Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Blog podem calella 25 04-2015

177 views

Published on

Blog Podem Calella

Published in: Government & Nonprofit
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Blog podem calella 25 04-2015

  1. 1. Blog Podem Calella25 April, 2015 | created using FiveFilters.org Acta XXI Assemblea Podem Calella /Acta XXI Asamblea Podemos Calella Acta de la XXI Assemblea del Cercle Podem Calella celebrada el dia 21 d’abril de 2015. Acta de la XXI Asamblea del Círculo Podemos Calella celebrada el día 21 de abril de 2015 Ordre del dia XXII Assemblea /orden del día XXII Asamblea Ordre del dia per la XXII assemblea del Cercle Podem Calella (28÷4÷2015) Orden del día para la XXII Asamblea del Círculo Podemos Calella (28÷4÷2015) Encercla’t, primer numero del butlletí de Podem Catalunya Ja ha sortit el primer numero del butlletí de Podem Catalunya, el pots descarregar aquí… 1
  2. 2. La independencia de Cataluña: un debate en Andalucía Pepe Gutierrez | Anticapitalistas - Catalano-andaluz. Como catalán de adopción amén de viejo emigrante y de algunas cosas más como agitador cultural que suele ser invitado a hablar de Andreu Nin, sucede que en los últimos tiempos no hay no hay acto sin que el debate transcurra sobre el asunto de la independencia catalana, una cuestión viva tratada desde la superación del agotamiento de la izquierda institucionalizada. Me sucedió hace unos meses en un viaje a Tenerife donde debía de seguir los pasos del viaje de Breton y de Benjamín Peret à la isla, pero al final, una demoníaca “Alerta Roja” atmosférica hizo que todo quedara en un intensivo encuentro en Radio San Borondo. Allí, el debate se movió entorno a las razones del movimiento catalanista desde diversos ángulos: de su gestación, sus razones de ser, su rápido desarrollo en un tiempo en el que la viaja oligarquía trata de desmantelar las conquistas sociales y democráticas en nombre de la “libertad”, de mercado claro…Una canción que sonaba en Canarias, donde, como en otros lugares, se está comenzando de nuevo Claro que el motivo era la obra de Andreu Nin, Els movimients de emancipació nacional (1935, reeditada por Base en catalán; hay una versión en astur, amén de la castellana de 1977), nuevamente con un prólogo de Pelai Pagès de actualización. Nin nos remitía a una tradición marxista viva, repasaba posiciones de Marx, Engels y Bakunin hasta Lenin pasando por las teorías de Rosa Luxemburgo. Kautsky y de los austromarxistas Karl Renner y Otto Bauer. La oportunidad de esta obra de obvia aunque el paso del tiempo haya modificado algunas de las conclusiones. El modelo de nuestro Nin como alternativa de resolución para las nacionalidades oprimidas de un Estado plurinacional, parte del alto listón que dejó Lenin sobre esta cuestión, uniendo lo social y lo nacional como una misma cosa. El suyo es un criterio que se sustenta en la propuesta del derecho à la autodeterminación que culminó en la constitución de la URSS como “unión libre de pueblos libres”, lo cual fue especialmente cierto antes que la guerra mal llamada civil rusa –a favor de los “blancos” intervinieron hasta 21 naciones– lo dejara todo al borde del abismo. Esta misma discusión se reprodujo al final de mi conferencia titulada a conciencia “La Puebla-Barcelona: un viaje desde la conciencia crítica”, contextualizada el IV Festival de las Letras con motivo del Día del Libro, dedicada en esta ocasión en Memoria de Félix Grande, por lo tanto en un ambiente de activismo cultural todavía incipiente, pero muy variado. Con una afluencia e interés bastante superior al de encuentros anteriores. En la propaganda aparecía un poema suyo con este comienzo: Tal como están las cosas tal como va la herida/ puede venir el fin desde cualquier lugar/ Pero caeré diciendo que era buena la vida/ y que valíà la pena vivir y reventar. Tomo nota: tengo que volver a leer a Félix. Independencia. La discusión tuvo la particularidad de pasar del auditorio de la biblioteca pública –que con tanto esmero cuida Ana Berrera-, para reproducirse en paseos, comidas y encuentros múltiples como resulta propio cuando se trata de un tema polémico sobre el que hay ganas de opinar. Un interés que, al menos por lo que yo pude ver, no se expresó con posiciones cerradas por más que, en mi intención didáctica, no dudé en mostrarme a favor del derecho a decidir, de la consulta, así como a votar a favor de la independencia y, por supuesto hijo y nieto de aquella Andalucía que se tuvo que marchar, con un sentimiento de identidad compartida Puedo añadir que entre los poetas y el personal ligado a IU, la actitud fue atenta, con voluntad de comprender un acontecimiento sobre el que se había vertido todas las descalificaciones llovidas, no había más que ver que diario de mayor circulación seguía siendo el ABC, el de antes que sigue sin competencia. Se me argumenta sobre la existencia de una “little Andalucía” en Cataluña, pues claro, además nada pequeña: de cada tres catalanes dos somos “xarnegos”, Cataluña será mestiza o no será. Pero la respuesta es sencilla: sin el apoyo de una parte considerable de este extenso sector social nunca habríamos asistido a unas manifestaciones tan multitudinarias. Tan multitudinarias –y ajustadas a los propósitos civilizatorios– que convertían en ridículas las contramanifestaciones convocadas por el PP y por Ciutadans, dos formaciones que temen a las urnas, que invocan una Constitución que en realidad no cumplen en cuanto a los derechos sociales, y cuyo artículo 2 fue un mandato militar que no se discutió. En mi exposición expliqué las “diferencias generacionales: cuando se habla de la emigración conviene puntualizar, mis padres que eran ya mayores cuando cogieron las maletas. Quizás por eso temblaban cuando escuchaban algunas de las ocasionales declaraciones xenófobas, como las expresadas en diversos momentos por Heribert Barrera o la de la señora Ferrusola –la pobre, mano sobre mano-; sin embargo, todos los nietos que viven en Cataluña son, por supuesto, catalanoparlantes. Por lo general, mientras más jóvenes, más independentistas. No faltan referencias al miedo, tan conocido, aquí todavía no hemos podido enterrar nuestros muertos de 1936–1943, que hasta ahí llegó. Nadie ignora que en este país hay cosas que no se pueden tocar si no que le pregunten al rey. Nadie ignora el enorme peso que tienen en este país los poderes que no votan. Todos hemos escuchado declaraciones de militares, las advertencias de Rouco Varela con una nueva guerra civil. También hemos escuchados descalificaciones de “barones” socialistas como Bono o Iglesias, que han comparado el soberanismo con…!la Alemania nazi¡. Señores de arriba que tienen miedo à la letra A del abecedario democrático: derecho a votar una propuesta que están en la calle, en el Parlament, que se ha podido hacer en otras partes. Partes diferentes claro, como lo son todas. Otras objeciones son más de “clase”, se sabe porque algunos estuvieron allí, que los emigrantes tuvieron un papel básico en la recomposición de las libertades catalanes como parte central de la lucha por las libertades, sin ninguna duda. Es más, de alguna manera lo que se estableció contra la dictadura fue un acuerdo amplio con dos patas: de un lado los derechos sociales, del otro, las libertades incluidas las de 2
  3. 3. las nacionalidades a las que no se les había dejado tener Estado propio. En realidad –insistí-, el nacionalismo catalán es un contranacionalismo, como lo es el vasco, el gallego e incluso lo puede ser el andaluz que defienden muchos amigos míos. Los que provenían de la izquierda social advertían contra las maniobras de Mas, de la jugada de CiU que, como demostraba el caso Pujol, no se diferenciaba del PP, de hecho socialmente siempre votaban en la misma dirección: reformas laborales, recortes…Está claro que CiU se tapa con la bandera como el PP lo hace con el “patriotismo”, aunque aquí también conviene subrayar el carácter “in-ver-ti-do” de los conceptos en manos del bipartidismo. Cataluña será social y democrática o no será, de resultar reaccionaria en las conquistas sociales será inviable. De hecho, el movimiento independentista refleja ante todo el rechazo à la oligarquía financiera y centralista que está privatizando los servicios públicos y estableciendo medidas sociales que están operando un regreso a los tiempos en los que trabajar con las propias manos significaba ser pobres. Lamentablemente, sí en esas grandiosas manifestaciones no se mostraban las banderas del cambio social –las que representaron en otras épocas grandes movimientos desde abajo como lo fueron la CNT en los años treinta y el PSUC en los setenta. La fuerza de los de arriba radica sobre todo en la debilidad de los de abajo, lo dicen en muchas películas: cuando ganan los malos es que los buenos se quedan en casa. Por lo tanto, sí Mas y los mejores –privatizadores– están en primera fila es porque el “socialismo” se ha quedado en una palabra que no asusta ni a Rouco Varela en su palacio. La discusión se prolongó por otros vericuetos y siguió siendo abierta. Había que insistir, la independencia de Cataluña será buena para la Andalucía desde abajo, los grandes tinglados comandados por la “troika” han saqueado países enteros, necesitamos países humanamente abarcables, “patrias” en las que el pueblo sea lo primero. La poesía está en la calle. Estas ambiciosas jornadas se habían organizado desde la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento del pueblo que anima con especial dedicación Miguel Ángel Rivero…La suya ha sido una apuesta de largo aliento y de ricas relaciones con un buen entramado de poetas y de editoriales sin ánimo de lucro, entre los que uno tan alejado como servidor distinguía especialmente a Jorge Riechman, que frecuentó los mismos maestros aunque con mucho más provecho. Jorge es un autor poliédrico e inagotable. Sus propuestas: ecosofías, militancia en la alegría y descentramiento del ego, un punto en el que los viejos andamos más convulsos con nuestros recuerdos. Acaba de publicar una obra no poética –me respondió à la pregunta sobre sí últimamente solamente escribe poesía-: Autoconstrucción. La transformación cultural que necesitamos (Madrid, Los libros de la Catarata, 2015). Se manifiesta a favor de las vínculos colectivos y los valores comunes para hacer frente a los asuntos de todos nosotros y de cada uno de nosotros. Republicanismo socialista (o sea anticapitalista), innovador y ecologista. No hay que perderse lo que no hay que perderse, quizás por eso Jorge estaba allí yendo como todos, de un lado a otro porque la cultura debe estar en todas partes. Sobre todo en las próximas al pueblo llano con el que no faltaron ocasiones para departir calurosamente. Todo comenzó con un encuentro con los internos de la prisión se realizará la actividad literaria “Sueño de Libertad”, un recital de poesía a cargo del grupo de animación à la lectura de la cárcel y Carmen Camacho que se mueve como pez en el agua en las presentaciones. En los días siguientes hubo cuentacuentos, una charla de Juan Pablo Alcalde sobre “Tradición Oral del Romancero en La Puebla de Cazalla”; María Barrera me habló gloria de Aurora Delgado, una muchacha autora de El corazón de Livingstone, que evoca la historia de su pueblo ye de su familia (comunista) en los tiempos agitados de la Transición lampedusiana…El viernes por la mañana los poetas invitados sobre los que poco puedo hablar aunque disfruté de los recitales, protagonizaron diversos encuentros literarios en los Institutos de la localidad. El homenaje a Félix Grande salió redondo y tuvo un extraño epílogo en una intensa aclaración sobre Luís Rosales, al que a muchos nos cuesta desligar de su biografía del 36 de la que luego se liberó plenamente. La poesía también tuvo su lugar con presentaciones de libros y recitales en el Museo de Arte Contemporáneo José María Moreno Galván, un personaje que, junto con su hermano Francisco, pintor y poeta, marca la diferencia cultural de este pueblo del que guardo tan buenos (y tan malos) recuerdos. Las jornadas se cerraron el sábado 18 con un mercadillo popular de trueque de libros y la entrega de los premios a los lectores más voraces del año 2014, con un maratón de cuentos infantiles y un recital de poesía a tres voces que resultó especialmente luminoso. Tengo que decir que en lo que se refiere à la poesía servidor se quedó en lo que canta Paco Ibáñez y que, por lo tanto, este no ha sido un terreno labrado. Sin embargo, no pudo menos que emocionarme con el tono de tú a tú de Paca Aguirre cuyos exilios, infancias, libros y recuerdos llegaron a los presente por su laboriosa sencillez. Corro el riesgo de olvidarme del apartado de los videopoemas, todo un descubrimiento gracias a Natalia Bellón y a Patricio Hidalgo quien con su ilustración que José Meneses dedicado a Manuel García –o sea a los anónimos de La Puebla martirizados– con letra de “Francisquito” Moreno Galván, nos tocó las fibras más hondas. Mucho queda por hablar de todo esto y algo ya hicimos: había que tomar la iniciativa cultural desde la poesía, la literatura, el ensayo, desde las editoriales sin ánimo de lucro y desde las concejalías para ganar una batalla muy dura: la de la cultura para el pueblo, lejos de los mercaderes y de los políticos profesionales. Desde La Puebla, Migue Ángel Rivero nos ha demostrado que esto es posible. El año que viene será todavía mejor, muchas cosas habrán cambiado. Publicado en Anticapitalistas 23÷4÷2015 por Jesús Candidaturas municipals 2015 Juntes Electorals d’Arenys i Mataró (BOPB) 3
  4. 4. PODEMOS puede –y debe– recuperar la iniciativa en el debate y los tiempos políticos Pedro Antonio Honrubia Hurtado — Escribe Pablo Iglesias en Público un artículo sobre la diferencia entre ocupar la centralidad del tablero político y aquello que tradicionalmente se identificó en el “sentido común” colectivo como el “centro político”. La centralidad no es el centro, afirma muy acertadamente el Secretario General de la formación de los “círculos”: “Ocupar la centralidad del tablero y establecer los términos del debate de país con un relato ineludible para el resto de actores, que se ven obligados a posicionarse al respecto, es la aspiración de cualquier opción política que pretenda ganar las elecciones. Sin embargo, esa centralidad no tiene por qué coincidir con lo que en el pasado se llamó centro ideológico“. Pablo explica luego que es necesario poner en el centro del debate la lucha contra las políticas de austeridad y sus consecuencias sociales, además de aquello de la lucha por la regeneración del sistema político e institucional español. A mi juicio, una lectura muy certera e inteligente del momento político actual, y, en consecuencia, lo que espero que sea el inicio de un nuevo cambio de estrategia política y comunicativa que lleve a PODEMOS, el PODEMOS estatal –porque en Andalucía se han mantenido básicamente fieles a esto-, de vuelta al camino, el único camino posible, que les puede hacer ganar las elecciones generales a corto, medio, o largo plazo. Era obvio que de un tiempo a esta parte se había perdido la iniciativa, en el debate y en la praxis política, por parte de PODEMOS. Hábilmente entre unos y otros los estaban llevando hacia un terreno político que no era el suyo, hacia un espacio ideológico que no era el suyo y hacia una forma de afrontar los debates y los acontecimientos políticos que ya no estaba siendo determinada por su propia fuerza comunicativa sino por la de otros actores políticos –medios y partidos adversarios– que sabiamente habían sabido subirse al carro de la “centralidad del tablero” impuesta por PODEMOS desde las elecciones europeas, reacondicinando tras ellos sus discursos políticos y comunicativos a ese nuevo espacio generado tras aquel ya lejano 25-M o aprovechándose directamente de él para crecer desde prácticamente la nada (muy ilustrativa a este respecto la portada de El Jueves de la semana pasada). La arena política se había embarrado en los últimos meses de tal forma que la pelota de PODEMOS hacia la victoria electoral había dejado de rodar, y ahora eran las fuerzas clásicas del sistema quienes estaban de nuevo llevando la iniciativa en el encuentro. PODEMOS había dejado de estar à la ofensiva y había pasado a ocupar un papel subordinado y subalterno en la actualidad discursiva del estado español, ubicándose en esta nueva etapa de contrataque del régimen del 78 como una fuerza que debía estar continuamente à la defensiva, haciendo frente a los constantes y muy duros ataques de sus adversarios. Dicho en términos futbolíticos, al Real Madrid le sorprendes una vez poniendo a Messi entre líneas y le cascas un 2–6, puede que una segunda y le enchufas un 5–0, pero à la tercera, sobre todo si tienen a un Mourinho como entrenador, tienen 6 tíos rodeando a Messi y ya la táctica de la sorpresa se te ha ido al garete: el rival poco a poco te va quitando la iniciativa y así hasta que ya no sabes cómo ganarles y acabas perdiendo el partido. Eso fue lo que ocurrió con PODEMOS y todo lo que ha venido a ocurrir después. Su irrupción tras las pasadas europeas pilló por sorpresa a las defensas de los adversarios. Su sabio manejo de la comunicación política y su énfasis en centrar el debate en aquellos puntos que más estaban alimentando à la opinión pública española en su camino de desafección hacia las fuerzas políticas tradicionales (corrupción y políticas de austeridad), les permitió crecer hasta límites que pocos hubiéramos creído posibles tan solo unos años atrás, pero el enemigo es fuerte, muy fuerte, y cuenta con verdaderos animales políticos entre sus filas, así que pasada esa primera fase, supo contratacar con éxito y sacar el debate político de tal marco comunicativo, llevándolo hacia otros espacios en los que PODEMOS tuviera que pasar a ser el que hablara por boca de los demás y no à la inversa. Las campañas contra Monedero, Errejón y el propio Pablo Iglesias, así como, sobre todo, la alimentación sobredimensionada del debate político sobre la realidad venezolana (con una desinformación constante à la que PODEMOS no solo no ha sabido hacer frente sino que, en cierta medida, ha alimentado con su propia tibieza), han hecho mucho daño. La aparición de Ciudadanos como nueva fuerza del sistema, como partido recambio, ha hecho el resto. PODEMOS, tras todo ello, ya tiene sus propios escándalos de corrupción, un pasado – y presente– vinculado à la “dictadura” venezolana y un adversario capaz de disputarle el debate sobre la regeneración política e institucional desde sus propias coordenadas discursivas, pero que, además, no cuenta con ninguna de las dos cosas anteriores. El contrataque del sistema, la respuesta de la casta, ha hecho posible que en la centralidad del tablero actual existan ya todas estas variantes, y ello no es un hecho menor: no basta con tener razón y negar la mayor, simplemente están. Para PODEMOS, pues, es totalmente necesario devolver los debates a aquellos espacios que los han traído hasta aquí, ajustados al momento concreto. Principalmente, en este punto, teniendo en cuenta todos los elementos que ahora mismo están encima de ese tablero político sobre el que se viene disputando la batalla española, PODEMOS debe identificar con meridiana claridad al potencial votante que les puede dar la mayoría necesaria para ganar unas elecciones en el estado español, aquel que le puede servir como base central de su construcción de una 4
  5. 5. mayoría de gobierno, y ese es un votante de izquierdas, centro-izquierdas y abstencionista. El agregado “centrista” le vendrá luego, si le ha de venir, por añadidura –como ocurre siempre-. El espacio de la derecha y el centro-derecha, de hecho, si es que alguna vez pudo orbitar en torno a este proyecto, lo hizo de manera meramente tangencial e ilusoria. Era cuestión de tiempo que esa ilusión se desvaneciera por completo, como así ha sido. La trayectoria política de sus dirigentes más conocidos no se podía ocultar y salvo que PODEMOS se deshiciera de Pablo Iglesias, Monedero y Errejón –cosa que, obviamente, sería como acabar con el propio PODEMOS-, su identificación como partido de izquierdas, entre el sentir general de la ciudadanía española, su “sentido común” inherente, era inevitable. Ahora es un hecho. La cuestión central en este momento, como, por otro lado, lo viene siendo igual desde hace varios años y con toda seguridad lo seguirá siendo por mucho más, la ha señalado entonces, en su citado artículo de hoy, Pablo Iglesias à la perfección: no solo se trata de una batalla semántica de lo nuevo contra lo viejo, no solo es una disputa en lo institucional o lo más estrictamente político, es, sobre todo, una disputa en lo económico, en lo material. Valdría aquí citar aquella famosa frase de un asesor del Presidente Clinton (es la economía, estúpido), pero realmente es algo que va, incluso, más allá. Es la economía, sí, pero es también el modo que las personas tienen de sentirla en sus propias experiencias cotidianas: es la lucha por la dignidad de aquellos a los que el sistema les ha arrebatado el futuro, es eso de devolver el orgullo de ser parte del pueblo a esa parte del pueblo al que las políticas austericidas del capitalismo salvaje ha empujado a los márgenes de la vida política y social cotidiana. La economía, al fin y al cabo, no es un hecho técnico sino social, sus víctimas no son números sino personas, y sus consecuencias no son, en definitiva, meras cifras que constantan la existencia de una determinada situación de exclusión o de injusticia social: todas y cada una de esas personas afectadas por tales situaciones tienen un rostro, un nombre, una vida, y sienten un profundo dolor como consecuencia de tales hechos vividos en carne propia. Regeneración política y anti-austeridad, son, pues, un todo que actúa en un mismo conjunto de circunstancias economómicas y políticas, pero también, sobre todo, vitales y existenciales. Un todo que solo puede ser expresado, para que pueda conectar con esas mayorías sociales que sienten en carne propia la injusticia social o que tienen la suficiente capacidad empática como para vivirlo así aunque no les afecten directamente a ellos como personas concretas, desde una perspectiva rupturista: no hay otra manera posible de hacer frente a todos los “adversarios” que ahora deben enfrentar, cada cual centrado en explotar su propia estrategia comunicativa básicamente anti-PODEMOS (es decir, capaz de combatir a PODEMOS en aquellos frentes, simbólicos, políticos y comunicativos, que hicieron posible el ascenso de PODEMOS y que pusieron “patas arriba” la vida política en el estado español). Lo de la casta, su éxito como discurso y como estrategia comunicativa, en definitiva, era eso: la existencia de una élite corrupta, sí, pero que además, y sobre todo, estaba exprimiendo al pueblo para poder mantener intactas sus posiciones en el tablero, usando todo lo que tienen a su alcance.La existencia de ese estado de hechos en la realidad concreta de la sociedad española fue lo que permitió a PODEMOS hacer una traducción correcta de la misma y expresarla con absoluta brillantez, por su capacidad abrumadora de poner nombre a lo que era de dominio general en el pensamiento de millones de personas, a través de ese término: casta. Y eso sigue en plena vigencia. Las palabras son eso: palabras, pero lo que de verdad importa son los hechos; y esos hechos no ha variado ni un milimetro. De hecho es lo segundo, la existencia de esa desigualdad económica y social sustentada en la explotación de los privilegios que son propios de esa élite corrupta, lo que ha llevado a que lo primero, la existencia de tal élite corrupta, acabase por ser algo que de verdad indignaba à la gente. La corrupción siempre indigna más cuando los que son expoliados por ella, además, están sufriendo para poder vivir decentemente, para, simplemente, vivir con dignidad. Todo el movimiento que se ha dado desde el 15-M hasta ahora ha venido de esa dinámica, y eso es algo que PODEMOS no puede olvidar jamás. No ha sido la corrupción per se, sino la injusticia, la pérdida de expectativas, la visualización del futuro como un no-futuro, el sufrimiento vivido en carne propia a consecuencia de las políticas criminales impulsadas desde las élites ocrruptas que nos gobiernan –en los gobiernos y en la sombra-, lo que ha hecho posible que la sociedad española diera vida a su propio proceso destituyente en marcha. De hecho ya en el 15-M ese debate, la discusión entre el movimiento meramente reformista y el movimiento rupturista, estuvo muy presente en las plazas, y entonces se acabaron por imponer las tesis de quienes querían algo más que meras reformas electorales, institucionales o similar. Ahora solo puede volver a pasar lo mismo. Básicamente porque en el sentir mayoritario de la indignación reside esa esencia rupturista, y ese el camino que pueda llevar a PODEMOS a una victoria electoral a corto, medio o largo plazo. No hay otro. Publicado en Kaos en la Red 20÷4÷2015 bajo licencia CC 3.0 Vols que continuïn decidint per tu? /¿Quieres que sigan decidiendo por ti? Evita que es malgastin més d’1 milió d’euros de diners públics en un Museu del Turisme INFORMA’T I FIRMA! Si vols difundir aquí tens mes imatges… Evita que se malgasten más de 1 millón de euros de dinero público en un Museo del Turismo ¡INFÓRMATE Y FIRMA! Si quieres difundir aquí tienes más imágenes… 5
  6. 6. Ivan Miró: “Per fer la revolució, cal posar-hi el cos” Ivan Miró és una de les intel·ligències més lúcides sorgides del despertar de les lluites dels moviments socials dels anys noranta. Sociòleg de formació, indígena del barri de Sants, és un dels intrèpids impulsors de La Ciutat Invisible, una llibreria que és molt més que una llibreria: també és centre de documentació i recerca i laboratori ideològic del nou cooperativisme català. Ara debuta com a novel·lista amb ‘La revolta que viurem’ (Tigre de Paper, 2015), un volum que posa una de les primeres pedres en la configuració d’un relat alternatiu à la marca Barcelona dels últims 40 anys. Un llibre que és –sobretot– una instigació à la revolta permanent. El llibre es diu ‘La revolta que viurem’, però parla sobretot de revoltes que la gent de la teva generació ja ha viscut i d’altres de molt llunyanes que ni tan sols va viure. Encara n’han de venir, de revoltes? La revolta és un respirar cíclic en el centre de la balena. Hi haurà revoltes mentre hi hagi un ordre social injust, que mantingui vides organitzades a partir de la violència, del diner i de la impossibilitat d’autogestionar-se col·lectivament l’existència. Encara han de venir noves onades de lluita; n’estic convençut. Segurament les hem intuït el 15-M, i, quan passin alguns cicles que han de venir, tornarà el carrer. Darrerament, però, sembla que una part de les persones que van prendre part en les lluites dels moviments socials dels anys noranta estan enfocant la seva activitat cap a l’abordatge de les institucions. En serien exemples la CUP, Podem o Barcelona en Comú. Aquesta aposta institucional no deixa el carrer en un segon terme? No podem reduir el reflux del carrer només a l’orientació d’una part del moviment cap à la política institucional clàssica. Hi ha dues esferes institucionals. La política n’és una. Però també hi ha institucionalització en un segon sentit: la creació d’institucions del comú. Moltes energies que van visibilitzar-se i van eclosionar durant el 15-M estan creant institucions autònomes pròpies en el camp de l’economia social i solidària, de la comunicació… Hi ha qui esmerça energies en l’àmbit electoral, però també hi ha un impuls molt fort en una altra direcció: el treball quotidià i la creació d’estructures autònomes i de poder popular. El títol del llibre està escrit en clau de futur, però sobretot parla de revoltes del passat. La novel·la parla de quatre trajectòries vitals que són quatre revoltes singulars hibridant-se i generant una revolta col·lectiva. El títol és una apel·lació à la frase d’Erri De Luca que obre el llibre: “No te la sé explicar, la revolta. Si te’n trobes una, la faràs i no s’assemblarà gens a aquesta que t’explico”. De Luca, a ‘La paraula contrària’, diu que la feina de l’escriptor és instigar. La revolta que viurem és una instigació que cada generació visqui la seva pròpia revolta. ‘La revolta que viurem’ sembla teixir un relat alternatiu à la marca Barcelona oficial. “És més cinematogràfica que l’apologia terrorífica que va significar ‘Vicky Cristina Barcelona’, escriu el poeta David Caño al pròleg referint-se à la novel·la. Ho veus així? No estic disposat a seguir plorant per la marca Barcelona, assumint alhora que és un relat inamovible de futur inqüestionable. L’alternativa passa per desconstruir la marca hegemònica, desconstruir fins i tot el mateix concepte de marca de ciutat, que empobreix la complexitat de la identitat cultural i política. La literatura i la narrativa té la funció de donar sentit a qui l’escriu i qui la llegeix: són un espai d’organització de la memòria, dels records i de les experiències. Són espais per generar sentit col·lectiu i interiorització dels processos històrics. Ens cal crear relats que donin sentit a viure en comú à la ciutat. Voldria pensar que ‘La revolta que viurem’ és una aportació més en la construcció del relat de les altres Barcelones de les quals parlava Vázquez Montalbán: la ciutat subterrània, en conflicte, la Barcelona dels barris i de les vides sepultades per l’imaginari hegemònic. Tots aquests relats, en altres temps silenciats, estan emergint i cada cop seran més nombrosos. Els moviments socials alternatius sovint han plantejat una crítica radical a tots els partits d’esquerres que han 6
  7. 7. governat Barcelona des de la restauració democràtica. Realment és així? No en podem salvar res? És probable que durant els primers anys els governs d’esquerres barcelonins apliquessin el programa que s’havia gestat en els moviments populars del tardofranquisme i de la Transició. Per tant, en un primer moment sembla que podem ser condescendents i dir que sí, que l’esquerra va contribuir a fer una ciutat més igualitària, més democràtica en el sentit econòmic i urbanístic. Després, hi ha cert consens en els moviments en el fet que això canvia i que el neoliberalisme acaba prenent la ciutat, amb els Jocs Olímpics de 1992 com a apogeu de tot plegat. M’agrada, però, introduir un altre element en el debat on potser no hi ha tant consens: des del meu punt de vista, el neoliberalisme pren la ciutat perquè l’esquerra institucional decideix optar des de bon començament pel monopoli de l’acció política, i desarma el conjunt de les classes populars que haurien pogut tenir un paper contra la mercantilització de la ciutat. L’esquerra que va pujar al poder el 79 va voler evitar, en paraules d’un conegut militant socialista, que les associacions de veïns fossin “ajuntaments paral·lels” i que el moviment popular tingués capacitat de decidir i aplicar polítiques. Aquest és el problema de fons: la concepció del monopoli del poder que ha tingut l’esquerra. És una lliçó que no hem d’oblidar, ni les persones que formen part dels moviments socials ni les que ara han impulsat candidatures amb anhels de ruptura. Una d’aquestes candidatures és Barcelona en Comú, que ha incorporat en el seu si partits polítics com Iniciativa, que han participat de la gestió de Barcelona durant els últims 30 anys, o Podem, que sembla tenir una visió molt vertical de la política. Això és compatible amb la creació de la ciutat comuna? El principal subjecte de canvi ha de seguir sent la ciutat que s’autoorganitza i s’autogestiona, la que protagonitza el relat dels barris cooperatius i la ciutat comuna. Al mateix temps, penso que també és positiu que hi hagi candidatures que vulguin contribuir a expulsar l’oligarquia local i els mercats financers que tenen capturada la ciutat en l’àmbit institucional. És interessant que hi hagi fórmules electorals que plantegin l’acció institucional en el sentit de destituir el poder actual. El que passa és que, en tot cas, aquestes fórmules han d’estar al servei de les institucions populars que sorgeixin, i que qui ha de dirigir la transformació socioeconòmica i política de la ciutat ha de ser la gent i els barris. Aquestes candidatures, si arriben al poder, hauran d’entendre que mai més es podrà governar contra l’autoorganització política, sinó al contrari: caldrà potenciar-la. “La revolta exigeix posar-hi tot el cos”, diu Caño al pròleg. La novel·la parla de coses molt reals, palpables, físiques: càrregues policials, disturbis, també hi ha molt de sexe… Darrerament, però, les revoltes semblen haver-se desplaçat a les xarxes. La revolta 2.0 no és una revolta real? La dicotomia no és entre les xarxes i el cos, sinó entre la ideologia i el cos. Darrerament hem donat massa importància à la noció d’hegemonia ideològica com a eina per generar canvis socials i polítics. Les hegemonies són bones per conquerir el poder. Però assolint l’hegemonia no n’hi ha prou per fer la revolució. La revolució es materialitza quan hi ha gent que hi posa el cos. No perquè hi hagi teòrics que l’expliquin i propagandistes que l’estimulin, sinó quan hi ha desenes de milers de persones que realitzen una aposta col·lectiva, configurant formes de vida diferents de les que prefigura el capitalisme. Alguns d’aquells joves dels moviments socials dels noranta semblen haver descobert ara les virtuts del cooperativisme i l’economia social i solidària i han impulsat projectes empresarials propis. És una transició lògica? Fins a quin punt és acomodament? No és acomodament, al contrari: és maduració. Un cop has tastat les mels de l’autoorganització política i t’has convertit en un subjecte madur capaç d’autodeterminar la teva activitat, és lògic voler traslladar aquesta actitud a l’àmbit de l’activitat econòmica. Ho veig com un pas més en la construcció d’aquest món que duem a dins. Treballar per a un amo genera moltes contradiccions. En aquest sentit, imagino que explorar projectes cooperatius és desenvolupar formes col·lectives que superin l’alienació i l’explotació, perseguint sempre generar alternatives en tots els àmbits de la vida. Això no vol dir aparcar o oblidar la lluita sociopolítica, perquè els projectes que impulsem tenen una part d’implicació ètica i política de primer ordre. Les referències a episodis concrets de les lluites socials apareixen fins a cert punt mitificades: el Princesa, l’okupació de Can Vies o més recentment el Banc Expropiat de la plaça de Catalunya durant la vaga general de 2010… Fins a quin punt és necessària la mitificació del passat per a l’elaboració del relat? Creadors de literatura col·lectiva com Wu Ming o Luther Blissett han basat la seva estratègia en la mitopoesi, és a dir, la creació de mites alternatius relacionats amb una comunitat concreta. La novel·la no pretén fer una mistificació del nostre passat com s’ha fet, per exemple, amb les lluites del Maig del 68, però sí que veig important recuperar i donar valor à la nostra experiència vital. S’ha dit molt que a partir del 15-M la societat ha descobert la crítica social i la protesta… Però nosaltres durant els anys noranta estàvem lluitant al carrer, ocupant centres socials i ETT, fotent-nos d’hòsties amb la policia, patint detencions i judicis… Érem molt pocs comparats amb la gent que va sortir el 15-M, però no érem ni molt menys irrellevants. La ciutat va sentir-se interpel·lada quan l’any 97 el moviment okupa va plantar –literalment– la bandera okupa a l’Ajuntament. Sovint presentem aquell moment com un cicle de lluites marginal o insignificant, i no ho va ser. Cal donar-hi el valor que mereix. En algun moment parles d’una “exploració desesperada dels rastres”. Els moviments socials dels noranta van desconnectar dels precedents de la Barcelona obrera i popular dels anys trenta i de la Transició? La nostra generació va néixer políticament a mitjan anys noranta. Per contextualitzar-ho a escala global, entre la caiguda del Mur de Berlín l’any 89 i la revolta zapatista de 1994. En aquest interludi hi ha un canvi de paradigma: el neoliberalisme sembla que ha guanyat la batalla i no hi ha alternativa, però els zapatistes, en canvi, ens diuen que sí que n’hi haurà. Aquest context, que comprenem ‘a posteriori’, té una declinació local: nosaltres som els fills de la derrota dels moviments populars i de les aspiracions de canvi i de ruptura de la Transició. Quan els moviments socials dels noranta comencen a configurar-se, no hi ha una continuïtat: amb 18 anys ens hem d’inventar els nostres barris i les nostres pròpies institucions. Hi ha una ruptura amb la genealogia rebel anterior. Aquest buit és conseqüència de les fugues dels anys 7
  8. 8. vuitanta, que van prendre diverses formes: la fuga de l’heroïna, del diner fàcil, de la cooptació institucional… Ha estat la pròpia pràctica de la lluita que ha desenterrat aquesta història anterior. Va ser la pròpia dinàmica de les lluites la que va fer que ens retrobéssim amb els qui van ser protagonistes minoritzats de la Transició: llibertaris, feministes, ecologistes… És llavors quan ens expliquen la seva història. Sí: érem una generació sense memòria. Posteriorment hem avançat i no hem descobert només les històries de la Transició amagada, sinó que, quan hem volgut posar en pràctica els valors de l’autogestió en matèria econòmica, hem descobert la història del cooperativisme obrer, de la Barcelona dels anys trenta… Lluitant, hem descobert la memòria, i no a l’inrevés. No tots els protagonistes de la novel·la són aquells “joves de la revolta” dels 90. També hi ha el personatge d’Amèlia, la mare d’un d’ells, que representa, en certa manera, els desencants de les lluites de la Transició. Fins a quin punt han estat importants les mares en la presa de consciència política de la nostra generació? No és casual que en un altre relat de la nostra generació, el que fa Xavi Sarrià a ‘Totes les cançons parlen de tu’ (Sembra Llibres, 2014), la mare també hi tingui un paper molt destacat com a transmissora de valors i de pràctiques de lluita a través de l’experiència personal. La figura de la mare exemplifica una forma de fer política en primera persona, allò que les feministes van anomenar política relacional. El feminisme ha fet una crítica molt encertada de les formes verticals i ideològiques, contraposant la transformació de la vida quotidiana i la cura de les persones à la figura del militant patriarcal, aquell dirigent amb un gran discurs que és líder de masses però pel que fa a les relacions humanes és incapaç de generar transformacions emancipatòries. De les grans lluites sovint en resten tan sols els noms dels homes. En canvi, les dones van ser les grans protagonistes del moviment popular que va sacsejar els barris durant la Transició. Són les qui van sostenir d’una forma més quotidiana i invisibilitzada les pròpies estructures del moviment. No pujaven à la tarima a fer el gran discurs final, però van ser les que van generar canvis reals en la vida als barris populars, en les lluites del moviment obrer o per l’educació pública. La violència és un tema molt present en la novel·la. Amb referència als fets del Dotze d’Octubre a Sants l’any 1999, dius: “Aquells disturbis ens donaren una força que durà més de deu anys, beneïts siguin a les nostres vides i beneïts nosaltres que sabérem aturar-los a temps”. Arran dels fets del maig de 2014 a Can Vies o d’esclats com el de Gamonal, el debat de la violència ha tornat a prendre força. És important entendre que la força col·lectiva exercida espontàniament o en moments puntuals és una eina de les classes populars per obrir camí. Amb un límit molt clar i infranquejable: la integritat de la vida humana. En tot cas, cal anar amb compte a l’hora de criminalitzar aquesta mena d’expressions, que segurament es desencadenen quan totes les vies de resolució de conflictes més tranquil·les estan bloquejades. Aquesta mena de lluites de carrer, sovint al llarg de la història, han servit per obrir camí i desbloquejar els blindatges de la política institucional. Han estat un mecanisme per trencar cadenes que d’alguna manera dificultaven la creació de projectes d’emancipació. Passa, però, que la pròpia tàctica de l’autodefensa pot generar especialitzacions en la violència, i aquest és un camí que en l’àmbit personal i col·lectiu no té tants efectes positius. D’aquí ve la benedicció de saber-los aturar. Seria desitjable que els aprenentatges en clau d’autodefensa generats en aquesta mena d’episodis fossin transmesos generacionalment. Si ho mires en perspectiva, t’adones que hi ha un trencament amb la transmissió de coneixements socials que fa que la gent jove que s’incorpora a les lluites estigui més desemparada davant del poder quan hi ha aquesta mena d’abusos. Sí hi hagués una transmissió d’aquestes capacitats més acumulativa, ens en sortiríem d’una forma més reeixida. En algun moment parles de determinades accions com a ressorts per a l’acció dels moviments socials. Fins a quin punt haver de dependre d’aquesta mena de dinàmiques és un llast per als moviments? Malauradament, vivim en la societat en què vivim i de vegades els moviments han de fer ús de recursos que semblen que contribueixin à la societat de l’espectacle. Si parlem de ressorts que faciliten accions, hi ha un cas molt concret, que és l’okupació de l’antic Banc Espanyol de Crèdit à la plaça de Catalunya durant la vaga general del 27 de setembre de 2010. Veníem d’un període en què la crisi s’estava vivint d’una manera molt individualitzada i interioritzada: el sentiment col·lectiu era d’impotència, por i desesperació. No hi havia una resposta que estigués a l’altura de les circumstàncies: tan sols unes mobilitzacions molt ideològiques, de la vella escola. Feien falta accions fortes que representessin un crit col·lectiu. L’ocupació del Banc en va ser una. El que és important d’aquestes accions és que generin un nou protagonisme social, una confluència de persones que posin en comú les seves impotències i malestars, el seu dolor en contextos molt diferents. L’ocupació del Banc no va ser tan sols una acció espectacular, sinó que perseguia l’objectiu concret de crear una força material. Aquella vaga, la del 29 de setembre, ja no va ser llegida des de la impotència i la ritualització. Si ho mirem en perspectiva, pocs mesos després va esclatar el 15-M. Moltes coses es van començar a gestar aquells mesos previs. La criminalització dels mitjans, molt present en l’època que narra el llibre, ara sembla haver-se superat. De fet, un dels protagonistes d’aquell cicle de lluites, David Fernàndez, és ara el polític més ben valorat del Parlament. És evident que hi ha hagut una evolució del tractament que els mitjans fan dels moviments socials. S’ha passat de la invisibilització i la criminalització a una certa sobreexposició. També és cert que des del punt de vista quantitatiu les lluites socials han crescut molt en aquest país. El 15-M ha estat un dels apogeus del començament del segle ençà. Els mitjans de comunicació, però, rescaten només una dimensió dels moviments socials. No presenten la seva dimensió integral com a creadors de política i propostes per canviar la realitat: per als mitjans, els moviments són com una mena de benzina perquè algú altre representi i executi els canvis polítics. És una lectura interessada i parcial. No podem refiar-nos de la bona voluntat dels mitjans: si en fem una lectura més integral, el que caldria dir és que fan una lectura interessada i parcial, i no ens en podem refiar, de la bona voluntat dels mitjans. La lectura més integral dels moviments la faran els mitjans de comunicació de propietat col·lectiva i gestió democràtica, organitzats pels propis treballadors de la comunicació amb els seus lectors i lectores. La cooperativització dels mitjans és un element fonamental. 8
  9. 9. Parles molt de la ciutat, de l’àmbit metropolità, però parles poc del país. Les mobilitzacions pel dret a decidir que hem viscut els últims anys, de caràcter més transversal, tenen algun tipus de vinculació amb les lluites socials que relates? L’especificitat de les lluites urbanes barcelonines pot aportar una altra lectura del que és l’emancipació nacional, que no passa necessàriament pel pacte o per la mobilització interclassista, o per la consecució d’un Estat capitalista català. Aquestes lluites aporten un element molt sa de recel a qualsevol tipus d’Estat, i també el pòsit d’aquesta catalanitat social o obrera de la qual parla Josep Termes. Segurament també ens emparenten amb experiències internacionals com el confederalisme democràtic del Kurdistan, que entén l’emancipació nacional com un procés d’autoorganització basat en la democràcia directa, i amb altres experiències polítiques que també qüestionen que l’Estat capitalista sigui una forma d’alliberament. Al mateix temps, hi ha unes contradiccions que moltes de les persones que formen part d’aquestes lluites no es voldran empassar. No tots anirem darrera del president del Govern que ens emmanilla. Publicat a Crític 16÷4÷2015 sota llicencia CC 4.0 Podem ja té fundació i revista /Podemos ya tiene fundación y revista La publicació eldiario.es ha donat la notícia avui de la presentació de la fundació Institut 25M per à la Democràcia i de la revista La Circular, per debatre i difondre idees a i des de Podem. En paraules del seu editor, Jorge Lago: Volem generar debat, recollir els debats que ja existeixen, el pensament expert de l’acadèmia, associacions, plataformes de la societat civil que normalment no són escoltats i que no tenen espais de difusió més enllà de si mateixos. La publicación eldiario.es ha difundido hoy la noticia sobre la presentación de la fundación Instituto 25M para la Democracia y de la revista La Circular, para debatir y difundir ideas en y desde Podemos. En palabras de su editor, Jorge Lago: Queremos generar debate, recoger los debates que ya existen, el pensamiento experto de la academia, asociaciones, plataformas de la sociedad civil que normalmente no son escuchados que y no tienen espacios de difusión más allá de sí mismos. Enllaços /Enlaces: Instituto 25M para la Democracia La Circular Queremos que la sociedad civil tenga espacios de discusión y visibilización de lo que ya es sentido común (noticia) Contradicciones y desafíos del fenónemo Podemos RAPHAEL TSAVKKO GARCIA — El partido político Podemos está representando la esperanza de millones de españoles para superar la crisis que afecta a España, como parte de las protestas masivas que desde 2011 han sacudido las estructuras políticas locales y se han repetido por toda Europa. En su proceso de constitución interna y su elección de dirigentes, el partido presenta un nuevo modelo de organización interna horizontal, con una amplia participación de su base en sus debates y discusiones. Propone un programa de izquierda para el país. El camino elegido, sin embargo, no es fácil, y hay contradicciones internas dentro de su propio espectro de izquierda. Echemos un vistazo a algunos de los desafíos que enfrenta el partido en su (corto) camino hasta ahora. Desde las calles Podemos llamó la atención en la política española al exponer la situación de punto muerto en la que se encuentra un sistema político nominalmente bipartidista. Después de la muerte del dictador Francisco Franco y el retorno à la democracia, PP y PSOE se alternaron en el poder soslayando sus diferencias en el ámbito social — como la defensa del derecho al aborto y LGBT por el PSOE — en el campo económico y también cuando en lo referente à la corrupción, ambas partes en sintonía con el discurso impuesto por la troika de la UE. 9
  10. 10. Podemos nació del movimiento Indignados y del movimiento 15M, que se extendió por las calles de España hace unos años. Se constituye a partir de círculos locales de ciudadanos insatisfechos que lograron canalizar este descontento en un proyecto político. De ahí surgió también el Partido X, basado en el uso intensivo de las herramientas de medios sociales, y Guanyem en Catalunya, que competirá en alianza con Podemos en el territorio catalán. Es una respuesta à la profunda crisis del capitalismo español y europeo que ha visto caer el empleo, desahucios e incluso el hambre y la desnutrición infantil en una escala significativa. Así Podemos ha unido el sentimiento de insatisfacción con las políticas de austeridad impulsada por el PP conservador (a menudo con el apoyo de un PSOE que se presenta como la alternativa à la izquierda) y de la falta de alternativas a este. El 15 de mayo de 2011 (el movimiento 15M) finalmente encontró una alternativa a los partidos tradicionales de poder, a los que denominó “la casta”. La izquierda “tradicional”, representada por Izquierda Unida, cuya base fue el PCE (Partido Comunista Español), no convenció a muchos de que se trataba de una alternativa real, porque aparecen apegados a tradiciones políticas consideradas anticuadas cuando no difuntas . Podemos vino de las calles, de las plataformas de medios de comunicación social y de una ideología horizontal que no se encuentra en los partidos tradicionales. Como veremos, el mantenimiento de la horizontalidad es uno de los mayores retos del partido que enfrenta en su intento de asegurarse una presencia parlamentaria decisiva. Desafíos en la participación institucional: la apatía En su primer año de vida, Podemos logró superar la marca de 300 mil miembros (o miembros registrados), todos ellos con derecho a participar en los debates internos y votar a través de Internet en las políticas y los candidatos a cargos internos del partido . En las primeras elecciones internas, algo más del 50% de los inscritos a votar “asistió” a las encuestas virtuales en octubre de 2014. Sólo el 42% votó en las elecciones de noviembre 2014 que eligieron a Pablo Iglesias como secretario general del partido y en diciembre del mismo año el número se redujo a 34% de los votantes en la elección de los líderes regionales. El partido ha crecido en las encuestas, amenazando la hegemonía del PP y en algunas investigaciones incluso superarla, provocando que los líderes del partido PP exploren las perspectivas de una amplia coalición al estilo alemán con el PSOE. Sin embargo, un aviso previo de la mera posibilidad de una coalición con el PP podría provocar una estampida de los votantes del PSOE hacia Podemos. Aunque el número de personas afiliadas a Podemos ha crecido, el número de votantes reales dentro de sus filas, aparentemente, no. Este es un problema serio para Podemos si esta apatía se refleja en los votos en las elecciones españolas, a finales de 2015. ¿Puede Podemos hacer algo contra la apatía general en España, que en las anteriores elecciones al Parlamento español presentan una abstención de casi el 30% de los votantes registrados. Podemos tuvieron éxito en la recolección de al menos 100.000 personas en Madrid para un mitin /protesta el 31 de enero (valoración muy disputada — algunos dijeron 400000), una forma de medir su fuerza que fue probada con eficacia durante las elecciones en la región de Andalucía. La autonomía local, las fracciones internas y centralización del poder Podemos también debe luchar para mantener la cohesión interna dentro del respeto a las muchas diferencias de los grupos minoritarios. La mayor de las fracciones es la dirigida por Pablo Echenique, quien fue elegido diputado al Parlamento Europeo junto a Iglesias y otros miembros del partido. Podemos ha sido muy criticada por el problema inverso — la centralización del partido en torno a Iglesias, y sus apoyos, Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero. Estos tres son los líderes indiscutibles de la fiesta, que desagrada especialmente a las fracciones minoritarias. Entonces, ¿cuánto va esta centralización a obstaculizar una de las señas de identidad más importantes de Podemos, es decir, la descentralización /horizontalidad y los círculos locales? Vale la pena señalar que la elección que llevó a Pablo Iglesias al puesto más alto del partido también rechazó la opción de elegir un comité de gerentes en lugar de un Secretario General — la propuesta de la fracción de Echenique. Otro desafío importante será combinar la idea de una España federal promovida por la fracción mayoritaria del partido y el “derecho a decidir” defendida por los miembros de Cataluña y el País Vasco (junto con Navarra). En estos temas muy espinosos, Iglesias generalmente busca una posición intermedia, tratando de no alienar a los votantes potenciales catalanes y vascos nacionalistas o los votantes españoles unionistas (y nacionalistas españoles en algunos casos). El peligro es que al final esto sólo desagrada a ambos. Pero hasta ahora todo indica que la intención de voto pone a Podemos en una excelente posición en el País Vasco y Cataluña en su alianza con Guanyem. Está claro que los votantes con un perfil nacionalista vasco o catalán no sólo tienen cierta simpatía por Podemos, pero pueden estar seguros de que pase lo que pase, se podrá al menos oxigenar el debate sobre el conflicto vasco y la situación catalán. Pero, ¿Podrá Podemos ser capaz de tratar estas cuestiones y permanecer abiertos à la voz de las minorías, incluso si algunos no están satisfechos por el camino elegido por la dirección del partido? Por lo menos en uno de los círculos de Podemos, en Navarra, la cuestión nacionalista se incendió en la ciudad de Orkoien, donde el círculo local se disolvió debido a desacuerdos con la orientación estatista (desde Madrid) de la fiesta, incluso en temas cuya relevancia fue confinada a las regiones o comunidades autónomas. Este tipo de tensión están siempre presentes en cualquier camino que se propone como una solución nueva, pero no se ha sido capaz de hablar con franqueza acerca de la cuestión de las minorías y el derecho à la libre determinación. En la Comunidad Autónoma del País Vasco dos grandes fracciones locales del partido, “Euskal Hiria” (Ciudad Vasca) y “Orain Ahal Dugu” (Ahora podemos) difieren sobre el derecho a decidir y en el tema de ETA. Mientras que el primer grupo adopta un discurso dejando de lado las aspiraciones nacionales vascas, además de requerir el final de ETA, sin medidas adicionales, el segundo sostiene que el derecho a decidir es un tema importante y no secundario y también pide una comisión de la verdad para determinar no sólo los supuestos crímenes de ETA, sino también las del Gobierno español contra la ciudadanía vasca. Un tercer grupo, “Sí se puede Euskadi” (Sí podemos País Vasco) decidió competir en el último minuto con una agenda más 10
  11. 11. nebulosa. En común entre las tres fracciones está el hecho de que se diferencian de la línea oficial de Pablo Iglesias, aunque SI SE PUEDE Euskadi se dice que es el más cercano. En el evento, Euskal Hiria ganó las elecciones en el País Vasco en marzo de 2014. Su posición en relación con los derechos vascos todavía podría ser un problema en las elecciones locales en el futuro. Si bien esta opción de no alineamiento con la fracción mayoritaria del partido es una característica importante de una organización horizontal nacida de la izquierda radical, también va acompañada de intentos visibles para suavizar posiciones para conseguir ser más aceptable ante los votantes de una más centrista persuasión. Las diferencias entre los miembros de las diferentes fracciones se han convertido en públicas, causando algunas molestias en el liderazgo, y llevando a rumores sobre supuestas maniobras para centralizar procesos, decisiones y trayectorias políticas. También hay debates sobre contratiempos aparentes en la relación con la Unión Europea, sobre el euro, sobre mínimos / renta básica universal, la edad de jubilación y el cálculo de la deuda. Los críticos (e incluso los partidarios) son cautelosos acerca de algunos de los cambios en el programa desde las elecciones europeas, y ponen en duda la “pureza” de un partido que ha adoptado posiciones “realistas” a pesar de que éstos no sean exactamente las elegidas por sus miembros del partido. La primera prueba El resultado de las elecciones en la Comunidad Autónoma de Andalucía en el sur de España han llevado a algunos a sostener que Podemos tuvieron una victoria, mientras que otros señalan que eran también perdedores. El 22 de marzo, se conocieron los resultados de las elecciones regionales. En una de las regiones más afectadas por la crisis, el gran ganador de las elecciones fue, sin embargo, el PSOE, que logró distanciarse de los problemas y mantener sus 47 escaños en el Parlamento de Andalucía. El PSOE acosó con éxito al PP con la crisis y los problemas nacionales de desempleo, empobrecimiento y otros males sociales, ya que éste es el partido que gobierna España. Podemos consiguió 15 escaños en el parlamento, un gran número para un partido nacido poco más de un año atrás y todavía en proceso de organización interna, expuesto a fracturas y conflictos y contradicciones ideológicas a veces — y que tiene poco tiempo para organizar con eficacia una campaña electoral de tamaño considerable. A pesar del número de votos acreditable — el partido duplicó el número de votos obtenidos en mayo de 2014 a las elecciones al Parlamento Europeo, pasando de menos de 200.000 votos contra 500.000 — Podemos terminó à la altura de sus expectativas electorales y proyecciones en Andalucía. De acuerdo con las últimas encuestas antes de las elecciones, el partido esperaba conseguir entre 19 y 22 escaños. El bipartidismo que existe no sólo en el Parlamento español, sino también en diferentes regiones — entre ellas Andalucía — sigue siendo muy persistente. Más del 60% del Parlamento andaluz estará dominado por PSOE y PP, a pesar de los nuevos partidos que han aparecido para desafiar esta hegemonía. Sin embargo, más tensiones Alrededor de 60 miembros de una de las fracciones internas del partido en Andalucía — herederos anticapitalistas del partido político Izquierda Anticapitalista que se disolvió dentro de Podemos, fueron expulsadosrecientemente de esa fracción, por discrepancias con Teresa Rodríguez (ella misma un miembro del la misma fracción y líder de Podemos en la región y ex candidato à la presidencia local) y Pablo Iglesias. El tema se ha divulgado como un plan de Rodríguez e Iglesias para disminuir el poder de la fracción Anticapitalista regional con el fin de facilitar los acuerdos con el PSOE reelecto, y también para socavar el programa de izquierda radical aprobado por la mayoría de los miembros del partido. No hay nada nuevo en el hecho de que Iglesias y otros dirigentes del partido busquen suavizar su programa y ajusten sus discursos para un público más amplio, sobre todo ahora con la erupción de un cuarto competidor fuerte para las elecciones generales, Ciudadanos). Está claro que Iglesias está convencido de que muchos votantes potenciales para Ciudadanos podrían ser convencidos si Podemos simplemente baja su tono en algunos temas. Pero esos 60 ex Anticapitalistas mantienen su membresía en Podemos y seguirán, como se anunció a principios de este mes, trabajando dentro del partido. A principios de abril, un fraude electoral se destapó en la elección de candidatos a las elecciones locales de La Rioja (norte de España). El proceso fue anulado y el secretario general local del partido, Raúl Ausejo — él mismo cabeza de la lista anulada — fue suspendido. ¿Es sólo el problema típico de todos los partidos políticos tradicionales, o es más probable que ocurra porque los más radicales se aplican a luchas entre facciones por el poder y a disputas intestinas? Dudas y esperanzas Podemos ha alcanzado rápidamente su madurez política (con los vicios y problemas en común de todos los partidos tradicionales). Pero aún es demasiado pronto para decir si las esperanzas puestas en el “nuevo” partido representado por Iglesias y su equipo no es más que un sueño. Cuatro partidos compiten ferozmente por el liderato en las encuestas (Podemos, PSOE, PP y Ciudadanos) en las elecciones generales, todavía pueden pasar muchas cosas antes de diciembre de 2015. Mientras tanto, la elección de Andalucía y el comportamiento del partido en otras regiones ha dejado a analistas progresistas y militantes de izquierda preocupados. A pesar de que muchos ven el partido como su esperanza central para el cambio en España, hay muchas dudas. Mientras que la fracción mayoritaria tiene interés en cultivar una imagen de cohesión interna, los grupos minoritarios están obligados a buscar la manera de ser escuchados y de elevar sus contra-argumentos. España es un país que todavía se niega a mirar a su pasado, à la dictadura, a los miles de asesinatos políticos y a las fosas comunes aún vírgenes. Los movimientos políticos de izquierda no alineados con el PSOE han sido objeto de persecución — incluso desde el PSOE — en un país que todavía tiene heridas abiertas. Podemos nació de estas mismas calles españolas. ¿Será capaz de seguir siendo la voz sin censura de esas calles? 11
  12. 12. Traducción: Podem Calella Publicado en openDemocracy 19÷4÷2015 bajo licencia CC 3.0 Manifestació /Manifestación — NO AL TTIP 18-04-2015 Barcelona El 18 d’abril també érem a Barcelona, TOTS CONTRA EL TTIP! Pots veure l’àlbum aquí. El 18 de abril también estábamos en Barcelona, ¡TODOS CONTRA EL TTIP! Puedes ver el album aquí. 12
  13. 13. Acta XX Assemblea Podem Calella /Acta XX Asamblea Podemos Calella Acta de la XX Assemblea del Cercle Podem Calella celebrada el dia 14 d’abril de 2015. Acta de la XX Asamblea del Círculo Podemos Calella celebrada el día 14 de abril de 2015 Ordre del dia XXI Assemblea /orden del día XXI Asamblea Ordre del dia per la XXI assemblea del Cercle Podem Calella (21÷4÷2015) Orden del día para la XXI Asamblea del Círculo Podemos Calella (21÷4÷2015) 13

×