Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Informe económico semanal sobre Argentina 15-09-2014

226 views

Published on

Análisis económico Argentino: www.economiasinrecetas.com

Published in: Economy & Finance
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Informe económico semanal sobre Argentina 15-09-2014

  1. 1. Informe económico semanal Fecha: 15/09/2014 La dinámica del conflicto que está planteada con la deuda, con la inflación y la recesión, hace que lo económico esté en el centro de la escena". Y que, por eso, "la gran cuestión de la política en las próximas 7 meses pasa a ser la economía.” Algunos dicen que la situación estalla en diciembre. Sin ser un experto en política, cualquiera puede inferir que existe hay una necesidad actual del establishment cuando ven su ciclo pronto a terminar, y que es algo que siempre pasa; se ofrecen mega proyectos, se retoman el pago en cuotas, se reactivan planes PRO.CREA.…el inconveniente es que generan mayor desconcierto e incertidumbre que seguridad y mejora en la realidad de sus gobernados….¿Pero por qué? La duda acerca de la política económica es si realmente existe una lectura errónea de la situación de la economía y, por lo tanto, se piensa como factible la concreción de este tipo de medidas (que no vienen funcionando), o simplemente se los utiliza como una estrategia de distracción momentánea. Si es una distracción, entonces estamos ante un equipo económico que no tienen ninguna medida de fondo para solucionar los problemas de la economía que solo compra tiempo –y lo seguirá haciendo– hasta que termine el mandato. Novedades que impactan económicamente CFK realizó un fuerte avance político. Gano protagonismo en sus apariciones públicas, llego a obtener leyes en el Congreso con mayoría propia, almorzará con el Papa en Roma, y disertará en las Naciones Unidas, en una avanzada política sobre los fondos buitres, que no se condice con el escenario económico. En este contexto, no le fue mal al país en la última zaga de la novela Patria o Buitres, porque Thomas Griesa fue más benévolo con el país de lo que esperábamos, no lo declaró en desacato y no avanzó sobre el embargo de activos. Todavía no pagamos, no conseguimos dinero externo, y el swap chino en veremos. Los resultados obtenidos Los indicadores no están bien. El consumo en picada: las ventas de electrodomésticos caen 25% en julio respecto al mismo mes del año pasado, con caídas que superaron el
  2. 2. 30% en sectores importantes como el de línea marrón, que incluye televisores, e informática. Lo que significa que en los primeros siete meses del año, las ventas medidas en unidades acumularon una retracción de 12%. En el sector no creen que se revierta la tendencia en los meses venideros a pesar del plan de 12 cuotas sin interés que se acaba de lanzar recientemente. La economía real se complica todos los días un poquito más:  La suba de combustible alimenta la inflación por costos y alterará la estructura productiva (nos costará más movernos, transportar mercaderías de un lado a otro, lo cual se trasferirá a los precios). La carne aumenta por la falta de animales que no llegan a destino por la crisis climática que atraviesa provincia de Buenos Aires, y también porque cuesta más transportarla y le saca rentabilidad.  Los precios de la soja y el maíz bajan complicando la próxima campaña (se sembrará menos, y obviamente el Estado recaudará menos). Hay soja y maíz almacenados pero a los precios que hay nadie vende porque el tipo de cambio no acompaña y la retención se hizo una pesadilla por todo lo que se lleva.  Las ventas están cayendo porque cada vez compramos menos porque el dinero compra menos, lo que genera una menor producción, una menor estructura necesaria haciendo que se incremente despidos y suspensiones.  La presión tributaria no afloja. Hay analistas que se muestran optimista y otros pesimistas, pero teniendo en cuenta todas las posiciones, uno no deja de observar que hay ciertas tonalidades oscuras que son comunes a todos que dice “Argentina sin crédito, profundiza su crisis interna”, donde los rasgos característicos son: el default y alto riesgo país; recesión; inflación; desempleo; atraso cambiario y brecha elevada; reservas en divisas en caída. Es decir, todos signos de que la rueda no anda y que hay incapacidad del gobierno para anticipar los problemas del “el control de cambios permanente”. Los más optimista, por otro lado, dicen que no hay “crisis” que es un fin de ciclo donde siempre hay un “ajuste” que nunca es ordenado (de todas formas, un ajuste, o una devaluación siempre es dolorosa para los que la corren de atrás). Los números y los indicadores para que todo marche más ordenadamente no son imposibles de conseguir o de mejorar, el tema es que frente “las consecuencias de políticas, de errores o de circunstancias", se está planteando todo como un conjunto de "corolarios de una batalla política”, y
  3. 3. donde hay batallas hay contraposición de fuerzas y nunca avances. Los cepos, los controles, la ley de Abastecimiento que ha sido finalmente aprobada, “ha generado un consenso empresario total y en contra, el mayor de toda la era kirchnerista. Y este antecedente político va a generar que en las próximas semanas tendremos un conflicto centrado en la economía. Sector empresario En las empresas, están resignados, porque la recesión es fuerte. El problema es el nivel de actividad, que en el primer semestre, fue muy malo, y en el segundo será igual. En ese sentido, la diferencia con la situación del 2001 es que hoy no hay corrida de depósitos, pero sí una desmonetización, porque la inflación es de 40 por ciento y los depósitos suben 20 por ciento. El problema de fondo del país es una cuestión estructural como el de toda empresa (desde un Quiosco hasta una automotriz). La Argentina tiene inconvenientes en su arquitectura financiera operativa ya que el gasto público supera el 45% de PBI. ¿Está bien, está mal esta cifra? La verdad es que poco importa si lo resultados son buenos…pero lo cierto es que no nos estamos viendo más productivos, más emprendedores, ni hay sensaciones a nivel general que la cosa mejore. Es como si dijéramos desde una empresa o desde nuestro negocio, invertimos…gastamos a lo pavote, y las ventas (con las consecuentes ganancias) no subieron un ápice, y esto es lo que le está pasando a la Argentina. ¿Si la infraestructura Argentina está tan bien y nunca se ha invertido tanto, por qué tantas transferencias al sector privado? Es claro que el problema del gasto público es doble. Por un lado la asignación del gasto público es ineficiente; se está gastando mal. Por otro lado un nivel de gasto excesivamente alto. El gasto no es ni bueno ni malo, ni mucho ni poco, el tema es que genere lo que tiene que generar, ya que si no lo hace algo habría que revisarse. El sector público esta desfinanciado, y no hay crédito en la mira. Los bancos no reciben depósitos a plazo fijo, el crédito se estanca y no se incrementan los márgenes para los que necesitan financiamiento, perdiendo poder adquisitivo su apalancamiento. Leyes como la ley de abastecimiento, cepos, estancamiento de DJAI, controles de precios, no ayudan al clima de negocios.
  4. 4. ¿Qué queda para el sector Pyme? ¿Hay algún sector que ganó en el primer semestre? La economía se desaceleró. En el sector primario, el retraso cambiario destrozó las exportaciones regionales. Para las pymes industriales todas por alguna razón quedan tocadas por la contracción automotriz, la reducción de actividad en químicos y plásticos. Las de servicios dependen del consumo privado, que también se contrae, aunque algunos gastos son más rígidos. En esta coyuntura de deterioro creciente no hay sectores ganadores. Las pymes arrastran problemas estructurales sin resolver, como su baja productividad o el bajo nivel de inversión asociado al crédito. Si hay crecimiento, estos problemas se disimulan pero las políticas públicas no ayudaron a resolverlos, pese al crédito orientado y al cierre de la economía para evitar la competencia externa. Esas medidas no permiten un horizonte de largo plazo y, sin él, no hay inversiones innovadoras. Los problemas se agudizan y las pymes dependen de su cadena de proveedores y clientes para el financiamiento, tienen dificultades para importar insumos para producir o productos que completan su oferta interna y las exportadoras pierden escala y acceso a los mercados por falta de competitividad cambiaria. Las pymes industriales están sufriendo problemas de abastecimiento de insumos locales como el gas. El tipo de cambio, la tasa de interés y la energía (abastecimiento y precio) son centrales y en todos hay falencias. El default y las pymes El que lo niegue estará queriendo tapar el sol con la mano. El default impacta en el segmento como en toda la economía productiva, limitando y encareciendo el acceso al crédito, acortando el horizonte de planeamiento y restringiendo las inversiones. Las pymes son uno de los eslabones más débiles de la cadena porque tienen poco capital para hacer frente a las malas épocas, y se bancan generalmente todo con la propia. El impacto será importante. Por ahora, la caída en ventas no fue acompañada por una reducción proporcional de trabajadores. Pero la persistencia de las condiciones adversas se mostrará en el achicamiento de personal. Venimos casi al revés del mundo. Cuando el mundo entero tratando de expandir su consumos y su producción (Estados Unidos es noticia porque hace 7 años que tiene la tasa en 0%; Europa tiene tasa negativa de corto plazo, y Japón lleva más de una década con tasa 0%) Nosotros
  5. 5. “cerramos” la economía, aumentamos la tasa y ni nos movemos, ni tenemos crédito externo, nos negamos a pagar la deuda, y nos falta un stock importante de dólares. Mientras tanto: Brasil, Uruguay, Bolivia y otros países emergentes se endeudan a tasas regaladas (algo estamos haciendo mal… ¿no?). Existen tres macanas que no estamos sabiendo manejar desde el ministerio de economía:  El desequilibrio del balance de pagos, en donde estamos sin dólares,  La falta de financiamiento del sector público, que hoy suple el Banco Central con pesos y dólares.  Una distorsión de precios relativos, con atraso cambiario, que retroalimenta los otros dos desequilibrios. ¿Esto fue de golpe y no nos dimos cuenta? Mientras la economía crecía, el Gobierno consideraba a la inflación como un daño colateral asimilable, que le permitía financiar un creciente gasto doméstico. Pero en un escenario de default y recesión, la ecuación se desequilibró por completo. Abastecer todos los pesos que pide el Tesoro tiene un beneficio virtual, ya que la cuenta final es adversa para todos. Con menor actividad, la capacidad de demandar dinero es menor y por lo tanto absorber el excedente se vuelve un desafío para el BCRA. Hoy esos pesos están empujando la compra de dólares y realimentando la carrera inflacionaria. La forma tradicional de bajar esa presión es una reducción del gasto, que el Gobierno no concederá (menos aun teniendo por delante elecciones). ¿Soluciones? Están en miras otras variantes, como una posible elevación de los encajes bancarios o el uso de fuentes de financiamiento alternativo, como la ANSeS. La última idea en danza apunta a la colocación de deuda interna en pesos, una posibilidad que se vería facilitada por la decisión del ente monetario de forzar a los bancos a desprenderse de activos en dólares. La ilusión que mueve este plan es encontrar una fórmula que ate la inflación pero no el gasto. El problema de fondo, aunque esté disimulado, no desaparecerá. Y el SWAP Chino!!!???? Cuidado, no se trata de un crédito como consiguen Bolivia, Paraguay, Uruguay y Brasil, que piden un crédito de 200 y le ofrecen 3.000 voluntariamente a tasas bajísimas y a 20 años. Se trata de un préstamo de muy corto plazo, de un monto escaso para el problema que tiene la Argentina hoy y que hay que devolverlo. El remedio podrías peor que la enfermedad y son herramientas para problemas transitorios y no de fondo como tenemos (inflación). Obviamente que es mejor tenerlo que no tenerlo, pero
  6. 6. no es ninguna solución a largo. Es una herramienta que usan los Bancos Centrales cuando se desconfía de una moneda y son para hacer frente a una presión cambiara que es transitoria y que se va a revertir. Conclusión de esta semana: Si se consigue financiamiento, se tiene margen para devaluar muy poco el dólar oficial. Si no se consigue, el escenario se pondrá más espeso. Al escribir este reporte los empresarios en Córdoba piden un pequeño milagro: http://www.cronista.com/economiapolitica/Empresarios-piden-un-pequeo-milagro- Que-la-clase-politica-se-comprometa-con-proyecto-a-largo-plazo-20140912-0091.html ….¿Cómo sigue la historia?….te lo cuento en el próximo reporte. Es un acuerdo con China que en realidad no convence a nadie y por ello se disparó el dólar ahorro esta semana. Se busca producir un shock de confianza que permita revertir la corrida cambiaria que se sufre en el mercado local, ya que los inversores están pagando cualquier cosa para dolarizar sus carteras. Para esto el BCRA sigue tomando medidas a lo Cormillot, y la semana pasada volvió a tocar los topes de los bancos y los bajó al 20% cosa que hizo en Febrero con un rtdo de 4000 millones, y ahora con un rtdo de 1000 millones.

×