Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Bandera De Andalucia Capitulo 3

405 views

Published on

Historia y procedencia de la bandera de Andalucía. "Símbolos y derechos andaluces", edición 1980, autor Fernando Repiso

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Bandera De Andalucia Capitulo 3

  1. 1. Bandera de Andalucía Capítulo III 1642.- DOS VERDIBLANCAS PARA HACER REPÚBLICA LIBRE A ANDALUCÍA Reina en España Felipe IV y hay quien escribe quot; Andalucía no puede andar, que tiene necesidad de levantarse también como sus vecinosquot;. Son momentos de crisis para la Corona, Cataluña se ha separado incorporándose al reino francés de Luis XIII; casi al mismo tiempo, suceden varios conatos separatistas en Aragón; el duque de Braganza se proclama rey de Portugal, y los Países Bajos inevitablemente se emancipan. Ciertamente fue una etapa plena de rebeliones y de radicales deseos de terminar con el dominio centralista y absoluto de la corona castellana. El éxito de la separación de Portugal tuvo favorable acogida en Andalucía, por donde circulaban pasquines llamando a la sedición, como los que se encontraron a la puerta de la iglesia de la Magdalena en Sevilla, que decían quot;¡Viva el rey don Juan! (refiriéndose al de Portugal) y ¡Muera el rey Felipe IV y el mal Gobierno!quot;. Estas letrillas se cantaban por las calles: quot;Corona sin rey moneda sin ley, privado sin seso, moneda sin peso. Consejo sin consejo y los pobres vasallos sin pellejo. ¡Que se le da a Sevilla, ser más de Portugal que de Castilla! El rey don Juan IV de Portugal se había casado con doña Luisa Pérez de Guzmán, ilustre dama andaluza, hermana de don Gaspar Alonso Pérez de Guzmán, duque de Medina Sidonia, Capitán General de Andalucía y Mar Océano y descendiente de Guzmán El Bueno. El matrimonio entre Juan de Portugal y Luisa Pérez de Guzmán fue promovido por el Duque de Olivares para evitar los planes de separación del monarca portugués. El marqués de Ayamonte, Francisco Manuel Silvestre de Guzmán y Zúñiga, pariente del de Medina Sidonia, coincidiendo con el éxito de la operación independentista de Portugal, sugirió al duque la posibilidad de imitar a los vecinos portugueses y proclamarse REY DE ANDALUCÍA, encabezando la rebelión de los reinos de Sevilla, Córdoba, Jaén y Granada. Así comenzó el intento separatista de estos dos miembros de la nobleza andaluza. El duque de Medina Sidonia, a quien el Gobierno había confiado el mando militar de Andalucía, gozaba de excelentes relaciones con los gobiernos de Portugal -lógicamente-, Francia, Holanda e 2ª edición para cosasdeandalucia.com Fernando Repiso Rodríguez
  2. 2. Bandera de Andalucía Capítulo III Inglaterra, que le prometieron colaboración. Además era propietario del Señorío de Sanlúcar de Barrameda, asentamiento de la Flota de Indias y punto de partida y arribada de primerísimos protagonistas del Descubrimiento, tales como Colón, Magallanes, Elcano y otros; también de Niebla y Medina Sidonia, de una gran fortuna y contaba con un potente ejército de cientos de criados, infantes, escuderos bien armados y abundante artillería. Las posesiones del Duque de medina Sidonia abarcaban desde Sanlúcar, el actual Coto de Doñana, Niebla y Medina Sidonia, entre otras. La conspiración del duque y el marqués, en contacto con el ya rey de Portugal Juan IV, se inició a través del fraile Nicolás de Velasco, hombre que gozaba de gran favor en la corte portuguesa. Las comunicaciones entre el fraile y los nobles andaluces eran enviadas por medio de Sancho, criado del religioso. En una ocasión, Sancho suplicó al rey don Juan le concediera libertad con el pretexto de unirse a la causa de Medina Sidonia. Concedida la solicitud, dijo marchar a Sevilla, ocasión que aprovechó el fraile para enviar al de Medina Sidonia nuevas noticias sobre el estado de la conspiración. El recién liberado Sancho, en vez de dirigirse a Sevilla, lo hizo a Madrid y entregó la correspondencia al conde-duque de Olivares quien, a la vista del contenido y una vez consultado con el rey, mandó llamar a la Corte al de Medina Sidonia que no acudió alegando falta de salud. En su defecto llamaron al de Ayamonte que fue prendido a mitad de camino, en las cercanías de Córdoba, y encerrado en la fortaleza de Montilla. Una vez encarcelado el de Ayamonte, el conde-duque cursó una orden de fecha 4 de Septiembre de 1641, para proceder a la detención del de Medina Sidonia, pero avisado éste de tal mandamiento, decidió marchar a Madrid en evitación de males peores. Tras ser recibido e interrogado por el de Olivares, le tomó declaración el Consejero Real, posteriormente procedieron a la misma operación con el de Ayamonte, por parte del Alcalde de Casa y Corte. Humillado, el duque fue obligado a retar a su cuñado el rey de Portugal a un combate en la frontera cerca de Valencia de Alcántara en un intento por lavar su imagen, pero Juan IV no acudió a la cita tras ochenta días de espera, para no enfrentarse a un miembro de su familia. Gaspar Alonso Pérez de Guzmán, Duque de Medina Sidonia. 2ª edición para cosasdeandalucia.com Fernando Repiso Rodríguez
  3. 3. Bandera de Andalucía Capítulo III Al de Medina Sidonia se le obliga a no volver a sus dominios andaluces, quedando exiliado en Castilla. Una vez infringió esta obligación, fue apresado y encarcelado en el castillo de Coca. Casillo de Coca en Segovia donde fue confinado el Duque de Medina Sidonia. El ambicioso Conde Duque de Olivares desmanteló los planes del influyente andaluz. Los descubridores de la conspiración serían premiados por el rey: quot;al primero, dos mil ducados, un buen cargo en la Armada y un escudo con cinco reinos; al segundo, una plaza de contador y hábito; y al tercero, el nombramiento de Inspector del Ejército y hábitoquot;. Los conspiradores acabarían: quot;el marqués de Ayamonte, condenado y degollado en el Alcázar de Segovia en 1648 y el duque de Medina Sidonia -considerando sus relaciones internacionales y el haberse entregado voluntariamente- tuvo que entregar sus propiedades de Sanlúcar de Barrameda al Gobierno, además de un arrepentimiento público, firma de una carta contra su colaborador el rey de Portugal y un “donativo” de doscientos mil ducados al rey Felipe IV quot;. El único testigo vivo de aquél trágico pasado sigue siendo el Palacio del Marqués de Ayamonte, situado en la Plaza de San Francisco, en cuya fachada, a uno y otro lado del balconaje, llevaba coronas del marqués, bajo las cuales figuraban sus escudos que, según relatos antiguos, fueron destrozados por el pueblo al fracasar el movimiento de Andalucía y ser encarcelado el Marqués de Ayamonte. Al palacio de Ayamonte (más bien casona), se le llegó a llamar “la casa maldita” por los fenómenos extraños que sucedían. En la actualidad sirve de estudio del prestigioso pintor ayamontino Florencio Aguilera. 2ª edición para cosasdeandalucia.com Fernando Repiso Rodríguez
  4. 4. Bandera de Andalucía Capítulo III Recogiendo las notas de Blas Infante respecto a la conspiración: quot;... resultó que los sublevados se habían puesto en contacto con un caballero morisco, descendiente de Mohamed VIII de Granada, cuyo nombre árabe fue Tahir Al Horr -El Halcón- y habitaba en la sierra de Gador en Almería, el cual asumió la empresa de proclamarse REY DE ANDALUCÍA ORIENTAL, con la colaboración económica de los judíos andaluces, del rebelde duque de Medina Sidonia y en especial del emperador de Marruecos, quien puso a su disposición un ejército de andaluces musulmanes desterrados en Berbería. Tahír El Halcón fue asesinado misteriosamente en las cercanías de Estepona, lugar que había elegido para esperar a las tropas procedentes de Marruecos, seguramente por instigación del conde-duque de Olivares, enterado de la conspiración tras la confesión del de Medina Sidoniaquot;. La sierra almeriense de Gador, desde donde Tahir “el Halcón” organizó su intento de proclamarse Rey de Andalucía Oriental. Otros datos recogidos por J. L. Ortiz de Lanzagorta nos llevan al conocimiento de las insignias usadas en ambas empresas andaluzas. Tanto los ejércitos del duque de Medina Sidonia como los de El Halcón, izaron los mismos colores verdiblancos en rayas verticales, con las que el almeriense quot;convocaba a la disensiónquot; y el sanluqueño en su fallido intento de quot;hazer República Libre la Andalucía o concitarla para que otro se levantasse por Reyquot;. Supuesto pendón utilizado por el Duque de Medina Sidonia y Tahir Al Horr en sus intentos de proclamarse reyes de Andalucía Occidental y Oriental, en el siglo XVII, respectivamente. Desde esta segunda mitad del siglo XVII hasta pasado el primer cuarto del XIX, se pierde la pista a los colores verdes y blancos que representaron las distintas aspiraciones autonomistas, separatistas o reivindicativas de Andalucía. 2ª edición para cosasdeandalucia.com Fernando Repiso Rodríguez
  5. 5. Bandera de Andalucía Capítulo III Convertidos en símbolos de revolución, reaparecen -con dos franjas horizontales- en la sublevación comunera de las mujeres de Casares (Málaga) y esporádicamente en algunos movimientos cantonales. Localidad malagueña de Casares, lugar de nacimiento de Blas Infante y donde, años antes, las mujeres se sublevaron enarbolando una bandera verdiblanca. Bandera utilizada por las mujeres de la Comuna de Casares (Málaga) en el siglo XIX. Insignia de los grupos cantonalistas andaluces según recoge Blas Infante. Las siguientes noticias sobre el uso de banderas verdes y blancas aparecerán con las Asambleas de las Provincias Andaluzas, quedando definitivamente aprobada como símbolo representativo de Andalucía por éstas en Ronda en 1918, referencia con la que se inició este capítulo. quot;¡Que gobierno, que país! llegar a sentir alarma ante el flamear de una bandera de inocentes colores, blanco y verde!, le hemos quitado el negro como el duelo después de las batallas y el rojo como el carmín de los sables, y todavía se inquietanquot; BLAS INFANTE 1936 2ª edición para cosasdeandalucia.com Fernando Repiso Rodríguez

×