8 aire - carta

787 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
787
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

8 aire - carta

  1. 1. Aire Rodríguez Carrillo18 de Julio de 2002 – 5 de Septiembre de 2002
  2. 2. AireYa sé que algunos no volveránQue habrá que llegar hasta ellosY entonces regresar hasta el hoyCon menos densidad y mayor amplitud.Ya entendí el frío y el almaLa crueldad que suele habitar en algunos cambiosY la posibilidad de que un pueblo entero esté soloComo una cifra entre otras frente a los ojos del asceta.Prisionero de un presentimiento creo vivirBuscando un punto que juega a ser imposibleSin otro motivo que el de hallarlo para obviarloY así descubrir el velo tras el cual intuición e imaginación convergen.Después de los propios - siempre después –Los límites del otro – de los otros-La celda más justaQue al aire jamás puede aprisionar.A una edad en que las cosas al menos parecenPasar enfrente desprovistas de algún dador de sentidoPorque en cierta anchura no basta lo determinadoPorque se siente que la ley está hecha para superarla desde ella.Ya sé que habrá algunos que regresenY que lamentablemente lamentaránQue no se convierta en fiesta el día comúnPor un hecho que por parecerles enorme no fue sentido como tal.La sencilla copa compartida con el amigoY desprenderse del cuerpo una y otra vezEn el medio mismo de la liviana ideaDe que todo lo que sucede, sucede para no suceder.El aire mismo, que como el tiempo de aquíArropa sin proteger la así antigua costumbreDe ver cómo alguien entrega y otro toma la postaComo si tuviese algún valor el darle valor al visualizarlo.Al momento de jugarse, si comprendes de momentosNo es extraordinario el repasar la última batallaPara captar que la primera es la que más pesaY que a pesar de ese peso, posiblemente sea la última la que cuente.Andrea23:5918.07.02
  3. 3. Pri hi d aiComo era antes, mucho antesUna señal contra el mal de ojoEscupir al suelo cerrando un puñoEl arte brutal por el cual, con la boca torcidaSe podía, sonriendo, despreciar hasta al maligno.Así como era antes, así hoy la tracciónQue lleva otro nombre y otra misiónPero que cuya causa siempre es igualQue no es otra que el drama del tenue satéliteY el planeta tormentoso que lo rige.Vienen y van, llenos o carentes de excesoCon la frugalidad de todo pasadoY la pretensión de un futuro inmensoEntre las mismas manos en donde anocheFueron otras la que gozosas aceptaron la presión.Dirán “algo se rompió entre los dos”Dirán “nunca habrá de ser igual”Y aunque cada cual le guarda esperanza a lo dichoLo hecho es lo que va pesando a la medida del tiempoDe acuerdo a lo que dentro de cada piel se pueda atesorar.Uno pierde y el otro gana, alguien se lamentaLibre vuela la eterna sospecha de que nada es sencilloY a veces faltan ojos para ver lo que queda tan firmeDespués del hurto, aquello que habrá de conservarsePase lo que pase, y deje de pasar lo que deje de pasar.La inquietud del tiempo de esperaLa borra del café que aguarda su horaLa playa bajo la marea altaLa mecha que extinguiéndose extingue la ceraPara una puerta que se cierra al lado, y una luz que se enciende.Lo lograrían si alcancen a ser lo que quisieron serPero nada más fuerte que una mujer enfocada en el despechoComo nada más débil que un hombre jugado a víctimaY nada más normal que perder el cielo por un par de horasEn las que terminan por relucir las otras, dueñas de lo no sabido.Smarc20:4621.07.02La tragediaVamos bien, hay aroma a dolor
  4. 4. Un lejano hedor a dominaciónColabora con la imagen fácilDe un alguien sobre el otro condenadamente.Crece el empuje de la vitalidad olvidadaLas historias sabidas terminan por pasar de ladoTanto se quiere que parece posible que sea posibleSe recuerda el “hoy”, aparece el “esta noche”.Con flores, con prados enterosSin demoras que la vida no esperaQue por ahí gritan penitenciaLos de ropas pobres y alma enceguecida.Un solo día, o una sola vidaEl intelecto que juega a sentenciarEl amo del gato ahogando a sus cachorrosPorque nunca encontró a quién regalárselos.De persona a personaDe sueño ajeno al otro, que es propioDe lo adquirido a lo heredadoFrente a frente una y otra partícula de fe.Quien toma los momentos y quien los generaLa incomprendida ceremonia del ofrecimientoPara que la madrugada sea sofocante de angustiaY se pida la oportunidad, que obtenida, habrá de despreciarse.Pero no hubiera servido advertirleQue después sería tardeQue entonces sería que le tocaría buscarEntre muros de sal rodeando todos su pasos.Cuando por la inteligencia, la inteligencia se renunciaDejando abierto el camino para quien quiera seguirIntentando batallas y siembras en algún corazónTodavía no termina de comenzar tan solo el cimiento.Las lágrimas de quien se sorprende actuandoY que en lugar de abandonar el pésimo disfraz humanoToma la careta más próxima y lo intenta de nuevoMientras pretende dolerse de la marcha de su único espectador.Andrea21.07.0221:11El reclamanteEn quien no creías tenía razón
  5. 5. Y en la razón debías ganarleY cuando por cansancio le vencisteEncontraste que no era nada, y que eso eras.Quizá que fue por esoQue ahora no podrías cambiarQue lo que haces, a veces siendo distintoConserva el mismo sentido, sin sentido.No habrás de volver, entoncesAunque de nuevo llegues a mi puertaY expreses el preparado discursoLuego del cual desbordarás sinceramente.En Sudamérica, bajo el sol de febreroEl vestido blanco sobre la piel morenaLas huellas sobre las calles de arenaMoviéndose con el aire, sabiéndolo.Una queja como adorno al cuelloLa esperanza, antes que la ilusiónBañando las pupilas para ciertas cosas ignorantesEn un mismo cuerpo que quiere y cree no poder.La historia de una hembra y la de una músicaQue lleva su nombre sin que aquella lo sepaEntre los dedos de quien la sospechaPorque en otra lo que ve es lo opuesto.De manera que también sirvesComo todo y como todosComo lo que respiras y todo lo que niegasComo el sufrimiento que conoces sin saber del dolor.Ofrecidas las defensas, por puro rigorToca a fin la tarea del pontíficeSe abre la hora de las presasDonde siempre falla lo previsto.Lo que de ti hablaron los que ya murieronY lo que dirás de los que habrán de sobrevivirteY una noche, quizás esta, quizás ninguna otraPara que yo te mire mirar las cosas que no me saben.Smarc21:3721.07.02Entre sombrasSoñarte una noche, y todas las demás
  6. 6. O sólo haber podido imaginartePara aguantar la teoría del espacioY la de los estandartes perdidos.En una ciudad que nunca fue la míaSe habría erigido la estela de tu nombrePara llenar de sonidos el pretendido silencioDonde sólo los sobresaltos buscan entrar.En otra línea de un pentagrama infinitoLa precisa forma de lo que sin crecer se expandeComo un mirar que difiere de otro en unos mismos ojosApuntando lo posible, subrayando lo lejano.Al alcance de la comprensión de los afectosFundidas, como siempre, inteligencia y sensibilidadEn el acto de la aceptación y en el de la desestimaciónHasta abarcar que todo abarcamiento termina en poquedad.Con sus aullidos me arañan la noche los lobos en las callesSuciamente llueve sobre los carteles abandonadosMientras, intuyo, tejes la trampa envuelta en ternuraEl huevo de algodón de donde asomará el áspid.Se mueven las sombras, se agolpan unas sobre otrasAtisban mientras se muerden sus propios desiertosLe prueban a la llama, le juegan a la luz que irradiaLos vidrios se destrozan y no es sonido el resultado.Paso a paso en el pasillo que bordea el LeteoMiseria y destrucción, la mentira de una obsecuenciaCuando el Dios pareciera perder la pacienciaCuando como tú, otro, distinto, tampoco mastica la comprensión.Los hospitales llenos, de lunas sangrantes y vaginas laceradasEl llanto de las madres que nunca lo fueronY la almohada llena de púas aguardando al cuelloY el aire, desesperado de escapar de su celda infinita.Como al final de lo que no tiene principioY no como lo que ocultas pero que quieres confesarEn el modo, la forma, y jamás en la consecuenciaDe lo que agradecerías se comprendiera, como no comprendiste jamás.Andrea22:0221.07.02AunqueQue aunque lo fuese
  7. 7. No nos parecería breveQue aunque nos lo dijeranNunca lo creeríamos.El estallido del airePor la presión del hombreQue lo busca desde la grutaQue lo sueña, encerrado en su crisálida.Otro viento, más fríoDonde la nieve y el hieloEntre lágrimas de cuarzoBaña los labios de jaspe.La carne que cae, rendida,Por la edad de las circunstanciasPor la oculta sed de los buitresY la manifestada necesidad de los sectarios.Paraíso sin fruto, parábola sin mensajeEl espejo mayor, el que refleja a los demásEn el triángulo que absorbe por ser mayorSuma de dos septentrionales y uno meridional.El venturoso golpe de los ritosLa cadencia de cada adjetivoMientras todo se detiene por que el mientras partióY por un momento lo que existe sólo es lo que se capta.Una roca, azotada por el marLacerada hasta la ignominia por el vientoPero que por sostener el hogar, el suyo y uno ajeno,Al agua le dice agua, y al aire, aire.No hay gracias, aunque sí concienciaAgradecido queda el que queda superadoAnhelante el que domina el arte que le cupoQue podría consumirlo si no aprende a jugar con la detención.Lanzado, de sí mismo y por uno que no es élQue en él había a su agria manera de ser eslabónMuestra estructural que en diamante o grafito culminaPara cederle a lo que llaman voluntad un espacio en la nada.Smarc23:3723:37Los creadosCuando en silencio, sin dormir
  8. 8. Se extiende la espera de los tigresY al tiempo, en su nido el águila jovenMuta las plumas atravesando su propio centroTambién se cruza un ámbitoDonde recordando a alguienSe espera la llegada de otroSabiendo que no habrá más que uno mismo.No existía el cariñoDonde habrá de estarNo sería cierto lo dichoPorque quien habla del futuroLo hace porque moriráO porque habrá de ver morirPara que lo escuchen todosIncluso aquellos que como él hablarán.En el final del díaDonde queda el jergón o el palacioTampoco se decide nada sino la intenciónPorque en el paso a paso de los siglos en segundosEs, casi en verdad, donde cada cual tiendeYa la red, ya las manos entonces nudosasSiendo que así pudiera recogerse más, mucho más,De lo que pudiera absorberse, sin tener a quién repartir lo demás.Nunca fue pulsado el timbreLa silla toda su vida aguardó al jineteEn el corazón de la selva se marchitó el clavelComo si sólo se tratase de una palabra que nunca fue utilizada.El placer de conocer, y el de adivinarPrescindencia del sujeto que lo lograPorque enfrente, puntualmente, se sitúaUno que prescinde hasta de sí mismo.En honor al rastro de los astrosPor una idea, aprendida o descubiertaCapaz de realizar el fragor de una disculpaLa difícil e intensa cofradía de los creados.Andrea23:5621.07.02SiempreSiempre partir desde lo bajo
  9. 9. Siempre andar por lo llanoComo si la realidad estuviese en los opuestosY el cariño más alto implicase fraternidad.Siempre el objetivo y la metaSiempre el curso y sus dificultadesComo si todas las salidas fuesen un escapeY la llegada más alegre una bienvenida a lo conocido.Siempre la regla y el que por cumplirla la refiereSiempre el filo que en la mirada termina por distinguirComo si el trigo y la paja vinieran de tierras diferentesY de uno y otro no pudiera obtenerse algo más que cosas.Siempre el suspiro, siempreSiempre la imagen y al lado su procesoComo si lo obtenido se distanciase de lo intentadoY cada caída signifique siempre un aleteo.Siempre tus calles que dices tan cruelesSiempre tus madrugadas ricas en lloviznasComo si lo que esperases nunca estuvieraY bajo tus cejas continuamente se dibuje un callado reproche.Siempre un poco más, aunque sientas que ya no puedasSiempre una aventura, conocida o ignoradaComo si en la persistencia pudieras hallar alguna claveY en tu cálida soledad, un poquito de oasis.Siempre te huye, porque así te esperaSiempre, haciéndote másComo la fiera que respirando menos aspira a másY en la presa no ve su alimento, sino el de los suyos.Siempre amándoteSiempre la vidaComo a pocos les ocurreY todavía queriendoSiempre, un poco másSiempre sed que no admite ser domadaComo si el tenerlo todo no bastase nuncaY sólo al compartirla fuese posible realizar la riqueza.Smarc22.07.0200:19Se hi d aiA las ganas de fiesta
  10. 10. Le acompañan las telarañasEl viento que viene del norteY el certero conocimiento de un alguienQue por cosas complicadas se niega a la alegría.Aunque más sencilloNo deja de ser difícilPues la historia va de prejuiciosDel nefasto temor de que el ayerSe cuele esta noche y embarre el mañana.Ni con la muerte habría soluciónPorque en ciertos momentos de la vidaNo hay más que vivir trozo a trozo1Sin llegar al reposo dar un poco con el descansoPor al menos una noche en la que algo sea oído y compartido.Después de tanto insistirSerá el dejar de hacerlo lo que provoque el reclamoYa que no siempre es bueno abrir alguna puertaY por alguna razón quién está detrás no oye a tiempo el llamadoY el dolor del que parte es ínfimo con el de que abre a destiempo.Mientras se pueda habrá que lamer las cadenasQue ganadas las virtudes del esclavoEs precisa la ascensión y sus efectosY cuesta menos perdonar a quien estuvo donde uno estuvoY pesa menos condenar a quien ni siquiera intentó haber estado.Se toma su tiempo, haciéndolo densoQuien le habló se ha vuelto invisibleLas ideas parecen confundirse, dislocarseY a pesar de que lo que siente es claro, no lo aceptaPorque lo que le mueve es lo que el prójimo diga de su posible humildad.Y así el extravío, cuando pudiera ser el encuentroUna palabra que podía no haber sido dichaY una más que pudo haber sido valorada en su medidaHaciendo que lo corto señale lo largo como extendiéndoloComo si fuese la noche la que hace que brille el día.Hasta que acaba no acabaLa dicha potencialLa lacrimosa confesión en la madrugadaEl cartero que no sabe lo que llevaY la dirección que sabe sólo puede esperar.Andrea22:0222.07.021 Mateo 15:27
  11. 11. ErrorNo es musgoSon las órbitas de los ojos de cientosArrancadas y puestas en la escaleraRecibiendo el paso embotado del que subePor los escalones de la intemperie.Destrozado el conjuntoPara el rojo gozo de uno soloNublando lo que le queda al almaEntre señas que le burlan la salidaY el inconmovible peso de una montaña de remordimientos.Tarde, y por el cúmulo de necesidadesLos deseos que se vuelven imágenesSin sonidos donde parece alguien llamaSin movimientos donde una sombra pareció desplegarseY no es más que la mente exponiendo su insana fragilidad.El nuevo día desprovisto de todo abrigoQue no sea el que cobija gusanos en los bolsillosA donde van las manos que quieren evitar el granizoMientras una risa alcanza a arañar las orejasHaciéndole doler las muelas a la que en silencio menstrúa.De a poco se realiza la formaciónUn punto y otro convergen a la citaEl hambre es mucha, la pericia mayorGobierna el orden del ritmo más precisoDonde nadie falla, porque todos están en uno.Calma, que hay estilo en la tranquilidadComo en las manos del barbero y en las del homicidaEn el contrapunto donde la pureza no viene por ser citadaDonde el juicio es para los que no lo tienenY desde aquellos que lo han perdido, por mentirse sin creerse.Muchos años después persiste el grito de los ahogadosEl zumbido de los aviones que se presienten antes de llegarEl reguero de pólvora antes de que la misma sea inventadaVisiones reales, huesos rotos y corazones sacrificados en holocaustosLa carne cruda que palpita su credo decible, horriblemente errado.Smarc22:2722.07.02Izquierda y derecha
  12. 12. Anduve por lechosLa primera patria de los amantesExaminando los finales, todosPara ver cómo era que ocurría.No vi mucho que pudiera llamarse distintoVi, que en la repetición adquieren valor los detallesQue al tiempo van perdiendo en importanciaPor el peso de la rutina que sin disciplina provoca el tedio.Se vuelve triste, a pesar de tanta fuerza invertidaComo el atleta que de un salto quiere llegar a la lunaSin haberse detenido jamás a pensar si era tan bonitaY no como la rodilla, que obediente, se pliega y se despliega.La carga de los ahora la soportan los instrumentosLa de la consecuencia de la potencia realizadaAl pecho le caen al que manda creyendo gobernarY entonces, alma y músculos, dolidos o plácidos en el después.Intuyo que hay más de lo que viAunque jamás lo haya presenciadoY sabiendo que es vano plantearloCallo que cada cual es infinito porque no pudiera haber dos.En los bordes, que nunca explican nadaPorque esa es su misión, indicar el filo de los límitesQue atropellando siempre terminan por mutilarPero que saltándolos dejan ver, en el pasado, su brillo.Después de la lástima la risa duraEl objeto más preciso por acabadoTal como lo imaginó quien lo veY un poco más, el detalle de que no lo hizo uno.No cambiar, que no hay muro que no sea de contenciónY girar y girar para confirmar que todo es ciertoCon la convicción de que pudiera no serlo como motorQue ruge, y al sonido agudo llega, cuando por no encontrarla hace la huella.La sombra del crucifijo en la paredEl humo de los cigarrillos y las copas llenasEl murmullo tan tenue y tan vorazY el libro y la espada que se hacen una seña cuando llega la lógica.Andrea23.07.0222:19El sentido, el precio
  13. 13. Dos o tres planteosQue lastimeramente jueganA ser diferentes, únicosMezcla de sueño y vigiliaPero que no llegan ni al humo.Por el temblor que nunca se esperaCae el revoque de las paredesSe desnudan los arácnidos nidosSurge el polvo sin ser señal esta vezAvisa el mareo, el rencor no soporta la alegría.Y las sábanas de los hospitalesCubriendo la mente que por detenerseSe hace creer que el tiempo es lo móvilMientras feroces eruditos cierran círculosY algún ser humano accede a su propia esencia.No comprendes pero sientes que lo hacesSin percatarte que de tu boca brota el juicioQue a la hora de la presión tus deseos no cuentanPorque por todo lo que pidas y se te concedaHabrás de pagar, y no hay más precio que el del fin.Las cartas derramadas sobre la nocheLos astros divirtiéndose con sus astrólogosCon las veredas sudando suelas de gomaCon las ventanas llorando restos de lluvias pasadasY un cielo dentro del pecho al que le bastaría odiar para surgir.En el límite del esfuerzoQue conserva su sentidoJusto en el antes de perderloLa idea del brillo, la noción de lo inciertoLa siesta del mundo agostando intenciones.En el viento los brazosSin postura, sin pose copiadaLa genética mordiéndose la colaEn el fondo de la copa del sacrificioDonde aguarda un reflejo que oculta su ser de velo.Smarc21:4824.07.02OrdinariezEl aire me había prometido cosasBatallas que serían históricasTravesías incomparables
  14. 14. Y un diario, que como su dueño, no tendría fin.Sin embargo, no todo ocurre tan aprisaY es la memoria la que muerde en la velocidadPorque no hay premura en lo que ha ocurridoNi desgana, porque habiendo existido ya no está.El tabique un poco desviadoPor un golpe que no se supo evitarLa mirada siempre fija y al fondoPor haber aprendido a no bajar la guardia.En la distinción de los versosY de aquel que los portaEn la concepción de lo que será mensajeY que en un espacio todavía no deja de ser ideaComo no ceder a la provocación y entonces vencerY por no ver el rostro del vencido levantar el escudoPara mostrar el muro detrás del cual cómodamente se habitaEn el medio de la carretera hacia uno mismo.Y así decir, lo siento, lo siento muchoNada gira a mi alrededorNo giro alrededor de nadaPorque no hay centro, no hay órbita.Desprendido, piel puraFlaco de necedadesImpulso constanteAltar primitivo en una tierra desolada.Y en los libros, en los que comprasteLos almanaques conocidosDonde todo está entre líneasQue se vuelven cuerdas dispuestas a ahorcar.Encendidas ocho velas, y no sieteQue sin brillar a manera de reflejo exhalanQue de todas las necesidades posiblesLa de una prueba y una señal esculpenA quien corresponda, el homenaje a lo ordinario.Andrea21:5325.07.02ConcepciónCavas un hoyo en la tierraSin saber que será lo mismo
  15. 15. Hacerlo en el centro del airePorque no está en lo que quitas.Sigues, inicias la persistenciaY te da igual que la tarea impuestaLa realices de día o de nochePorque no está en lo que quitas, sino en lo que buscas.Superada la bravura adquieres pacienciaSin recordar ni el motivo ni el fin intuidoDejas que el esfuerzo roce el agotamientoRecuperas la ignorancia, el dolor de su inocencia.Sólo entonces, cuando crees haber llegado al límiteY sin ver claramente ni lo que será ni lo que fueEncuentras tus manos, las tuyas propias, en laborY aunque quieres permitirte creerlo, no cedes a la idea de que está en ellas.Después de tanto la piel está gastadaDebajo de ella la voluntad de la sangre corriendo en las venasY el continuo acto de la fuerza en los músculosQue te ofrecen el imprevisto espectáculoDe un motor que llaman corazónDe un timón que llaman menteDe un algo que se encuentraY que al hallarse, de nuevo sospecha, que no está en lo que ve.Entonces finges detenertePero a hurtadillas insistesSin dejar de oír lo de afueraDecididamente atiendes los detalles.Casi caes, casi te extravíasGrita fuerte el mar de los dolientesY el brillante gas de los elegidosAntes que guiar, puede bien obnubilar.No está en el hoyo lo que buscasCierra los ojos y mira:Ni en tu corazón ni en tu menteSino en quien concibió que concibas que lo hizoOrdenando primero, permitiendo después.Smarc22:2225.07.02La despedidaMerced a vos, señora mía
  16. 16. En el espacio encontrar la asfixiaParte es de la ruta que habiéndola elegidoLa pretendo destinada, tentando vanamente amenguarEl dolor, que de otro modo seguro estoyTanto me sobrepasaría, que luces me faltaríanHasta para hallar algún culpable a quien reprocharEste infinito, que pudiendo alcanzarlo y vivirloDe las manos me huye por habitar en vuestro nombreQue el mío conociendo, sin piedad lo desestimaPorque en mi historia hay poco, y aunque puroNo es agua para labios que sólo beben inocencia.En la cima del recuerdo de mis historiasMe queda, como una daga en el medio del pechoEl terrible poder de imaginaros conmigoY por sólo esa imagen abarcar la inmensidad de mi desiertoEn el cual, por compasión, hasta el sol ha partidoMenos ardiente, creo, que en siglos anterioresPorque parte de su llama y parte de su calorSe extraviaron, al yo extraviar el camino a la mirada de vos.Confieso que una parte de mí desea afligirosQue como el enfermo, por el médico sabiéndose incurableEn el que intenta su cura quiere descargar su iraAsí mismo, desde mi vigilia, de ella deseo contagiaros.Pero es breve, señora míaAprendí, en el polvo, admitir mi condiciónEl ser de aire, el de pertenecer a la no pertenenciaSabiendo que el precio es encontrar en no quererloNo dos errores, o uno solo, sino ningunoPorque en el querer, si al hacerlo no se inflige la leyNo hay motivo de pesar que no sea en el tiempoY no hay placer que no se cumpla en lo eterno.Por haberme dejado, os dejoY por no buscarme os buscaréPero sabiéndolo a cada pasoComo el hombre que camina sabiendo que dejará de hacerlo.Andrea23:2025.07.02Los otrosTe mostrarán lo que eres a sus ojos
  17. 17. La maravilla de cada segundo en el tiempoLa más imposible convergencia de los astrosY una montaña de sal relatando tu nombre.Mientras yo te sueñe niña o mujerY torpemente te dibuje en la arenaPor no comprender lo que quiero comprendasTodos ellos podrán hacer lo que nunca hice.Para uno reina, para otro princesaCapaces de hacer de lo que no eresLa imagen existente de lo que podríasY que por tu inteligencia aceptarás.Para que yo diga que no eres mi consueloPara que yo sepa que no eres el motivo de mi alegríaPara que admita que la corona implica una cruzY la cruz una vida, una vida obtenida en el medio de una esperanza.Necesaria y precariamenteContigo, con lo que no tengoCon lo que quisiera y tanto tratoDe no querer para no pretenderEl circulo perfectoLa espalda de mielEl rostro bondadosoQue destroza los espejos.Los otros pesan, lo séComo sé que te pesanSabiendo que el peso es cargaY que la carga destruye o construye a quien la lleva.No me va a quedar nadaCalles solas, libros silentesMiradas que se desvíanPánico ante mis pasosPor quererte, y querer que me quierasPor estar dispuesto y exigir igual aptitudSabiéndome barro besando el mármolCon el viento, y no tus manos, jugando con mi pelo.Smarc23.:4025.07.02El espejoLo que sientes por alguien
  18. 18. A quien no le importas más que el mundoAl que lo que acusas de no manifestarLo que siente por ti, sin que el mundo lo sepa.El marino que bebe su taza de caféRecordando la tormenta de hace un momentoDonde salvó la vida y salvó una ajenaY que calla, porque no quiere explicar lo que vive.Las ilusiones de la mujer preñada por primera vezY que no puede compartirlos con su hombrePorque nunca fue suyo, porque yace bajo tierraY en su mente un lazo roto o una cadena salvada.Al final del día el dinero que cuenta el cambistaY la amenaza fija del recaudador de impuestosCon el corazón que va queriendo fallarVolviendo a la boca muda para palabras bellas.Lo que en los días que vienen atisba el que proyectaIgnorante de cómo fue que en un tiempo se elaboróEl piso sobre el cual su escritorio asimila la gravedadY la anciana, que en el campo, por la lluvia, no saldrá del galpón.Los hijos del piloto de pruebasY los del carpinteroY los del arquitectoY el padre de todos, impreso en los libros.El peso de los líquidos y la sublimaciónEl estado del miasma y la imagen del que sangraCien corderos y un lobo que no sabe que es loboLa calle abierta para el que mutiló su voluntad.Y a vecesEn dos lechos distintos un mismo sueñoY en dos siglos distantes un mismo idealY dos alternativas para un único momento.Que hoy es temprano y mañana necesariamente será tardeQue si no lo logras podrías incubar al ave negra de la decepciónQue si triunfas podrías obtener el duro premio de una soledad perfectaY que si lo dejas pasar no lo notará nadie, salvo el espejo, que domina la espera.Andrea26.07.0220:40Bajo los ojosPiedras de fuego que en tempestad caen
  19. 19. Sobre las débiles espaldas de los efebosAnte la atónita mirada del esclavo chipriotaQue fue al mercado a comprar velas amarillas.Cuando dar duele, porque lo que se otorgaEs tan único que no puede evitar su condición de pesoEvitable sólo si se sabe ignorar su destino crucialQue marca al receptor con huellas bajo los ojos.Y el vacío ajeno más personalProvocado por la presión de los conceptosQue se vuelven aire cuando el que los entregóSe marcha, distinguiendo su cuerpo del mensaje que lleva en él.El que sabe está cayendo, y no siente nadaEl que resurge tan solo para volver a llorar por vez primeraEl que desconoce el límite que fija la noche de su muerteY el que espera un obsequio en el que no exista la tensión.Y después, sobre las nubes los epitafiosEn los que están inscritos números solosOcultando y cerrando la puerta y no el caminoHablándole con fuerza a la fuerza que busca.Sin dejarte navegar, para que partasAsidos a tus tobillos y todavía buscandoInsertarle un clavo ardiente a tus ideasPara que le extiendas el pecho al timón y a las velas.En la densidad de las horasCuando el suelo acepta tus pasosY ni es la tierra ni el agua tu víaDonde desistes de desistir, es que vas viendo.Tuya la intención, y tuyo el anheloLa posibilidad de fidelidadEl centro puro del volcánY el jadeo contenido ante lo inmenso.A tu edad temprana, donde los vidrios no cortanPorque todavía todo lo que queda separado puede volver a unirseMerced a un solo chispazo, a un solo saltoSobre el abismo y sobre los cielos, en la noche de tu alegría.Smarc26.07.0221:40El golpe mudoSin haberte buscado te hallé
  20. 20. Y te propuse la noche enteraComo quien propone un libroSobre el que se hablará luego de vivirlo.Te invité a mi lecho, y a mis solesTe mostré imperios y arrabalesTe di de comer y te dejé dormirY cuando logré que sonrieras, fatalmenteDe nuevo comencé a esperar y creer en ti.Pero el sí era para las formasNo admitías mi fondo, puesCon solo imaginar el abismoTemblabas de impotencia.A empezar de nuevo dice el díaY caminan cada cual con lo que hizo o deshizoSogas, cadenas, alguna estampita ocultaY el breve rezo mascullado en la noche.La narración de la culpa desde el culpableEl papel que ejerces durante todas las horasPorque nunca pudiste aprender otroPorque no tenías quién te enseñePorque cuando no hubo lo que querías, no lo construiste.Aquí me quedo, en mi viajeLas puertas del mundo son tuyasToma lo que puedas y a quien puedasY si por intentarlo es que se me acusaConfieso que en mi falla encuentro nobleza.Vete ya, que lo cotidiano te aguardaLa seguridad del techo y la de la muerteLas cosas simples, las que tienen medidaDentro del viejo marco de la incomprensión y la ingratitudDe donde partimos todos hasta que descubrimos lo contrario.No se oculta lo que no existeComo no se irradia lo que no se esPues, mira bien, la idea de lo perfectoSólo puede concebirla un imperfectoNo piensa el árbol en ser árbol cuando lo consigue.Andrea20:3328.07.02Te hi d aiVino desde otro planeta
  21. 21. Compartió mi mesa en silencioNo habló más de lo necesarioCalló lo justo, expresó lo exacto.Me pidió la libreta que llevo siempreLe dije que sentía un poco de vergüenzaCon un gesto me hizo entender que no importabaQue sabía que lo ahí escrito difería de quien lo hizo.EstabanEl número de los muertos antes de CristoEl número de los que murieron un tiempo despuésEl de los vivos actuales divididos en dos columnasUna para los desgraciados, otra para los que dejaron de serlo.Recorrió las páginas de las enfermedadesLas de las guerras y las del hambreSe detuvo un poco más en los suicidiosY todavía más en los abortos provocados.Llegada la hora, le pedí que se marcheEvité preguntarle si qué haría al respectoPara no tener que oír la sabida respuesta:Anotar lo que tu hagas.Subí entonces de memoria las escalerasY en el estudio encendí sólo una velaSobre la tabla, a mi izquierda el libroY frente a mi, la libreta abierta...Una vez más las dos columnas de los vivosExaminándome, y no yo a ellasA ver en cual de ellas, por esta nocheY sin mentiras, termino por escribir mi nombre.Si no es de carne lo que condenaNo será de carne lo que salveY lo que en el tiempo ocurreEn el tiempo es que deja de ocurrir.Sólo dos columnas al final del díaCon sólo el amor pudiendo crear una terceraY ahora es la noche, y este es el tiempoY el pulso es firme, escribe sin demora.Smarc28.07.0221:14El suelo de la montañaA salvo, en el suelo que sólo tú pisas
  22. 22. En medio del presente intentas el futuroY la imagen de la memoria te asalta precavidamentePara que quieras compartir lo que con nadie has podido.Aunque ruda, la tentación es perecedera, como todoSe trata de no ceder y evitar el roce crucialPor el que el acceso queda permitidoUna sola vez, para después otras tantasA quien no ha sabido distinguir claramenteEntre el temor a la autoridad y la valoración de la justiciaEntre lo creado y lo generadoEntre lo obtenido y lo construido.Chirrían los goznes, el movimiento del aire los mueveSe quiere, se puede, pero no se debeY la lealtad, que parte de la menteParece querer quebrarle al cuerpo en sus exigencias.Y no hay certezas en las propuestasHasta el mejor esfuerzo puede fallarQuizá el salto más grande no sea suficientePorque lo ido es ancla que cada cual leva o no.Quién habrá de oírte cuando callesCuando cierres los ojos y sigas pensandoCuando en el lecho puedas sentir la lluvia de afueraY cuando bajo el sol, caminando, todavía huelas a noche?La calidez de una espada recién forjadaEl sueño que se sueña buscando otro sueñoLo que nunca se ha querido, y que ocurreEl imposible grito de las luciérnagas moribundas.Recio el fango, yerto el metalEl peso que por sí a sí se hundeEn la historia de la carne y la carneDibujada por monjes ciegos que no conocen la escritura.Las pastillas, como alguna piel, en lo lejosSosiego agridulce, ya inevitableComo una montaña que en el Tibet conversa con la lunaPorque no puede tocarla, porque nunca podrá tomarla.Andrea29.07.0221:49CosechaComo un juego que no querías
  23. 23. Porque alguien habría de perderComo un objeto cuyo precioNo todos podrían pagar.El beso y la tarde enteraEl escándalo dentro del pechoPor una ansiedad con nombrePor un desafío en el corazón.Ahora lo que será pasadoEn este mismo instantePolvo que lleva el vientoO pilar saludado por el aire.Plagiando la vidaArreglando detallesLa hora que no se conoceQue sólo la sabe quien la espera.Antes del error de fingirExponiendo crudamenteEl prado y sus gusanosLa vida tenue de quien sabe vive.Todo porque síPorque hay muerte en el alientoDesesperación latente en cada gestoMar bravío, el infinito vientre del otro ser.Y de lo que pasa algo quedaráY valdrá si de ello se extraeParte de la madera que formará el timónPara la ola que viene y la tormenta que le sigue.No conviene extrañarLa telaraña de los afectosNo combina con la llamaQue alumbra al que busca más de lo que le dieron.Por de pronto, una copa másLos ojos rojos de tanto escudriñarY los pies fatigados de tanto no ser alcanzadoPor si fuese posible que el que coseche sea el que haya sembrado2.Smarc22:2829.07.02No es así2 Juan 4:35-38
  24. 24. Ya no engañan tus mentirasPorque aquí ya no cabe tu historiaEl espacio es breve, como una vidaY ya nadie tiene tiempo para errores.Supongo que fue distinto, y que entoncesLe supusiste permanencia a lo inseguroPretendiendo inocencia donde había maliciaPues ya tenías preparada la petición de perdón.En verdad, no importa, después de todoSólo es tu caso, y en esto debes placertePues tenías razón, “los demás” no existenY lo inexistente sólo al intelectual puede perturbar.Así las cosas, no te valdría ya revisarlo todoNo es que sea tarde, es que ya no tendrías fuerzasPorque aunque bastarían diez para darlo vueltaNecesitarías de cien para aceptar lo que no puedes ver.Suele suceder, ni siquiera es notable,No es el objeto, ni la actitud de los ojosSino el simple modo por el que todos los díasSe trata la expansión hasta lograr la aptitud.Palabras que no quisiste escucharY que ahora, entonces, no podrías usarMomentos en que apartaste el rostro enteroY que ahora hacen no puedas ver el del que te sentencia.Sin embargo, también tú serás escuelaTe duela más o te sirva de consueloTambién indicarás un camino a seguirY un final digno de los pasos dados.Ahora que estás con nosotros, con los demásAprovecha, finalmente, lo poco que hayCosas que se tocan, cosas que se quierenSin otra posibilidad que la de desconocer el desenlace.Se está bien porque otros están peorSe está mal porque otros están mejorSe está de acuerdo a como otros esténPorque la prescindencia se convirtió en dependencia.Andrea21:3930.07.02Hoja de acero
  25. 25. Sonríe detrás del maquillajeBaja la mirada, y en el gestoParece saber algo másUna historia de lobos y otra de tigres.Por ser capaz de hacer despertarTambién sería capaz de extraviarHoja de acero sin mango conocidoQue se toma con el pecho dejándose atravesar.En la tarde sin cambiosDonde llueve a la luz del solNo se advierte el climaEl deseo se lanza a sí mismo.Entre sus piernas pasa el aireReconociéndola, sin besarla sigueCargando ahora con su aromaQue llena la habitación en penumbra.Y aunque ella ignora lo que sabeTodos saben lo que ella ignora:El paso que quiebra los leños secosEl sueño liviano de los que permanecen alertas.No es remanso para nadiePero transita sin tensiónCarece de ninguna soluciónY no está en su ser dar un conflicto.No arma sus jugadas - no tiene con qué –No espera demasiadoY aceptándolo todo no termina por imponer.Arena blanca y agua claraQue camina sin gozar ningún milagroY se detiene sin presenciar ninguna tragediaPorque lo que está es lo que hay, y nada más.Y el silencio donde con sencillez ganaPorque aunque no hay equilibrio donde no hay fuerzasAún así conserva una difícil expresiónLa de lo posible, la de lo cierto entre las manos.Smarc30.07.0222:00Cuando vuelva y venga
  26. 26. Cuando vuelva el veranoCargado de aroma a tormentaFuerte e indomesticableComo el corazón de un continenteY venga a mi oscura terrazaA traerme el mensaje del solEl alboroto de las cigarrasY el calor queriendo agotar al aireTendré presente el anteriorY jugaré a imaginar el que sigueY quitaré cuentas de los nombresY la medida en que estuvieron o no.Sumaré y restaré, y para serme fielNo tendré en cuenta el resultadoSostendré lo elegido, como si fuese inviernoComo si sólo lo incompleto buscase complemento.Pero es enfrente, es literaturaAquí, donde el dedo toca los mueblesDonde se decide el destinatarioLas ventanas aún están cerradasEl juego es poco, mucho el trabajoLas promesas hacen el estireLo aprendido el empujeY el sentido duele en su claroscuro.Queda por ver lo que quedaA ver qué tanto se extienden los músculosY qué tanto comprende la menteEn una, en dos, en tres páginasQue dirán de Antioquia y de IspahánComo quien dice de la puertaPara referir a lo que se da al trasponerlaCruzando el aire con los ojos.Y cada cosa, detalle o noEn una rueda que quiere ser de fuegoY que en su querencia halla motivo de persistenciaIntuyendo, más que el fuego, el calor en el verano.Andrea30.07.0222:29La primera
  27. 27. Un jugarse porque da la edadPorque los miedos, aunque muchosSon breves y un poco torpesPues basta un puño, o una palabraPara lograr el abrazo y el puente que genera.Sin hablar, de la potencia o de lo históricoEn un auto o en el pórtico de una catedralEl destino de ser real y de que alguien lo seaY que ocurra mientras se va viviendoEntre presagios y certezas de manual.Con lo que se tiene y desde ahí lo que se esperaCon lo que se quiere y desde ahí lo que se obraLa ropa que alguno elabora y que otro la visteLa tala que se imagina y la que porta quien se desconoceY el arte, realizado o no, de captar un extremo unido a otro.Nada que decir cuando suena cada nombreTransmitiendo el mensaje que habita en las entrañasY que quiere responder porque sigue su propio impulsoAtravesando lo que tenga que se le impuso tenga que atravesarHasta llegar al punto casi extremo en el que no cuenta acudirSino seguir acudiendo, señalando la no poca distanciaEntre el acto y su continuidad, entre el verbo y su sujetoComo ramas que sabiendo que lo son, saben no eligieronY que pudiendo esgrimir una protesta se abstienen de hacerloPorque quieren, contagiadas de una querencia que las incendia.La nueva vuelta a lo sencillo, sin sonidos esta vezEl impulso de un aliento que aletea su verbalizaciónLos ojos clavados en la no necesidad de explicacionesLas pupilas fijas en lo que pretendiendo desestimanComo desestima la mujer estéril el sexo del hijo prometido.En alguna calle, al fondo de una noche o de alguna siestaDurante o después de algún deseo que se habría atrevido a brotarEn el adentro de un ser que con sus manos expresa lo que es- Un intento que sospechándose bajo el granizo más humanoSabe de los que sabiéndolo pretenden la liviana estadía –No estalla un grito, sino que se concibe una primera orden.Smarc30.07.0222:50Tus sabotajesSiento que no querrías que lo logreY no por la consecuencia, sino por el acto
  28. 28. De realizar lo que pudiendo hacerlo túNo lo haces, por la razón que elijas.Pudiendo consolar, no sabes alentarTus propios sabotajes te lo impidenComo le impiden los actos del hedonistaQuerer hablarle a la asceta más extremo.Los visitantes de la noche, los extremistasCada uno con una daga ya empuñadaY con un velo cubriendo sus intensidadesDemostrando intangibles, probando intensidades.De los otros por nada, de los que te miranDe las vías solitarias de un tren oxidadoY del crepúsculo de una intención ancianaComo del puente, en el aire, desprovisto de rumbo.Sin la idea y sin el cuerpoEl humo mismo en las tarjetas postalesToda imagen de todo suplicioConvergiendo para lo barato y lo ordinario.El golpe de lo que no entiendesLa oscuridad, la luz, y la plásticaDe referir una realidad a mansalvaEse campo propicio para la ignominia final.Tensando la cuerda del arco del almaMidiendo los vacíos que queden por recorrerMientras se asiste a la propia desesperaciónDominada por el impulso constante de un esfuerzo enloquecedor.Así los ojos sobre los hombros tuyosQue alcanzaron para el alivio de la tristezaPero no para el estallido de la risa francaDonde se destruye el temor, como se destruye un obstáculo en la mina.En el borde de los dedos una frágil precisiónLas teclas que urden la posibilidad de tu nombreEn un tiempo en el que avizoras lo que hubieras podidoDe no ser por tanto presente cargado de un pasado que no sabe absorber.Andrea23:5731.07.02Su preguntaYa te habías marchadoYa lo diste por perdido
  29. 29. Bajo la bóveda del temploEn el que jamás creíste poder creerCuando de lo imposible surgió, a su tiempoUna confirmación vestida de citaUn ejemplo inacallableLa voz de un hombre en medio del aire.Supiste que no habría refugioQue el verso va y vieneComo estaciones, días, y nochesA su tiempo y en su propia mareaY entonces la locura de la asfixiaUn juego dominado por el peligroLo alto volviéndose lo más altoY lo bajo, volviéndose lo más bajo.Golpea el rostro la intensidadHaciendo crujir todo lo adquiridoMarcando nítidamente el límiteEntre lo que se acepta y lo que se propone.Como en el que le parece, no busca distinción el que lo creaSino una similitud en lo lejos del afánComo el padre que en el vástago no defiende lo que lo difiere de élSino lo que lo aúna con el retoño por el que éste cruzó las nubes.En las hojas de lo predecibleComo un señor dialogando con las piedrasEl sentido frente a su origenNegación y afirmación frente a la aceptación.Sangre goteante sobre las púas de un acero que se odiaPor la captura de lo efímero que termina señalando lo eternoComo el hijo que mira a la madre de soslayoMientras ésta, en silencio, observa absorbiendo el tiempo.La diagonal implícitaY los saltos del sacrificioPor una explicación que hiedePor un rostro que hasta en las manos transmite su pregunta.Smarc00:1401.08.02La niña IISin saberlo, todavía sin saberloCon dos o tres palabras inesperadas
  30. 30. La niña me perfora el corazónY en mis ojos escruta, de su vida la dimensión.No falla el aire, faltaCuando ella no estáHaciendo de su ausencia una piedraCuyo peso sólo se soporta por la promesa de su vuelta.Es con ella que todo es graveQue al cimiento se le exige culminaciónY a cada flecha un blanco precisoPorque me fue dada en respuesta y bendiciónComo se le otorga una luz perfecta al pintor inexperto.En el centro de mi garganta, tantas veces acusada,Ella anuda un lazo que sólo con lágrimas se aflojaY tanto tensa cada momento llevando al límite cada fibraQue la vida se vuelve mar y cielo fundidos en una montaña.Frágil, como el que sabe que otro sabrá más- Y que caminando entre miradas de respetoDevuelve sonrisas porque no se abarca lo que lleva dentro –Y fuerte, como el que intuye que lo que conoceNo alcanza para imponer el rumbo, sino sólo para indicarloMe juego a persistir en esta nada de tiempoMerced a un par de suspiros pensando su nombreHaciendo girar una y otra vez en mi menteLa dolorosa alegría de la realidad de su existenciaA ver si puedo alcanzar lo que me he propuesto:El tiempo sin momentosLa felicidad sin adjetivosEl verbo sin oraciónEl fondo sin ninguna forma.Y entonces sentarmeA ver cómo la niña sigueSu propia espiralSu también único embravecido carrusel.Finamente me persigueSin delicadezas me subyugaY en una sola mirada ensancha mi pechoPresionándome a ser lo que seréDejándome ver que ella ya ve la distancia.Andrea03.08.0220:42
  31. 31. Mirando atrásCuando queda limpio el sonidoY todo espacio coincide con su formaImponiéndole un orden hasta a las ausenciasTodavía queda el eco del fragor atravesadoY en la claridad lograda por fin asiste el sosiego.Por haberle dicho que sí al corazónCuando pidió algo que no era cariñoSino una naturaleza roja que enfrentar y vencerPara tentar la calma que siempre le huyePorque en su centro más que sangre hay llama.Y, sin embargo, es cierta la tristezaPorque cuando uno termina con unoEs cuando en verdad comienza el mundoEn el que los más cercanos no siempre sonLos que nacieron más cerca de la propia cuna.Cada cual con sus demasiadosDonde la intensidad existe por no ser explicadaDonde toda carencia tiene raíz en la incomprensiónA donde hay que entrar alguna vez, cuando sea posibleCon un mensaje prístino por su potencia realizada.En el antes, sin apretar los pasos que ya no se sientenPermitir el propio avance, o la idea de elloDejando caer sin demasiada tragediaLas escamas de la piel cansada que ya en el veranoDesde el suelo y satisfechas verán como las nuevas siguen el viaje.Los búhos que se descubren no tan solosUna amistad que tuvo su inicio hacía añosY que hoy va cerrando la estructura de los murosDonde queda el espacio para una puerta que invitaY una fosa inmensa para los que no gozan de buena voluntad.Y ya con las horas que no siempre coinciden con el relojHaciendo juego con los almanaques que pierden precisiónCon seis alacranes, el beso de un ángel, un monasterio y una calleRealizando el peso, realizando el contrapeso, ensanchando la barcaQue ni busca la tormenta, ni la evita, que en el día y en la nocheAunque no lo intente simplemente va un poco más, porque el fuego la llama.Smarc04.08.0214:21Cu hi d ai
  32. 32. Dice que devuelve lo que le dieronQue sólo quiere a quien le quiereY que lo que le enseñaron es pocoQue no tiene culpas el que ignoraY que hasta el que conoce es limitado.Mientras entre sus manos no muy hábilesSostiene como puede las del hijoQue sin haber aprendido a vivir ya roza la muerteY uno y otro ser humano reciben así las semillasDel resentimiento más hostil, o de la aceptación más humillante.No tiene recursos el médico condenado a amar al mundoNo basta el sentimiento, nunca bastó ningún conocimientoLo necesario está arriba, adentro, y al ladoPara quien quiera, si puede atravesar sus miedosY se anime a destruir lo hecho para intentar construir algo mejor.Dice que son discursos, que no son más que palabrasSiente que el que le habla difiere de lo que dice el libro que porta- Ve en su mente jueces entregados a llenar el abismo de sus cuerpos -Y no es paciencia lo que lo clava a la silla junto a la camaSino la impotencia de revertir lo irreversible, la costumbre de no tener respuestas.Esa noche, o a la mañana siguienteAlguien tendrá que lavar el cuerpo del hijoY aunque alguien logre en algún despuésLavarle el alma de todo lo vivido al procreadorMantenerla pulcra dependerá de él.Dice que se habla sin saber, sin haber estadoQue son débiles y que no saben odiarY que pudo haber sido sencillo trocar su rencorEn una gratitud tangible e incondicionalSi sólo alguien hubiese permanecido firme junto a él.Las comidas serán diferentes, los alimentos noEl mismo hastío y la misma decepciónLos días amargos sin la posibilidad de vivirlos todos juntosSino uno a uno, a cada hora la memoria contra el futuroContigo leyendo lo real, inmóvil, dándole razón a quien te acusa.Andrea04.08.0214:58El azorSobre las torres del castilloSolo, cruza el azor de nuevoObservando y por ello transmitiendo
  33. 33. El cielo imposible para los pedestres.Me muestra el hielo de tus ojosTu piel todavía tan jovenLas ganas y todos los añosTu historia que sigue aún sin incluirme.Lo que no puede decirse por estar vedadoEl infructuoso movimiento ardienteEn las entrañas de una tierra ocultaDonde al invertirlo todo se accede a su sentido.Por la inteligencia que te piensaLa sonrisa que se filma y se archivaGritando imposibles sobre las torresBajo el vuelo del azor todavía desconocido.Todo extraño a mitad de la fatigaAntesalas y más antesalasDesconociendo si será o no de materiaQuien venga o aquél al que se encontraráCuando los cadáveres junto con su cuerpoDe nuevo, como banderas, levanten cada uno su propio nombre.Ronronea y no quiere trascendenciaBastándole el espacio de una habitaciónMueve los hilos sin soltar ninguna cadenaEntregada al juego de ser compañeraSin que se le escape los destellos tras la ventana.Cuesta, como cuando detrás no hay imágenesSalvo la de las agujas insertas en un corazónEl cariño perdido, el afecto robado, el extravíoLa cita que jamás había existido y en la que se creyóComo el niño que por mucho tiempo cree que la vida es un fiesta.Y por encima, uno que vuela sin expresarY entre nosotros, habitando el de rodillas lastimadasPara la desesperación necesaria y absolutamente de manualEl grito más alto y el más lejanoEl compás quebrado y el pergamino que no sobrevivió a la lluvia.Smarc16:0704.08.02Qu hi d aiPor cada día una medalla.Andrea
  34. 34. 16:1304.08.02La mesaDoce cruces bajo las piedrasQue pocos imaginan y menos recuerdanPresas en las intenciones del que hablaEn el crepúsculo de un sistema solar.Astillando las manos y no los ojosCon golpes exactos, dirigidos a lo hondoDonde al que estuvo antes se le pide que aguardeComo si todavía existiese movimiento en la carrera.En la asfixia, en la madera de las frutillasEn el verdadero sabor que no incluye recompensaLevanta el pánico sus nacaradas trincherasHabitadas por la voz de todas las lenguas.Camino al sepulcro de la tardeDerrotando difíciles acertijosCon el pulso apenas controlableGuiando las mareas del extraviado.El himno sucio de vanidadLa divisa pobre en el estandarteLos huesos, como el alma, emblandecidosPor la copa que como su dueño no resistiría el miasma.Seco en el desiertoImpidiendo el deshielo con los ojosNaturaleza que por conocerse se desafíaSabiendo que el querer aniquilarse le mueve.En las horas de la fortuna, en las que aguardanY en los peldaños que le anteceden irremediablementePara emponzoñar la piel de quien escalaY hacerle terrible la vista de lo que habrá de ver.Perdida la palabra pero no el alientoSintiendo en las fauces toda cercaníaManchas en el pecho desprovisto de temorQue desea el enfrentamiento lento e infinito.Sonido encubierto por el truenoSobre las reces descuartizadasPara la mesa llena de extrañosSentados para compartir su ignorancia.Smarc
  35. 35. 04.08.0216:491537La exquisita maneraPor la que el metalSin jadeos desata la distanciaEntre lo que vive y lo que anhelaDesde un continente que se ignoraPero que supera las nubes y su lluviaPara besarle al corazón de mi tierraSu historia que abre la de las demásEn mi país, donde se aprecia los otrosEn el que teniéndolo todo para odiarEl pequeño espacio geográfico se hace inmensoAl no poder permitir ni la más mínima gota de vanidadPara clavarle, sin querer, besos precisos a cada momentoQue los demás miran, como se mira una vitrinaInaccesible no por lo que no se tiene, sino por lo que no se esComo suele ocurrir, cuando chirría una hamaca sin llamar la atención.No hay tregua para el paciente del corazón de Sudamérica,Aunque fueron suyos, ni le pertenece el mar, ni le pertenece la montañaEl bullicio siempre le es vecino, y el carnaval siempre le resulta imagenPorque la guerra la guarda dentro, porque fue parido en el imposibleNunca necesita descanso, porque nunca exige y así no se exigeEvitando sabiamente el drama de distinguirse en su intensidadDe manera que no le reclamen lo que nunca podrá ser objeto de reclamoLa vida sin metáforas, y una tragedia en la que el que lo vive no pide compensacionesPorque ganar, al final, nunca podrá costarle nadaPorque vive en el final sin siquiera mencionarlo ni por descuidoPor el hecho de habitar en todo lo que resbaladizo le es a cualquieraQue todavía tenga edad para creer en los afectos que se escribenY no en las pérdidas que no se nombran, esa verdadera caballerosidadDe viajar en lo dentro para saber lo que el otro no necesitará expresarY tejer así la alfombra que sólo será perceptible cuando ya no estéPorque cuando está, no habla su presencia, la ofrece sin exponerla.Lo demás existe, lo demás es mejor, lo demás es todo predicadoAquí es rojo, blanco y azul, el gorro frigio, la palma y el olivoEl “buen día” al desconocido, la hospitalidad de la que dicen “fácil”Y la realidad de que cada par de ojos de cada uno de sus hijosSaben, desde que nacen, mirar al fondo de los ojos del que vengaPara juzgarlos en lo breve del primer gesto y la primera palabra expresadaY entonces extenderles la invitación a un espacio temporal siempre improbableEl de las cosas ciertas, cuando no hay palabras y todavía existe la bondad.Andrea
  36. 36. 04.08.0218.59Esta mañanaEn el buzón dejaron esta mañanaLos restos mortales de dos pájarosUna cinta negra y la breve listaDe los pasos que jamás han sido dados.Tembló la tierra sacudida por un espasmoSe apagaron las velas, se agotó la varillaLos libros perdieron a las palabras que los sosteníanY murieron de vergüenza al saberse por fin mudos.Esta mañana el sol se partió en dosY desplazando a los demás planetasIluminó todos los sitios de la tierraY hasta los ciegos pidieron un poco de penumbra.Algunos robles amputaron sus raícesLa gramilla se negó a beber el rocíoLos peces pudieron visualizar el tiempoY se entregaron, todos, a las redes y a los anzuelos.En las agendas de los corredoresAparecieron el detalle de las operacionesQue habrían de concretarse semanas despuésY los tranvías aullaron su deseo de convertirse en trenes.Y yo sabiendo, con ahogado conocimientoQue vos creés que al quedarme de tu cuerpoTan sólo la memoria de lo que fue junto al míoPuedo decir que me basta con lo que no me alcanza.En vano entonces explicar los detalles casi mágicosDe las manos de las lavanderas a orillas del arroyoEl trabajo del campesino sobre los arneses cuando llueveEl sudor en la frente del barrendero cuando llega el mediodía.En tu mente ya está hecha la imagen de lo que no soyMientras en la mía todo va incluyéndose irremediablementeComo el cántaro que ocultamente desea saturarse de a pocoPara quebrarse de golpe y volver a su condición primigenia.Y hace años el esta mañana no hablamosY lo supimos siempre, es decir, al primer momentoComo sabe la presa cuando le llega la horaY no por ello se entrega, sino que pelea como si lo ignorase.Smarc
  37. 37. 05.08.0221:22La monedaLiviano en el airePracticando con la sombraSintiendo el cuerpoApreciando el vacío.El aroma a deseoSobre las copas llenasEl corazón y las nubesConectados a los ojos que observan.Detrás de la puerta el despuésPara la tragedia del que lo sabeY para el que la habrá de vivirPara no darle premios al impotente.En un solo minuto de atenciónDonde se forja el esfuerzo de añosLa paciencia y el entusiasmoLa fe y la razón hombro a hombro hacia lo mismo.Más variables, más intensidadesDiversos árboles para el mismo bosqueDonde no se tala, sino que más se siembraComo el niño que no quiere vaciar el marSino que intenta llenarlo aún másPorque lo pueda lograr o noSiente que puede hacerloY para el intento es eso lo que basta.El cobijo de las palabras elegidasMenos espontaneidad por mayor precisiónLos nudillos que no se golpean al golpearPara resultados mediatos, pero contundentes.Porque cada minuto en el que notas tu existenciaSe vuelve compromiso, cadena, cruzQue tú decides te comprimirá o expandiráPara acceder o no a la potencia de la caridadPor medio de la cual, como sea que se deHay más y más de los que fueron de los tuyosY que a pesar de que el mundo les negó un poco de calorSiguen con las manos abiertas, por la fe de que serás tú el que llegue.Andrea
  38. 38. 21:4405.08.02Sex hi d aiMe habló del infiernoComo me faltaba edadSe atrevió a hacerloY todo lo que dijo lo acepté.Me habló de su vidaDiciendo que así era la vidaY aunque mucho escuchéFue poco lo que aprendí.Hasta que crucé los añosY vi que yo no estuveNi cuando se fijó la tierraNi cuando se dio el hielo en los polos.Anduve por escritoresPor magos y sacerdotesY olvidándome de míLes hice creer lo contrario.Conservo los rastrosLos estragos de lo erradoY con mayor fuerza digo lo contrarioY errando, antes que lo fraterno, busco contrarios.Como nadie me devolverá el tiempoNunca a nadie se lo reclaméEn este hoy que es en su modoPorque en el pasado intuyó el futuro.A nadie le sirve ser extrañadoAunque duela, ingratitud e incomprensiónTemplan más que cualquier libroPorque el que defiende necesita más fe que el que ataca.Mientras un infante moría de difteriaOtro me habló del cieloY viendo que le sonreíaMás habló, y menos dijo.El punto es otro, hablarlo no es vivirloAlgunas cosas cambian para que otras permanezcanLa cantidad siempre hace cifra con la calidadY la inmensidad en cada uno, la potencia del corredorQue sólo necesita le indiquen cómo hacerlo.
  39. 39. Smarc22:0705.08.02La estadía del regresoHabíamos encontradoEn el fondo del marUna gruta, y en ella, los rastrosDe la historia del primer puñal.Paso a paso las narracionesLa mano del niño en las del adultoLo que se siente en el caminoPor los pies, y por lo que irradia el que guía.La bravura de una ideaEl poder abandonarlo todoY el poder aferrarse a algoY decidir ni soltar, ni encadenar.Golpe a golpeMelodía, ritmo y armoníaEn las más viejas cabañas de KansasEl paso del hogar en medio del campo.Legiones inaccesibles, por pocasComo el atleta esplendoroso entre los tullidosFrente al tullido que alienta a los suyosHijos de un mismo padre que los evalúa.El manejo de la rabiaEl dominio de la sedEl instante previo a la locuraLa contrición que antecede a la confesión.Soñando con informesEsculpiendo la gratitud a FreudSituaciones reales como juegosComo guerras, como cosas que se escriben.Etruria por siempreAbdera entre las cejasLa aldea y la olla de hierroLa perra fiel que aguarda el regreso en el pórtico.Unas desgracias murmuradas – quizá las mías -Y el mañana que viene, ya mañanaLa belleza, la luz, y la ordenLo que hay que decir cuando nadie tiene qué decir.
  40. 40. Andrea05.08.0222:55Pronombre relativoQue caían sin esfuerzoComo el plumón de los aguiluchosQue flotaban en el aireComo el pensamiento de los elegidos.Que a conciencia fijaban su presenciaComo el yugo impuesto y el arado aceptadoQue aprehendían cuanto y de cuanto ocurríaComo la corteza del espinillo que en su existencia inmóvilEs capaz de grabar el movimiento de la de las demás.Que en la mañana, el primer rayo de solSe estrella sin romperse sobre el muroQue los labios que la noche anterior no rezaronPor no poder seguir al alma, callan ante lo que ven.Que cuatro estrellas pueden fijar una cruzY tres de ellas la flecha que nunca fallaQue no se demora el tiempo en el pechoA pesar de escribirlo con las manos bajo los ojos.Que sigue y seguirá siendo posibleLa intensidad del inicio y la persistencia de algunosQue cuando esto o aquello se quiebreHasta en el desorden, si adquiere sentido, habrá belleza.Que si la luna termina por no cambiar ya nuncaTerminará cambiando quien la observaQue la balsa que acompaña puede volverse cargaComo la dependencia del hijo que le fija a la madre mil renuncias.Que en esta mañana, como en las demásNingún rostro habrá de amanecer igualQue el horario fija la mayoría de los ojosPero es el segundero el que a todos arrastra y empuja.Que alguien ya cree es esperadoY calla su espera el que lo oye decirloQue Esteban, la astilla y la vigaTodavía recorren la fatiga de los niños en las esquinas.Que en su difícil sonrisa las palmeras buscan el cieloY aunque son pocos los que llegan, de ellos nadie sobraQue el día pudiera no ser una moneda que giraSino una intención que se abre paso entre dos columnas.
  41. 41. Smarc07:1907.08.02Y cambiasY hacían fiestas por la pena ajenaY algo les mordía el corazón si veían sonrisasY nunca les importó ninguna músicaY aunque leyeron alguno, jamás apreciaron un libro.Y caminaron cuanto pudieron, cuanto decidieronY no les alcanzó el tiempo, porque transitaban círculosY sin que lo noten la luz se les fue apagandoY golpearon un par de puertas sólo para aumentar sus miedos.Y a su modo persisten, quién sabe por quéY ya son parte del ancla hundida en el abismoY se sospecha que lo supieron en algún momentoY se cree que sabiendo darlos, no sabían acusar algunos golpes.Nos queda interpretarlo, para no juzgarloEl tratar de ver el origen, el modo y el finDe cada estela borrosa que todo paso dejaMarcando semejanzas y diferencias, o quizás el reflejo en el espejo.Desde los gritos que provoca la guerraDesde las rodillas blandas del títereHasta los dedos del que mueve los hilosHasta la mente del que cree poseer una verdad nacional.Quieta la furia, con el entendimiento limpioArrancado de raíz todo rencor y todo resentimientoEl cuerpo libre de grasa, y el alma lanzada a su metaPara acomodar, como la situación lo exija, las piezas de carne.Porque no hay mayor fragilidad que la que fija la dependenciaNi mayor inutilidad que la de no saber qué hacer por alguienComo no hay mayor fortaleza que la que otorga la fidelidadNi mayor libertad que la que se logra por la entrega al servicio.Quien atisba la justicia, no puede ignorar a la bestiaY quien finge hacerlo termina a mitad del eterno caminoAbandonado por la razón, desheredado por la fuerzaA merced de un tiempo pobre de perdurabilidad.De manera que todo sigue yendoQue todo movimiento sigue siendo perceptiblePero que van cambiando algunas cosasPor ejemplo lo que ves, cuando miras al que te mira.
  42. 42. Andrea09.08.0219:57La fraguaPuro pecho para toda afrentaEn el espacio cierto, dominadoMás flaco, y menos cansadoCubriendo con cuarzo cada sonrisa.La tarea infinita y la paciencia que huyeHasta que el ritmo se defiende con sutilezaHaciendo ya no moje la lluviaNi los ojos obnubile ningún brillo.Nadie en la casa, ni siquiera el vacíoAbriendo el mundo para escudriñarloMasticando las espinas de rosales enterosDemostrándole al rigor la inmensidad de la voluntad.El aire de los valientesQue del temor hacen llamaQue cuidan o descuidanComo quien se encarga de una imagen.Mirando lágrimas convertidas en cristalQue caen desde nubes violetasY que sin romperse se difuminanBrindándole los peldaños al clamor del carenciado.En la marcha del creyenteQue escucha el cántico del prójimoTratando de acompañarlo, y no de oírloPorque a precio de soledad desborda compañía.Y el obsequio que me diste sin saberloY el aprecio que se fija fuera del mundoY que parte de mis labios selladosDonde silencio y palabra se amalgaman.Acabando y empezandoÉxtasis en el centro de la fatigaLa garganta ronca de gritar mudamenteLa convergencia de los soles de Giordano.La piel del rumiante que será pergaminoBajo la vigilante mirada del escribaEl vuelco programado en el medio del corazónCuando la comprensión se haga posible
  43. 43. Como el esfuerzo de dos distintosHacen posible la entrega y aceptación de la postaDescubriendo el velo que oculta el arteDe dos momentos que al unirse forjan el futuro.Y el sentir que todo dolor se justificaY la tentación de que un instante lo valga todoY la sapiencia de contener sin reprimir el impulsoY el límite de permanecer en el límite sin ignorarlo.La verde mirada de la codiciaLa verde descripción de la esperanzaEl rojo de la naturaleza y de lo normalEl rojo de la norma que sangra instinto y razón.La silla o el tronoLa mesa sin cabeceraEl sueño del poderQue sueña no poder más.En las manos que pueden quebrarseEn el plexo que puede partirse en diez milEn la luna que le sonríe a la vanidad celesteEn la verdad de los colores del ciego de nacimiento.Porque muertos, los sentidos de los vivos los atiendenPorque en el sacrificio de los leños se implica el hogarPorque lo que se deja de lado hace la tarea del detallistaPorque nadie sobra en el guión de la trama perfecta.Por alguien que no es alguienPor un objetivo que no es metaPor que hay opuestos y salidasPorque hay algo más en el después de cada vocablo.La Trinidad en las venasEn el túnel una vez creado y luego generadoEn la muestra y en la copiaEn el dibujo que se anima, en el ánima que dibuja.Aquí, torrente lentoConcepto desnudoDonde se yergue lo no imaginadoEl espacio abierto y el punto que no lo fija.Sin libertad, porque no hubo cadenasSin alegría, porque no hubo tristezaPresión simple e imposibleLa divina fragua que se alimenta del todo.
  44. 44. Smarc09.08.0221:23La semilla del infanteY sin embargo en la carne estabaEl extraño convencimiento por el cualUna regla adquiere el poder de quebrar a otraHaciendo del hombre que la poseíaUn instrumento de difícil dolorEn tanto lo nuevo no rompiera lo viejoY de un placer posibleEn cuanto fuese capaz de lograr su meta de expresión.Lo cierto se debate a contraluzPor el concepto adquirido a fuerza de esfuerzoCon la cuota de talento, predestinación y voluntadQue cada cual en su noche oscura se atreve a poseerMientras ya otros se montan sobre hombros de gigantesHabilitando la cadena de los que buscan la verdadDividiendo los eslabones entre los que repiten y los que generanDando así pie a la batalla que tensa los músculos un poco menos que el alma.La palabra comprometida al infantePintando el espectáculo de la humanidadCuando logra lo de por sí en la normalidad le sería imposibleErigir una certeza por simplemente cumplir con lo propuesto.Con la moral como emociónY cada opuesto como ejercicioEncontrando en la propia prisiónLos límites de la celda ajenaEl amo que se vuelve esclavo de sus esclavosEl objeto que le fija dependencia al sujetoY la mirada del que lo capta, un momento despuésFijándose en los ojos del que comienza a aprender.Tentaciones de la furia, las manos todavía abiertasDespués de asumir la extrema facilidad con que la injusticiaAbrocha y abre cada momento de distracciónQue anula la abstracción necesaria que le daría belleza a la acción.Enfrente la mañana, sin contestación del apoyo buscadoY los años muy, muy escasosY el mismo mar para el resto de la vidaY adentro la semilla de una comprensión absolutaQue se regará con la sangre de cada día que quede.
  45. 45. Andrea11.08.0211:59PrologoAcortando distanciasPor impulsos nerviososSubiendo la olaPara caer al hielo.En el orden sumisoDe cada resbalónLevitando sin notarloViviendo probabilidades.Y el aire que traesTras la muerte del díaComo si el mundo fuese culpableDe tu bolso vacío ya de ilusiones.Alterando los sonidosQue generan ojerasEl preciso movimiento corporalQue al que observa le transmite ritmo.La tierra desconocidaQue al pisarla subyugaComo la habitación prohibidaAl olfato del cazador más temido.Y lo que guardarás de la nocheCuando mañana otra vez salgasA escribir otro poco de tu historiaEn el barullo de lo que no sabes nombrar.Se pierde el humo sin testigosSin huellas, sin propósitoYa no cuesta el vacíoYa es poco lo que cuenta.Dos soles frente a frenteIdénticos en todoY un punto que los esperaCapaz de hacerlos estallar.Y lo que dirán tus amigasCuando a ellas recurrasY no tengan, para tu corazón,Más que palabras que no vivieron.
  46. 46. Smarc11.08.0219:31ExcesoA los veinte y cinco días de mi pruebaEscuchándole al exceso expresar:Que basta la nada y que sobra el todoCon mis párpados solos tapo la lunaY le tiendo la mano a los cuatro rumbosPor si vengas o vayas en el entretantoDel que tanto saben los que no hurganEn el pozo intenso de las dolencias.Allá a lo lejos, todavía acribillando labiosTodo estero y toda belicosidad en la pólvoraEntre las estacas que al tiempo le resistieronMás que los huesos del que no las vio crecerYa está el hilo soñando convertirse en puentePara que lo lea el recién nacido a los momentosY lo guarde dentro para exponerlo en un despuésCuando de la gramilla surja la selva que habrá de cuidarlo.Como los caminos que recorre el mudoY como un mundo sin caminosLa madre de ciudades que ya no parenY el hombre que las cita citando en ello su polvo.Otro desliz, y ninguna fatalidadPortando la cumbre de la soledad en las entrañasPara la compasión de salónY la atónita mirada de la que no comprendeEl grito por siempre dolorosamente calladoDe la mujer estéril que pasó la vida acariciandoEl pelo de oro de los que no fueron sus retoñosY que en medio de sus arrugas valiente le sonríe al futuro.Y nunca encontró al alazánY siempre supo que no lo encontraríaY como jamás bastó saberse erradoNunca suficiente sería haber acertado en nadaPorque para el que navega en la magiaNo es sobre el mar que libera su naveSino entre lo que no se toca ni se hueleSobre la semejanza misma con la idea que la genera.
  47. 47. Y un poco más:La fraternidad que le fue negadaY que lo aceptó como se acepta el veranoY la obligación de no mirar atrásComo un clavo insertado en el pechoPor que el que está vedado protestar.La voz de mamá pidiendo estadíaEntre la sed y tanta falta de abrigoRodeado de los gestos que quieren decirAfecto, raíces, centro y finalidad.Y el hueco de los árboles que fueron compañíaLa sombra de Manú y la mariposa que busca su llamaGolpeteando al mortero del cráneoLa indescriptible aunque comprensible emoción de ser diferente.El amante y la luna que lo guíaLa amada y el pan de la buena voluntadMientras el recelo de un sol hacia su marAbriendo el tajo del brillo esmeralda de una piedra dicha y no sabida.El fémur en la mente de AvicenaLos dedos que no alcanzan más que la fuerzaReduciendo al trapecista a un intento vanoElevando al público al nivel de principiante de observador.Lejía sobre los ojosCerrado el corazónCurtidas las manosHaciendo del beso su imposible meta.Donde la madera no resistiríaPorque el llanto le humedecería los cimientosDonde la luz quema y hace llagasPorque no está listo quien la pretende.Poco y pobre, y destellaLiviano, y así precisoLa unión que no quisoLa cola que obedece a los ojos que la guía.Para querer entenderQue uno no es uno cuando así lo diceQue al hablarse habla lo ajenoY al nombrar lo ajeno, si no juzgaPuede tocar lo que lo difiere de aquel que lo nombra.Andrea
  48. 48. 00:2312.08.02Andá a saberMejor que todos digan que no se puedePara que lo dicho sea el reflejo de lo vividoY no, finalmente, una teoría más que intentaDejar atrás su vestido de utopía abrazando las calles.Conviene que sigan vaticinando las estacionesApilando montañas de tedio para el futuro astrólogoQue la multitud sostenga su condición de indescifrablePara que el egoísta, si puede, termine de construir su muro de protección.Por algo hay que seguir dejando fluir la quejaY al tiempo, paso a paso, atisbar en la penumbraEl ritmo del cuerpo acoplándose a la ancestral melodíaQue en su único compás va realizando toda su armonía.El toque de ternura, y el de madurezMezcla de la panza de la mujer amada y preñadaQue todavía ignora que en su vientre ya late AquilesY las manos del herrero que por un momento se conceden el reposo.Dos platos idénticos de una balanza justaSosteniendo ambos un mismo pesoHasta que uno de los dos inicia la sospechaDe que va cumpliendo un fin, posiblemente propuesto.No es exacto, aúnYa no es ceguera lo pretendidoNuevos sentidos se descubrenPara escrutar eso mismo que no había sido percibido.Mejor entonces el ajetreo de abejasLa impresionante concentraciónDe miles de millones enfocados en cualquier cosaPara que dos o tres – a veces diez – continúen la tarea.Después de todo, qué más da si llegas o te demorasSi como sea, de no dar con alguna de las respuestasEn vano sería todo, y sobre todo el ir viviendoCon la mueca del que acepta sin querer resignarseY que no se atreve a una década y aún más con sólo ilusión como combustible.Por el entretanto habrá que permitirleA todos al menos algo, como cuando en el orfanatoUna vez al año, al niño se le entrega un balón, y a la niña una muñecaPara reducirles el tiempo a la perdurabilidad de alguna cosa.
  49. 49. Smarc12.08.221:10Una vez másAl mejor parece no costarleLo que a otros desesperaY cuesta ver si acaso la actitudDirige o es parte del resultado.Enigma del enfrentamientoTensión o relajación en lo previoCon el temor de que al finalPor un desliz aflore el resentimientoPor el precio pagado por solo intentarlo.Porque hasta que sucede el hechoTodo no es más que el antesY su transcurso propioLigero o lento, según cada cual.Cuando se impone la salidaDibujada como única no por serloSino por haber sido hallada con esfuerzoCon la casi trágica implicancia del roce del agotamientoEs cuando se le otorga al guerrero la oportunidadDe cerrar los ojos ante la tentación de una única opciónO de resistir un poco más aunque el cuello quiera doblarloA ver si en verdad puede, si no convertirla en vinoAl menos mantener la sangre dentro de su propio instrumento.Instante crucial, en el que cada palabra puede mover años veniderosPorque todos los años anteriores se vivieron para elloY ese algo de transformación que todo movimiento implicaEn la memoria de la exigencia de renunciar a todo premio inmediato.Tener que respirar profundamente, esta vez sin orgulloEl asfixiante aire que sofoca al que no pertenece a lo que lo rodeaY recibir así la más cierta de las educacionesLa de la calma, aunque en ella habite una tristeza, frente a la tormenta.Imposible de cumplirlo de no ser por la fePara aquel que, sujeto por el hierro, aspira al cieloComo intrascendente para el que habita a gusto en las mazmorrasRepletas de cuerpos que dominan la desgracia.Hacia delante, jugando con adelantar o no la batallaConsiderando cuándo se será más fuerteY cuándo el enemigo podría verse más débil
  50. 50. Y una vez más el indomable impulso buscando el puño que lo guíe.Andrea22:0312.08.02Pronombre relativo IIQue podría soportarloPero no con graciaQue podría vencerPero sin vencerse.Que querría como ningunoPero sólo por tanto quererseQue se entregaría como ningunaPero por no saber qué hacer consigo.Que le muerden los talones la músicasY por no saber inventarlas las repiteQue la razón le asiste a cada decisiónY que por ello ninguna locura sería temporaria.Que recurre a los recuerdosPorque lo que tiene no le bastaQue apela a lo posiblePorque le asusta lo que juzgó imposible.Que estando desnudos no los miranY en la ignorancia conocen la vergüenzaQue la meta es alta y muy lejanaPara el breve cuerpo que en sus pupilas fija toda una estrella.Que no hay intento sin propósitoAunque lo sincero a veces no se diceQue muchas veces es tardeSólo para entender de a poco al tiempo.Que todo es cierto, y a veces realPara que cada cual pueda seguir soñandoQue en el límite de todos los límitesReposa risueño el dedo del que crea porque sabe.Que alguno fatiga sus ojosPara exigirle a otro la vereda a caminarQue sin poder reconocerse egoístaHay una que al otro le quiere imponer reciprocidad.Que el aire no es eternoY aún así puede saber bienQue mi vida, como la tuya
  51. 51. Es breve, y por ello sabe puede cambiar.Smarc22:5312.08.02En otraAcorto distancias, eso es todoMe salpique lo que me salpiqueMe huya lo que me huyaY termine por no encontrarme quien sea.Nada parece igual desde hace años- Los mismos que llevó el no cambiar en nada -Y aunque sea ese el erudito precioPor el cual lo que quede podría ser mejorLo cierto es que el blanco es móvilY que cada mejora del arqueroSolo sirve para que la presa sonríaMirando hacia atrás mientras pisa lo que viene.De lo contrario te pediría que pienses en míQue me tengas en cuenta como no lo hizo nadieY así me obligues, del modo que entonces puedas,A fijar en tu presencia una parte de mi morada.Pero es el aire el que me mueveY es por acceder a la belleza que irradiasQue busco al que te hizoMás que a quien porta su obra.Aunque también es cierto que estamos viejosQue no valdría lo que digo si no lo vivoQue, por ejemplo, todavía miro tus piernasComo años atrás cuando ya se abrían como puertas al deseo.Pero uno de los dos está en otraPor no haber cambiado tantoUno de los dos inició, entre dos pilaresEl propio, el que lleva un nombre heredado.Otra es la desesperaciónLa desesperanza es la mismaNo se ensancha la pasión, se ahonda,Buscando lo único por querer renunciar a lo múltiple.Y los labios que no lo dicenPorque el día entero lo expresóDesde el primer saludo del día
  52. 52. Hasta la copa postergada en la profundidad de la nocheCuando la insidia flagela sin piedad la premura de la ignorancia.Andrea12.08.0223:16Inicio y tránsitoCon tres serpientes a mi ladoPara hablar de grietas y sentimientosEscribo tu personal tiempo de esperaPara que jamás me pertenezca.Saludando la escudilla de oroQue sin ser la misma ningún díaAcompaña tu variación únicaCada día irremediablemente irrepetibleMe atrevo a cerrar los ojosA mitad del espectáculoEn el que se mide la fuerzaPor la forma que generaY asiento, como si dependiera de mí,Al proceso de vanidadPor el que se fija un grano de arenaBajo los párpados del que enfrenta el marDesde la orilla que no conoce de embarcaciónPara empujarle hasta el atrás del bosqueDonde desde el árbol le llama la maderaQue ordenada podría servir de instrumento.Y el presentimientoDe que todo está perdidoDe que todo habrá sido en vanoDe que todo se reducirá a elocuenciaY de que entonces podría estar errado.En medio del llantoDonde hasta los peces se ahoganCapaz de reclamarle a todo desiertoLa menor huella de humedadAlguien, por tanto querer entrar,Desiste de todo acto que lo lleve a hacerloDándole al tacto la posibilidad de magiaQue sólo surge de ella cuando se abstiene de tocar
  53. 53. Para que lo que haya refleje, sin temor a repudioLo que pudo haber sido peorY a sí mismo se señaleComo inicio, y no como tránsito iniciado.Smarc23:3512.08.02La preguntaEn tu pequeñez te pruebaQuien de ti quiere hacer un giganteY lleva el nombre que tú llevasY carga el rostro que puedes verCuando levantas el mentón y te miras al espejo.En esto que imaginas será pasadoPor sospecharte bajo tierraDoliéndote tanto tanta palabra ajenaEs donde se fija el valor de los valoresY por ello el nudo de las manos que los sostendrán.Y el cigarrillo y el beso cruelLa botella que se acaba y el cuerpo que comienzaEl examen que quiere despertar al olvidoComo lo aprendido frente a lo que se quiere aprenderLa escuela del desprecio y la de la humildad, espalda a espalda.El circulo que por imaginadoPudiera resultar quebrableEl inicio que fija el finalLa genética y las revelacionesTu voz sola entre las muchedumbres.De nuevo, y mejorLa brea sobre las cuerdas de aceroLos callos primigenios en la yema de los dedosTocando la lectura de lo que otro escribióCuando el tiempo era otro y la sed la mismaCuando en otra caja humanaTambién pudo ser concebidaLa idea que compartes con el aireLos pasos que generoso le cedes a tu sombraEl paso de tu historia en la isla que te cede la incertidumbre.Agilidad y persistenciaEl giro que sólo tú adviertesCuando gritan derecha, centro o izquierdaY miras la tensión del que decide
  54. 54. Ser o no lo que en soledad se puede.Andrea12.08.0223:54En la cuerdaHabiéndote elegido por imposibleEntre diez mil imposibilidades,Besando una y otra vez el polvoPara hacer aptos mis labios de carneAl sabor de la piel que contiene tu almaLe exijo de nuevo al concepto de exigenciaLa tregua que implica el fin de todas ellas:El balbuceo del paraíso perdidoLa literatura del infierno tan habladoY el verte sin prisa cuando me concibes.Pero soy yo quien lo diceY me alegan la trampaY me atribuyen la emociónY lo que me dejan es lo que soyEl cuerpo vivo del que en su mente dibuja madrugadas.No cuentan entonces los aromasNo valen mucho los tropiezosHay algo que cuesta más de lo que valeY aunque se ha respirado la injusticiaNo es su negación, sino su rechazo lo que inspiraA tentarle piedrecillas a la ventana cerradaTras la cual no sólo duerme tu cuerpoY sin saberlo pretende el infinito tus ansiasSino también, aunque jamás se crea,A cederle un alto al que en su momento acabará.Pero pasa, como todos lo sabenPorque no habla quien muereNi vive quien no expresaY porque pretenderlo todoNo es más que pretensión heredada.Porque en la cuerda más flojaNo faltan las manos capaces de sostenerSino que sobra el casi alto deseoDe cada pie queriendo ser lo que creeComo si bastasen sus intencionesDe las que nadie, es sabido, quiere hablar.
  55. 55. Smarc00:2213.08.02RepararSobre sí misma quiere cerrarse la nocheSabiendo que la oscuridad que desprendeHace, por ley, el cielo de quien abajo transitaSi por descuido, confundió la luz con los colores.Y de todos modos se fatigan las intencionesBordeando como una danza el antiguo entusiasmoQue de lo logrado pretende hacer el cimientoSobre el que le parece justo erigir una escala.Mas nada es demasiado simpleUna vez dentro, a solo dos pasos de la puerta del temploYa se olvidan los peldaños que condujeron al atrioYa no hay memoria para el precio del inicio del viaje.No descansa la presiónLa constancia es su esenciaY no es con inteligencia que se hace soportableSino con el enfrentamiento que desestima todo desafíoPor el convencimiento por el que una sola mentePuede conectar con otra fijando así un punto nuevoEn la espiral que alguna vez se pudo concebir como redComo en su tiempo se entendió al fuego como fuente del calor.Diferentes intensidades para las mismas variablesLa duda del que busca confiarLa defensa que siempre presentaEl que teme seguir siendo heridoPero en otros nivelesCon cuatro planos extendiendoLa dimensión que se respira y aquella que noPor no pertenecer al alrededor de lo tangible.El principio siempre torpe, donde se gesta el valorDe ya en el alma intentar el brillo más lejanoAun viviendo la realidad de algo imposiblePara medir la existencia o carencia de la cuota de perseveranciaNecesaria no tanto para dar un paso adelanteSino para sostener el ritmo de la carreraCuando se descubre que el rumbo estaba erradoY lo que cuesta no es aceptarlo, sino el retomar la sendaPorque si hay daño en el pecado, solo al repararlo habrá perdón.
  56. 56. Andrea20:0214.08.02Sep hi d aiDe madrugada y en el fríoA orillas del viejo estanqueTodavía lleno de penumbraLeyendo el gran libro de la desesperanzaYa no lamenta algunas pérdidasLos ladridos del perro agitado por su llegadaLas primeras puertas girando sobre sí mismasO la corriente de electricidad trabajando el estómago.Y ya no le detiene la alegría de un segundo másNi la convergencia de la imaginación con los hechosQue venciendo instantes de almanaquesNavegan el aire que también respiró su padre.De vez en cuando hace como que existeSe permite mirar sin observarSujeta su intención de mostrarHuyendo de sí, escondido en el fondo de una idea.O le habla al aire que respiraMientras soporta la presencia ajenaTolerando la interrupción del mundoCuya tarea, en ocasiones dice, es acabarse.Comprador de tiempoCuánto podrías guardar en tus alforjas?Con qué dinero pagarías lo que prometióAquel que diseñó la montaña de la que, avieso,Alguien extrajo una partícula a la que le atribuyes valor?Y es entonces que vuelve a su esperaPor el peso propio de lo que sabeQue habiendo sido estallido y debelaciónAhora no es más que el bastón sobre el que se apoyaPero del que no depende,Como no depende el mensajeDel medio por el que es transmitido,Como no depende de los libertos la libertad.Va siendo seguro que persistiráY que un día de estos ya no lo veremosSin irse de habrá marchado
  57. 57. Como una nube que parteDejando de su sombra pasajera, un recuerdo imborrable.Smarc20:2814.08.02Fatiga y consueloSin partir de lo simple o complicadoDe un titulo, de dos palabras que se juzganDe pleno en el polvo de las formasCálido y algo triste en la atención que fijaEn el acto real del respirar ajenoEn el que infiernos y cielosDe intensidades también diferentesSe funden para el exacto cumplimientoSi no de una promesaAl menos el de las condicionesComo las herramientas del agricultorCuando mira el terreno sopesando su responsabilidad.Y los juegos posiblesSobre todo los cruelesPor la conocida situaciónDe unicidad preestablecidaY que cada cual quiere resaltarComo si para ello hubiese que hacer algoPorque lo común ha sido vivir en el desprecioY cuesta dominar el ansia de contestarMientras no tenga claridad el propósitoDe afrontar el esfuerzo de intentar la valoraciónDe cada parte que hace al prójimoExpandido, y no reducido, a humilde enseñanzaPara que no pese la grandezaNi sea olvidada ninguna pequeñezAceptando el todo y la nadaEl macho, la hembra, y sus diosesComo se acepta el aire y el mundoConvertidos en marco que no encierraMás que una parte de lo proyectadoY que ha empezado en lo que llaman tiempoQue suele persistir en la menteComo una astilla que clavada en la piel
  58. 58. No ha sido arrancada, sino postergadaY que a alguna hora suele devolver con dolorA la inacción del que la soportaPor no haberle prestado esa atenciónNecesaria más en los primeros pasosQue en los últimos posibles de darPorque el modo del inicioTiende a fijar el del resto del viajeA menos que se den los saltos precisosEntre una línea de expresión y otraFulgiendo la pureza por encima de la normaReflejando en los actos la ley que no fue leídaPero que por haber sido observadaNo es motivo de fatiga, sino de consuelo.Andrea14:2715.08.02Sus vivenciasConsiderando diversas escuelasOcultas bajo las veredas de otras ciudadesSangrando la herida para limpiar la pusDeterminando el muñón que sellará una carenciaMide desastres y absolucionesMientras acaricia el lomo indócilDe una fiera, por inventada, muy queridaQue en su mente lo acompaña fuera del tiempoMitad locura, sentimiento y emociónMitad cordura, la cúspide que sabe no será talY que le muestra como una lección sencillaQue todo es necesario, más allá de lo real.Parte de su historia, quizá muy brevementeTranscurrió entre brazos humanosAunque bien puede ser que esto no haya ocurridoMerced a la tierna confusión que la historia permiteA los que pretenden insertarla a través de las pupilasEn lo que va de sus días actualesDonde la piel que anhela la querenciaPor intenciones pretendidas más altas queda relegadaQuitándole todo brillo y todo resplandorA los gestos que suele exhibir la razón
  59. 59. Buscadora nata de la explicación de los extremosDonde pudiera no encontrarse ni el origen ni su fin.Cae la fecha de nacimientoLa del primer besoY la del primer funeralSin un algo que las reemplace.El impulso de la propia naturalezaSacudiéndose la condición de la premuraLa vista que se sabeLa conciencia que a sí misma se rozaTras el agotamiento de concebir el equilibrioQue evita el atropello de la fuerzaY aún así avanza en contundenciaComo la daga del persa que no perteneceNi al que la forja, ni al que habrá de portarlaY aún así irradia el tener su dueñoQue quizá por ella nunca deslizó un dedoPero que sobre ella puso su menteHaciendo de los demás tan sólo portadoresDel mensaje que en su tiempo habrá de descifrarse.Entonces toca el aireAdivinando el calorQue le cede el derecho a jugarCon el humo de sus vivencias.Smarc15.08.0214:52Oc hi d aiUn nombre selló sus labiosPara toda palabra que no lo incluyeraHabiéndolo hecho partir una mañanaHacia la tierra donde todo es renuncia.Entregado como se debePor propia razonada voluntadAceptó la insuficiencia de los elementosCuando por vez primera con la frente tocó el polvo.En la peste, y en la recuperación de ciertos caídosHaciendo de libros y batallas su continuo hogarExtenuó ausencias y piezas sin encajarPalpando todo el tiempo la distancias entre los instantes.
  60. 60. Sin el credo que defienden los devotosCon lo inextricable como tareaY no como yugo que libera de responsabilidadesA diversos caminos le fue mostrando la posibilidad de sus pasosHundiendo sus sandalias en la arena resbaladizaAdecuando la planta de sus pies a la rocaDúctil para el futuro, férreo en el presenteNegándole a su corazón todo intento de falsa calma.Explayó su historiaRespirando entre desconocidosSin ninguna finalidad aparenteSin la carga de ningún discípuloY sin el peso de ningún maestroAunque soñando siempre esta puesta de solQue va ocurriendo paso a pasoCumpliendo esa tan extrema realidad del regresoQue parece elevarse aún más de lo posible de entenderCuando en la puerta aguarda aún el mismo nombreQue habiéndole propuesto la marchaDel algún modo le había señalado la vueltaPara que en ninguna parte del caminoCediera a la vanidad de alguna certezaY se consuma entonces en la sospechaAntes que forjarse en la más noble de las esperanzasLa que ya vive por haberse dejado atravesar por la fe.Andrea15.08.0215:17PocoAhora, cuando con poco pudiera bastarEse poco es lo que faltaDejando a la trama temblandoPorque ha perdido su final.Atrás el orden en un entonces pretendidoMurallas afuera los lamentables gritosDe quienes pudiendo no quisieronY de los que habiendo querido no dieron la talla.A pesar del sol todavía jovenYa la tarde se vuelve graveComo el rostro del novicioCuando entiende dejó de serlo.
  61. 61. Los topos siguen convencidos de sus túnelesNo se arriesga la tierra a dejar de girar sobre síY aunque conocer muchas veces dueleNo cesan su tarea los buscadores.En la tristeza del campamento abandonadoEn la diminuta inmensidad de todo lo que fueSe incrusta también el trozo de vacíoQue en la despedida de la que fue compañía se genera.El compás aguarda su empleoEl tiempo continua tejiendo su futuro silencioY del otro lado de las percepcionesAlguien permanece aferrado a su puerta llaveada.No le bastó a otro lo presenciadoNo pudo alguno con el excesoDerramaron juntos, sobre un río olvidadoLa copa entonces llena de un cariño absurdoQue pudo reír por carecer de pretensionesY que haciéndose necesario cobró un pesoQue sólo podría ser manejado con fuerza y destrezaY no con entregas tórridas vacías ya de inocencia.En el destino de los gusanosEn el odio frío que por sí mismos sienten los clavosY en el sudor que se desprende de las axilas de las parterasY en la infinita estupidez del que no aprendió a cuidarSe raja una parte de la lunaSe pierde la captación de un destelloY alguien deja que lo que quedeNo sea más que seguir asíCon las manos medio llenas de lo que nadie quiere.Smarc15.08.0215:43Punto de apoyoNo se enseña a cruzar el miedoSin antes haberlo transitadoTantas veces como haya sido necesarioHasta hacer de la piel una costra impenetrable.Y lo que dentro queda genera otro adentroDando cuenta de la corazaExplicándola sin justificarla.
  62. 62. Oscuros gritos en las calles mal iluminadasLeones que rugen su falta de selvaEntre hombrecitos condenados a su sueldoParidos por mujercitas que adoran su destinoCapaces, pero renuentes a intentar clavar las uñasEn algo más que no sea una espalda flaca u obesaComo si la finalidad última de todos sus afectosTuvieran por ley que limitarse a un único montón de huesos.La tierra en donde se cultiva la lástimaQue será distribuida con injusticiaPara que el inocente pague por su inocenciaY el culpable pretenda demorar un tiempo que no existe.Reveses de la mente en un momento siempre crucialQue a todos sorprende más tarde o más tempranoCon las piernas todavía resistentes y sedientasO con el corazón casi pútrido de tanta ignominiaDe la que conociendo se ha sido parteDe una forma clara u ocultaSe rechazó la aceptación de su cargaPor el simple temor a la más pura de las soledadesLa que le cede a todo ser humanoEl supremo derecho a aspirarA convertirse en el simple y preciso instrumentoPor el que lo inefable deslice su intenciónVestida por mucho espacio de espiral,Por algún trecho de color o de luz,Más firme que el primer concepto,Capaz de poner sus garrasEn donde la imaginación de quien la aceptePueda fijar lo que se convertirá en su primer punto de apoyo.Andrea16.08.0222:21Todos lo sabenPuede que al final del díaNi el trofeo sea como lo esperabasNi esté viva aquella personaA la que pretendiste ofrecerlo.Existe la posibilidad de que los símbolosTodos, hubiesen estado erradosQue el vino no sea más que vino
  63. 63. Y que la sangre simple juego de materia.Es posible que utilices palabrasQue nombran sentimientos que no conocesRepitiendo el adquirido habito de repetirLo que emite el que antes de ti aprendió a caminar.A quién extrañaría que el sudor de tu frentePudiendo ser suficiente para el pan de familias enterasApenas alcance para que sobrevivas otro díaMientras en otro lozano rostro no se refleja la labor manual?Puede que haya habido un gran errorO que no haya existido ningunoQuizá pensarlo ya sea un aciertoO el error final que acaba y alimenta a los demás.Y en medio de tantas pocas cosasCuánto fuiste juntando para esa vejezQue durante muchas, muchísimas nochesTe irá leyendo la historia de tu humanidad?Quizás hayas leído, o escuchado al pasarQue todo es posible si en verdad se quierePero que no hayas captado ni el todoNi la verdad, ni la querencia. Es posible.Sin embargo, el tablero siempre está a medio jugarSe vive un antes y un después en el juegoEn donde ganar o perder significa solo una ideaQue distrae del acto esencial de participar o noEn la gran incógnita de las acciones e inaccionesQue manejan los que rozan la concienciaDe esas cosas que suceden pudiendo no haber sucedidoY las que no ocurren a pesar del mar de intencionesQue no alcanzan expresión todos saben por qué...Smarc22:4216.08.02La penumbraNo, no alcanza con haber servido bienNo basta con haber abrazado una ilusiónNo hay grandeza en reconocer la pequeñezNo resulta heroico enfrentar día a día el imposible.Una pregunta reemplaza a otraUn dolor suple a otro

×