Matrimonio 04 Fines Del Matrimonio

4,750 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
4,750
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
12
Actions
Shares
0
Downloads
37
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Matrimonio 04 Fines Del Matrimonio

  1. 1. FINES DEL MATRIMONIO, 1 La expresión “ fines del matrimonio ” no indica cualquier finalidad que pudieran proponerse una mujer y un varón que deciden unir o compartir sus vidas, sino aquellas a las que está ordenada la unión marital por su propia naturaleza . El consorcio de toda la vida que establecen los cónyuges por la alianza matrimonial está “ordenado por su propia índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole ” ( CIC 1055, 1 ), fines que se dan íntimamente relacionados y coor- dinados entre sí, sin que sea posible separarlos . MFa 27 de 107
  2. 2. FINES DEL MATRIMONIO, 2 No habría plena entrega y aceptación mutua en la dimensión conyugal si se excluye al otro como consorte (aquel a quien está unida la pro- pia suerte, y a quien se debe en justicia el amor conyugal), o si se le rechaza en su potencial paternidad o maternidad , que son dimensión natural primaria de la complementariedad sexual. “La dimensión natural esencial [del matrimonio] implica por exigen- cia intrínseca la fidelidad , la indisolubilidad , la paternidad y maternidad potenciales, como bienes que integran una relación de justicia” ( Juan Pablo II, Discurso a la Rota Romana, 2001, 7 ). MFa 28 de 107
  3. 3. FINES DEL MATRIMONIO, 3 Juan Pablo II aclaró que, aunque la Constitución Gaudium et spes y la Encíclica Humanae Vitae , de Pablo VI, no utilicen la terminología tradicional ( fin primario-fin secundario ), “sin embargo, tratan de aquello mismo a lo que se refieren las expresio- nes tradicionales” ( Juan Pablo II, Alocución, 10.X.1984, 3 ). La generación y educación de los hijos sólo se realiza de modo ple- namente personal integrada en el bien de los cónyuges; y éste no se obtiene auténticamente si se prescinde de su ordenación objeti- va a la generación y educación de los hijos. Ambos fines tienen consistencia y dignidad propias, y nunca pueden separarse . MFa 29 de 107
  4. 4. FINES DEL MATRIMONIO, 4 “La ordenación a los fines naturales del matrimonio –el bien de los esposos y la generación y educación de la prole- está intrínseca- mente presente en la masculinidad y en la feminidad (...). El ma- trimonio y la familia son inseparables , porque la masculinidad y la feminidad de las personas casadas están constitutivamente abiertas al don de los hijos. Sin esta apertura ni siquiera podría existir un bien de los esposos digno de este nombre” ( Juan Pablo II, Discurso a la Rota Romana 2001, 5 ). Para contraer matrimonio válidamente no se requiere la obtención efectiva de los fines (que sólo se puede dar después de estar ya ca- sados), sino que los contrayentes no excluyan positivamente , con un acto de voluntad , ninguno de ellos al prestar el consentimiento, es decir, que quieran contraer verdadero matrimonio aceptando su intrínseca ordenación natural. MFa 30 de 107
  5. 5. FINES DEL MATRIMONIO, 5 El amor no es sólo, ni principalmente, algo pasivo, padecido (“mal de amores”). Es fundamentalmente obra de la voluntad libre : la persona no es sólo víctima, sino sobre todo protagonista de su amor (y de su desamor). Por eso no sólo no hay contradicción entre deber y amor, sino que el amor, al madurar, busca transformarse en deber, como manera humana de obligarse a durar para siempre . Del “deseo ser tu esposo o tu esposa porque te quiero” se pasa al “te quiero, y te querré siempre, porque eres mi esposo o mi esposa”. MFa 31 de 107
  6. 6. FINES DEL MATRIMONIO, 6 Las obras del amor deben provenir lo más inmediatamente posi- ble del amor mismo, antes que del mero sentido del deber . Una vez iniciada la vida conyugal, el amor debe ser el motor de los actos y conductas de los esposos en los acontecimientos coti- dianos . La criatura puede –por fragilidad- no poner en práctica las obras debidas. La grandeza del amor conyugal reside en que, con la ayuda de Dios , los esposos pueden hacerlo realidad. Los esposos pue- den fallar, si bien este hecho no destruye la unión conyugal y por eso pueden res- taurar el amor que su debilidad deterioró. MFa 32 de 107

×