Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

El microprohibiciosnimo: Prohibición, moral y estilo de vida

157 views

Published on

Ponencia realizada en el marco del Foro Social Internacional de Cannabis en Irún (11 de setiembre de 2015).

Published in: Health & Medicine
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

El microprohibiciosnimo: Prohibición, moral y estilo de vida

  1. 1. 1 FORO CANNABIS. IRÚN, 11 Y 12 DE SETIEMBRE DE 2015. Mesa. Cannabis y reducción del daño. 15:30. 11 de setiembre. 20 minutos Microprohibicionismo: Prohibición, moral y estilo de vida. Agradecimientos. Objetivo de la comunicación: En los veinte minutos que dispongo para realizar la presente comunicación me gustaría reflexionar sobre cómo el prohibicionismo aún pervive en nuestra sociedad. Y, especialmente centrarnos en los que podemos llamar el micro-prohibicionismo, es decir, en aquellas prácticas y discursos cuotidianos que hacen que el prohibicionismo se reproduzca y continúe operando en nuestra sociedad (reificación, naturalización, resistencia al cambio). Es decir, presentar un mirada más próxima, cotidiana e incluso mundana, porque quiero presentar la idea que el prohibicionismo, no es solo los tratados de fiscalización de las Naciones Unidas, la JIFE, los artículos 369 y siguiente del Código Penal, la Ley Mordaza. Esto solo representa la carcasa jurídica y burocrática que poco importarían si se reprodujese diariamente por cada uno de los ciudadanos. Para terminar vamos a reflexionar como podemos subvertir la el micro-prohibicionismo. Palabras clave: prohibicionismo, control social, orden moral, libertades, chivo expiatorio, naturalización, resistencia al cambio, normalización. Como el marco de la ponencia se sitúa en un feria del cannabis, que mejor manera para ilustrarla que una metáfora sobre las plantas y su cultivo. Las semillas del prohibicionismo se empezaron a plantar durante el siglo xix, estas no son de una única variedad, sino que encontramos semillas de orden moral, sociológicas médicas, y xenófobas. Las semillas prohibicionistas. Ø Semilla moral: Elemento religioso tradicional «Puritanos considera la ebriedad como paraísos artificiales, que amenazan a la sociedad como plagas de impureza y requieren una extirpación inmediata» 1650 Código de Connecticut que regula el vino por cabeza que puede vender un mesonero y prohíbe el tabaco. Pone fuera de la ley la embriaguez y la holgazanería. En Connecticut en 1789 se crea la primera sociedad para la templanza. Pocos años después en Boston se crea la American Society for the Promotion of temperance, que en 1833 contaba con seis mil sucursales en toda la Unión y con más de un millón de miembros. En un país que contaba con 14 millones de habitantes. Que viene a ser unos 3,3 millones de Españoles en la España actual. El 1869 con gran influencia en el senado y el congreso. «Es indudable que el prohibition party realizó una tarea titánica en términos parlamentarios, y que quizá no
  2. 2. 2 conoce la historia republicana universal otro ejemplo de una minoría con tanta capacidad para imponerse a obstáculos aparentemente insalvables. Ø Semillas médica: El estamento médico. que querrá monopolizar las prácticas terapéuticas proscribiendo saberes de atención tradicionales y censurando la auto atención. Monopolio en la dispensación de medicamentos. Ø La semilla de la xenofobia Al vincularse los hábitos farmacológicos con características étnicas y sociales va fortaleciéndose un componente etnocéntrico que acabará distinguiendo entre drogas de razas «pueriles» y razas «civilizadas». Aborígenes y inmigrantes degenerados Cáñamo: árabes, indios y latinos. Coca los negros y los americanos meridionales, opio los asiáticos, y como no el alcohol los europeos católicos. Terreno abonado socialmente sociológica: Proceso de industrialización y proletarización. La formas de ebriedad empiezan a simbolizar la medida de desviación. Evolución del comercio. Evolución de una potente industria fármaco-química. Progresiva liquidación del Estado mínimo y aparición del welfare state que empieza a regular la moral de pobres, dementes, huérfanos y alcohólicos… El crecimiento. El paradigma médico. El paradigma jurídico. Los convenios de fiscalización de las Naciones Unidas, la ley de estupefacientes… La floración La guerra contra las drogas, la guerra contra los pobres. Especie invasora Localismo globalizado. Los daños no previstos del prohibicionismo. ¿Cómo hace el prohibicionismo para lucir como una planta bonita? Estrategias de legitimización y reproducción. La centralidad de la salud. Gilberto Gerra Chief of the Drug Prevention and Health Branch at the United Nations Office on Drugs and Crime (UNODC). Comentaba a finales de agosto que la drogadicción no es un problema moral ni criminal ni cultural, es «solo» un problema de salud con cambios en el cerebro. El prohibicionismo no funciona y hay multitud de evidencias, esto lo sabemos quienes lo hemos visto de cerca.
  3. 3. 3 En relación a algunos profesionales asistenciales, como señala Romaní (2005c, p. 274), «a veces con las mejores intenciones del mundo, de lo que se trata en el fondo para algunos personajes sea de mantener el problema para seguir siendo indispensables como guardianes de la salud»1 . La mirada individualizadora (el problema es de salud pero individual). «Ahora que tenemos un ejercito de yonkis creados por nuestras políticas no los podemos abandonar». Pero si tanto les importa la cuestión de la salud porque “La OMS, entidad a la que los tratados de 1961 y 1971 encomiendan hacer las recomendaciones para clasificar las sustancias, ha sido marginada. Esto se contradice con el intento de reequilibrar el sistema para inclinarlo hacia la salud y los derechos humanos.» Según la Convención de 1961, la CND debe aceptar o rechazar la recomendación de la OMS en su conjunto, aunque puede decidir incluir una sustancia en la Lista I y no en la Lista IV en caso de que la OMS haya recomendado la inclusión en ambas. La CND debe, en principio, aceptar las conclusiones científicas de la OMS; si rechaza la recomendación, debe ser por motivos 'sociales o administrativos’. los motivos sociales, administrativos y de otra índole a los que puede recurrir la CND para rechazar las recomendaciones de la OMS están poco definidos en los tratados y sus comentarios oficiales. Aunque todas las partes implicadas deben actuar “de buena fe”, los motivos sociales, administrativos y de otro tipo están sujetos a grandes diferencias de interpretación, y constituyen una vía de entrada para temas ideológicos de toda clase. Dronabinol. El prohibicionismo científico: Podemos entender el prohibicionismo científico como las prácticas de orden positivista que esconden un orden moral. Si siempre investigamos sobre daños y tropelías solo podemos obtener resultados sobre daños y tropelías. Ciencia lysenkoista. Y prohibicionismo científico. Los régimen de verdad del prohibicionismo. Las raíces. El micro-prohibicionismo que opera sigilosamente. Quienes la hemos visto de cerca sabemos que está terriblemente infectada. Porque usamos el microscopio para ver los tricomas. No conozco ningún antropólogo que defienda el prohibicionismo, no tampoco criminólogo. Pero si los médicos y los psicólogos individualistas. Todo depende de la lupa que se mire… o los intereses que se tengan en el prohibicionismo. Resistencias al cambio. Argumentos para evitar la regulación. No aceptar el fracaso. La guerra contra las drogas ha sido una guerra contra las minorías étnicas, las poblaciones más vulnerables, pobres y mujeres.
  4. 4. 4 Tomas Adorno proponía que la gente pensaba a través de clichés (la gente es muy vaga porque piensa en base a estereotipos). Intereses geopolíticos y económicos (corrupción, tecnología militar, seguridad privada, fuerzas de seguridad…). La cuestión de las drogas presenta poco peso en la agenda política «porque se considera que se ha vencido el monstruo y ahora es una cuestión técnica. Un ejemplo de esto es quien ha negociado la cuestión de los CSC en cada comunidad, no son políticos de primer orden. El euro barómetro de la percepción social de las drogas. En la UNGASS Rusia está preparando una alianza para prohibir los tratamientos con metadona. La paradoja de los medios de comunicación. ¿Si tan repulsivo y deleznable encuentran las drogas porque la describen con todo lujo de detalles para deleitar a sus lectores? «Prohibicionismo de serie» debido a la educación represiva y anti drogas. Porque a los niños también se les educa sobre lo malas que es el tabaco y el alcohol… Las drogas como chivo expiatorio: Fracaso escolar, aumento de las prevalencias, la protección a menor, las dificultades de emancipación… Función de chivo expiatorio. Criminalizar consumidores por delincuentes y disolutos (inmigrantes, parados, mujeres y doble estigma…) Regar el prohibicionismo: Noticias del miércoles Los parados consumen más cannabis, alcohol y tabaco, según un estudio del Gobierno. Voces contra el prohibicionismo: Don Wilson. Premio RBA de novela negra. Utopía de erradicarlas. Después de tantos años si se deroga el prohibicionismo la gente tendría la sensación de haber sido engañada y aún acentuaría el descrédito de la clase política. Ø Mayor accesibilidad y mayor número de consumidores ,especialmente entre menores. Ø El cannabis funcionaria como puerta de entrada. Ø Aumentaría de la delincuencia. Las demandas de tratamiento y los problemas en general. La reificación y reproducción del prohibicionismo. Ø «los consumos son incontrolables» Ø «las drogas tienen consecuencias negativas» Ø «y si te drogas inevitablemente terminarás mal». Ø Siempre ha sido así (efecto de naturalización). Ø La gente piensa las drogas en personas colgadas
  5. 5. 5 Las drogas como objeto de discurso (ejemplo de la señora del mercado) “todo el mundo puede elaborar su opinión sobre las drogas” y normalmente negativa porque lo recibe de los medios de comunicación. Lo único que conocen son las miradas criminalizadoras. El Teorema de Thomas (1928) propone que si una persona define una situación como real, esta es real en sus últimas consecuencias. (Los medios de comunicación continúan regando el campo…). En un mundo incierto «la verdad» que las drogas son malas se constituye como una de las pocas verdades absolutas que quedan. Aproximarse por transgresión produce que la profecía se cumpla por eficacia simbólica. ¿Y como matamos las raíces? Razones éticas o tóxicas para el cambio Si detectamos que el prohibicionismo se implementó por una cuestión moral camuflada de razones relacionadas con la toxicidad y la peligrosidad se debe desconectar el prohibicionismo por cuestiones morales y no empezar un lucha centrada en las cuestiones de salud. Los Derechos Humanos se ven continuamente maltratados pero esto no debe impedir que sigamos trabajando por un mundo más justo e igualitario. Si evaluamos la legalización en función de la peligrosidad de las drogas nunca se llegará a la legalización completa porque los moralmente conmovidos continuaran operando en todos los espacios sociales. Esto implicaría reformas del prohibicionismo y no su derogación. Sistema de fiscalización internacional: entre la reforma y la derogación del prohibicionismo. Argumento de la toxicidad/ peligrosidad: reforma extremadamente lenta. La base de la toxicidad genera estereotipo complicado. En el proceso de reforma se puede reproducir argumentos totalmente prohibicionistas. No se trata de un nosotros contra ellos (bebedores) se trata de un respeto a las libertades. Es cuestión de evitar el estigma de todas las personas. Y no se puede echar la culpa a los yonkis. Normalización e influencia minoritaria. Porque aunque caiga el prohibicionismo las raíces estarán bien presentes… Estamos cerca de una reforma del prohibicionismo pero lejos de derrocar el prohibicionismo. Modificar la percepción de riesgo. El discurso de la normalización. Subvertir el discurso prohibicionista mediante el discurso de la normalización. Cambio en el imaginario: Tolerancia hacia el otro, pero por desinterés. Desestigmatización.
  6. 6. 6 El peso de la sociedad civil, como motor de cambio. De los políticos no nos podemos fiar. Hay recorrido para generar activista hasta los 4.000.0000 millones de consumidores esporádicos. Los consumidores de drogas tienen el estigma de sospechosos, por tanto, deben realizar un doble trabajo de comportamiento ejemplar. Porque sino cualquier práctica “desviada” será atribuida única e inequívocamente al cannabis. Subcultura cannábica que diferencia entre un ellos y un nosotros. Argumentos socialmente deseables. En las discusiones en grupo se tiene a aceptar los argumentos más valorados sociales. Pero si hay un discurso de influencia experta se tiende a cambiar de opinión. No se puede funcionar como único punto del ideario político. Se debe crear alianzas con movimientos sociales reformistas. Porque como luchar contra el argumento de los problemas que hay en España, va vienes tu ahora con los porritos…» Se trata de reivindicar los Derechos Civiles. Se tiene que normalizar micro capilarmente pero se necesitan altavoces. Observatorio contra las noticias estigmatizantes. Luchas contra la prevención de pacotilla que reciben los chavales en las escuelas. Se trata de buscar el consenso no el conflicto. El silencio hace cómplice. Agust Heller: Si eres anti, tu pensamiento solo te permite las oposiciones, es un pensamiento limitado. Si eres de un “ismo” tendrás que pensar como “ista”. Durante el siglo XX se continuó la tarea de control y fiscalización, en 1966 se ratificó la Convención Única de Estupefacientes de 1961, con la consecuente aprobación de la Ley 17/1967, que prohibió cualquier uso de estupefacientes; además se creó la Brigada Especial de Estupefacientes (Usó, 2013, p. 65). El prohibicionismo español se reforzó mediante sucesivas leyes como el Real Decreto 2829/1977, que prohibió el uso de psicotrópicos; los artículos 368, 369, 370 y 371 del Código Penal (Ley Orgánica 1/1988), completado con las sucesivas reformas, y la Ley Orgánica 1/1992 de Protección de la Seguridad Ciudadana. Como resultado de estas leyes, tal como asevera Muñoz (2007, p. 36): «nuestro ordenamiento jurídico conforma un modelo netamente prohibicionista, que se caracteriza por la dureza represiva, y su intransigencia legislativa en contra de cualquier contacto con las drogas».

×