Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

El Render de los Farallones

348 views

Published on

Siguiendo el interesante planteamiento del recientemente fallecido escritor norteamericano David Foster Wallace en su conferencia "This is water/ "Esto es agua" (http://www.sisabianovenia.com/LoLeido/NoFiccion/DavidFosterWallaceDiscurso.htm) quiero trasladar a nuestro contexto una reflexión muy simple pero certera, a propósito del uso consciente y responsable que hacemos de las herramientas que el avance tecnológico nos pone en las manos; es decir: la consciencia atómica, granulada y microscópica de la cotidianidad en la calle y en las redes sociales; la nueva forma de entender el mundo, con sus realidades; cambios, sus retos.
Con el apoyo de material visual, propondré elementos de reflexión, a veces irónicos, a veces crudos, a veces absurdos.

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

El Render de los Farallones

  1. 1. El render de los farallones Por Miguel Tejada¿Algunos de ustedes ha perdido un amigo?Yo sí.Y lo entiendo todo.Todo.Muy claro.Pero solo cuando estoy en sus zapatos.Cuando estoy en los míos, lo puteo.Estas cosas pasan todos los días. Le pasan a todo el mundo.La reflexión que pretendo esbozar en aquellas siete líneas puede sonar como basuramotivacional.Y lo es.Pero déjenme recordarles algo: hay gente–mucha gente, de hecho– que vive de la basura.La basura está viva. Es vida. Es trabajo. Es riqueza [ bueno, esta pequeña conferenciapodría centrarse únicamente en este aspecto: los monopolios del reciclaje, las mafias, lospolíticos detrás del negocio, sacando al reciclador, o afiliándolo como esclavo, como siervo. Yni hablar del problema ambiental, de la irresponsabilidad... ] mirada con desprecio. Aquí vieneel punto de giro en el guión. El cambio de perspectiva. La elección.Así que empecemos a considerar algunas cosas. Aprovechemos esta oportunidad [Cali unaciudad digital] para hacernos algunas preguntas sobre lo inminente: la digitalización.Díganle hola al señor Paulo Cohelho.
  2. 2. Yo prefiero decirle otras cosas, que me reservo, porque soy un tipo finísimo. Un tipo educadoy prudente...Que alguien me diga por qué el señor Cohelo es un modelo de éxito, según innumerablesreseñas, artículos, propagandas, testimonios, manifiestos, clubs de fans, etc ¿Por qué, ah?Muy bien, yo tengo una sugerencia: INFELICIDAD.No sé cómo llamarle a esto, más allá de la dimensión filosófica, social, o biológica queescojamos para abordar el asunto. No sé; ¿tendencia? ¿Trend? ¿Neuro-química?¿Marketing espiritual? ¿Meme? (Más adelante volveremos sobre este término)... no sé.¿Y esto qué tiene que ver con el motivo que nos reúne hoy a todos, en esta hermosamañana de mayo?Bueno, les presento al señor Kevin Kelly.Kelly es el fundador y director ejecutivo de la revista Wired. Conocen la revista Wired,supongo.Hace un par de días estaba viendo una conferencia de este señor en el evento TED.Conocen TED, supongo. Gente importante, autoridades hablando– con autoridad –sobretemas claves. En fin. Este señor tiene una conferencia sobre la evolución de la tecnología.Interesante, en general. Nos muestra datos curiosos sobre lo que yo llamaría la eternidad dela tecnología, y el llama el juego infinito. La tecnología no muere. Se renueva, se replica
  3. 3. [como los Memes, como los genes de los que habla Richrd Dawkins]. El código informatico,la huella, pasa entre generaciones; la tecnología permanece.Y bien, pregunta Kelly: ¿Qué es lo que quiere la tecnología? ¿Cuál es su propósito? Aquíustedes empezarán a mirarme raro, por andar citando a un tipo que habla de la tecnologíacomo si fuera una especie de entidad autosuficiente, pensante y, por lo demás, bastantepoderosa. Sí, suena bastante chiflado todo esto. Pero es cierto. Dejemos la pregunta de Kellyun momento en el aire: ¿Qué es lo que quiere la tecnología?, y conozcamos a otros dosinvitados.Buenos días, señor Dawkins.Richard Dawkins es un científico británico. Es el culpable de una serie de debatesinteresantísimos, donde se enfrentan distintas posturas dentro de la misma ciencia, y en uncontexto más amplio, encontramos debates con las ciencias sociales y la religión. A Dawkinslo catalogan como un defensor a ultranza de la teoría evolucionista, como un defensorrabioso de Darwin, etc. Pero lo importante aquí, esta mañana, es referirnos a un aspectoclave de su libro “El gen egoista” No sé si han oído hablar de él. Un libro escrito por allá en1976. En síntesis, Dawkins centra su visión evolucionista en los genes. Aquí es importanteque revisemos lo que se deriva de esto: el ejercicio de la replicación. Dawkins utilizó eltérmino Memes, (Del latín mimëma: “aquello que se imita”) para referirse a estas “entidades”replicadoras, que pasan a través del tiempo y de nuestra existencia, copiándose yrepoduciéndose, como archivos digitales hoy en día. Transmisión, réplica, pero a la vezvariación y selección. Diseño. Esto es la evolución, resumida de manera muy pobre.
  4. 4. Perfeccionamiento cruel y despiadado. Egoista, a la manera que quiso pensarlo Dawkins,porque los genes nos usan como vehículos para lograr su cometido: evolucionar. Serinmortales. Así pues, somos simplemente costales de huesos y grasa que albergan un deseooculto: el deseo de la inmortalidad, no como humanidad, sino como especie, como algoritmo,como una secuencia de pasos y condiciones para lograr un resultado.Tomemos un poco de aire¿Ya no empieza a sonarnos tan amigable el tema de la evolución, verdad?Volvamos al punto: ¿Y qué pasa con la tecnología?Que pase la siguiente invitada:Ella es Susan Blackmore. Replicadora (para seguir con esta jerga de la memética) de la obrade Dawkins. Igualmente tachada de reduccionista, igualmente criticada ampliamente pordistintas autoridades. No viene al caso. Ayer estaba viendo una conferencia suya, también eneste sitio TED, y constantemente me pasó esto:
  5. 5. Error. Error. Error.No sé ustedes, pero en los ultimos tiempos, cada vez que esto me pasa trato de pensar enun hombre muriendo de hambre. O en la señora que acaba de recibir un diagnóstico médiconefasto.El error en la informática, como la enfermedad del cuerpo humano, es temido. Claro: escombatido, es perseguido. Y yo me pregunto, como William Ospina en un texto sobre lamedicina y la felicidad del mundo (“La mirada de hielo”, se llama el texto) ¿Por qué se leteme tanto? Hay un asunto oscuro, vergonzoso, que le cae muy mal a este discursopositivista del progreso. Pero, dice Ospina, la enfermedad es reflexión, es un encuentro, unmomento revelador; la conciencia. Este tema lo dejaré para el final, pero para que noshagamos una idea, pensemos en algo que suena muy básico, pero que nos cuesta bastante.La vida revelada en su dimensión más profunda (buena o mala, aburrida o alegre según seanuestra filosofía); este momento de ruptura, la enfermedad o el error informático, es unaoportunidad para pensar en el curso de los acontecimentos, para bajarnos, por un momento,de este tren de alta velocidad ¿Nos estamos dando cuenta de cómo está el mundo,realmente, a través de todas estas plataformas, redes, comunidades virtuales? Tal vez sí.
  6. 6. Eso quiero creer. Miremos el caso de las revoluciones recientes, las revoluciones gestadasdesde las redes virtuales, desde los teléfonos celulares. Ahí nos queda una duda. Habrá quéver el resultado en un mediano plazo. Blogs, redes sociales, foros, el mundo está quedandoregistrado ahí. Los sentimientos de inconformidad, de euforia o de dolor, van quedandodiseminados en el espacio, como partículas flotantes y caóticas. La enfermedad, la certezade la muerte, el miedo al fallo tecnológico, son momentos de crisis, pero también sonrevelaciones.Bueno, me perdonará la señora Blackmore el paréntesis.Tuve paciencia con el error en el streaming, además que tenía la necesidad de ver laconferencia, para preparar esta charla. ¿Y bien? Sí, la pude ver. Simple: Blackmore habla deuna nueva categoría, o una “evolución” del término Meme. Una cruza entre el término Memey la palabra tecnología. Estos Temes, dice ella, son los replicadores responsables del avancetecnológico. Los responsables del cambio y de la evolución. Tomemos aire otra vez: ¿Y estocómo nos hace felices? ¿Cómo nos ayuda esto a sentirnos mejor en este mundo? Larespuesta de Susan Blackmore es que esto no importa, porque los Temes son soloinformación; datos, códigos que se perfeccionan a diario, y para lograr esto nos usan. Somossus siervos, sus fábricas, sus estancias. Así pues, no importa que el planeta esté siendoconsumido, que nuestros cuerpos y nuestra salud sufran las consecuencias del sedentarismoy del insomnio. No. Eso solo debería importarnos a nosotros, en un plano consciente.Nuestro último invitado ya no está en esta tierra de memes, computadores y teléfonosinteligentes. El escritor norteamericano David Foster Wallace,fallecido en septiembre de 2008. Tenía 46 años al momento de su muerte. Perdió la batallacontra la depresión y se suicidó en su casa junto al mar, en California.
  7. 7. Dije hace un momento que finalizaría esta charla con el tema de la conciencia.Bueno, ése fue el tema medular en la obra literaria de Foster Wallace. El reto de lucharcontra el egoísmo que nos hace tan humanos, tan naturales. Claro, planteado esto, escorrecto decir que Foster Wallace no perdió su lucha contra la depresión clínica que padeciódurante buena parte de su vida. No, su lucha fue contra el egoísmo. Y perdió. Pensemos enla paradoja que hay en todo esto: Foster Wallace se la pasa escribiendo tremendas novelas yrelatos donde expone el tema de la lucha contra ese “excelente sirviente pero un pésimoamo.” La mente. No es una casualidad, dijo Foster Wallace en un famoso discurso quepronunció ante unos universitarios recién graduados, que la mayoría de los suicidas dedisparen en a cabeza. Dicho esto, el hombre se mata, en un acto de egoísmo puro. Noaguantó.Así pues, Foster Wallace se despacha frente a este grupo de jóvenes que están a punto desalir al mundo, con sus bolsillos y sus mejillas llenos de conocimientos, y les dice: no es loque aprendieron aquí lo que determinará sus vidas. Es un plus, sí, un privilegio, pero loverdaderamente crucial, lo que los separará a ustedes de lo ordinario, será la capacidad quepuedan tener para escoger cómo pensar. Para tomar aire y ponerse en los zapatos del otro.Para putear menos al tipo que te pisa en el metro o en el bar. Para imaginar, finalmente, paracrear mundos posibles. Porque esa señora que te saca de quicio puede estar somatizando elinfierno que lleva adentro, y por eso nunca se calla, o te mira con ojos rasgados. Y tú no losabes, porque crees que eres el centro del universo.Recuerdo muy bien la anécdota con la que empieza Foster Wallace aquel discurso. Es másbien una pequeña fábula: van dos peces jóvenes nadando tranquilamente, cuando se topancon un pez más viejo, que los saluda así: “buenos días, chicos, ¿cómo está el agua?” Losdos peces jóvenes se miran, desconcertados, y se preguntan: “Qué carajos es el agua”Y con estas líneas finaliza el discurso:“Es acerca de los valores que implica la real educación, que no tiene nada que ver con elacumular conocimiento y sí con la simple atención, atención a lo que es real y esencial, tanoculto a plena vista, a nuestro alrededor, todo el tiempo, que tenemos que estarconstantemente recordándonos a nosotros mismos, una y otra vez: Esto es agua. Esto esagua. Esto es agua.”Así pues, amigos, recuerden dónde estamos. Es todo, así de simple. Yo trato de hacerlo confrecuencia. Trato de levantar la cabeza y alejar la mirada de la pantalla, y siempre busco losfarallones de Cali, de alguna manera trato de renderizarlos otra vez. Trato de interpretarlos.Gracias.

×