2 prisma - carta

1,056 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,056
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

2 prisma - carta

  1. 1. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 1 PRISMA Silvio Manuel Rodríguez Carrillo C.I. 1.188.011Registro Nro. 1.179Resolución del 22 de Octubre de 2001Ministerio de Industria y ComercioDirección Nacional del Derecho de AutorRepública del Paraguay
  2. 2. Prisma 2
  3. 3. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 3 Ella
  4. 4. Prisma 4Mi despedida, tu bienvenidaConfieso que cedí a la desesperaciónY que tu sola posibilidad fue un viaje.Debí ser más testarudo, más rígidoA la hora de exigir vida por vida.Mas, no hay retorno a lo vividoAsí es el mundo que nos dieron,Y aquello que he decidido, ya cansadoMe ha costado una entrada al vacío.Me dejaste parado, en plena mañanaSin posibilidad alguna de poder cambiarlo,Y no sé si supiste, quisiera que no,Pero lo lograste, como ya fue logrado antes:La negación a mis deseos sencillosLa vuelta a la rutina de la no contestaciónEl esfuerzo convertido en fuerza muertaLa renovada convicción de que es inútil.Pero no te aflijas ni te alegres, mi niña normalNo me ha dolido tanto – no me había entregado –Sólo fue una demostración de tu ser,El poder de un nombre más entre los nombres.Mi apuesta es demasiado superior,Porque creo, que habré de amanecer otra vezY aunque esta noche lamente no tenerteViviré mucho, con muchas horas, negándote.No te miento, quise hacerlo y me ganaste,Así te concedo que no habrá mejor que yoPor lo que te has ganado la realidad mía,Y ya mañana cruzarás el puente a la tierra donde vivo.Sabrás entonces lo que es vivir queriendo,El peso de las horas en donde nadie llenaEn donde las cosas son una tabla endebleA la que habrás de aferrarte para seguir tontamente.Verás lo cruel de tener un alguien enamoradoY sentir una compasión que te asqueaLa imposibilidad de tender el puenteHasta el otro lado de las gentes.Te concedo la victoria, mi niña normalQue ya desde mañana estarás buscandoLo que viste con el rabillo del ojo
  5. 5. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 5Y que dejaste ir por ser tan... normal.Mi despedida es tu bienvenidaY yo quise – realmente – que fuera al revésPero no es el caso de mi casta lamentarseQue para lamentos ya estará tu mañana.Apreciada y enaltecida te verás,Te lo aseguro desde la experiencia,Y luego del tórrido día de veneraciónEn la boca tendrás el deseo de dejarlo todo.Y ahora, que desde mañana serás reina,Te ofrezco la ofrenda de una certeza,La del no retorno al mundo del que vienes,Esto es el eterno no retorno.Serás fiera depredadora sin competencia,Y las gentes serán corderillos de mal saborToda fineza y toda crueldad en todo tu serLa sapiencia de no poder perdonar ya nada.Por mi parte, un último suspiroDejarte en claro que te quiseCon desesperación y extremo deleiteY que mañana, cuando llegues, no estaré.Smarc10.08.0000:21hs.TodavíaVivir una novela inacabada, y triste, y equivocadaSin polvo que morder, sin derrota que lamentar,Todo despacio, y sutil, madeja imaginada, cruelComo el parto de un sueño oscuro y real.Ya he negado la comprensión, Galileo ha jurado,Y en el campo del Fiori al gigante han quemado,Y aún así, nada ha pasado, todo es el principioDe un gran título, tras el cual no hay personajes.Una caída de segundos, pequeño grito y madrugadaMientras converger se vuelve imposible, manía letalY en la carne que tiembla, lastimosamente, hay,Un dibujo, una señal, un nombre sin nombrar, aun.Qué pena este calor, estas estrellas y este infinito!Y siempre hoy, en la noche de la no traición,Cuando de nuevo eternamente los signos enmudecen
  6. 6. Prisma 6Y no hay nadie capaz de arrancar el minuto de gloria.Qué otra cosa que apoyar la frente en la pared?Sin mirar el menguante brillo de la luna de tiza,Vaga diosa de la oscuridad que, si cariño me tiene,De celos parece vestirse, negándome realidad.Asiste entonces, con pretensión suntuosa,Un espíritu vacío, atemporal, de más lejos y más nuncaMármol pulido sin expresión, fuerza virgen de forma,Un sonido estéreo de amor glacial e indefinido.Juego exquisito por lo fugaz de sus destellos,Vulgar por lo vano de su anciana finalidad,Pero cierto como el pan endurecido por el viento,Como las canas del poeta que canta a la tersura.Entre nosotros, sin que tu presencia sea sensible,Admite sin mirar que depende mucho de todo,Que el tiempo no es más que sucesión de percepciones,En donde entran nuestros cuerpos, algo violentos.Y después, sólo después, borra mis conceptosCon un gesto suave y contundente, sin miradas,Para que yo sepa, fuera del mundo y sus palabras,Que todavía no estás, que todavía juegas distante.Presiento que así postergaré un poco másEl duro golpe de tus labios ansiosos,La vez que el resplandor de tus ojos seanLos que callen mis sueños y enciendan mi carne. - Sólo son hombres y mujeres - En principio, sí - Y en el principio está el final - Sea, pero no como pretendes - Qué pretendes agregar? - Que también son puentes - Todavía.Smarc22.08.0000.:03Blanca, fría y níveaLa habitación era blanca, fría y níveaY en el medio de ella reposaba la camillaEn donde la tendieron ya dormidaSeis personas vestidas con verde ropa.
  7. 7. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 7Le abrieron los senos, y los cerraron de nuevoPero con algo dentro, un plástico modernoSueño de mercader de mi querida PersépolisDormir, mientras la bolsa se llena de oro.Después bajaron al vientre y cortaron la pielLe quitaron la grasa, glicerina que no sería jabónMientras los pequeños hilos de sangreEran cauterizados por el eléctrico bisturí.La habitación era blanca, fría y níveaY en el medio de ella reposaba la camaEn donde la tendieron todavía dormidaDos enfermeras gordas con chismes en los labios.Abrió los ojos y los cerró de nuevoCon algo además, y algo de menosY así saludó al dolor por vez primeraY rozó, al minuto, la visión del arrepentimiento.Se sostuvo, quieta, esperando el paso del tiempoY al tercer día salió a la calle de entre las vivasMuy erguida, con el ardor marcándole el pechoY la picazón arañándole suave, bajo el ombligo.Me lo habían dicho desde el antes, sonreíY esperé laborioso detrás de mi escritorioFingiendo, como casi siempre, que no sabía,Que yo viajaba mucho, en otro planos reales.La nueva vieja mujer apareció una mañana,Creyendo – con razón – que atraía todas las miradasY así obtuvo la concesión del cumplimiento de la reglaDe que cada cual tendrá sus 15 minutos de gloria.Pero no contaba conmigo, que soy diferenteSe estrelló despacio contra mi saludo sin preguntas,Pues, me dijeron que le dijeron cosas, y yo,No soy de los que dicen cosas, yo las vivo.Así dibujé el empeño tan previsible, el efecto,Y día tras día, recorridas vanas, intenciones sin final,Hasta que cansado de divertirme en soledadLa encaré con seriedad, y preguntas hice, sabiamente.Mezclé inocente sorpresa con admiración al dolor,Y así pasé a la incredulidad, que toda ciencia provoca,Me volví el tan criticado Tomás, aquel que exigióCuando todavía no había un santoral que a Lucía nombre.Palabras - no aladas - fueron, y volvieron, en un juego
  8. 8. Prisma 8Que tiene larga historia, entre ellas y nosotrosY así le gané la mano, con un desafío de lejosY un destello en los ojos, principio del deseo.Hizo que la siga una media mañanaPor el alfombrado piso que lleva a los bañosSegunda puerta, damas, silueta gravada en la puertaDentro, un seguro desprendimiento de botones...Cicatrices no vi, sí dos frutos tibios, ofrecidos,Y un par de pezones duros, impúdicos y trigueños.Mareado acepté el fin de la trama, temblando,Pero ya mostrándome como en realidad siempre fui.Ahora ella me ganó la mano, al arrancarme el deseo,Y se posó victoriosa sobre mi respiración vencida.Era suyo, toda guerra lo exige, y tomando mis manosMe ofreció el tacto de lo que había logrado.Acepté seguro, hecho un poeta, pura imagen,Y abrí las compuertas de mi pasado brutal,Para cruzar el tiempo de las tácticas, el de la espera,Y más allá de la piel, mis manos enredaron su pelo.Hice el amor con su boca, esa media mañana,Mientras los demás jugaban al dinero y al futuro.Y cumplido el pacto, de silenciosa complicidadAbandonó el lugar, sonriente de posesión.Me quedé un momento más, algo lánguido,Arreglándome la ropa, todavía sensible al extremo,Sólo para percibir que podría decir, alguna noche,Que la habitación era blanca, fría y nívea.Smarc23.08.0000:16Mi indiaSé que eres, mi india perfecta,Del tipo de mujer, que para poseerlaDebe uno primero vencerse, sin reparos.Confieso el vértigo de tu sangre de fuego,Pequeña voraz, insaciable en tu entrega,Pura ansia de manos por recorrer una espalda.Te sé desde Flavia, y desde ClaudiaY que también Clodia en ti dejó su huellaY es por eso que a ti te elijo, de entre todas.
  9. 9. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 9Y soy tontamente feliz, si alguien te despreciaComo es feliz el neófito cuando el gentilPasa frente a la diosa, sin reconocerla.Mi culto es tuyo, y es privado, y es celoso,Porque yo sé del mar de tu deseo,De la cadencia que adorna tu sed de hombría,También, que el brillante cobre de tu piel,Es solo el reflejo, de todos esos besosQue el astro de occidente te obliga a recibir.Mi piel es blanca, como los días intensos,Y mi pelo es tan negro, como el fondoDe un abismo lejano, donde habitan misterios.Quizá sea por esto, antes de todoQue yo entiendo y entonces calloY tu sientes, y entonces callas.Somos dos, completamente diferentesAsemejados en el silencio, en la nocheEn plena selva, a la que tantos temen.Recuerdo Susa, Babilonia y Abdera,Pero mi portentosa memoria falla,Cuando busca un cuerpo semejante al tuyo.El Paraná ruge aquí a mi lado, su verdad,Y parte de la mía la siento en el aire,Flotando, desde tu carne, por entre la hierva. Te voy a decir una cosa hermosa: sos hembra. Y sos mía. No sos maquillaje barato o caro, nipolleras o pantalones de cortes tramposos. No sos pretensión, ni sos humildad. Sos dura como elsilencio, y fuerte como el odio. Y sos tan inmensamente mía, como tu seguridad de ser yo cosa tuya.Mi india perfecta, mi dulce. Dejá que camine seguro sobre las espinas que no me clavan, dejamevagar un rato bajo la lluvia, sin más paraguas que mi propia piel, que así me siento bien. Donde yo habito – no de donde vengo – las cosas no son así, hombres y mujeres son algomaricas, y a esto le ponen diez mil nombres. Todos sabemos, de algún modo, la verdad. Puede queesté equivocado, tengo que decirlo, pero nadie ha podido demostrarlo, puedo acotarlo. Y ahoraestás vos, sin hablar, y yo perdido ante tanta realidad. Dejá que me pierda, que me abandone un poco, que deje mi historia de fotos mal enfocadas, yvuelva despacio a ser lo que mi cuerpo me exige: joven materia. Vos y yo sabemos que vamos amorir, y que sin tener nada, nos queda aún menos, por eso nos tenemos, y así tenemos todo.
  10. 10. Prisma 10 Y ahora que sopla el viento sur y el cielo habrá de despejarse, dejá que te cuente una historiaun poco triste. La conocí en el metro, se llamaba Glori-et. Se pintaba la cara, se contradecía alhablar, no sabía lo que quería... no sabía que iba a morir... entonces...Smarc25.08.0000:09Polvo y velasSiento un poco la turbulencia del malEncallado en la potencia de una vejezQue me sitúa más lejos en tu pielNegado de la paz de muñones sangrantes.Una leve histeria, en el crepúsculo calladoDel reclamo concebido entre persianasLlenas de polvo y con la lumbre de velasAllí donde el incienso te quema el vientre.Llevo puesto el rojo gorro frigio iniciáticoLa señal de estar condenado a mi libertadY de poder tumbarme cuando así me plazcaA adorar la imagen por mí elegida.No hay historias que contar en mi desiertoNi un futuro realizable para recordarAllá cuando la razón se pierda en almanaquesY no queden más que retazos de lo que fuimos.Ahora será simple, antes de partir al descansoPara que entre pequeñas señales, se de el ritualEl silencio a tiempo, y el toque de piel, filoso,Como si una queja pudiera destruir al mundo.Y después lo de siempre.Smarc06.09.0023:06La noche tras el asfalto¿Es para esta entrega a la nada que me has vestidoY guardado de toda intimidad, y arrojado al vacíoDe días de gente en todas las esquinas del mundo,Atropellado por llamadas que jamás quise hacer?Ni siquiera me cedes el reproche de que te quedeAl menos el presente de una noche en compañía,
  11. 11. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 11Pues has optado por una renuncia torpe y vanaPretendiendo estar en la penumbra, donde habito.¿Será intención de tu carne flagelar la mía distanteCon las dádivas mezquinas de un placer escasoCon el éxtasis de clavarme el deseo de tu pielSólo para mostrarme que el mundo existe?No, no lo sabes, y no lo sabrás nuncaEs el maligno meridiano quien me arroja al tedioDe un dolor constante y una ausencia repetidaMas al amo de las mentiras combate no se le ofreceAntes bien intentar absorberlo desde otro puntoFingiendo que al final no importa lo que importaQue esto que hago es para mí el fundamentoQue esto que soporto tiene para mí una finalidad.Nada hay, solo infiernos y cielos, y entre ambosLas calles con el calor del asfalto y los tranvíasY esa ropa que te protege a ti y a los tuyosCobijados bajo el techo común de la incomprensión.Y mañana nada habrá, que no sean los días previosAl final de siempre, los nombres repetidos mil vecesHasta lograr el olvido, el movimiento de los labiosQue ya no dicen nada, salvo un sentimiento mentido.Smarc13.09.0023:50Para ti que eres míaUna media luna blanca de algodónEs la forma escondida entre tus piernas,Las dos columnas de mi templo personalDonde cumplo el ritual de fuerza en la forma.Darte vida, llenarte de ella, vaciándomeEs perderme sin posibilidad de retornoPara hallar el placer absolutamente extremoDe condicionar mi regreso al gemido de tus labios.Llueve en todos lados, y cada gota es un trueno,Todo es lleno y no hay aire, desesperación lisa,Como si un velo nos separase a dos ladosDefiniéndonos en una entrega que es búsqueda.Mientras, el pánico permanece latente y suave alrededorPero, ya no hay tiempo ni distancia que salvar
  12. 12. Prisma 12Pues en la lujuria la existencia cesa, y gana el no serComo el vacío infinito entre cada beso y cada roce.Son cuatro furias oscuras, dos negras y dos azulesBandos separados y contrarios desde el principioBuscando fundirse sin mirarse en la batallaCuando un cuerpo es al tiempo enemigo y lecho.Lejos ahora, de aquel punto de muchos años antesDonde inicié en detalle mi propia destrucciónPara hacerme inexpugnable, único y siempre letalEn la esperanza de sobrevivirme y así tenerte,Vivo este instante, momento mutuo de roca duraAfrenta formidable a la historia de los días solos,Como se vive una exhalación sin tiempo de finalEnvuelto en un gesto de lucha por llegar a tu alma.Y aquí estoy, en mis terrenos, en mi propiedadTriunfo, sobre mí, desde mí, para ti que eres míaDesde el abismo de tus deseos, donde la crueldadEs la ley, y donde no hay perdón a la sed insatisfecha.Sintiendo en mi vientre los cuchillos de tu historiaSangrando en las heridas de tus horas pasadas,Sabiendo que nada es suficiente cuando la vida no bastaQue entonces el dolor fue la constante, para no temer,Y no caer ya nunca, a la muerte de las nochesSin la violencia de nuestros soles internosQue como niños entrenados de cuna para la guerraJadean el ansia, la eterna ambición de ser, en otro.Smarc15.09.0000.17Cuchillos bajo tierraNo, jamás he criado cuervos negros, voladoresPreferí casi desde un principio a la serpienteDe colores variados, de gran veneno, rastreraMaldita en el Antiguo Testamento, temida.Sí, conozco la muerte del animal de caliente sangreEs fuerte y brutal, intempestiva e impredecibleExiste en ella una lucha pura, en donde a vecesSe vislumbra el horror de abandonar lo horroroso.A veces es difícil comprender que pueda dolerLa sola idea de abandonar un mundo tan vacío
  13. 13. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 13Tan lleno de errores, salvo quizá, por la certezaDe que si todo es como es, lo es por uno mismo.Puede que al último instante esta verdad se asumaY al reconocer la realidad en los últimos momentosSe entrevea claramente las posibilidades no realizadasY entonces se pida un poco más del tiempo, que se fue.La sangre fría de ciertos animales, en cambioMe ofrece el espectáculo de un movimiento fugazIncluso horas después de que el cuchillo haya cruzadoLa piel, abriendo ventanas por donde la sangre libre corre.No hay desesperación en los abiertos ojos fríos del reptilLa muerte se acepta, y en lugar de lucha existe síUna cruel invitación a compartir el viaje, para todo aquelQue no permanezca siempre atento al cadáver cercano.Orden en toda fortaleza, sin temer la destrucciónLa justicia es imposible, mas acercarse requiere fuerzaPor esto guardo en la conciencia la posibilidad de espadaEl fin de ciertas vidas a un solo gesto de mi cabeza.Lo fácil encandila, como el galope de un potroMas lo complicado, como la oscuridad de un nidoArroja a los ojos comunes cierta turbaciónPues no comprende lo estático, aun gozando de lo móvil.Torpezas no faltan en la comunidad rotosaDe mortales hambrientos de honoresSin pretensiones de verdad, aunque sí de aparienciasPues eligen siempre el vuelo, aunque sólo sea del cuervo.No desprecio nada que ha sido creado, ni juzgoMas también tengo yo la posibilidad de optarY en silencio, agazapado, aguardo mi oportunidadEn donde no dejaré nada como lo he encontrado.Tengo todos los cuchillos guardados bajo tierraY todas las espadas tras cada roca en cada parajeY tengo, cuando me place, las mejores palabrasY aun el orden de las mismas, si acaso me aburro.Y odres antiguos llenos de la sangre de los príncipesCántaros gigantes rebosantes de la sangre menstrualDe todas las vírgenes violadas y mutiladas en silencioY una copa llena de todos los intentos de traición.Guardadas en un lugar secreto casi hasta para mi almaTengo, las noches oscuras de dientes y puños apretadosY aquellas otras, en las que con terrible calma solitaria
  14. 14. Prisma 14Algunos velos fueron corridos para que lo terrible vea.Muchos no comprenderán, y aunque importe, no contaráPues no saber ya, involucra de soslayo, lo sé bien,Cierta anuencia a lo que habrá de terminar, en un momentoCuando el tiempo llegue y mis serpientes sean liberadas.Por de pronto construyo fantásticas moradasY cultivo relaciones de afectos intensosTan sólo para fijar la atención del burdo morboQue habrá de pretender que lo importante me importa.Es juego, no poco costoso, hacerme y saberme capazDe destruir lo que tardo años en construirPero cuando en sólo instantes se llega a cierta cimaNo hay más nada que pueda guardar el sabor del saber.Solo espero mi tiempo, la maduración del momentoPrometiendo que lo tendré todo en cuentaPues como sé que habré de terminarSeré incapaz de olvidar un sólo instante, un sólo gesto.Equivocado estaré, en parte, para ser justosPuesto que nadie tiene razón, o todosY “no hay justo uno solo”, o lo son todosSordo a los reproches, mi espada, mi Dios.Cuídate de estar a mi lado, cuando llegue la horaPues si para que entiendas es preciso que veas lo que yoNo dudaré un sólo instante en mostrártelo todoY no sé si sobrevivirás a la visión, no lo sé.No llamo, espero, creciendoY sé que falta cada vez menosY es dulce, y será amargoY al final, no sé si estarás.Smarc18.09.0023:28No es más que nadaLlevar la fascinación en uno mismoEse arte de deslumbrar y torcer el caminoDe cualquier transeúnte mortal, no es másQue hacerse uno con la debilidad ajena.Altas tragedias, puntos máximos del dramaNada, créemelo, nada más que fantasíaPues estar en la vida, tocarla y arriesgarla
  15. 15. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 15Va más allá de las aladas palabras.Sin embargo, aquí estamos, en la citaEn donde cada quien pone sus reglasY en donde la lucha es por imponerseCon trampas, con fuerza, con lo que sea.El apoyo de la mayoría es una virtud tan ciertaComo el prestigio de una soledad decididaAmbos bandos luchan, en apariencia al menosPero si te prestara mis ojos no verías lucha alguna.Sórdida resulta la identidad más fuerteAbsurda toda idea comunitariaY así, sin el más y sin el menosCon el buen Federico, ni el mal ni el bienPoder comenzar despacio a masticarEl comienzo de las horas insaborasDonde la muerte está a cada vuelta de relojY la vida no es más que la misma manecilla.Tendré que llevarte a recorrer las tumbas, un díaPara que veas lo que ya no está – escucharé tus rezos –Y al comprender la vanidad de tus palabrasMe des una razón, que ya habré olvidado.Tendré que llevarte al fragor de una luchaCon ruidos de estallidos y heridos por todos ladosPara que desde allí, viendo la fuerza de la vidaComprendas también, lo que ya habré perdido.A ver si me entiendes, criatura de incierto destino,Nadie habrá de pedirte una inmolación, el actoNadie habrá de pedirte todas las horas, lo diarioY si lo hacen, ten presente, no es más que nada.Yo te pido, con el corazón, con mi piel - lo que soy -Que cuando cierres los ojos, en tu cálido lechoAprietes las sábanas y sientas rabia y dolorPor no tenerme a mí entre tus brazos.Y si de esto no eres capaz, olvídame prontoNo acostumbro desnudarme nunca, ante nadieY si hacerlo es en vano, por ofrecerme a ti,Me queda el consuelo, de que no será más que nada.Aunque es cierto, entre vivos y muertosLo habré intentado, o al menos, lo habré dichoSi elegí mal, tendré mi recompensa, ya sabes,Pero si elegí bien, pensando en ti, quién sabe...
  16. 16. Prisma 16Smarc25.09.0023:51Mientras contigoHay un océano de lava azulEn el fondo del cual, pese a todoExiste el porqué de toda persistenciaY no es más que el corazón de un dios transparente.Un cansancio tenue, de piernas que flotanY ojeras pasajeras que llevan nombres imborrablesComo imagen de una posible noche con todos los antesCon todos los fantasmas quietos de pura ancianidad.Vidrios enteros definiendo el espejeoY una vez el ataque, y otra el reclamoLa no tendencia como única tendenciaMartirio estomacal, naufragio intelectualNada con medida, todo con exceso, y así no les va.Mejor ir ignorándolo todo concienzudamenteAcuchillando pétalos venenosos con los dientesPara que de a poco vaya pudriéndose el origenEl huevo original de nuestra fétida mansedumbre.Un disparo, éter y espiral interna, tontería lunarEsto recae en vos, como desquite de mi nombreLas ropas de siempre, continuidad de las semanasY un cuerpo y un pensamiento que no refieren al mismo.Poemas invertidos, invertidos poetasCorriendo, a sabiendas y olvidandoQue el brillo es blanco en medio de la medianíaQue la noche no es oscura al amparo de los astros.Negarte el cariño, por ejercicio, por disciplinaPara llevar más lejos aún lo que me aterraPremonición y certeza, y mañana de nuevo la dudaLo escribo, lo afirmo, afán indestructible de acabarme.Falta más, la vida es una falta, la muerte una carenciaY aquí la sospecha, lo sé muy bien, las definicionesEso que decimos para poder estar callados un instanteTodo lo que fingimos para poder ser sinceros. Yo lo sé.Una vez más, todas las veces, el perdón, el arrepentimientoLas piezas que nunca se juntan del todo, las baldosas las retienen
  17. 17. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 17Las canaletas por donde corre la lluvia de sucesos lejanosCañerías, cables, luz eléctrica, corazones eclécticos.Dormí con las frazadas heredadas de nadie, o compradasDespertate con el calor de las legañas más hostilesY ponete alegre, vos que sabés celar por quien seaVos que todavía creés que esos polvos son café y son leche.Yo me abro por otra vía, aliento de encrucijadasHuyendo y persiguiendo mis dedos, sierpes extrañasQue buscan el hierro del martillo definitivo en la madrugadaAtormentados de placer, de locura, de haberte tenido.Con un yunque en mis pulmones respiraba tu ausenciaY cada paso tuyo, fuera de aquí, era un clavo en mi memoria imaginadaDesesperado por tenerte, mentí en la confesión de que era pocoPara que ahora, hundido, piense en el horror de otra postergación, una más.Tené fe, me escupo mientras clavo los ojos en los númerosDormí tranquilo, me inoportuno cuando el óxido me gana las pupilasQue mañana será mejor, o peor, dependiendo de nadie, me digoPero queriendo tanto y tan adentro que dependa de vos.Smarc22.04.0101:03 Hs.30 minutosdespacio, premeditadamenteen un mundo del que nadie hablay en el que todos vivenpleno de convicciones con sentido.Toques, silbidos lejanosLa espera que deja de ser vanaEl tiempo que deja de transcurrirEl beso que se detiene, la espera destruida.Años atrás, con sus tardes y domingosHasta hoy, hasta este ahora casi eternoCuando a pesar del dolor del mundoCuando a pesar de mis cruces, reales e inventadasSoy yo el que al fin demora la justicia.Un minuto, sólo un minuto antes del gestoA solas con los hierros que me fijabanCon mis sueños viejos, con mis miedos originalesQue es más que despedida, homicidio caramelo.
  18. 18. Prisma 18A llegar, y estar ahí, después de todoEnfrente inmersión, volar y quedar altoYa nadie, emociones confesadas, sin experienciaVivir ahora, y siempre, lo que se había dicho, escrito.Sabía, sin ego yo sabíaQue lo sabían todos, incluso túQue todo era fácil, que todo era ciertoQue faltaba aceptarlo, mirando y viendo, a y en los ojos.Nada más, y entonces el todo, ya nunca lo mismoLas alforjas, esta vez con polvo intangibleY la espina – dorsal -, las deshoras, los destiemposLo que te mostré y viste cuando ya no era de ti.Comenzar de nuevoHasta el finalQue es el principioDevelar me.Smarc08.04.0100:08Opus 35Si un gesto mío bastase para tu finalYo lo haría, anclado en mi certezaDe ti entonces de a poco el olvidoRetenido entonces solo por burlas.Un , dos, tres, golpes del hastíoEl fondo busca su formaLa forma se quiebra, o mutaLo que permanece es el motivo de la intención.Buscar en el fondo del abismoComo un cáncer decidido y resentidoHasta llegar y no encontrar más que pistasPara que entonces baste el recuerdo de tu blusa.Lucha efímera, verdad memorizada otro añoParches a las grietas de las paredesPor donde se filtra el agua de una lluvia suciaGotas que lamen un suelo que quiso ser bendito.La muerte a la mediana edad, donde no hay diosesLa partida enaltecida por su grisácea ocurrenciaTelaraña frágil, a merced de una voluntad estúpidaQuebrantada por la sola idea de un alguien fiero.
  19. 19. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 19Quién deja estas manos libres cuando buscan dueña?Quién se oculta tras el velo social de este cuerpo de sed?Quién deja de lado a aquél que ha buscado y esperado?Quién por no mentir no dice la verdad y me oculta?“Quelle plainte en ces lieux m’apelle?”De qué va la vida entonces sin renunciarteCuando temprano se bebió del cáliz que enseñaQue el dolor es dulce cuando habita en un nombreCuando no se precisan los ojos para ver a quien se siente?Puedo decir los versos malditos, tentación tenazY plasmar aquí mi historia infinita merced a tu límiteProvecho vanidoso, cálculo estéril aunque coloridoPero mi ego está primero, y todavía antes mi yo.Me place mi torpeza sin complejosLos desafíos que se detienen antes de la ofensaLa generación del punto en el que habré de explicarteQue yo te valoro, que yo te sé, que yo también te perdono.Dónde está ese cuerpo que aquieta mis sentidos?Dónde el conjunto de polvo que ordena el mío?Dónde el mohín, la risa plena, el grito espléndido?Acaso dormido, tendido en un lecho extraño a mis espaldas?Dios de mi vida, fortaleza mía, con Amor te digoQue no entiendo, y a pesar de todo creo en todoEn los que veo que mueren mientras ella me miraEn los que sé que odian mientras ella me besa.Puro el que conoce la pureza, vil el que la atacaValeroso el de la constancia, hierro dulceInocente el ignorante, culpable el que conociendoTeje con sus heces el propio último pichel inmundo.Sea la negación, pero que sea digna de la luzO que sea rastrera cual sierpe condenadaO eréctil como roedor husmeando el aire vecinalMe basta con que sea, condición para que deje de ser.Para qué éstos oídos entrenados desde un principioSi sólo habrán de detectar la más humana armoníaComo precio y castigo de ser testigos de toda cacofoníaEl clamor de una entrega y el llanto del falto de entendimiento?Insondables somos, como instrumentos aspiramos respirarPido el imposible, consciente hasta la sarna de quererMe alejo y vuelvo, caigo por levantarme y no al revésClaridad de pensamiento, yo sé que bastaría con un milagro.
  20. 20. Prisma 20Dejemos el desprecio, abandonemos lo animosoA ver quién habla de quién, y quién piensa en quiénExaminemos quién actúa y quién hace actuarQuién detiene, quien retiene y quien libera.Sin víctimas, sin victimarios, sin observadoresA ver nosotros, desnudos de toda ropa cubriendo el cuerpoQuién atrae y quién repele y quien no suscita emociónA ver nosotros, quién siendo hace que otro sea.A todo esto no darle rótulo, despojarle de referenciasE imaginar que en verdad bastaría la fe, las uñas rotasInsuficiencia colmada, pleonasmo asesinado en muerteO la suave lentitud con que la parca tripula sus rencoresU odiseas fingidas que culminarán siendo verdaderasY pretender que cosas así, siendo nada, pudieran serlo todo.La vida es breve, y breve es vivirPor lo que me queda el sueño del másY la realidad de todos los menos – mal –Este pecho donde cabe el blanco y el negroY aún algo más.Smarc06.04.0100:08Loco en su visiónSé que estarías a salvo tras un límite electrónicoProhibirme avanzar más allá de una líneaNo permitirme comenzar antes de un títuloCosas para mí confusas, aunque claras para ti.Sé que sabes lo que a mí me es molestoPuntos de presión, de inflexión, de errorY sé que sabes ya casi toda mi historiaComo también sabes qué hago a qué hora.Yo, en cambio, casi ignorándolo todoMe sé tan sólo, de tus dolores los menos hondosY de entre ellos no más de los que todos sabenSin particularidad, sin excepción, sin vanidad.Y yo sé, sobre todo sé que saber es dejar de temerConozco el juego, la trama, toda la películaEl instante preparado que antecede al “tú no sabes...”Y el reclamo agazapado luego del “tú sabes bien que...”Partes del dolor y al dolor vas, en cadenciaNo hay modo de desviar tu ruta elegida
  21. 21. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 21No hay salvación para quien goza en su condenaNo hay de qué acusarme... y esto no lo sabes todavía.Sin embargo, sin astucia y más por experienciaMe queda una moneda, baraja demasiado gastadaEl conocimiento de un dolor que no llega a serloTu mirada cuando ves que mi risa nace de alguien Que no eres tú.Vendrás con las compresas, toda comprensivaPermanecerás al lado del lecho, toda compañíaVengarás la ofensa, toda ausenciaPero jamás podrás perdonarme el destello sin ti.Así, me salgo de la mira, y no llevo ningunaEstoy fuera, no busco, no siento si me buscanNo juzgo, y no puede afectarme que me juzguenAsí, no tienes propiedad sobre mi risa, ni yo la tengo La tiene nadie.No lo siento, la vida no es una metáforaNo es una ilusión, ni una ironía, ni siquiera un absurdoLa vida es decepción y, a veces, también desesperaciónY cuando lo entiendes comienzas a vivir y por fin ríesLe guste o no al que sepa o no todo sobre ti.So whatSmarc03.04.0122:45Formas imprecisasA mitad de la noche, bajo la cómplice oscuridad de un pubCallé de golpe tus protestas, tus vagabundeos sentimentalesY como perra testarudamente fiel, y enamorada de su amoMe concediste la premisa de que sin el mundo serías mía.Podría culminar esto ya mismo diciendo “entonces acabé con él”Sin embargo ya sé que el mundo no existe ni existióQue lo que digo flota y vuela y no es más que flecha alocadaQue sólo quiere dar en un blanco de donde brote la sangre.No te quiero, y no te querré jamás, porque así te deseoA ver si nos entendemos, para dar fe de que lo único existeSe trataba de una decena de vírgenes, pletóricas de virtudesY alguien que las cuidaba, las protegía, y las amaba más que a síTan sólo para cumplir la regla de la miel que atrae a las abejas.Está escrito “y aquel que quiera salvar su vida, la perderá”
  22. 22. Prisma 22Entonces, vana vanidad, a qué querer salvar la de nadie?El secreto está en la posesión, escucha mi diáfano consejoSi lo que tienes necesita protección, cómo te hará feliz?No soy yo el que necesita de cuidados.Nacen en el cansancio, tal la realidad, tal el mundoUno que comprendo, pero que no llego a aceptarPorque nadie puede aceptar lo que no se puede probar existaPorque en lo profundo de todos sé muy bien que no son.Moral, inmoral, amoralNatural, innatural, anatural?Tú no entiendes, y soy yo el que sabe que no entiendesQue el asesino pillado en falta es perseguido por alguienY en la carrera por huir del castigo, más crímenes cometeApremiado, obra más de lo que piensa, y el “mal” se extiende.Tu justicia, como anhelo del triunfo del bien, es burdaEl juez incita al criminal, sus perseguidores lo exaltanY como víctimas son todos, qué mejor espectáculo!Y nadie toma nota de que el que busca proteger sólo pierde a otro quien.Y te miro entonces, detrás de mi copa, y callo y todo está bienYa que el mundo no existe, no para míY aunque imagino uno perfecto, situado entre tus piernasNo tengo la certeza, aunque tenga la fe, y de nuevo depende de ti.Smarc25.01.0123:25Haber sido, y seguir siendoEl teléfono te confirmaba la cita, precisión de fechasY había un nombre propio que iría a buscarteY la noche prometía todo lo que no podías nombrarExaltación de conquistas posibles, el perro y el amo, el juego.O el olor a nafta entre las piernas, bajo el metálico caballoY una cintura apretada bajo anchas espaldasY hasta te concedo, un aroma justo en un cuello bronceadoY, por qué no, los rasgos duros de un buen amante frugal.Y qué pasó de todos esos desvaríos que eran receta noble?Qué de las ansias y las promesas de lo único e irrepetible?Acaso no habías prometido que el cansancio no existe,Y Que toda regla es cuna de su propia excepción?Qué pasó de aquél corazón que a veces latía a destiempo,
  23. 23. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 23De esa respiración que se hacía honda hasta llegar al suspiroPara mutar enseguida al remanso de un lago lleno de cisnesY de aquella piel prohibida para todos, menos para uno?Cuándo fue que la inaccesible y durísima montañaSe fue convirtiendo en tierna y pueblerina pradera?Qué tormentas de tortuosos y fugaces rayos incendiariosAsesinó al roble para dejar en su lugar aplastada gramilla?Qué hechos fijados en qué tipo de corrompidos calendariosHan trocado aquel mundo habitado por dragones y tigres purosPor este en el que tus sueños se mezclan con facturas de serviciosHorarios de empleo, lista de supermercado y visita a los suegros?No te acuerdas, acaso, del tiempo en que Jesús era la alegría de los hombresY el rock era la música del anticristo que nos condenaría al azufre y la lavaAllá, en una parte del tiempo cuando ser rebeldes consistía en ser amablesY en el que para ser amables había que drogarse para tolerar la mediocridad?Sabíamos que la verdad nos haría libres, pero sospechábamos otra víaY entonces seguíamos mintiendo, todo el tiempo, y más tiempo todavíaHasta nadar en el exceso, y dejarnos llevar por la torrentada hasta la caídaTan sólo para comprobar después que ni siquiera el diluvio nos hundía.Intuyo - y, al hacerlo, me tapo con dos manos la sonrisa que se despereza –Que a pesar de todo sigues ocultando todo aquello que aprendimos a guardarPara que cuando llegue la muerte nos encuentre reacios y todavía rabiososCon aquellas cosas, que hasta a la vejez, si se presentase antes que la parcaVenciendo su estulta vanidad, se arrodillase admirando nuestro impúdico pretérito.Y si no es así, lo siento amiga míaYo sigo y seguiré por mi cuentaCon el puñal sujeto en mi diestraY el hambre del lobo en las entrañas.Smarc23:5822.01.01OnixSoy el más noble de todos, no lo dudoPor que sé mentir, engañar y traicionarY sé ser fiel, a mis dioses, a mi puebloY lo más difícil, a mí mismo.Detrás de esa sonrisa juvenilDetrás de la serena faz del sacerdoteDetrás del músculo que empuña la espadaYo sé, que también ahí se esconde la tristeza.
  24. 24. Prisma 24A mí no se me escapa la podredumbre,Todo el hedor bajo los trajes sin arrugasLos riñones reventados por el alcoholLos ojos cansados de diez años de leer necedades.Esto es simple, soy el que sufreSoy el lobo solitario agazapado en su guaridaSoy el monje asceta oculto en su cuevaEl escriba que anota todas las desgracias del mundo.En esta mi piel se arropa la segunda pasiónEl Dolor, todo el abismo del desconsueloY en mis ojos, no detrás de ellos, en ellosEstá lo cierto, lo negro, la furia de mis días solos.Sé de las manos, tentadoras todas, maternalesQue buscan con todo el anhelo llegar a la piedadCubrir aunque sea sólo un poco el azur intensoDe este mar de hielo fijo sobre mis infiernos.Sé de los brutos sensibles ajenos a mis ideasQue aguardan una señal, una sola palabra míaPara embestir con bulliciosa y bárbara alegríaLa estupidez de sus iguales, de sus hermanos.Sé lo que me espera, sé mi destinoQue estoy al borde, lo sé hace mucho tiempoY que al llegar al límite mismo de lo insondableNo me entregué, pues decidí recorrer la frontera.Soy el que en las noches no masculla sus penasEl que en silencio agita la bilis más horribleSoy yo, el que vive del odio, el que niega la negaciónEl amigo de Crueldad, la mano oculta de Miedo.Soy el violador de todas las reglas, respetándolasTomo lo que quiero, y lo que no quiero, por vencermeMe bebo el orgasmo de las rameras más baratasY lo vomito en la copa de los sacerdotes que por ello pagan.Soy el que al que ya no espera nadaLe ofrece una tormenta de idealesEl que le roba la inocencia al más belloY le deja a cambio el entrever de lo irredimible.Soy ese al que crees ver y lo niegasEl que te mira con la sonrisa de saberteLa obsesión que ocultas cada díaLo crudo del vacío, la asfixia de lo pleno.Soy el que cambia los ordenes
  25. 25. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 25Soy el que no piensa, la idea fijaEl que en su ropaje lo oculta todoEl libro, la daga, el veneno y las compresas.Soy el que te quiere, y el que te despreciaEl que te necesita, y quien lo niegaEl que cumple los ritos de alimentar la rabiaEl que ha decidido ser cada punto que es.En mí nada es prestado, o adquiridoTodo es robado, saqueado, apropiadoLe quiebro el cuello al Tiempo, lo confundoCuando tras la cortina Guerra sonríe impaciente.Soy Onix, la piedra de tu corazónVine porque me has llamadoMe quedaré porque así lo quieresTe romperé el alma, y sé te gustará.Soy el más noble de todos, no lo dudo.Smarc12.12.0023:40Aquel sentimientoTe asalta despacio, con avisos tenuesTe mina los caminos, incluso los más estrechosEsos que ya no recorres, que has olvidadoY en el imperceptible atraco se lleva tus cosas.Te dibuja una risa, ahí donde ya no existíanY te siembra la melancolía en el sólido corazónTe muestra las estrellas para que veas cómo estallanPara que el polvo que queda, en la cena te ladre en la tráquea.Todo es nube, y toda protesta desapareceYa no importa el desierto, ni la tormentaEl agua no moja, el calor no secaLa vida es un objeto en manos de quien se ignora.Las ilusiones se vuelven manantial de abejasDel reposo a la conflagración, el veneno que no mataEl que te lleva a la agonía, sosteniendo tu lucidezPara que clames lo que no tienes, lo que ahora deseas.Te muerde los dedos cuando los arrimas al picaporteTe corta los labios cuando saludas a quien no esTe endurece la almohada y petrifica el colchónLe tiñe de rojo al gris, y jamás pide perdón.
  26. 26. Prisma 26Te ofrece la visión y de golpe comprendesA una hora precisa de la siesta o de la madrugadaQue nada importa, y que eso es lo que importaY así te entrega la correa que sujeta a quien ignoras.Poesía, música y conquista, te hace el estar detrásManejas las palabras, las notas y la espadaY no hay sol que no puedas nublarY no hay noche que no puedas esclarecer.La sed te embiste, y con dientes apretadosSonrisa inmóvil y ojos brillantes, la vencesSin piedad, con lo talones sobre el mundoY la mano ansiosa, buscando esa cintura Jabalina rumbo al blanco.Te seca la boca, y te la parte en dosTe postra en una oración, a los rezos masculladosY te muestra el vacío que yace en un cajónPara que le sonrías a la muerte, a esos metros bajo tierra.El asfalto se vuelve blando y espumosoTodos los hombres son buenos y tiernosTodas las mujeres, sinceras y fuertesNo hay enfermedades, los noticieros caen como plumas.Todos viven, todos en un sólo instante, que no llegaEl tener es la insignia, que te ha cerrado los ojosY sabes que has dejado de saber, sabes que has perdidoPero sientes, en tu nombre olvidado sientes, que puedes.Es fácil, como desprender una manzana del árbolLas consecuencias son ciertas, manual de instrucciónLo cierto, dices, es la carencia del imposibleEsos labios exactos, tus manos entre su pelo.Cedes, todo el tiempo cedes, y le encuentras valorJusto cuando descubres que no duraQue alguien se va primeroQue cuando llega, no llega para quedarse.Smarc04.12.0022:57La certeza fugazMe preguntaron hoy, con algo de ácido
  27. 27. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 27Si qué tenía, si qué guardaba como tesoroQuise responder muchas cosas, o pocasY entonces opté por callar, porque ya sabían que tú no estabas entre ellas.A veces se me complica un poco, eso de las horasQue son tantas, y aún así pocas, ya sea que se midanDe acuerdo a cosas que se soportan, o cosas que se gozanY sumarle a ello todo el laberinto de decir lo inefable.Detalles preciosos, como tropezarse y no emitir quejaY ese reír de vez en cuando, sin ningún motivo, por nadaPor no tener nada más que una esperanzaPor no vivir nada más que no sea la preparación de la llegada.Mentiría mucho si dijese que conozco el sentidoFalsearía mi propia vida si fingiese comprenderlo todoY así, sumando y restando, no me queda lo que tengoPues, en verdad, tan sólo puedo rozar lo que alcanzo a imaginar. Y es aquí donde estás.Con los años - en este caso demasiados - se aprendeQue la humildad habita en no pretender el cielo enteroPero, que al tiempo, el orgullo pide una jaula más ampliaY que la guerra o la paz nacen en la concesión o la negación.Con los años, en este caso escasos, se aprendeQue partirse duele mucho, y que doblarse puede doler másQue entre la corte y el pueblo hay sólo una opciónY ante el fracaso, la incertidumbre de tu comprensión Y es aquí, dónde más no estás.Duele.Entonces es un juego, azar, responsabilidad de los entesO un deporte, algunas pruebas, habilidad, y el trofeoTambién la guerra, victoria o derrota, escribir o no la historiaY más lejos, el perro manso, que en silencio espera la caricia.Sí,Hay que comerHay que abrigarseHay que dormir. Tienen que hacerlo.Sin embargo, lleno de astillas, restos de vidrio en los ojosEs bueno saber y vivir, que una desilusión, o todasNo son tan suficientes, no son tan llenas, no son tan...Cuando lo que sospecho, y presiento, es lo que es Con la total prescindencia de nombrarlo.
  28. 28. Prisma 28El poema perfecto, el que lo saben tan sólo dosEl mismo que leen y leerán todosEl que ha sido sentido por uno solo, en ausencia del otroY la certeza fugaz – tuya- de saberse objeto de anhelo De un alguien desconocido.Smarc31.10.0000:50Cosas de AcuarioIntento hacerme caso, dejar que nada me afecteY en este intento, que siempre logro realizarSe me escapa todo, y no llego a nada, y entoncesRecuerdo en el humo que no tiene caso, y eso es bueno.Así, cuando caigo y la ayuda llueve en los teléfonosEn los cafés y en cada pub que visito todas las nochesMe oprime el pecho esa certeza de que nadie ayudaY que nadie podrá, si no quiero, y sé entonces, qué quiero.Las más, en la embriaguez de ciertas victorias secretasNo es tan grave para mí incluso desterrar lo serioIncendiar un poco algún corazón, apurar la risaEn ciertos ojos lánguidos, para confirmar que sé lo que quieren.Sin embargo no es así como soy, pues no encuentro trinidadMinerales, vegetales y animales; Dios, tu y yoEl escritor, el lector, el editor, ese pecado de los rielesY la juventud de negarlo y no aceptarlo, por pura rebeldía natural.Yo sé, dice Acuario, y quien sabe, ya sabes, no quiere cederMaraña frágil, satisfacción instantánea, y estar así, quietoSabiéndome mirada de soslayo, el ofrecimiento del todoA la nada, tarde y madrugada, ni noche, ni día, dos labios Abiertos, cuando me reciben para poder dejarme ir. Entreabiertos, cuando duermes y me cedes el mirarte. Cerrados, cuando vanidosamente quiero que me sueñes.Pudiera ser, mirando más allá de toda pretensiónQue mi humildad anide en el deseo de que mis cosasEn parte sean las tuyas, sin hacerte, sin cambiarmeDe algún modo enroscarnos, ajedrez de n dimensiones Para hallar en la sonrisa la sorpresa de no ser diferentes.Pero ahora, la copa de oro, la luz de un celular que titilaTitubeo irracional, querer que llames, inseguridad de que vengas
  29. 29. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 29Enseguida hallar la razón: no quisiera que tengas ninguna historiaBuscarle la vuelta solución: sin experiencia no hay comprensión. Silencio, darse la razón: espero lo improbable.Ahora me acuerdo, no llamarás, no vendrásMañana las excusas, o dentro de un año, o dosY seré el mismo, porque con ello cuentasY serás la misma, eternamente, hasta que aceptemos entre los dos Que hemos venido cambiando, desde siempreAcuario espera a Acuario, tejiendo y fingiendo una sorpresaMientras prepara dos mil quinientas sesenta y seis, todas ciertasBeatriz te llamaban, agregándote como apellido el nombre del sabioMientras yo, mirando la luna me dejaba ir hasta el Dante, sin Virgilio.Eran otros años esos, hay que recordarlo, ese tiempo (existe?)En los que había emoción en la espera, y en el encuentroCuando todavía no sabíamos, que cierto placer, alto, frío, de águilaSe esconde ahí, sobre la almohada solitaria, la sonrisa de sabernos Sin premura de sentidos, de algún modo, en algún sitioVes? No llamas, no lo harás, y no vendrás, lo sabíamosPensar que en esos años esto equivaldría a traición, odio en las entrañasPor eso no lo hicimos, y cumplimos las reglas de nuestra edad sin tiempoPara llegar a este ahora, en el que nos ganamos el lujo, despiadadamente De poder decir, sin naufragios: comprenderá.Smarc19.10.0023:18El juegoNo existe lo que llaman traición, y menosToda la enojosa fábula que habla de la mentiraPudiera hablarse sí - entre infantes - de algún engañoUna idea, una polarización, un negarse a ver.Entender aquí el terror de los ancianos, el mal juicioQue saber las cosas no sea suficiente para conocer las gentesY entonces, así, a mitad o al final de la vida, todo perdidoLa culpa es vuestra, por temerosos, todo el tiempo.Lastimosamente, tengo que decirlo, atender no es suficienteVoluntad es la mágica sabia inicial, alimento de vidaQue para trepar necesita esfuerzo, sea tronco o talloY llegar al extremo de fructificar, florecer, y dejar de ser.
  30. 30. Prisma 30En la penumbra, claramente distingo la cierta tentaciónY es mía, tan mía la decisión que el egoísmo no alcanzaYo decido, yo juzgo, yo conspiro, a estas horas de quietudCuando dudo, con las manos sintiendo la tensión del arco.Tal así la empresa, la más grande de todas las cotidianeidadesCaerás como presa, pieza y trofeo, necesidad de mis faucesO caeré bajo una seducción de instantes, cariño desconocidoO caeremos ambos, entre el humo y el vino, sin querer futuro.Senos y glúteos, y la necesaria sensibilidad ante las historiasPero dime – ahora que sé que sabes – bajo esa piel que me atraeSerás mujer precisa de cuerpo joven, sacerdotisa de la esperaO la niña dolida, de usado cuerpo, a la espera de una venganza?Mío el juicio, mía la ejecución, donde no intervienes, salvoEn la recurrente influencia de tu imagen, susurrándome presagiosQue juegan a dolerme en esta valentía de mostrarte lo que séY obligarte desde mi atalaya, a confesar que en mí ves lo que hay.Lleno y vacío, como cosas definibles, narrables, sin impacienciaPara estar así, en la distancia, sin comunicación, por voluntadSin deidades, ni destinos, ni rieles, ni mapas, tan solo y crudamenteEl juego cruel, la férrea apariencia de pretender depender, o no.Por ahora te cedo la ventaja – es de mí que se mencionan batallasDe invadir en halito de un par de caricias, los resquicios de mis ventanasJuega, también tú decides en una parte de la trama, lo demás es solitarioLos naipes abiertos, los ojos hacia adentro, y una mano que tienta en la nada.Smarc16.10.0023:33Mi y griegaLo que para todos fue obvio, lo fue para mí tambiénSalvo que yo lo puse en duda, y todos le negaron posibilidadNo debí haberte conocido, no debiste haberlo propiciadoSabiendo tan bien, como yo, que no sabemos perdonar.Qué es esto que hace que sepamos?Y sabiendo lo postergamos, como si algo ganáramosEn un convencimiento que no es real, que no es ciertoCopo de algodón, bella presa, hecha para mí, para mí.No me pregunto ya qué pasará si te hago míaMe pregunto qué habrá de ser de mis días veniderosDe tus días idos, de todos los parpadeos que dimosCada uno en su celda, a su manera, si un mismo lecho no nos atrapa.
  31. 31. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 31Soy un Argos balbuciente, en desarrollo, pero ya hábilY desde mis ojos, por un momento miro, tus senos, mis cejasCinco mil años, y estos días, y pensar que dentro de pocoEn dos o tres milenios más, no podré tocarte, como ahora.No es prisa de juventud, ahora soy mortal, es flecha, es chitaCarrera rápida, sin esfuerzo, por necesidad de alcanzarNecesitado de un alimento cruel, caliente y tiernoQue al devorarlo me ofrezca como recompensa ser devorado.Te necesito frágil para en tu nombre destruir sin piedadY blanda, para reposar entre gaviotas - esos besos tuyosCon mi espalda contra el suelo, distinguido del mundoPor tu cuerpo sobre el mío, como una y griega invertida.Dormir, por vez primera, en el mismo instante en que nacenTus celos, cuando el águila caza la serpiente, y esta muerde al victimarioFusión de garra y veneno, tus ojos abiertos, contemplándomeCon la mano en la daga, la que lleva toda mujer - cuando lo es.Misterio de la no tristeza ante la visión eternaFuria escandalosa de casi decir lo que quieroEn un jadeo de asfixia en medio de tu cuelloPara que sepas y me quieras, y me tengas, sin tenerme.Hoy ya es así, brisa helada y bajo el algodón, la piel tersaSin nadie que la recorra, con el asfalto entre los dosY horas que fingimos prohibidas, compromisos variosCreyéndolo por ráfagas, esperando el mareo de nuestro encuentro.La próxima vez - por fin somos la próxima vezPromesa, vértigo del tiempo que transcurre inseguroY esta manera nuestra de no decir nada, u otras cosasJamás lo nuestro, todavía, nuestras bocas no gustan del diálogo.Smarc15.10.0014:56Para recordarmePara qué entrar en mi mentePreguntar por mis horariosIndagar por mi origenAllanar el camino de mis gustos?Me harías un algo en un muebleCon mi rótulo y título, en su lugarY así, despacio, esfuerzo de la nadaMe irías olvidando, para recordarme.
  32. 32. Prisma 32Smarc12.10.0023:20La otra vez, contigoEl agua se me escurría por el cuello de la camisaY era siempre una calle llena, vacíaBuscaba, algo aterido, sin mi sonrisaEl camino y el puente, el encuentro profano.Me dolían los pies, de tanto asfalto partidoY la desesperanza me ganaba las tardesY las noches, como un maestro al alumnoTodos los días, durante años, el horario.No quieras más, príncipe mío, me decíaPara clavarme un poco más la daga en el pechoY no evitar así el mareo del agotamientoEl sueño sutil del que nunca más despiertas.Vino el viernes, el día de mi diosa protectoraY a las primeras horas, ácida madrugadaMe regaló su boca, ávida y sedienta de victoriaY tomó de mí el deseo y me lo devolvió más intenso.Y me clavó su imagen en la retina, y su sabor en la pielY me prometió el olvido fácil, y perder la sonrisaY al día siguiente no estuvo sino en mirada esquivaY al saberla soberana no pude más que someterla.Mía es la fuerza, y mío fue el placer sapienteDe torcerla pura , haciendo suya mi voluntadPoniendo en ella todas las ansias de mis jadeosLa desesperación única de toda entrega brutal.“He mordido manzanas”, me decía mi poetizaMientras yo mordía su boca y bebía su salivaY recorriendo su piel, blanca como la nieveMe quemaba por dentro braceando en un mar de ansias.Una madrugada, aquella, la hice mía, y así permaneceráY jamás nadie habrá de llenar la copa que yo escanciéY de ahí en adelante será ella en relación a míY no será justo, pero fue hermoso, y puede retornar.Y si alguien pudiera, en toda su inocencia, mostrarmeLeerme, dibujarme y describirme como sea un reclamoHabré de mostrarle ciertas tardes, y ciertas nochesCon la lluvia escurriéndose por el cuello, y frío.
  33. 33. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 33Esto que soy, no me lo ofrecieron, lo busquéY no me he fijado demasiado en los preciosLo acepté, y lo quise, y no lo he de dejarEn tanto un suspiro mío encuentre otro, de mujer.Sí, tendré yo la culpa, todo será responsabilidad míaNo seré yo quien quite el pecado del mundo, pecaréY todos los dedos me acusarán, y será lo mismoSiempre, porque hay algo que yo tengo y nadie más.Y a ti, que espero, alguna vez, hermosaMe veas entre tintas y producto de los árbolesTe digo, con este corazón repleto de sangreQue de ti partió, y en ti habita un punto, diferente.Es poco, habrás de decir, para tus adentros,Lo sé muy bien, como tantas cosas que séY sabré, claro, que explicarte no bastaráY lo aplaudiré, para colmo, para no explicar.Sin embargo, desde mí el conocimiento de los siglosY de millones de momentos creados y aceptadosY entre ellos, la madrugada del viernes, aquelAsí, para que veas, profano, cierto, real, irreverente.Te coloco en mi memoria, y te hago pedestal y figuraY sal que puedo mirar y tocar, sin ver el pasadoPara decirte que todavía no me basta, todavíaY que tu, vos, mi dulce, me diste lo que yo quise.Es por aquí, pasa, soy yo, es mi reinoTodo es tuyo, porque no me importa nadaTodo es tuyo, porque adoro un besoTodo es tuyo, porque eres fruta y yo el hambriento.Toma todo lo que quieras, sonreiré siemprePues ya he tomado todo aquello que he queridoUna miel, y en un instante, y no te has dado cuentaAunque sé que sabes, lo que yo, y como yo, no lo admites.No soy mejor, no soy superior, y tampoco lo contrarioSoy, como tu, como todosBúsquedas y hallazgos, tiempo de espera y marchaY un algo más, mi dulce, ese coincidir, en una madrugada.Smarc08.10.0022:53Algo que se va
  34. 34. Prisma 34Vamos a ser francos, por una vez en la muerteQue es lo que nos queda, después de nadaPara intentar al menos llegar al odio sinceroAl menos de tu parte, corazón débil, sin estilo.Prometo no volver a mirarte, aunque lo deseePara tejerme una superioridad infinitaY estúpida, como la negación de toda reglaVías y rieles de un mismo vagón eterno.Vomito un poco en mi solitaria existenciaY confieso sin atisbo de reverencia que en verdadNo me gusta, no quiero, y duele y caída y todo,Y no importa, porque no tengo nada, salvo sentir.Sé, lo sé demasiado bien, que mi error es simpleEs cuestión de egoísmo, de triunfos realizadosDe camas compartidas con decenas de cuerposOfrecidos en la mentira y ocultos en la entrega.Aún así, en este presente de noche posibleNo hay nada, ni piedra ni tela, imagen algunaQue haya sido tocada por nadie, nadie, nadieQue no sea yo, el viejo orfebre de exclusividades.Lo tuyo, en cambio, es bonito por muchos ángulosY no es vulgar, y no es ordinario, y no es pocoY, sin embargo, no es exclusivo, y ahí tu verdadAmanecer entre rocas, acompañada, mirando otra cosa.Y no darás el salto, no querrásTuya es la tierra, tuyos los hombresTuya es la historia, tuyos los momentosTuyas las fotos, las vueltas y las idas.Todo es tuyo, si lo quieres y anhelasEs solo que a mí no me bastaAunque me importe, de soslayoY me mienta al sonreírte, sin mirarte.No importa, tienes, es lo que importaEs lo cierto, y es lo escaso, y es ocasoAlgo que se va, y que volverá más tardeCon el tiempo sobre el hombro, sobre tus ojos.Lástima que el tiempo exista, no?Ves? Ya se fue.Smarc07.10.00
  35. 35. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 3503:09 Ellos
  36. 36. Prisma 36Una limosna, por amor a...En el bochorno de diciembreCaminaba por las calles repletasOfreciendo las frutas que llevabaEn un canasto de dudosa calidad.El precio era bueno, era pobreY aún así la venta era difícil.Su aspecto no era el mejor,En los ojos se le leía el hambre.Siempre lo veía al mediodía,Cuando yo volvía de almorzar.Y entonces se me revolvía un pocoadentro, aquello que había ingerido.Luchaba contra la pena,Contra la rabia ciega de ese dolor ajeno.No lo mires, me decía,No te dejes engañar.Mi mano, a veces traicionera,Un día logró robarme un billete,Se lo ofrecí con una sonrisa de mueca,La misma que utilizan los asalariados.En respuesta, muy mecánicaIntentó colocar alguna frutaEn alguna bolsa previstaDesde las cinco de la mañana.Mi gesto fue contundente,Me negué a recibir nada a cambio.Así fue que concreté la limosna,Aquello a que me había estado negando.Y sentí lástima, cuando al aceptarSe marchó despacio, cabizbajoPorque entonces comprendíQue este mundo es una limosna.Smarc27.07.0023:34hsEl riel de medianoche
  37. 37. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 37Sobre mi cabeza el techoSobre el techo los rielesSobre los rieles el trenTodas las noches, todas.Agujereando las pequeñas ranurasDe un espacio invisible, intangibleSe filtra el sonido, no de ShubertSino de toneladas de acero y aceite.Debo cortarme una oreja,Perforarme la frenteO lamer en el sueloLa huella de tu recuerdo.Debo odiar tanto para amar como lo hagoDe esta manera que no tiene nombreQue no sea el tuyo, sin querer, otra vezComo si no supiese que la belleza es.Me canso de negar – meloInsisto, pero es inútil.A pesar de todo – corazón y pulmón –Todavía sé engañarme.Ahora se filtran los oloresEntrepiernas y axilasFemeninas y masculinasEscurriéndose entre los sonidos.Intento reconocerte entre la multitudDe ahí arriba, fugaz y estrepitosa,Pero es en vano, no vas en ningún vagónEsta noche decidiste dolerme en la ausencia.Juro no perder la mirada, ser.Juro escabullirme, por siempre.Juro soportar el tren, los rieles.Y así atarte, a tu libertad. Alma vieja, compadre, alma vieja Como un violín sin puente Con telarañas y el carbono 14 La red, de un gato que se hizo tripa sonora. No se puede luchar contra el destino Hasta que nos llamamos así: Destino, finalidad, blanco, meta. De forma vacía, pero plena. Unos tras otros
  38. 38. Prisma 38 Tubular realidad tabaquera Qué contarte hermano, Si tengo fierros en los ojos.Ya se ha ido, terminó el desfileDe vagones rancios y cables ajustados.Duró un instante (ahora que ha terminado)Que en su medida fue eterno.Dolió, y lo que queda es la heridaSin sonidos y sin oloresLa presencia más firmeLa que no se siente.Smarc26.07.0023:49LapsusToda obra de varón debiera iniciarse con un suspiro, en el cual pudieran estar incluidos todos losnombres de mujer. Es la verdad, para empezar. Y no es la mía, en forma única. Perdón, no suelopedir perdón, de hecho no suelen perdonarme, pero eso es otro tema... Las palabras son “cosasentre las cosas”, pero combinadas, juntas, hacen un algo diferente, por ejemplo “a veces”. Entonces,es mejor, porque a veces suceden cosas. Mientras más pienso en lo que más duele, más convencidoestoy de que a otro alguien le estará doliendo lo mismo que a mí, pero otra cosa. Entonces, como yosoy intelectual, me pongo en su lugar y comprendo, entiendo: empatía. Lo lindo es que ese otroalguien no hace lo mismo. De manera que de grande paso a ser imbécil. Ahora bien, lo mejor detodo es que si no lo hago, paso a ser la heladera cruel y egoísta. Entonces, qué decidir? Antes detomar una decisión es preciso tener en cuenta que el “juicio” es ajeno, y que ese juicio ajeno meafecta. De manera que partiendo del final de que decida yo seguir comprendiendo – imbécil –, odecida no comprender más a nadie quien quiera sea – grande -, nada va a cambiar, la pregunta esqué me pregunto? Claro, porque ya no hay preguntas.De manera que te digo lo siguiente: NO VALE LA PENASmarc31.05.0000:34Saeta Un esqueleto, parecía, sólo después pude darme cuenta de que era un cuerpo humano, unapersona, destruida por los días. Trapos eran su ropa, encías abiertas y podridas su boca. Y lapodredumbre de sus labios besaron mi espalda. Quién no siente miedo, Aníbal? El dolor no te hace más fuerte, sino el vencerlo. El-Arish, lariqueza y la pobreza de sus calles, el mar. La canción de Mignon de Tchaikovsky, ojalá supieras lo
  39. 39. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 39que es escucharla desde aquí, con el mar. Por qué, en verdad, por qué no la escuchas? Cuál es turespuesta? Yo te contaré cómo fue que Claudio llegó a Bretaña. El mundo se pudre, bajo mis pies, y ya no me importa. Para llegar a la certeza del poder de posesión, se debe primero, lograr la seguridad de que nose podrá ser poseído. Haciéndome yo incontenible, a quién no podré contener? Incluyéndolo todo,quién podría excluirme? El límite entre la vanidad y el orgullo. Y un puente de labios uniendo el límite. La condición detener es ser perfecto. Mientras tanto el mundo se pudre, bajo mis pies. De noche no es posible trabajar, puesto que durante el día se mira lo que una noche se pudover. Una perra flaca amamantando a sus cachorros. Tengo yo que verlo? Todo es así? El gusano habla y dice que es gusano. Pero, qué animal es el que escribe que el gusano dijoque es un gusano? El mundo se pudre, y a mí no me importa. Y aún así, espero.Smarc19.04.0000:15hs.Entre plazas y palomas No quiero afirmarlo, por eso digo que no sé si sabés lo que es estar así, acurrucado en la cama,conteniendo lágrimas, con la tormenta afuera, y sin rutas de escape. Yo sé, que estás fuera, cálida y presente. Y sé, que el precio no se elige, sino que se paga o no.Yo no escribo por placer, no lo hago por necesidad, lo hago porque me duele, y porque nada máspuedo hacer. A diferencia de aquél, a mí no me dieron a elegir. A diferencia de aquél, yo soy un punto, nouna carretera, a pesar de que por ella se pudiera dar el tránsito que nos una, pero, entonces, seráhablar de la carretera. Como ves, no tengo precio, y respecto de vos, sos inadquirible. No soy mejor, por serdiferente, soy diferente por ser el peor. Así te ofrezco mi posibilidad de redención. El juicio de tuboca, perdonando la distancia de la mía. No soy de los que perdonan, rencor es mi segundo nombre. Si de mí dependiera, me vengaría.Sólo algo me distrae de tan noble empresa, tu boca, antes que sea tarde. Y como siempre es tarde,me quedo solo, repitiendo: no fue porque quise.
  40. 40. Prisma 40 A pesar del gallo – de cuello pelado hasta la depresión – no habrá piedad en las plazas.Siempre estarán los jubilados, siempre estarán las palomas de gris vestimenta. Y entre la senilidadde aquellos y la voracidad de estas, no tendré más que vanidad. No importa, lo prometo. No importa.Smarc27.07.0000:11Un espejoQueremos perdurar, desde el preciso momentoEn el que comprendemos, sin saberlo aúnQue todo lo que tiene principio, tiene final.Somos rebeldes, por naturaleza y por ley,Por eso inventamos las reglas civilesPara que no todos puedan ser lo que son.Tan vil es nuestra especie que no se soporta,Se odia a sí misma, volcando su imaginaciónMás para destruirse que para vencer al tiempo.Es como un vómito en un salón de mármol,Basta medio litro para que el ambiente hieda,Lo mismo el hombre, la mujer, y sus hijos.Para qué salvar a nadie, si la eternidad es cierta?Sólo queda la magia, terrena, vulgar, y mentidaY comer una fruta hermosa, y convertirla en mierda.Equivocados todos, desde Plotino hasta Dión,Ni hay belleza en uno mismo, y en absolutoNada es complicado hasta la voluntad.Lo nuevo no es novedad, es sabidoY lo antiguo, pese a todo, también se sabe,Qué entonces de lo desconocido?El demonio meridiano es un vacío perspicaz,Que disfrazado de pecado te ofrece hastío,Y algo más, el aburrimiento desde las manos.Preguntas y no hay respuestas,Callas y no hay respuestas,Respondes y de algún modo te asesinan.El arte de moverse en la quietud,Despertar al idiota y adormecer al genio,Juego brutal, del que nadie toma nota.
  41. 41. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 41Mejor es no tener ejemplos, ni citas,Así es maravilloso contradecirse,Y de ese modo abarcarlo todo.La gacela mueve el rabo, olfateando el aireMientras el leopardo la observa, quieto,Y ninguno de los dos sabe lo que hace.Esto no es bueno, y no es malo,Es simplemente un espejoQue no refleja nada.Y no soy yo quien lo mira.Smarc23.08.0023:21AbdemíoEste momento sacro, de silencio victoriosoEs el motivo de mi guerra, la de mi entregaLuego de semanas en los bosques germanosLejos ya de los atardeceres frente al Danubio.Una idea persistente se impregna en el aireCuando yazco frente a mí, ante el campamentoAquella que me susurra una trinidad débilPero que me conduce liviana a este vacío.No hay fuerzas en la derrota por el cansancioSolo cierta sumisión ante la nada del imposibleY acaso, un estallido sofocado del almaUn estertor no confesado y jamás sentidoQue nace de la muerte de quién no ha de llorarsePor haber tenido y haber llevado algo diferenteUna vida propia, una historia ajena, un baúlEn donde los años se guardaron como reliquias.Me sé el dueño de un ideal indolente, sin piedadPara sin reconocerme pecado alguno, nunca,Sepa sin fin hallar la total carencia de consueloAnte la gigantesca tragedia de no encontrar, aún.No es más que un instante sagradoNo hay más que verlo llegar y partirPara empezar de nuevo la historiaQue será volver a un nuevo sitio.
  42. 42. Prisma 42Tocar, si yo pudiese, ahoraSi no supiese, que puedoSi no pudiera, saberSi no quisiera, lo que sé.Smarc06.09.0000:09No es más que dineroNo es hacer el amor, es tener sexoDijo la mujer, por vez número milCon tus labios no podrás tocar mi pielAgregó mientras de la ropa de despojaba.Y el pobre hombre, tristísimo tuertoHacía más preguntas, casi lograndoConvencer, y convencerse de que élA su edad, no sabía ya las respuestas.Por cosas así he puesto un cartelEscrito con mi puño y letraQue colgado en la puerta de mi casaDice: no es más que dinero, sal.El sol me saluda impetuoso y exactoIgual la sólida vereda, sucia y gastadaBuenos días, digo en mis adentrosY una sonrisa me asoma en los labios.Me miento concienzudamente de almaHasta sentir por todas esas ratas mañosasUn afecto fraternal, lleno de calidez píaOlvidando de propósito la bilis dentro mío.Agradezco el rostro que me ha sido dadoY con él, rozando la gallardía, respondoA cada mirada que como mariposa ebriaSe posa libre y con fijeza sobre mis ojos.Pasos breves y rápidos, vista al frenteEntre el aliento emanado por el ganadoY algún que otro cuerpo femeninoLleno de humedad contenida, y falsa.Así, un poco despacio, el tiempo diarioEvitando las ofensas, no se trata de míSoy un alguien más entre millones másY en mi nulidad hallo el reposo de no ser.
  43. 43. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 43Pero, por esa ley que se aplica a todosAquellos que nacieron bajo mi estrellaNada que sea sencillo puede durar en excesoY entonces, acabado el día, retorno, siempre.Cruzo de nuevo la puerta, con el cartel detrás.Smarc20.09.0023:29RápidoRápido!, no queda mucho tiempo, sólo minutosy aquí, debes ser capaz, en instantes efímerosde comprenderlo todo, desde lejos e intensamenteya vienen, lo oyes? van a llevarte, ahora.Está el cuerpo, la mente, las dispersionesno hay tiempo para sentir de verdad, no?Es la presión, esa historia desordenadate mantendrás en la cima de las emociones?Si fueses capaz, quizás logres escalar la montañay desde ahí poder divisar lo que fue, y lo que escon esa sensación del mundo a los pies, y,sin embargo, no crearte demasiadas expectativas.Quizá no lo tengas, sería lo más natural, dada tu edadpero quizá, puedas entender que tienes exactamentelo que no tienes, y no es eso lo que importa, pueslo verdadero, lo real, es este momento, ningún otro.Y ya se fue.Llegaron.Sin ti.Smarc22.09.0020:20El lugarObligarme a desistir, y perder mi atención, y perdermeO soñar durante doce años acerca de mi juventudY no llegar jamás a tiempo, aunque el alma la empeñeEn detener al sol, al universo, a un par de espigas.La mejor opción, casi llego a concebirlaEs más que renunciar, y más que actuar
  44. 44. Prisma 44Yendo más allá de los tiempos, lo que no tuveY lo que dejé ir, para ahora, comenzar a saberte.Un poco más, lo tengo memorizado, sólo un poco másY así posarme en el umbral, en el punto de descansoEn donde nace el orgullo de haber logradoTransitar la humillación sin desviar la mirada.Y así desembarcar en el puerto desiertoEn donde no hay más que un par de letrasY una te abre la posibilidad, y otra, silente,Sugiere quedarse ahí... ahí... ahí... aquí.Smarc28.0900:06El juicioCantaban con las gargantas horadadas de sed de gloriaY en el aliento se fijaba la crudeza de las cebollasMas en los ojos, duros y tiernos, en verdad te digoNo había más que vida, roja de pura naturaleza.Ni siquiera lo siento, buena moza de finos labiosEl mestizaje es bueno, para quien lo considera buenoYo tan solo soy un descendiente fiel, y esto no es pecarNi despreciar, es reconocer el celoso beso de mis padres.Desde el tiempo en el que los cadáveres eran de orgulloHabía comenzado ya a escribirse, griegamente, esta hojaDe filo de suspenso, de solidez masculina, pura tentaciónPara que cada palmera recuerde la cercanía de los tigres.Y en esta realidad tórrida de escandalosos afectosSobresale la total indiferencia de mi barcoA través del cual viajo, sin ninguna estima ni atenciónUniendo en arduo silencio la Historia y su fin.Así es la pureza, reacia a toda razón, pues es de castaUn origen que no está en la sangre, sino en las costumbresComo el ropaje más verdadero, aquel que no es de hiloSino de horas vividas en el ritmo de los santos ritos.Disculpa entonces, si tu urbana vida se turba por mi juicioVengo de lejos, y aunque no llegué para quedarmeNo es de mí, ni de mis ancestros, pasar por alto nadaQue siquiera roce el intento de cambiar nuestro rumbo.Condenados quedan, los de tu mesa pública
  45. 45. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 45A decir las cosas con toda ligereza, y así caer de brucesInsospechadamente, al vacío terreno y espinosoDe la sangre derramada, para continuamente ser olvidada.Smarc29.09.0019:05Mi final?Lo vi, esta tarde, el presentimientohacía calor, y todo iba bieny llevaba un dolor encima, grandey me negaba a sentirlo de pleno.Y en la calle había el transitoy yo miraba sólo a un ladocon las cosas que uno llevaen el alma, cuando sale a la calle.Y sabía que no podía pedir ayuday sabía que no había certezasy sabía, que alguien me llamabay que a alguien había lastimado.Y no tenía a quién decírseloY una cuerda de acero sonabacortando el aire, llamando a mi mentehaciendo que mi corazón acepteLo que el resto de mí no queríay que ahora podía verlo, cercay claramente, como nunca antesa pesar de haberlo pensando tanto.Hoy lo vi, esta tarde, en las callesmiraba a un lado, soloy de contramano, ebriedadno pude hacer nada, sólo mirarel instante previo, mis labios entreabiertostras el cristal, un rostro enloquecidoy el calor del metal rugiendo más cercamás, más...Smarc29.09.0022:02Negar, y olvidar las reglas
  46. 46. Prisma 46Guerra, santidad, inmolación de mi nombreLas tiendas cerradas, el polvo del desiertoY todos los pescados pudriéndose al solCon los ojos abiertos, mirando el abismo.Atravesado por una lanza romana, míasDolor y desmayo, y luego la sed, seguirY aquietar el espacio, tomarlo de la manoY hacerlo sentar, mirarlo, dialogarlo.Había visto el fruto maduro, carnosoPromesa de sabor sin igual, y entoncesCerré mis ojos, puñal en mano, y diEl salto preciso, el golpe, al centro mismoClavé violento mi hoja de dos filosUn dolor me comió las entrañasAbrí los ojos, desperté, sin sombrasEl acero en mi corazón, de mi propia mano.Recordar apresuradamente, con tiempoLa leyenda primera de mi pubertadCuando los ancianos me permitieron al finAcercarme al fuego, al calor de las historias.Y comenzar así el trágico destino de conocerLos caminos y los hombres, los vacíosComo el de Gad, el más terrible, muertoPor él mismo, obligado por los diosesA luchar contra sí mismo, sin saberloComo cierta parte de mí, obligada a buscarSin descanso, mi propia altura y destrucciónPara que no haya nada más terrible, mas que yo.Para hacerme hombre, en aquel entoncesTuve que alejarme de las mujeres, siempre solasY en ese destierro se forjaba la única condiciónSaber guardar un secreto, sin respeto a la muerte.Qué otra cosa hay en el mundo que sea ciertaComo el beso esperado y alcanzado por añosPor encima de la más grande batalla y victoriaDebajo del cielo, un grano de arena, en el mundo.Heridas, toda una ciudad de cien heridasCantos y lamentaciones, todas falsasMe lastimo y me abandono a la curaSoy mi verdugo, y soy mi galeno.Prefiero desde todo este entonces
  47. 47. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 47Las frutas secas, la aridez en la bocaSumergirme profundo en todas las rocasY llegar a ti necesitado de beberte toda.No es más que unir los tiemposSin condiciones, de principio a finCon sólo una idea grabada en la frenteApoyado en la fuerza plena, único motor.Smarc01.10.0014:24Metal nocturnoDepresión de infanciaJuventud de certezaVejez, eterna madurez.Buen día, soy yo.Smarc07.10.00Los ejemplosEl ejemplo está en las calles iluminadas de GalesPedazos de cristal y acero que hacen un edificioY en los ríos contaminados de SudaméricaAl borde de los cuales se tejieron poemas de verdad.El ejemplo pudiera estar en las nubes descritas por un niñoEn el vino consagrado que un sacerdote bebe muy dolidoY, por qué no, en la mudez del que no sabe expresarseComo en el torrente de vocablos de quién no tiene qué decir.Hay ejemplos, conviene decirlo, que habitan en el nudo de lo inerteEn una piedra que descansa sobre papeles en un escritorioEn pequeñas piezas de metal que sujetan otros tantos papelesY en cajas portátiles que transportan esos papeles y esa piedra.Ejemplos más precisos, pero más contradictorios e inciertosToman posesión de un arco iris, un suspiro, un cerrar de ojosY por supuesto, un dormirse desde lejos, y un callar abruptoSin dejar de lado el saludo mañanero y la fuga sabatina.Ejemplos los tenemos todos los días, en todas las épocasLos tenemos en el tiempo, los tenemos en el espacioLos hay en un sentido, y los hay en el sentido opuestoDel derecho y del revés, lo cierto es que nos sobran ejemplos.
  48. 48. Prisma 48Y aunque sea increíble, también tenemos a quienes los siguenA veces laten a nuestro lado, a veces todavía viven en un libroY tenemos a quienes los niegan, y a quienes los ignoranTenemos, siempre tenemos a los ejemplos y a su estigma.Lo que nos falta, ahora que no lo piensoEs ese número racional de personasQue sigan el ejemplo más sencilloEl de seguir a quien sigue el ejemplo.Smarc25.04.0123:45Protesto sin pagaréSoñaba, con toda mi piel soñabaCon mis órganos saturadosCon mi mente y mi espíritu y mi almaCon todo lo que soy soñabaCon una verdad única, terrible y puraQue me partiese y me hiciese partirDe aquí a mí mismo, al centro de otroFin del tiempo, de la forma, de la fuerza.Quería, con toda mi juventud queríaCon las manos ansiosas y los ojos fijosCon el andar apurado y la frente levantadaCon la sonrisa de loco cometa queríaUna alegría imprudente, vorazCapaz de destruir las lozas ajenas y propiasResistente a todo mar y a todo desiertoCampo ideal, de ideales, sobre el cual sembrar amapolas.Pretendía, orgulloso de mí pretendíaCambiar lo más estable, mover lo que no está fijoAnular diferencias, diferenciar lo idénticoConvertir las cosas, y verter el universo en ellas.Tocar, con un solo dedo mi mano tocar el imposibleCon una sola mirada abarcar el infinitoCon solo este cuerpo sentir toda la eternidadY asirme a un alguien durante un viaje transmigracional.Imaginé, cuando entonces, ya presintiendo otros entesUna ciencia semejante a mí, de carne, libros y pasionesPrudente, eficiente, toda ella construida de certezasY por la cual, la comunión dependiese de teclear botones.
  49. 49. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 49Y lo que veo es tu risa al recibir un ramo de floresY al fijarme en la esponja tirada en el suelo me duele todoY se desencajan mis piezas cuando te cuidás de la lluviaCon un paraguas prestado, agachando el cuello en las esquinas.No hay ternura en la soledad, no se está solo en la ternuraContigo los conocidos boletos a un lugar conocido de nadieParte del mundo, un mundo en partes, y el todo se escapaY la unión queda fija en los versos, los que no compartiremos.Mientras tanto los proyectos más altos, ir al cine, tomar un caféComprar el último best seller, alquilar la última películaSalir a la noche de los amigos más fingidos de la historiaY ponerle el rotulo de una felicidad que no creerá nadie.Y de lo gris hacer las visitas al hospital una tarde de sábadoDerramar un par de monedas en la esquina más transcurridaLamentarse de los desempleados y quejarse de los horariosEn una palabra, lamerle el culo al mundo y sentirse bien por ello.Y después de estas, y otras faenas un poco más complicadasComo levantarse a hora y cepillarse los dientes veinte vecesPutear en público por la suba del gas y de la nafta 97 octanosY el barquito de hierro que derramó petróleo vaya saber en qué mar.Convengamos, en la noche no hay comunicación, y esa es tu atalayaAbrigo de la incomprensión, y también de la ingratitudPara que nadie venga a vos a ofrecerte el perfil del que sufreY ni siquiera así basta, ni aunque rías, ni aunque llores, ni aunque calles.No sé, supongo que me niego a negarme, lo niegoQué se yo, cómo podría saberlo nunca?Soñar, querer, pretender, imaginarAlguien tendrá que aceptar, que admitir, que valorarQue en el fondo, y en un principio, nos parecemos mucho.Finalmente, puede que yo nade en mi necedadQue el error sea parte constitucional de mi historiaSin embargo, por si te sirva de espina, vos que sos tan rosa amorosaA tu certeza de mi locura, le ofrezco mi incertidumbre de si valés la pena.Smarc17.04.0100:08El consejoImagina que caminas y nadie lo notaQue ese que te observa habrá de morirQue aquel que de ti habla habrá de flaquear
  50. 50. Prisma 50Que aquel que te habla jamás te conocerá.Imagina que ese cuerpo que quieres lo tendrásQue el beso a cuya caza te lanzas será tuyoQue luego de tragar la pulpa estará un carozoPresto a romperte la garganta de acuerdo al manual.Imagina que tienes razón, pero no se te la concedePorque el que la expone eres tú, estatua a la vanidadPorque el dártela supone aceptar lo que no se quiere serPorque hay a quienes le importa lo que a ti jamás.Imagina que a quien tanto crees quererHuye o se acerca de acuerdo a tu fama comentadaQue en el mejor de los casos siempre serás caricaturaUna imagen dicha, sin posibilidad de confirmación.Imagina entender que nadie entienda lo que entiendesQue todo lo que llevas no lo puedas compartirQue todo lo que compartes no se quiera entenderY que todo lo que se entienda no lo puedas aceptar.Imagina también, que de 100, 2 decidan por 98Y que en ese 2 no esté el nombre del que te decidaQue entonces sepas que ya no estás en el 100Que no eres número ni letra, que no eres del lugar.Imagina el infierno, el cielo, y una vida en la tierraUna biblioteca y el mar, una adicción y su curaPonerle nombre a todo lo que ves, y que luego lo repitanO repetir el nombre de las cosas nombradas por otro.Imagina ser lo que quieren, lo que quieres, y no serTransitar y mutar, o permanecer en una tenue eternidadImagina, muchacho, lo que harán contigo mañanaLo que habrás de hacerles, todo lo que se harán.Imagina tener que llevarte cosas a la boca para vivirQue para seguir haciéndolo las tengas que devolverQue tu risa dependa de lo que otros hagan a ciertas horasY que tu llanto nazca de quien ignora más cosas que tú.Imagina depender, depender toda tu vida siempre de algoQue no serás libre nunca, en ese nunca que te enseñaronQue vivirás en la prisión siempre, ese siempre aprendidoQue hagas lo que hagas puede que mueras en el 100.Imagina ser especial para un grupo de idiotasO un idiota para un grupo de especialesO el idiota entre idiotas, o el especial entre especialesImagina el supremo aburrimiento de ser.
  51. 51. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 51Imagina que hay libros que te ayudan a serQue hay maestros que te guían a no serQue todo el tiempo hay millones de palabras flotandoQue algunas te definen, que no hay más allá de ellas.Imagina la enfermedad, cualquiera seaLa muerte, de quien seaLa vida, de cualquieraImagina.Imagina no explicar, no tener que hacerloImagina sentir y ser sentido sin imaginarloImagina vivir plenamente sin que nadie imagineImagina respirar un año entero sin imaginar nada.Imagina que no se promueva la imaginaciónQue la destierren de por vida y hasta la muerteQue desde mañana ya nadie imagine nunca nadaY que al final sea cierto que todo esto sólo lo imaginaste.Imagino que te imaginas todas estas cosasQue incluso puede que las sientas realesTe imagino imaginando mi imaginaciónTe imagino imaginándome desde tiempo atrásY me pregunto si quién nos habrá imaginado.No imagines nada, para eso estamos nosotrosLos que habitamos en las otras bocas que nos nombranLos que podemos imaginarnos cómo sería tu vida sin nosotrosJusto los que no podemos imaginarnos una vida sin ti.Smarc02.04.0123:25Ser, o dejar de serlo todoPersistencia de las noches, brutalidad ocultaSierpes que navegan rasgando la brumaLas fauces abiertas, los ojos transparenciaY un breve temor de sonidos sofocados.Fría la piel, la sangre todavía tibiaUn hedor oculto, aún inexistenteVeinte asaltos al vacío temporalLa borrosa historia de un crimen lejano.Giras en tu habitación, el cuello endurecidoEspinoso respirar, pensamientos de lanzaCon las horas como piedras sepultándote
  52. 52. Prisma 52En el desierto que dijiste fue tu hogar.No hay trovadores que adormezcan a nadieAhogados en su vómito flotan los héroesY los poetas, todos, crucificados cabeza abajoY decapitados, y mutilados, por fin silenciados.Vienen, son ellos los que vienen, los innombrablesEn plena sospecha de que siempre han estadoIncertidumbre del movimiento, el verdadero sentidoIr o venir, llegar o partir, ser o dejar de serlo todo.Invitación al abismo, mi piel negra, lo hondo de la carneÉxtasis puro, crueldad de las manos asustadas del ángelSi te entregas lo pierdes, sin ceder no lo tendrásLlegar al límite y soportarlo, la sonrisa y la cruz.Descansa, acepta que todo es vanidad, que todo pasóO pelea, que la palabra justa es la que señala lo injustoEres, lastimosamente, aunque seas ya lo que no quieresY estas, aunque no lo quieras y no puedas dejar de ser.Yo sé que hay sólo dos verdades y un secreto innobleLa primera, que la verdad no existe ni existiráLa segunda, que si lo dicho es cierto esta certeza es el dosY como no hay dos sin tres, el secreto está en saberlo.Nada es, todo continua ¿a dónde has ido Novedad?Nada somos, salvo este seguir de algún modoNada más que realidades que buscan su palabraY palabras que anhelan realizar su existencia imaginadaNada más que un todo todavía por hacer.Púdrete, te hará bien.Smarc20.03.0100:05Pagaré sin protestoEntre millones de dólares, lo mismo que millones de palabrasMeda igual cualquier manera en la que el sistema es un sistemaPrestarme a ver lo que tienen, o lo que dicen, y lo que lloranMe agobia, pues en todo lo que veo no hay más que absurdoPor esto, imagino que no es real, lo cotidiano casi me insultaY, en cambio, cuando nadie está y no estoy presionado a verTodo es tan cierto, palpables las ausencias, lamibles los sonidosLa regla es una, no hay nadie ni nada, y así sí habita la verdad.
  53. 53. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 53Puede que el mundo no sea una metáfora, sino al revésQue en realidad no seamos los hijos no deseados de DiosQue la vida honorable es un fin en sí misma sin premios celestialesY que todo el sufrimiento sólo es fruto de un deseo reprimible.Esclavo de lo que dices: viva la libertad de los mudos!Libre es el que pudiendo cambiar se fija más en ser felizPunto sumergible, testarudo debate respecto de lo inútilEsclavo no es el que lleva cadenas, sino el que vive como si las tuviera.Puede que este sea el modo en el que fue un principioDonde las expectativas volaron en su espiral primitivaAlejándome en una mutación nacida en mis quietos ojosDesde donde miraba como quedabas fija, aferrada a lo que fui.Todavía estabas sobre mí, todavía sentías mis latidosCuando ya había partido, sin nada a cuestas, sin nadieEntendiendo por fin tu completo desapego a lo desconocidoIncluso el miedo que te crispaba los dedos tras una imagen.Y, sin embargo, no seré yo quien sufra mi caídaTampoco fui yo quien sonrió en mi cúspideFue alguien, un alguien que quiso y quería ser yoParecido a mí, semejante a mí, el rey oscuro de extraña precisión.Has visto, alguna vez, la epifanía más ciertaY la gota oval en su desplazamiento a la nadaLas cruces nocturnas de panteones vacíos, vendidosY la certeza, por una vez la certeza, de un amor que aguarda?Sospecho, que pudiera ser, que al final esté bienNo es mentira mi cansancio, no es cierto mi furorSolo es simple el hecho hilvanado de un momento previoEn el cual el tiempo parece poder detenerse a voluntad.Tengo tiempo, todavía.Smarc.08.03.0121:42El más fuerteBestia de aristas incolorasAnimal que yace, dios que reposaCómo es la vida en la memoria?No sentías el palpitar bajo la camperaLas manos duras buscando un cigarrilloY sobre la fe perdida, la esperanza de la noche?
  54. 54. Prisma 54Estructura social, alucinaciones sonorasUn tormento inventado, pero realEl nombre de los caídos, la música que no se compra.Cuando lo querías todo, y todo era imposibleHasta que lo conseguías sonriendo desde el pechoY al mirar a un costado suspirabas, pues no bastaba.No hay comprensión, y los ancianos duelenCuando el día no es más que gente hablando de genteY la noche sólo es postergación, tregua sobornada.No importa, soy yo quien lo diceEl gran edificio lleno de hormigas blanqueadasAntesala del otro, el que se extiende bajo tierra.Aléjate mientras seas joven, y no vuelvas.Smarc28.02.0122:08La diferenciaSúcubos, vengan en fila, ordenadamenteAquíMi pensamientoCruel.No creo en los ateos, ni creo en diosSoy gentil, valoro tu pasmo púberPor eso salivo minúsculas a tiempoY callo el grito enorme de tu dolor vulgar.Me burlo en medio de toda mi fortalezaDe toda risa y todo posible río llorosoPorque ya sé que también tú sabesQue el origen del placer está en el dolor.Súcubos, vengan en tropel, desordenadamenteAquíMi cuerpoFiel.La deuda es larga, para la mejor empresaY se paga todo por adelantado, sin protestasY no se piensa en el tiempo si se lo viveHasta que se vuelve escaso y aparece la risa.Falta poco, fatalmente poco, niña mía
  55. 55. Silvio Manuel Rodríguez Carrillo 55Para que pagues con todo tu cuerpoEste podrido infierno de cada minutoQue te atreviste a permitir que viva sin ti.Súcubos, figuras bellas de segura perdiciónAquí el hijo de Argos, testaruda duplicidadA ver si muestran la atractiva grieta húmedaEn donde pretenden oculte mi dulce vanidad.Yo invocoYo evocoYo provocoNo somos iguales, eso es todo.Smarc21.02.0123:18El que daEl libro decía “mejor ser traicionado que traicionar”Y alguien me dijo que antes de vengarme cave dos tumbasAsí, siendo yo el que sin entusiasmo descubre lo que más ocultanMe convierto en lo que duele, tan sólo por saber que los sé.Lo piden todo, y se les da, al menos hay alguien que lo daPero ahí nace el temor, la profunda y abisal incertidumbrePorque todo aquel que recibe más de lo que entregaSabe que no habrá de durar, por esto, culpable es el que da.En la tenencia del que recibe habita la espera del que da.Smarc21.02.0122:58 Hs.La rocaRecuerdo lo que seré, por fin inalcanzableCuando el humo sin llegar a los pulmones vuela de mi narizPara instalarse en un mundo perfectible hasta la incapacidad del vómitoY rodeado de aire se convierte en una estatua imposible y real.Pero antes de cederle paso a la memoriaDebo despojarme de ciertas riquezas que no podré llevarLas horas de incomprensión, que fueron añosY los días de depresión, que fueron siglos.Después, con las heridas perfectamente descriptasCon los diagnósticos doblados y guardados en los bolsillos
  56. 56. Prisma 56Emprenderé el mutismo de roca que a los peces tanto atraeY por un instante viviré ser el vinilo para el llanto de las ballenas.Smarc14.02.0120:53hs10 de FebreroSeis tigres blancos duermen heridos en veredas sin nombreExpresándose a través de tenaces golpeteos de martillo en la menteCuando el corazón sigue loco, enrevesado, y aunque le pesa sonríePor el calor inmundo, los obsequios vacíos, y la traición más precisa.Debajo del agua la imagen se distorsiona, pero las cosas no cambianHay un desierto que se instala en la garganta y Azazel habita en élUn gran globo de gas se infla en los pulmones, filtrándose por los labiosY en la tórrida siesta se callan los gritos que un año murieron en los cafés.Se han ido de nuevo el respirar tranquilo, el orden de las cosas, la ilusiónY de pie, rasguñando el aire ciegamente, mis palmeras de siempre, las de sangreTambién contemplan sus voces, sus vidas grabadas en las paredes, las de calMientras la nubes pasan, como hace cinco mil años sobre el cuerpo de quien quiere.Aquí el monitor que me dice nuncaNunca es mi pretéritoVacío es mi presenteNada es mi futuro“Nada es más importante que Dios”Hay que duplicar las vidas y la propia hacerla doble, dos veces por nocheArrimar leña al fuego, instalarse lejos, callar un silencio y morir.Smarc10.02.0015:56Yo, el entendedorSoy las hojas caídas sobre las baldosas llenas de agua de lluviaSoy las luces del semáforo que renunciaron a brillar y ya no estánSoy las alcantarillas que cobijan a monstruos y asesinos noblesSoy las nubes de mentiras, las muñecas rotas y las canchas vacías.Entiendo el dolor de parto de las mujeres que no tienen maridoEntiendo el dolor de los maridos que no entienden de morfinaEntiendo la invención de un cenicero de cristal, de manos de quien no fumaEntiendo al encuadernador que no sabe leer, y al escritor que no sabe encuadernar.

×