El juego desde la enseñanza: la mediación del maestro                           Conferencia dictada en el Encuentro de Asi...
- El juego en los documentos oficiales   -   Los usos del juego en las salas de Educación Inicial   -   El juego como cont...
proyectos, unidades didácticas o trayectos específicos y cómo conviene preverse lamediación del maestro de acuerdo al tipo...
juego no puede quedar librada al azar o a la actividad espontánea del niño. Se precisadel diseño y aplicación de actividad...
interpretar que el juego es un componente disociado de las estrategias didácticas”(Pág. 13). También aporta soluciones: “…...
-   El juego en los documentos oficiales    - Los usos del juego en las salas de Educación Inicial    -   El juego como co...
específicos de diversas áreas disciplinares. Por ejemplo, en los “Cuadernos para elAula”3, se proponen una serie de trayec...
-   El juego en los documentos oficiales    -   Los usos del juego en las salas de Educación Inicial    - El juego como co...
supone “alentar el juego como contenido cultural de valor, incentivando su       presencia en las actividades cotidianas” ...
experiencia del maestro como jugador a la hora de pensar los diferentes modos de   intervención y comprender el juego de l...
Quizás una pista esté en permitirnos usar al juego desde las múltiples formas que sonposibles en la escuela: como recurso,...
Sarlé, P. (2006) Enseñar el juego y jugar la enseñanza. Buenos Aires, PaidósUllúa, Jorge (2007) Volver a Jugar en el Jardí...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Juego%20 y%20ense%c3%91anza sarle[1]

3,506 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,506
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
63
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Juego%20 y%20ense%c3%91anza sarle[1]

  1. 1. El juego desde la enseñanza: la mediación del maestro Conferencia dictada en el Encuentro de Asistencia Técnica 28 de Abril de 2010 en la ciudad de Córdoba Dra. Patricia SarléTal como venimos señalando, a partir de Froebel, todos los libros de pedagogía ydidáctica que se refieren a niños pequeños, señalan al juego como su principalocupación, el modo en que construye el conocimiento y el eje sobre el que debenpensarse las prácticas de calidad. En la Educación Inicial, el juego apareceoriginariamente como uno de los aspectos que se necesitan tener en cuenta paraasegurar la calidad de la enseñanza dado que es el camino, la forma y el modo quepermite sistematizar la propuesta educativa centrada en el niño (Sarlé, 2010).Sin embargo, estas certezas no siempre encuentran un correlato en la vida cotidianade las salas. Por esto, nos interesa mirar al juego desde la mediación del maestro ypreguntarnos acerca de su lugar en la puesta en marcha de las salas. - El juego en los documentos oficiales - Los usos del juego en las salas de Educación Inicial - El juego como contenido: un posible punto de partida 1
  2. 2. - El juego en los documentos oficiales - Los usos del juego en las salas de Educación Inicial - El juego como contenido: un posible punto de partida 1. El juego en los documentos oficialesDiferentes investigadores han señalado con respecto al juego, la distancia que existeentre el pensamiento del maestro y la vida cotidiana de las salas. En este sentido, nonecesariamente considerar al juego como eje o núcleo de la programación quedaexpresado luego en el modo en que las prácticas de enseñanza se diseñan.En un trabajo que ya tiene más de 20 años (Pastorino y otras, 1994), recogíamosdistintas expresiones que los maestros utilizan para mencionar el lugar del juego enlas salas. Entre las expresiones más corrientes encontramos las siguientes: "*.el juego es una expresión inherente al hombre. *.el juego es una modalidad particular mediante la cual la infancia se apropia de la realidad. *.el juego es una forma de liberación de energía. *.el juego favorece la socialización *.el juego prepara para la vida del trabajo *.el juego es un proceso catártico *.el juego es una preparación para la vida adulta *.el juego es una manera de elaborar situaciones, conflictivas, dolorosas. *.el juego es un ejercicio funcional " (Pastorino y otras. 1994. Pág. 8).Probablemente, algunas de ellas, siguen teniendo peso en las decisiones que losmaestros toman respecto la tarea cotidiana y otras hayan cambiando. La mayoría deestas expresiones refieren al juego del niño desde la perspectiva psicológica y si bien,éste es uno de los enfoques que mas ha estudiado el fenómeno lúdico, nonecesariamente facilita la puesta en marcha de proyectos que consideren al juego enel marco de la enseñanza. Considerar al juego como algo más que una actividadpropia del desarrollo del niño pequeño y significar su lugar en el diseño y puesta enacto de las prácticas escolares supone hacer efectiva su presencia en el marco dela planificación. Para esto se requiere definir qué aspectos son necesarios tener encuenta al decidir qué, cuándo y cómo incorporar los diferentes tipos de juegos a los 2
  3. 3. proyectos, unidades didácticas o trayectos específicos y cómo conviene preverse lamediación del maestro de acuerdo al tipo de juego.En la actualidad contamos con diferentes tipos de documentos que plantean el lugardel juego en la educación del niño pequeño. Algunos tienen carácter mundial, comola Convención sobre los Derechos del Niño. Otros son específicos de nuestro país(Ley de Educación Nacional o los acuerdos federales que definieron los Núcleos deAprendizaje Prioritario). A partir de estos marcos, cada jurisdicción, especifica ellugar del juego para las prácticas de enseñanza de sus escuelas o salas infantiles.Tanto la Convención por los Derechos del niño (ONU, 1989) como la Ley deEducación Nacional (Ley 26.206/2006) se expiden respecto al juego. En la primerase señala “Los Estados Partes reconocen el derecho del niño al descanso y elesparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y aparticipar libremente en la vida cultural y en las artes” (Art. 31.11). En este artículo,por su carácter creativo y automotivado, al juego es reconocido en el marco de otrasactividades (culturales y artísticas) propias del ser humano. Situarlo como un derechodel niño supone arbitrar los medios para que, en los diferentes lugares donde losniños asisten, se atienda a este modo de usar la imaginación, conocer y expresarse.En cuanto a la Ley Nacional de Educación, el juego aparece vinculado con losobjetivos de la Educación Inicial y de la Educación Primaria. Con respecto a laEducación Inicial, se propone “Promover el juego como contenido de alto valorcultural para el desarrollo cognitivo, afectivo, ético, estético, motor y social”(Artículo 20d). En el artículo 27k – ya en el marco de la Educación Primaria -, eljuego aparece como “… actividad necesaria para el desarrollo cognitivo, afectivo,ético, estético, motor y social”1.Nos interesa resaltar una suerte de matiz que encontramos en estos dos artículosrespecto al juego. En la educación inicial, el juego no es sólo una actividadnecesaria que debe contemplarse sino un contenido de valor cultural. Definirlo deeste modo sitúa al juego en el marco de la responsabilidad del educador ya no comomedio, estrategia o actividad para presentar o facilitar el aprendizaje de otroscontenidos sino como un contenido en sí mismo. Esto significa que la inclusión del1 El subrayado es nuestro. Ver texto completo de la citada Ley enhttp://www.mcye.gov.ar/doc_pdf/ley_de_educ_nac.pdf 3
  4. 4. juego no puede quedar librada al azar o a la actividad espontánea del niño. Se precisadel diseño y aplicación de actividades sistemáticas y específicas que garanticen laampliación de la experiencia lúdica en los niños a partir de la enseñanza dediversidad de juegos más allá de su aparición como facilitador o medio para enseñarcontenidos específicos de otros campos de conocimiento como las ciencias sociales,las matemáticas, etc.Como tercer documento, nos interesa mencionar cómo aparece el juego en ladefinición de los Núcleos de Aprendizaje Prioritarios para el Nivel Inicial (NAP,2004). Este documento refiere al “conjunto de saberes centrales, relevantes ysignificativos, que incorporados como objetos de enseñanza, contribuyen adesarrollar, construir y ampliar las posibilidades cognitivas, expresivas y socialesque los niños ponen en juego y recrean cotidianamente en su encuentro con lacultura, enriqueciendo de ese modo la experiencia personal y social en sentidoamplio” (Pág. 10).Con respecto al juego, el documento señala su importancia para la acción educativadel Nivel y la responsabilidad del educador por enseñar a jugar dada la diversidad dehistorias culturales y sociales que portan los niños. Por su relevancia paracomprender al juego como contenido de valor cultural, presentamos algunosfragmentos que hacen referencia a este aspecto (Pág. 13): “La variación del juego está fuertemente condicionada por la pertenencia social, por la experiencia y condiciones de vida (a qué y cómo se juega). Si entendemos el juego como un producto de la cultura podemos afirmar que a jugar se aprende y en este sentido se recupera el valor intrínseco que tiene para el desarrollo de las posibilidades representativas, de la imaginación, de la comunicación y de la comprensión de la realidad. Desde la perspectiva de la enseñanza, es importante su presencia en las actividades del jardín a través de sus distintos formatos: juego simbólico o dramático, juegos tradicionales, juegos de construcción, juegos matemáticos y otros, que se desarrollan en el espacio de la sala y en espacios abiertos”.En esta línea, el documento señala algunos problemas que se observan respecto allugar del juego en la escuela. Entre ellos menciona su utilización como “recursopedagógico creando situaciones artificiales que lo desvirtúan, hasta posiciones quelo excluyen de las aulas a partir de la definición de los contenidos de enseñanza, al 4
  5. 5. interpretar que el juego es un componente disociado de las estrategias didácticas”(Pág. 13). También aporta soluciones: “… reflexionar sobre el tiempo de verdaderojuego que otorgamos a los alumnos en la actividad cotidiana como así tambiénsuperar las desarticulaciones entre el juego, el aprendizaje y la enseñanza” y“definir estrategias pedagógicas que consideren las diferentes modalidades de juegoy enseñanza, alentando el derecho a jugar de los niños a la par que su interés poraprender” (Pág. 14).Como vemos en este breve recorrido, la base está dada para dar un paso más y hacerefectivo el lugar del juego en la Educación Inicial.Veamos entonces, algunos caminos para facilitar este proceso. 5
  6. 6. - El juego en los documentos oficiales - Los usos del juego en las salas de Educación Inicial - El juego como contenido: un posible punto de partida 2. Los usos del juego en las salas de Educación Inicial.Así como el juego aparece con mayor definición en los documentos oficiales,también su lugar en las salas de Educación Inicial se ha definido con mayor precisióntanto en la literatura técnica (Malajovich, 2000; Sarlé, 2001, 2006, 2008; Ullúa,2007) como en los diseños curriculares (cfr. Diseño curricular de la Ciudad deBuenos Aires, la Provincia de Buenos Aires, la Provincia de Entre Ríos, etc.).En estos marcos, el juego aparece como: - Un recurso: a) motivacional (Ej. reunir al grupo disperso, presentar una actividad, etc.), b) un modo de ocupar un tiempo de espera (de los compañeros al término de una actividad, entre una actividad y otra, etc.) o c) facilitar un desplazamiento o cambio de lugar o simplemente darle un “tinte lúdico” a una rutina (Ej. “caminar como enanitos hasta la sala de música, etc.)2 - Un tiempo para/del niño, especialmente en torno a los momentos de juego en el patio o en la sala como posibilidad de “juego libre” (Ej. juego libre en rincones). - Una estructura didáctica típica del Nivel Inicial (Ej. juego dramático, juego trabajo, trabajo juego, juego centralizador, juego proyecto, etc.). - Un medio para enseñar contenidos (Ej. jugar a las cartas como forma de resolver problemas con números; jugar al supermercado como actividad de sistematización en ciencias sociales; etc.)En este último aspecto, el juego ha ganado fuerza en los últimos años, al aparecercomo referente en diferentes iniciativas vinculadas con la enseñanza de contenidos2 Inés Rodríguez Sáenz habla de las “pinceladas lúdicas” que ciertos maestros le dan a la tarea y latorna más agradable. Esta suerte de pincelada hace al tono o clima que se genera en la sala (RodríguezSáenz, 2010) 6
  7. 7. específicos de diversas áreas disciplinares. Por ejemplo, en los “Cuadernos para elAula”3, se proponen una serie de trayectos que permiten conjugar el aprendizaje decontenidos desde diferentes disciplinas a partir de propuestas de juegos. Entre losrecorridos encontramos: “Juegos y juguetes” –desde la mirada de las cienciassociales – que presenta una serie de relatos sobre juegos y juguetes de los pueblosoriginarios y posibilidades para jugar y enseñar estos temas en las salas; “ZonaFantástica” – como propuesta de abordaje desde la Plástica –plantea ideas paradesarrollar la imaginación a través de las ilustraciones, la creación plástica, laobservación de obras de arte, la conversación y el juego dramático; “Números enJuego”, en el marco de los juegos con reglas convencionales ofrece diversidad depropuestas para enseñar contenidos vinculados al área de matemática.Estos materiales presentan recorridos diversos sumamente útiles para la acción delmaestro. Así mismo, proponen una serie de actividades que permiten jugar ytematizar acerca del juego. Es más, muestran la dependencia que algunos juegostienen respecto de los contenidos. ¡Sin el contenido no se los puede jugar! Porejemplo, si el niño no conoce los números, no podrá avanzar con los dados…(Rodríguez Sáenz, 2009).Ahora bien… que el juego sea un medio para enseñar contenidos o que se lo definacomo un recurso o un método… ¿ya garantiza que se respete el derecho del niño ajugar ni que se atienda al juego como contenido de valor cultural?3 Los Cuadernos para el aula son materiales producidos por el Ministerio de Educación, Ciencia yTecnología de la Nación, para las maestras y maestros del nivel inicial y cada uno de los años delPrimer Ciclo de EGB/Primaria. Pretenden apoyar las prácticas de los maestros en las aulas conpropuestas para la enseñanza en los diferentes campos de conocimiento priorizados (Matemática,lengua, Ciencias. Sociales y Ciencias Naturales), y establecer relaciones con otros saberes escolares.Buscan abrir diálogos múltiples, entre los maestros, con y entre saberes, con y entre los chicos. Estándisponibles en http://aprenderencasa.educ.ar/aprender-en-casa/docentes/cuadernos-para-el-aula/inicial-1/ (consultado 11-07-09) 7
  8. 8. - El juego en los documentos oficiales - Los usos del juego en las salas de Educación Inicial - El juego como contenido: un posible punto de partida 3. El juego como contenido: un posible punto de partidaUno de los autores que más ha trabajado en torno al juego como objeto cultural esGiles Brougère de la Universidad de Paris X. Para este pedagogo, la consideracióndel juego en el curriculum infantil genera un dilema cuando se plantea en términosantagónicos. Este dilema estaría expresado en los siguientes polos: - Pensar al juego como “… una actividad que necesariamente hay que orientar para adecuarla a los objetivos que se pretenden alcanzar, corriendo el riesgo de transformar la actividad en algo diferente al juego…” (Sarlé, 2006, Pág. 50). Este riesgo suele aparecer cuando al juego se lo utiliza como medio para enseñar contenidos. - Definir al juego como “… una actividad orientada por sí misma en el sentido adecuado para el desarrollo del niño y deseado por el educador” (Op. cit. Pág. 50). Este último aspecto es el que trata de acentuarse a partir de los NAP4. En este documento, el sentido de los aprendizajes en el Nivel Inicial4 En términos de situaciones de enseñanza que promuevan el juego, en los NAP figuran las siguientesindicaciones: - “Disfruten de las posibilidades del juego y de elegir diferentes objetos, materiales e ideas para enriquecerlo en situaciones de enseñanza o en iniciativas propias. La participación en diferentes formatos de juegos: simbólico o dramático, tradicionales, propios del lugar, de construcción, matemáticos, del lenguaje y otros. - La exploración, descubrimiento y experimentación de variadas posibilidades de movimiento del cuerpo en acción. El logro de mayor dominio corporal resolviendo situaciones de movimiento en las que ponga a prueba la capacidad motriz. La participación en juegos grupales y colectivos: tradicionales, con reglas preestablecidas, cooperativos, etc. - El reconocimiento de las posibilidades expresivas de la voz, del cuerpo, del juego dramático y de las producciones plástico-visuales. La producción plástica, musical, corporal, teatral por parte de los niños. La exploración, observación, interpretación de producciones artísticas de distintos lenguajes. El reconocimiento de las diferentes manifestaciones artísticas del contexto cultural. - La exploración de las posibilidades de representación y comunicación que ofrecen la lengua oral y escrita. La participación en conversaciones acerca de experiencias personales o de la vida escolar (rutinas, paseos, lecturas, juegos, situaciones conflictivas, etc.) y en los juegos dramáticos, asumiendo un rol”. (NAP. Pág. 17-19) 8
  9. 9. supone “alentar el juego como contenido cultural de valor, incentivando su presencia en las actividades cotidianas” (Pág. 15). Para lograrlo se dan algunas precisiones orientadas a provocar la aparición de diversos tipos de juego (simbólico o dramático, tradicionales, propios del lugar, de construcción, matemáticos, del lenguaje y otros) y se reconozcan las posibilidades expresivas que el niño tiene a partir de la participación en juegos corporales y dramáticos.Plasmar estas orientaciones en la práctica áulica no resulta fácil. Los niños juegansolos y con otros; con objetos y sin ellos; acompañando su juego con la voz oguardando silencio. Algunos juegos parece que se inician solos y otros requieren deuna gran preparación. Las interrupciones no suelen afectar al juego: así como losuspenden, vuelven a retomarlo en el punto en que lo dejaron. Juegos que tienen unsentido cambian de forma sólo por intención de los jugadores… Esta diversidadresulta apabullante a la hora de pensar al juego como contenido dado que esto suponeregularlo en el marco de la enseñanza… Es decir, ajustarlo a un diseño didáctico enel que se precisen los aspectos a tener en cuenta en la puesta en práctica de lapropuesta lúdica.Ahora bien, ¿puede regularse el juego? La respuesta más adecuada pareciera ser un“ni”. La cantidad de variables que se requiere tener en cuenta para planificar juegoses alta. En este punto, el maestro suele hablar del juego pero no planifica los juegos amenos que estén vinculados con algún contenido disciplinar. Planifica el contenidopero no el juego.A las variables propias de la agenda didáctica tradicional (objetivos, contenidos,tiempo, espacio, materiales y recursos, estrategias para el niño y el maestro, modosde evaluación) se le agregan otras específicas del hecho de jugar. Señalemos solodos:a. La relación entre el tipo de juego y la edad de los niños. Cada tipo de juego tiene un modo de ser jugado. En este modo confluyen las características propias del juego en cuestión (juegos con base simbólica, con reglas convencionales, con objetos y sus propiedades, con el cuerpo…) y la edad de los niños, su experiencia previa y el contexto en el que se produce el juego.b. La modalidad de mediación del maestro que compromete su propia capacidad lúdica. En este sentido, nos interesa señalar el peso que tiene la 9
  10. 10. experiencia del maestro como jugador a la hora de pensar los diferentes modos de intervención y comprender el juego de los niños (Aubert y Caba, 2010; Rodríguez Sáenz, 2010). Así como no se puede enseñar lo que no se sabe, no se puede enseñar a jugar sino se juega o se tiene una actitud “lúdica” en torno a la propuesta que se hace.El juego supone alegría, risa y una cuota de humor frente al propio desempeño. Aveces se gana y otras se pierde. Algunos intentos resultan adecuados de entrada. Enotros hay que volverlo a intentar rodeando o buscando una alternativa diferente y aúnrompiendo reglas. Muchas veces, el resultado queda en manos del azar y son vanoslos intentos por modificarlos. En otros, la destreza y habilidad en el juego seadquieren después de jugar varias veces a lo mismo. Algunos juegos son eternos y sejuegan siempre. Otros no interesan y se abandonan a la primera oportunidad. Muchasveces, los juegos nos desafían y descorazonan aún al más intrépido. Otros resultantan sencillos que se le agregan prendas y reglas que los hagan más divertidos. Jugarcansa y se requiere tomar respiros… Pero siempre el jugador sabe que está jugando,aún cuando quiebre constantemente la realidad y cree un mundo imaginario dondetodo es posible y no todo es posible cuando se juega con otros.Estas experiencias las tienen aquellos que juegan y difícilmente se puede trasmitir lapasión por jugar al que nunca se animó a hacerlo. El problema es que no se puedeenseñar a jugar si el juego no es apasionante para el jugador. En seguida, se percibeque la situación es un “como si” y no un juego de verdad.Podríamos preguntarnos… ¿Qué significa para el maestro presentar juegos por losque el niño y él mismo se “apasionen”? ¿Cómo son esos juegos? ¿Cómo puede eleducador comprometer la risa y el “volver a empezar” en las actividades que diseñacuando observa que la respuesta es diferente a la pensada? ¿Cuál es el sentido quetiene el jugar en la escuela?Algunos expertos en juego proponen que el educador vuelva a “conectarse” con susexperiencias infantiles; recuerde la pasión puesta en los juegos y la experiencia comojugador (Aubert y Caba, 2010). Otros señalan la necesidad de dotar a toda laenseñanza de una vuelta a la experiencia lúdica o al menos, a la aparición de algunosde sus rasgos como la curiosidad, el humor, la capacidad de elección y el uso de laimaginación (Jackson, 2000) 10
  11. 11. Quizás una pista esté en permitirnos usar al juego desde las múltiples formas que sonposibles en la escuela: como recurso, como método para enseñar, como expresiónlibre, como posibilidad de canalizar conflictos, como contenido… vigilando que esasmúltiples expresiones no ahoguen la capacidad de jugar y ampliar el repertoriolúdico.BibliografíaAubert, Elsa y Caba, Beatriz (2010) Repertorio lúdico, infancia y escuela. En Sarlé, P. (comp.) Lo importante es jugar. Buenos Aires. Homo Sapiens.Convención sobre los Derechos del niño (ONU. Asamblea General 20-11-1989) Disponible en http://www.unicef.es/derechos/docs/CDN_06.pdfJackson, Philip W. - Boostrom, Robert - Hansen, David T (2000) La Vida Moral En La Escuela, Buenos Aires. AmorrortuLey Nº 26.206 (2006). Ley Nacional de Educación. Disponible en http://www.me.gov.ar/doc_pdf/ley_de_educ_nac.pdfMalajovich, Ana (2000) Recorridos didácticos. Buenos Aires. PaidósMinisterio de Cultura y Educación de la Nación. Cuadernos para el aula. Disponibles en http://www.me.gov.ar/curriform/cuadernos.htmlNúcleos de Acción Prioritario. Nivel Inicial (2004) disponible en http://www.educaciencias.gov.ar/archivos/nap/nap-nivel_inicial.pdf (consultado: 15/07/2009)Pastorino, E., Harf, R., Sarlé, P., Spinelli, A., Violante, R., Windler,R., 1994. Didáctica y Juego. Ministerio de Cultura y Educación. Dirección Nacional de Gestión de Programas y Proyectos. PTFD. Buenos Aires.Rodríguez Sáenz (2010) Juego y contenido. En Sarlé, P. (comp.) Lo importante es jugar. Buenos Aires. Homo Sapiens, en prensaSarlé, P (coordinadora) (2008) Enseñar en clave de juego: enlazado juegos y contenidos escolares. Buenos Aires. Novedades Educativas ISBN 978-987-538- 209-1. Pág. 189Sarlé, P. (2001) Juego y Aprendizaje escolar. Buenos Aires, Novedades Educativas 11
  12. 12. Sarlé, P. (2006) Enseñar el juego y jugar la enseñanza. Buenos Aires, PaidósUllúa, Jorge (2007) Volver a Jugar en el Jardín. Buenos Aires, Homo Sapiens 12

×