Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
COMPETENCIA
EVANGELIZADORA
Analizar el papel evangelizador que el
ser humano desarrolla en la familia y
las acciones concr...
Tanto el matrimonio como la familia han
experimentado una profunda transformación
y atraviesan una crisis profunda.
Hoy la...
LA FAMILIA
Al servicio de la evangelización
(Función profética)
recisamente porque
la familia es la
“Iglesia doméstica”,
u...
orientada a la adquisición
de actitudes, descubiertas
y desarrolladas desde el
interior de la persona.
La familia, como pe...
Si la familia es el
fundamento y la célula de
la sociedad, podemos decir
que la evangelización de la
familia debe ser una ...
necesario revisar muchos
planteamientos pastorales
a la hora de establecer las
verdaderas prioridades del
trabajo parroqui...
COMPETENCIA  EVANGELIZADORA  PRIMER PERIODO GRADO SEPTIMO
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

COMPETENCIA EVANGELIZADORA PRIMER PERIODO GRADO SEPTIMO

707 views

Published on

Actividad preparada por la docente: Consuelo Pérez

  • Be the first to comment

COMPETENCIA EVANGELIZADORA PRIMER PERIODO GRADO SEPTIMO

  1. 1. COMPETENCIA EVANGELIZADORA Analizar el papel evangelizador que el ser humano desarrolla en la familia y las acciones concretas que fortalecen sus relaciones interpersonales. INTRODUCCIÓN n la búsqueda de la felicidad y de la realización de la persona juegan un papel esencial el matrimonio y la familia, que son realidades humanas y sagradas a la vez; pertenecen al orden de la creación (humanas) y al orden de la redención (cristianas). Esto es así porque toda persona humana está vinculada de una u otra forma a la familia. Nosotros los cristianos- CATOLICOS partimos del principio de que Dios es amor. La creación y la redención son obras y expresiones de su amor. Por eso, creemos también que la vida es fruto del amor y la persona humana, soñada y creada por Dios, está hecha para amar y para ser amada… En ese contexto histórico-salvífico podemos decir que el matrimonio y la familia, como comunidad de amor querida por Dios, son esenciales en la realización humana y cristiana de la persona. El matrimonio es la comunidad de amor santificada y bendecida por Dios, que se multiplica en los hijos y se desarrolla en la experiencia de la familia y la amistad… El amor es pues un don unido a la vida misma, el don y la experiencia más rica de la existencia humana La mayoría de las personas hemos nacido y crecido en una familia; la misma Iglesia se considera como la familia de los hijos de Dios; hablamos también de la gran familia de la humanidad y toda relación interpersonal o grupo corporativo suele compararse o comprenderse a sí mismo como familia. E
  2. 2. Tanto el matrimonio como la familia han experimentado una profunda transformación y atraviesan una crisis profunda. Hoy la familia ya no se basa en principios de autoridad o pura dependencia sino sobre la igualdad, la participación y el servicio mutuo. Lo que predomina en las relaciones familiares no son las tradiciones sino la libertad; no es la institución, sino el amor; no es la generación, sino la realización personal. Todo ello ha dado origen a diversas situaciones anómalas, que son un reto para la pastoral de la Iglesia: familias monoparentales, familias de padres separados, familias de uniones de hecho, padres casados en segundas nupcias, hijos de diversos matrimonios etc. La problemática y crisis profunda por la que atraviesa la familia, tiene una relación directa con la problemática y crisis de la sociedad. A pesar de todo, los autores siguen reconociendo que en una sociedad como la actual, globalizada por una parte, pero fragmentada y desorientada por otra, “la familia sigue siendo uno de los pocos lugares de integración total de la persona. Se presenta como uno de los escasos lugares de integración… Liberada de muchas funciones penosas, la familia moderna se convierte en una especie de centro socio- afectivo sumamente valioso” (2); así escribía el teólogo francés J. Grand-Maison, hace unos años Y concluye el autor su artículo diciendo: “La familia en la ciudad tecnocrática sigue siendo una de las pocas corrientes cálidas de humanidad” (3). Por eso, podríamos decir que, a pesar de la complejidad de los problemas, se sigue reconociendo la importancia sustancial de la familia para la persona humana y para la sociedad. Podemos decir que “para la mayoría de los hombres, la familia es el factor esencial de la virtud y de la felicidad; forma a los hijos y sostiene a los adultos… Al hombre que no tiene familia, le falta algo esencial” (4). El Vaticano II afirma que “el bienestar de la persona y de la sociedad humana y cristiana, está estrechamente ligado a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar” (GS, 47) y que “constituye el fundamento de una sociedad justa y libre” (GS, 52). Se repite muchas veces que la familia es la “célula de la sociedad”; por eso se puede decir que “el nivel moral de una nación depende, ante todo, aunque no exclusivamente, del respeto a la institución familiar” (5). La familia, como comunidad humana e institución social, es tan importante, que Juan Pablo II llega a afirmar que “el futuro de la humanidad se fragua en la familia” (6). En el último discurso del Papa el 10 de enero a los representantes del cuerpo diplomático ante la Santa Sede, señaló la “promoción de la familia” como uno de los primeros desafíos que tiene la comunidad internacional en orden a establecer un fundamento sólido de la sociedad.
  3. 3. LA FAMILIA Al servicio de la evangelización (Función profética) recisamente porque la familia es la “Iglesia doméstica”, uno de los componentes esenciales es su misión evangelizadora, pues ella es un lugar y un medio de evangelización. La vida conyugal y familiar ayuda en primer lugar a captar y aceptar la revelación bíblica en sus aspectos esenciales y también en lo que respecta a la misión de la Iglesia. Tanto el AT 1 como el NT 2 emplean frecuentes imágenes y símbolos familiares para manifestarnos y transmitirnos la BN 3 de la salvación: Dios padre misericordioso y es buen pastor que reúne a sus hijos dispersos; Jesús es el Hijo amado, que nos muestra el proyecto del Padre para que vivamos la 1 Antiguo Testamento 2 Nuevo testamento 3 Buena Nueva Filiación y la fraternidad; nació, creció y vivió en el ámbito de la familia; el Espíritu es quien crea unidad y comunión. La familia, como comunidad de amor querida por Dios, está puesta al servicio de la edificación del reino de Dios en la historia, mediante la participación en la vida y misión de la Iglesia. Ella es imagen viva y representación histórica del misterio de la Iglesia. Ambas realidades, la familia y la Iglesia, se construyen y relacionan dinámicamente. Por una parte, “la Iglesia-madre engendra, educa y edifica la familia cristiana”; y por otra, “la familia cristiana se hace símbolo, testimonio y participación de la maternidad de la Iglesia” (18). Dentro de la vida eclesial, la familia cristiana tiene su propio cometido; ella “edifica el reino de Dios en la historia mediante las realidades cotidianas” y “es el amor y la vida lo que constituyen el núcleo de su misión salvífica en la Iglesia y para la Iglesia” (19). La familia, como la Iglesia, es u debe ser evangelizada y evangelizadora, y “en la medida en que la familia cristiana acoge el Evangelio y madura la fe, se hace comunidad evangelizadora” (20). Es en la familia donde el hombre comienza a recibir los valores humanos y cristianos; allí es donde comenzamos a ser personas y a ser cristianos, donde comienza a crecer la semilla de la vida auténticamente humana y cristiana, donde recibimos la BN de la vida y de la fe. La familia es normalmente el medio privilegiado donde se aprende a ser hombre o mujer, donde el niño despierta a los valores morales y espirituales. Por eso juega la familia un papel irremplazable en la transmisión de la fe, no tanto la fe como doctrina o conocimiento, sino la fe como experiencia de vida…No es lo mismo instruir que educar; la instrucción está más orientada a la adquisición de conocimientos, traídos o propuestos desde fuera; La educación, en cambio, estará más P
  4. 4. orientada a la adquisición de actitudes, descubiertas y desarrolladas desde el interior de la persona. La familia, como pequeña Iglesia, es el lugar donde se transmiten los valores y actitudes evangélicas, que van impregnando y configurando espiritualmente a las personas; a través de la experiencia cotidiana, a través de la relación vital con las personas y las cosas, el medio familiar va formando la conciencia en sus zonas más hondas; el niño va aprendiendo en la experiencia cotidiana el respeto al otro, el sentido de la transcendencia, la fidelidad, el coraje en la prueba, la construcción de la paz, la aceptación de la diferencia, la tolerancia… La familia inserta e impregnada del agua viva de la tradición cristiana es capaz de transmitir, a través de la vida, los valores cristianos y permitir una asimilación del Evangelio. “En esta especie de Iglesia doméstica los padres deben ser para los hijos los primeros predicadores de la fe, mediante la palabra y el ejemplo” (LG, 11; AA, 11)… Esta es, sin duda, una tarea de los padres, que en la transmisión de la vida, no sólo comunican la vida física o biológica, sino la vida en todas sus dimensiones. Pero no sólo ellos. En razón del misterio de comunión que la constituye y configura como comunidad, son todos los miembros de la familia quienes evangelizan y son evangelizados: “Allí los esposos encuentran su vocación propia: ser el uno para el otro y para sus hijos testimonios de la fe y del amor de Cristo” (LG, 35). La EvangeliiNuntiandi (EN) destaca esta idea, cuando dice que “todos los miembros de la familia evangelizan y son evangelizados. Los padres no sólo comunican a los hijos el Evangelio, sino que pueden a su vez recibir de ellos este mismo Evangelio profundamente vivido” (EN, 71). Una familia en la que se vive en comunión de amor, todos están dispuestos a dar y a recibir, a ser Evangelio vivo para los otros y recibir la BN que los otros pueden transmitirnos. “Una familia que vive así, se hace evangelizadora de otras muchas familias y del ambiente en que ella vive” (EN, 71). Lo que constituye la Iglesia es la presencia vivificante del Señor por medio de su Espíritu; lo que le hace Iglesia del Señor y nuevo pueblo de Dios es el Evangelio hecho vida y anuncio; por eso, podemos decir que la familia cristiana es iglesia en la medida en que es espacio vital donde la BN llega a las personas y donde las personas se convierten en BN para los demás. La misión evangelizadora de la Iglesia brota del misterio pascual de Cristo y se lleva a término a través de un proceso pascual de muerte y vida, de donación para la vida nueva. También en la familia la evangelización y la capacidad evangelizadora brotan de la experiencia pascual, pues el amor en la familia, especialmente para los padres, es vivido como una experiencia pascual: dar la vida a un niño, permitir que se haga adulto, ayudarle a crecer y a formar su propio hogar, servir y compartir, compadecerse y comprometerse, implica renunciar a nosotros mismos para que otros vivan, para hacer posible la esperanza de una vida nueva y distinta.
  5. 5. Si la familia es el fundamento y la célula de la sociedad, podemos decir que la evangelización de la familia debe ser una tarea primordial y un reto permanente para la Iglesia, puesto que si el Evangelio llega a la familia y se hace realidad en la familia, el Evangelio llega también al corazón de la sociedad e irá dando frutos de nueva vida. Por otra parte, a través de la familia, el Evangelio llega a lo más profundo y concreto de la vida humana y las realidades cotidianas, donde otras instancias eclesiales no pueden llegar: las relaciones interpersonales, la formación de la conciencia, las actitudes ante la vida y la sociedad, los problemas reales de la vida cotidiana, el respeto y la defensa de la vida en todas sus dimensiones. El Vaticano II, en el decreto sobre el apostolado de los laicos, apunta también algunos campos muy propios del apostolado familiar, como: la adopción de niños abandonados, la acogida de los emigrantes, la presencia en las escuelas y obras educadoras, la preparación de los jóvenes para el matrimonio, colaborar en la catequesis, ayudar y apoyar a los matrimonios y las familias con problemas, el apoyo y ayuda a los ancianos (Cf. AA, 11). El mismo Concilio reconoce que es esencial el papel evangelizador de la familia en aquellos lugares donde se inicia la obra de la evangelización, donde la Iglesia se halla en sus comienzos o donde se encuentra en algún peligro (AA, 11). En este sentido, podemos deducir la importancia evangelizadora de las familias en nuestra sociedad secularizada, en la que muchas personas sólo tienen la oportunidad de entrar en contacto con el Evangelio de Cristo a través de las familias cristianas. Por todo ello, podemos entender el pensamiento de Juan Pablo II, recogiendo el sentir del Sínodo de los Obispos sobre la familia del año 1980, de que “la futura evangelización depende en gran parte de la Iglesia doméstica, que es la familia… La familia cristiana, hoy sobre todo, tiene una especial vocación de ser testigo de la alianza pascual de Cristo, mediante la constante irradiación de la alegría, del amor y de la certeza de la esperanza” (21). La primera implantación de Evangelio en la historia tuvo lugar a través de las familias, como aparece especialmente en el libro de los Hechos de los Apóstoles (Cf. Hech 2,46; 10, 2. 24. 48; 2Tim 1,5), y esto nos lleva a pensar en estos momentos de la historia en los que se está haciendo tan urgente una “nueva evangelización”, si no será necesario también iniciar y afrontar este reto a partir de las familias. Teniendo en cuenta la transcendencia de la familia como lugar y como medio evangelizador, debemos preguntarnos si no será
  6. 6. necesario revisar muchos planteamientos pastorales a la hora de establecer las verdaderas prioridades del trabajo parroquial… La pastoral familiar es un campo inmenso, que va desde la preparación para el matrimonio hasta la atención especial a las situaciones difíciles o dolorosas por las rupturas y los problemas de la vida. A los sacerdotes, que están implicados en la pastoral familiar, se les pide que sean para las familias “padre, hermano, pastor y maestro, ayudándolas con los recursos de la gracia e iluminándolas con la luz de la verdad” (22). Tomado de la página: http://www.pasionistas.or g/index.php?option=com_c ontent&view=article&id=9 3:la-familia-cristiana-al- servicio-de-la- evangelizacion&catid=4:lau rentino&Itemid=11 Actividad De acuerdo al texto realice la siguiente actividad y responda en el cuaderno: 1. Defina los conceptos : 2. Escriba las acciones que podemos practicar desde la evangelización para fortalecer las relaciones interpersonales y realice con ellas una sopa de letras. (mínimo 20 acciones) 3. Imprime el rompecabezas, recórtalo y pégalo en el cuaderno armado. Evangelizar Familia Matrimonio

×