Historia de la música militar en bolivia

15,259 views

Published on

musica militar en bolivia

Published in: Education
1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
15,259
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
754
Actions
Shares
0
Downloads
107
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Historia de la música militar en bolivia

  1. 1. 1 - 64Julio Sanjinés GoitiaLa Paz - Bolivia2007
  2. 2. 2 - 64CAPITULO ILA MÚSICA MILITAR
  3. 3. 3 - 64LA ESENCIA DE LA MÚSICA MILITARI. Prevalece el criterio de que la música militar se limita al campo exclusivo de lasmarchas, pero si viene esta convierte en expresiones melódicas la voluntad ytradición guerrera de un pueblo, evocando antiguas glorias y vaticinando futurasvictorias, no es menos cierto que la música militar mediante interpretaciones demúsica solemne y emotiva originó, por ejemplo, los himnos nacionales de muchospaíses.Es así como el año 1789, en uno de los momentos estelares de la humanidad, enEstrasburgo, Francia, el Capitán de Ingenieros Claude Joseph Rouget de Lisle(1760-1836) compone la música y letra de la Marsellesa. Ésta marchadenominada inicialmente Canto de Guerra de Ejército del Rin, la hizo suya elejército revolucionario que partió de Marsella a París, convirtiéndola,posiblemente, en el Himno Nacional más famoso de todos los tiempos. (1)Alrededor de la misma época, en Inglaterra, apareció una marcha de inspiraciónpatriótica que luego se tomó en un segundo himno nacional, ahora conocido como“Rule Britannia” y cuyas melodías acompañaron al Ejército Británico en laconquista de sus imperios.“Deutschland, Deutschlan “Uber Alles”, el vigoroso nacional que fue primero deAustria y luego de Alemania, obra del notable compositor austriaco JosephHaydyn (1732-1809), de fines de siglo XVIII, asimismo obedece a una notoriainfluencia de la música militar propia de esos años. La “Marcha de losGranaderos”, fue otra que también adquirió renombre y dio origen al HimnoNacional de España. (2)Sobre todo en Europa, muchas marchas rebasando sus meros objetivos militares,se transformaron en Himnos Patrios, los mismos que son la evocación musicalque expresa los sentimientos patrióticos más profundos de una Nación.No fue distinto el camino que siguieron en América las Repúblicas emancipadasEspaña. Fue la música militar la que inspiró composiciones para la creación de lamayoría de nuestros Himnos Nacionales. En Bolivia, el autor de la música delHimno Nacional fue Benedetto Vincenti, músico militar asimilado al grado deTeniente Coronel del Ejército de Bolivia. Éste distinguido ciudadano de origenitaliano fue contratado por el General José Ballivián para organizar las bandas delEjército como Director General. En esa calidad impuso una marcha militar paraconmemorar el Cuarto Aniversario de la Batalla de Ingavi, marcha que, como sedice antes, se convirtió en el Himno Nacional y fue interpretada, por primera vez,la noche del 18 de noviembre de 1845, en el Teatro Municipal, por una orquestaintegrada por músicos civiles que tocaron los instrumentos de cuerda y por variosmúsicos militares de los batallones 5, 6, 7 de Infantería a cuyo cargo estuvieronlos instrumentos de viento. (3)
  4. 4. 4 - 64Las marchas también sirvieron en la década de los treinta de nuestro siglo, paraexteriorizar en himnos y canciones los objetivos y el espíritu de movimientospolíticos y de partidos. Así tenemos en Alemania el famoso “Horst Wessel Lied”del Partido Nazi, en Italia la “Giovenezza” expresión del racismo y en España“Cara al Sol”, que es el himno de la Falange. En el campo menos formal, la músicamilitar, adaptada según las circunstancias e interpretada en verbenas, retretas,conciertos y otras actuaciones de esta índole, penetro profundamente el espírituy en el alma del pueblo, convirtiéndose en un acicate se revive el patriotismo enlas concentraciones cívicas, estimula la alegría en las fiestas, producerecogimiento en los funerales y da solemnidad a los actos religiosos.II. EVOLUCIÓN DE LA MÚSICA MILITAR (4)La música militar ha experimentado tres etapas históricas. La primera se inicia enla antigüedad y perdura hasta la Edad Media. En esas épocas remotas soninstrumentos primitivos de percusión, tales como tambores de cuero tesado deanimales, hasta aquellos manufacturados con la piel de los “Jefes” muertos encombate, los que transmitían ruidos y mensajes para levantar, mediantetonalidades sordas y graves, el ánimo guerrero de los combatientes.Posteriormente, para dada sonoridad y mejor alcance acústico se utilizóartificiosos naturales de viento tales como cuernos, caracoles o silbatos de hueso.Estos instrumentos primitivos que producían sonidos perceptibles a distancia, songradualmente reemplazados, en el Medio Oriente y en el mundo asiático, porbocinas, cuernos metálicos y, finalmente, rústicas flautas y trompetas.La Biblia relata a episodios en los que los hebreos se agrupaban por medio desoplos de trompetas, los que en una ocasión fueron tan poderosos quederrumbaron las murallas de Jericó. Asimismo, existen referencias históricas delorigen de los actuales toques de corbeta que fueron iniciados por Alejandro elGrande para comunicarse con sus tropas, espaciadas a lo largo de varioskilómetros de distancia, mediante un código de tonalidades musicales ejecutadocon primitivos instrumentos de viento.En Europa los guerreros utilizaban las trompas y trompetas, fundamentalmentepara producir ruidos violentos. Recién después de las Cruzadas de los siglos XIIy XIII estos combatientes optaron por combinar tales ruidos para conformarmúsica marcial que tocaban durante el desarrollo de la batalla, utilizando paraello primitivos instrumentos musicales de percusión y de viento, al igual que susadversarios islámicos.III. DESDE LA EDAD MEDIA ASTA A FINES DEL SIGLO XVIII (5)Al inicio de la Edad Media ya existía música instrumental que tenía orígenes enGrecia y Roma. Los romanos crearon trompetas retorcidas llamadas “cornu” y“buccina” que permitían tocar música militar con el apoyo rítmico de tambores deorigen suizo, que tenían dos caras de cuero tesado con abrazaderas a losextremos, de madera o metal. El otro instrumento de percusión utilizado para talesmenesteres, era el timbal que se construía en base a grandes recipientes cónicos
  5. 5. 5 - 64de metal con cuero tesados sólo en la parte superior. Los timbales fueron llevadosa Europa principalmente por los turcos otomanos, como instrumentos rítmicosutilizados por las tropas montadas.Por otro lado, hicieron su aparición los instrumentos de metal, consistentes entrompetas, trompas de caza, cornetas de postillón y hornos franceses y se mejoró,en cuanto a rendimiento musical, los pífanos y flautas en el ámbito en el ámbitode los instrumentos de viento fabricados de madera. Durante este periodohistórico se introdujo la costumbre que se convirtió en un verdadero auge delceremonial militar consistente en convocatorias de torneos y tributos a reyes yautoridades superiores, mediante interpretaciones de música, originándose conello la costumbre de rendir honores, costumbre que pervive hasta nuestros días.Junto a estas exteriorizaciones melódicas surgieron los cánticos para remembrar.Hazañas bélicas, los mismos que cobraron verdadera importancia con laaparición de la himnodia guerrera de los antiguos germanos. Con el transcursodel tiempo estos cánticos se convirtieron en melodías emotivas entonadas portropas en marcha o en descanso cubriendo un ámbito que va desde lasevocaciones de los antiguos israelíes hasta aquellas famosas canciones como“Yo tenía un camarada” y “Lily Marlene”, que fueron adoptadas por los ejércitosalemanes, y aún por los aliados en las últimas conflagraciones mundiales.En la segunda etapa histórica de la música militar, que abarca desde lospromedios de la Edad Media hasta el siglo XVIII, los países europeos comoEspaña, Inglaterra, Francia, Austria e Italia, entre otros, incluyeron en laestructura orgánica de sus ejércitos bandas de música y a que poseían tambores,trompetas y pífanos.En esta larga época del acontecer mundial, cobró importancia la música comoelemento estimulante para el combate. Los españoles incorporaron a sus bandasfagots, clarinetes y chirimías; por su parte los ingleses y escoceses lo hicieroncon las gaitas, bombos timbales y flautas.Es así que gaita se ha convertido el símbolo de las bandas militares inglesas. Noobstante de que su origen parece haber sido romano y de que es utilizada envarios otros países, la tradición la identificado como escocesa.En el siglo XVI, el pífano de origen suizo, se convirtió en el instrumento primordialde la música militar, conjuntamente con los tambores, fue el elemento básico parala ejecución de las marchas de infantería. Aún hoy en día la banda de guerraintegrada por tambores y pífanos, es una parte muy importante de las bandasmilitares de música que poseen, adicionalmente, una variedad de otrosinstrumentos de viento metálicos y de madera.Al mando de estas formaciones militares, inicialmente, sólo marchaba un Capitánque tenía pito para controlar lavanda y no han sido algún oficial subalterno queno tenía jerarquía para ello.Éste hecho dio lugar a que cuando asumía el mando un suboficial alterno o deescasa significación se le dijera “usted que pito toca?”,
  6. 6. 6 - 64Para hacer notar la falta de jerarquía para la conducción de la banda. (6)En épocas posteriores se comenzó a designar a algún antiguo Suboficial músicocomo “tambor mayor”. Este individuo se caracterizaba por ser siempre de llevadaestatura y muy elegantemente ataviado. Llevaba un gigantesco bastón de enorme
  7. 7. 7 - 64empuñadura, con el que marcaba el compás y efectuaba vistosas filigranas ycomplicados molinetes.Un siglo más tarde, el oboe desplazo al pífano como instrumento principal de lasbandas de música. Durante el reinado de Luis XVI (1632-1687), colaborador deMoliere y cofundador de la Ópera de París, utilizando el oboe innovó la músicamilitar, componiendo la marcial para empleo militar y la ceremonial para fines deconcierto y de atracción popular.A fines del siglo XVIII, Joseph Haydyn, autor de Himno Nacional alemán; CarlPhilipp Emanuel Bach (1714-1778), “cinbalista” de las bandas de música deFederico El Grande; y George Andel (1685-1759), todos ellos notablescompositores de la época, incursionaron en la música militar de conciertos, desdeluego ajena a toda identificación dedicada. Con estas interpretaciones y otras, lasbandas militares adquirieron un “statusSierra “social que nunca habían tenidoantes, estableciéndose así una marcada diferencia entre la música marcial y lade conciertos. (7)La corneta, instrumentos de viento capaz de producir diversas tonalidades seconstituyó, a mediados del siglo XVIII, en una verdadera innovación con relacióna los instrumentos existentes hasta esa época. Se hizo popular no sólo comointegrante de las bandas militares, sino como medio para efectuar variadostoques a través de los cuales se daban diversas órdenes de las tropas. Este esel caso de los “toques” de descanso, ataque, repliegue, diana y silencio.IV. TERCER PERÍODOEn el período que se inicia en el tercer cuarto de Siglo XVIII, y que perdura hastanuestros días, la música militar adquirió verdadera trascendencia, tanto por laprofusión de las marchas, cuanto por la música de cámara, para lo cual sexeniosde la fama de Wolfgang Amadeo Mozart (1756-1791), compusieron serenatasque tienen una perceptible influencia detonadas militares. Fue en esta época enla que hicieron su aparición las bandas militares de Federico El Grande (1712-1786), que orientaron, sin duda, la música militar hacia marchas destinadas acrear una marcial disciplina en los desfiles y una férrea voluntad de lucha en loscombates.La marcha de ejercicios con el paso de parada, comúnmente conocido como elpaso de ganso, se convirtió en una verdadera tradición, la misma que hoy, dossiglos más tarde practican casi todos los países sudamericanos, como máximademostración de uniformidad, disciplina e impecabilidad de sus ejércitos. Suimplantación no obedeció a un capricho del gran monarca alemán, sino que fueel medio para obtener exactitud en los movimientos y giros requeridos por tropasde a pie que avanzaban marchando, en bloques en compactos, hacía el enemigo.El éxito de estos ejercicios en una época de la historia en la que, debido aldelimitado alcance de los proyectiles de las batallas se realizaban en espaciosrestringidos, permitió a Federico el Grande contar con agrupaciones de infantes
  8. 8. 8 - 64que actuaban prácticamente como autómatas convertidos en verdaderasmáquinas de guerra. (8)Tanto los franceses, cuando ingleses y austriacos trataron emular a los prusianos,desde ahí que sus marchas también respondían a ritmos que imprimían unacadencia y un compás similar al de los ejecutados por las tropas de Federico ElGrande.España tampoco fue ajena este fenómeno. Su estrecha vinculación con Austria,país que perfeccionó los instrumentos de viento, y su posible mejoresinterpretaciones de la música militar mediante la combinación de sonidosarmónicos con diferentes y variados instrumentos. Ésta influencia tambiénrepercutió en sus colonias, a través de las bandas de música que integraban susejércitos de ocupaciones acantonadas especialmente en los Virreynatos de Limay México.Es así como las bandas militares de origen hispano, con instrumentos de viento,llegaron a nuestro continente y se incorporaron a nuestra vida cotidiana, sobretodo a inicios del siglo XIX; época en la que debido a la ocupación francesa de lapenínsula española, la músicaMilitar reflejaba una actitud de patriótica rebeldía, semejante a la que empezó aprevalecer en nuestra América.
  9. 9. 9 - 64En el resto de Europa, con la introducción de pistones para controlar el tono delas trompetas y trompas, pistones que fueron inventados en Francia por Clagget,en 1792, y perfeccionados, posteriormente, en Alemania por Blümel y HeinrichStalzel, los instrumentos de viento ampliaron sus aspectos de sonidosdesarrollando una variedad de instrumentos de metal que podrían tocar más quelas simples fanfarrias de antaño. Los nuevos sistemas de llaves también dieron alos instrumentos tradicionales, mucha mayor versatilidad. (9)A mediados del siglo XIX, Adolfo Sax (1814-1849), fabricante de instrumentos deorigen belga, logró perfeccionar uno que lleva su nombre, el saxofón, combinandolas cualidades de madera con las de metal y este, por su variada aplicaciónmusical, desplazó a los oboes, cornos y fagots que hasta entonces, fueron laspiezas principales de las bandas de música militar.Como resultado de su progreso surgieron las tubas, los bajos, los trombones devara, los serpentones y los clarinetes, como dotación orgánica de las bandas demúsica. Asimismo, se introdujo instrumentos de percusión de procedencia turca,tales como el triángulo, la lira y el árbol de campanas, los mismos imprimieronuna singular tonalidad tanto a las marchas como a los conciertos. Todo estevariado instrumental, en dio origen a que, en Francia, se organizará la banda dela Guardia Republicana, con 80 músicos cuyo prestigio logrado en múltiplesconciertos y verbenas, a lo largo de muchos años, aún perdura hasta nuestrosdías.Por otro lado, con la incorporación de tal variedad de instrumentos a las bandasy orquestas, muchos distinguidos compositores se dedicaron a componer óperasy música para conciertos con marcada influencia militar. Guiseppe Verdi (1813-1901), compuso la ópera Aida que fue estrenada en el Cairo el año 1871, paracelebrar la inauguración del Canal de Suez.Partes de esta ópera, sobre todo la ejecutada con clarines, se ha convertido enuna singular marcha de caballería y procesional.En otras partes del continente europeo, también la música militar influyó en lascomposiciones de talentosos compositores. Nicolai RIMSKY Korsakov (1844-1908), siendo cadete del Colegio Naval de San Petersburgo, compuso susprimeros logros musicales los mismos que, a su vez, influyeron en la músicamarcial rusa. Otro compositor ruso, Modesto Patrovic Mussorgsky (1839-81),mientras estudiaba en la Academia Militar de San Petersburgo, desarrolló variasobras musicales igualmente tuvieron repercusión en la himnodia militar rusa. (10)El compositor alemán Ricardo Wagner (1813-1883), también contribuyónotoriamente con su talento a la música militar. Sus marchas "Kaisermarch" y"Huldigungsmarch", sus óperas y dramas musicales, como "Tannhaüser","Göterdamerung" y "Siegfreid" tuvieron una marcada influencia en la composiciónde las marchas militares austriacas y alemanas del siglo XIX. (11)
  10. 10. 10 - 64En esta parte del mundo, a mediados del siglo XIX, se hicieron famososcompositores norteamericanos de marchas militares que demostraron estar a laaltura sus colegas europeos. Las marchas estadounidenses más famosas son"Barras y Estrellas", "Semper Fidelis", el "Himno de los Infantes de Marina" y elde la "Fuerza Naval" fueron permanentemente interpretadas y lo propio ocurriócon otras, entre ellas la del notable compositor americano John Philip Sousa(1854-1932), que fue Director de la Banda del Cuerpo de Infantes de Marina, apartir del año 1880 por varias décadas. Bajo su dirección esta banda, que adquirióreconocido prestigio, recorrió el mundo llevando mensajes de buena voluntad, através de actuaciones musicales de variada índole y disfrutó, a raíz de ello, deuna enorme popularidad en su propia tierra así como en el extranjero.Otro insigne compositor americano-irlandés se influyó con su música en lasmarchas militares americanas, que fue Víctor Herbert (1859-1924). ComoDirector de Banda del conocido Regimiento 22 de Infantería, impuso un nuevoestilo de presentación que marcó época. Fue, adicionalmente, un prolífico autorde operetas, entre las que se destacó una de sus últimas creaciones la "ZiegfledFollies". (12)Sintetizando la Música Militar como se le interpreta actualmente en Europa y enAmérica, evolucionó durante varios siglos desde los toques musicales primitivoshasta las expresivas y vibrantes marchas de la actualidad.El periodo romántico musical ejerció una marcada influencia en el desarrollo dela música militar, pero el de mayor impacto fue el nacionalista en el que afloraronlas características especiales de los diferentes países, hecho que se reflejónotoriamente en las marchas militares de esa época.En nuestros días la música militar no sólo se la practican en los cuarteles sinoque es interpretada por escolares de todas las edades, mediante vistosas bandasque participan en los periódicos desfiles que realizan en las concentraciones decarácter estudiantil. Los "tambores mayores" ahora son, generalmente, atractivasmuchachas que han perfeccionado, con enorme habilidad, el manejo de laguaripola (tambor mayor) con la que establecen la cadencia y el ritmo de desfiley producen un espectáculo aparte.
  11. 11. 11 - 64COMPOSICIÓN INSTRUMENTAL DE LAS BANDAS MILITARES ESPAÑOLASDESDE MEDIADOS DE SIGLO XVIII HASTA ESTE SIGLO1750-1815 1815-1830 1830-19001 Flautín en Fa1 Flautín tercerola1 Pequeño clarineteen fa2 Clarinetes en Do1 Oboe1 Fagot2 Trompas2 Clarines3 Trombones1 Serpenton1 Platillo6 Tambores1 Triángulo Chinesco1 Bombo……………1 Director1 Sub. Director1 Tambor Mayor…………………………Personal IncluyendoDirección26 Músicos1 Flautín en Bi bemol1 tercerola1 Requinto3 Clarinetes en Si bemol1 Fagot4 Trompas2 Clarines2 Clarines3 Trombones1 Serpenton1 Fagot Ruso1 Platillo6 Tambores1 Bombo1 Triángulo Chinesco…………..1 Director1 Sub. Director1 Tambor Mayor………….………….………….32 Músicos1 Flautín en Mi bemol1 Requinto en Mi bemol4 clarinetes en bemol1 Fagot4 Trompas2 Clarines de Cilindro2 Clarines de Cilindro2 Cortines de pistones4 Cornetas3 Trombones2 Figles2 Tubas1 Platillo……….6 Tambores6 Pífanos1 Bombo1 Triángulo Chinesco1 Director1 Sub Director1 Tambor Mayor……………….46 MúsicoCUADRO SEGÚN ANTOLOGÍA DE LA MÚSICA MILITAR DE ESPAÑA DERICARDO FERNÁNDEZ
  12. 12. 12 - 64CAPITULO IIEVOLUCIÓN DE LAS BANDASMILITARES EN BOLIVIA
  13. 13. 13 - 64I. EL COLONIAJELos españoles, a su arribo en América, encontraron tres importantes imperios, elazteca en México, el maya en Centro América y el Inca en la Costa Oeste deSudamérica. Cada uno de ellos tenía una vasta cultura con una arquitecturareflejada en impresionantes construcciones, cerámica policroma y conocimientoen la utilización de los minerales, especialmente el oro y de la plata.En el imperio Incaico hallaron un desarrollo musical destinado a fines sociales,guerreros y religiosos ejecutado con primitivos instrumentos repercusión(membranófonos) y de viento (aerófonos). (13)Los instrumentos repercusión estaban hechos de troncos huecos cubiertos enambos lados con cuero de llama y existían otros más pequeños con una solamembrana. También tenían, dentro de tales instrumentos percusión sonajerasconfeccionadas con pezuñas de llamas, cascabeles y unas especies decampanillas para producir ruidos de acompañamiento. Relatos de estos fuerondescritos por los primeros cronistas de las costumbres de los pobladoresautóctonos de nuestra América.Los instrumentos de viento que fueron de madera, barro, cobre y de tibia humana,los encontramos en dibujos o grabaciones de monolitos, vasijas u otros utensiliosde uso doméstico de la época. Los sonidos, similares a los existentes en el MedioOriente antes de la Era Cristiana. Adicionalmente, para tocar con mayor armoníala música nativa, perfeccionaron ciertos instrumentos tales como el pinkillo(pequeño flautín); la quena (una flauta mayor) y la zampoña construida con variascañas de diferente largo con la finalidad que cada una de estas produzcan unanota determinada dentro de una escala musical.Un instrumento que tuvo origen en la concha marina fue el “pututu” que luego fuehecho como una especie de vasija de barro en forma de cono, y posteriormente,en base al cuerno del ganado vacuno, introducido por los españoles, utilizandoacústicamente, para concentrar a tribus o comunidades con fines pacíficos obélicos. Su sonido ronco y atronador de gran alcance le ha dado continuadautilizarlo y lo ha perpetuado hasta nuestros días.No obstante la existencia de esta variedad de instrumentos musicales queinterpretaban expresiones nativas, los españoles no supieron, ni quisieroncomprender el arte musical autóctono; lo juzgaron e idólatra, carente de armoníay trataron de erradicarlo de la cultura de los pueblos que subyugaron.Con ésa finalidad introdujeron nuevos instrumentos musicales, tanto de vientotanto de cuerda, para imponer la música de origen español. Los de viento, talescomo los pífanos, fagots y oboes fueron traídos por las bandas militares queformaban parte de las tropas de conquista. En sudamericana se hallabanconcentradas en los Virreinatos del Perú y del Plata, por tratarse, principalmentede puertos de acceso al resto de los territorios colonizados y por ello, proclives aeventuales ataques de corsarios ingleses o de otras nacionalidades que
  14. 14. 14 - 64pretendían posesiones de ultramar. En el Alto Perú, en cambio, no obstante detener sitios densamente poblados, como Potosí, las guarniciones españolas eranreducidas y estaban constituidas, mayormente, por tropas de infantería incluíana unos cuantos músicos, organizados en pequeñas bandas que cumplían conuna infinidad de actividades, como las de acompañar al “tambor mayor” que sedesempeñaba como pregonero en la lectura diaria de los bandos, mediante loscuales las autoridades españolas informaban a la población civil acerca dedisposiciones y órdenes.Si bien al inicio, los músicos eran oriundos de España, con el transcurso de losaños, la mayoría de ellos fueron de origen nativo y éste es el motivo por el cualla música militar española, consistente no sólo de marcharse, sino de boleros,pasodobles, canciones populares y religiosas, empezó a ser difundida en elámbito criollo en retretas, verbenas y actos públicos, en los que se entremezclócon la música autóctona, que pese a la reticencia inicial que encontró de parte delos colonizadores, concluyó por amalgamar la cultura española con la nativa. (14)LA REPÚBLICAAl producirse la resistencia a la ocupación española, los criollos que aspiraban aser dueños de sus propios destinos se organizaron inicialmente en gruposguerrilleros. En estas improvisadas agrupaciones no faltaban músicosvoluntarios, que contribuyeron a mantener el ánimo y el espíritu combativo de lospatriotas rebeldes. Posteriormente cuando estos grupos guerrilleros setransformaron en unidades militarmente estructuradas, las agrupaciones demúsicos dispersos se constituyeron, oficialmente, en bandas militares. Estoocurrió tanto en los ejércitos del Libertador Bolívar como en aquellosconformados por el General San Martín, en el Sud este de nuestra América. (15)En las diferentes batallas de liberación sostenidas contra los españoles, losejércitos del Libertador Bolívar, integrados en un gran porcentaje por tropasprocedentes de la Gran Colombia, tenían bandas de música como parte orgánicade la mayoría de sus regimientos. Estas participaron, a la cabeza de las tropas,en las diferentes batallas, pero donde tuvieron singular actuación fue en la Batallade Ayacucho. En este epopéyico combate, la banda del Batallón Voltígeros deColombia, al oír la orden dada por el General José María Córdoba “ Armas adiscreción! Paso de Vencedores” irrumpió tocando con toda fuerza bambucos,que son aires nacionales de Colombia, los que provocaron en las tropas unaactitud de frenético patriotismo con el que contribuyeron a arrasar la obstinadadefensa española del General Monet. (16)Las otras bandas de música que rivalizaron con la del Batallón Voltígeros fueronlas del Batallón Legión Peruana No. 1, que durante el combate interpretaronmarchas militares y música vernacular de sus respectivos países. Con la derrotade los españoles en la Batalla de Ayacucho, se consolidó la independencia deBolivia, no obstante la posición intransigente del ejército realista del Alto Perú,bajo las órdenes del General Pedro Olañeta. Para neutralizar éste último foco deresistencia, el Mariscal Sucre, al mando del Ejército Expedicionario, resolvió
  15. 15. 15 - 64proseguir su marcha hacia el Sur con una división integrada por batallonescolombianos y una tropa alta peruana. No fue necesaria una acción militar contrael General Plañeta, puesto que a su arribo Chuquisaca, el Mariscal de Ayacuchofue informado de que el Coronel boliviano Carlos Medinacelli había dado fin conlas últimas tropas realistas y con el propio General Olañeta en la batalla deTumusla.Ante este hecho Sucre resolvió el entorno de su ejército a Colombia. Sinembargo, a solicitud de varias poblaciones del Alto Perú, lo mantuvo en el paísdistribuyéndolo para guarnecer las ciudades de La Paz, Oruro, Potosí yCochabamba. Debido a ello, las marchas militares que se oyeron desde entoncesen Bolivia, tuvieron influencia colombiana, la misma que, a su vez, era unasimbiosis de tonalidades españolas y música de origen criollo.Una excepción a lo expuesto, novela música de la primera banda militarauténticamente boliviana del general guerrillero José Miguel Lanza, la que estabaintegrada por 20 músicos voluntarios procedentes de las provincias de Ayopaya,Inquisivi y Yungas, provistos de pífanos y tambores. Esta banda formaba partedel “Batallón 2 de Infantería”, unidad con la que el antes citado General, ocupó laciudad de La Paz el 29 de enero de 1825. (17)La presencia de tropas colombianas en el Alto Perú se mantuvo por algún tiempohasta que esta abandonó Bolivia una vez aprobada la ley orgánica de 1º de Enerode 1827 creando El Ejército Nacional. Mediante esta disposición ejecutiva seorganizó dos batallones de infantería, dos escuadrones de caballería y unabatería de artillería con sus respectivas bandas de música, las que incluíanalgunos niños que se enrolaban como aprendices, iniciándose como tamborerospara luego convertirse en experimentados músicos, que no solamente tocabanmarchas, sino que animaban bailes, conciertos y retretas. Este es el origen delhecho de que, aún hoy en día se cuenta con niños en calidad de tamboreros enlas bandas de guerra.Durante la Presidencia del Mariscal Santa Cruz, periodo en el que el Ejército deBolivia adquirió en América un reconocido prestigio, se institucionalizaron lasbandas de música como parte orgánica de los regimientos. Una de estasprincipales agrupaciones militares de la época fue el “Regimiento Nº 1, Lancerosde Bolivia”, creado por el Decreto Supremo de 8 de noviembre de 1831. Esta erauna unidad de caballería que servía de escolta al Mariscal Santa Cruz que estabaintegrada por personal seleccionado, y que contaba con una numerosa banda demúsica. Los componentes de dicha banda, quienes participaron en las batallasde la Confederación Perú-Boliviana, tenían, de acuerdo al citado Decreto, unvistoso uniforme consistente “en una casaca amarilla, cuello botamanga y barrasverdes, caponas encarnadas, faja celeste, pantalón encarnado con galón amarilloen las costuras, botín negro y morrión de paño”. (18)En Yanacocha y en Socabaya la banda de “Batallón 1º de la Guardia”, así comola del “Batallón No. 5” actuaron junto a las unidades combatientes. Lo propio
  16. 16. 16 - 64ocurrió con la banda de “Batallón Socabaya, 6 de Línea” en la batalla deMontenegro.Después del Combate Yungay, que puso término a la Confederación, varias deestas bandas, que fueron organizadas en forma improvisada para actuar enforma conjunta, antes y durante el combate. Al amanecer el día 18 de noviembrede 1841, tanto el ejército invasor cuando el boliviano, iniciaron el día con unasucesión de dianas para avivar el espíritu combativo de las tropas. Ambosejércitos vestidos con uniformes de gala como era la usanza de la época dieroninicio al combate a las 9 de la mañana de aquel memorable día. Las proféticaspalabras pronunciadas por el General José Ballivián al comenzar la contienda:“¡Soldados! A esos enemigos que tenéis al frente los veréis desaparecer comolas nubes cuando las bate el viento”, se cumplieron a la letra, vencieron las tropasbolivianas y consolidaron la independencia de Bolivia. En ésta batalla participaroncon heroísmo y abnegación los músicos de los “Batallones 5, 6 y 7 de Infantería”y del “Escuadrón de Caballería”.Una vez restaurada la paz entre Bolivia y el Perú, el Presidente Ballivián procedióa reorganizar el ejército dentro de normas de rígida disciplina y asignó especialimportancia a las bandas de música, cuya actuación en la batalla de Ingavi, lodejaron muy impresionado.Para llevar adelante esta determinación, contrató los servicios de BenedettoVincenti, como Director de las Bandas de Ejército y bajo su acertada dirección sereorganizó varias de ellas, como ser las de los “Batallones 5, 6 y 8 de Infantería”que estaban acantonadas en La Paz. A partir de esa época cada unidad ya fuerade ésta infantería, caballería o artillería, tuvo su propia banda de música queamenizó la vida del cuartel de la localidad y la que estaba la guarnición.Durante el Gobierno de General José María de Achá, se oficializó la participaciónde las bandas de música en retretas semanales. La orden general del 11 de enerode 1862 determina lo siguiente: “Los músicos de los batallones que guarnecen laciudad tocarán en la Alameda (Hoy paseo del Prado) a las cuatro y media de latarde los Jueves, Domingos y los demás días de fiesta”. La música o el repertorioque se ejecutaba, consistía en boleros, marchas, huayños y meca pequeñas einspiraciones melódicas propias de la época no se conocían entonces los atrilesy en su lugar se empleaban a los niños curiosos, muchos de los cuales,posteriormente, se incorporaban a los regimientos como aprendices de músicos.(20)Las retretas en esos tiempos eran, prácticamente, el único entretenimiento queexistía y pueblos y ciudades, alrededor de las cuales se reunían familias quellevaban meriendas y bebidas para compartirlas con los músicos, costumbre quedespués de la Guerra del Pacífico fue expresamente prohibida.Así transcurrieron los años en los que las bandas de música tuvieron que tenerun carácter itinerante, trasladando se juntó con los regimientos a los quepertenecían, de acuerdo a las determinaciones de los gobernantes de turno
  17. 17. 17 - 64quienes movilizaban al ejército para sofocar revoluciones o para ejercitar el poderdesde cualquier ciudad de la República. Esto aconteció sobre todo en losgobiernos de Belzu, Córdoba y Melgarejo, tres presidentes desprovistos de todasensibilidad artística o cultural.Durante éste periodo histórico, sin embargo hicieron su aparición en el escenarionacional, tres insignes músicos (21) que contribuyeron himnos, marchas y arias deóperas. El primero fue Adolfo Ballivián (1831-1874) hijo del vencedor de Ingavi.En su juventud estudió en Europa la carrera militar, profesión en la que llegó aostentar el grado de Teniente Coronel y fue como su padre presidente de laRepública. Tuvo desde niño una prodigiosa aptitud literaria musical, lo que lepermitió componer diversos valses, mazurcas, marchas militares, polcas yvariaciones sobre música de ópera, no obstante de su corta vida, pues murió alos 43 años.Eloy Salmón (1842-1899) fue el segundo, quienes el autor de el memorableHimno a La Paz que se lo ha considerado como la Marsellesa boliviana y que fueinterpretado por primera vez por la banda del Batallón 2 de línea acantonada enLa Paz con el acompañamiento de un coro de noventa y cinco señoritas, el 16 deJulio de 1863 en el Salón de Actos Públicos de Loreto. Compuso otras marchasy piezas musicales entre ellas notable “Canto Fúnebre”, “Los Mártires de laCompañía”, 6 de Octubre y variadas piezas de aires populares. Finalmente lotenemos a Manuel Norberto Luna (1856-1899) quien al primer llamado del ejércitose alistó en el Regimiento Murillo para concurrir a la Guerra del Pacífico. Por susconocimientos musicales fue nombrado Director de las Bandas Militares que seencontraban acantonadas junto con sus respectivos crecimientos en Arica.Posteriormente una vez terminado el conflicto retornó al país acompañando a losheridos de la Batalla del Alto de la Alianza y organizó conciertos a benefició delos prisioneros de guerra. Este distinguido compatriota fue organista de laCatedral y un prolífico compositor de piezas musicales entre ellas algunos decarácter religioso tales como: su célebre “Te Deum”.
  18. 18. 18 - 64CAPITULO IIIDESDE LA GUERRA DELPACÍFICO HASTA INICIOS DESIGLO
  19. 19. 19 - 64I. GUERRA DEL PACÍFICOEl año 1874, el entonces Coronel Hilarión Daza, Comandante del “BatallónColorados (22) 1 de Infantería”, organizó una banda integrada por 50 músicos coninstrumental moderno bajo la dirección del Tcnl. de Música Mateo Medrano. Estabanda tuvo el singular privilegio de contar, entre sus componentes, con elSargento de Música Mauricio Mancilla, autor de las dos marchas tradicionales delEjército de Bolivia que hoy, como entonces, hacen vibrar el espíritu cívico de losbolivianos, la “Llamada de Ordenanza del Regimiento Colorados” y la “Marchadel Batallón Colorados”.Con los acordes de estas marchas y bajo el mando del Coronel IdelfonsoMurguía, el Renacimiento Colorados, escribió una de las más heroicas páginasde la historia, en la batalla del Alto de la Alianza. En esta acción los músicos, juntocon el Segundo Director de la Banca, Bernardo Palacios, tuvieron que combatiral igual que el resto de las tropas, emulando al ejemplar Corneta Mamani, quienen la Batalla de San Francisco, en medio de la debacle general, cabalgando enun cañón, siguió tocando ataque hasta caer muerto por el fuego enemigo. Asímismo, el “Batallón Sucre, 2 de Infantería (Amarillos), incluyendo su banda demúsica, bajo la dirección del Sgto. Mayor de Música Inocencio Vargas, debido asu aguerrido comportamiento en la batalla del Alto de la Alianza perdió más de50% de su efectivo. Otra banda de músicos que participó en la Guerra del Pacíficofue la de “Regimiento Bolívar, 1 de Caballería”, con el Comandante VicenteGarcía como Director de Banda, asistido por el Capitán Músico, asimilado, PedroGutiérrez.Durante toda la contienda, estuvieron presentes, animando a la tropa inspirándolapara el combate, varias bandas más bajo la dirección de abnegados músicos talescomo el Capitán Músico Noel Ávila y los Tenientes Asimilados Manuel Valdez,Rómulo Tudela y Antolín López, pertenecientes a los Batallones abrir “Viedma 5de Línea” y “Padilla 6 de Línea”, quiénes, en más de una ocasión tuvieron queparticipar activamente en acciones de combate.La valerosa actuación de los músicos en la Guerra del Pacífico, que la historia noregistra en su verdadero valor, ‘evitó más de un desbanden en pleno campo debatalla, entonando música marcial que tuvo que incluir al propio Himno Nacional’.Al finalizar la Guerra del Pacífico, el ejército así como el país todo, quedaronprácticamente destruidos. Solamente la indómita voluntad del General NarcisoCampero quién tuvo que dedicar todo su esfuerzo para reconstruir al país, pudorestituir el orden, la moral y la disciplina. Ésta labor fue continuada por elPresidente Gregorio Pacheco, quién dicto una serie de disposicionesreglamentarias, entre ellas la prohibición de que las bandas de músicaparticiparán en fiestas particulares, misas, procesiones o entierros, salvo aautorización expresa del Estado Mayor. Esta determinación fue oficializada porOrden General del 1º de Octubre de 1884.
  20. 20. 20 - 64II. PRIMERAS ESCUELAS MILITARES DE MÚSICADurante la Presidencia de Don Aniceto Arce se dieron los primeros pasos paracrear una verdadera Escuela Militar de Música. Es así como el 20 de Mayo de1889, se dictó en la ciudad de La Farsa, por instrucciones expresas del primermandatario, una Orden firmada por su Ministro de Guerra, General Julián López,que determinaba lo siguiente: “El Señor Presidente de la República deseandorenovar las bandas de ejército y darles para su mayor adelanto una nuevaorganización conforme a las exigencias de la disciplina militares dispone: Artículoúnico: Después de pasada la última revista de Comisario, todos los jefes enviarána los aprendices de sus bandas a este cuartel para establecer una academia demúsica con arreglo a las órdenes que oportunamente se expedirán por esteMinisterio. Comuníquese el General Ministro Julián M. López”.Adicionalmente, en el Reglamento Orgánico del Colegio Militar, fundado por elmismo Presidente Arce, el año 1991 se estableció la cátedra de música. Para sudirección se contrató al Subteniente Lorenzo Andreotti, quién a su vez, tenía bajosu responsabilidad la “Banda del Colegio Militar”.La Academia Militar de Música inició sus actividades en forma regular a iniciosdel año 1890 en un local proporcionado por el “Batallón Sucre 1º de Línea”, quese encontraba de guarnición en La Paz. A este establecimiento fueron enviadoslos músicos participantes de los diferentes regimientos para dar cumplimiento ala orden del 20 de Mayo. Lamentablemente, por falta de profesorado idóneo y deun presupuesto adecuado, la Academia Militar de Música fue clausurada pocoantes de la Revolución Federal.Restablecida la paz interna surgió un conflicto internacional con la insurrecciónfilibustera del Acre. Para sofocarla se organizó, de inmediato, un cuerpoexpedicionario bajo el comando del propio Ministro de Guerra Montes. Estaagrupación militar fue el “Batallón Independencia, 2 de Línea”, con un efectivo de240 soldados y 25 músicos. Estos últimos, estuvieron bajo las órdenes delTeniente Néstor Terrazas y del Subteniente Manuel Delgado.Luego de una epopéyico marcha, cubriendo 824 kilómetros por regionestropicales desconocidas e insalubres, el abnegado grupo de patriotas logró en laBatalla de Riosiño, sofocar el levantamiento separatista promovido por el Brasil.En esta acción tuvo destacada actuación la Banda de éste Batallón, la mismaque, con sus incesantes toques bélicos, animaba la contienda, según lo descritopor el insigne historiador militar Coronel Julio Díaz, en su libro “Historia delEjército de Bolivia”.Al término de esta contienda bélica, el presidente José Manuel Pando, medianteresolución de 2 de Diciembre de 1902, organizó nuevamente una Escuela Militarde Música bajo la dirección del Teniente Coronel Francisco Suárez. Estedestacado compositor y músico, que asistió Guerra del Pacífico, fue el primerDirector General de las Bandas del Ejército y a él se deben marchas deimperecedero recuerdo que interpretan la auténtica expresión emotiva ysentimental del soldado boliviano. La más conocida, sobre todo para aquellos quehan hecho su servicio militar, son “Talacocha”, “Canterías” y “Recuerdos deOruro”.
  21. 21. 21 - 64III. GUERRA DEL ACRE (24)Lamentablemente, un segundo conflicto en el Acre causó la clausura de estaincipiente Escuela Militar de Música. La nueva contienda exigió que se organizaráun cuerpo expedicionario integrado, fundamentalmente, por la “ColumnaPorvenir”, pero hoy la actuación, él “Batallón Murillo, 1 de Infantería”, y él “BatallónCampero, 5 de Infantería”. Este último tenía un efectivo de 300 hombres queincluya una banda con 20 músicos, dirigida por el Subteniente de Músicos,Teodoro Rodríguez, autor de la marcha “1ª. Compañía” de inolvidableremembranza.Éste batallón que estaba comandado por el propio Presidente Pando, siguió laruta Mapiri – Rurrenabaque para continuar por el río Beni hacia el Acre. En elcurso de la marcha se le comunico que en Puerto Acre, la población que sepretendía defender había capitulado, desapareciendo con ello el objetivo principalde la campaña. A raíz de ello, Pando dispuso que la mitad del efectivo del Batallónretornará a La Paz prosiguiendo con el resto, que incluía parte de la banda demúsica, hacía Riberalta. Al llegar a Rurrenabaque, localidad a la que ya habíaarribado el “Batallón 1º de Infantería”, el Presidente fue recibido en medio de laalgazara popular por la banda de la citada unidad dirigida por el Subteniente deMúsica Cipriano Ibáñez. De Rurrenabaque, prosiguió la fuerza expedicionariahacia el Norte, en embarcaciones y batelotes hasta Puerto Rico, lugar en el queel Presidente fue informado del cese de las hostilidades a raíz del protocoloacordado entre Bolivia y Brasil el 21 de marzo de 1903, el mismo que restablecióla paz entre los dos países.Por los relatos y crónicas de la época se establece que en los conflictossuscitados en la región del Acre, las bandas de música tuvieron una destacadaactuación, marchando a vanguardia de las unidades, animando a la tropa duranteel esforzado y prolongado trayecto a pie y participando, en más de una ocasiónen acciones de armas a la par que las unidades regulares.IV. INICIO DE SILOConcluido el conflicto con el Brasil, siendo Presidente el General Ismael Montes,se restableció la Escuela Militar de Música como una Institución adscrita a laIntendencia General de Guerra, mediante Decreto de 4 de Noviembre de 1904.Fue nombrado, nuevamente como Director, Tcnl. Francisco Suárez, habiendo,durante su Comando cobrado verdadera trascendencia la Escuela antes citada.RallySe estableció un régimen “sui-géneris”, mediante el cual jóvenes entre los 14años eran admitidos no sólo para prender a tocar un instrumento, sino paraperfeccionarse en un oficio en los Talleres de la Intendencia, sujetos a uncompromiso de servir 5 años en las bandas del ejército. Lamentablemente, porfalta de recursos para su mantenimiento, esta Escuela fue clausurada el año1910, después de haber funcionado seis años con un promedio actual de 70 a 80alumnos.
  22. 22. 22 - 64Banda de Música del Regimiento “Colorados”En el año 1905, el Gobierno de Bolivia contrató una Misión Militar francesaprecedida por el General Jacques Sever e integrada por cuatro oficiales más.Ellos dieron inicio a la modernización del Ejército, introduciendo métodos,preceptos, uniformes y música militar francesa. Con ésa finalidad, se importó deFrancia un instrumental completo de una famosa firma fabricante de tubas,trombones y clarinetes.De ese periodo aún existen algunos instrumentos, en las bandas del Ejército asícomo marchas que aún hoy se las toca ocasionalmente, entre ellas “Lorraine”, el“Regimiento de Sambre et Meuse” y “Marche du Sacre de Napoleón I”. (25)También de esta época han quedado marchas argentinas como consecuencia dela influencia que ejercieron a su retorno de dicho país hermano, oficiales ycadetes que fueron enviados por varios años para estudiar allá. Una de las másconocidas es “San Lorenzo”.Asimismo, parece existir el criterio de que la Fanfarria de Caballería tales como:“Campo de Mayo” y el “10 de Caballería”, de cadencia tranquila y acompasada,influyó en la composición de nuestros famosos “Boleros de Caballería”.A este respecto, el Contralmirante José Vargas Valenzuela, en su singular yanecdótica historia sobre el “Bolero de Caballería”, sugiere que su origen se debeal Bolero Español, que a nuestro influjo telúrico, creó un aire música al:"Adoptando el paso marchante del Caballo en su retorno lento del compás trespor cuatro interpretada por nuestras propias bandas de música que con el juegodel redoble marcial de tambores y el solemne diapasón de sus oboes dan toda laversatilidad humana en su magistral interpretación tanto en la presencia de la vidao muerte, como la de victoria o la gloria".
  23. 23. 23 - 64Prevalece también la opinión de que nuestros "Boleros de Caballería en un ritmosimilar al de los toques de Caballería española de inicios del Siglo XIX, ejecutadospor bandas montadas provistas de clarines y timbales, que producían tonalidadespausadas y graves, alterados ocasionalmente por variaciones agudísimas de unatrompeta que ocasionaba "una tristeza de extraña y una rara melancolía". (26). Entodo caso, nuestros Boleros de Caballería son únicos, sea que éstos respondana la influencia de melodías de origen español o argentino, lo evidente es queexpresan un auténtico y profundo sentimiento propio de nuestras extensasllanuras altiplánicas y de los pintorescos valles bolivianos.
  24. 24. 24 - 64CAPITULO IVMISIÓN MILITAR ALEMANA
  25. 25. 25 - 64I. INFLUENCIAS DE LA MISIÓN MILITAR ALEMANA (26)El General Ismael Montes, en su segunda Presidencia, restableció la EscuelaMilitar de Música, nuevamente adjunta A Intendencia de Guerra con asiento enLa Paz.A partir del año 1911, concluyó el asesoramiento militar francés y se contrató unode origen alemán. Este vino precedido por el Mayor Hans Kundt, quién fueascendido al grado de General del Ejército de Bolivia e incorporado en calidad deJefe de Estado Mayor. Juntamente con él vinieron cuatro Oficiales Instructoresde armas y 14 Sargentos. Uno de ellos, el Capitán Carl Friedich Muther, asignadocomo Director del colegio Militar, se preocupó en forma especial de las Bandasde Música y fue uno de los que influyó para la reapertura de la Escuela de Músicael año 1913. La misión alemana implantó una férrea disciplina basada enreglamentos alemanes, varios de ellos ya traducidos por los Ejércitos de Chile yArgentina que también habían contratado, con anterioridad, misiones militares deAlemania.En Bolivia se adoptó el uniforme alemán para uso diario y el prusiano paraeventos de solemnidad y de desfile. Asimismo, se optó por usar cascos conflamines para el uniforme de gala. Cabe aclarar que el casco con flamines erapropio del Ejército Prusiano de inicios del siglo y que después de la PrimeraGuerra Mundial, el Ejército Alemán no lo utilizó más. Las prácticas de ordencerrado, la gimnasia en aparatos, así como las marchas con paso de paradafueron los principales elementos que caracterizaron la disciplina alemana.Se introdujo durante ese periodo, marchas alemanas que constituyeron laesencia de la música militar de esa época. Varias de éstas, como “AlexanderMarch”, (27) “Alte Kamaredn”, “Ferbelinereite March” y “Federicus Rex”, fueronadaptadas como propias por varias unidades e institutos. Es así como “AlexanderMarch” se convirtió en la marcha oficial del Colegio Militar, con la quegeneraciones de cadetes marcharon y aun lo siguen haciendo.No obstante de que las marchas respondían a estímulos musicales wagnerianos,acordes con la actitud triunfalista que tenían su ejército, integrado por individuosde mentalidad y características físicas diferentes a las de los nuestros, estasmarchas tuvieron la virtud de promover un genuino fervor cívico. Para suadaptación al medio boliviano, se tuvo que variar la cadencia del compás con lafinalidad de que individuos de contextura física diferente, mucho menor enrealidad pudieran marchar con un adecuado ritmo.En esa época se importó de Alemania un moderno instrumental para poderinterpretar y tocar, debidamente, estas marchas de origen teutón. Instrumentostales como el árbol de campanas, la lira y el triángulo, desconocidos hastaentonces (por su origen turco, introducidos al Ejército alemán a través de lasMisiones Militares Alemanas asesoras de ese país a inicios del siglo) pasaron aformar parte orgánica de nuestras bandas.
  26. 26. 26 - 64II. LA DÉCADA DE LOS AÑOS VEINTELa Escuela Militar de Música, que fue restablecida en 1913 y que dependía de laIntendencia de Guerra hasta 1919, desarrolló una intensa labor bajo la marcadainfluencia alemana. Su Director, durante ese periodo, fue el mayor AsimiladoNéstor terrazas, meritorio músico militar que participó en la Guerra del Acre y quefue considerado por el Senado Nacional por su sobresaliente actuación.Durante este periodo ocupó un local del edificio asignado a la Intendencia, al iniciode El Prado, que era el antiguo Cuartel del “Regimiento Bolívar 2 2 de Artillería”,edificio que aún, hoy en día, luce sobre sus ventanas y puertas los cañonesentrecruzados.El año 1919, la Escuela de Música fue nuevamente trasladada, esta vez comodependiente de la Escuela de Clases de reciente creación, al cuartel de la calleSucre. Este destino fue relativamente breve, pues el año 1920, al transformarsela escuela de Clases en un Regimiento de infantería, la escuela de Música fuenuevamente adscrito a la intendencia de Guerra y albergado en su local originalde la Avenida 16 de Julio. De este establecimiento no se movió hasta su clausura,a raíz de la Campaña del Chaco, el año 1932.El periodo de su permanencia adscrita a la Intendencia, entre los años 1920 y1932, fue determinante para la vida de la Escuela militar de Música. Bajo la hábildirección de distinguidos músicos asimilados a oficiales, tales como Mayor CésarAchaval, compositor de marchas y cuecas; el Tte. Alfredo Aguirre; y, nuevamente,el Tcnl. Francisco Suárez, la Escuela no sólo preparó músicos para las bandasmilitares, sino para las Orquestas Sinfónicas, estableciéndose una tradición porla cual los músicos que tocan los instrumentos de viento, en las citadas orquestas,casi siempre provienen de estratos militares.Se puede decir que, prácticamente, todos los músicos de conjuntos musicales yasean de éstos de orquesta sinfónica o de baile, excepto los que tocaninstrumentos de cuerda, tuvieron como origen la Escuela Militar de Música. Lopropio ocurrió, años más tarde, con los músicos que formaron las bandas de laFuerza Aérea, de la Armada y de la Policía.Una demostración de la efectiva preparación y formación de los músicos militaresbolivianos fue la presentación que hicieron en Buenos Aires cuando asistieron,con el Colegio Militar, el año 1927, a la inauguración del monumento erigido enhonor del General Mitre, evento al que fueron invitados las Academias Militaresde varios países latinoamericanos. En esa oportunidad la actuación que tuvieron,tanto en el desfile como en el concierto que dieron en el Teatro del Coliseo,mereció los más elogios comentarios de la prensa argentina que calificó a laBanda Militar de Música de Bolivia, así como al Colegio Militar, como a los demejor prestancia.Una certificación adicional de este hecho es el cable de felicitación, enviadodesde Buenos Aires al General José Quiroz, entonces Ministro de Guerra, por elDirector de Bandas del ejército Uruguayo, José Ferrari, quién relievaba la
  27. 27. 27 - 64actuación de la Banda Militar de Bolivia en los diversos actos en los participó, lamisma que pertenecía al “Regimiento Pérez, 3 de infantería” y estuvo dirigida porun joven oficial de música, el Subteniente Adrián Patiño Carpio, autor de lafamosa “Macha Sargento Tejerina” y de la actual “Marcha Presidencial”. Añosmás tardes el Subteniente Adrián Patiño se consagró como un extraordinarioprofesional que compuso varias otras marchas más, así como música popularboliviana y piezas de concierto. La Escuela Militar de Música lleva su nombrecomo merecido homenaje a su memoria.La actuación de nuestra Banda de Música en este rememorado encuentrointernacional no fue otra cosa que el reflejo del entusiasmo y capacidad de losdirectores d bandas que tuvimos en las décadas de los años diez y veinte,quiénes no sólo prepararon a nuestros músicos para tocar marchas en formaimpecable, sino que fueron prolíficos compositores de marchas, cuecas ybailecitos. Cada regimiento tenía su propia marcha, la que normalmente habíasido compuesta por el Director de Banda asignado a esa unidad.El año 1928, se hizo una nueva importación de instrumental de bandas desdeFrancia la misma que incluyó un conjunto especial para conciertos. Con ello sepudo equipar, con un mejor instrumental, a las diferentes bandas militares. Sereemplazó los instrumentos que habían sufrido el desgaste ocasionado por eltranscurso del tiempo y se dotó a los músicos, que hasta entonces acudían alcuartel con sus propios instrumentos, con aquellos proporcionados por el ejército.Se organizó dos bandas principales, la del Colegio Militar que vestía un uniformeigual a la de los cadetes y la de la propia Escuela Militar de Música. Esta últimaera requerida, permanentemente, para diferentes actos de carácter cívico ycultural. Asumió su comando, el año 1929, el entonces Teniente Adrián Patiño ypermaneció como Director, desde el año 1929, hasta el inicio de la guerra, en elaño 1032.Las banda de los Regimientos de Caballería, entre esta la del “Abaroa 1° deCaballería”, eran dignas de toda admiración. Se trataba de Bandas de Músicamontadas y provistas de trompetas, clarines y timbales que producían acordeslargos y sostenidos. En una combinación de armonías resonantes, lentas yprofundas, interpretaban los famosos boleros de caballería al compás de loscuales desfilaban airosas las tropas montadas de nuestro ejército. Otro tantoocurrió con las bandas de los regimientos de artillería en estrecha competenciacon las de las otras armas.Los desfiles en los días de las fiestas patrias se convertían fundamentalmente,en una competencia entre las diferentes unidades que participaban en lasparadas militares, pero sobre todo entre sus respectivas bandas. Una vezterminado el desfile, en diferentes plazas y plazuelas, cada una de ellas dabaretretas llenando el ambiente de alegría con una variada interpretación de cuecas,taquiraris, boleros y huayños.Para los músicos era motivo de gran satisfacción y orgullo el poder interpretarmúsica nacional. Hasta cierto punto era la prueba final de toda una práctica que,día a día, durante todo un año habían realizado amenizado y dado vida a laspoblaciones de la localidad en la que el regimiento al que pertenecían estaba deguarnición.
  28. 28. 28 - 64CAPITULO VGUERRA DEL CHACO YPOSTGUERRA
  29. 29. 29 - 64I. GUERRA DEL CHACO (28)Al iniciarse la Guerra del chaco, el Ejército Boliviano tenía alrededor deseiscientos músicos distribuidos en quince bandas de acuerdo al siguientedetalle:En la ciudad de La Paz, se tenía la banda de la Escuela Militar de Música. En laPrimera División, con asiento en Oruro, las bandas de los Regimientos “Sucre, 2de Infantería”, “Pérez 3 de Infantería”, “Campero 5 de Infantería”, “Ballivián 2 deCaballería” y “Camacho 1° de Artillería”. En la segunda División, con asiento enLa Paz, las bandas de los “Regimientos Azurduy, 7 de Infantería”, “Abaroa 1° deCaballería” y “Bolívar 2 de Artillería”. En la tercera División, con asiento enRoboré, las bandas de los regimientos “Colorados 1° de Infantería” e “Ingavi 4 deCaballería”. En la cuarta división, con asiento en Fortín Muñoz, la banda delRegimiento “Loa 4 de Infantería”. En la quinta División, con asiento en PuertoSuárez, la banda del Regimiento “Warnes 9 de Infantería” y finalmente, en laSexta división, con asiento en Riberalta, la banda del Regimiento “Bagé 11 deInfantería”.Los regimientos de la Tercera, Cuarta, Quinta y Sexta división, fueron movilizadosde inmediato a la zona de operaciones con sus respectivas bandas. Estasbandas regimentarías se convirtieron, en la mayoría de los casos, en bandasdivisionarias, mediante la fusión e bandas de varios regimientos. En La Paz, seclausuró la Escuela Militar de Música y los alumnos de edad de Servicio Militarfueron movilizados e incorporados a diferentes regimientos. En virtud a que partede su formación profesional había sido como fusileros de infantería, se les otorgógrados de cabos, constituyéndose así en un escalón más de la fuerzacombatiente que marchó al Chaco.Los menores de edad, junto con los músicos viejos, conformaron las bandas demúsica que en los primeros meses de la movilización actuaron en los centros dereclutamiento. Al cabo de algún tiempo estas bandas, incluyendo a la de laEscuela de Música, fueron movilizadas volviendo a integrar, muchas de ellas, susantiguos regimientos o formando bandas para las Divisiones o, para los Cuerposde Ejército.La presencia de las bandas fue especialmente apreciada en las emotivasdespedidas de los contingentes que partían al Sudeste Chaqueño y en lasrecepciones a las unidades que ingresaban a la zona de operaciones. Boleros deCaballería, Cuecas, Huayños y Carnavalitos constituyeron melodías que seconvirtieron en imperecederos recuerdos que acompañaron a las tropas hasta lasprimeras líneas de combate, como las de dos cuecas de evocación letras, cuyasversiones resumimos a continuación:“Destacamento 111”. “Mañana me voy, muy lejos de aquí/ Cuando me vaya,cuando me ausente/ a dios vidita, no has de llorar por mi/ Bravo soldado,Chuquisaqueño/ en tu divisa, pecho de bronce/ van los tres unos del 111”
  30. 30. 30 - 64“”Infierno Verde” (letra del importante poeta cruceño Otero Reiche) “Si aúnqueda llanto en tus ojos, para llorar mi partida/no llores mientras la vida, deja unminuto de vida, a la orilla de la muerte tiene el encanto de verte resignada ante eldolor / llorarás cuando mañana ya de mi nadie se acuerde porque en el infiernoverde, sólo Dios se acordará”Otras que reflejaban la añoranza y el valor que prevalecía en el ánimo de loscombatientes que marcharon cientos de kilómetros para defender a la Patria,animados permanentemente a lo largo de su camino por los músicos militares denuestro ejército, quiénes participaron, no solo con la música sino empuñando elfusil y combatiendo como los más resueltos soldados en varias acciones deguerra, fueron la “Despedida de Tarija”, “El Terremoto de Sipe Sipe”, y “BoquerónAbandonado”. También los músicos actuaron como camilleros, estafetas ytransportando municiones en muchas oportunidades.En alihuatá y en Kilómetro 7, los músicos de banda del “Regimiento Loa, 4 deInfantería”, al mando de su Director, el Capitán de Música Alfredo Aguirre,tuvieron una destacada intervención habiendo perecido varios de ellos en estasacciones de armas. Fue esta banda la que, al entonar el himno nacional, impulsóa mil voluntarios a dar “Un paso al frente” para construir la columna vertebral dela Defensa de km. 7. Otra actuación importante fue la realizada por la Banda del“Regimiento Ballivián, 2 de caballería”, dirigida por el Tte. De Música MarcosSardón, en la Defensa de Aguas Calientes cerca de Charagua.II. UNA ACTITUD HEROICAEn la guerra del Chaco existieron episodios de coraje individual excepcional,similares a aquellos protagonizados en la Guerra del Pacífico como los delCorneta Mamani. De acuerdo a los relatos del meritorio Coronel Jorge AntezanaVillagrán, en su libro “La Guerra del Chaco”, el músico Jesús Arce Quinteros tuvouna singular y heroica actuación. Al ordenarse la evacuación del Fortín Arce, enOctubre del año 1932, debido a la incontenible ofensiva paraguaya y ante la faltade personal disponible, se designó al músico Jesús Arce Quinteros comotelefonista, para que recibiera hasta el final, los mensajes que aún erantransmitidos desde Fortín Platanillos. Arce, al hacerse cargo de la centraltelefónica, se dio cuenta de que cualquier mensaje podía ser inmediatamenteretransmitido al comando paraguayo.En esas circunstancias, recibió un mensaje del Teniente Heliodoro Galindo parael Coronel Enrique Peñaranda, a lo que el Soldado Arce respondió en quechua,indicando su sospecha e informando que el Fortín ya había sido evacuado ysugerido, más bien, que se simulara una conferencia en español en la que élpersonificaría al coronel Peñaranda, para no dar la impresión del abandono delFortín. Sugirió, además, que en la conversación se mencionara que un fuertecontingente de refuerzo iba en camino con el grueso de una supuesta reserva.Así se hizo y el convenido diálogo entre Arce y el Teniente Galindo fue captadopor el Intruso paraguayo, (identificado después de la Guerra como Tte. PantaleónAguirre) quién, de inmediato, pasó el informe a su comando.
  31. 31. 31 - 64El efecto de este ardid fue el de demorar la persecución de las fuerzas que sereplegaban de fortín Arce, hasta que los paraguayos pudieron verificar lainformación, permitiéndose con ello, un repliegue ordenado de otra manera,hubiera sido caótico. El Soldado Arce permaneció en el Fortín. Habiendoabandonado su puesto solamente cuando se convención de que no habían másmensajes a ser recibidos o transmitidos. Este destacado músico se reincorporó asu unidad y permaneció en ella, hasta el final del conflicto. Una vez terminada laguerra siguió prestando sus servicios en las banda del ejército, habiendo sido,con el transcurso del tiempo, Director de varias de ellas.El año 1961 tuvo el privilegio de iniciar la primera banda del comando de la FuerzaAérea con el grado de Capitán de Música.Al término de la cruenta guerra del Chaco, cuando se repartió a los ex -prisioneros, fueron las bandas militares las que los recibieron, instándolos aolvidar las durísimas experiencias pasadas y a encaminar sus vidas un nuevo ymejor destino, siempre al servicio del país.Por referencias que se tienen, se sabe, que durante el conflicto chaqueño variosmúsicos han tenido meritorias actuaciones, pero lamentablemente no existedocumentación que nos permita dar mayor información al respecto.III. DESPUÉS DE LA GUERRA DEL CHACOFinalizada la Guerra del Chaco, una vez concluida la evacuación de losconscriptos y repatriados los ex – prisioneros se procedió a reorganizar al Ejército.El Colegio Militar fue reabierto el año 1937, con un contingente de 115 alumnos,de los cuales 40 eran oficiales de reserva que habían retornado de la Campañadel Chaco, para graduarse en un año y el resto ingresó al primer año para egresarde oficiales después de cinco años de estudio. Paralelamente a ello se rehabilitóla Banda del Colegio Militar.Para cumplir esta nueva tarea se tuvo que acondicionar el cuartel de San Jorgemientras se construía el nuevo Colegio Militar en Irpavi, para el funcionamientode este Instituto, en vista de que su antiguo edificio de la Avenida Villazón habíasido vendido a la Universidad de La Paz.En 1938, se organizó la Escuela Militar de Música, bajo la dirección del MayorAdrián Patiño Carpio. La misma que fue trasladada de un lugar a otro.Inicialmente estuvo en el cuartel de la Calle Sucre y posteriormente, por un cortotiempo, en el San Jorge. A partir del año 1945, asumió la dirección de lamencionada Escuela, el mayor Rigoberto Sáenz y el año 1946, el Capitán AntonioMontes Calderón.La escuela fue trasladada, en ese mismo año a Irpavi, a un Cuartel anexo alColegio Militar que se construyó para este propósito y permaneció en eseestablecimiento hasta el 12 de Abril de 1952. En esa fecha, a raíz de la“Revolución del 9 de Abril”, el Cuartel de la escuela Militar de Música fuesumariamente ocupado por el Batallón General Federico Román, 2 de Ingeniería.
  32. 32. 32 - 64Los oficiales de esta unidad que habían perdido su cuartel de Seguencoma, elmismo que fue tomado por militares del Movimiento Nacionalista Revolucionario,decidieron reagruparse en el Colegio Militar, dispuestos, si fuese necesario, aofrecer resistencia con el saldo de la tropa que quedaba a fin de evitar que elBatallón de reciente creación desapareciera, lo que seguramente hubieseocurrido si éste se dispersaba y sus oficiales abandonaban a sus soldados. Esasí que se ocupó el cuartel de la Escuela Militar de Música cuyos alumnos, debidoa los acontecimientos revolucionarios antes mencionado, no estaban presentes.Una vez concluida la revolución y restablecido la orden, se acordó con el Directorde la Escuela militar de Música, Coronel Antonio montes Calderón, el traslado dela misma a un pabellón del cuartel General de Miraflores que había quedadovacante. Es así como el Batallón, General Federico Román, permaneció en elcuartel de la Escuela Militar de Música, adyacente en el Colegio Militar, conefectivos reducidos, pero efectuando la guardia del Instituto hasta su reapertura,la misma que produjo una año más tarde.No obstante esta situación, la unidad de Ingenieros continuó con el trabajoemprendido de construir la carretera a Mallasa en la zona de Aranjuez. Asimismo,dio inicio a la primera escuela de tractoristas para el reciente creado Ministerio deAsuntos Campesinos. (29) Posteriormente, el Batallón fue trasladado a Caranavi,la Escuela Militar de Música quedó permanentemente ubicada en el cuartelGeneral de Miraflores.La presencia de bandas de música en este periodo fue importante para lasupervivencia del propio Ejército cuya tropa fue, en gran parte, licenciada comoconsecuencia del triunfo de la “Revolución del Abril”. Se clausuró el Colegio Military se ordenó, inicialmente, la disolución de los regimientos que habían definido ala junta Militar de Gobierno. Es por ello, pus, que muchas unidades tradicionales,tales como los Regimientos “Bolívar” en Viacha, “Abaroa” en Guaqui, “Lanza” enLa Paz, “Camacho” en Oruro, “Ingavi” en Challapata, “Sucre” en Corocoro,estuvieron a punto de desaparecer, a no ser por la firme actitud de laspoblaciones, donde estas unidades estaban de guarnición, poblaciones queimpidieron que las banda de música de tales regimientos fueran eliminadas, yaque estas constitúyanle centro de la actividad recreativa y cívica de esaslocalidades. Otro tanto ocurrió con las bandas de música de los regimientosestacionados en el resto del país. Al ser licenciada la tropa, por lo tanto quedaronlos músicos militares prácticamente como guardianes de los cuarteles,asumiendo la responsabilidad de su seguridad y mantenimiento. Entonces, porun prolongado periodo, una parte de la infraestructura del Ejército estuvoconstituida por las bandas de música de los distintos Regimientos, las que no sólomantuvieron la tradición, sino que contribuyeron a que las Fuerzas Armadasrecuperaran el respeto y afecto del pueblo, reiniciando su participación en variasactividades. Se hicieron presente en los desfi8les escolares y en las retretas enlas Plazas. Se transformaron en orquestas para dar conciertos y para amenizarlas fiestas y eventos de carácter cultural. Multiplicaron sus actuaciones,demostrando que eran una parte importante de la esencia y del espíritu delejército.
  33. 33. 33 - 64Pasada la primera etapa post-revolucionaria fue necesario reestablecer elordenamiento protocolar que exigía la presencia de bandas de música para larealización de diferentes actos públicos, entre ellos la de presentación decredenciales de representante diplomáticos con este propósito, tuvo que serrestituida la banda del Colegio Militar, un año antes de la reapertura de esteinstituto de formación de oficiales.Transcurrido un tiempo, se autorizó nuevamente el reclutamiento anual desoldados en toda la república permitiéndose con ello que las banda de música,además de la labor que realizaban, retornaron a sus antiguas y normalesfunciones (1952 – 1970) en el Cuartel General de Miraflores y durante este tiempose organizó mejor las diferentes bandas, entre ellas las del Colegio Militar y de laEscuela Militar de Música.Es importante anotar que esta etapa fue una etapa en la que se empezó a tocar,en las FF. AA. Marchas de origen americano, como resultado de la importanciaque adquirió el Ejército Americano en el ámbito mundial después de la II Guerray de la influencia que ejercían las Misiones Militares de ese país en muchasnaciones sobre todo en las latinoamericanas. Pese a que las marchas americanastienen el ritmo propio de una revista musical a diferencia de las alemanas cuyocompás es el marcial, definido y marcado, estas fueron adoptadas y adquirieronpopularidad en la FF. AA. De Bolivia, sobre todo en la Fuerza Aérea y en laArmada.Algo similar ocurrió con la marcha inglesa “Coronel Boggie”, mejor conocida comola del “Puente Sobre el Río Kway”.
  34. 34. 34 - 64CAPITULO VIETAPA CONTEMPORÁNEA
  35. 35. 35 - 64I. NUEVO INSTRUMENTAL ALEMÁN PARA LAS BANDAS MILITARES DEMÚSICAEl año 1962, el entonces Ministro de Defensa de Bolivia Don Juan Luís GutiérrezGranier, fue invitado a Alemania por su colega alemán, el Doctor Franz JosephStrauss, (30) para realizar una visita de carácter oficial.Esta invitación era significativa pues demostraba que Alemania, nuevamente,expresaba interés en establecer vínculos con las Fuerzas Armadas de Bolivia,con las que tradicionalmente había mantenido estrecho contacto a través de lasdiferentes Misiones Militares Alemanas que asesoraron a la Nación boliviana aprincipios de siglo y hasta la Guerra del Chaco.Pese a las múltiples ocupaciones propias de un Ministro de Defensa Alemán, elrecibimiento que le brindó al Ministro Gutiérrez Granier fue excepcional, habiendolo esperado, personalmente, a su llegada en el aeropuerto de Bonn. A su partida,le ofreció una singular cena de carácter oficial, con la asistencia de losComandantes de las tres Fuerzas y de todo el Estado Mayor Alemán.En cada una de las guarniciones que visitó el Ministro de Bolivia acompañado desu ayudante, Mayor Julio Sanjinés Goitia y del agregado militar de Bolivia enBonn, Teniente Coronel Juan Lechín Suárez, fue recibido por el ComandanteSuperior del distrito Militar y por guardias de honor que portaban en susbayonetas la bandera boliviana.En el curso de toda la gira, que duró diez días, en la que se visitó la Escuela deEstado Mayor en Hamburgo, varias divisiones y unidades motorizadas endiferentes ciudades alemanas, se percibió que, si bien existía un manifiesto deseode ayudar al Ejército de Bolivia, difícilmente se podría obtener una colaboraciónsignificativa consistente en equipos militares, ya fuese ésta en calidad de ventanominal o a ser adquiridos con facilidades de pago, por la propia situación delejército Alemán de posguerra que aún se encontraba en una etapa dereorganización.En virtud de ello, se llegó a la conclusión de que se debía solicitar la cooperacióndel Ejército Alemán en algo factible. En el curso de la cena despedida al Ministroboliviano, los Oficiales Bolivianos que lo acompañaban explicaron la importanciaque, en la formación del Ejército Boliviano, había tenido la disciplina alemana y,sobre todo, sus marchas e indagaron sobre la posibilidad de obtener unaasistencia técnica para la reorganización de las bandas de música bolivianas.El General Huessinger, Inspector General del Ejército Alemán, escuchó conatención el relato y de inmediato dijo que no sólo era factible sino que además elEjército Alemán obsequiaría un moderno instrumental para una banda de música.Indicó, asimismo, que lo único que se requería para materializar éste obsequio,era el envío de unas pequeñas misiones integradas por dos oficiales de músicadel Ejército Alemán, quienes establecerían las necesidades que se tenía einstrumentos y partituras musicales. Es así como, dos meses después, llegaron
  36. 36. 36 - 64dos músicos militares alemanes: el Teniente de Música Joachim Trettner y elSuboficial Hans Lützow, ex - Mayor de música del antiguo ejército Alemán, paraefectuar el estudio de las necesidades en materia de música e instrumentos.Esta misión venía ya imbuida de la mentalidad americana de preparar un perfil,luego un estudio de prefactibilidad, otro de factibilidad antes de emitirrecomendación alguna. Sin embargo, el primer día de su arribo, tuvo oportunidadde escuchar a la Banda del Regimiento "Waldo Ballivián" tocando la marchaalemana "Baden Baden" acerca de cuatro mil metros de altura, de subida por laempinada Calle Ayacucho hacia la Plaza Murillo, donde debía asistir a unapresentación de credenciales. Debido a lo empinado de la cuesta, la cadencia eramás lenta que de costumbre, lo cual hacía mucho más reconocible, a los sutilesoídos de músicos experimentados, una marcha alemana que se tocaba,normalmente, con ritmo más acelerado y algo diferente de la originalmente traídaa Bolivia por la Primera Misión Alemana a inicios del siglo, interpretada medianteinexactas partituras transcritas a pulso en difusos pentagramas.La banda llegó a la plaza y efectuó al mejor estilo germano, los diferentes girosque incluye "el traspaso", o sea la marcha de la banda de guerra consistente entambores y pífanos delante del resto, ejercicio y modalidad exclusiva de lasbandas de música alemanas. Este hecho entusiasmó a ambos expertos, sobretodo porque este movimiento había sido virtualmente suprimido de su propioejército, después de la Segunda Guerra Mundial. Una vez que terminó la piezaque estaban ejecutando y el Director de Banda junto con el "guaripolero" dieronlas órdenes de alto y descanso, el Suboficial Lützow se acercó a uno de losmúsicos y trató de alzar la tuba que él portaba. Al sentir el enorme peso de esta,que seguramente ya había sido reparada a lo largo de sesenta años consoldaduras de plomo, quedó admirado de que con semejantes instrumentos detanto peso, a casi cuatro mil metros de altura, se pudiera interpretar marchasalemanas y exclamó en alemán "Hier existiert echt musikaliches talent " (Aquíexiste talento musical auténtico).Con esta observación se pudo saltar directamente de la prefactibilidad a lasolicitud final que fue recomendada y, dos meses después, arribaron en un aviónexpreso de Lufthansa doscientos cincuenta instrumentos musicales de variadanaturaleza y partituras de música militar alemana.Para su entrega en Alemania, el propio Ministro Strauss citó al Agregado Militaren Bonn y le manifestó que sentía especial satisfacción por haber efectuado estadonación. A su arribo a La Paz, en el Comando de Ingeniería se abrió los cajonesy se armó algunos instrumentos tales como pífanos, liras, triángulos yparticularmente el árbol de campanas que, con la Guerra del Chaco y el tiempo,habían desaparecido del instrumental de las bandas de música del Ejército deBolivia. En el proceso del armado del árbol de campanas, instrumentos que es unverdadero tronco metálico, con ramas que contienen campañas y que se lo portaen una bandolera, y que no requiere de otro movimiento para producir tonalidadessino el de la propia marcha con adecuada cadencia, se produjo un desajuste, encuanto al centro de gravedad del mismo, por acople erróneo de las partes. Esto
  37. 37. 37 - 64sumado al zarandeo al que quiso someterlo el instrumentalista alto y de colornegro, quien por tradición y estatura había sido reclutado en Coripata, produjouna espectacular caída del portador y la destrucción de las campanitas, las quetuvieron que ser reemplazadas, posteriormente, también por vía aérea, pararecién procederse al estreno del instrumental completo de la banda.Éste fue el origen, no sólo de la Banda del Regimiento " Waldo Ballivián ", coninstrumental nuevo, si no el de varias bandas más del ejército que hoy,orgullosamente, lucen en sus trompetas las insignias patrias de Alemania yBolivia.II. ETAPA CONTEMPORÁNEAEn el año 1970, se dispuso el traslado de la Escuela Militar de Música aCochabamba, bajo la dependencia de la Escuela Militar de Clases, SargentoMaximiliano Paredes y esta funcionó, durante dos años hasta fines del año 1971,en dicha ciudad, fecha en la que tuvo que ser nuevamente clausurada, por faltade presupuesto. Se reabrió posteriormente, gracias a la acción del Mayor MarioGarcía Prado, el 18 de Diciembre de 1981, disponiendo sé que esta instituciónfuncionará en la localidad de Viacha cercana a la ciudad de La Paz, en una partede las dependencias del Regimiento " Bolívar, 2 de Artillería ", contando con 80alumnos postulantes. El local era muy pequeño e incómodo, a raíz de lo cual elentonces Coronel Gary Prado, miembro del Estado Mayor de Ejército, trató deobtener una mejor ubicación. Al ser informado por el Comandante de la EscuelaMilitar de Música, que todos los músicos de las Fuerzas Armadas, durante unprolongado periodo habían estado efectuando un aporte voluntario para adquirirun local propio, ordenó que se buscara un establecimiento apropiado paracomprar, comprometiéndose a conseguir un aporte adicional del Ministerio deDefensa. Este gesto encomiable de desprendimiento y de amor a su institución,realizado por los Músicos de las Fuerzas Armadas, de asegurar el funcionamientodel escuela adquiriendo con sus propios fondos las instalaciones en las que debíafusionar, demostró la fe y determinación que aquéllos tienen para mantenervigente la institución en la que fueron formados.
  38. 38. 38 - 64 Tcnl. Mús. Francisco Suárez Pando 1902 - 1912 My. Mús. Néstor Terrazas 1914 - 1921 My. Mús. César Achaval 1921 - 1926COMANDANTES DE LA ESCUELA MILITAR DE MÚSICA “TNCL. ADRIÁNPATIÑO C.” Tte. Mús. Alfredo Aguirre 1926 – 1927 Tcnl. Mús. Francisco Suárez Pando 1927 – 1929 Tte. Mús. Adrián Patiño Carpio 1929 – 1932 My. Mús. Adrián Patiño Carpio 1939 – 1944 Cáp. Mús. Antonio Montes Calderón 1945 My. Mús. Rigoberto Sainz Castro 1946 – 1948 Cáp. Mús. Rafael Vargas Moreno 1949 Cáp. Mús. Teófilo Molina 1952 My. Mús. Enrique Barrientos Guerra 1953 – 1959 Cáp. Mús. Humberto Ríos Averanga 1960 – 1961 Cáp. Mús. Isaac Alarcón Hinojosa 1962 – 1968 My. Mús. Antonio Amurrio Lara 1969 – 1970 Cáp. Mús. Mario García Prado 1981 – 1983 My. Mús. Raúl Sánchez de la Barra 1984 – 1985 Cáp. Mús. Zenón López Arce 1986 My. Mús. Rafael W. Iturri Gonzáles 1987 – 1988 My. Mús. Lindolfo Valderrama Torrico 1989 Cáp. Mús. Luís Lafuente Arias 1990 Tcnl. Com. David Quiroz Pacheco 1991 Tcnl. Inf. Walter Bautista Pérez 1992 – 1993 Cáp. Mús. Anatolio Huanca Colque 1994 Cáp. Mús. Florencio Clares Cruz 1995 – 1996 My. Mús. Florencio Clares Cruz 1997 My. Mús. Anatolio Huanca Colque 1998 – 1999 Tcnl. Mús. Luís E. Vallejos Ramos 2000 My. Mús. Rubén Veizaga Cordero 2001 Tcnl. DEM. José A. Jaimes Camacho 2002 Tcnl. DEM. Néstor Sahonero Ampuero 2003 Tcnl. DEM. Marcos Blacutt Monje 2004 – 2005 Tcnl. DEM. Demetrio Camacho Blanco 2006 – 2007
  39. 39. 39 - 64CAPITULO VIIBANDAS DE MÚSICABOLIVIANAS
  40. 40. 40 - 64I. HISTORIA DE LAS BANDAS DE MÚSICA DEL EJERCITOPeriodo de la IndependenciaSe establece que la organización de las primeras Bandas de Música de nuestroGlorioso Ejército, tienen origen en los grupos guerrilleros de la independencia,que se organizaron para luchar contra la dominación española, donde no faltabanmúsicos voluntarios que contribuyeron a mantener el ánimo y el espíritucombativo de los patriotas rebeldes.Las Bandas de Música que marcharon a la vanguardia de los Regimientos delLibertador Simón Bolívar, participaron en las diferentes batallas, sobresaliendola Banda del Regimiento Voltígeros de Colombia, quienes tocaban airesnacionales colombianas, provocando en las tropas una actitud de enardecidopatriotismo, contribuyendo aniquilar la obstinada defensa española del GeneralMonet, Sobresaliendo también las Bandas de Música del batallón colombianoVencedores y del batallón peruano “Legión Peruana No. 1”, que durante elcombate interpretaron marchas militares y música tradicional de sus respectivospaíses. De ahí la fusión de tonalidades españolas, colombianas y de origen criolloque aún persisten en el repertorio militar de nuestras bandas de música.Una vez consolidada la República se organizó dos Batallones de Infantería, dosEscuadrones de Caballería y una Batería de Artillería con sus respectivas Bandasde Música.La primera Banda Militar auténticamente boliviana fue organizada por el GeneralGuerrillero Don José Miguel Lanza, conformado por músicos voluntarios oriundosde las provincias Ayopaya, Inquisive, Sicasica, Tapacarí y los Yungas, quienesdotados de instrumentos como pífanos y tambores, formaban parte del batallón 2de Infantería, Unidad con la que el General José Miguel Lanza ingresó a la ciudadde La Paz el 29 de enero de 1825.Después del combate de Yungay que puso término a la Confederación, varias deestas bandas se dispersaron y solamente fueron restablecidos el año 1841, paraparticipar en la Batalla de “Ingavi” donde al amanecer del 18 de noviembre de1841, se inició el día con una sucesión de dianas para levantar el espíritucombativo de las tropas. En esta Batalla participaron con heroísmo y abnegaciónlos músicos de los Batallones 5,6 y 7 de Infantería y del Escuadrón de Caballería.Una vez restablecida la paz entre Bolivia y el Perú, el Presidente Balliviánprocedió a reorganizar el Ejército dentro de normas de rígida disciplina y asignóespecial importancia a las Bandas de Música, por su participación en la Batallade Ingavi quedó muy impresionado.Para el 18 de Noviembre de 1845, se preparaban actos importantes, para celebrarel cuarto aniversario de la Batalla de Ingavi, El General Don José Ballivián, tuvo
  41. 41. 41 - 64conocimiento que el prestigioso maestro Don Leopoldo Benedetto Vincenti Franti,se encontraba en Valparaíso (Chile) invitándole con un contrato para componerla música del “Himno Nacional” y reorganizar las bandas de música, siendo elprimer Director General de Bandas de Música del Ejército.Periodo ActualLas Bandas de Música del Ejército Boliviano, actualmente se encuentranorganizadas en bandas de Tipo “A” con un efectivo de 40 a 50, “B” con un efectivode 30 a 40 y “C” con un efectivo de 20 a 25, distribuidas en todos los confines denuestra Patria de la siguiente manera: Comando en Jefe de las FF.AA., ComandoGeneral del Ejército, Institutos Militares, Unidades Directamente Dependientesdel Ejército, Grandes y Pequeñas Unidades, cumpliendo su sagrado deber consu Glorioso Ejército y la Patria toda.II. BANDAS DE MÚSICA DE LA POLICÍA BOLIVIANALa creación de la Policía boliviana se remonta a la fundación de la República,cuando el Mariscal José Antonio de Sucre promulgó la Ley Reglamentaria dePolicía. Como consecuencia de esta disposición, mediante Orden Presidencial de23 de mayo de 1827, se establecieron piquetes de policía en cada Departamento.Esta orden era bastante extensa y explícita. Denominaba a los piquetes dePolicía, Columnas de Policía, establecía la procedencia que debían tener susintegrantes, el uniforme que debían llevar y el armamento que debían tener.Algunos meses más tarde, mediante una orden complementaria del 25 deOctubre del mismo año, se fijó el efectivo que debían tener estas columnas en losdiferentes departamentos y se estableció su directa dependencia del IntendenteDepartamental.Durante el gobierno del Mariscal Santa Cruz, como complemento al código Penal,se estableció un Reglamento de Policía mediante el Decreto de 3 de Mayo de1837 en el que se precisaron las precauciones y medidas que debían adoptarsepara evitar crímenes y desórdenes sin menoscabar la libertad de los habitantes.Las Columnas de Policía que tenían como misión mantener el orden público, seconstituyeron en agrupaciones a las que se incorporaron, con carácter voluntario,varios músicos. Con el transcurso del tiempo, las Columnas de Policía, noobstante su precaria organización, llegaron a cumplir en forma eficiente susfunciones específicas. Como el personal que las constituía provenían de las filasdel ejército regular, tanto de jefes, clases y soldados, la organización de estascolumnas de Policía respondía a un criterio más militar que policial. Este hechofue advertido por el General Narciso Campero cuando retornó de Francia despuésde graduarse como Ingeniero en el Politécnico de París. En un folleto que publicóel año 1857 sugería que la Policía Boliviana adoptase la instrucción yorganización que prevalecía en Inglaterra. Anotaba que en la Policía inglesadenominada Scotland Yard estaba constituida para hacer cumplir las leyes y
  42. 42. 42 - 64ejercer autoridad en forma persuasiva y no represiva como lo hacen lasorganizaciones paramilitares.Lamentablemente, por el caos que imperaba en el país y por la especialidiosincrasia del pueblo boliviano, no se pudo llevar adelante esta sugerencia. Lascolumnas de Policía fueron organizadas como unidades propias de un Ejército,incluyendo en su estructura departamental, bandas de música. Esta modalidadse mantuvo hasta el año 1888, cuando con la finalidad de reducir el presupuesto,mediante una orden de 16 de noviembre, se suprimió las bandas de las Columnasde Policía, dejando solamente las cornetas y los tambores exigidos por el Serviciopara transmitir órdenes, tocar dianas y silencios.Durante el presente siglo las columnas de Policía volvieron a incrementar susefectivos, asemejándose cada vez más a regimientos de infantería con el núcleocentral destinado a la capital del departamento y con un desdoblamiento depequeñas unidades, y hasta de individuos, en pueblos y poblacionespertenecientes al ámbito de su jurisdicción departamental. Se reestablecieron lasbandas con directores y músicos que provenían de las filas del Ejército y enespecial, de la Escuela Militar de Música. Los diferentes conflictos bélicos talescomo la Campaña del Acre, pero principalmente la del chaco, alteraron el normalfuncionamiento de las unidades de Policía. Los reservistas comprendidos en lascategorías movilizables fueron incorporados a diferentes unidades del Ejército,habiendo tenido varios de ellos una destacada actuación.Al término de la Guerra del Chaco, se reorganizó la Policía habiéndoseincorporado a ella muchos ex – combatientes tanto de oficiales, de clases comode soldados. Mediante un Decreto, expedido el 20 de Febrero de 1937, por elGeneral David Toro, entonces Presidente de la República, se creó la EscuelaNacional de Policías con la finalidad de incorporar conocimientos propios delfuncionamiento y ordenamiento policial, a los futuros conductores de la PolicíaBoliviana. Se organizó, nuevamente, las agrupaciones policiales en los diferentesDepartamentos en regimientos y, por varios años, estas unidades constituyeronlo que se denominó el Cuerpo de Carabineros. Los regimientos, así organizados,incorporaron a sus efectivos bandas de música estableciendo la necesidad detener un director general de las bandas de la institución policial. Con elreordenamiento experimentado en estas últimas décadas por la Policía Nacional,denominativo que hoy tiene, y que agrupa en su seno a diferentes especialidadesque anteriormente, sin mayor coordinación, eran independientes, tales como elTránsito y la
  43. 43. 43 - 64Foto Banda de Música de la Policía Boliviana.Dirección de Investigación entre otras, esta Institución del Orden ha logradoconsolidar una organización de carácter nacional muy superior a la existente envarios países Sudamericanos.Las bandas de música, asimismo, se han convertido en agrupaciones musicalesde prestigio, que se debe, fundamentalmente, al trabajo realizado por losdirectores de las diferentes bandas policiales que se formaron en la EscuelaMilitar de Música y por el de los propios músicos quienes en su gran mayoría,fueron integrantes de las bandas del ejército. A esta labor han contribuido variosoficiales, muchos de los cuales se encuentran ya en servicio pasivo.Como primer Director de Bandas de la Policía fue nombrado el Teniente CoronelManuel Gutiérrez, egresado de la Escuela Militar de Música. Se incorporó a laPolicía y ejerció la dirección de diferentes bandas, tanto en La Paz cuanto en elinterior del país, hasta culminar su carrera como Inspector Nacional de Bandas.Otro conocido Director de Bandas, compositor de varias marchas y otrasinterpretaciones musicales, que se incorporó a la Policía, fue el Teniente CoronelAgustín Pozo Castro, también egresado de la Escuela Militar de Música. Fuedirector de banda de los regimientos "Ingavi”, " Lanza” y "Azurduy ", después dehaber concurrido a la Guerra del Chaco como joven combatiente.Otros directores de banda egresados de la Escuela Militar de Música quecontribuyeron a formar las bandas de la Policía Boliviana, a partir del año 1936,fueron, entre otros, el Teniente Coronel Tomás Guzmán Jáuregui, el Mayor Juande Dios Flores Aramayo, los Capitanes Luis Fernández Meneses, Luis AlarcónCuba, Pedro Araoz Terán y los Subtenientes Ricardo Escobar y Juan Boyán.
  44. 44. 44 - 64III. HISTORIAL DE LAS BANDAS DE MÚSICA DE LA ARMADABolivia, nació a su vida independientemente con una amplia costa, de la que fueprivada hace más de 100 años por una agresión injusta por parte de Chile. El paísal surgir como República Independiente no tuvo otra aspiración que la demantener una convivencia pacífica con sus vecinos, quienes habían logrado suemancipación de España en una guerra comúnmente liberada. Este fue uno delos motivos por los cuales Bolivia, lamentablemente, no ejerció una presenciamilitar importante en sus territorios costeños, a excepción de una gendarmeríaque formaba el piquete de Policía en Antofagasta, ciudad convertida en el Puertomás importante de Bolivia sobre el Pacífico.Solamente durante la Presidencia del Mariscal Santa Cruz, mediante Decreto de30 de Diciembre de 1832, se ordenó la construcción de una fortaleza consistenteen una batería de 12 cañones para la protección del Puerto y Bahía de Cobija. Elmismo Mariscal también tomó providencias para la organización de la marina deguerra del país, para infortunadamente ni esta intención, ni el anterior decretofueron cumplidos.Solamente, cuando se estableció la Confederación Perú-Boliviana, se determinóla creación de una Escuadra Marítima, integrada por marineros bolivianos yperuanos, para repeler en Noviembre de 1837 la agresión de Chile a laConfederación. Al término del conflicto, en el que resultaron victoriosas las armasconsideradas, mediante Decreto de 20 de Noviembre, se dispuso que la escuadrase mantuviera en "Estado de Paz”.Este Decreto establecido, en su Decreto 2º, lo siguiente: " Las embarcaciones deque se compondrá la escuadra serán; 2 corbetas, 3 bergatines y 1 goletadistribuidas en los aportaderos del Callao, Arica, y Cobija. Al primero lecorresponde la corbeta Confederación, el bergantín Fundador y la goletaYanacocha, al segundo la corbeta Socabaya y bergantín Arequipeño; y al deCobija el bergantín Junín”.De acuerdo a las crónicas de la época, la marina de izquierda peruana teníaalgunos músicos como parte de la tripulación normal de sus barcos para impartir,mediante toques de corbeta, órdenes de diversa naturaleza.
  45. 45. 45 - 64Banda de Música de la Armada BolivianaPor lo tanto, es de suponer, que en el Bergantín "Junín”, asignado al Puerto deCobija, hubiera habido músicos quienes serían los primeros integrantes de esaespecialidad de la Armada Boliviana.Según el Vice Almte. José Vargas, en su obra " Tradición Naval del Pueblo deBolivia ", indica que en épocas posteriores a la confederación, Bolivia tuvo en sumarina de guerra tres barcos, el Guardacostas "Gral. Sucre”, el Bergantín “MaríaLuisa " y el Cañonero " El Morro ", los que, seguramente, tenían también músicosa bordo.La Guerra del Pacífico postergó, la posibilidad de que Bolivia pudiera estableceruna fuerza naval importante y, consiguientemente, las bandas de música porradicalmente pertenecientes a esta.Al producirse el artero ataque a Antofagasta, el 14 de Febrero de 1879, los jefeschilenos conminaron a las autoridades bolivianas a entregar la ciudad. En esaépoca la población boliviana era reducida, pero ésta resolvió enfrentar al invasor.Solamente se disponía de una columna de gendarmes con un efectivoaproximado de 60 hombres que contaban entre ellos algunos tambores y unacorneta. Adicionalmente, vivían en el Puerto algunos músicos civiles procedentesde unidades militares del interior de la República que se habían instalado haya.Al producirse el repliegue de este heroico grupo de patriotas, hacia Calama, paraenfrentarse en dicha localidad al ejército invasor, los pocos músicos civiles, asícomo los tambores los y el corneta se incorporaron al puñado de hombres,quienes trajo la dirección de Abaroa, decidieron defender en el Puente del Topáterel paso del Río Loa. En esta acción fue nombrado como Corneta de Órdenes delMúsico Segundino Balladares (33) quien fue muerto por las propuestas chilenas yocuparon Calama.
  46. 46. 46 - 64La misma suerte parece que tuvieron el resto de los músicos, motivo por el cualpensamos que estos músicos que recibían en la costa y que brindaron su vidapor el país, debían ser considerados como los precursores de ésta especialidaden la Armada.A los ochenta y cuatro años de esa fecha, las Fuerzas Armadas con densidad dela necesidad de crear una conciencia marítima que debiera iniciarse por eldominio de nuestros cuerpos de agua internos, es decir los lagos y ríos del país,establecieron la Fuerza Fluvial y Lacustre mediante decreto de 4 de Enero de1963. Para hacer efectiva dicha medida pasaron a la Fuerza Fluvial y Lacustretodas las guarniciones militares de los Departamentos de Beni y Pando, así comouna parte de las de Cochabamba, Santa Cruz y La Paz.Como consecuencia de ello se creó la primera Banda en el Distrito Fluvial Nº 1en Riberalta denominada " Cuenca del Beni” habiendo sido su primer Director elAlférez Músico Nicolás Chávez Chevaca. Posteriormente, el año 1966 se creó laSegunda Banda en el entonces Batallón Fluvial “Riosiño”, bajo la dirección delteniente de Fragata José Torrico Valencia.IV. BANDAS DE LA FUERZA AÉREALa Fuerza Aérea de Bolivia se inició mediante arriesgados y heroicos actos,protagonizados primeramente por aviadores extranjeros y luego por bolivianosque desafiando desconocidos fenómenos atmosféricos y de altura hicieronposibles el establecimiento de una aviación militar.El año 1923 se fundó la Escuela Evitar de Aviación en el Alto, la misma queproporcionó los primeros pilotos incursionando en los cielos de Boliviaparticiparon activamente y en forma eficiente en la contienda bélica con elParaguay. Durante la campaña tuvieron que improvisar escuelas deentrenamiento de Pilotos primero en el Fortín Muñoz, luego en el Ballivián,Villamontes y finalmente en Choreti.Terminar esta contienda bélica la Escuela de Aviación sufrió una serie de cambiosde localidad. De Sucre se trasladó a Cochabamba luego a La Paz yposteriormente con el nombre de Escuela Militar de Aviación Boquerón a SantaCruz. En esta ciudad dejó de ser una escuela itinerante y se convirtió el 24 deJulio de 1953 en el Colegio Militar de Aviación " Tte. Gral. Germán Busch” enhomenaje al héroe de la Guerra del Chaco y ex - Presidente de la República. Esen esta localidad donde surgió la necesidad de disponer de una banda de músicapara efectos de los ejercicios, desfiles y marchas propias de un instituto deformación militar.Con esta finalidad el Comando en Jefe de las Fuerzas Armadas el año 1954dispuso el traspaso de un grupo de músicos del Ejército al mando del TenienteMúsico Jesús Arce Quinteros a la aviación. Cabe señalar que el Tte. Quinterosera el legendario músico que actuó como telefonista evitando con su heroicaactitud una mayor pérdida de hombres y de pertrechos en la retirada del Fortín

×