Tratado sobre la Creación

2,585 views

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,585
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
103
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tratado sobre la Creación

  1. 1. EN EL PRINCIPIO, 1 Gn 1, 1 : “En el principio creó Dios el cie- lo y la tierra”. Verdad de fe cristiana , creída también por los judíos y los musulmanes . El Concilio Vaticano I define 1 ) que Dios es creador : “Si alguno negare al solo Dios verdadero creador y señor de las cosas visibles e invisibles, sea anatema” ( Dei Filius, De Dios creador, can. 1 ); y 2 ) que la razón humana natural puede llegar a saberlo: “Si alguno di- jere que Dios vivo y verdadero, creador y señor nuestro, no puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razón humana por medio de las cosas que han sido hechas, sea anatema” ( Dei Filius, De la revelación, can. 1 ). CRE 1 de 83
  2. 2. EN EL PRINCIPIO, 2 Sin la voluntad divina que la quiere en la existencia, toda la realidad creada (material y espiritual) no podría haber sido. Dios quiere que las cosas sean, porque quiere darles el ser, por un designio amoroso . Las cosas creadas no derivan de Dios de modo necesario . Nada hay fuera de Dios ni dentro de Él que le obligue a crear. La libertad del acto creativo es una consecuencia directa de la trascendencia divina y de la distinción radical entre Dios y el mundo. Vaticano I afirma que Dios llevó a cabo la creación “ con libérrimo designio ” ( Dei Filius, cap. 1 ). CRE 2 de 83
  3. 3. EN EL PRINCIPIO, 3 CCE 296 : “Dios crea ‘ de la nada ’. Creemos que Dios no necesita nada preexistente ni ninguna ayuda para crear. La Creación tam- poco es una emanación necesaria de la substancia divina. Dios crea libremente ‘de la nada’”. La creación a partir de la nada es un mis- terio de la fe , y presenta notables dificul- tades para la imaginación . La nada de la cual hablan los físicos en el marco de la teoría del Big Bang no es la nada de la doctrina cristiana, sino el “ vacío ” de algo preexistente. La noción de creación es teológica: se halla más allá de la ciencia empírica. CRE 3 de 83
  4. 4. EN EL PRINCIPIO, 4 Para los cristianos la creación del mundo implica que ha tenido un principio y no existe desde la eternidad. Se trata de una verdad de fe , definida en los Concilios IV de Letrán y Vaticano I . La existencia del mundo desde la eternidad no repugna a la razón humana , en un nivel puramente especulativo. En contra de sus predecesores, Aristóteles defiende la tesis de que el mundo no tiene principio y no tendrá fin . CCE 299 : “Porque Dios crea con sabiduría , la creación está ordenada (...). Salida de la bondad divina, la creación participa en esa bondad (...). La Iglesia ha debido, en repetidas ocasiones, defen- der la bondad de la creación, comprendida la del mundo material ”. CRE 4 de 83
  5. 5. EN EL PRINCIPIO, 5 El hecho de ser criatura no se refiere únicamente a ser originado sino también a la más honda estructura de ese ser que, debido a su contingen- cia, requiere una continua asistencia divina para existir. Las criaturas son conservadas en la exis- tencia por Dios. San Gregorio Magno, Moralia 16 : “de tal modo depende de Dios el ser de las criaturas todas que ni por un solo instante podrían sub- sistir, y volverían a la nada , si no fueran conservadas en el ser por la acción y la fuerza divina”. Dios no sólo da el ser a su criatura, “sino que la mantiene a cada instante en el ser, le da el obrar y la lleva a su término” ( CCE 301 ). CRE 5 de 83
  6. 6. EN EL PRINCIPIO, 6 Aunque bajo la letra de la Biblia haya un mo- delo de universo subyacente que corresponde a la época en que fue redactada, el interés del texto se dirige al horizonte de la voluntad de Dios . El Génesis no quiere atender a ningún tipo de hipótesis física. Decir que “ en el prin- cipio ” Dios creó los cielos y la tierra es saltar a un plano trascendente . CCE 287 : “ Más allá del conocimiento natural que todo hombre puede tener del Creador, Dios reveló progresivamente a Israel el misterio de la Creación”. CRE 6 de 83
  7. 7. EN EL PRINCIPIO, 7 Ex 3, 13-14 : “Moisés replicó: ‘Cuando me acerque a los hijos de Israel y les diga ‘el Dios de vuestros padres me envía a vosotros’, y me pregunten cuál es su nombre , ¿qué he de decirles?’. Y le dijo Dios a Moisés: ‘ Yo soy el que soy ’”. Las criaturas no tienen todas las perfeccio- nes del ser: no “son”, sino que necesitan que alguien sea el origen de su ser. Dios no necesita de nada para ser: verdadera- mente “ es ”, porque no debe su ser a ningún otro. Tal realidad sitúa inmediatamente la diferencia radical entre Dios y lo creado. CRE 7 de 83
  8. 8. EN EL PRINCIPIO, 8 Gn 1, 3 : “ Dijo Dios: ‘Haya luz’. Y hubo luz”. A través de la Palabra , que es la manifestación de su voluntad , Dios trae todo a la existencia. Siendo el único ser autosuficiente , no tiene necesidad de dar a participar de la existencia a ninguna de las criaturas. Guiados por la Revelación , vemos en la Creación a un Dios que quiere compartir la riqueza de su ser dando el ser a una infinidad de seres que reflejan su poder y su gloria. Decide comunicarse a quien no puede exigírselo. CRE 8 de 83
  9. 9. LECTURA CRISTIANA DE LA CREACIÓN, 1 Con la Encarnación del Verbo divino, los datos del Antiguo Testamento no son suprimidos, sino recolocados en un nuevo horizonte que permite en- tender con mayor profundidad las acciones divinas desde el origen del mundo. CCE 287 : “El que eligió a los patriarcas, el que hizo salir a Israel de Egipto y que, al escoger a Israel, lo creó y formó, se revela co- mo aquel a quien pertenecen todos los pueblos de la tierra y la tierra entera, como el único Dios que ‘hizo el cielo y la tierra’”. CRE 9 de 83
  10. 10. LECTURA CRISTIANA DE LA CREACIÓN, 2 San Pablo en Atenas: “yo vengo a anunciaros lo que veneráis sin conocer. El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él, que es Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos fabrica- dos por hombres (...). Él hizo de un solo hombre , todo el linaje humano, para que habitase toda la faz de la tierra” ( Hch 17, 23-26 ). De estas palabras se deduce que para los primeros cristianos predicar el Dios de Jesucristo va inmediatamente unido al pensamiento de la Creación divina, por- que sin esta realidad primera y capital no tiene sentido nada de lo que Dios ha obrado posteriormente. CRE 10 de 83
  11. 11. LECTURA CRISTIANA DE LA CREACIÓN, 3 Ef 1, 4 : “en Él (Cristo) (Dios) nos eligió antes de la Creación del mundo para que fuéramos santos y sin mancha en su presencia por el amor ”. Recuerda a los Efesios que están llamados desde toda la eternidad a ser hijos de Dios. Todo el proyecto de nuestra santidad se encontraba ya presente en el momento de la Creación . Todo está organizado en función de nuestra llamada a participar de la vida divina en Cristo . CRE 11 de 83
  12. 12. LECTURA CRISTIANA DE LA CREACIÓN, 4 En la obra de la Creación las Personas divinas intervienen según su ser perso- nal característico, aun cuando, por tra- tarse de una obra “ ad extra ” de Dios, actúa toda la Trinidad como una uni- dad de esencia. CCE 292 : “La acción creadora del Hijo y del Espíritu , insinuada en el AT, revelada en la Nueva Alianza, inseparablemente una con la del Padre , es claramente afirmada por la regla de fe de la Iglesia: ‘ Sólo existe un Dios (...): es el Padre, es Dios, es el Creador, es el Autor, es el Ordenador. Ha hecho todas las cosas por sí mismo , es decir, por su Verbo y por su Sabiduría’, ‘ por el Hijo y el Espíritu ’, que son como ‘ sus manos ’ ( San Ireneo, Adv. haereses 2, 30, 9; 4, 20, 1 ). La creación es la obra común de la Santísima Trinidad ”. CRE 12 de 83
  13. 13. LECTURA CRISTIANA DE LA CREACIÓN, 5 Col 1, 16-17 : “ En Él (Cristo) fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra (...). Todo fue creado por Él y para Él, Él existe con anterioridad a todo y todo subsiste en Él ”. Símbolo niceno-constantinopolitano : “Creo en el Espíritu Santo , que es Señor y Dador de vida”. Veni Creator : “¡Ven, oh Espíritu, Crea- dor !”. La tarea del Espíritu Santo es crear en los corazones de todos los hombres y mujeres la imagen sobrenatural de su ser hijos de Dios . Todos los bienes naturales y sobrenaturales provienen del Espíritu, “ Fuente de todo bien ” ( Liturgia bizantina, 2º Tropario de las Vísperas de Pentecostés ). CRE 13 de 83
  14. 14. EL AMOR DE DIOS, 1 “ En su bondad y por su fuerza todopoderosa, no para aumentar su bienaventuranza, ni para adquirir su perfección, sino para manifestarla por los bienes que otorga a sus criaturas, el solo verdadero Dios, en su libérrimo designio, en el comienzo del tiempo, creó de la nada a la vez una y otra criatura, la espiri- tual y la corporal” ( Vaticano I, Const. dogm. Dei Filius ). El amor de Dios es la razón primera y última de la Creación. CRE 14 de 83
  15. 15. EL AMOR DE DIOS, 2 Vaticano I define que “el mundo ha sido creado para gloria de Dios ” ( Dei Filius, De Dios creador, can. 5 ). “La gloria de Dios consiste en que se realice esta manifestación y esta comunicación de su bondad para las cuales el mundo ha sido creado. (...) El fin último de la crea- ción es que Dios, ‘Creador de todos los seres, se haga por fin ‘ todo en todas las cosas ’ ( 1 Co 15, 28 ), procurando al mismo tiempo su gloria y nuestra felicidad’ ( Ad gentes 2 )” ( CCE 294 ). El hombre debe tributar consciente y voluntaria- mente a Dios la gloria que le rinde de modo objetivo e inconsciente el resto de las criaturas visibles. La adoración del hombre a Dios supone colocar a Dios en el centro de la vida . CRE 15 de 83
  16. 16. EL AMOR DE DIOS, 3 El fin de las criaturas libres se corres- ponde con el fin del Creador. La feli- cidad del hombre se incluye en la glo- ria de Dios. Buscar la gloria de Dios , glorificarlo conociéndole y amándole constituye la suprema felicidad del hombre. “ La razón más alta de la dignidad humana consiste en la vocación del hombre a la unión con Dios . (...) (El hombre) existe pura y simplemente por el amor de Dios que lo creó, y por el amor de Dios que lo conserva. Y sólo se puede decir que vive plenamente según la verdad cuando reconoce libremente ese amor y se con- fía por entero a su Creador ” ( Gaudium et spes 19 ). CRE 16 de 83
  17. 17. EL AMOR DE DIOS, 4 CCE 295 : “Creemos que Dios creó el mundo según su sabiduría. Este no es producto de una necesidad cualquiera, de un destino ciego o del azar . Creemos que procede de la voluntad libre de Dios que ha querido hacer participar a las criaturas de su ser, de su sabiduría y de su bondad”. La existencia de los seres nos habla del amor de Dios . El hombre es fruto de una decisión providencial de Dios , que quiere lo mejor para él. La razón de fondo es esta naturaleza amorosa y sapiente de Dios, que al crear no está condicionada por nada . CRE 17 de 83
  18. 18. EL AMOR DE DIOS, 5 Los siete días de la Creación son días tomados en un sentido metafórico . Son etapas sucesivas en la acción de Dios, que responden al equilibrio y armonía que contemplamos en las realidades naturales. Dios comprueba cada día de la creación que lo que hizo es bueno . Está fuera de su intención crear nada defectuoso, man- chado o marcado por el mal . No hay seres radicalmente originados en el mal desde el principio. Veremos la aparición del mal más adelante. CRE 18 de 83
  19. 19. EL AMOR DE DIOS, 6 S. Tomás de Aquino, Prologo a 2 Senten- cias : “Abierta su mano con la llave del amor , surgieron las criaturas”. S. Buenaventura, I Sent 2 : “(Dios ha creado) no para aumentar su gloria , sino para manifestarla y comuni- carla ”. Lo creado, en toda su bondad y grandeza , es el espejo de la “ gloria de Dios ”: es como un glorioso resplandor de la gloria de Dios, a través del cual los hombres pueden conocer al Dios Creador . Refleja también su voluntad, su grandeza, su belleza, de modo participado . CRE 19 de 83
  20. 20. EL AMOR DE DIOS, 7 Aunque todas las cosas creadas existen con una consistencia que podemos llamar meramente natural , no deja de ser verdad la lla- mada constante al amor con que han sido pensadas y queridas por Dios. Más aún, según San Pablo, “la creación ente- ra gime y sufre con dolores de parto hasta el momento presente” ( Rm 8, 22 ). Las criaturas, creadas en el amor y para el amor, sólo alcan- zarán el gozo pleno en una existencia y en una vida para la gloria de Dios , “cuando Dios sea todo en todas las cosas” ( 1 Cor 15, 28 ). CRE 20 de 83
  21. 21. EL AMOR DE DIOS, 8 Vinculado con la verdad de la creación está la afirmación de la autonomía de las reali- dades terrenas. Gaudium et spes 36 : “mu- chos de nuestros contemporáneos parecen temer que, por una excesiva estrecha vin- culación entre la actividad humana y la religión, sufra trabas la autonomía del hombre, de la sociedad o de la ciencia”. “ Si por autonomía de la realidad terrena se quiere decir que las cosas creadas y la sociedad misma gozan de propias leyes y valores , que el hombre ha de descubrir, emplear y ordenar poco a poco, es abso- lutamente legítima esta exigencia de autonomía. (...) Responde a la voluntad del Creador ” ( Idem ). Pero... CRE 21 de 83
  22. 22. EL AMOR DE DIOS, 9 “ Pero si autonomía de lo temporal quiere decir que la realidad creada es independiente de Dios y que los hombres pueden usar- la sin referencia al Creador , no hay creyente alguno a quien se le escape la falsedad envuelta en tales palabras. La criatura sin el Creador desaparece” ( Idem ). “ En el contexto de una ‘autonomía’ así en- tendida, es el hombre quien en realidad que- da privado de la propia autonomía con rela- ción al mundo , y acaba por encontrarse de hecho sometido a él” ( Juan Pablo II, Au- diencia general, 02.04.1986 ). CRE 22 de 83
  23. 23. EL AMOR DE DIOS, 10 A la autonomía de las realidades terrenas se vincula el problema de la ecología , “es decir, la preocupación por la protección y preservación del ambiente natural” ( Juan Pablo II, Audiencia general 02.04.1986 ). “ El desequilibrio ecológico, que supone siempre una forma de ego- ísmo anticomunitario, nace de un uso arbitrario -y en definitiva no- civo - de las criaturas, cuyas leyes y orden natural se violan ignoran- do o despreciando la finalidad que es inmanente en la obra de la creación. También este modo de comportamiento se deriva de una falsa interpretación de la autonomía de las cosas terrenas” ( Idem ). “ Cuando el hombre usa estas cosas sin referirlas al Creador (...) se hace a sí mismo daños incalculables” ( Idem ). CRE 23 de 83
  24. 24. CREACIÓN Y CIENCIA, 1 CCE 282 : “La catequesis sobre la Creación reviste una importancia capital. Se refiere a los fundamentos mismos de la vida humana y cristiana: explicita la respuesta de la fe cristiana a la pregunta básica que los hombres de todos los tiempos se han formulado: ‘¿De dónde venimos?’, ‘¿A dónde vamos?’, ‘¿Cuál es nuestro origen?’, ‘ ¿Cuál es nuestro fin?’, ‘¿De dónde viene y a dónde va todo lo que existe?’”. Toda religión busca dar una respuesta a estas preguntas. Idem : “Las dos cuestiones, la del origen y la del fin, son inseparables . Son decisivas para el sentido y la orientación de nuestra vi- da y nuestro obrar ”. CRE 24 de 83
  25. 25. CREACIÓN Y CIENCIA, 2 CCE 285 : “Desde sus comienzos, la fe cristiana se ha visto confrontada a respuestas distintas de las suyas sobre la cuestión de los orígenes . Así, en las religiones y culturas antiguas encontra- mos numerosos mitos referentes a los orígenes”. El interés de la la Biblia se concentra en un problema de orden superior : CCE 284 : “No se trata sólo de saber cuándo y cómo ha surgido materialmente el cosmos, ni cuando apareció el hombre, sino más bien de descubrir cuál es el sentido de tal origen : si está gobernado por el azar , un destino ciego, una necesidad anónima, o bien por un Ser trascendente , inteligente y bueno , llamado Dios”. CRE 25 de 83
  26. 26. CREACIÓN Y CIENCIA, 3 Las tradiciones religiosas antiguas han formulado sus intuiciones sobre el origen de lo real bajo la forma que conocemos como mito (creación poética cargada de un significado profundo y mis- terioso). No es lenguaje científico . La revelación de la creación en la Sagrada Escritura expresa su verdad envuelta en diferentes formas literarias . Dei Verbum 11 : “La Santa Madre Iglesia , fiel a la base de los apóstoles, reconoce que todos los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, con todas sus partes, son sagrados y canónicos , en cuanto que, escritos por inspiración del Espíri- tu Santo , tienen a Dios como autor, y como tales han sido confiados a la Iglesia”. CRE 26 de 83
  27. 27. CREACIÓN Y CIENCIA, 4 CCE 289 : “Entre todas las palabras de la sagrada Escritura sobre la creación, los tres primeros capítulos del Génesis ocupan un lugar único. Desde el punto de vista literario, estos textos pueden tener diversas fuentes. Los autores inspirados los han colocado al co- mienzo de la Escritura de suerte que expresan, en su lenguaje so- lemne, las verdades de la creación , de su origen y de su fin en Dios, de su orden y de su bondad, de la vocación del hombre, finalmente, del drama del pecado y de la esperanza de la salvación ”. Idem : “Leídas a la luz de Cristo , en la unidad de la sagrada Escritura y en la Tradición viva de la Iglesia, estas palabras siguen siendo la fuente principal para la catequesis de los mis- terios del ‘comienzo’: creación , caída, prome- sa de la salvación”. CRE 27 de 83
  28. 28. CREACIÓN Y CIENCIA, 5 CCE 283 : “La cuestión sobre los orí- genes del mundo y del hombre es obje- to de numerosas investigaciones cien- tíficas que han enriquecido magnífi- camente nuestros conocimientos sobre la edad y las dimensiones del cosmos, del devenir de las formas vivientes, la aparición del hombre”. Idem : “Estos descubrimientos nos in- vitan a admirar más la grandeza del Creador, a darle gracias por todas sus obras y por la inteligencia y la sabidu- ría que da a los sabios e investigadores”. CRE 28 de 83
  29. 29. CREACIÓN Y CIENCIA, 6 Los textos bíblicos nos hablan, en compa- ración con los avances de la ciencia , de otra cosa más honda e importante para la vida del hombre. Nos remiten a las ver- dades trascendentes . Nos hablan de un más allá de lo experimental , del origen absoluto de todas las cosas. Lo científico y lo religioso son dos horizontes de comprensión distintos, que no pueden contradecirse por tener ambos a Dios como autor. La fe no tiene reparos ante la investigación cientí- fica , más bien al contrario , pues la ciencia no supone más que una mejor comprensión de las obras de Dios . Cuanto más co- nocemos lo creado, tanto más nos acercamos al autor de todo. CRE 29 de 83
  30. 30. CREACIÓN Y CIENCIA, 7 Hay un tipo de evolucionismo incompatible con la admisión de la creación: es una ideología materialista , que afirma que la materia tiene que dar cuenta de sí mismo y de sus propias transformaciones. Existe también un creacionismo a ultranza que excluye toda evolu- ción. Pero Juan Pablo II precisa ( alocución, 26.04.1985 ) que “el debate en torno al modelo explicativo de evolución no encuentra obstáculos en la fe , con tal que la discusión permanezca en el con- texto del método naturalista y de sus posibilidades”. En un mensaje dirigido a la Academia Pontificia de las Ciencias ( 22.10.1996 ), Juan Pablo II afirmó que la teoría de la evolución es hoy día algo más que una hipótesis , y añadió que una interpretación filosófica de la evolución que no deje lugar para las dimensiones espi- rituales de la persona humana chocaría con la verdad acerca de la persona y sería incapaz de proporcionar el fundamento de su dignidad. CRE 30 de 83
  31. 31. CREACIÓN Y CIENCIA, 8 “ El Magisterio de la Iglesia no prohibe que (...) se trate en las in- vestigaciones y disputas de los entendidos en uno y otro campo, de la doctrina del ‘ evolucionismo ’ en cuanto busca el origen del cuerpo humano en una materia viva y preexistente; pues la fe católica nos manda sostener que las almas son creadas inmediatamente por Dios ” ( Pío XII, Enc. Humani generis (1950) ). Juan Pablo II lo recuerda en la audien- cia general 16.04.1986 por ejemplo. Juan Pablo II subraya que no se ve dificultad en explicar el origen del cuerpo del hombre mediante el evolucionismo , pero que “la doctrina de la fe afirma invariablemente que el alma espiritual del hombre ha sido creada directamente por Dios” ( Idem ). CRE 31 de 83
  32. 32. CREACIÓN Y CIENCIA, 9 La noción de Creación influye en la visión física del mundo, pero remite más bien a un plano más profundo de comprensión de la realidad: da razón, a la luz de la revelación divina, del mismo origen de todo, en un sentido metafísico y no sólo temporal , y relaciona este origen con el sentido final del mundo, su relación con Dios y con la historia de la Salvación . El origen del mundo y del hombre no se resuelve sólo con la explicación de su ser natural. El mun- do y el hombre están abiertos a una ordenación sobrenatural que les trasciende. Han sido creados con un fin , una vocación íntima: la comunión con Dios. Esta vocación del hombre a la comunión con Dios está en la raíz de su dignidad más alta. CRE 32 de 83
  33. 33. CREACIÓN Y CIENCIA, 10 El creyente asiente a las verdades de Dios no porque vengan demos- tradas, sino porque su origen está en Dios , que no puede engañar : por eso son dignas de aprecio e incluso de sacrificio a la hora de ser congruentes con ellas. CRE 33 de 83 Los relatos bíblicos están llenos de significado sobre quién es Dios , el hombre , el mundo y cuál es el sentido trascendente de su realidad. Cumplen con la misión de enseñarnos quién es Dios, por qué ha creado al hombre y cómo ha querido desde siempre que fuera. Son relatos cargados de religión y de vida espiritual . No son biología ni astrofísica ni química..., sino fe y vida .
  34. 34. CREACIÓN Y CIENCIA, 11 La fe no rechaza la ciencia , ni la ciencia debería dar la espalda a la fe. Son órdenes distintos del conocimiento humano que se complementan muy bien si no se cae en problemas estériles. No hay por tanto in- compatibilidad entre el relato del Génesis y los descubrimientos científicos. La ciencia puede iluminar muchos puntos que están a la puerta de la fe y permite al hombre creyente comprender mejor la grandeza de la creación y de la vocación del hombre. La fe puede dar una dimensión más profunda y elevada a la activi- dad del científico , que en cuanto hombre debe preocuparse de otras dimensiones de su existencia. CRE 34 de 83
  35. 35. PROVIDENCIA DE DIOS, 1 La Providencia puede describirse como el conjunto de acciones y disposiciones por las que Dios lleva a cabo sus relaciones conti- nuas con el mundo y el hombre , con el fin de conducirlos hacia su perfección final. Consiste así en un gobierno del mundo, que abarca lo que ocurre en la naturaleza y en la historia , lo que afecta a las comunidades hu- manas y lo que atañe a la vida de cada indivi- duo . Vaticano II habla de ella como la “fuerza misteriosa que se halla presente en la marcha de las cosas y de los acontecimientos de la vida humana” ( Nostra aetate 2 ). CRE 35 de 83
  36. 36. PROVIDENCIA DE DIOS, 2 La Providencia (cuidado continuo que mantiene Dios con sus criaturas) “es una verdad inseparable de la fe en Dios Creador : Dios actúa en las obras de sus criaturas” ( CCE 308 ). “ La Iglesia anuncia la Divina Providencia no por invención suya,... sino porque Dios se ha manifestado así, cuando ha revelado, en la historia de su pueblo, que su acción crea- dora y su intervención de salvación estaban indisolublemente unidas , formaban parte de un único plan proyectado en los siglos eter- nos” ( Juan Pablo II, Catequesis sobre la Providencia 4 ). CRE 36 de 83
  37. 37. PROVIDENCIA DE DIOS, 3 La Providencia divina es un dato constante de la Escritura . Dios con- duce todo lo creado hacia el Bien , hacia el fin para el que las criaturas existen. Sal 145, 9 : “Dios es bueno con todos, y su misericordia se extiende a todas sus obras”. “ Dios guarda y gobierna por su providencia todo lo que creó, ‘ alcanzando con fuerza de un extremo al otro del mundo y disponiéndolo todo con dulzura’ ( Sb 8, 1 ). Porque ‘ todo está desnudo y patente a sus ojos’ ( Hb 4, 13 ), incluso lo que la acción libre de las criaturas producirá” ( Vaticano I, Dei Filius 1 ). CRE 37 de 83
  38. 38. PROVIDENCIA DE DIOS, 4 CCE 303 : “La solicitud de la divina Providencia es concreta e inmediata ; tiene cuidado de todo , desde las cosas más pequeñas hasta los aconte- cimientos decisivos del mundo y de la historia”. Esta convicción implica que las cosas no suceden al azar o por casualidad , y que el orden causal del universo no deriva de una fuerza anónima o de agentes que actúen al margen de Dios. Se excluye especialmente la fatalidad , es decir, la idea supersticiosa de que el hombre se encuentra dominado por energías ocultas en el cosmos, que ejercerían sobre la existencia humana una influencia negativa e inexorable. Visión fatalista y no providente en la brujería . CRE 38 de 83
  39. 39. PROVIDENCIA DE DIOS, 5 “ En su poder Infinito , Dios podría siempre crear algo mejor ” ( S. Tomás, S. Th. I, q. 25, a. 6 ). Ha preferido el mundo tal como es: un mundo que debe alcanzar su perfección . “Por tanto, con el bien físico existe también el mal físico , mientras la Creación no haya alcanzado su perfección” ( Idem, Suma contra los genti- les 3, 71 ). Estudiaremos el problema del mal más adelante. CCE 308 : Dios “es la causa primera que opera en y por las causas segundas : ‘Dios es quien obra en vosotros el querer y el obrar, como bien le parece’ ( Flp 2, 13 ). Esta verdad, lejos de disminuir la dignidad de la criatura, la realza ”. CRE 39 de 83
  40. 40. PROVIDENCIA DE DIOS, 6 Por su providencia , Dios ha previsto que el hombre fuera partícipe libremente de la vida bienaventurada, y le ha salido al encuentro . Pero el hombre puede rechazar la llamada a esa vida bienaventura- da y considerar los acontecimientos históricos como resultado ex- clusivo de las acciones del hombre , sin reparar en su dimensión de eternidad . Sin embargo, estos acontecimientos se mueven en las manos amorosas de Dios, que no quiere el mal en la historia, pero lo permite por respeto a la libertad creada y porque de esos males puede sacar bienes . La providencia infalible de Dios no fuerza la acción libre de las criaturas racionales. No sabremos el sentido pleno de la historia has- ta el final de los tiempos . CRE 40 de 83
  41. 41. PROVIDENCIA DE DIOS, 7 La presencia providente de Dios lo invade absolutamente todo . Ni los lugares recónditos son un problema para su mirada, ya que Dios ve desde el interior del ser. Esta presencia de Dios se llama “ presencia de inmensidad ”. Sal 139, 7-10 : “¿Adónde alejarme de tu espíritu? ¿Adónde huir de tu presencia? Si subo al cielo, allí estás Tú; si bajo hasta el ‘Sheol’, allí te encuentras, si monto en las alas de la aurora y habito en los confines del mar, también allí me guiará tu mano, me sujetará tu diestra”. CRE 41 de 83
  42. 42. PROVIDENCIA DE DIOS, 8 CCE 305 : “Jesús pide un abandono filial en la providencia del Padre celestial que cuida de las más pequeñas necesidades de sus hijos: ‘No an- déis, pues, preocupados diciendo: ¿qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber? (...). Ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso. Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura’ ( Mt 6, 31-33 )”. En Cristo, los cristianos aprenden la confianza en su Padre Dios. No hay nada para un cristiano que no provenga de la mano amo- rosa de Dios, porque ni siquiera los momentos más duros de la existencia están alejados de la voluntad de Dios. Rom 8, 28 : “ Todo coopera al bien de los que aman a Dios”. CRE 42 de 83
  43. 43. PROVIDENCIA DE DIOS, 9 Los santos , ante las adversidades más extremas, no dejan de invo- car a Dios para que puedan verse libres de la amenaza, pero sobre todo para que se cumpla el designio amoroso de Dios. Por eso no tienen temor ante el dolor ni la muerte, ya que las adversidades de la tierra no pueden más que unirles al cuerpo doliente del Señor . Santo Tomás Moro , poco antes de su martirio, para consuelo de su hija: “Nada puede pasarme que Dios no quiera. Y todo lo que Él quiere, por muy malo que nos parezca, es en realidad lo mejor ” (cfr. CCE 313 ). CRE 43 de 83
  44. 44. EL MAL, 1 El ser humano advierte la existencia de un mal que proviene de la naturaleza : fenómenos que aparecen como ligados a los límites propios de las criaturas. El hombre quiere naturalmente vivir y vivir con bienestar material. Si se deja llevar por la visión terrena, cualquier atentado contra esta situación se valora como mal , sobre todo si implica la muerte, ante la cual los demás males se consideran en menos . Suele distinguirse entre mal físico (se produce en el mundo de la naturaleza, como consecuencia de la imperfección material ) y mal moral (se produce por la desviación de la libre decisión de los án- geles y de los hombres en el camino hacia su destino último). El mal moral es el pecado . CRE 44 de 83
  45. 45. EL MAL, 2 San Basilio : “No vayas a suponer que Dios es la causa de la existencia del mal , ni a imaginarte que el mal tiene una subsis- tencia propia . La perver- sidad no subsiste como si fuera algo vivo, ni podrá ponerse nunca ante los ojos su sustan- cia , como existiendo verdaderamente. Por- que el mal es la priva- ción del bien ” ( PG 31, 341 ). “ Ninguna naturaleza absolutamente hablando es mala. Este nombre de mal no se da más que a la privación del bien ” ( San Agustín, Sobre la Ciudad de Dios 11, 22 ). CRE 45 de 83
  46. 46. EL MAL, 3 CCE 311 : “Los ángeles y los hombres, criaturas inteligentes y libres, (...) pue- den desviarse . De hecho pecaron . Y fue así como el mal moral entró en el mundo, incomparablemente más grave que el mal físico . Dios no es de ninguna manera, ni directa ni indirectamente , la causa del mal moral. Sin embargo, lo permite , res- petando la libertad de su criatura, y, mis- teriosamente, sabe sacar de él el bien ”. CCE 390 : “La Revelación nos da la certeza de que toda la historia humana está marcada por el pecado original libremente cometido por nuestros primeros padres”. CRE 46 de 83
  47. 47. EL MAL, 4 CCE 398 : “En este pecado (original), el hombre se prefirió a sí mismo en lugar de Dios, y por ello despreció a Dios (...). El hom- bre, creado en un estado de santidad , estaba destinado a ser plena- mente ‘ divinizado ’ por Dios en la gloria. Por la seducción del dia- blo quiso ‘ ser como Dios ’, pero sin Dios, antes que Dios y no según Dios”. CCE 400 : “La armonía en la que se encontra- ban (...) queda destruida ; el dominio de las fa- cultades espirituales del alma sobre el cuerpo se quiebra ; la unión entre el hombre y la mujer es sometida a tensiones (...). La armonía con la creación se rompe; la creación visible se hace para el hombre extraña y hostil (...). La muerte hace su entrada en la historia de la humanidad”. CRE 47 de 83
  48. 48. EL MAL, 5 El pecado es el mal radical, el origen de todos los males. Es ofensa a Dios, “amor de sí hasta el desprecio de Dios” ( San Agustín, De civitate Dei 14, 28 ). El pecado es el verdadero mal por- que de él provienen los demás ma- les en el mundo, entre los que se encuentra el mal físico . Las conse- cuencias del pecado son devastado- ras : envidia, sufrimiento, dolor, penas, tristeza, corrupción, ceguera, frialdad de corazón, etc.. CRE 48 de 83
  49. 49. EL MAL, 6 Los Evangelios nos muestran con gran frecuen- cia a Jesús en íntimo contacto con el sufrimien- to de los hombres. El Señor deja que se le acer- quen los pobres, los enfermos, los endemonia- dos, los pecadores y todos los que son víctima de desgracias e infortunios humanos. Sin haber cometido pecado alguno, Jesús se abraza decididamente al dolor , por amor al Padre y a los hombres. Sufre personalmente hasta la muerte de Cruz a pesar de ser inocente. “ Por Cristo y en Cristo se ilumina el enigma del dolor y de la muerte , que fuera del Evangelio nos envuelve en absoluta oscu- ridad ” ( Gaudium et spes 22 ). CRE 49 de 83
  50. 50. EL MAL, 7 Cristo nos redime y nos salva a través de la Cruz . Desde ese momento el hombre puede descubrir la fuente de bien que esconde el dolor . Para una persona, según la disposición interior que tenga, el sufrimiento puede ser redentor y purificador del alma si, como Cristo , se recibe en ofrenda de agradable entrega a la voluntad y amor divinos. El dolor y el sufrimiento son males no queridos por Dios al crear. Gracias al valor redentor y purificador de la Cruz de Cristo, se han convertido en un gran valor de purificación, expiación y re- dención. CRE 50 de 83
  51. 51. LOS ÁNGELES, 1 CCE 328 : “La existencia de seres espirituales , no corporales, que la Sagrada Escritura llama habitual- mente ángeles , es una verdad de fe . El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la Tradición ”. También es verdad de fe la existencia de los demonios , a quienes se hace referencia en tantos lugares de la Escritura : Jesús los combate en muchos pasajes, se recogen los exorcismos del Señor como una de sus actividades inherentes al Reino de Dios, etc.. En la vida de los santos siempre está presente su relación con los ángeles que Dios pone a nuestro lado durante la vida terrena. CRE 51 de 83
  52. 52. LOS ÁNGELES, 2 CCE 333 : “En tanto que criaturas puramente espirituales , tienen inteligencia y voluntad : son criaturas personales e inmortales . Superan en perfección a todas las criaturas visibles . El resplandor de su gloria da testimonio de ello”. Al no estar compuestos por nada material no hay posibilidad de descomposición ni, por tanto, de muerte para los ángeles, aun- que en ocasiones se manifiestan a los hom- bres de forma visible y lo hacen adoptando la imagen humana . Dios confía a unos un papel importante en el caminar del hombre so- bre la tierra , aunque otros viven exclusivamente para alabar a Dios. CRE 52 de 83
  53. 53. LOS ÁNGELES, 3 CCE 329 : “San Agustín dice respecto a ellos: ‘el nom- bre de ángel indica su oficio , no su naturaleza. Si pre- guntas por su naturaleza , te diré que es un espíritu ; si preguntas por lo que hace , te diré que es un ángel ’ ( Comentario sobre los Salmos 103, 1, 15 )”. Idem : “Con todo su ser, los ángeles son servidores y mensajeros de Dios. Porque contemplan ‘constante- mente el rostro de mi Padre que está en los cielos’ ( Mt 18, 10 ), son ‘ agentes de sus órdenes , atentos a la voz de su palabra’ ( Sal 103, 20 )”. CRE 53 de 83
  54. 54. LOS ÁNGELES, 4 CCE 331 : “ Cristo es el centro del mundo de los ángeles. Los ángeles le pertenecen: ‘Cuan- do el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles...’ ( Mt 25, 31 ). Le pertenecen porque fueron creados por y para Él: ‘Porque en Él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visi- bles y las invisibles , los Tronos, las Domina- ciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por Él y para Él’ ( Col 1, 16 ). Le pertenecen más aún porque los ha hecho men- sajeros de su designio de salvación : ‘¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación?’ ( Hb 1, 14 )”. CRE 54 de 83
  55. 55. LOS ÁNGELES, 5 CCE 392 : “La Escritura habla de un pecado de estos ángeles. Esta ‘ caída’ consiste en la elección libre de estos espíritus creados que rechazaron radical e irrevocablemente a Dios y su Reino. Encon- tramos un reflejo de esta rebelión en las palabras del tentador a nuestros primeros padres: ‘Seréis como dioses’ ( Gn 3, 5 )”. “ El diablo y los otros demonios fueron creados por Dios con una naturaleza buena , pero ellos se hicieron a sí mismos malos” ( Letrán IV(1215) ). CRE 55 de 83
  56. 56. LOS ÁNGELES, 6 “ No hay arrepentimiento para ellos (los demonios) después de la caída, como no hay arrepentimiento para los hombres después de la muerte” ( San Juan Damasceno, la fe ortodoxa 2, 4 ). CCE 395 : “El poder de Satán no es infinito. No es más que una criatura , poderosa por el hecho de ser espíritu puro , pero siempre criatura: no puede impedir la edificación del Reino de Dios”. Su acción “es permitida por la divina providencia que con fuerza y dulzura dirige la historia del hom- bre y del mundo. El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio , pero ‘nosotros sabe- mos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman’ ( Rm 8, 28 )” ( Idem ). CRE 56 de 83
  57. 57. LOS ÁNGELES, 7 Asistencia de los ángeles en el AT : En el cierre del Paraíso ; ayuda a Lot ; a Agar ; en el sacrificio de Isaac ; en el camino del Éxodo , etc.. Asistencia a los profetas (Elías...); anuncio de grandes acontecimientos como las vocaciones de personajes decisivos en la historia de Israel (Gedeón...) o como los nacimientos de jueces (Sansón...), etc.. CRE 57 de 83
  58. 58. LOS ÁNGELES, 8 Asistencia de los ángeles en el NT : San Gabriel : anunciación de Juan Bautista y de Jesús. Intervención de los ángeles en toda la historia de la salvación. En la vida de Cristo : ángeles y los pastores en Belén ; en el desierto para preparar su misión pública; en el Huerto de los Olivos , en el anun- cio de la Resurrección de Cristo, etc.. CRE 58 de 83
  59. 59. LOS ÁNGELES, 9 Abundantes citas de los Hechos de los Apóstoles que hacen referencia a la vida de comunión de los primeros cristianos con sus ángeles. Toda la vida de la Iglesia se beneficia de la ayuda misteriosa y po- derosa de los ángeles . CCE 336 , sobre los ángeles: “Desde la infancia a la muerte, la vida humana está rodeada de su custodia y de su intercesión . ‘Nadie podrá negar que cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducir su vida’ ( San Basilio, Contra Eunomio 3, 1 ). Desde esta tierra, la vida cristiana participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios ”. CRE 59 de 83
  60. 60. LOS ÁNGELES, 10 Es legítimo el culto de veneración a los ángeles como a los santos. Los Padres de la Iglesia se ven obligados a combatir tanto a los que adoran como a los que desprecian a los ángeles. El Concilio II de Nicea (787) definió que “han de exponerse las sagradas y santas imágenes (...) de nuestro Señor (...) Jesucristo , de la Inmacula- da Señora nuestra la santa Madre de Dios , de los preciosos ángeles y de todos los santos y vene- rables”, y que estas imágenes pueden ser lícita- mente veneradas , aunque sin culto de latría. San Agustín insiste (en De la verdadera religión 55 ) en que sólo a Dios se debe el culto de latría (adoración), pero dice que los santos y los ángeles pueden ser objeto de un legítimo homenaje . CRE 60 de 83
  61. 61. EL HOMBRE, 1 San Juan Crisóstomo, Sermón sobre el Génesis 2, 1 : “¿Cuál es, pues, el ser que va a venir a la existencia rodeado de semejante consideración? Es el hombre , grande y admirable figura viviente, más precioso a los ojos de Dios que la Creación entera ; es el hombre, para él existen el cielo y la tierra y el mar y la totalidad de la Creación , y Dios ha dado tanta importancia a su salvación que no ha perdonado a su Hijo único por él. Porque Dios no ha cesado de hacer todo lo posible para que el hombre subiera hasta Él y se sentara a su derecha”. CRE 61 de 83
  62. 62. EL HOMBRE, 2 CCE 362 : “La persona humana , creada a imagen de Dios, es un ser a la vez corporal y espiritual . El relato bíblico expresa esta realidad con un lenguaje simbólico cuando afirma que ‘Dios formó al hombre con polvo del suelo e insufló en sus narices aliento de vida y resultó el hombre un ser viviente’ ( Gn 2, 7 )”. “ A menudo, el término alma designa en la Sagrada Escritura la vida humana o toda la persona humana . Pero designa también lo que hay de más íntimo en el hombre y de más valor en él, aquello por lo que es particularmente imagen de Dios: ‘alma’ significa el principio espiritual en el hombre” ( CCE 363 ). CRE 62 de 83
  63. 63. EL HOMBRE, 3 El alma es inmortal porque es inma- terial y no puede sufrir corrupción. Es la sede de las potencias superio- res (inteligencia, voluntad) gracias a las cuales el hombre goza de la libertad . El hombre es capaz, por su alma, de las cosas superiores en el espíritu, como son el amor a Dios y a lo creado, el entendimiento de lo que conoce por los sentidos y de las realidades de la fe ... La Iglesia enseña que cada alma espiritual es directamente creada por Dios. El alma no es “producida” por los padres , y es inmortal. CRE 63 de 83
  64. 64. EL HOMBRE, 4 Gaudium et spes 14 : “No es lícito al hombre despreciar la vida corporal , sino que, por el contrario, tiene que considerar su cuerpo bueno y digno de honra , ya que ha sido creado por Dios y que ha de resucitar en el último día”. CCE 364 : “El cuerpo del hombre par- ticipa de la dignidad de la ‘imagen de Dios’: es cuerpo humano precisamen- te porque está animado por el alma espiritual , y es toda la persona huma- na la que está destinada a ser, en el Cuerpo de Cristo, el templo del Espíritu ”. CRE 64 de 83
  65. 65. EL HOMBRE, 5 “ El cuerpo , en su masculinidad y feminidad, está llamado ‘desde el principio’ a convertirse en la manifestación del espíritu . También mediante la unión conyugal del hombre y de la mujer, cuando se unen formando ‘una sola carne’” ( Juan Pablo II, Audiencia general, 22.10.1980 ). Mediante esta unidad , “el cuerpo , en su masculinidad y femini- dad, asume el valor de signo -signo en cierto sen- tido- sacramental ” ( Idem ). “ Mientras para la mentalidad maniquea el cuerpo y la sexualidad constituyen, por decirlo así, un ‘ antivalor ’, para el cristianismo , en cambio, ambos permanecen siempre como un valor no suficien- temente apreciado” ( Idem ). CRE 65 de 83
  66. 66. EL HOMBRE, 6 CCE 365 : “La unidad del alma y del cuerpo es tan profunda que se debe considerar al alma como la ‘ forma ’ del cuerpo ; es decir, gracias al alma espiritual, la materia que integra el cuerpo es un cuerpo humano y viviente ; en el hombre, el espíritu y la materia no son dos naturalezas unidas, sino que su unión constituye una única naturaleza”. Cuando el hombre muere , se produce la separación de estos dos principios huma- nos: el cuerpo , que se descompone pau- latinamente separado del alma, y el espí- ritu , que no puede sufrir descomposición y queda en un estado autónomo. CRE 66 de 83
  67. 67. EL HOMBRE, 7 CCE 1022 : “Cada hombre, después de morir , recibe en su alma inmortal su retribución eterna en un juicio particular que refiere su vida a Cristo, bien a través de una purificación , bien para entrar inmediatamente en la bienaventuranza del cielo , bien para condenarse inmediatamente para siempre”. San Juan de la Cruz, Avisos y sentencias 57 : “A la tarde te examinarán en el amor ”. El alma “ no perece cuando se separa del cuerpo en la muerte, y se unirá de nuevo al cuerpo en la resurrección final” ( CCE 366 ). CRE 67 de 83
  68. 68. EL HOMBRE, 8 El primer hábitat que Dios dispensa al hombre es un jardín : un lugar especial- mente adecuado y maravilloso para el disfrute de todo lo creado. Gn 2, 15 : “El Señor Dios tomó al hombre y le colocó en el jardín de Edén para que lo trabajara y lo cuidara”. La realidad humana del trabajo aparece desde el instante en que Dios coloca al hombre en el Edén y le encarga su custodia y su atención. Aparece antes del pecado original : el hombre es creado para trabajar. “El hombre nace para trabajar , como las aves para volar” ( San Josemaría, Amigos de Dios 57 ). CRE 68 de 83
  69. 69. EL HOMBRE, 9 CCE 378 : “Signo de la familiaridad es el hecho de que Dios lo coloca (al hombre) en el jardín. (...) El trabajo no le es penoso , sino que es la colaboración del hombre y de la mujer con Dios en el perfeccionamiento de la creación visible”. CCE 2428 : “En el trabajo, la perso- na ejerce y aplica una parte de las capacidades, inscritas en su natu- raleza . El valor primordial del tra- bajo pertenece al hombre mismo, que es su autor y su destinatario”. CRE 69 de 83
  70. 70. EL HOMBRE, 10 A partir de la caída de nuestros primeros padres, el trabajo viene asociado al cansancio , a la fatiga . A partir de ese momento, la vida del hombre se separa de la voluntad de Dios y las realidades de su vida no estarán siempre plenamente integra- das en la vocación humana y sobre- natural del hombre al amor de Dios . Dios destinó a los primeros padres de la raza humana, y en ellos a todos los hombres y mujeres que vendrían, a la felicidad . Sólo la desobediencia al precepto divino es causante de la dificultad con que se encuentra el hombre para llegar a ella. CRE 70 de 83
  71. 71. EL HOMBRE, 11 CCE 2427 : “El trabajo honra los dones del Creador y los talentos recibidos. Puede ser también redentor . Soportando el peso del tra- bajo, en unión con Jesús , el carpintero de Nazaret y el crucificado del Calvario, el hombre colabora en cierta manera con el Hijo de Dios en su obra redentora. (...) El trabajo puede ser un medio de santificación y de animación de las realidades terrenas en el espí- ritu de Cristo ”. “ El trabajo nace del amor , manifiesta el amor, se ordena al amor” ( San Josemaría, Es Cristo que pasa 48 ). San Josemaría : el trabajo es el quicio de nues- tra santificación (cfr. Amigos de Dios 81 ). CRE 71 de 83
  72. 72. EL HOMBRE, 12 CCE 374 : “El primer hombre fue no solamente creado bueno , sino también constituido en la amistad con su creador y en armonía consigo mismo y con la creación en torno a él; amistad y armonía tales que no serán superadas más que por la gloria de la nueva crea- ción en Cristo ”. “Adán y Eva fueron constituidos en un estado de santidad y de justicia original. Esta gracia de la santidad original era una participación de la vida divina ” ( CCE 375 ). CCE 367 : “A veces se acostumbra a distinguir entre alma y espíritu . Así San Pablo ruega para que nuestro ‘ser entero, el espíritu (...), el alma y el cuerpo’ sea conservado sin mancha hasta la venida del Señor ( 1 Ts 5, 23 ). La Iglesia enseña que esta distinción no intro- duce una dualidad en el alma. ‘Espíritu’ significa que el hombre está ordenado desde su creación a un fin sobrenatural , y que su alma es capaz de ser elevada gratuitamente a la comunión con Dios”. CRE 72 de 83
  73. 73. EL HOMBRE, 13 Adán y Eva fueron elevados al orden so- brenatural , que consiste en la participa- ción en la vida divina : tienen así un des- tino sobrenatural, que quiere decir supe- rior a su capacidad por naturaleza. CCE 376 : “Por la irradiación de esta gracia , todas las dimensiones de la vida del hombre estaban fortalecidas. Mientras permaneciese en la intimidad divina, el hombre no debía ni morir ni sufrir . La armonía interior de la persona humana, la armonía entre el hombre y la mujer , y, por último, la armonía entre la primera pareja y toda la creación constituía el estado llamado ‘ justicia original ’”. Dones preternaturales: CRE 73 de 83
  74. 74. EL HOMBRE, 14 Así, además de la elevación al orden sobrenatural , nuestros prime- ros padres gozaban de los dones preternaturales , no exigidos por la naturaleza, pero congruentes con ella: la perfeccionaban en línea natural. Concretamente, estos dones suponían que no había muer- te , ni sufrimientos , las “pasiones” humanas estaban dominadas por la inteligencia , y la voluntad se movía derechamente al bien. Los dones preternaturales acompañan y son un reflejo de los dones sobrenaturales, como se pone de manifiesto en que con el pecado desapa- recen ambos . CRE 74 de 83
  75. 75. EL PECADO ORIGINAL, 1 Gn 3, 4 : “La serpiente dijo a la mujer: ‘ No moriréis en modo alguno; es que Dios sabe que el día que comáis de él se os abrirán los ojos y seréis como Dios , conocedores del bien y del mal’”. Dios había recordado a Adán y Eva el peligro de la desobediencia (“si coméis del fruto, moriréis”) no porque quisiera el castigo de los hombres, sino para prevenirles del camino que se abre fuera de la unión con Dios . El tentador les ofrece una divini- zación falsa por no tener en cuen- ta la Ley y el Amor de Dios para ellos. Es “ padre de la mentira ” ( Jn 8, 44 ). CRE 75 de 83
  76. 76. EL PECADO ORIGINAL, 2 El hombre tiene en su libertad el destino de sus pasos, y puede de- cidir en cada instante si se dirige a la meta querida por Dios o si prefiere darle la espalda . Es el “ mysterium iniquitatis ” ( 2 Ts 2, 7 ). San Josemaría, Es Cristo que pasa 6 : “los ojos del alma se embotan; la razón se cree autosufi- ciente para entender todo, prescindiendo de Dios. Es una tentación sutil, que se ampara en la digni- dad de la inteligencia, que nuestro Padre Dios ha dado al hombre para que lo conozca y lo ame li- bremente . Arrastrada por esa tentación, la inteli- gencia humana se considera el centro del Univer- so, se entusiasma de nuevo por el ‘ seréis como dioses ’ y, al llenarse de amor por sí misma , vuelve la espalda al amor de Dios ”. CRE 76 de 83
  77. 77. EL PECADO ORIGINAL, 3 Gn 3, 7-8 : “Entonces se les abrieron los ojos y conocieron que estaban desnudos; entrelazaron hojas de higuera y se las ciñeron . Y cuando oyeron la voz del Señor Dios que se paseaba por el jardín a la hora de la brisa, el hombre y la mu- jer se ocultaron de la presencia del Señor Dios entre los árboles del jardín”. Empezaron a ver (visión, inteligencia y voluntad) con la perspecti- va de la malicia , del amor propio desordenado . Sus cuerpos, hasta el momento perfectamente sujetos al alma, comienzan a solicitar un papel que desborda la capacidad de dominio presente en su cora- zón (se ciñen). No sólo están alteradas las relaciones entre ellos , sino las relaciones con los seres creados y con Dios , que no les dejó aban- donados. CRE 77 de 83
  78. 78. EL PECADO ORIGINAL, 4 “ Todo el género humano es en Adán ‘como el cuerpo único de un único hombre’ ( Santo Tomás, De malo 4, 1, c ). Por esta unidad del género humano, todos los hombres están implicados en el peca- do de Adán, como todos están implicados en la justicia de Cristo”. “ Sin embargo, la transmisión del pecado original es un misterio que no podemos comprender plenamente. Pero sabemos por la re- velación que Adán había recibido la santidad y la justicia origina- les no para él solo sino para toda la naturaleza humana : cedien- do al tentador, Adán y Eva cometen un pecado personal, pero este pecado afecta la naturaleza humana, que transmitirán en un estado caído ”. CCE 404 responde a la pregunta: “¿Cómo el pecado de Adán vino a ser el pecado de todos sus descendientes?”. CRE 78 de 83
  79. 79. EL PECADO ORIGINAL, 5 “ Es un pecado que será transmitido por propagación a toda la humani- dad, es decir, por la transmisión de una naturaleza humana privada de la santidad y de la justicia originales”. “ El pecado original es llamado ‘pecado’ de manera análoga : es un pecado ‘contraído’, ‘ no cometido ’, un estado y no un acto”. CCE 404 sigue: CRE 79 de 83
  80. 80. EL PECADO ORIGINAL, 6 “ Aunque propio de cada uno , el pecado original no tiene, en ningún descendiente de Adán, un carácter de falta personal . Es la privación de la santidad y de la justicia originales, pero la naturaleza humana no está totalmente corrompida” ( CCE 405 ). La naturaleza humana quedó herida por el pecado original. Concretamente están heridos la inteligencia (ignorancia), la voluntad (malicia), el ape- tito irascible (debilidad) y el apetito concupiscible (con- cupiscencia). CRE 80 de 83
  81. 81. EL PECADO ORIGINAL, 7 “ El Bautismo , dando la vida de la gra- cia de Cristo, borra el pecado origi- nal y devuelve el hombre a Dios, pero las consecuencias para la naturaleza , debilitada e inclinada al mal, persisten en el hombre y lo llaman al combate espiritual” ( CCE 405 ). El influjo del mal que comienza con el pecado original no se reduce a la esfera personal del individuo . Después del pecado, el mundo “ todo entero yace en poder del maligno ” ( 1 Jn 5, 19 ). Esta situación dramática “hace de la vida del hombre un combate ” ( CCE 409 ). CRE 81 de 83
  82. 82. EL PECADO ORIGINAL, 8 “ A través de toda la historia del hom- bre se extiende una dura batalla con- tra los poderes de las tinieblas que, iniciada ya desde el origen del mundo, durará hasta el último día, según dice el Señor. Inserto en esta lucha, el hombre debe combatir continuamente para adherirse al bien , y no sin gran- des trabajos, con la ayuda de la gracia de Dios, es capaz de lograr la unidad en sí mismo” ( Gaudium et spes 37 ). CRE 82 de 83
  83. 83. EL PECADO ORIGINAL, 9 San Josemaría, Es Cristo que pasa 73 : “ Cristo , que es nuestra paz, es también el Camino. Si queremos la paz , hemos de seguir sus pasos. La paz es consecuencia de la guerra, de la lucha , de esa lucha ascética, ínti- ma, que cada cristiano debe soste- ner contra todo lo que, en su vida, no es de Dios : contra la soberbia, el egoísmo, la superficialidad, la estre- chez de corazón”. CRE 83 de 83

×