Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Filosofas Medievales

24,495 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Filosofas Medievales

  1. 1. Las filósofas en la Edad Media María Jesús Arias Albanés Víctor Reyero Hidalgo Elena Rico Cerezo Bernardo Rodríguez Lobato
  2. 2. Índice <ul><li>Introducción </li></ul><ul><li>Herrada de Landsberg </li></ul><ul><ul><li>Biografía </li></ul></ul><ul><ul><li>Hortus Deliciarum </li></ul></ul><ul><li>Hildegarda Von Bingen </li></ul><ul><ul><li>Biografía </li></ul></ul><ul><ul><li>Obras literarias </li></ul></ul><ul><ul><li>Mujer predicadora </li></ul></ul><ul><ul><li>Última situación crítica </li></ul></ul><ul><li>Eloísa del Paráclito </li></ul><ul><ul><li>Biografía </li></ul></ul><ul><ul><li>Su amor por Pedro Abelardo </li></ul></ul><ul><ul><li>El carteo </li></ul></ul><ul><li>Otras filósofas relevantes </li></ul>
  3. 3. Introducción Fue en los monasterios, en las abadías y en los claustros donde las mujeres occidentales, emprendieron, generalmente, el lento camino de la emancipación intelectual. En una extensa época de escasa y difícil circulación de las ideas, las iglesias, los conventos, las sedes episcopales se convirtieron en lo centros de la cultura y elaboraron categorías, lenguajes e ideologías también para aquellas mujeres que la sociedad antigua había excluido del estudio y del conocimiento. Son poquísimas las mujeres laicas con un alto grado de instrucción y de cultura de las que nos ha llegado alguna noticia. En los tres últimos siglos del medievo las mujeres asumieron papeles de una importancia sin precedentes en el campo religioso.
  4. 4. Excluidas de las jerarquías eclesiásticas, de la instrucción superior, consideradas intelectual, moral y físicamente inferiores al hombre, se mostraron a favor de un intenso misticismo caracterizado por manifestaciones extremas que volvían a proponer en clave femenina el modelo de la imitiatio Christi. Tras Hildegarda de Bingen se sitúan místicas y escritoras religiosas del s. XIII. La escritura religiosa era la modalidad expresiva fundamental para las mujeres: acceso a la lectura y escritura. Entre las fuentes originadoras de este movimiento espiritual está el pequeño grupo de devotas que, entre el final del s. XII y el comienzo del XIII, se había recogido en torno a Clara de Asís en San Damián Beatriz de Nazaret, Mechthild de Magdeburgo, Margarita de Città di Castello, Clara de Montefalco. Introducción (II)
  5. 5. Herrada de Landsberg (Biografía) <ul><li>Fue una monja alsaciana del siglo XII y abadesa de la abadía de Hohenburg en los montes Vosgos. </li></ul><ul><li>Nació hacia el año 1130 en el castillo de Landsberg, en la región del Bajo Rhin, en el seno de una noble familia alsaciana. </li></ul><ul><li>Tomó los hábitos en la abadía de Hohenburg a edad temprana. </li></ul><ul><li>Se convirtió en abadesa en el año 1167 y conservó su posición hasta su muerte en 1195. </li></ul>
  6. 6. Herrada de Landsberg (Hortus Deliciarum ) <ul><li>Hacia el año 1165 Herrada había comenzado entre los muros de su convento la obra por la que sería conocida, el Hortus Deliciarum,(el jardín de las delicias) un compendio de todas las ciencias estudiadas en su época, incluyendo la teología. </li></ul><ul><li>En esta obra Herrada detalla la batalla entre la Virtud y el Vicio con imágenes visuales especialmente vívidas que preceden a los textos. </li></ul><ul><li>Su principal distinción la constituyen las 336 ilustraciones, de temas teológicos, filosóficos y literarios, que adornan el texto; algunas son históricas, algunas representan escenas relacionadas con la experiencia personal de la artista y una ilustración es una serie de retratos de sus hermanas religiosas. </li></ul>(Hortus Deliciarum por Herrada)
  7. 7. Herrada de Landsberg (Hortus Deliciarum II) <ul><li>La técnica de algunas ilustraciones ha sido muy apreciada en casi todos los ámbitos artísticos, ya que demuestra una imaginación muy extraña entre los artistas contemporáneos de Herrada. </li></ul><ul><li>Pese a sus errores gramaticales, su sentimiento es sincero, las líneas poéticas, que contiene, son musicales y admirablemente adaptadas a su propósito, el servicio a la divinidad. Herrada considera que su comunidad es una congregación unida para servir a Dios cantando alabanzas en su nombre. </li></ul><ul><li>Después de haber sido preservado durante siglos en la abadía de Hohenburg, el manuscrito del Hortus Deliciarum pasó a la biblioteca municipal de Estrasburgo durante la Revolución Francesa. </li></ul><ul><li>Actualmente todavía se puede apreciar el valor artístico y literario de la obra de Herrada. </li></ul>
  8. 8. Hildegarda Von Bingen (Biografía) <ul><li>Nació en Bermersheim ( Alemania ) en el valle del Rin , el año 1098 , en el seno de una familia noble alemana. </li></ul><ul><li>Fue la menor de los diez hijos de Hildebert de Bermersheim y Mechtild. Por ser la décima fue considerada como el diezmo para Dios, según la mentalidad medieval, siendo entregada a los catorce años al monasterio de Disibodenberg. </li></ul><ul><li>Este monasterio era masculino, pero acogió un pequeño grupo de reclusas en una celda anexa bajo la dirección de Jutta de Sponheim . En 1112, emitió la profesión religiosa Hildegarda en manos del obispo Otto de Bamberg . </li></ul><ul><li>Hildegarda tuvo visiones, que más tarde la propia Iglesia confirmaría como inspiradas por Dios. Estos episodios los vivía sin perder los sentidos ni sufrir éxtasis . Ella los describió como una gran luz en la que se presentaban imágenes, formas y colores; además iban acompañados de una voz que le explicaba lo que veía y, en algunos casos, de música </li></ul>
  9. 9. Hildegarda Von Bingen (Biografía II) <ul><li>A pesar de ser joven, fue elegida por las monjas como </li></ul><ul><li>abadesa . </li></ul><ul><li>A la edad de cuarenta y dos años, le sobrevino un episodio de visiones más fuerte, durante el cual recibió la orden de escribir las visiones que en adelante tuviese. A partir de entonces, Hildegarda escribe sus experiencias, que darán como resultado el primer libro, llamado Scivias (Conoce los caminos). </li></ul><ul><li>En 1148 , un comité de teólogos,estudia y aprueba parte de Scivias. El mismo Papa leería públicamente algunos textos durante el sínodo de Trier . Tras la aprobación, pidió a Hildegarda que continuase escribiendo sus visiones. </li></ul><ul><li>Con ello da comienzo no sólo la actividad literaria aprobada canónicamente, sino la relación epistolar con múltiples personalidades de la época (tanto políticas como eclesiásticas), que pedían sus consejos y orientaciones. </li></ul>
  10. 10. Hildegarda Von Bingen (Biografía III) <ul><li>Tal fue su reconocimiento que llegó a ser conocida como la Sibila del Rin . </li></ul><ul><li>Una visión le hace concebir a Hildegarda la fundación de un nuevo monasterio en Rupertsberg, para trasladar a la comunidad (la cual se llevo a cabo en 1150). </li></ul><ul><li>Concluido el Scivias, Hildegarda se dedica en su nuevo monasterio a la elaboración de los libros de contenidos físicos y médicos hasta 1158 y a ultimar la colección de cantos que tituló “Symphonia armonie celestium revelationum”. </li></ul><ul><li>En 1165 funda un segundo monasterio en Eibingen. </li></ul><ul><li>Hildegarda muere en 1179 a los 81 años de edad. Cuentan las crónicas que a la hora de la muerte aparecieron dos arcos muy brillantes y de diferentes colores que formaban una cruz en el cielo. </li></ul>
  11. 11. Hildegarda Von Bingen (Obras literarias) <ul><li>De las obras religiosas que escribió Hildegarda, destacan tres de carácter teológico: Scivias, sobre teología dogmática ; Liber Vitae Meritorum, sobre teología moral ; y Liber Divinorum Operum, sobre cosmología , antropología y teodicea . </li></ul><ul><li>Escribió obras de carácter científico: Liber Simplicis Medicinae o Physica, sobre las propiedades curativas de plantas y animales desde una perspectiva holística ; y Liber Compositae Medicinae o Causae et curae, sobre el origen de las enfermedades y su tratamiento desde el punto de vista teórico. </li></ul><ul><li>Otra de sus obras destacable es Lingua ignota, primera lengua artificial de la historia, por la que fue nombrada patrona de los esperantistas. </li></ul>
  12. 12. Hildegarda Von Bingen (Mujer predicadora) <ul><li>La labor de escritora de Hildegarda se vio interrumpida muchas veces por los viajes de predicación (en total cuatro). Lo hacía en iglesias y catedrales, ante clero y fieles. </li></ul><ul><li>El contenido de su predicación gira en torno a la redención; la conversión, criticando duramente la corrupción eclesiástica; y la oposición firme contra los cátaros. </li></ul><ul><li>Hildegarda también usó las cartas para hacer sentir su opinión ante personajes notables, como por ejemplo, las amenazadoras cartas dirigidas al emperador Federico I Barbarroja oponiéndose al cisma y los antipapas nombrados por él. </li></ul>
  13. 13. Hildegarda Von Bingen (Última situación crítica) Aconteció en 1178 cuando dieron sepultura en el cementerio conventual a un noble excomulgado. Por haber sido excomulgado, el derecho canónico prohibía su entierro en suelo sagrado, por lo que se le pidió a Hildegarda que exhumara el cadáver. Ella se negó e incluso hizo desaparecer cualquier rastro del enterramiento, para que nadie pudiera buscarlo. Sostuvo que había sido reconciliado con la Iglesia antes de morir. Al regresar el arzobispo en marzo de 1179, se presentaron testigos que apoyaban la versión de Hildegarda. (Hildegarda Von Bingen)
  14. 14. Eloísa del Paráclito (Biografía) <ul><li>Nació en Francia en 1101 y murió en Nogent-sur-Seine en 1164. </li></ul><ul><li>Llegó a ser abadesa del convento del Paráclito, comunidad monástica campestre fundada en 1131 por el filósofo Pedro Abelardo. Eloísa se retiró allí después del dramático final de su relación amorosa con el propio Abelardo, que había sido su maestro. </li></ul><ul><li>La figura de Eloísa está a la espera de librarse de los estereotipos y de las idealizaciones fáciles de Villon, Lamartine y Rosseau. </li></ul><ul><li>La lectura del epistolario plantea otros nuevos temas porque las cartas (más adelante explicadas) se desarrollan a través de una retícula densa y compleja de referencias filosóficas y doctrinales que es necesario reconstruir a su vez. </li></ul><ul><li>De Eloísa también nos ha llegado el breve texto de los Problemata. </li></ul>
  15. 15. Eloísa del Paráclito (Su amor por Pedro Abelardo) <ul><li>Cuando se convirtió en alumna de Abelardo, por entonces célebre filósofo y teólogo, profesor de la Universidad de París, era bastante apreciada en el ambiente del Claustro de Notre-Dame. </li></ul><ul><li>Las atenciones que le causó Abelardo, que estaba invitado en la casa de Fulberto, fueron inmediatas y la joven, también se enamoró. </li></ul><ul><li>La lujuriosa relación entre Eloísa y Abelardo fue descubierta y éste, para aplacar la ira de Fulberto, se ofreció a desposarla a condición de que fuese en secreto. </li></ul><ul><li>Eloísa había dado a luz a un hijo de Abelardo (Astrolabio). </li></ul><ul><li>Se casaron en secreto en 1119 pero Eloísa no quería para permitir que Abelardo siguiera con su enseñanza en París. Por amor y devoción hacia su maestro, estaba dispuesta a negarse a sí misma y a desaparecer de la escena; pero Abelardo si que estaba dispuesto a arriesgar su puesto de profesor de teología. </li></ul><ul><li>Decidieron dejar en secreto su matrimonio pero finalmente se separaron definitivamente por motivos éticos y doctrinales. </li></ul><ul><li>Eloísa se encerró en el convento de Argenteuil provocando la ira de Fulberto que se sentía ofendido. Armó unos hombres que emascularon a Abelardo mientras dormía. </li></ul>
  16. 16. Eloísa del Paráclito (Su amor por Pedro Abelardo II) <ul><li>Eloísa abandonó el convento y se trasladó con algunas seguidoras al Paráclito, que le fue confiado por Abelardo y se convirtió en su abadesa. </li></ul><ul><li>Se decía que Abelardo trataba de arreglarse con su exconcubina, y estas habladurías lo obligaron a frecuentar cada vez menos aquel lugar. </li></ul><ul><li>Pedro Abelardo escribió “Historia calamitatum” y Eloísa le envió su primera carta. </li></ul>(Eloísa y Abelardo)
  17. 17. Eloísa del Paráclito (El carteo) <ul><li>Para Eloísa el papel de los amantes, forjado de esperas, de renuncias, de separaciones, es el más indicado para quien quiere dedicar su vida a la experiencia filosófica. </li></ul><ul><li>El contenido de las cartas propone una gran cantidad de referencias filosóficas y doctrinales, siempre basadas en la descripción y en la comprensión de su vivencia personal. </li></ul><ul><li>Nunca, Dios lo sabe, he buscado en ti sino a ti mismo; tú </li></ul><ul><li>no tu concupiscencia. No deseaba los lazos del matrimonio ni </li></ul><ul><li>esperaba beneficios; y he anhelado no la satisfacción de mis deseos y de mis voluptuosidades, sino, y bien lo sabe, de los </li></ul><ul><li>tuyos. Sin duda, el nombre de esposa parece mas sagrado y </li></ul><ul><li>mas fuerte, pero yo siempre he preferido el de amante y, perdó- </li></ul><ul><li>name si lo digo, el de concubina y el de prostituta. Puesto que </li></ul><ul><li>cuanto más me humillaba por ti, más esperaba encontrar la gra- </li></ul><ul><li>cia junto a ti. </li></ul><ul><li>(Fragmento de una carta) </li></ul>
  18. 18. <ul><li>También en el s. XIII, vivió la abadesa Petronila de Chemilé que dirigió el convento de Fontevrault, fundado por el predicador heterodoxo Robert d’Arbrissel. </li></ul><ul><li>Gran importancia tuvo la obra de Catalina de Siena (1347-1380). En 1370, Catalina tuvo una experiencia visionaria decisiva: se le apareció Jesús, quien le extrajo su corazón para cambiarlo con el de Catalina. </li></ul><ul><li>Se concentró en el riego que suponía para la Iglesia un excesivo compromiso con las “cosas temporales”. Catalina se alejó, en su concepción del amor, de la tradición mística. El amor a Dios es para Catalina un sentimiento alegre y un gran estímulo para actuar. </li></ul><ul><li>Si Catalina llevó adelante su misión partiendo de bases culturales más bien pobres, aunque enriquecidas con el tiempo. </li></ul>Otras filósofas relevantes <ul><li>Guillermina de Bohemia : (1210-1281), terciaria de la orden del Cister, y de Maifreda de Pirovano que fue su heredera espiritual. Reconstruyendo lo procesos se puede suponer que Guillermina había propuesto la extraordinaria idea de ser una encarnación femenina de Dios y había creado así un grupo de seguidores, los guillerminos, partidarios de una paradójica teología a lo femenino y de una santificación absoluta del cuerpo y de la identidad de la mujer. </li></ul>(Catalina de Siena)
  19. 19. <ul><li>Otra altísima expresión del ideal de santidad femenina fue la representada por Juana de Arco , nacida en Domrémy en 1412 y quemada viva en mayo de 1431. También fue visionaria, se le aparecieron el arcángel San Gabriel, Santa Catalina y Santa Margarita. </li></ul><ul><li>En 1300, alcanzó su apogeo la acción de los movimientos pauperistas, como el de los apostólicos de Fray Dulcino. Los apostólicos profesaban la pobreza absoluta y consideraban a los franciscanos y a los dominicos como “siervos de Satanás”. </li></ul>Otras filósofas relevantes (Juana de Arco) (Santa Margarita apareciéndose a Juana de Arco)
  20. 20. FiN

×