Resumen ejecutivo

460 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Resumen ejecutivo

  1. 1. 1 EL COMERCIO AMBULANTE EN MÉXICO Y LAS POLÍTICAS PÚBLICAS PARA SU REGULACIÓN Y CONTROL José Hernández RiwesUn punto de partida. En México, el comercio ambulante es una actividad con lacual están relacionados millones de habitantes. Y esta relación puedeobservarse desde dos puntos en extremo polarizados: en uno de ellos tenemosa los consumidores, a los ambulantes, a sus líderes y a las autoridadescorruptas. Este subconjunto que suma millones es totalmente proclive a que eldesempeño del comercio ambulante continúe en las actuales condiciones, esdecir, con precios bajos en muchas de sus mercancías, en particular lasprovenientes del pirataje, el contrabando y el robo.Pero en el otro extremo se encuentran quienes a final de cuentas terminanpagando los costos económicos de dichas mercancías. Aquí tienen cabida losproductores y los comerciantes formales así como quienes patentaronestérilmente su trabajo porque no perciben los beneficios de los derechos deautor; pero en caso alguno concluye aquí el mundo de los agraviados. En éltambién hay lugar para quienes son afectados en sus actividades comerciales,su patrimonio inmobiliario o en su transitar en las vías y los espacios públicos yprivados de las localidades.Y entre estos extremos, aunque por ahora inequívocamente cargado hacia unode ellos, tenemos a la autoridad que ha hecho de la omisión una prácticacomún en lugar de cumplir con lo que las disposiciones en la materiaestablecen con toda claridad. De aquí que el asunto de la venta de esasmercancías ilícitas, sin dejar de tener una enorme importancia, es sólo un casode un conjunto mucho mayor que la autoridad de facto ha venidodesatendiendo. A tal grado se ha llegado que, sin ningún recato, cadaadministración ha venido trasladando a la siguiente este problema.
  2. 2. 2En otra perspectiva, es innegable que dichos comerciantes ambulantes (quepor cierto, según nuestras estimaciones agregan a 1.7 millones denanoempresarios a nivel nacional) son mexicanos que tienen un trabajo. Yaunque en este sentido puede calificarse como un problema “resuelto” para elgobierno a pesar de que difícilmente esta óptica sería aceptada por nuestrasautoridades, también es innegable que, por una parte, para la enorme mayoríatales trabajos se dan de lleno dentro del incumplimiento de lo que establecenlas disposiciones legales en materia administrativa; y que por otra, otroscomerciantes ambulantes practican actividades calificadas por nuestro códigopenal como delitos. O sea que contra lo bueno que pudiera tener lo anterior, setiene que dicho desempeño se ha venido produciendo en medio de inmensos eincuantificables perjuicios económicos, políticos e institucionales vinculados aun escandaloso sistema de corrupción que se da entre la sociedad, loscomerciantes ambulantes, sus líderes y las autoridades relacionadas con ellos.Las causas. Tres son las causas que en una inextricable interacción explicaneste estado de cosas. La primera es porque no se ha sabido; la segunda,porque no se ha podido, y la tercera porque no se ha querido resolverlo. Por miparte y como resultado de un esfuerzo que data de 1993 a nuestros días, heproducido un trabajo que puntualmente he denominado EL COMERCIOAMBULANTE EN MÉXICO Y LAS POLÍTICAS PÚBLICAS PARA SU REGULACIÓN YCONTROL cuya versión final concluí los primeros días de junio de 2007. Enesta investigación se resuelven las dos primeras causas, ya que, por una parte,puedo explicar los fundamentos por los que este complejo fenómeno continúadesempeñándose en las actuales condiciones, y, por otra, lo que es necesariorealizar para su resolución; en este caso, mediante la regulación integral bajo laperspectiva de una sociedad mejor en el sentido de que todos los participantessalgan ganando.El propósito de este documento. Consecuentemente, en lo que sigue quierocompartir con Usted mi punto de vista para revertir las actuales relacionesnegativas que existen entre la sociedad, el mercado formal y la autoridad con elcomercio ambulante que se desempeña a lo largo de todo el país. Para ello mevaldré de ideas y acciones que prácticamente le son del todo conocidas. La
  3. 3. 3diferencia se encuentra en una manera distinta de abordarlas; es decir,mediante un enfoque diferente y de hecho novedoso, cuyo contenido yalcances es preciso difundir al mayor número de los participantes einteresados1 en el comercio ambulante a efecto de que éstos tengan una ideaclara de este conocimiento.Básicamente, la investigación EL COMERCIO AMBULANTE EN MÉXICO Y LASPOLÍTICAS PÚBLICAS PARA SU REGULACIÓN Y CONTROL, está compuesta de dosgrandes apartados. En el primero denominado “La Situación Prevaleciente” mecentro en responder dos cuestiones fundamentales: a) qué es el comercioambulante; y b) el estado que guarda su medición. En cuanto al segundotitulado “La Construcción del Futuro”, desarrollo lo que es necesario pararesolver este complicado problema; es decir, la construcción de instrumentos,instituciones y mecanismos sin omitir consideraciones como los costos,tiempos de construcción de la infraestructura, metas y beneficios del proyecto. I. La Situación PrevalecienteEl comercio ambulante, al igual que muchos otros problemas como son elsector informal (del cual, por cierto, forma parte), la globalización, la pobreza,el desarrollo sustentable, etc., se encuentra dentro de la caracterizaciónsiguiente: lo que no se conoce no se puede medir; consecuentemente, sontemas de los que todo mundo habla pero que hasta la fecha no han podido serresueltos ni aquí ni en ninguna otra parte del mundo. Esta idea ajustada alasunto que nos ocupa queda de la siguiente forma: a) ¿qué es el comercioambulante?; y, b) ¿cuántos ambulantes hay en realidad?1 Los participantes serían como los actores de una obra; es decir, en donde cada uno tiene unpapel que cumplir en forma activa, sea porque el fenómeno le perjudica o porque le beneficia.En este grupo tienen cabida la autoridad, los empresarios, los comerciantes ambulantes y lasociedad. En cambio cuando nos referimos a los interesados lo hacemos pensando en losmedios de información, el mundo de la academia, el de los investigadores y de algunosorganismos internacionales, cuyo interés en estos fenómenos se centra en el estudio, lainvestigación, la denuncia, la recomendación, su difusión o, en el mejor de los casos, en apoyara quienes tienen la responsabilidad directa.
  4. 4. 4¿Qué es el comercio ambulante? Cualquiera de nosotros identifica a uncomerciante ambulante, pero muy pocos saben con precisión qué diferenciashay entre un tianguista y un oferente miembro del Sistema Nacional deMercados sobre Ruedas; y de éstos con un comerciante ambulante común ycorriente. Pocos saben qué significa el término “torero”, o qué es unaconcentración; a ciencia cierta, nadie sabe cuántos comerciantes ambulantesse dedican a la venta de productos piratas, robados o de contrabando; y deéstos cuántos son mujeres, y de ellas cuántas son madres. En otro tenor,aunque tenemos una idea de cómo opera el sistema de corrupción,específicamente desconocemos de cuánto son las aportaciones que elcomerciante ambulante entrega al líder o directamente a la autoridad corrupta,y nadie conoce cuál es el monto total que cotidianamente perciben estospersonajes, etc. En general, en el mejor de los casos, respondemos conestimaciones obtenidas de mediciones indirectas y en el peor nos movemos enel mundo de la especulación.Una de las primeras incongruencias que encontré fue que gran parte de lacopiosa terminología que se utiliza para identificar al comercio ambulante esimpropia. Naturalmente, hay quien se refiere a él valiéndose de sinónimos(comercio en vía pública, comercio callejero), pero en la mayor parte de loscasos lo hace utilizando términos que en realidad o son parte del fenómeno(tianguis, mercados sobre ruedas, ambulantes) o bien con términos de mayorcobertura conceptual (comercio informal, comercio ilegal). Aunque parapropósitos coloquiales del intercambio económico el uso indistinto de estostérminos no representa mayor problema, en cambio la utilización superficial eindiscriminada de éstos ha venido embrollando, en no pocos casos, ainvestigadores, a las autoridades, a los medios de difusión, etc., que a finalson responsables de confeccionar documentos esclarecedores o de aplicacióngeneral en donde es obligado el rigor y la precisión en la terminología aplicada.Esta Torre de Babel en la que participa la casi totalidad de la sociedad mecondujo a la conclusión de que el conocimiento de quienes usualmente estánrelacionados con el comercio ambulante es originariamente coloquial, sectorial
  5. 5. 5y regional y, además, tiene usos cotidianos e inmediatos; o sea, no sonreflexivos en el sentido de considerarlo detenidamente, ni de gran alcance.Consecuentemente, para revertir esta situación fue necesario primerocomplementar al conocimiento de los árboles con el del bosque y con el queemerge de la conjugación de ambos tipos de conocimiento. En ese sentido, esobvio que la ignorancia de estos dos últimos conocimientos que es general entodos los niveles de la sociedad y en el caso de la administración públicaalcanzan al mismo Presidente de la República, ha causado estragos en esasmaterias.Ante este cuadro, una de mis primeras conclusiones fue la necesidad deconstruir una definición operativa cuyo contenido y uso sirviera parahomogeneizar conceptual y lingüísticamente a quienes tienen relaciones con elcomercio ambulante. Pero la construcción de una definición operativa requierede la caracterización de los elementos constitutivos que la singularizan; y estanecesidad me llevó a la búsqueda de los componentes universales que ledieran cuerpo a partir de lo establecido en nuestro Estado de Derecho.Así, encontré que “las preocupaciones generales” de la sociedad en materia decomercio ambulante, o sea donde tienen cabida todas las preocupaciones quese generan de manera individual o grupal por parte de quienes sedesenvuelven conforme a lo establecido en nuestro Estado de Derecho son lassiguientes: 1) El uso irregular de las vías y los espacios públicos y privados de las localidades; 2) El incumplimiento generalizado del comerciante ambulante acerca de las disposiciones administrativas relacionadas con su actividad; 3) La venta impune de mercancías provenientes del pirataje, el contrabando y el robo, dentro de otros delitos; 4) La omisión del Estado para otorgar las medidas de seguridad social al comerciante ambulante y su familia; y 5) La presencia de un escandaloso sistema de corrupción íntimamente vinculado a la impunidad y la omisión.
  6. 6. 6Metodológicamente, para poder entresacar dichas preocupaciones generalesde la sociedad fue indispensable que el investigador hiciera uso del sistemismodesarrollado por el doctor Mario Bunge y del enfoque institucionalista inspiradoen el conspicuo economista Douglass C. North, y del análisis interdisciplinario.Aquí específicamente me valí de los siguientes campos del saber: economía,política, derecho, administración pública, gramática e historia. En particular estaúltima abarcó desde los tiempos de la Conquista hasta nuestros días; y en eserecorrido necesariamente tuve que conocer y decantar el contenido sustantivode las escuelas del sector informal y de la economía subterránea paraaclararme tanto la (mal) concepción del comercio ambulante como de la (mal)utilización del herramental que de estos dos conceptos ha venido haciendo lamayoría de la sociedad, con énfasis en no pocos investigadores y funcionariosgubernamentales o privados de todo nivel. De aquí que una vez caracterizadasdichas preocupaciones finalmente pude configurar dicha definición operativa,misma que quedó como sigue:“Por comercio ambulante, entenderemos la compraventa de bienes y serviciosque se efectúa en las vías y los espacios públicos y privados en formaambulante, semifija y fija, cuyos vendedores son en su inmensa mayoríamiembros del sector informal, muchos de los cuales practican la economíasubterránea”.El estado de la medición. Satisfecha la primera pregunta de esta causa inicial,era consecuente abordar la segunda cuestión, o sea el de su medición. A esterespecto, por una parte, encontré que a nivel macro, instituciones como elINEGI eventualmente ha venido efectuando mediciones indirectas que hanpermitido a los participantes informarse del sector informal y por mi parte,mediante cruces convenientes, obtener algunas cifras relevantes acerca delcomercio ambulante. No obstante, es preciso apuntar que este tipo deinformación aunque valiosa es insuficiente para efectos de una política públicaque requiere de la información individualizada de cada comerciante ambulantey su familia nuclear. Afortunadamente, como contrapartida encontré quenumerosas instituciones gubernamentales y/o privadas han venido levantandopadrones de comerciantes ambulantes. Así, la presencia de esos padroneslevantados en condiciones distintas y con propósitos particulares me condujo a
  7. 7. 7una conclusión doble: la necesidad de levantar un solo padrón a nivel nacionaly a la certeza de que ello es por completo viable. II. La Construcción del FuturoLas acciones que la autoridad ha venido efectuando en materia de comercioambulante están focalizadas en dos de las cinco preocupaciones generales dela sociedad que caracterizamos más arriba. Por una parte, tenemos lasrelacionadas con el “combate” a las mercancías provenientes del pirataje, elcontrabando y el robo y, por otra, las correspondientes a los usos (irregulares)de las vías y espacios públicos y privados de las localidades. Sin embargo,cualquiera sabe que las acciones de la autoridad acerca de esas dospreocupaciones han sido aisladas, locales, sectoriales y sin coordinación (y esosin mencionar el lamentable hecho que de las otras tres preocupacionesprácticamente no hay indicios serios que permitan conocer acciones en firme).De aquí que los resultados obtenidos en uno u otro caso han sido, por decir lomenos, frustrantes pues la venta de estas mercancías sigue como si nada y lainvasión de las vías y los espacios públicos y privados surge por doquier queexistan condiciones de mercado.Los fundamentos de la propuesta. A estas alturas, tengo la certeza que ellector ya se habrá percatado que el enfoque que utilizo parte y se basa en laidea de la totalidad. Es más, si la totalidad fue utilizada en la primera parte deesta investigación, es absolutamente apropiado aplicarla a plenitud en estasegunda parte de la investigación con el propósito de contrarrestar de tajo lasegunda causa, o sea el “no se ha podido”.De hecho, desde que me inicié en el estudio e investigación del comercioambulante obsesiva y permanentemente me plantee la siguiente cuestión: si elasunto del comercio ambulante a nivel nacional está relacionado con los tresórdenes de gobierno, los tres poderes y la parte de la sociedad, sea en su
  8. 8. 8expresión empresarial (formal e informal) o en cuanto a quienes como simpleshabitantes se ven afectados en su patrimonio o en su transitar en aquellossitios donde se ejerce el comercio ambulante, entonces ¿por qué el Estado noha abordado su resolución bajo esa óptica, en donde armónicamente participentodos estos activos sociales para lograr la regulación económica, administrativay social integral del comercio ambulante con la menor fricción posible?En ese tenor, si se atiende el todo, se atienden a todas las partes; en cambio,mediante el camino contrario, o sea con atender sólo la parte no es posibleresolver el todo. Pero es claro que este enfoque no es del todo evidente a lagran mayoría de los participantes pues se les escapa que el comercioambulante es un fenómeno en donde todas las preocupaciones generalesmantienen una estrecha relación entre ellas. De aquí que una cosa es que aestos participantes su interés fundamental está centrado en que se resuelva supreocupación general específica y otra que para poder lograr esa resoluciónindividual de la mejor forma posible sea necesario mediante la resolución detodas. Y esto sólo puede ser abordado mediante una visión de Estado.Para lograr esto todos sabemos que existen las disposiciones legalesrelacionadas con esta actividad; que igualmente existen las dependencias yentidades responsables de darles aplicación; que en el interior de estasdependencias y entidades existen recursos humanos, materiales y financierosdisponibles para atender este tipo de menester. Que, en caso de perfeccionar ode construir nuevas disposiciones contamos con la presencia del poderlegislativo; e igualmente con la del poder judicial en cuanto a resolver losconflictos entre terceros conforme a derecho; que además, dentro de lasociedad y en particular dentro de los participantes e incluso en losinteresados existen quienes pueden concurrir activamente sobre todo si susintereses son afectados de manera importante y directa.De aquí que, técnicamente hablando, todo lo anterior avala la propuesta deabordar el fenómeno del comercio ambulante desde todos los aspectos con losque tiene relación el individuo, el grupo o la sociedad con objeto de que noquede ningún cabo suelto sin atención; que en lugar de que la autoridad esté
  9. 9. 9focalizando su (mal) atención en dos de las preocupaciones generales de lasociedad lo haga (y bien) en las cinco, y con ello adquiera pleno sentido laparticipación de los tres órdenes de gobierno, la de los tres poderes, y la de lasociedad en sus expresiones individual o grupal. Sin embargo, mi propuesta vamás allá: si se tiene la oportunidad de abordar todos los aspectos sustantivospara lograr la regulación integral del comercio ambulante, entonces lasacciones que se efectúen puedan encaminarse hacia el propósito de que todosganen y no que mientras unos lo hagan otros pierdan. De aquí una razón máspara abordar de conjunto de las preocupaciones generales.Los objetivos. Pero es consustancial que antes de efectuar cualquier acción delindividuo, el grupo o la sociedad sea indispensable definir el o los objetivos quela guiarán. Y en este caso son tres tipos de objetivos los que nos inspiran,mismos que van de la mayor generalidad a lo más específico posible. En elprimer caso, me refiero a un objetivo de tipo primario, principal o básico,encaminado a “lograr una sociedad mejor”O sea, que vivan mejor los comerciantes ambulantes, los empresarios, y lasociedad. Sin embargo, todos estaremos de acuerdo que por muy valioso quesea el contenido de este objetivo, en los hechos es poco práctico y útil. Deaquí la conveniencia de descender un nivel y con ello lograr más precisión. Así,el objetivo general será “lograr la regulación integral en sus vertientes económica, administrativa y social del comercio ambulante”.Y bajo esa perspectiva, ahora, formalmente, convirtamos a cada una de laspreocupaciones generales de la sociedad que precisamos más arriba en losobjetivos específicos que permitirán la regulación integral, y que quedanconsignados como sigue: Lograr la regulación del comercio ambulante que se ejerce en las vías y espacios públicos y privados de las localidades del país;
  10. 10. 10 Lograr que el comerciante ambulante dé cumplimiento a lo establecido en materia administrativa en las disposiciones legales relacionadas; Erradicar los delitos que comete el comerciante ambulante provenientes de la piratería, el contrabando y el robo; Lograr el cumplimiento de parte del Estado en materia de seguridad social para el comerciante ambulante y su familia nuclear, y Erradicar el sistema de corrupción.El papel del Presidente de la República. Aunque no existe ninguna duda de quela aplicación de las diversas disposiciones relacionadas para lograr larealización de los cinco objetivos y de la instrumentación de los programaspúblicos necesarios para lograr lo expuesto son tareas indelegables de laautoridad, tampoco la debe de haber en cuanto a que un proyecto de estaenvergadura sólo puede ser encabezado por el Presidente de la República. Enefecto, sólo este funcionario tiene la autoridad y el poder de convocatoria paraque en proyectos como el que estoy comentando se unan de maneracoordinada las voluntades, las fuerzas y los recursos de los tres órdenes degobierno, de los tres poderes y de la sociedad. Pero si esa razón esabsolutamente indispensable, ésta quedaría incompleta si tal participación seagotara en la „convocatoria‟. Es necesario, además, que una vez aprobada estaacción dicho funcionario permanentemente cuente con información de primeramano con objeto de conocer cómo van las cosas y de lo que es precisoefectuar para que tales objetivos no sufran desvíos.Una política pública de Estado. Y para dar coherencia, materialización yfuncionalidad tanto a todos los participantes como a los objetivos específicoscon los cuales se relacionan existe el recurso conocido como política pública enla que tienen cabida las concepciones, los criterios, principios, estrategias ylíneas fundamentales de acción a partir de las cuales la sociedad organizadacomo Estado, decide hacer frente a desafíos y problemas que se consideran denaturaleza pública como es el caso del comercio ambulante. Por esa razón,
  11. 11. 11deben existir espacios de acción no sólo para el gobierno sino también para elresto de los participantes. Así, mientras al primero corresponde la aplicaciónde las diversas disposiciones relacionadas con el comercio ambulante asícomo de instrumentar programas públicos que sean necesarios, en cambiocuando se trata de definir objetivos, metas, logros y acciones de evaluación ycontrol es preciso que intervenga el resto de los participantes. Porconsiguiente, en este caso deberemos referirnos a una política pública deEstado a favor de una sociedad que democráticamente está totalmentedispuesta a vivir de conformidad con lo que establece nuestro Estado deDerecho. Y en este contexto, la utilización de la definición operativa por partede todos los participantes permitirá una comunicación fluida y sin posiblesequívocosLos instrumentos. Pero para materializar los objetivos específicos necesitamosde la información individualizada de cada comerciante ambulante, e incluso lade su familia nuclear. Así, dentro de otros datos, es preciso conocer el nombrede cada uno de ellos, la actividad que efectúan, los lugares donde ladesempeñan, los días en que la realizan; igualmente, conocer las necesidadesque en materia de seguridad social tienen él y su familia, etc. Por tanto, es aquídonde nos servimos de otra de las conclusiones logradas en la primera causa;es decir, la de levantar un solo Padrón Nacional de Comerciantes Ambulantescon objeto de lograr la medición individualizada de cada comercianteambulante e incluso ir más allá en cuanto a tener al día este instrumento conlos registros de los diversos movimientos que naturalmente en un conjunto denanoempresarios tan grande se dan en más de un sentido. La idea es que talinformación se convierta en una base de datos confiable, veraz y oportuna parala toma de decisión de todos y cada uno de los participantes relacionados conlos cinco objetivos específicos.Dicha base de datos será el insumo fundamental para lo que hemosdenominado el Sistema de Información Pública del Comercio Ambulante[SIPCA], instrumento que, en tiempo real, pondrá dicha base de datos a ladisposición de todas las dependencias y entidades, de todos los empresarios,de todos los comerciantes ambulantes, de toda la sociedad directamente
  12. 12. 12relacionada para que de manera individual o asociada cada participanteagraviado pueda exigir a la autoridad, en tiempo y forma, el estrictocumplimiento de su responsabilidad y con ello lograr la regulación económica,administrativa y social del comercio ambulante.O sea que con el SIPCA se quebrará el estado de información asimétrica eincompleta que priva entre gobierno, mercado y sociedad y que su lugar seaocupado por un sistema de información pública a disposición de todos losparticipantes en forma individual o asociada para que, según los objetivosespecíficos de su interés, cada participante (del gobierno, el mercado y lasociedad) básicamente pueda utilizar dicha información proporcionada por elPadrón y pueda relacionarla con el conocimiento de: a) los derechos yobligaciones que los vinculan con el comercio ambulante; b) de todas lasdisposiciones legales y las dependencias y entidades encargadas de darlesaplicación; c) de los procedimientos que en cada caso se deben efectuar antelas dependencias y entidades relacionadas; d) finalmente de las acciones yresoluciones de cada caso particular que sobre estas materias generen lasdependencias y entidades involucradas. Es decir, poder conocer a detalle loque las dependencias y entidades están realizando sobre estas materias.Las tecnologías de la información y comunicación. Afortunadamente, talestareas que antaño hubieran requerido enormes cargas de trabajo, y de notoriosmontos de recursos humanos, materiales y financieros y, lo peor, conresultados generalmente tardíos, hoy día pueden ser resueltos fácilmente ylogrados en tiempo real mediante los recursos que tenemos a disposición en loque se conoce con el nombre de tecnologías de la información y comunicación[TIC]. En efecto, el manejo, ordenamiento y las conclusiones requeridasprovenientes de enormes cantidades de información contenidas en las basesde datos, hoy día, son totalmente manejables por cualquier computadora encondiciones de economía, tiempo y esfuerzo por completo opuestas a lascondiciones de antaño.El principio del seguimiento de las acciones y de la memoria institucional. Enese sentido, es posible combatir frontal y efectivamente uno de los cánceres
  13. 13. 13más funestos que hay en esta materia y que consiste en no saber ni en tiemponi en forma de los resultados de los planteamientos o gestiones que losparticipantes han venido solicitando desde siempre a las autoridades. Es más,con los recursos de las mencionadas TIC sería un absoluto despropósito noefectuar un detallado seguimiento de las acciones públicas en formapermanente, confiable y veraz. En cambio, hoy día ¿quién nos puede decir delnúmero de operativos que en total ha efectuado la autoridad correspondienteen los últimos cinco años?, ¿quién conoce el destino real y final de lasmercancías piratas, de contrabando o del robo incautadas en el sexenioanterior?, ¿cómo puede estar enterado el comerciante ambulante de losresultados de sus gestiones acerca de las denuncias que ha levantado ante laautoridad por actos de corrupción? De estos ítems y muchísimos otros másnecesariamente tienen que existir registros fáciles de consultar por cualquierade los participantes interesados.Las nuevas instituciones. Después de aceptar que un proyecto en donde sólopuede ser puesto en marcha por el Presidente de la República mediante unapolítica pública de Estado para la realización de los cinco objetivos específicosque integran la regulación integral del comercio ambulante, es del todopertinente preguntarse si existe en toda la administración pública un áreaadministrativa que pueda encargarse de él mediante una imperativa y finaacción de coordinación entre todos los participantes. Como la respuesta es no,entonces concluimos que para el logro de lo anterior es indispensable laconstrucción no de una, sino de tres instituciones en intensa y permanenteinteracción.La primera es la Coordinación General para la Regulación Integral delComercio en las Vías y los Espacios Públicos y Privados, misma quedependerá directamente del gobierno federal, y que tendrá como objetivofundamental el logro de la regulación integral detallada en los cinco objetivosgenerales. Es decir, que en los hechos la regulación económica, administrativay social será lograda mediante las acciones de cada una de las dependencias oentidades de los tres órdenes de gobierno, que tengan relación con el comercioambulante. En este punto es vital aclarar que, por una parte, la participación de
  14. 14. 14cada una de estas dependencias o entidades de cada orden de gobierno sellevará a cabo dentro de lo establecido por nuestras disposiciones y, por otra,que de ninguna manera se atentará contra su primigenia actuación que, comose sabe, se fundamenta en la acción sectorial. Pero esto de ninguna manerase contrapone con que en un nivel superior se persiga que a partir de la acciónsectorial de cada una de ellas se alcance la acción armónica en busca delbeneficio de las mayorías. Por ejemplo, aunque todos estamos de acuerdo enque es obligado evitar que se continúen comerciando películas, audios,informática, libros, vestidos, juguetes, medicinas, etc., mercancías producto delrobo, el contrabando o el pirataje (responsabilidad de la federación), en caso delograrlo, no hay que olvidar ni por un momento que, por una parte, se requiereel conocimiento específico de las vías y los espacios públicos y privados dondeefectúan el intercambio económico (cuya regulación es facultad del municipio)y, por otra, el qué hacer con los miles de comerciantes ambulantes que de undía para otro se quedarán sin una fuente de empleo y sin ingreso(responsabilidad de los tres órdenes); no afrontarlo mediante esa perspectivaes correr el peligro de que si por un lado estamos tapando un hoyo, por otroabramos uno nuevo y tal vez más conflictivo, etc.Esta Coordinación tendrá la responsabilidad de construir y operar tanto elPadrón Nacional de Comerciantes Ambulantes como el SIPCA. Por tanto,necesariamente deberá establecer los enlaces necesarios entre lasdependencias y entidades de los tres órdenes de gobierno, de los tres poderesy de los sectores privado y social relacionados con el comercio ambulante aefecto de que se dé el mejor cumplimiento de lo necesario para que tanto losindividuos como las asociaciones relacionadas por una parte, disfruten detodos los derechos y, por otro, den estricto cumplimiento de todas lasobligaciones a que haya lugar sobre esta materia. Dicho de otra manera, lograrque cada uno de los derechos o cada una de las obligaciones en las que seaprecisa la intervención de la autoridad se obtenga en el menor tiempo y de lamejor forma posible. En ese sentido es vital la función del seguimiento, y paraello la mencionada Coordinación tendrá la responsabilidad de construir lamemoria institucional del SIPCA para que en forma oportuna, veraz y confiabletodos los participantes estén al tanto del estado en que se encuentran sus
  15. 15. 15peticiones para el disfrute de los derechos a que haya lugar o de lasobligaciones que terceros deban cumplir; de las dependencias o entidadesencargadas de que se otorguen dichos derechos o se cumplan las obligacionesy de los resultados obtenidos.La segunda institución es el Consejo Consultivo para la Atención de laEconomía no Regulada, mismo que estará conformado de manerarepresentativa por todos los participantes del gobierno, del mercado y de lasociedad relacionados con el comercio ambulante. Como el objetivo central deeste Consejo es el control del proceso para lograr la regulación integral delcomercio ambulante es imperativo el acoplamiento entre él y la CoordinaciónGeneral para la Regulación Integral del Comercio en las Vías y los EspaciosPúblicos y Privados a efecto de cuidar al extremo que los objetivos específicossean cumplidos de la mejor forma en el menor tiempo posible. Esto incluye queen caso de desviaciones o de cambios, estar en posibilidad de “recomendar loque resulte necesario para que dichos objetivos se materialicen; e igualmente,en caso de que los resultados puedan lograrse en plazos menores.Consecuentemente, en este Consejo se presenta una oportunidad única: o seael diseño permanente de una política pública de Estado en dondedemocráticamente de “viva voz” cada uno de los participantes (e incluso losinteresados) pueda presentar sus observaciones, quejas o propuestas y estasse puedan elevar mediante los cauces institucionales establecidos, o sea através de la Coordinación General para la Regulación Integral del Comercio enlas Vías y los Espacios Públicos y Privados la cual, a su vez, las canalizará enparalelo a las dependencias y entidades relacionadas, y a la Oficina de laPresidencia de la República a efecto de que el Presidente de la repúblicapueda mantenerse informado para que en caso de ser necesario estepersonaje pueda dar en el menor tiempo el máximo apoyo posible.La tercera institución es el INDENOR, o sea el Instituto de Estudios eInvestigación de la Economía no Regulada cuyo propósito fundamental esapoyar tanto a la Coordinación como al Consejo para lograr que a través de loscinco objetivos específicos agrupados en el general se pueda alcanzar a la
  16. 16. 16brevedad el objetivo principal que, como se recordará, consiste en “lograr unasociedad mejor”. En ese tenor, su participación quedará focalizada tanto en laregulación como en el control mediante el estudio y la investigación quepermitan ofrecer tanto a los miembros de la Coordinación General para laRegulación Integral del Comercio en las Vías y los Espacios Públicos yPrivados como a los del Consejo Consultivo para la Atención de la Economíano Regulada estudios, propuestas, criterios, asesorías, formando cuadros deexpertos para los sectores público, privado y social, etc., con objeto deoptimizar los resultados de las tres instituciones.Hacia la institucionalización del sistema. Como fácilmente se puede apreciar,nos encontramos ante una nueva manera de abordar y de resolver problemaspúblicos, como el del comercio ambulante. Bien visto, tal enfoquepositivamente se superpone a la acción sectorial que típicamente ha venidoefectuando la administración pública; es decir, que nos encontramos con laposibilidad de obtener, mediante un conocimiento emergente, resultados que laortodoxia pública no ha podido lograr. Y en ese sentido es evidente lanecesidad de institucionalizar esta nueva manera de abordar y de resolver estetipo de problemas; por tanto, las tres instituciones mencionadas tendrán unpapel protagónico en la difusión y la práctica de las nuevas reglas que habránde regir mientras exista un interés fundado de parte de alguno de losparticipantes.Costos, tiempos de construcción de la infraestructura, metas y beneficios delproyecto. A pesar de la enorme envergadura de un proyecto como el quevenimos desarrollando, el costo total de su configuración e instrumentación, sinduda, será el más económico de todas las políticas públicas de Estadopuestas en operación. Y es que si el mecanismo más importante de dichapolítica pública es la coordinación, tal concepto parte de que lo coordinado(instituciones, recursos humanos, materiales y financieros) existe y está enoperación. Pongamos un ejemplo de aplicación general, en este caso referidoa la SHCP. Cualquiera de nosotros sabe que el asunto del comercio ambulanteforma parte de su agenda de trabajo. En ese sentido, no es impropio solicitar aesta dependencia lo que en esta materia ha efectuado, lo que está haciendo y
  17. 17. 17su programa anual y de mediano plazo. En ese tenor, la respuesta se tendrá alo sumo en unos pocos días la cual, evidentemente, será confeccionada por unárea de una Dirección General y no de toda la Secretaría.Ahora bien, antes de la instrumentación de un proyecto como el que nos ocupaes preciso construir lo que se conoce como infraestructura, misma quecomprende todos los aspectos materiales, conceptuales, jurídicos einstitucionales necesarios previos. En este caso, salvo el caso de lasinstalaciones, tales tareas pueden ser resueltas efectivamente con un grupo deespecialistas cuyas tareas sean efectuadas con énfasis en la acción paralelaen lugar de la lineal secuencial y apoyado con todo lo que se requiera, paraacortar de manera sustantiva los tiempos. En ese tenor, se estima que enmenos de un año natural, dicha infraestructura estará lista.En cuanto a las metas del proyecto, su logro y magnitud en tiempo y espacioestarán en función, por una parte, del grado de cumplimiento de las accionesefectuadas por parte de las dependencias y entidades relacionadas con losobjetivos específicos; pero por otra, del interés materializado en las accionesde los participantes para que estos objetivos se cumplan. Pongamos por casola siguiente situación. Quienes están teniendo enormes pérdidas económicaspor el pirataje, el robo o el contrabando con el SIPCA tendrán a disposición lainformación individualizada de cada comerciante ambulante. En dichainformación se podrá ubicar, sin ninguna duda, específicamente a quienes sededican a la venta de audios y de videos, los lugares en que los venden, losdías en que lo hacen, los horarios de venta, el nombre de las organizacionesde las que forman parte, las dependencias encargadas de erradicar dichasprácticas, las cantidades de mercancías incautadas (si se comprueba quedichas forman parte de los delitos), el destino de ellas, los días en que seefectuaron, etc. Pero también tendrán conocimiento de los recursos humanos,materiales y financieros que las dependencias y entidades relacionadas tienenasignados en esta materia; de los programas de corto y mediano plazo; de lasacciones efectuadas y de sus resultados, etc. En síntesis, en la medida quecada participante mayormente se involucre en estos procesos, las metas a sufavor serán mayores en menor tiempo.
  18. 18. 18Acerca de los beneficios, que a final estarán en función del interés que cadaparticipante ponga para hacer efectivos sus derechos o para que quien loafecta cumpla con las obligaciones a que haya lugar, éstos, en conjunto, seránenormes e incuantificables. La autoridad no sólo recobrará el lugar que lecorresponde en la sociedad; es más el ingreso público se incrementará con elpago de los impuestos por parte de los comerciantes ambulantes; losempresarios reducirán las pérdidas económicas en forma sostenida; loscomerciantes ambulantes y sus familiares nucleares recibirán las medidas deseguridad social a las que tienen derecho; la sociedad podrá convivir mejor conlos ambulantes; y en conjunto todos ellos aportarán su parte para el “logro deuna sociedad mejor”. Junio de 2009

×