5 La Torre De Babel

1,695 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,695
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
34
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

5 La Torre De Babel

  1. 2. La Torre de Babel
  2. 3. Los hijos de Noé, eran tres: Sem, Cam, y Jafet. Los descendientes de Set fueron, los árabes y los judíos.
  3. 4. De Cam desciende la gente de color negro. Casi todos nosotros descendemos de Jafet.
  4. 5. Los hombres se multipli- caron y fueron poblando de nuevo el mundo. Hablaban el mismo idioma, que era el idioma que hablaba la familia de Noé y vaya a saber como sería
  5. 6. Pero, después del Pecado Original, los hombres que- daron inclinados a portarse mal y no bastó con el Diluvio para corregirlos.
  6. 7. De manera que cierto día se les ocurrió una idea: una pésima idea, fruto del or- gullo. Decidieron reunirse y construir una torre. Una torre altísima, que alcanzara el cielo, para invadir la casa de Dios.
  7. 8. Primero acoplaron materiales: piedra y madera en cantidad. Cocinaron miles de ladrillos. Hicieron grandes piletas y colocaron brea, para unir los ladrillos.
  8. 9. Después crearon una enorme zanja circular para asentar los cimientos. En seguida iniciaron la construcción con entusiasmo. La torre iba ganando Altura, cuando ama- Necía alcanzaba ya las nubes bajas.
  9. 10. Y ahí fue cuando Dios resolvió desbaratar el proyecto. ¿Qué fue lo que hizo? Algo muy sencillo. Un día los hombres se levantaron hablando distintos idiomas.
  10. 11. Unos hablaban en inglés y otros en francés o en italiano. Otros en turco, otros en guaraní. O, al menos, en idiomas de los cuales se derivaría el inglés, el francés, el italiano, el turco y el guaraní. Y claro, no se entendía entre ellos.
  11. 12. Unos pedían cal y le alcanzaban arena. Otro pedía el fatracho y le daban una plomada. Fue un batifondo completo, los albañiles se pelaban entre ellos y hubo que parar la obra.
  12. 13. Los hombres se separaron diciéndose de todo. Y, aunque no entendían, por la cara se veía que eso que se decían no era nada amable sino todo lo con- trario. Y así terminó aquel sueño loco de la Torre de Babel.
  13. 14. Resumen de lo aprendido: Dios se ha revelado como un buen pedagogo, su revelación fue progresiva.
  14. 15. El culmen de la Revelación es N.S. Jesús. También existen revelaciones privadas.
  15. 16. La Tradición Apostólica es : la transmisión del mensaje de Cristo llevada a cabo, desde los comienzos del cristianismo, por la predicación, el testimonio, las instituciones, el culto y los escritos inspirados.
  16. 17. Se realiza de dos modos : Con la transmi- sión de la Pala- bra de Dios (también llama- da simplemente Tradición) y con la Sagrada Escritura.
  17. 18. La Sagrada Escritura está inspirada y enseña sin error las verdades necesarias para nuestra salvación. <ul><ul><ul><ul><ul><li>Debe ser leída e interpretada </li></ul></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><ul><li>con la ayuda del Espíritu </li></ul></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><ul><li>Santo y bajo la guía del </li></ul></ul></ul></ul></ul><ul><ul><ul><ul><ul><li>Magisterio de la Iglesia </li></ul></ul></ul></ul></ul>
  18. 19. El canon de las Escrituras es el elenco completo de todos los escritos sagrados. Comprende cuarenta y seis escritos del AT. y veintisiete del Nuevo.
  19. 20. El Antiguo Testamento ha sido escrito sobre todo para preparar la venida de Cristo. El Nuevo Testamento , cuyo centro es Jesucristo, nos transmite la verdad definitiva de la Revelación divina.
  20. 21. Los cuatro Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan constituyen el corazón de todas las Escrituras. «Desconocer la Escritura es desconocer a Cristo» (San Jerónimo).
  21. 22. Oraciones y liturgia <ul><li>La Salve </li></ul><ul><li>Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. </li></ul><ul><li>A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. </li></ul><ul><li>Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima!, ¡Oh piadosa!, ¡Oh dulce siempre Virgen María! </li></ul><ul><li>V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. </li></ul><ul><li>R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén. </li></ul>
  22. 23. <ul><li>El Magnificat (Lc 1, 46-55) </li></ul><ul><li>Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava. </li></ul><ul><li>Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. </li></ul><ul><li>El hace proezas con su brazo: </li></ul><ul><li>dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. </li></ul><ul><li>Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abrahán y su descendencia por siempre. </li></ul>

×