Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Sobrecarga del cuidador y cuestionario de Zarit - documento

2,868 views

Published on

www.csjesusmarin.es

Published in: Health & Medicine
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Sobrecarga del cuidador y cuestionario de Zarit - documento

  1. 1. 0 UNIVERSIDAD DE MURCIA SESIÓN CLÍNICA AL EQUIPO DE ENFERMERÍA Sobrecarga del rol del cuidador y cuestionario de Zarit. 27/10/2016 Carmen Nuria García Fernández Rosario Hernández Ramos Antonia Pérez Fernández PRACTICUM 1, 4º GRADO EN ENFERMERÍA
  2. 2. 1 ÍNDICE INTRODUCCIÓN……………………………………………………………..Página 2 JUSTIFICACIÓN……………………………………………………………….Página 3 METODOLOGÍA……………………………………………………………….Página 4 MARCO TEÓRICO…………………………………………………….……..Página 5 CONCLUSIONES……………………………………………………………..Página 7 RECOMENDACIONES………………………..…………………………….Página 8 BIBLIOGRAFÍA……………………………………………..………………….Página 9
  3. 3. 2 INTRODUCCIÓN En España hay 3 millones de personas dependientes, lo que representa un 7% de la población, El 24% de la población mayor de 65 años padece algún grado de dependencia, bien para realizar las actividades básicas de la vida diaria (como levantarse, vestirse, comer, ir al baño…) o las instrumentales (salir a comprar, realizar gestiones bancarias). Esto unido al progresivo envejecimiento de la población y la mayor supervivencia de personas con enfermedades crónicas y discapacidades físicas o psíquicas, ha hecho que el número de personas dedicadas al cuidado de familiares enfermos o de personas que así lo requieren debido a su condición haya ido en aumento. Estas personas cuidadoras son generalmente mujeres, mujeres que en ocasiones viven situaciones cercanas a la esclavitud, por los costes de oportunidad en el desarrollo personal y profesional que ello implica y por los riesgos para la salud física y psíquica que la atención continuada conlleva para ellas. Los cuidadores de las personas dependientes están sometidos a graves riesgos sobre su salud mental, como trastornos depresivos y desequilibrios emocionales, sexuales, malestar psicológico y tasas elevadas de depresión y estrés, como ya se ha evidenciado en recientes estudios. Ante esta situación es necesario reclamar la presencia de los profesionales de psicología de la salud en los servicios de ayuda a domicilio, ya que cuidar a la cuidadora familiar/principal significa tener en cuenta también a los miembros de la familia durante el amplio proceso de los cuidados, en especial cuando estos se realizan en casa. Con este trabajo lo que pretendemos, es decir, nuestro objetivo principal es evidenciar la necesidad de actuar sobre el cuidador y no solo sobre la persona enferma, midiendo la sobrecarga a través del cuestionario de sobrecarga del cuidador de Zarit. Así, deseamos también abordar otros objetivos secundarios tales como: -Conseguir la utilización correcta del cuestionario de Zarit por parte del equipo de enfermería en el centro de salud Profesor Jesús Marín. - Lograr la elaboración de un plan de cuidados individualizado a los cuidadores por parte del personal enfermero y a través del diagnóstico que la NANDA-I nos ofrece.
  4. 4. 3 JUSTIFICACIÓN A lo largo de estas siete semanas de prácticas en el centro de salud Profesor Jesús Marín de Molina de Segura, hemos detectado, a pesar de la gran ayuda y conocimientos individualizados que el equipo de enfermería les proporciona, una evidente sobrecarga en las personas que cuidan de nuestros pacientes domiciliarios: los conocidos cuidadores. Esta detección ha sido posible en la mayoría de los casos gracias a la verbalización por parte de los propios cuidadores, los cuales en diferentes ocasiones nos han dicho “yo estoy 24 horas con ella”, “no puedo salir ni a comprar”, “todo el día estoy pensando en cómo mejorar esto”, “de vez en cuando viene mi hija a ayudarme, pero no puede porque trabaja”. De hecho, como sesión complementaría a la del equipo de enfermería dimos una a estos cuidadores sobre nociones básicas de UPP, higiene postural etc, y ya notamos la dificultad que tenían en muchos casos de abandonar el domicilio durante solo una hora para poder asistir a la charla. Vista esta necesidad, decidimos reforzar en ambas partes la atención que estos pacientes, generalmente inmovilizados, requerían, así trabajamos tanto con los cuidadores como con todo el equipo de enfermería de nuestro Centro de Salud, para poder conseguir disminuir todo lo posible la gran sobrecarga que estas personas tienen al cuidar de otras, y las cuales a veces pasan desapercibidas.
  5. 5. 4 METODOLOGÍA El presente trabajo ha consistido en una búsqueda bibliográfica exhaustiva en las distintas bases de datos sanitarias, pudiendo nombras entre ellas PUBMED, LILACS, GLOBAL ENFERMERÍA, Y GOOGLE SCHOLAR, extrayendo de ellas guías de práctica clínica y demás artículos científicos que han permitido desarrollar los temas del estudio. Encuadrado el desarrollo del tema de estudio, se ha querido abordar la importancia en la utilización del cuestionario de sobrecarga de Zarit entre el personal de enfermería, queriendo así lograr la consecución de los objetivos propuestos.
  6. 6. 5 MARCO TEÓRICO  DEFINICIÓN DE CUIDADOR INFORMAL Se denominan cuidadoras familiares (o informales) al conjunto de personas, en un 85% mujeres, que dedican una importante actividad diaria al cuidado de sujetos con dependencias o discapacidades permanentes. Suponen un colectivo cada vez más numeroso que realizan una tarea necesaria (entre un 5 y un 10% de los mayores de 65 años tienen limitaciones de autocuidado y movilidad) que, sin embargo, es poco visible y reconocida socialmente. El rol de cuidadora se caracteriza por una limitación de intereses (no tener tiempo de cuidarse o para sí misma) que se une, en muchos casos, al rol de ama de casa. Así, sus efectos desfavorables para la salud y la calidad de vida de estas personas se potencian haciendo necesaria la implicación de profesionales socio-sanitarios y la movilización de redes de apoyo familiar y social. - Diferencia entre los cuidadores formales e informales. Los cuidadores informales se caracterizan por no haber recibido capacitación alguna sobre los cuidados que debe recibir la persona cuidada; por no ser remunerados por sus tareas y por brindar una atención sin límite de horarios. Este colectivo suele estar caracterizado por un elevado grado de compromiso hacia la tarea, que viene determinado por las relaciones afectivas existentes entre cuidador y dependiente. El apoyo informal es brindado principalmente por familiares (85% de la ayuda) y desempeñado generalmente por el cónyuge o familiar femenino más próximo. Por su parte, los cuidadores formales son aquellos profesionales y responsables del establecimientos especializados que, habiendo recibido formación previa sobre los
  7. 7. 6 cuidados que necesita la persona dependiente, ofrecen atención con límites horarios y menor compromiso afectivo que los cuidadores informales. En las últimas décadas, y dadas las características de nuestra sociedad, el número de cuidadores formales está creciendo considerablemente, muchas veces como apoyo de los cuidadores informales, que ocupan el papel de cuidador primario de la persona dependiente.  SÍNDROME DEL CUIDADOR El Síndrome del Cuidador es un trastorno que se presenta en personas que desempeñan el rol de cuidador principal de una persona dependiente. Se caracteriza por el agotamiento físico y psíquico. La persona tiene que afrontar de repente una situación nueva para la que no está preparada y que consume todo su tiempo y energía. Se considera producido por el estrés continuado (no por una situación puntual) en una lucha diaria contra la enfermedad, y que puede agotar las reservas físicas y mentales del cuidador. Atender las 24 horas del día a una persona que padece alguna enfermedad o presenta algún tipo de discapacidad genera una carga que es necesario eliminar con momentos de desconexión, de abandono del rol. De pasar de cuidar a ser cuidados. Hacerse cargo de alguien implica ir asumiendo y desempeñando actividades para las que muchas veces no estábamos preparados y a las que nos tenemos que ir acostumbrando. Esta responsabilidad con el tiempo puede derivar en este trastorno, ya que según los expertos, el síndrome se va desarrollando conforme el cuidador va asumiendo tareas (alimentación, medicación, higiene…), que implican estar pendiente de la otra persona, lo que conlleva una carga psicológica y física. La responsabilidad de atender al paciente exige casi una dedicación exclusiva, lo que resta tiempo para dedicar a otras actividades personales y sociales. Esta atención continua genera un agotamiento en el cuidador, pero a la vez le crea angustia y sentimiento de culpabilidad cuando no está pendiente de la otra persona. Esto puede
  8. 8. 7 derivar en ansiedad, depresión, aislamiento, trastornos del sueño y, sobre todo, cansancio físico y psíquico. El perfil del cuidador de una persona dependiente es una mujer de edad media que tiene un familiar directo del afectado (pareja, madre, padre, hijo, hija…), muy voluntariosa que trata de compaginar el cuidado de su familiar con sus responsabilidades ordinarias porque cree que ésta será una situación llevadera y que no se prolongará demasiado tiempo y espera ser ayuda por su entorno más cercano. Conforme el tiempo va pasando el cuidador poco a poco va asumiendo una gran carga física y psíquica, se responsabiliza por completo de la vida del afectado (medicación, visitas médicas, cuidados, higiene, alimentación, etc.) y va perdiendo paulatinamente su independencia ya que el enfermo cada vez le absorbe más. Además, se desatiende a sí mismo: no toma el tiempo libre necesario para su ocio, abandona sus aficiones, no sale con sus amistades, etc. y acaba paralizando, durante largos años, su proyecto vital. Conforme pasa el tiempo, la calidad de vida del afectado va mejorando considerablemente, mientras que la del cuidador va decayendo. Los principales síntomas de alarma que nos deben hacer sospechar la existencia del Síndrome del Cuidador son:  Agotamiento físico y mental  Labilidad emocional: cambios de humor repentinos  Depresión y Ansiedad  Conductas de consumo abusivas: tabaco, alcohol  Trastorno del sueño  Alteraciones del apetito y del peso  Aislamiento social  Dificultades cognitivas: problemas de memoria, atención  Problemas laborales En un próximo post explicaremos las fases de este particular síndrome y unos consejos para evitar su aparición.
  9. 9. 8  EL PROCESO DE ATENCIÓN ENFERMERO Y EL PLAN DE CUIDADOS DE ENFERMERÍA EN LA ATENCIÓN AL CUIDADOR. Para poner en práctica las actividades necesarias para evitar esta sobrecarga del cuidador la NANDA-I nos proporciona un diagnóstico enfermero adecuado, mediante el cual podremos elaborar un plan de cuidados individualizado a todos aquellos cuidadores, con la ayuda del test de zarit.  DIAGNÓSTICO NANDA: CANSANCIO DEL ROL DE CUIDADOR. (00061) Dominio 7: Rol/Relaciones Clase 1: Roles de cuidador DEFINICIÓN: Dificultad para desempeñar el rol de cuidador de la familia o de otras personas significativas. CARACTERÍSTICAS DEFINITORIAS: Actividades del cuidador - Inquietud por los cuidados que recibirá la persona si el cuidador es incapaz de proporcionárselos. - Inquietud por la habilidad futura del cuidador para proporcionar cuidados. - Inquietud por la salud futura del receptor de los cuidados. - Inquietud por la posible institucionalización del receptor de los cuidados. - Dificultad para completar las tareas requeridas. - Dificultad para llevar a cabo las tareas requeridas. - Cambio disfuncional en las actividades del cuidador. - Preocupación por los cuidados habituales.
  10. 10. 9 Estado de salud del cuidador 1. Físico: Enfermedad cardiovascular, diabetes, fatiga, hipertensión, erupciones, cambios ponderales. 2. Emocional: Ira, Alteración del patrón del sueño, frustración, impaciencia, labilidad emocional creciente, nerviosismo creciente, afrontamiento ineficaz, falta de tiempo para satisfacer las necesidades personales, estrés, privación del sueño, somatización. 3. Socioeconómico: Cambios en las actividades de tiempo libre, baja productividad laboral, rechaza promociones profesionales, se retira de la vida social. Relaciones cuidador-receptor de los cuidados  Expresa dificultad para ver cómo afecta la enfermedad al receptor de los cuidados.  Expresa pena por el cambio de relación con el receptor de los cuidados.  Expresa incertidumbre por el cambio de relación con el receptor de los cuidados. Procesos familiares  Expresa preocupación por los miembros de la familia.  Conflicto familiar.
  11. 11. 10  FACTORES RELACIONADOS Estado de salud del receptor de los cuidados.  Adicción.  Codependencia.  Problemas cognitivos.  Dependencia.  Cronicidad de la enfermedad.  Gravedad de la enfermedad.  Necesidades de cuidados crecientes.  Salud inestable del receptor de los cuidados.  Problemas de comportamiento.  Problemas psicológicos.  Abuso de sustancias.
  12. 12. Estado de salud del cuidador Codependencia. - Problemas cognitivos. - Incapacidad para satisfacer las expectativas propias. - Incapacidad para satisfacer las expectativas ajenas. - Patrones de afrontamiento marginales. - Problemas físicos. - Problemas psicológicos. - Abuso de sustancias. - Expectativas poco realistas sobre sí mismo. Relaciones cuidador-receptor de los cuidados - Antecedentes de malas relaciones. - El estado mental del anciano inhibe la conversación. - Presencia de abusos. - Presencia de violencia. - El receptor de los cuidados tiene expectativas poco realistas sobre el cuidador. Actividades del cuidador - Responsabilidad de los cuidados durante las 24 horas. - Cantidad de actividades. - Complejidad de las actividades. - Alta domiciliaria de algún miembro de la familia con importantes necesidades de cuidados. - Cambio continuo de actividades. - Imposibilidad de predecir la situación de cuidados. - Brindar los cuidados durante años.
  13. 13. 1 Procesos familiares - Antecedentes de disfunción familiar. - Antecedentes de afrontamiento familiar marginal. Recursos - El desarrollo del cuidador no es suficiente para desempeñar su rol. - Conocimientos deficientes sobre los recursos comunitarios. - Dificultad para acceder a los recursos comunitarios. - Dificultad para acceder a la asistencia formal. - Dificultad para acceder al apoyo formal. - Fortaleza emocional. - Recursos comunitarios inadecuados. - Equipo inadecuado para proporcionar cuidados. - Asistencia informal inadecuada. - Apoyo informal inadecuado. - Entorno físico inadecuado para proporcionar cuidados - Medios de transporte inadecuados. - Inexperiencia en la provisión de cuidados. - Recursos económicos insuficientes. - Falta de tiempo. - Falta de intimidad del cuidador. - Falta de soporte. - Energía física. Socioeconómicos - Alienación de los demás. - Conflicto en el desempeño de roles. - Actividades recreativas insuficientes. - Aislamiento de otros.
  14. 14. 2  NOC: Salud física del cuidador principal. Resultados asociados con los factores relacionados. - Afrontamiento de los problemas de la familia. - Apoyo familiar durante el tratamiento. - Conducta de abandono del consumo de drogas. - Conducta de seguridad: ambiente seguro del hogar. - Conocimiento: medicación. - Conocimiento: recursos sanitarios. - Conocimiento: régimen terapéutico. - Conservación de la energía. - Energía psicomotora. - Equilibrio en el estilo de vida. - Implicación social. Resultados intermedios - Nivel de ansiedad. - Nivel de estrés. - Nivel de fatiga. - Participación de la familia en la asistencia sanitaria profesional. - Participación en actividades de ocio. - Resiliencia familiar. - Soporte social.  NIC Intervenciones de enfermería sugeridas para la resolución del problema: - Apoyo al cuidador principal - Apoyo en la protección contra abusos: ancianos - Apoyo en la protección contra abusos: niños - Apoyo en la protección contra abusos: pareja - Apoyo en la toma de decisiones
  15. 15. 3 - Asistencia en el mantenimiento del hogar - Cuidados por relevo - Educación parental: adolescentes - Educación parental: crianza familiar de los niños - Educación parental: lactante - Enseñanza: dieta prescrita - Enseñanza: individual - Enseñanza: medicamentos prescritos - Enseñanza: proceso de enfermedad - Fomentar el apego - Fomentar el rol parental - Manejo de la energía - Manejo de la nutrición - Manejo de los recursos económicos - Mejorar el afrontamiento - Orientación anticipatoria - Orientación en el sistema sanitario - Potenciación de roles Intervenciones opcionales adicionales: - Apoyo a la familia - Asesoramiento - Aumentar los sistemas de apoyo - Consulta Cuidados de canguro (del niño prematuro) - Derivación Enseñanza: entrenamiento del control de esfínteres - Enseñanza: estimulación del lactante (0-4 meses) - Enseñanza: estimulación del lactante y del niño. - Enseñanza: nutrición del lactante y del niño. - Enseñanza: seguridad del lactante y del niño.
  16. 16. 4  ESCALA DE ZARIT La escala de Zarit es un instrumento rápido de cumplimentar y muy sencillo. Su aplicabilidad en A. Primaria da muy buenos resultados por lo que es recomendable aplicarla a todos los cuidadores para poder detectar sobrecarga y así hacer un diagnóstico correcto. Escala de sobrecarga del cuidador de Zarit (Caregiver Burden Interview). Preguntas a realizar: 1 ¿Siente que su familiar solicita más ayuda de la que realmente necesita? 2 ¿Siente que debido al tiempo que dedica a su familiar ya no dispone de tiempo suficiente para usted? 3 ¿Se siente tenso cuando tiene que cuidar a su familiar y atender además otras responsabilidades? 4 ¿Se siente avergonzado por la conducta de su familiar? 5 ¿Se siente enfadado cuando está cerca de su familiar? 6 ¿Cree que la situación actual afecta de manera negativa a su relación con amigos y otros miembros de su familia? 7 ¿Siente temor por el futuro que le espera a su familiar? 8 ¿Siente que su familiar depende de usted? 9 ¿Se siente agobiado cuando tiene que estar junto a su familiar? 10 ¿Siente que su salud se ha resentido por cuidar a su familiar? 11 ¿Siente que no tiene la vida privada que desearía debido a su familiar?
  17. 17. 5 12 ¿Cree que su vida social se ha visto afectada por tener que cuidar de su familiar? 13 ¿Se siente incómodo para invitar amigos a casa, a causa de su familiar? 14 ¿Cree que su familiar espera que usted le cuide, como si fuera la única persona con la que puede contar? 15 ¿Cree que no dispone de dinero suficiente para cuidar a su familiar además de sus otros gastos? 16 ¿Siente que será incapaz de cuidar a su familiar por mucho más tiempo? 17 ¿Siente que ha perdido el control sobre su vida desde que la enfermedad de su familiar se manifestó? 18 ¿Desearía poder encargar el cuidado de su familiar a otras personas? 19 ¿Se siente inseguro acerca de lo que debe hacer con su familiar? 20 ¿Siente que debería hacer más de lo que hace por su familiar? 21 ¿Cree que podría cuidar de su familiar mejor de lo que lo hace? 22 En general: ¿Se siente muy sobrecargado por tener que cuidar de su familiar? Cada ítem se valora así: (sumar todos para el resultado): PUNTUACIÓN Nunca: 0 Casi nunca: 1 A veces: 2 Bastantes veces: 3
  18. 18. 6 Casi siempre 4 Puntuación máxima de 88 puntos. No existen normas ni puntos de corte establecidos. Sin embargo, suele considerarse indicativa de "no sobrecarga" una puntuación inferior a 46, y de "sobrecarga intensa" una puntuación superior a 56
  19. 19. 7 CONCLUSIONES Podemos concluir que el síndrome del cuidador es un trastorno que afecta a aquellas personas que tienen que ejercer este rol, y que se caracteriza por el agravamiento progresivo de la sintomatología negativa y se produce porque el cuidador poco a poco transforma su vida en la del enfermo y los problemas de este en suyos. Cuando una persona ejerce el rol de cuidador su vida cambia por completo. El tiempo para dedicarse a ellos mismos se reduce al mínimo, afectando sus relaciones personales, sociales y laborales. Su estado de ánimo cambia, se vuelve más susceptible e irritable. Esto lejos de ayudar, perjudica tanto al cuidador como a la persona dependiente. La clave está en detectar la aparición de este síndrome y prevenirlo. Para evitar este síndrome podemos valernos de la ayuda de la escala de Zarit, que es un instrumento para detectar la sobrecarga del cuidador en atención primaria. A partir de la realización de este, se puede completar la atención con un plan de cuidados individualizado a través del diagnóstico que nos ofrece la NANDA-I.
  20. 20. 8 RECOMENDACIONES Para evitar el síndrome del cuidador, tenemos que tener en cuenta que asumir la tarea de cuidar a otro, implica prepararse para ello. Desde adquirir capacidades para sus cuidados médicos como organizarse y repartir tareas con otras personas para evitar el sobrecargo de funciones y, por tanto, la ansiedad. Otro aspecto fundamental y, en el que hacen hincapié los expertos, es que hay que evitar por todos los medios anular la vida social. Es importante seguir disfrutando de unas horas de ocio y tiempo libre para desconectar de esta dura tarea. Esto repercute positivamente en el estado de ánimo del cuidador y, por tanto, le será más fácil asumir este rol. Cuando la experiencia de cuidar a otra persona se prolonga en el tiempo, una de las opciones más recomendables es intentar buscar apoyos y recursos externos para sobrellevar esta complicada situación. No siempre esta alternativa está a disposición del cuidador, pero hay que intentar pedir ayuda para evitar agudizar los trastornos emocionales que nos acarrea esta tarea. Que la persona que cuida encuentre momentos para cuidarse o para que otros la cuiden es más que importante, imprescindible. Sino, quién realiza este rol terminará también enfermo.
  21. 21. 9 BIBLIOGRAFÍA  Herdman TH, editor. NANDA International. Diagnósticos enfermeros: definiciones y clasificación Madrid: Elsevier; 2014.  Moorhead S, Johnson M, Maas ML, Swanson E, editores. Clasificación de resultados de enfermería (NOC). 5ª ed. Madrid: Elsevier  Bulechek GM, Butcher HK, McCloskey-Dochterman J, editores. Clasificación de intervenciones de enfermería (NIC). 6ª ed. Madrid: Elsevier  Hablo por no callar. (2016). Diferencias entre los cuidadores formales y los informales [internet]. Disponible en: https://profesionaljdeabajo.wordpress.com/2015/04/21/diferencias-entre-los- cuidadores-formales-y-los-informales/ [25 Oct. 2016].  Jofré Aravena, V. (2011). El cuidado informal como objeto de estudio informal. Ciencia y enfermería, 17(2), pp.7-8.

×