Cabildo de                                              Gran Canaria     CULTURACPEIPS La Salle                   4º ESO  ...
Cabildo de                                                  Gran Canaria   CULTURAPero nunca nadie se lo había contadoen e...
Cabildo de                                               Gran Canaria   CULTURACon el suelo de su casa bastante pisadomien...
Cabildo de                                               Gran Canaria   CULTURAy en el cielo mi cometa volaba sin fin,mi h...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

CPEIPS La Salle

587 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
587
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
358
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

CPEIPS La Salle

  1. 1. Cabildo de Gran Canaria CULTURACPEIPS La Salle 4º ESO 9 de noviembre de2012Entonces fui un crío con los bucles rizadoscontento, feliz, escuchando los hermanos Grimmy todos mis soldados acababan manchados;leyendo libros viajaba a otro confín.Había niñas, amigas de mi prima hermana,sus ojos eran azules como el manantial.La que siempre estaba asomada a la ventanamientras jugaba con su tía Mariana,su mirada en la mía clavada por un rosal.Rebosaba de alegría su cara mimaday me encontraba a su son, al del corazón;sus zapatos claros encima de la calzadadesenfrenan mi sentimiento al feliz amor.Bonita, alegre, siempre estaba entretenidaella fue mi princesa, la que me hizo soñar.La recuerdo ahora en toda su despediday siento mi alma tan dulce como un panal.Entonces pensé que en un momento moriríahoy es un día de clase sin ninguna razón.Me eché a reir mientras ella se moríay la cogí… Y, entonces, como ella se reíayo pensaba, mientras, en mi canción.
  2. 2. Cabildo de Gran Canaria CULTURAPero nunca nadie se lo había contadoen el que había un suave olor a jazmín.Feliz mientras la música no había acabadocontaban los cuentos de Grimm en el jardín.Una se llamaba Juana y la otra Mariana,sus ojos eran azules como el manantial.Mi niñez era especial como una caminata,aquellas tardes jugando con mi vecina Ana,al recordar buenos momentos en el manantial.Cada vez que la veía mi vello se erizaba,me llenaba de alegría y de emoción,mis juguetes, una dama vestida de hadadesenfrena mi alma con todo mi amor.Cuando allí la vi, supe que ella era la elegiday sus ojos relucían como un manantial.Me acuerdo bastante de su mirada queridacuando miro con mi mirada al borde del canal.Le pedí su amor pero no llegó mi alegríamientras que yo sólo jugaba con un gran balónporque estaba enamorado de ella aquel día.Yo estaba escondido pero ella a mí sí me veíamientras le sonreía y entraba en acción.
  3. 3. Cabildo de Gran Canaria CULTURACon el suelo de su casa bastante pisadomientras su hermano nadaba con el delfíny mi hermano Juanito jugaba a los dadoshallando la salida me encontré con el fin.Yo mirando a la ventana y ella mosqueada,recordaba su cara asomada al ventanalcoqueta y muy burlona asomada a la ventanatan hermosa como una rosita, ella era Anay cantaba al amanecer con su canto celestial.Al llegar, nuestra felicidad provocaba;mientras jóvenes bailaban en el gran salónla consumía un llanto y su cara lo mostraba,a mí me hacía enloquecer de tanta pasión.Y en toda esa vida la pasé muy jodida,la veía cada día por mi lado pasar,fui presuroso en busca del beso de su huíday en mi corazón tú de él eres el total.Creía que una confesión saldría…quería…,el latido aceleró y salió mi corazóntanto, tanto tardé que se me fue todo el díayo reía… y abrazado a ella me moría.Una tarde de alegría, tarde de pasión.Con el suelo de su casa bastante pisado
  4. 4. Cabildo de Gran Canaria CULTURAy en el cielo mi cometa volaba sin fin,mi hermano Juanito, jugando a los dados,siempre leía aquellos cuentos en mi jardín.Yo mirando a la ventana y ella mosqueada,su dulzura me hacía rozar el cielo, malcoqueta y muy burlona asomada a la ventana,yo no vivía sin su amor en aquella aduana,una tarde de verano llegó lo fatal.Al llegar, nuestra felicidad provocabamientras jóvenes bailaban en el gran salón.Jugaba bajo el sol, con la cara sonrojada,con esa hermosa risa que era una canción.Yo recordaba siempre aquella niña queridala veía cada día por mi lado pasar,fui presuroso en busca del beso de su huídaque mi alma guarda por ella un amor colosal.Me miraba con alegría y otro sonreíay mi corazón se llenó de gran ilusióntanto, tanto tardé que se me fue todo el díayo reía… y abrazado a ella me moríaera tan bonita que le escribí una canción.

×