Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

La lluvia amarilla

7,008 views

Published on

Presentación con imágenes de Ainielle que recoge citas de la obra "La lluvia amarilla".
Incluye géneros y obras de Julio Llamazares

Published in: Education
  • Be the first to comment

La lluvia amarilla

  1. 1. LA LLUVIA AMARILLA JULIO LLAMAZARES DEPARTAMENTO DE LENGUA IES MAR DE ARAGÓN- CASPE CURSO 2009-2010
  2. 2. La lluvia amarilla (1988) <ul><li>Es el monólogo del último habitante de un pueblo abandonado del Pirineo aragonés, llamado Ainielle. </li></ul>
  3. 3. <ul><li>Entre la «lluvia amarilla» de las hojas del otoño, que se equipara al fluir del tiempo y la memoria, o en la blancura alucinante de la nieve, la voz del narrador, a las puertas de la muerte, nos evoca a otros habitantes desaparecidos del pueblo, que lo abandonaron o murieron, y nos enfrenta a los extravíos de su mente y a las discontinuidades de su percepción en el villorrio fantasma del que se ha enseñoreado la soledad. </li></ul>
  4. 4. AINIELLE <ul><li>En el año 1970, quedó completamente abandonado, pero sus casas aún resisten, pudriéndose en el silencio, en medio del olvido y de la nieve, en las montañas del Pirineo de Huesca que llaman Sobrepuerto . </li></ul>
  5. 5. <ul><li>“ Cuando lleguen al alto de Sobrepuerto, estará, seguramente, comenzando a anochecer. Sombras espesas avanzarán como olas por las montañas y el sol, turbio y deshecho, lleno de sangre, se arrastrará ante ellas agarrándose ya sin fuerzas a las aliagas...” </li></ul>
  6. 6. <ul><li>“ Visto desde la loma, Ainielle se cuelga sobre el barranco, como un alud de losas y pizarras torturadas, y sólo en las casas más bajas —aquellas que rodaron atraídas por la humedad y el vértigo del río— el sol alcanzará a arrancar aún algún último destello al cristal y a las pizarras. Fuera de eso, el silencio y la quietud serán totales”. </li></ul>“ Y, sin embargo, los que contemplen el pueblo desde las altas campas de Sobrepuerto sabrán que, aquí, entre tanta quietud, entre tanto silencio y tantas sombras, yo les habré ya visto y estaré esperándoles”.
  7. 7. <ul><li>“ Y, así, en apenas unos años, Ainielle fue quedando convertido en el terrible y desolado cementerio que ahora, todavía, puedo ver a través de la ventana”. </li></ul>
  8. 8. <ul><li>“ En sólo cuatro años, la hiedra y la carcoma han destruido el trabajo de toda una familia y todo un siglo. Y ahora las dos avanzan juntas, por las maderas ya podridas del viejo corredor y del tejado, en busca de esas últimas sustancias que aún sostienen el peso y la memoria de la casa. Esas sustancias viejas, cansadas, amarillas —como la lluvia en el molino aquella noche, como mi corazón ahora y mi memoria—, que, un día, tal vez muy pronto ya, se pudrirán también del todo y se desmoronarán, al fin, en medio de la nieve, quizá conmigo dentro todavía de la casa”. </li></ul>
  9. 9. <ul><li>“ El tejado y la luna. La ventana y el viento. ¿Qué quedará de todo ello cuando yo me haya muerto? Y, si yo ya estoy muerto, cuando los hombres de Berbusa al fin me encuentren y me cierren los ojos para siempre, ¿en qué mirada seguirán viviendo?”. </li></ul>
  10. 10. <ul><li>“ Como arena, el silencio sepultará las casas. Como arena, las casas se desmoronarán. Oigo ya sus lamentos. Solitarios. Sombríos. Ahogados por el viento y la vegetación”. </li></ul>
  11. 11. <ul><li>“ El tiempo fluye siempre igual que fluye el </li></ul><ul><li>río: melancólico y equívoco al principio, </li></ul><ul><li>precipitándose a sí mismo a medida que los </li></ul><ul><li>años van pasando. Como el río, se enreda </li></ul><ul><li>entre las ovas tiernas y el musgo de la infancia. </li></ul><ul><li>Como él, se despeña por los desfiladeros y los </li></ul><ul><li>saltos que marcan el inicio de su aceleración ”. </li></ul>
  12. 12. <ul><li>“ Día a día, en efecto, a partir de aquella noche junto al río, la lluvia ha dio anegando y tiñendo mi mirada de amarillo. No solo mi mirada. </li></ul><ul><li>Las montañas también. Y las casas. Y el cielo. Y los recuerdos que, de ellos, aún siguen suspendidos . Lentamente, al principio, y, luego ya, a ritmo en que los días pasan por mi vida, todo a mi alrededor se ha ido tiñendo de amarillo como si la mirada no fuera más que la memoria del paisaje y el paisaje un simple espejo de mí mismo”. </li></ul>
  13. 13. <ul><li>“ Fue el principio del fin, la iniciación del largo e interminable adiós en que a partir de entonces, se convirtió mi vida. Como la luz del sol, cuando se abre una ventana después de muchos años, rasga la oscuridad y desentierra bajo el polvo objetos y pasiones ya olvidados, la soledad entró en mi corazón e iluminó con fuerza cada rincón y cada cavidad de mi memoria” . </li></ul>
  14. 14. <ul><li>-”La noche queda para quien es”. </li></ul>
  15. 15. LLAMAZARES POETA: <ul><li>En 2009 se publicó VERSOS Y ORTIGAS, la poesía completa de Julio Llamazares que recoge dos poemarios del autor: </li></ul><ul><ul><ul><li>La lentitud de los bueyes </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Memoria de la nieve </li></ul></ul></ul><ul><li>Aunque hace años que no escribe poesía Llamazares confiesa seguir considerándose poeta . </li></ul>
  16. 16. LLAMAZARES NARRADOR <ul><li>Luna de lobos (1985) </li></ul><ul><li>La lluvia amarilla (1988) </li></ul><ul><li>Escenas del cine mudo (1994) </li></ul><ul><li>En mitad de ninguna parte (1995) </li></ul><ul><li>Tres historias verdaderas (1998) </li></ul><ul><li>El cielo de Madrid (2005) </li></ul>
  17. 17. LLAMAZARES Y EL GUIÓN CINEMATOGRÁFICO <ul><li>Retrato de un bañista (1984) </li></ul><ul><li>Luna de lobos (1987) </li></ul><ul><li>El techo del mundo (1995) </li></ul><ul><li>Flores de otro mundo (1999) </li></ul>
  18. 18. LLAMAZARES PERIODISTA <ul><li>En Babia , 1991 </li></ul><ul><li>Nadie escucha , 1993 </li></ul>&quot; Hace tiempo que alimento la sospecha de que la literatura no es más que el horizonte que empieza donde acaba el periodismo y, en cualquier caso, es en esa zona neutra, en esa tierra de nadie en la que los dos se unen, en la que yo he pasado -y espero seguir pasando- todos los días de mi vida.&quot;
  19. 19. LLAMAZARES ENSAYISTA <ul><li>El entierro de Genarín: Evangelio apócrifo del último heterodoxo español (1981) </li></ul><ul><li>En Babia (1991) </li></ul><ul><li>Nadie escucha (1995) </li></ul><ul><li>En mitad de ninguna parte (1995) </li></ul><ul><li>Los viajeros de Madrid (1998) </li></ul><ul><li>Modernos y elegantes (2006) </li></ul><ul><li>Entre perro y lobo (2008) </li></ul>
  20. 20. LLAMAZARES Y LA LITERATURA DE VIAJES <ul><li>El río del olvido (1990). Es la narración del viaje que había realizado a pie por la ribera del Curueño durante el verano de 1981) </li></ul><ul><li>Trás-os-montes (1998) </li></ul><ul><li>Cuaderno del Duero (1999). Crónica del viaje a lo largo de las provincias que recorre el río y que, sin embargo, nunca concluyó.) </li></ul><ul><li>Las rosas de piedra (2008): un viaje en el tiempo y la geografía por las catedrales de España. </li></ul>
  21. 21. JULIO LLAMAZARES Y LOS CUENTOS <ul><li>En mitad de ninguna parte </li></ul>&quot; A lo largo de mi vida , he escrito pocos relatos y casi todos por encargo. Al revés que una novela o que cualquier otro tipo de texto literario, que jamás podría escribir de esa forma, y menos a plazo fijo, el relato es un género para el que necesito el impulso ajeno e incluso la obligación de entregarlo al editor dentro de un plazo. De lo contrario, corro el peligro de no escribirlo o, al revés, de que se me convierta en una novela de más de doscientas páginas.&quot;
  22. 22. <ul><li>“ El escritor trabaja manipulando el lenguaje y creo que la labor del escritor, en cierto modo, es como la labor de los ríos que van puliendo las piedras hasta que producen una música determinada en el agua. Los escritores hacemos eso, lo que yo entiendo por escritor: limamos, pulimos las palabras como si fueran piedras hasta que producen una música y una poesía determinada que es la que uno pretende .&quot; </li></ul>
  23. 23. <ul><li>&quot;Humildemente, yo escribo para otra cosa, para hacer pensar y sentir, y eso se consigue solo manipulando el lenguaje para sacar de él toda su capacidad: algo que a veces se nos olvida, habituados como estamos a esas novelas comerciales en las que lo de menos es cómo están escritas y lo de más el gancho de su argumento&quot;. </li></ul>
  24. 24. <ul><li>&quot;En La lluvia amarilla el lenguaje no es solo una sucesión de palabras, sino también una música y una pintura, o al menos eso fue lo que yo intenté lograr cuando la escribía. Porque las novelas no son solo historias que cuentan cosas, sino también espejos en los que el lector se mira” . </li></ul>
  25. 25. PREMIOS <ul><li>1978: Premio Antonio González de Lama. </li></ul><ul><li>1982: Premio Jorge Guillén. </li></ul><ul><li>1983: Premio Ícaro. </li></ul><ul><li>1986: Finalista Premio Nacional de Literatura. </li></ul><ul><li>1988: Libro de Oro de la CEGAL. </li></ul><ul><li>1989: Finalista Premio Nacional de Literatura. </li></ul><ul><li>1992: Premio de Periodismo El Correo Español-El pueblo vasco. </li></ul><ul><li>1993: Premio Nonino. </li></ul><ul><li>1994: Premio Cardo D´Oro. </li></ul><ul><li>1999: Premio de la Semana Internacional de la Crítica en el Festival Internacional de Cannes. </li></ul>
  26. 26. Créditos de las imágenes <ul><li>Blog “Pirineos de Aragón” </li></ul><ul><li>Radio Televisión Española - RTVE.es : “Ainielle tiene memoria” </li></ul><ul><li>http://www.liveinternet.ru/users/mig-may/post110479609/ </li></ul><ul><li>Fondo: Libros a la calle (La lluvia amarilla) </li></ul><ul><li>Google </li></ul>
  27. 27. JULIO LLAMAZARES 21 de abril de 2010.- IES “Mar de Aragón”

×