QUISTE INFUNDIBULAR FACIAL: A PROPOSITO DE UN CASO

8,349 views

Published on

Los quistes infundibulares representan del 80 al 90% de todos los quistes foliculares cutáneos, son lesiones solitarias o múltiples en forma de nódulos intradérmicos asintomáticos recubiertos de piel normal que alcanzan hasta 5 cms. de diámetro, tienen un orificio central por el que eliminan un material blanco cremoso maloliente. Aparecen también en síndromes como el de Gardner –Richards (poliposis intestinal, tumores del tejido fibroso y osteomas) o el síndrome de Gorling (quistes, nevos basocelulares, depresiones puntiformes palmo plantares y quistes odontogénicos mandibulares).

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
8,349
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
19
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

QUISTE INFUNDIBULAR FACIAL: A PROPOSITO DE UN CASO

  1. 1. MINISTERIO DE SALUD Servicio de Cirugía de Cabeza, Cuello y Máxilofacial DEPARTAMENTO DE CIRUGIA Dr. Edwin J. Calderón Flores Cirujano de Cabeza, Cuello y Maxilofacial RNE:18918 HOSPITAL “LA CALETA” Miembro de la Sociedad Peruana de Cirugía de Cabeza, Cuello y Maxilofacial
  2. 2. Al Servicio de Cirugía de Cabeza, Cuello y Máxilofacial del Hospital “La Caleta” de la Ciudad de Chimbote-Ancash-Perú, acudió en los primeros días de julio del 2011 una paciente de 43 años de edad, referida por un centro de salud periférico para la valoración y tratamiento de un tumor facial. La paciente presentaba hace 8 meses un tumor facial derecho, asintomático, de crecimiento lento y progresivo. A la exploración clínica, se observa un tumor en el pómulo derecho de forma esférica de 2 cm. de diámetro, consistencia firme, superficie lisa y cubierta por piel adelgazada, bordes definidos, no doloroso, móvil, signo de la “tienda” positivo y orificio dilatado en su superficie. diagnóstica clínicamente quiste cutáneo de EAD. Se realiza protocolo prequirúrgico y se programa biopsia escisional bajo anestesia local. Se incide formando una losange de piel y tejido celular subcutáneo, se diseca hasta la exposición total de la neoplasia y se retira con la capsula. Se envía la pieza operatoria al Servicio de Laboratorio Clínico y Anatomía Patológica. En el informe anatomopatológico es reportado como Quiste Infundibular . QUISTE INFUNDIBULAR: BREVE REVISION A PROPOSITO DE UN CASO DESCRIPCION DEL CASO CLINICO
  3. 3. El cirujano tratante presenta en transparencias las ocurrencias durante el tratamiento quirúrgico de este caso y realiza una breve revisión de la literatura médica.
  4. 12. DEFINICIÓN Quiste cutáneo muy frecuente, generalmente solitario, de crecimiento lento, revestido por un epitelio escamoso queratinizante similar a la epidermis (Fig.1). El contenido del quiste es queratina blanca, pastosa y mal oliente. QUISTE INFUNDIBULAR: BREVE REVISION DE LA LITERATURA ETIOLOGÍA La mayoría probablemente se originan por oclusión del ostium del folículo con la consiguiente dilatación infundibular, pero pueden desarrollarse también a partir de implantes de epidermis atrapados en la dermis, especialmente en las palmas y plantas. Fig.1. Quiste infundibular. La pared está tapizada por un epitelio plano poliestratificado, similar al de la epidermis.
  5. 13. CLÍNICA El quiste infundibular es una lesión superficial, redondeada, en forma de cúpula, de pocos milímetros a varios centímetros de diámetro, cubierta por piel normal, que suele presentar un poro en su superficie (Fig. 2). Aparecen en adultos jóvenes, de edad media, sin predilección por ningún sexo. Se localiza principalmente en la cara, cuello y porción superior del tronco, aunque también son frecuentes en labios mayores y escroto. La presencia de quistes infundibulares múltiples debe sugerir la posibilidad de un síndrome de Gardner, que comprende la triada clásica de: poliposis adenomatosa intestinal, lesiones osteocondensantes en los maxilares y osteomas craneales, así como otros tumores (fibromatosis, lipomas, carcinomas viscerales) y quistes odontogénicos. También se han descrito múltiples quistes infundibulares, a menudo de gran tamaño, como complicación de la terapia con ciclosporina. A no ser que se encuentre infectado, el quiste infundibular es asintomático y de lento crecimiento. Su infección aguda bacteriana es frecuente, con la consiguiente ruptura de la pared y desarrollo de una importante reacción inflamatoria a cuerpo extraño. Figura 2. Quiste infundibular: Nódulo redondeado, cupuliforme, único, revestido por piel en región lateral de cara.
  6. 14. HISTOPATOLOGÍA Es un quiste unilocular, esférico, revestido por epitelio plano poliestratificado con capa granulosa, procedente de la porción infundibular de un folículo (Fig. ). El contenido del quiste es queratina laminada. En quistes de larga evolución, el epitelio puede estar muy adelgazado y cuando se infecta suele presentar fenómenos inflamatorios sobreañadidos y destrucción más o menos extensa de la pared, con marcada reacción granulomatosa a cuerpo extraño, que puede borrar totalmente la estructura del quiste, dejando únicamente fragmentos de queratina entremezclados con el proceso inflamatorio (queratogranuloma). Dichos restos queratínicos permiten el diagnóstico histológico, en estos casos. No es infrecuente que un quiste infundibular coincida con un nevus. En estos casos el aumento de tamaño del quiste puede llevar a una falsa sospecha clínica de melanoma. De forma excepcional pueden desarrollarse verrugas vulgares (quistes verrugosos), y tumores a partir del epitelio. Se han descrito carcinomas basocelulares, carcinomas epidermoides infiltrantes e in situ, etc. Figura 4. Quiste infundibular: Formación quística, rellena de queratina, unida a la epidermis por el infundíbulo folicular.
  7. 15. DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL Desde un punto de vista clínico su forma esférica, localización superficial y consistencia dura al tacto son muy características pero comunes al quiste tricolémico, del que se puede diferenciar sólo cuando presenta un poro de salida o por el estudio histológico. El término quiste sebáceo, a menudo preferido por muchos clínicos, es una denominación incorrecta, que no diferencia entre ambos tipos de quiste. TRATAMIENTO Si el quiste se encuentra infectado, hecho relativamente frecuente, se recomienda tratarlo con antibióticos y una vez pasado el proceso agudo inflamatorio, extirpación quirúrgica.
  8. 16. WEBGRAFIA http://www.dermis.net/dermisroot/es/36946/diagnose.htm http://www.medicosecuador.com/librodermatologia/capitulos/capitulo_16.htm http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0717-93082004000200007&script=sci_arttext http://www.e-dermatosis.com/pdf-zip/Derma131.pdf <ul><li>AGRADECIMIENTOS </li></ul><ul><li>A la paciente MANM quien me permitió disponer de las imágenes de su acto quirúrgico para poder divulgar este modesto documento académico. </li></ul><ul><li>A mi asistente, que participo de la intervención quirúrgica. </li></ul><ul><li>Al patólogo Ivan Rodas que realizo el estudio anatomopatológico. </li></ul>

×