Entradas y remates. Estructura del reportaje

19,104 views

Published on

Entradas y remates. Estructura del reportaje

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
19,104
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
34
Actions
Shares
0
Downloads
100
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Entradas y remates. Estructura del reportaje

  1. 1. Las claves
  2. 2. ¿Qué es un reportaje? <ul><li>Texto informativo que incluye elementos noticiosos, declaraciones de diversos personajes, ambiente, color y que, fundamentalmente, tiene carácter descriptivo. </li></ul><ul><li>Es frecuente que parta de una recreación de algo que fue noticia y que, en su momento, no se pudo o quiso desarrollar por completo. </li></ul>
  3. 3. La entrada en el reportaje. <ul><li>Como en toda pieza, es esencial. En el reportaje es a veces más complicado de encontrar la adecuada, porque no siempre se tiene un elemento noticioso claro. </li></ul><ul><li>No hay recetas, pero tenemos que buscar captar la atención con los elementos que tenemos. </li></ul>
  4. 4. La entradilla del reportaje <ul><li>“ Con el primer párrafo hay que atraer, hay que quedarse con el lector. Mi método de lectura es muy útil como método de escritura: calculo dónde se va a aburrir el lector y procuro no dejar que se aburra”. </li></ul><ul><li>Gabriel García Márquez </li></ul>
  5. 5. La entradilla del reportaje <ul><li>“ La violencia juvenil tiene cuatro tumbas en Madrid”. </li></ul><ul><li>Así empezó su reportaje el periodista Jans Martínez, cuando le encargaron escribir sobre los últimos casos de violencia urbana en Madrid, con motivo del aniversario de uno de ellos (lo publicó en El País de Madrid). </li></ul>
  6. 6. La entradilla del reportaje <ul><li>Y siguió. </li></ul><ul><li>“ En ellas descansan Ricardo Rodríguez, David Martín, David González y David Alfonso. Ninguno tenía al morir más de 20 años; ninguno había cometido delito alguno. Todos, sin embargo, fueron víctimas de un azote que, agazapado detrás de una insignia neonazi o una navaja de doble filo, les sorprendió de noche, en lugares concurridos y sin que nadie les prestase ayuda”. </li></ul>
  7. 7. La entradilla del reportaje <ul><li>Luego el reportaje profundizó sobre las investigaciones judiciales de cada uno de esos casos. </li></ul>
  8. 8. Tipos de entradilla <ul><li>El arranque “humano”. Ej: </li></ul><ul><li>“ El corazón de Hirofumi Kiuchi, de 23 años, estaba fallando y el sentía que también le fallaba su país. Su única esperanza era un transplante de corazón, pero en Japón estaba prohibido. Kiuchi, al borde de la muerte, se metió en un avión rumbo a Los Angeles, el 22 de julio de 1993. Cuatro días le transplantaron el corazón de un joven estadounidense fallecido en un accidente de tránsito. A la semana, Kiuchi decía: Si me hubiese quedado estaría muerto”. </li></ul><ul><li>Mary Jordan, en The Washington Post, julio de 1996. </li></ul>
  9. 9. Tipos de entradilla <ul><li>Fórmula efectiva pero de la que no debe abusarse. Enlaza la situación de una persona con una situación general (que en Japón estaban prohibidos los transplantes de corazón por temas religiosos y culturales). </li></ul>
  10. 10. Datos “duros” y datos “blandos”. <ul><li>“ El metro refleja la ciudad como un espejo subterráneo que entremezcla los personajes de cada barrio que cruza. Solo un vagón alberga somnolientos madrugadores del primer sol, ejecutivos de aspecto neoyorquino, adolescentes guerreros y trasnochadores enamorados. Una redactora de El País pasó un día entero en un vagón de la línea cinco, desde la seis de la mañana hasta la una y media de la madrugada: 24 viajes, 12 veces ida y vuelta, 421 kilómetros y 1.400 personas con las que se intercambia la mirada”. </li></ul>
  11. 11. La entrada “sorpresa”. <ul><li>” Se alquila. Zona Moncloa, 550 metros cuadrados habitables. Muy luminoso. Amueblado, tres plantas, seguridad 24 horas. Piscina. Pista de tenis y fútbol. Vistas a las sierras. Salida directa a la M-30. Condiciones especiales para presidentes de gobierno. Servicio compuesto por 18 personas” </li></ul><ul><li>Reportaje sobre las familias presidenciales que vivieron en La Moncloa. Se publicó luego de que el entonces presidente Aznar y su esposa, decidieron que La Moncloa no era un adecuado para que viviera su familia. </li></ul>
  12. 12. El hilo argumental <ul><li>Todo reportaje tiene que estar estructurado de acuerdo a una intención (qué se quiere contar, explicar, transmitir). </li></ul><ul><li>No se trata de una mera sucesión de hechos, cronológicos o no. </li></ul>
  13. 13. El hilo conductor <ul><li>Cada párrafo debe conectarse sutilmente con el anterior, para llevar al lector por un camino que no queremos que abandone. </li></ul><ul><li>En reportajes largos (de suplementos o revistas), se puede construir una estructura de grandes párrafos que funcionan como capítulos. Cada uno puede tener una mini entradilla. </li></ul>
  14. 14. El cierre del reportaje <ul><li>Para Alex Grijelmo, autor de “El estilo del periodista”, “la frase que cierra un reportaje adquiere el valor de las especias en cualquier condimento: es el sabor que permanece en el paladar unos segundos , el regusto que el lector se llevará junto con el del café”. </li></ul>
  15. 15. Reportaje <ul><li>“ Hay que tener en cuenta la frase inicial, que debe agarrar al lector de la solapa y no soltarlo del cuello . Le decimos al lector: &quot;Aquí te tengo y no te suelto y aquí te quedas y no dejo que pierdas la atención ni un instante&quot;. Y le debemos dar mucha importancia al final, que debe estar todo interrelacionado con el inicio: como en una sinfonía, que los acordes se van oyendo todos a la vez. </li></ul>
  16. 16. Reportaje <ul><li>“ Estamos hablando de un texto donde el autor tiene que tener una especie de control constante sobre lo que está haciendo, sobre cada una de las palabras que usa, sobre cada una de las escenas que pone, y control sobre el comportamiento de cada uno de los personajes”. </li></ul><ul><li>Tomás Eloy Martínez, en conferencia sobre periodismo narrativo de la Fundación Nuevo Periodismo, Chile, 2004 </li></ul>
  17. 17. Ejemplos <ul><li>“ Es un fantasma, es un ectoplasma humano. Está ahí y luego ya no está y entonces ya no estás seguro de que haya estado nunca. Ha tenido relaciones sexuales con alguien que conoces o con alguien que conoce a alguien que tu conocés o con alguien a quien te gustaría conocer, o al menos lo ha intentado. Es famoso por el sexo, es famoso por haber tenido relaciones con las famosas, es famoso”. </li></ul><ul><li>Warren Beatty, por Bill Zehme, Rolling Stone, mayo de 1990. </li></ul>
  18. 18. “ Reírte de lo que no puedes es lo más divertido” <ul><li>Es uno de nuestros directores de cine más personales. Autor de ‘El día de la Bestia’ o ‘La comunidad’, entre otras, estrena ‘Los crímenes de Oxford’, su primer drama y su mayor reto. </li></ul>
  19. 19. <ul><li>Este bilbaíno de 42 años es una fuerza de la Naturaleza. Vibra y zumba a tu lado como una pila atómica. Como el corazón de un reactor nuclear. Pero debe de ser un reactor mal sellado, porque suelta chisporroteos por todas partes. Tiene un ingenio cegador, una cabeza llena de talento y tan acelerada que va dejando atrás un reguero de pensamientos, un rastro de ideas brillantes que van siendo sepultadas por las siguientes ideas. </li></ul>
  20. 20. <ul><li>Es abundante en todo, incluso en carnes, pero posee ese nerviosismo, esa velocidad que suele asociarse a los muy delgados. Y cuando ríe, y ríe muy a menudo, se produce un auténtico prodigio: Alex de la Iglesia, uno de los directores de cine más sólidos e interesantes del panorama español, se convierte en un chico de diez años. Un chico de verdad, salvaje en su alegría de vivir, contagiosamente divertido, tan sabio como sólo puede serlo un niño –“no soy lo suficientemente joven para saberlo todo”, decía Barrie, el creador de Peter Pan, experto en estas cosas–. </li></ul>
  21. 21. <ul><li>Entonces De la Iglesia empieza a imitar voces, pone gestos absurdos, se burla del mundo y de sí mismo; las cejas se le levantan, picudas como las de un diablillo de opereta, los ojos se le encienden de malicia y todo su cuerpo empieza a trepidar con el golpeteo de las carcajadas. Pocos segundos después está llorando de risa y tú con él. </li></ul><ul><li>Publicado por El País de Madrid, Rosa Montero enero 2008. </li></ul>
  22. 22. “ Así matamos a monseñor Romero ” <ul><li>El mayor D´Aubuisson fue parte de la conspiración para asesinar a monseñor Romero, aunque el tirador lo puso un hijo del ex presidente Molina, dice el capitán Álvaro Saravia. 30 años después, él y otros de los involucrados reconstruyen aquellos días de tráfico de armas, de cocaína y de secuestros. </li></ul>
  23. 23. <ul><li>Caído en desgracia, Saravia ha sido repartidor de pizzas, vendedor de carros usados y lavador de narcodinero. Ahora arde en el infierno que ayudó a prender aquellos días cuando matar &quot;comunistas&quot; era un deporte. </li></ul><ul><li>http://www.elfaro.net/es/201003/noticias/1403/ </li></ul>
  24. 24. Reportaje sobre Ciudad Juárez <ul><li>“ La muerte imparable” </li></ul><ul><li>Patrullamos con la policía federal por uno de los lugares más peligrosos del mundo: Ciudad Juárez, en la frontera de México con EE UU. Un pozo irrespirable donde cada día se registran de media cinco muertes violentas. Es la podredumbre del narcotráfico. </li></ul>
  25. 25. <ul><li>Hasta hace 20 minutos tenía 14 años y se llamaba Raúl. Estaba parado en la esquina de su casa, charlando con dos amigos. Un coche apareció muy lentamente por el final de la calle llena de gente. Cuando estuvo a su altura, dos hombres -ni jóvenes ni viejos, ni guapos ni feos, nunca nadie ve nada en Ciudad Juárez- se bajaron y apuntaron sus armas sobre él. Un tiro, dos, tres... </li></ul><ul><li>Publicado en El País de Madrid, Pablo Ordaz. </li></ul>
  26. 26. El remate de Ciudad Juárez <ul><li>El 40% de los muchachos de Ciudad Juárez ni estudia ni trabaja. Una buena parte sólo espera su turno de matar o morir. Su sueño es un carro del año, un buen revólver con las cachas de oro. Muchos mueren así, con el sueño de que un cantante famoso de  narcocorridos  le dedique una letra bien chingona a cada uno de ellos. </li></ul>
  27. 27. <ul><li>La patrulla regresa al hotel. Ya se divisa el alba cuando la voz del comandante da un nuevo parte: </li></ul><ul><li>&quot;Se acaba de recibir un aviso. Han encontrado el cuerpo calcinado de un hombre encima de un contenedor de basuras. Diríjanse a la calle...&quot;. </li></ul><ul><li>El octavo muerto de este fin de semana tampoco tendrá nombre. </li></ul>

×