Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Un año con Santo Domingo de Guzmán. Embajador real

181 views

Published on

Iglesia en Palencia.
1ª quincena febrero de 2016
Un artículo de Fray Luis Miguel García

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Un año con Santo Domingo de Guzmán. Embajador real

  1. 1. Un año con Santo Domingo de Guzmán Embajador real anto Domingo vive en Osma dedi- cado a la labor de los canónigos re- gules de su tiempo. La oración asidua y las funciones litúrgicas en la catedral, y el estudio y la formación son las facetas cultivadas en el ”cenobio catedralicio” El Obispo quiere hombres formados en las letras y fuertes en la oración, para la acción pastoral. Domingo, estremecido en la hambruna palentina, no ve satisfe- chas sus aspiraciones con la vida claus- tral, si bien le ayuda esta etapa de reco- gimiento interior. Hay que combinar la acción y la contemplación. De las ”cosas de este mundo”, ajenas al sentir y a los deseos de Domingo, se servirá Dios para comenzar una historia que ya dura 800 años. En 1203 el rey Al- fonso VIII está en Soria para la funda- ción de un monasterio y como es cos- tumbre entre su séquito están varios obispos entre ellos el de Osma Diego de Acebes. El infante don Fernando, he- redero al trono también está junto a su padre. El rey no sólo quiere fundar un monasterio, y el beato Jordán de Sajo- nía nos cuenta que el rey ”venía a bus- car” al obispo para confiarle un impor- tante negocio. ”El rey deseaba casar a su hijo Fernando con una doncella no- ble de Las Marcas”. Era habitual que los embajadores de las empresas regias fueran obispos y nobles versados ”en las leyes y en el latín”. Don Diego de Osma, acepta el encargo y lleva consigo a uno de los jóvenes co- Iaboradores y hombre de confianza. Debemos advertir de la dificultad de este viaje. Si hacer un viaje a caballo, in- cluso a pie, en los albores del S. XIII es empresa complicada, a esto hay que añadir la gran responsabilidad de llevar a buen término la misión, pues de su éxito depende en gran medida el futu- ro del reino castellano. Aquí Santo Domingo se encuentra de nuevo con la dura realidad de la iglesia medieval. Pocos años antes, el tercer concilio de Letrán había manifestado su disgusto por el número elevado de ca- balleros que los obispos juzgaban in- dispensable Ilevar en sus visitas pasto- rales, constituyendo un altísimo coste para las parroquias que los recibían. Un obispo no se desplazaba sin ”familia- res” y escoltas. Algunas iglesias pobres vendían hasta los objetos sagrados para pagar sus ”visitantes”. El concilio fijó la escolta de los obispos en un máximo de treinta caballos. Las diócesis pobres, o las que habían reformado las costum- bres, como la de Osma, no llegaban a este número. Aun así el sequito que sale hacia Dinamarca y de la forma par- te nuestro santo, llega a los diez caba- llos, una fortuna para la época. ¿Qué sentiría aquel hombre de Dios que ha- bía despojado de ”todo su ajuar” para mejor vivir el Evangelio que iba a predi- car? ¿Se encontraría cómodo sirviendo al rey castellano o ya anhelaba servir a otro rey? Fray Luis Miguel García Palacios, O. P. Subprior del Convento de San Pablo

×