Entrevista a Rodolfo Serrano

904 views

Published on

Entrevista al periodista Rodolfo Serrano realizada por Pablo Blanco Rodríguez (@SeanThorton_), Alfredo Malo Redondo (@A_Malo22) y David Serrano Molina (@dserrano13).

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
904
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
283
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Entrevista a Rodolfo Serrano

  1. 1. ENTREVISTA A RODOLFO SERRANO Rodolfo Serrano nació en 1947 en Madrid. Dedicócasi toda su carrera profesional a redactor en el diario ElPaís, donde entró en 1981 y salió en el 2004. Su mayor hitofue cubrir para El País el 23-F. Antes y después de suandadura en El País ha estado trabajando en periódicos yrevistas de poca tirada. Se jubiló en 2012.Pregunta: ¿Qué es el periodismo para usted?Respuesta: Bueno, no sé quién decía que el Periodismo era ir, ver y contarlo; no me acuerdo de quién, o si fue un eslogan de alguna de las cadenas, pero realmente el Periodismo para mí es eso: ver una cosa y contarla, contarla de una manera lo más honesta posible, si no de una manera imparcial, porque la imparcialidad es imposible, por lo menos de una manera muy honesta. Eso es el Periodismo, contar lo que pasa.P: ¿Pero hay que buscar la objetividad o intentar por lo menos?R: La objetividad es imposible. Yo por la experiencia que tengo es que la objetividad es imposible, o sea nadie es objetivo cuando está implicado en una… Te pongo un ejemplo: ves ahí que se están pegando dos personas y una es una mujer la que está sufriendo, es normal que te sientas más inclinado a defender a la mujer por una cuestión de pura justicia, pero imagínate que la mujer sacó una pistola e intentó matar al tío; quiero decir que tiene que haber un intento de ser objetivo, pero la objetividad es imposible. La objetividad como tal supone que no tendrías sentimientos, que el periodista no tendría ningún sentimiento, ni cultura ni un pasado. No se puede ser objetivo totalmente, repito lo mejor honesto fundamentalmente, es decir, contar las cosas como tú crees que ves que ha sucedido, sabiendo que te puedes equivocar y sabiendo que en lo que estás contando estás volcando gran parte de lo que piensas de las cosas, de tus experiencias, de tu cultura de la calle, de todo; si lo haces con honestidad, el lector entenderá que tú le estás contando algo que tú crees que es cierto.P: ¿El Periodismo sigue siendo el Cuarto Poder o cree que es una marioneta del poder político y económico?R: El Cuarto Poder es una cosa muy bonita que nunca ha sido verdad, el Cuarto Poder sería la banca posiblemente.P: Pero en la Universidad lo siguen enseñando así.R: Se llama Cuarto Poder porque hay tres poderes que gobierna… Ejecutivo, legislativo y judicial. Éste sería el Cuarto. Yo creo que no, creo que hay otros poderes que condicionan el Periodismo. El Periodismo es una empresa, como tal, necesita dinero, préstamos, a los bancos y al sistema financiero; entonces, es un poder muy limitado. Ojalá pudiera ser la prensa un poder independiente a los otros, pero creo que no es el Cuarto. Creo que es un poder que cada vez está más mermado en una sociedad en la que el dinero es fundamental para hasta sacar un periódico. Por eso, yo no veo que sea el Cuarto Poder.P: ¿El periodista se nace o se hace?R: Hombre, yo creo que todos los que hacéis Periodismo ha nacido en vosotros un deseo de contar lo que está pasando y de informar a la gente, pero luego el periodista se va
  2. 2. haciendo día a día en la universidad, hasta cuando empieza a trabajar y empieza a ver que una cosa es lo aprendido y otra la práctica, que tiene que rechazar muchas cosas para poder dedicarse a una profesión que es muy bonita pero muy difícil. El periodista se hace.P: Durante el ejercicio de su profesión, ¿en qué momento se sintió más realizado?R: Es que el Periodismo ha cambiado mucho desde entonces a acá. Si esta pregunta me la hubierais hecho hace unos años, pues diría que había que ser objetivos, que era el Cuarto Poder, etc. Por la experiencia, pues no… Pues mira, yo me he sentido muy realizado con cosas muy elementales, por ejemplo cuando he hecho una información que ha tenido una repercusión importante, por ejemplo, una vez que publiqué por primera vez el dinero que las empresas se gastaron en despedir gente, o la vez que fui el primer periodista que entró en unos altos hornos cuando los estaban cerrando y estaban los obreros dentro; era la satisfacción de entrar y poder contar lo que estaba pasando. En fin, fundamentalmente la realización personal ha venido cuando más humanas eran las historias que contaba, ten en cuenta que yo hacía mucha información laboral entonces y hacía información sobre huelgas, encierros y cosas de este tipo. Cuanto más humano era el tema que trataba, por ejemplo, la muerte de un minero por un derrumbe, y lo vivías a bocamina porque no había teléfono ni había nada. Entonces tú estabas allí junto con la familia durante tres, cuatro o diez días que tardaban en sacarlo, eso de una manera te va implicando en la historia y te vas sintiendo que tu profesión es muy bonita y tienes que contar lo que está pasando. Volviendo a la objetividad, yo no podría ser objetivo en un derrumbe donde están muriendo mineros y rodeado de los familiares de los mineros que estaban viendo cómo no podían sacar a su gente. Esos han sido los momentos, cuanto más humanos, más realizado te sientes, cuando te das cuenta que lo que estás contando tiene una implicación humana y va a tener una repercusión sobre los lectores.P: Durante el 11-M muchos periodistas sacaron teorías conspiratorias y terroristas, ¿usted cree que el Periodismo debe ser ético?R: Debe ser fundamentalmente ético. Es mejor ser honesto. Lo que hemos leído sobre el 11- M u otras cosas sólo responde a vender periódicos o, peor todavía, contribuir a una conspiración política o a unos intereses de una determinada clase social me parece que eso no es Periodismo en absoluto. Creo que el Periodismo siempre tiene que jugar con que la verdad es esa y cuando se equivoca reconocerlo, pero no vale todo. Muchas veces es mejor quedarse callado porque no lo tienes confirmado o tienes dudas sobre eso. El 11-M es un ejemplo de lo que no debe ser el Periodismo.P: En el Franquismo, ¿qué cree que hubo más autocensura de los propios periodistas o la censura oficial?R: En el Franquismo había una censura oficial, que tenías que presentar el periódico antes de sacarlo y tenían que darte el visto bueno para poder sacarlo y luego había una autocensura porque se tenía miedo a lo que te podía ocurrir. El Periodismo tiene una página negra de la que no puede sentirse orgulloso y es su papel en la dictadura. El Periodismo apuntaló a la dictadura, colaboró con ella, muy pocas cosas se recuerdan que fueran en contra de la dictadura por parte de los periódicos. Realmente en el peor Franquismo, aquí los periodistas nunca denunciaron los excesos de poder; éramos colaboradores del régimen. Al final del régimen, hay excepciones como la del Diario de Madrid o cosas parecidas, pero realmente los periodistas eran gente que contaba lo que se podía contar, que se autocensuraba y a las que censuraban. Creo que eso es una página negra del Periodismo y que ha pasado en todas las dictaduras, los periodistas no son héroes ni las empresas, en esas situaciones tienden a acercarse al lado del más fuerte, por miedo o por lo que sea.
  3. 3. P: ¿Cuáles fueron los cambios del Periodismo durante la Transición?R: Durante la Transición lo que se produjo fue un chorro de aire fresco que llega también al Periodismo, que desde la enfermedad de Franco empieza a informar más verazmente y más decididamente que antes.P: ¿Pero la censura es la misma?R: La censura va cediendo. Ya no había que presentar a censura el periódico, entonces, hay menos censura, pero se sabían los límites que había. Aunque desde la muerte de Franco, el Periodismo empieza situarse en una situación imparable, empieza a contar lo que pasa. Entonces, ahí el Periodismo recupera su función y empieza a informar de huelgas, ya que en el Franquismo había una serie de fraseología que desvirtuaba lo que había en la realidad de España. Una vez que muere Franco y se abre un poco la mano, los periódicos toman una posición importante y empiezan a contar lo que pasa: huelgas, muertes de trabajadores, los sucesos de Vitoria… Ése es el gran cambio de la Transición.P: ¿Cómo definiría en un titular el 23-F?R: El que dio El País: “El país con la Constitución”. El país en general, no el periódico, sino como fue todo, fue todo el país con la Constitución. Yo creo que como subtítulo podía ir perfectamente “guardia civiles rebeldes toman el Congreso de los Diputados”, que es el que hizo El País. El titular era ése porque no había otro periódico que saliera a la calle, entonces el único que podemos recordar es el de El País, no había ningún otro periódico, ninguno se atrevió a salir a la calle. Eso es algo que hay que reconocérselo a El País.P: ¿Cree que la portada de El País reflejó el sentir general o sólo del periódico?R: Yo creo que la mayoría de la gente no quería volver atrás. La gente quería vivir en una situación de libertad que ya se estaba viendo y que ya llevaba rodado un poco desde la muerte de Franco y la Constitución. Ten en cuenta de que estamos hablando del año 81, es verdad que en el año 80 aún ocurrían barbaridades. Pero la gente no quería volver a la situación anterior y estoy convencido de que lo que hizo El País fue recoger el sentir popular. De hecho, a pesar de que era un golpe de Estado, había mucha gente delante de la puerta del Congreso gritando contra los golpistas, a pesar del miedo.P: ¿Se temió por que triunfase el golpe?R: Sí, el director llamó a todos los redactores jefes y subdirectores para que quien quisiese se fuera a su casa porque venía una dimisión a El País a tomarlo. No se fue nadie. Sí, se tenía presente. Ése día salió a las 8 de la tarde una edición del periódico de 8 páginas, sólo la primera y la última informando; se hizo así porque se creía que no iba a haber segunda. Después, nos enviaron a distintos sitios y claro no había nada, ni móviles ni nada. El País fue sacando ediciones con el temor de que fueran las últimas.P: ¿Esa noche tuvo miedo?R: No, creo que nadie tuvimos miedo por pura inconsciencia, es decir, no creíamos que fuera a pasar nada, nos parecía todo tan asentado que parecía una locura.P: Tampoco había pasado tanto desde la Constitución.R: Sí, pero no sé por qué en la mente de todos estaba que aquello iba a fracasar, por lo menos en la mía. Sensación de temor no sentimos nunca, yo no sentí esa sensación. Nos sentíamos muy seguros, nos metíamos con los policías que estaban allí, nadie nos decía nada. No tuvimos esa sensación de pánico, había una cierta tranquilidad.P: ¿Qué hizo fracasar el golpe, el Periodismo o el rey?
  4. 4. R: Creo que fracasa por la presión popular. Es verdad que el Periodismo informa desde el principio.P: Pero si El País no hubiera sacado esa portada, ¿hubiera sido lo mismo?R: A lo mejor no, pero eso ya no se sabe, sería especular. Tened en cuenta que además de El País estaba la SER informando, José María García se fue a la puerta del Congreso y se puso a narrar aquello como si fuera un partido de fútbol, lo cual calmó mucho la caso y desdramatizó la situación. El rey lo que hizo, ya muy tarde, fue recoger un poco lo que había pasado, que el golpe había fracasado. Tened en cuenta que el rey sale a las 12 de la noche a hablar creo, el golpe se da a las 5 de la tarde o así, o sea, pasaron 7 horas, por lo que no se puede decir que fue el rey quien lo hace fracasar, es verdad hizo llamadas y que tiene un papel fundamental, pero creo que el papel fundamental lo tienen los medios como representantes de la voluntad popular o que recogían el sentir popular.P: Hace poco Javier Cerca sacó un libro que va sobre el 23-F y que dice que el rey no estaba muy en contra, ¿qué cree?R: En aquel momento no lo sabíamos, pero luego se ha ido diciendo y documentos que se han ido filtrando para que tiene en parte razón, es decir, el rey en principio no estaba seguro de lo que iba a hacer, sino hubiera hablado antes, eso está claro. Me acuerdo que le pregunté a un gran periodista y amigo mío que qué estaba haciendo el rey ahora y me contestó que estaba contando fuerzas. Entonces, no creo que el rey tuviera claro lo que iba a hacer ni que fuera el máximo responsable de que se abortase el golpe. Eso se ha hecho para legitimar al rey.P: Llegamos a los 90 con las cadenas privadas, ¿fue positivo?R: Yo creo que no y la prueba en que se ha deteriorado cada vez la calidad y la profesión, es decir, se paga mal, se inventa la figura del becario gratis. Yo entré a El País cobrando lo mismo que el tío al que sustituía. Es lógico que las prácticas se cobren. La salida de televisiones privadas fue una concesión política ante la presión que había en los operadores. Hombre, que haya más televisiones es buena, pero televisiones basura no. No es bueno ni profesionalmente porque no dio más trabajo porque al final lo que menos les importaba eran los informativos. Creo que el balance no es nada positivo.P: Pero con una sola televisión la información era muy seleccionada.R: Está claro que está bien que haya pluralidad informativa, pero fíjate que había 6 licencias y al final se han quedado las cuatro por lo de las fusiones. Para qué tantas, a lo mejor este país no da para más.P: ¿Cree que un medio subvencionado por la derecha puede ser de izquierdas?R: Hay en empresarios que si la información de izquierdas da dinero, pues apostarán por ella.P: ¿Da dinero la información de derechas?R: Ahora sí, de hecho Telecinco ha mandado hacer programas parecidos a los de la Sexta, o sea, debates y eso que critican al Gobierno porque ven que eso da dinero. Eso es así, mientras que de dinero habrá. También es de izquierdas relativas, que ni la Sexta es roja ni la Cuatro es roja, sino que informan con una cierta tendencia. Por ejemplo, ayer viendo qué pasó en el Congreso de los Diputados y no pude ver nada, sólo dieron PP y PSOE, ningún otro partido más. Eso es una mala información y son todos los medios.P: ¿Qué opinión tiene con respecto con el desmantelamiento de RTVE?
  5. 5. R: Creo que los medios públicos son necesarios y apoyo a RTVE y las autonómicas. Pero si después se convierte en despilfarro y sirve para servir a los que mandan en ese momento pues me parece un disparate. Tiene que haber medios públicos que defiendan las necesidades de la gente por encima del dinero. Tú me preguntabas antes que qué pasaba con el señor que tiene dinero y tiene una televisión de izquierdas, pues este problema no existiría con una televisión pública, que tiene su dinero garantizado. No entiendo por qué cada vez que cambian el gobierno tienen que cambiarlo todo, todo está politizado.P: ¿Cree que las autonómicas tiene alguna utilidad?R: La tendrían sino fuesen un pozo sin fondo al que no dejar de echar dinero. La cuestión es que no podemos pensar que Telemadrid tiene que competir con Telecinco ni TVE con la Sexta, ni con nadie. Tiene funciones totalmente diferentes, pero aquí se cree que las públicas tienen que competir rabiosamente con Telecinco. No, las funciones de las públicas debe ser informar a la gente por encima de cualquier cosa. Ahora es que una pública tiene que hacer programas infames igual que te lo hace una privada (La voz, Gente, etc.). La televisión pública es válida cuando quieres tener una televisión de calidad y la utilizas como un vehículo para que la gente esté informada y formarse. Lo que no tiene sentido es que intente hacer lo mismo que una privada.P: Hay muchos que piensan que en Cataluña y Euskadi tiene una utilidad porque tienen lengua propia y, por ejemplo, en Madrid es la misma que la de TVE.R: Hay Comunidades Autónomas que no tienen televisión, que creyeron que era más importante gastarse el dinero en escuelas, por ejemplo. Madrid posiblemente no hacía falta televisión autonómica, y así en la mayoría de Autonomías. En Cataluña y País Vasco, pues me parece bastante bien que haya una televisión y una radio que fomenten la lengua propia que sin eso no podrían competir con el castellano; ahora bien, no tiene sentido tener tres televisiones públicas en Cataluña, con una que esté bien es suficiente. Todo es mesura.P: ¿Cuál es la diferencia principal entre los medios públicos y privados?R: El interés del ciudadano. La principal diferencia es que la pública debería hacer una programación pensando en el ciudadano y que busque la calidad y que forme al ciudadano, en fin, lo que no hace la privada que sólo busca el dinero. Los medios públicos son un servicio al ciudadano, que a veces se nos olvida.P: ¿Cómo ve la situación actual de los medios?R: Lo veo muy negro, primero por la crisis. En ese sentido si la economía no va bien, los medios que viven de la publicidad y las empresas, pues tampoco van bien. Entonces, creo que la situación es muy delicada. Creo que hemos creado una facultad de la comunicación que es una fábrica de hacer parados, es que es imposible que se coloquen todos los licenciados, cada vez despiden a más. Es como decíais antes, casi pagar por trabajar. Luego, los dos años de prácticas, sales y no tienes nada, ni has cotizado, ni tienes derecho a paro y eso ha sido culpa nuestra porque no hemos sido capaces de establecer que un tío que entre a hacer unas prácticas tenía que estar amparado por la Seguridad Social, tenía que cotizar la empresa por él, tendría que pagarle un mínimo, que sea un trabajador y no un becario. Es que hay becarios que llevan 4 años prácticas, que saltan de una empresa a otra.P: ¿Hay control a la hora de escribir?R: Durante mi carrera profesional yo no me he sentido coaccionado, he escrito siempre lo que he querido. No obstante, como dijiste, existe autocensura y tú sabes dónde están los límites. Nunca me han controlado. Hay menos control de lo que parece, lo que pasa si estás en un medio sueles tender a tener esa ideología.
  6. 6. P: ¿Cómo ve el Periodismo online?R: Pues es la salida para muchos periodistas porque es muy barato de hacer, casi no hay gastos, no hay que imprimir, se hace casi desde casa. Lo que ocurre es que hay demasiados medios online y eso va en detrimento de la calidad, al final, viven de la publicidad y no de los lectores. Además, es que no hay conciencia de que un banner de publicidad es igual de importante que una página de publicidad. Al final, quedarán restringidos los buenos periódicos online y el resto serán periodiquitos que haremos lo que podamos.P: ¿Cómo han influido las redes sociales?R: Mucho. Yo he estado estudiando el comportamiento de El País, que antes daba mucha información en papel y ahora no da, dan informaciones de una página entera. Eso en mis tiempos era impensable, ahora se desarrolla en el online. Las redes sociales están jugando un papel que antes lo hacían los medios, que es informar de lo que pasa en tiempo real. Eso ha hecho cambiar el Periodismo, la capacidad ahora mismo de que ahí enfrente se está produciendo un atraco ha roto todos los esquemas del Periodismo. También ha llevado a que ya no es un Periodismo que piensa lo que está haciendo, ahora no, ahora escribes y lo vuelcas sin reflexión ni pensarlo. Esa inmediatez que tienen las redes sociales no puede estar en los medios, ellos deben verificar y madurar la información. Ha habido una influencia de las redes sociales sobre los medios.

×