Contradicciones e injusticias caracterizan detención de indios
Kaingang en Río Grande do Sul
Adital
El 9 de mayo de este
a...
culpables de las muertes eran los Kaingang; dijo también que ellos
quedarían presos por un período de 30 a 50 años. Además...
Traducción: Daniel Barrantes - barrantes.daniel@gmail.com
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Contradicciones e injusticias caracterizan detención de indios kaingang en río grande do sul

161 views

Published on

El 9 de mayo de este año, siete indios Kaingang fueron detenidos en el Estado de Río Grande do Sul, acusados de participar en la muerte de dos agricultores durante un conflicto por la demarcación de tierras en la ciudad de Faxinalzinho. De acuerdo con el relato de los abogados de los indios, las detenciones fueron efectuadas en forma irregular y con truculencia. Según ellos, las órdenes de detención no fueron presentadas en el acto de la detención, siendo presentadas sólo horas después, en la ciudad de Passo Fundo. De los siete presos, dos fueron liberados, por falta de elementos que justificasen una detención temporaria.

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
161
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
45
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Contradicciones e injusticias caracterizan detención de indios kaingang en río grande do sul

  1. 1. Contradicciones e injusticias caracterizan detención de indios Kaingang en Río Grande do Sul Adital El 9 de mayo de este año, siete indios Kaingang fueron detenidos en el Estado de Río Grande do Sul, acusados de participar en la muerte de dos agricultores durante un conflicto por la demarcación de tierras en la ciudad de Faxinalzinho. De acuerdo con el relato de los abogados de los indios, las detenciones fueron efectuadas en forma irregular y con truculencia. Según ellos, las órdenes de detención no fueron presentadas en el acto de la detención, siendo presentadas sólo horas después, en la ciudad de Passo Fundo. De los siete presos, dos fueron liberados, por falta de elementos que justificasen una detención temporaria. "Nosotros fuimos traídos acá y estuvimos muchas horas de pie, esposados y con el rostro en la pared. De vez en cuando, un policía federal pasaba, nos torcía los dedos y decía que íbamos a pagar por todo lo que habíamos hecho”, relató Celinho de Oliveira, uno de los presos. Los cinco indios que continuaron detenidos -Deoclides de Paula, Nelson Reco de Oliveira, Daniel Rodrigues Fuertes, Celinho de Oliveira y Romildo de Paula- fueron trasladados hacia la Superintendencia Regional de la Policía Federal, donde permanecieron hasta ser transferidos al Presidio Estadual de Jacuí. En esa transferencia se puede observar otra irregularidad, ya que el presidio de Jacuí está destinado a albergar a condenados por el Poder Judicial, que no es el caso de los líderes Kaingang, que fueron detenidos en forma temporaria. Los abogados de los Kaingang también relatan un intento de dificultar el acceso a la investigación policial, que sólo fue puesta a disposición por el delegado federal Mario Vieira días después, cuando ellos (abogados) accionaron la Justicia Federal. Además, el delegado venía dificultando también el acompañamiento de los abogados en algunos procedimientos durante la investigación. Vieira habría llegado a manifestarse en forma inadecuada con la prensa, cuando tomó para sí el poder de juzgar y afirmó que los
  2. 2. culpables de las muertes eran los Kaingang; dijo también que ellos quedarían presos por un período de 30 a 50 años. Además, declaró que las detenciones eran un "regalo del Día de las Madres”. Después de esta secuencia de hechos, Vieira fue denunciado al delegado de la Policía Federal, Cesar Leandro Hubner, que el 14 de mayo solicitó su alejamiento del caso. La decisión tomada se dio por entender que Mario Vieira estaba actuando de manera parcial. Lea el relato de los indios detenidos: "Aquí somos muy bien tratados por los presos. Nosotros fuimos traídos acá y estuvimos muchas horas de pie, esposados y con el rostro en la pared. De vez en cuando, un policía federal pasaba, nos torcía los dedos y decía que íbamos a pagar por todo lo que habíamos hecho. Yo ni se porque fui detenido, no hice nada. El día del conflicto, estaba con mi padre en Nonoaí, en el banco, en la Caixa Económica Federal, él fue a sacar el dinero de la jubilación. Yo estaba con mucho miedo y no sabía qué iba a ocurrir aquí dentro del presidio. Estaba con mucha hambre y sed. Estuvimos mucho tiempo sin comer, sin beber agua. Ellos nos separaron en dos grupos, yo (Celinho), Nelson y Romildo fuimos llevados a la galería de los trabajadores del presidio y Deoclides y Daniel fueron al ala de los evangélicos. Cuando nos llevaban a la galería el miedo aumentó. Pero allí fuimos bien recibidos. Los presos preguntaron si queríamos café y después mandaron calentar la comida y nos dijeron que comiéramos. Después nos dieron ropa, nuestra ropa estaba toda sucia. Aquí dentro nos trataron con dignidad”. (Celinho de Oliveira) "El personal aquí nos acogió muy bien. Todo lo sufrimos allá afuera, en la policía, aquí fue todo lo contrario. Estábamos sólo con la ropa en el cuerpo. Aquí, cuando llegamos, los presos procuraron ropa que podría servirnos. Nos dieron pantalón, camisa, blusa, es que está haciendo frío. Ellos nos dieron comida, nos trataron con respeto. Puede decir allá a nuestras esposas que estamos bien. Sabemos que ellas están sufriendo, que no saben lo que está ocurriendo, pero diga a ellas que estamos bien. Que se mantengan firmes, esto va a pasar. Sabemos que ellos querían detener a cualquiera de nuestra comunidad, necesitaban rendir cuenta a la sociedad. Nosotros caímos en una emboscada porque confiamos en las autoridades. Pero ahora ellos precisan unirse (los Kaingang) aún más. No pueden aceptar negociaciones. Si es necesario quedarnos aquí por 30 años, nos quedamos. Yo soporto el peso de la injusticia, soporto la prisión, aunque sea por 30 años, si a cambio nuestras tierras fuesen demarcadas”. (Deoclides de Paula) Con informaciones del Consejo Indigenista Misionero (Cimi)
  3. 3. Traducción: Daniel Barrantes - barrantes.daniel@gmail.com

×