AUTORRETRATO 7

6,813 views

Published on

MI YO

Published in: Travel
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
6,813
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
25
Actions
Shares
0
Downloads
72
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

AUTORRETRATO 7

  1. 1. <ul><li>Algunos artistas se valieron del retrato para exponer su vida como parte de una narración, como lo hizo Gustave Courbet (1819-1877), </li></ul><ul><li>Por su parte, artistas como Pablo Picasso (1881-1973) y Marc Chagall (1887-1985) se retratan a sí mismos como personajes dentro del cuadro, pero no intentan recrear un relato verosímil sino que reflejan aspectos emocionales. </li></ul>El autorretrato narrativo
  2. 3. <ul><li>La invención de Courbet: los autorretratos de juventud . Por primera vez, esta sección recoge un importante conjunto de autorretratos pintados y dibujados entre 1840 y 1855. El artista, en una visión romántica, se sitúa en el centro de su obra confiriendo a sus autorretratos un lugar principal, que hacen pensar en Rembrandt. </li></ul>
  3. 4. AUTORRETRATO CON PIPA
  4. 5. <ul><li>Courbet sintió especial admiración por los autorretratos, realizando bastantes a lo largo de su vida, siguiendo a Rembrandt , uno de sus pintores favoritos. Con ellos quería mostrar al público su estado de ánimo en los diferentes momentos; el pintor se presenta con pipa - uno de sus elementos más personales - destacando su melancólica expresión en la que hay cierta dosis de romanticismo . El gesto que exhibe el maestro en esta imagen ha hecho que la crítica moderna la compare con la representación de Cristo. No en balde, el propio Courbet dijo en alguna ocasión que se pintaba &quot;como el buen Dios&quot;. Técnicamente nos encontramos con una obra de rápida ejecución, donde se aplica el óleo con seguros toques de pincel, sin dejar de lado el soberbio dibujo que siempre mostrará el artista. </li></ul>
  5. 7. <ul><li>En 1854, en una mirada ya retrospectiva sobre su obra, Courbet escribía a su mecenas de Montpellier, Alfred Bruyas: &quot;En mi vida he realizado bastantes retratos de mi, paulatinamente cuando cambiaba de situación de espíritu. He escrito mi vida en una palabra: El Hombre herido”. Se suscribe a dicha subjetividad invirtiéndose en la temática romántica del artista heroizado por el sufrimiento. La obra, pintada en 1844, fue reanudada por Courbet diez años más tarde, tras una ruptura amorosa. La figura femenina que en el origen se apoya en el hombro del pintor, desapareció dando paso a una espada, y Courbet añadió, a altura del corazón, una mancha roja sangre en su camisa. El artista articula aquí, con ambigüedad y seducción, el más íntimo registro autobiográfico, evocando un duelo, y una agonía confundida con el abandono sensual del sueño. </li></ul>
  6. 8. Autorretrato
  7. 9. Primer autorretrato de Courbet realizado ente 1842-1844, exhibe su personalidad perfectamente
  8. 10. <ul><li>Este autorretrato es el primero que Courbet realizó, siendo esta temática muy admirada por el artista, especialmente en su etapa juvenil - véase Autorretrato con pipa de unos años más tarde -. La figura viste elegantemente, a la moda parisina de la época, con gabán negro, sombrero del mismo color y pantalones grises. Se sitúa a la entrada de la cueva de Plaisir-Fontaine cercana a Ornans, su pueblo natal, por donde solía pasear con frecuencia. El pintor y el perro se recortan sobre un fondo luminoso en el que apreciamos el paisaje. Su mirada altiva es considerada por los especialistas como señal de su egocentrismo y de su rechazo a la sociedad establecida, hasta tal punto que los deseos de cambiarla motivaron el inicio de su pintura realista con tintes socialistas. La obra fue expuesta en el Salón de 1844, siendo la primera vez que el artista conseguía ese objetivo. </li></ul>
  9. 12. Gustave Courbet El hombre herido
  10. 13. Joven sentado, estudio. Autorretrato al caballete Hacia 1847 carboncillo sobre papel
  11. 14. <ul><li>Joven sentado, estudio. </li></ul><ul><li>Autorretrato al caballete Este dibujo, representativo de los autorretratos de juventud que Courbet produce entre 1842 y 1854, puede ser datado de la segunda mitad de la década de 1840. En esta época, Courbet utiliza con frecuencia el carboncillo o el lápiz negro para los retratos y autorretratos. Cabe interrogarse sobre el destino inicial de esta obra, lo suficientemente grande como para ser expuesta, aunque un trazado visible viene a enmarcar la imagen. ¿Acaso se trata de un dibujo preparatorio para una composición pintada? Esta práctica, sin embargo, es muy rara en Courbet. El artista reivindica aquí una cierta herencia de la pintura antigua –hace pensar en el claroscuro de Rembrandt– sobre todo porque se apropia de la dramatización y la subjetividad vinculadas al romanticismo. El impulso de la pose, dinamizada por una composición en contrapicado, se opone a la expresión meditativa del rostro con los ojos entornados. La fuerza de intención de este dibujo, apoyada por los principios de su composición, es digna de los más impresionantes autorretratos pintados durante este período. En 1854, Courbet declara : &quot;En mi vida he hecho muchos retratos míos a medida que cambiaba mi estado de ánimo. En fin, he escrito mi vida&quot;. Este carboncillo sorprendente ilustra con fuerza este proceder: la búsqueda de un hombre que durante toda su vida se interroga sobre su estatus y su experiencia de artista. La obra dibujada de Courbet es limitada, lo que refuerza el carácter excepcional de esta obra. </li></ul>
  12. 15. Autorretrato con cuello blanco Marc Chagall (1967)
  13. 16. <ul><li>Chagall tuvo una extensa vida (1887/1985) no se dedicó sólo a la pintura. Fue también poeta (como sus propios cuadros ya nos anuncian), autor de vidrieras y tapices, creador de escenografías teatrales, escultor y, sobre todo, un soñador que defendía los valores esenciales de lo humano; tanto, que llegó afirmar que &quot; sabemos que una buena persona puede ser un mal artista. Pero nadie será un artista genuino si no es un gran ser humano &quot;. </li></ul>
  14. 18. Autorretratos Chagall
  15. 19. Autorretrato con pinceles (Chagall)
  16. 20. Autorretrato con siete dedos (Chagall)
  17. 21. Autorretrato con cabra (Chagall)
  18. 22. Pablo Picasso ( 1881 - 1973 ) <ul><li>Los autorretratos de Picasso fueron realizados en fases de rupturas tanto en la vida como en el arte . </li></ul><ul><li>Pasa de autorretratos tradicionales a personajes fantaseados como el arlequín o el minotauro. Esto evidencia su claro y lento paso hacia el cubismo, el cual es más fiel al pintor. No es el retrato quien desenmascara al pintor, es más bien el pintor que sobre el lienzo que se desenmascara así mismo. </li></ul><ul><li>En Picasso es imprescindible relacionar el itinerario artístico con la vida íntima. </li></ul>
  19. 23. Arlequín (Picasso)
  20. 24. Arlequín y Minotauro
  21. 25. <ul><li>El centauro, el sátiro, y  más importante el minotauro — que es una unión de hombre y toro — aparecen frecuentemente en los grabados de Picasso en los años 1930 </li></ul><ul><li>Estos seres representan la dualidad que existe en todos los hombres y en el propio artista; y también los impulsos opuestos que él quiso unir como persona y artista. </li></ul>
  22. 26. <ul><li>Espejo Roto </li></ul><ul><li>Picasso </li></ul>
  23. 28. <ul><li>Picasso realiza la mayoría de los autorretratos - en el sentido tradicional de la palabra - en el periodo de juventud. Pero, por lo raro que sea, tarda un poco en utilizar la caricatura para representarse, aunque es el instrumento perfecto para reproducir al mundo y burlarse de uno. Kirk Varnedoe nota que a menudo, en sus autorretratos, Picasso se contenta con aludir a su propia presencia. Para eso se vale de procedimientos como el taparse detrás del cuello de un abrigo para disimular su cara, o esbozar sólo la nariz o la mirada. </li></ul>
  24. 29. PICASSO: AUTORRETRATOS (I) PRIMER PERIODO: 1896-1925
  25. 30. <ul><li>Los autorretratos de principios de siglo, hasta el periodo cubista más o menos, siguen cronológicamente la evolución artística de Picasso. Los autorretratos son los testigos de las etapas de su pintura; podríamos denominarles &quot;autorretratos de juventud&quot; por las características comunes que tienen. Representan una primera fase en la cronología de los autorretratos de Picasso. El personaje pintado, protagonista de la escena tiene los rasgos del joven Picasso, no tenemos ninguna duda de identificación. Se pinta, tomando su rostro como referente del cuadro. Esta cara de la juventud artística encarnada tiene como característica común el tratamiento específico del peinado, de la indumentaria y de la mirada. Veremos que encontramos estos detalles varias veces en los autorretratos de las diferentes etapas de su obra. En la primera parte de nuestro estudio analizamos la imagen de Picasso en los autorretratos de juventud, claramente orientados hacia cierta voluntad narcisista de afirmarse. </li></ul>
  26. 32. <ul><li>El personaje del arlequín traduce de una manera más global el gusto por el disfraz y la puesta en escena. Es uno de los elementos claves para entender las voluntades de Picasso en la autorepresentación. Los primeros arlequines corresponden con la época parisina pero, más tarde, en los años 1915 se compromete en el mundo artístico y sale a luz. </li></ul>
  27. 33. PICASSO: AUTORRETRATOS (I) PRIMER PERIODO: 1896-1925
  28. 34. <ul><li>Picasso de gentilhombre del siglo XVIII (es provocante por la indumentaria, el tratamiento del peinado, se burla de sí mismo, ironía). </li></ul><ul><li>Autorepresentarse es ponerse en escena, travestirse o transfigurarse para utilizar su propia imagen y proclamar su talento y su estado del artista. </li></ul><ul><li>El rostro humano es uno de los principales objetos de estudio del arte. </li></ul>
  29. 35. PICASSO: AUTORRETRATOS (I) PRIMER PERIODO: 1896-1925
  30. 36. <ul><li>Hasta 1907, año en que consideramos que Picasso “entierra” el autorretrato tradicional. En estos cuadros, la cara del novato revela la impertinencia de un adolescente y del joven adulto en formación y los autorretratos son como páginas de la autobiografía. Estudiaremos después, en esta misma primera parte y para tener una visión de conjunto con respecto a la vida y al arte, unos cuadros de los veinte últimos años. Aunque la imagen que se ve es más elaborada, ilustran el paso del tiempo inefable y destructor. En la segunda parte del estudio, y para justificar el término de autorepresentación, veremos la dimensión metafórica del ejercicio, estudiando el personaje o mejor dicho, los personajes emblemáticos metafóricos e híbridos que pueblan las autorepresentaciones de Picasso. Veremos, pues, los dobles híbridos y animales. Y en la tercera parte , más sintética, veremos cómo autorepresenta y pone en escena el personaje del creador como protagonista aparte, sea en la pintura o en la foto y cómo se identifica con él. </li></ul>
  31. 37. PICASSO: AUTORRETRATOS (I) PRIMER PERIODO: 1896-1925
  32. 38. <ul><li>El autorretrato azul: El autorretrato es un modo de experimentar la pintura del rostro humano sin que haya un modelo exterior, sin que nadie mande nada. Fusionan las dos instancias del pintor y su modelo ante el espejo que fusiona asimismo con el cuadro. En la definición del término autoportrait en Petit Larousse de la peinture vemos que hay dos tipos de autorretratos. El primer es llamado “profesional” en el que el artista intenta glorificar su imagen y su estatuto porque se representa en el ejercicio de sus funciones. En el segundo tipo “fisiológico” o “personal” el hombre se está mirando. El autorretrato, en este caso, es para su creador, una exaltación, un proyecto individual. El individuo ocupa el sitio predominante en el espacio pictórico. Pintarse es una manera de fijar la figura humana para que acceda a la eternidad del arte. Encontramos unos cuadros, en la época de formación y en los últimos años, que corresponden con esta definición y que podemos llamar autorretratos tradicionales. Así, en la primera parte del estudio sólo aparecerá el término de autorretrato. </li></ul>
  33. 39. PICASSO: AUTORRETRATOS (I) PRIMER PERIODO: 1896-1925
  34. 40. Tradicional, en su juventud.
  35. 41. <ul><li>Lo único que importa ahora es el pintor y la voluntad de poner en escena su propia imagen y la imagen del genio. La presencia de la peluca revela la falta de disciplina y sobre todo la búsqueda de un estilo a través de un detalle fisiológico. Cabanne explica que, en este contexto, Picasso no tenía una vasta cultura artística sino que se alimentaba más bien de la vida cotidiana, de la efusión de las calles. </li></ul>
  36. 42. PICASSO: AUTORRETRATOS (II) SEGUNDO PERIODO 1926-1973
  37. 43. PICASSO: AUTORRETRATOS (II) SEGUNDO PERIODO 1926-1973
  38. 44. Llegamos de este modo al año 1972, en el que encontramos los últimos tres autorretratos. Todos ellos fueron pintados en el corto espacio de unos pocos días y realizados con lápices de colores sobre papel. PICASSO: AUTORRETRATOS (II) SEGUNDO PERIODO 1926-1973
  39. 45. Picasso 1972 ollock
  40. 46. Autorretrato ante la muerte 1972
  41. 48. Pablo Picasso, Autorretrato (Cabeza), 1972, lápiz y ceras de color sobre papel, Tokyo
  42. 49. El autorretrato de Velázquez que se exhibe en Valencia y el propio y último de Picasso (”Retrato de anciano”) que con cuatro rayas y tres manchurrones captó como nadie la congoja ante la certeza de la muerte.
  43. 50. El arlequ í n, un 'alter ego' Dupuis-Labb é explic ó que la fascinaci ó n de Picasso por el arlequ í n se debe a que ve en esta figura un &quot;autorretrato&quot;, al verse como &quot;un marginado y un iniciado al mismo tiempo&quot;, una atracci ó n que luego sinti ó por el minotauro, que tambi é n ve í a como su 'alter ego'.
  44. 51. <ul><li>Quizá los autorretratos menos evidentes son aquellos que recurren a los aspectos formales del arte como los son color, línea, forma, como medio de comunicación de la autoexploración del artista. Es decir, donde el lenguaje artístico funciona como metáfora de la interioridad del creador. </li></ul><ul><li>Esto se evidencia en la pintura abstracta. En el caso de Jackson Pollock (1912-1956) muestra su impulsividad y espontaneidad y Mark Rothko (1903-1970) sus reflexiones filosófica e ideológicas. Estos artistas plasman en sus trabajos la “expresividad autobiográfica” a partir del color, la composición y la forma. Aunque no usaron figuras para presentar sus retratos; sin embargo, revelaron su ser interno. </li></ul>El autorretrato metafórico
  45. 52. Artistas célebres
  46. 53. Rothko Pollock
  47. 54. Salvador Dalí 1904 — 1989 <ul><li>Buena parte de la obra pictórica de Dalí puede ser leída como capítulos de una inmensa autobiografía donde plasma su tremendo narcisismo y los recovecos más espeluznantes de su ego. </li></ul><ul><li>Dalí es una figura incómoda, genial, irreverente, insultante. Cumple con una condición general: que el tiempo se hace tiempo humano en la medida en que es articulado en un modo narrativo, y que la narrativa alcanza su plena significación cuando se hace condición de la existencia temporal . </li></ul><ul><li>Dalí se ocupó en tres frentes simultáneos de cumplir con esta articulación del tiempo: a través de una autobiografía, los diarios y las cartas. </li></ul>
  48. 55. El gran masturbador
  49. 56. Hermenéutica del Gran Masturbador <ul><li>Este cuadro es el compendio y resumen de todas las obsesiones de Dalí, quien conocía la obra de Freud y ha afianzado ya su relación con los Surrealistas por ello se permite utilizar, aunque transformándolo a su antojo y para su conveniencia las ideas de Freud pues en ellas encuentra las explicaciones a su personalidad, sus problemas y obsesiones sexuales. Este cuadro es una autoafirmación, es el cuadro en el que saca la luz pública sus más íntimas preocupaciones, hasta rayar en la osadía, osadía que ningún otro miembro del grupo Surrealista se había atrevido a mostrar. Es el Dalí que perdura hasta su muerte y al que los propios surrealistas acabarían por expulsar de su círculo. </li></ul>
  50. 57. <ul><li>El cuadro juega, sobre todo, con la ambigüedad de las imágenes. Esa ambigüedad que en principio pasa desapercibida por la contundencia del dibujo, la claridad de las imágenes utilizadas, cuando en realidad nada es lo que parece. Esta ambigüedad culmina con la creación del metódo paranoico-crítico que está a punto de surgir y del que este cuadro puede considerarse antecedente. </li></ul><ul><li>La figura principal del cuadro es el autorretrato del pintor, un autorretrato estilizado, pero con los rasgos más característicos de Dalí: cara amarilla como la cera, una enorme nariz, rostro alargado. Un autorretrato que a partir de ahora repetirá constantemente. Adheridos al autorretrato hay unos objetos: una langosta o saltamonte enorme con el vientre plagado de hormigas, un anzuelo, una cabeza de león, unos guijarros, conchas de playa, emergiendo de ese autorretrato de lo que sería el cuello una figura de mujer de rasgos muy modernistas, rostro que se aproxima a unos genitales masculinos enfundados en unos calzoncillos muy ceñidos. </li></ul>
  51. 58. <ul><li>Todos los elementos son simbólicos. Los saltamontes aterrorizan a Dalí desde su infancia y en este caso se ha enfatizado la forma fálica del mismo. Dalí tenía grandes problemas sexuales de definición, Lorca se enamoró de él y nunca quedó claro la implicación de su relación, que para Dalí como todo lo sexual tenía un componente de amenaza, el onanismo es la forma de solucionar esa implicación amenazadora en donde la mujer devora al hombre. La implicación del deseo sexual se representa en la cabeza del león, que se encuentra debajo de la &quot;fantasía fellatoria&quot; que ahora ya se encarna en forma de mujer, junto a un lirio, que tradicionalmente encarna la pureza, es decir, la masturbación como la forma pura de la relación sexual. El anzuelo puede significar los intentos de su familia por retenerle a su lado, y volver a un modo de vida tradicional del que él da muestras de querer desprenderse definitivamente. </li></ul>
  52. 59. <ul><li>Su relación con Gala está presente en esas figuras que al fondo del cuadro se abrazan, serían el recuerdo de los paseos que dieron por la playa, los días que ella se quedó en Cadaqués sin Paul Eluard, esta idea se reafirma con la presencia de piedras y guijarros, es su recuerdo del pasado. El presente, la soledad que provoca esta ensoñación está representada en la figura solitaria de la izquierda. Las pestañas del autorretrato representarían la contraposición entre el sueño anodino de una consumación física irremediable y el sueño esperanzador de que nuestros deseos se cumplan. </li></ul><ul><li>Las hormigas que pueblan el saltamontes pueden verse como una alusión a la muerte, en donde el impulso sexual sería su forma de superación. </li></ul><ul><li>Es un cuadro que frente a la diversidad de elementos que contiene logra una gran sensación de unidad, a esa sensación ayuda el tratamiento espacial que imprime Dalí en el cuadro y que será el habitual de ahora en adelante. Fondos inmensos, con una línea del horizonte baja o alta en el cuadro, pero siempre dos espacios que no se dividen de forma cortante sino que son una prolongación de cielo y tierra hacia un entorno profundo, hacia un horizonte de profundidad inconmensurable, un espacio que el francés Ives Tanguy lleva hasta sus últimas consecuencias logrando plasmar horizontes infinitos sin por ello ocultar la plenitud del cuadro. </li></ul>
  53. 60. Autorretrato blando con beicon asado
  54. 61. Autorretrato Dalí
  55. 62. <ul><li>En el reverso del ó leo se encuentra un cuadro pintado por Dal í en 1923 denominado Paisaje con olivos, una panor á mica del entorno de Cadaqu é s, lugar de nacimiento del pintor en Catalu ñ a.&quot;Dal í era muy egoc é ntrico, le gustaba mucho representarse a s í mismo&quot;, record ó hoy en la presentaci ó n del cuadro el director del Teatro-Museo, Antoni Pitxot. La influencia de Picasso en la obra de Dal í se plasma en la serie de autorretratos a base de cabezas cortadas despleg á ndose, que el pintor realiz ó tras visitar al artista malague ñ o en su estudio de Par í s en 1926. </li></ul>
  56. 63. <ul><li>Salvador Dalí </li></ul><ul><li>Autorretrato </li></ul>
  57. 64. <ul><li>Se puede relacionar su interés por la autobiografía con su obsesión por el retrato y el autorretrato. A grandes rasgos se pueden distinguir tres tipos distintos de autorretratos: de género en su juventud; los surrealistas, en los que su faz se confunde con otros objetos en los cuadros anamórficos; o los autorretratos dobles, de sus últimos años, en los que aparece junto a Gala. </li></ul>
  58. 65. Autorretrato en el taller (1919)
  59. 66. <ul><li>DALI: Podría reducirse toda su obra a un inmenso autorretrato, en el que de forma superficial, en ocasiones, y llegando a los recovecos más espeluznantes de su ego, en otras, describe los avatares de una personalidad tremendamente narcisista.  </li></ul><ul><li>Dalí es una figura incómoda.  Genial, irreverente, insultante. Pero Dalí sí cumple con una condición general que impuso hace tiempo Paul Ricouer: &quot;Existe entre la actividad de contar una historia y el carácter temporal de la experiencia humana una correlación que no es puramente accidental, sino que presenta una forma de necesidad transcultural. O dicho de otro modo: que el tiempo se hace tiempo humano en la medida en que es articulado en un modo narrativo, y que la narrativa alcanza su plena significación cuando se hace condición de la existencia temporal . “Dalí se ocupó en tres frentes simultáneos de cumplir con esta articulación del tiempo: a través de una autobiografía, los diarios y las cartas. </li></ul>
  60. 67. autorretrato de un niño enfermo (1923)
  61. 68. Autorretrato con La Humanidad Con Gala
  62. 69. Paul Gauguin (1848) <ul><li>Su estilo neo-impresionista se caracteriza por emplear un colorido arbitrario, siempre al encuentro de lo exótico y tratando de liberar al arte de la naturaleza, pues sólo así puede expresar su mundo interior. Su gran afición a autorretratarse, plasma en sus trabajos su estado de ánimo, junto con su admiración por la Estampa Japonesa. </li></ul><ul><li>Define el plano pictórico y la profundidad de la pintura con el sincretismo. La obra la sitúa entre el sueño y la realidad y sus últimos trabajos los realiza bajo el influjo de sus experiencias en Oceanía y Latinoamérica. </li></ul><ul><li>Su arte se ve influenciado por su constante austeridad económica, pero más aún, por sus carácter aventurero y sus deseos de moverse por el mundo y conocerlo, por eso es llamado “El eterno viajero”. </li></ul>
  63. 70. Gauguin
  64. 71. <ul><li>Gran amigo de Van Gogh, aunque su amistad acaba en malos términos. </li></ul><ul><li>Se desempeñó sobresalientemente en la talla en madera y la literatura, al igual que influyó en el rumbo a la pintura moderna. </li></ul>
  65. 72. Autorretrato (Los Miserables). Autorretrato caricaturesco.
  66. 73. <ul><li>Paul Gauguin (1848-1903 ). La obra la sitúa entre el sueño y la realidad y sus últimos trabajos los realiza en la isla de Hiva-Ova; las composiciones de Jinetes en la playa y El oro de los cuerpos son una exaltación de la barbarie y la emoción. La llamada (1902, Museo de Cleveland) y Caballos en la playa (1902, Colección Niarchos, París) son sus últimas obras. </li></ul>

×