Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

notas Ellen White esc sab 22/12/2012

459 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

notas Ellen White esc sab 22/12/2012

  1. 1. IV Trimestre de 2012 Crecer en Cristo Notas de Elena G. de White Lección 12 22 de Diciembre de 2012 Eventos finalesSábado 15 de diciembre Cristo está en el Santuario celestial para hacer expiación por supueblo, para presentar su costado herido y sus manos horadadas alPadre, y rogar por su iglesia en la tierra. Está allí para limpiar el San-tuario de los pecados de su pueblo. ¿Y cuál es nuestra tarea? Nuestratarea es estar en armonía y unión con él. Todo el cielo está interesado en la obra que se hace aquí en la tie-rra. Debemos estar preparados para el gran día de Dios que ya estásobre nosotros, y no podemos permitir que Satanás extienda susombra a nuestro paso e intercepte nuestra vista de Jesús y de su in-finito amor. Necesitamos de su ayuda, especialmente en tiempos deprueba, cuando las tentaciones fluyen como inundación, y las som-bras satánicas tratan de confundir nuestra alma para que no distingalo sagrado de lo común. Es entonces cuando necesitamos acudir a laFuente de nuestra fuerza (Review and Herald, 28 de enero, 1890).Domingo 16 de diciembre:El Santuario Celestial: Parte 1 Todos los que han recibido la luz sobre estos asuntos debendar testimonio de las grandes verdades que Dios les ha confiado. ElSantuario en el cielo es el centro mismo de la obra de Cristo en favorde los hombres. Concierne a toda alma que vive en la tierra. Nos re-vela el plan de la redención; nos conduce hasta el fin mismo deltiempo y anuncia el triunfo final en la lucha entre la justicia y el pe- Recursos Escuela Sabática ©
  2. 2. cado. Es de la mayor importancia que todos investiguen a fondo es-tos asuntos y que estén siempre listos para dar respuesta a todo elque les pida razón de la esperanza que hay en ellos. La intercesión de Cristo por el hombre en el Santuario Celestial estan esencial para el plan de la salvación como lo fue su muerte en lacruz. Con su muerte dio principio a aquella obra para cuya conclu-sión ascendió al cielo después de su resurrección. Por la fe debemosentrar velo adentro, "donde Jesús entró por nosotros como precur-sor" (Hebreos 6:20). Allí se refleja la luz de la cruz del Calvario; y allípodemos obtener una comprensión más clara de los misterios de laredención. La salvación del hombre se cumple a un precio infinitopara el Cielo; el sacrificio hecho corresponde a las más amplias exi-gencias de la ley de Dios quebrantada. Jesús abrió el camino que lle-va al trono del Padre, y por su mediación pueden ser presentadosante Dios los deseos sinceros de todos los que a él se allegan con fe... Estamos viviendo ahora en el gran día de la expiación. Cuandoen el ritual simbólico el sumo sacerdote realizaba la propiciación porIsrael, todos debían afligir sus almas, arrepentirse de sus pecados yhumillarse ante el Señor, si no querían verse separados del pueblo.De la misma manera, todos los que desean que sus nombres se man-tengan en el libro de la vida, deben ahora, en los pocos días que lesquedan de este tiempo de gracia, afligir sus almas ante Dios con ver-dadero arrepentimiento y dolor por sus pecados. Hay que escudri-ñar honda y sinceramente el corazón. Hay que deponer el espíritu li-viano y frívolo al que se entregan tantos cristianos profesos. Empe-ñada lucha espera a todos los que quieran subyugar las malas incli-naciones que tratan de dominarlos. La obra de preparación es indi-vidual. No nos salvamos en grupos. La pureza y la devoción de unono suplirá la falta de estas cualidades en otro. Si bien todas las na-ciones deben pasar en juicio ante Dios, él examinará el caso de cadaindividuo de un modo tan rígido y minucioso como si no hubieseotro ser en la tierra. Cada cual tiene que ser probado y encontradosin mancha, ni arruga, ni cosa semejante (Cristo es su santuario, pp.136-138). Recursos Escuela Sabática ©
  3. 3. Lunes 17 de diciembre:El Santuario Celestial: Parte 2 El divino Autor de la salvación no dejó nada incompleto en elplan; cada una de sus fases es perfecta. El pecado de todo el mundofue colocado sobre Jesús y la Divinidad prodigó en Jesús su más altovalor a la humanidad doliente, para que todo el mundo pudiera serperdonado por fe en el Sustituto. El más culpable no necesita tenertemor de que Dios no lo perdone, porque será remitido el castigo dela ley debido a la eficacia del sacrificio divino. Mediante Cristo, pue-de volver a su obediencia a Dios. ¡Cuán maravilloso es el plan de la redención en su sencillez y ple-nitud! No solo proporciona el perdón pleno al pecador, sino tambiénla restauración del transgresor, preparando un camino por el cualpuede ser aceptado como hijo de Dios. Por medio de la obedienciapuede poseer amor, paz y gozo. Su fe puede unirlo en su debilidadcon Cristo, la Fuente de fortaleza divina; y mediante los méritos deCristo puede hallar la aprobación de Dios porque Cristo ha satisfe-cho las demandas de la ley, e imputa su justicia al alma penitenteque cree... ¡Qué maravilloso amor fue desplegado por el Hijo de Dios!... Cris-to toma al pecador en su más profunda degradación y lo purifica, re-fina y ennoblece. Contemplando a Jesús tal como es, se transforma elpecador y es elevado a la misma cumbre de la dignidad, llegandoaun a sentarse con Cristo en su trono (A fin de conocerle, p. 98). Jesús está oficiando en la presencia de Dios, ofreciendo su sangrederramada, como si hubiera sido un cordero [literal] sacrificado. Je-sús presenta la oblación ofrecida por cada culpa y por cada falta delpecador. Cristo, nuestro Mediador, y el Espíritu Santo, constantemente es-tán intercediendo en favor del hombre; pero el Espíritu no ruega pornosotros como lo hace Cristo, quien presenta su sangre derramadadesde la fundación del mundo; el Espíritu actúa sobre nuestros cora- Recursos Escuela Sabática ©
  4. 4. zones extrayendo oraciones y arrepentimiento, alabanza y agrade-cimiento. La gratitud que fluye de nuestros labios es el resultado deque el Espíritu hace resonar las cuerdas del alma con santos recuer-dos que despiertan la música del corazón. Los servicios religiosos, las oraciones, la alabanza, la contrita con-fesión del pecado, ascienden de los verdaderos creyentes como in-cienso hacia el Santuario Celestial; pero al pasar por los canales co-rruptos de la humanidad se contaminan tanto, que a menos que sepurifiquen con sangre nunca pueden tener valor ante Dios. No as-cienden con pureza inmaculada, y a menos que el Intercesor que estáa la diestra de Dios presente y purifique todo con su justicia, no sonaceptables a Dios. Todo el incienso que procede de los tabernáculosterrenales debe ser humedecido con las gotas purificadoras de lasangre de Cristo. Él sostiene ante el Padre el incensario de sus pro-pios méritos en el cual no hay mancha de contaminación terrenal. Eljunta en el incensario las oraciones, la alabanza y las confesiones desu pueblo, y con ellas pone su propia justicia inmaculada. Entoncesasciende el incienso delante de Dios completa y enteramente acepta-ble, perfumado con los méritos de la propiciación de Cristo. Enton-ces se reciben bondadosas respuestas. Ojalá todos pudieran comprender que todo lo que hay en la obe-diencia, la contrición, la alabanza y el agradecimiento, debe ser colo-ca­ do sobre el resplandeciente fuego de la justicia de Cristo. La fra-gancia de esa justicia asciende como una nube alrededor del propi-ciatorio (Comentario bíblico adventista, tomo 6, p. 1077). Cristo se humilló para encabezar a la humanidad, para afrontarlas tentaciones y sobrellevar las pruebas que los hombres debenarrostrar y soportar. Debía conocer lo que la humanidad debe arros-trar de parte del enemigo caído, a fin de saber cómo socorrer a losque son tentados. Y Cristo ha sido hecho nuestro Juez. No es el Padre el Juez. Tam-poco lo son los ángeles. Nos juzgará Aquel que se revistió de nuestrahumanidad y vivió una vida perfecta en este mundo. Él solo puedeser nuestro juez (Joyas de los testimonios, tomo 3, p. 383). Recursos Escuela Sabática ©
  5. 5. Martes 18 de diciembre:La segunda venida de Cristo La obra del juicio investigador y el acto de borrar los pecados de-ben realizarse antes del segundo advenimiento del Señor. En vistade que los muertos han de ser juzgados según las cosas escritas enlos libros, es imposible que los pecados de los hombres sean borra-dos antes del fin del juicio en que sus vidas han de ser examinadas.Pero el apóstol Pedro dice terminantemente que los pecados de loscreyentes serán borrados "cuando vendrán los tiempos del refrige-rio de la presencia del Señor, y enviará a Jesucristo" (Hechos 3:19,20). Cuando el juicio investigador haya concluido, Cristo vendrá consu recompensa para dar a cada cual según sus obras (El conflicto delos siglos, p. 539). Una de las verdades más solemnes y más gloriosas que revela laBiblia, es la de la segunda venida de Cristo para completar la granobra de la redención. Al pueblo peregrino de Dios, que por tantotiempo hubo de morar "en región y sombra de muerte", le es dadauna valiosa esperanza inspiradora de alegría con la promesa de lavenida de Aquel que es "la resurrección y la vida" para hacer "volvera su propio desterrado". La doctrina del segundo advenimiento esverdaderamente la nota tónica de las Sagradas Escrituras. Desde eldía en que la primera pareja se alejara apesadumbrada del Edén, loshijos de la fe han esperado la venid a del Prometido que había deaniquilar el poder destructor de Satanás y volverlos a llevar al paraí-so perdido. Hubo santos desde los antiguos tiempos que mirabanhacia el tiempo del advenimiento glorioso del Mesías como hacia laconsumación de sus esperanzas. Enoc, que se contó entre la séptimageneración descendiente de los que moraran en el Edén y que portres siglos anduvo con Dios en la tierra, pudo contemplar desde lejosla venida del Libertador. "He aquí que vi ene el Señor, con las hues-tes innumerables de sus santos ángeles, para ejecutar juicio sobre to-dos" (Judas 14, 15, V.M.). El patriarca Job, en la lobreguez de su aflic-ción, exclamaba con confianza inquebrantable: "Pues yo sé que miRedentor v i ve, y que en lo venidero ha de levantarse sobre la tie-rra... aun desde mi carne he de ver a Dios; a quien yo tengo de ver Recursos Escuela Sabática ©
  6. 6. por mí mismo, y mis ojos le mirarán; y ya no como a un extraño" (Job19:25-27, V. M.) (El conflicto de los siglos, p. 544).Miércoles 19 de diciembre:Esperando la venida El creer en la próxima venida del Hijo del hombre en las nubes delos cielos no inducirá a los verdaderos cristianos a ser descuidados ynegligentes en los asuntos comunes de la vida. Los que aguardan lapronta aparición de Cristo no estarán ociosos. Por lo contrario, serándiligentes en sus asuntos. No trabajarán con negligencia y falta dehonradez sino con fidelidad, presteza y esmero. Los que se lisonjeande que el descuido y la negligencia en las cosas de esta vida son evi-dencia de su espiritualidad y de su separación del mundo incurrenen un gran error. Su veracidad, fidelidad e integridad se pruebanmediante las cosas temporales. Si son fieles en lo poco, lo serán en lomucho (Joyas de los testimonios, tomo 1, p. 509). En esta época del mundo hay un afán por los placeres sensuales,un incremento de la lujuria y una falta de respeto por la autoridad. Yno solo los mundanos sino también los cristianos se dejan gobernarpor sus inclinaciones en lugar del deber. Mientras tanto, las señalesde los tiempos nos indican que el Señor se aproxima. Las palabras deCristo, "velad y orad", siguen resonando a través de las edades, aligual que la amonestación de Pablo: "Mas vosotros, hermanos, no es-táis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Por-que todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de lanoche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás,sino velemos y seamos sobrios"(l Tesalonicenses 5:4-6) (Signs of theTimes, 7 de abril, 1887). Estamos esperando y velando por la llegada de la grandiosa y te-rrible escena que clausurará la historia de esta tierra. Pero no hemosde esperar sencillamente; hemos de estar vigilantemente activos conreferencia a este solemne acontecimiento. La iglesia viva de Dios es-tará esperando, velando y trabajando. Nadie ha de colocarse en unaposición neutral. Todos han de representar a Cristo con un esfuerzo Recursos Escuela Sabática ©
  7. 7. ferviente y activo para salvar a las almas que perecen. ¿Se cruzará debrazos la iglesia ahora? ¿Dormiremos, como se representa en la pa-rábola de las vírgenes fatuas? Toda precaución ha de tomarse ahora;pues la obra hecha a la ventura resultará en decaimiento espiritual, yese día nos sobrecogerá como un ladrón. La mente necesita ser forta-lecida para mirar con profundidad ·y discernir las razones de nues-tra fe. El templo del alma ha de ser purificado por la verdad, puesúnicamente el puro de corazón podrá resistir los engaños de Satanás(Testimonios para los ministros, pp. 161, 162). El pueblo de Dios debe recibir la amonestación y discernir las se-ñales de los tiempos. Las señales de la venida de Cristo son dema-siado claras para que se las ponga en duda; en vista de estas cosas,cada uno de los que profesan la verdad debe ser un predicador vivo.Dios invita a todos, tanto predicadores como laicos, a que se despier-ten. Todo el cielo está conmovido. Las escenas de la historia terrenalestán llegando rápidamente al fin. Vivimos en medio de los peligrosde los postreros días. Mayores peligros nos esperan, y sin embargo,no estamos despiertos. La falta de actividad y fervor en la causa deDios es espantosa. Este estupor mortal proviene de Satanás (Joyas delos testimonios, tomo 1, pp. 88, 89). Estamos viviendo en el tiempo del fin. El presto cumplimientode las señales de los tiempos proclama la inminencia de la venida denuestro Señor. La época en que vivimos es importante y solemne. ElEspíritu de Dios se está retirando gradual pero ciertamente de la tie-rra. Ya están cayendo juicios y plagas sobre los que menosprecian lagracia de Dios. Las calamidades en tierra y mar, la inestabilidad so-cial, las amenazas de guerra, como portentosos presagios, anuncianla proximidad de acontecimientos de la mayor gravedad. Las agencias del mal se coligan y combinan fuerzas para la grancrisis final. Grandes cambios están a punto de producirse en el mun-do, y los movimientos finales serán rápidos (Testimonios para laiglesia, tomo 9, p. 11). Recursos Escuela Sabática ©
  8. 8. Jueves 20 de diciembre:Muerte y resurrección El Dador de la vida llamará a su posesión adquirida en la primeraresurrección, y basta esa hora triunfante, cuando resuene la trompetafinal y el vasto ejército avance hacia la victoria eterna, cada santo queduerme será mantenido en seguridad y guardado como una joyapreciosa, como quien es conocido por Dios por su nombre. Resucita-rán por el poder del Salvador que moró en ellos mientras vivieron yporque fueron participantes de la naturaleza divina (Mensajes selec-tos, tomo 2, pp. 309, 310). Cuando Cristo venga para reunir consigo a los que han sido fieles,resonará la última trompeta y toda la tierra la oirá, desde las cum-bres de las más altas montañas hasta las más bajas depresiones de lasminas más profundas. Los muertos justos oirán el sonido de la últi-ma trompeta, y saldrán de sus tumbas para ser revestidos de inmor-talidad y para encontrarse con su Señor (Comentario bíblico adven-tista, tomo 7, p. 921). El Rey de reyes desciende en la nube, envuelto en llamas de fue-go. El cielo se recoge como un libro que se enrolla, la tierra tiemblaante su presencia, y todo monte y toda isla se mueven de sus luga-res... Entre las oscilaciones de la tierra, las llamaradas de los relámpa-gos y el fragor de los truenos, el Hijo de Dios llama a la vida a lossantos dormidos. Dirige una mirada a las tumbas de los justos, y le-vantando luego las manos al cielo, exclama: "¡Despertaos, desper-taos, despertaos, los que dormís en el polvo y levantaos!" Por toda lasuperficie de la tierra, los muertos oirán esa voz; y los que la oigan,vivirán. Y toda la tierra repercutirá bajo las pisadas de la multitudextraordinaria de todas las naciones, tribus, lenguas y pueblos. De laprisión de la muerte sale revestida de gloria inmortal gritando:"¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victo-ria?" (J Corintios 15:55). Y los justos vivos unen sus voces a las de lossantos resucitados en prolonga­ da y alegre aclamación de victoria. Recursos Escuela Sabática ©
  9. 9. Todos salen de sus tumbas de igual estatura que cuando fuerondepositados en ellas... Pero todos se levantan con la lozanía y el vi-gor de la eterna juventud... La forma mortal y corruptible, desprovis-ta de gracia, manchada en otro tiempo por el pecado, se vuelve per-fecta, hermosa e inmortal. Todas las imperfecciones y deformidadesquedan en la tumba... Los justos vivos son mudados "en un momento, en un abrir deojo" (versículo 52). A la voz de Dios fueron glorificados; ahora sonhechos inmortales, y juntamente con los santos resucitados son arre-batados para recibir a Cristo, su Señor, en los aires. Los ángeles "jun-tarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo delcielo hasta el otro" (Mateo 24:31) (¡Maranata: El Señor viene!, p. 297). "Como el Padre levanta los muertos, y les da vida, así también elHijo a los que quiere da vida"... Jesús les dice que una de las mayoresobras de su Padre es la de resucitar a los muertos, y que él mismotiene poder para hacerla. "Vendrá hora, y ahora es, cuando los muer-tos oirán la voz del Hijo de Dios: y los que oyeren vivirán "... Cristoles dice que ya está entre ellos el poder que da vida a los muertos, yque han de contemplar su manifestación. Este mismo poder de resu-citar es el que da vida al alma que está muerta en "delitos y pecados".Ese espíritu de vida en Cristo Jesús, "la virtud de su resurrección",libra a los hombres "de la ley del pecado y de la muerte". El dominiodel mal es quebrantado, y por la fe el alma es guardada de pecado.El que abre su corazón al Espíritu de Cristo llega a participar de esegran poder que sacara su cuerpo de la tumba (El Deseado de todaslas gentes, p. 180). Material facilitado por RECURSOS ESCUELA SABATICA © http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica http://groups.google.com.ar/group/escuela-sabatica?hl=es Suscríbase para recibir gratuitamente recursos para la Escuela Sabática Recursos Escuela Sabática ©

×