no era una opción, continuó corriendo, hasta que se dio cuenta de haber perdido el rastro de su manada; de repente el sonido motorizado se apagó… habían encontrado a uno. Una loba gris, corriendo, intentando esconderse, el primer disparo sonó y levantó la nieve detrás de sus patas;el cazador recargó maldiciendo su suerte y apuntó de nuevo, se movió unos centímetros y oyó el desgarrador gruñido y apenas tubo tiempo para dar 2 pasos atrás evitando los colmillos en su yugular; no pudo mantener el arma en sus manos. -¿De donde salió?- gritó uno y disparó, fallando. El tercer cazador tenía su disparo listo y el lobo apunto de saltar hacia su muerte; su compañera de manada se mantenía escondida, moviéndose lentamente con la mirada en uno de los cazadores, la escena parecía detenida; un sonido agudo detuvo a los cazadores y a los lobos. -No pueden cazar aca- dijo el recién llegado -¡Ese me atacó!- replicó uno apuntando hacia el vacío, habían vuelto a perderles. -Parece inmortal- dijó uno prendiendo un cigarrillo y abordando el motorizado. -Si los encuentro en esta zona cazando de nuevo, dejara de ser una advertencia… Los 2 lobos corrieron, un aullido hizo saber la locación al resto, corrieron, creyendo escapar, pero sin saberlo se alejaban del único sitio donde estarían protegidos. Las nubes no dejaban ver la luna de madrugada.
  9. 9.   Se movían como sombras, con aquel lobo a la cabeza; separados, pero cada uno conciente de donde estaba el otro; permanentemente concentrados… su olfato le indicaría el lugar, el lugar donde su compañia lo esperaba; por ahora estaba solo en la cabeza, no lo estaría pronto… cerca, la sentía cerca… cada vez más, gruñó con fuerza para hacerle saber a su manada a donde debían ir, todos se acercarón y rodearón el lugar, cercano al lago… ahi estaba ella, en el suelo, con su pelaje mojado, con un camino de sangre detras suyo… El Lobo corrió a su lado y lamio sus heridas… no habia caso, ahi, en la orilla del lago, su soledad en cabeza sería mucho mayor… aulló desconsolado. Dormían, todos menos él, que permanecía sentado al lado del cuerpo de ella… un sonido, un conocido sonido, voces, de esos animales de 2 patas, que ya lo habian herido más de una vez, que le habian quitado tanto… alguna vez habia probado la sangre de uno… pero eran más, varios más… gruñó para despertar a la manada y hulleron… era una batalla que no podrían ganar…
  10. 10.   Caminó hacia la manada que esperaba…caminó aunque sus enemigos lo siguieran… sus heridas las sentía a cada paso, pero caminaba como si no las sintiera, miro a todos los presentes… el había peleado, había dejado su pellejo, su sangre, había esquivado las balas y recibido otras… no más, no más manada que lo esperara cerca a la luz, alguna vez fue la cabeza de esa manada, y hoy no lo necesitaban, pelear con el nuevo líder no tendría sentido… Y habían otros, abandonados a su suerte, peleando solos con sus propios enemigos, la manada solo los esperaba… no más, aulló con fuerza y así los llamó a su lado, eran pocos a su lado, eran muchos enemigos, eran muchas las heridas; pero así se quedaría… ellos, los abandonados, serían su nueva manada, y el sería su cabeza, el daría todo por ellos, cada uno tenía sus propios enemigos, pero aquel lobo no temía, pelearía con todos, daría su vida por la de ellos, cada golpe lo recibiría también el, cada gota de sangre, la derramaría el también; no dejaría a nadie de lado, esta era su vida ahora, daría todo por ellos, esperando a cambio solo el sonar de los pasos a sus espaldas… algo le faltaba, la cabeza de una manada se torna también solitaria… aulló a la luna, su nueva manada lo acompañó, se alejo de la antigua, los volvería a ver, lo sabía… pero no podía ser uno más… el tenía que estar a la cabeza, para sentir que protegía a los suyos, para sentir que cada uno de ellos, por separado estaría cuando el los necesitara… esta era su nueva vida…
  11. 11.  La sangre seguía saliendo de sus heridas, solo estaba con la luna, y en la luna también estaba ella; adelante suyo sus enemigos le sonreían irónicamente, aquel lobo había olvidado sonreír, atrás suyo no veía a nadie, adelante solo enemigos incontables… y vio esa sonrisa, repetida muchas veces, esa sonrisa de los que creían haberlo derrotado… necesitaba esa sonrisa, necesita que una nube se moviera unos centímetros para que la luna, gigante, alumbrara todo, el lobo no era solo el, eran todos, sus heridas seguían ahí, algunas de ellas lo habían acompañado toda su vida; pero ahora había algo más adentro suyo, habían muchos con él, estaba solo y no lo estaba al tiempo… y esa sonrisa de sus enemigos se lo recordó… el no podía morir, no podía ser vencido… cerró los ojos por un momento y la recordó, la sintió adentro suyo, la vio una vez más en la luna… a ese lobo lo daban por muerto, y se reían de su muerte… no sabían lo que estaban haciendo… no lo estaban matando, lo estaban reviviendo… aquel lobo herido tenía más fuerza que ellos, y en ese momento logró sonreír, porque sabía que adelante suyo no existía nada que pudiera matarlo, en ese momento sonrió y atacó.
  12. 12.  aquel lobo se movió cojeando, sintiendo el sabor de la sangre en su boca, y caminó hasta donde pudo y se acostó donde nadie lo viera, donde su orgullo natural no se viera afectado; lamió sus heridas, y sintió el sabor esta vez de su propia sangre; se recostó y descansó poco, se incorporó y miró hacia atrás, volver o abandonar. Caminó siguiendo su propio rastro, y llegó de vuelta, donde su par estaba muerto, pasó por el lado sin inmutarse y se empezó a acercar a donde no debía ir. La guerra había comenzado. ¿Quien quedaría vivo?
  13. 13.  El Lobo mira directo a la Luna, parece tranquilo, no aúlla todavía, espera sentado… La Luna hacé brillar sus ojos, y el siente que sus ojos son como la Luna, brillan en cualquier oscuridad, incluso cuando nadie puede verlos… esta con la mirada fija, y adentro de su apacible figura se encuentra un gruñido salvaje, se encuentra una rabia casi incontrolable… observa la Luna, espera que ella le quite esa rabia y le devuelva la capacidad de dormir; la Luna es su única diosa, es su alma, es su espíritu, es la calma en un cielo negro; de vez en cuando un colmillo alumbra tan blanco como ella, y enseguida lo esconde. Aquel Lobo, apacible y salvaje, tranquilo e iracundo, cariñoso y asesino espera que la Luna le de una respuesta; sus orejas están alerta y su pelaje comienza a erizarse, toma un respiro, se pone de pie y desde su alma lanza un aullido desgarrador, su rabia se ha ido… su aullido es respondido por uno mucho más cariñoso, su pareja, su luna en forma de lobo corre hacia el, le mordisquea una oreja y corre abajo de la colina. En medio de una noche que solo es alumbrada por la Luna, El Lobo corre detrás de aquella hembra, y se da cuenta, sin entenderlo, que en esa noche, lo acompañan sus dos amantes. La luz plateada deja de alumbrar los plateados pelajes de los lobos que corren entre los árboles, y la Luna se queda esperando a que el Lobo la necesite una vez más.

×