06 dia de expiacion

701 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
701
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
65
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

06 dia de expiacion

  1. 1. TEXTO CLAVE “¿Qué Dios como tú, que perdonas la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia. Él volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados” Miqueas 7:18-19
  2. 2. INTRODUCCION
  3. 3. EL DÍA DE EXPIACIÓN, o Yom Kippur, como se revela en Levítico 16, es el rito más solemne del Antiguo Testamento. Está deliberadamente insertado en el centro del libro de Levítico, que en sí mismo está en el centro de los cinco libros de Moisés [el Pentateuco], a fin de ayudar a ilustrar el carácter “santísimo” de este rito. También se lo llama sábado de los sábados (Lev. 16:31; “día de completo reposo”, NVI; “día de descanso completo”, BJ), el día que requiere el cese de todo trabajo, que era una fiesta anual israelita. Este hecho pone al día dentro del concepto del sábado: un tiempo para descansar en lo que Dios, como Creador y Redentor, hizo (y lo que hará) por nosotros.
  4. 4. En esta lección estudiaremos lo que sucedía en el Día de Expiación en el Santuario terrenal, específicamente los ritos con los dos machos cabríos, que nos ayuda a entender mejor verdades más profundas con respecto a la salvación y a la eliminación final del pecado.
  5. 5. Génesis Éxodo Levítico Números Deuteronomio Lv. 1-7 Lv. 8-10 Lv. 10-15 Lv. 16 Lv. 17-20 Lv. 21-22 Lv. 23-27 Leyes del Santuario Leyes sacerdotales Leyes personales Día de la Expiación A B C D E F E’ D’ C’ B’ A’ ¿Por qué este capítulo fue ubicado en el centro de Levítico? En el día de la Expiación se culmina el proceso de la eliminación del pecado.
  6. 6. 1. Sacrificios diarios: Los pecados eran TRANSFERIDOS al Santuario. 2. Día de la Expiación: Los pecados eran ELIMINADOS del Santuario.  Ofrenda de purificación por el sacerdote: El Sumo Sacerdote debía estar limpio para realizar los ritos de purificación.  Ofrenda de purificación del macho cabrío “por Jehová”: Con su sangre purificaba el Santuario.  Rito de eliminación con el macho cabrío “por Azazel”: Era enviado vivo al desierto con los pecados de Israel. Vamos a estudiar este rito a través de sus protagonistas:  El Sumo Sacerdote.  El macho cabrío “por Jehová”.  El macho cabrío “por Azazel”.  El pueblo.
  7. 7. “Hará la expiación el sacerdote que fuere ungido y consagrado para ser sacerdote en lugar de su padre; y se vestirá las vestiduras de lino, las vestiduras sagradas. Y hará la expiación por el santuario santo, y el tabernáculo de reunión; también hará expiación por el altar, por los sacerdotes y por todo el pueblo de la congregación” (Levítico 16:32-33) El Sumo Sacerdote era el mediador entre Dios y su pueblo. Su primera función en el día de la Expiación era la de ofrecer un sacrificio por sí y por el cuerpo sacerdotal. El MEDIADOR debía estar libre de todo pecado. “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” (Hebreos 4:15) Jesucristo es nuestro Sumo Sacerdote en el Santuario Celestial.
  8. 8. “Después degollará el macho cabrío en expiación por el pecado del pueblo, y llevará la sangre detrás del velo adentro, y hará de la sangre como hizo con la sangre del becerro, y la esparcirá sobre el propiciatorio y delante del propiciatorio” (Levítico 16:15) No había imposición de manos, ni confesión de pecados, ni sangre colocada sobre los cuernos del altar de los holocaustos. La sangre de este animal no estaba contaminada por el pecado. Esta sangre era introducida directamente al Lugar Santísimo, ante el arca del pacto, y esparcida sobre su tapa, el propiciatorio. De esta manera, la sangre no se usaba aquí para perdonar el pecado, sino para purificar el Santuario.
  9. 9. E.G.W. (El conflicto de los siglos, cp. 24, pg. 472)
  10. 10. “Cuando hubiere acabado de expiar el santuario y el tabernáculo de reunión y el altar, hará traer el macho cabrío vivo; y pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto. Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir el macho cabrío por el desierto” (Levítico 16:20-22) “Azazel” es un nombre usado para referirse al mismo Satanás, que es el culpable de la aparición del pecado en el Universo. Cuando los pecados del pueblo eran confesados sobre la cabeza de este macho cabrío, EL SANTUARIO Y EL PUEBLO YA HABÍAN SIDO PURIFICADOS. No hay aquí muerte expiatoria. Satanás es considerado el culpable último de los pecados que ha incitado. Como Amán fue ahorcado en la horca que preparó para Mardoqueo, el gran acusador recibirá el castigo que quería que recayese sobre los inocentes (aquellos que han lavado sus pecados con la sangre del Cordero)
  11. 11. EL PUEBLO “Y esto tendréis por estatuto perpetuo: En el mes séptimo, a los diez días del mes, afligiréis vuestras almas, y ninguna obra haréis, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros” (Levítico 16:29) ¿Qué debían hacer los israelitas ese día y qué podemos aprender de ello? Si alguien en el antiguo Israel no seguía estas instrucciones, había de ser cortado y destruido (Lev. 23:30). El Día de Expiación implicaba realmente vida o muerte. Exigía de los creyentes completa lealtad a Dios.  Debían afligir sus almas (humillarse)  Debían abstenerse de trabajar.  Debían presentarse ante el Santuario y seguir atentamente los ritos realizados por el Sumo Sacerdote.
  12. 12. REFLEXION Al luchar con todas nuestras fuerzas para alejar todo pecado, ¿cómo podemos aprender a depender totalmente de los méritos de Cristo como nuestra única esperanza de salvación?
  13. 13. EL YOM KIPPUR PERSONAL DE ISAÍAS En Isaías 6:1 al 6, Isaías ve al Rey celestial sentado sobre un trono “alto y sublime” en el Templo. La visión es una escena de juicio que presenta a Dios, que viene a juzgar (Isa. 5:16). Isaías contempla al verdadero Rey, identificado en el Evangelio de Juan como Jesucristo (Juan 12:41). Aun cuando Isaías era un profeta de Dios y llamaba a otros al arrepentimiento, él comprendió que en la presencia de Dios estaba condenado. Confrontado con la santidad y la gloria de Dios, Isaías percibió su propia pecaminosidad y también la impureza de su pueblo. La santidad y el pecado son incompatibles. Como Isaías, todos necesitamos comprender que no podemos pasar con éxito el juicio divino por nosotros mismos. Nuestra única esperanza es tener un Sustituto.
  14. 14. ¿Qué similitudes aparecen en Isaías 6:1 al 6 con el Día de Expiación? La combinación de un templo lleno de humo, un altar, un juicio, y la expiación por el pecado y la impureza, recuerda el Día de Expiación. Isaías experimentó su propio “Día de Expiación”.
  15. 15. Actuando como sacerdote, un serafín (literalmente, “un ardiente”) tomó un carbón encendido del altar, presuponiendo alguna ofrenda, para purificar el pecado del profeta. Esta es una imagen adecuada para la limpieza del pecado posible por medio del sacrificio de Jesús y de su ministerio sacerdotal de mediación. Isaías reconoció esto como un rito de purificación, y se mantuvo quieto cuando el carbón tocó sus labios. Por ello, se le dijo: “Es quitada tu culpa, y limpio tu pecado” (Isa. 6:7). La voz pasiva en el versículo 7 muestra que ese perdón fue otorgado por el que estaba sentado sobre el Trono. El Juez es también el Salvador.
  16. 16. La obra de purificación nos lleva del “¡Ay de mí!” al “Heme aquí, envíame a mí”. Comprender la obra celestial en el Día de Expiación nos lleva a estar preparados para la proclamación, porque una comprensión verdadera lleva a la certeza y la seguridad. Esto es porque, en el Juicio, tenemos un Sustituto, Jesucristo, cuya sola justicia (simbolizada por la sangre) nos capacitará para estar sin temor de condenación (Rom. 8:1). La gratitud motiva a la misión. Los pecadores perdonados son los mejores embajadores de Dios (2 Cor. 5:18-20) porque saben de qué los ha librado Dios.
  17. 17. “Estamos viviendo ahora en el gran Día de la Expiación. Cuando en el servicio típico el sumo sacerdote hacia la expiación por Israel, todos debían afligir sus almas por medio del arrepentimiento de sus pecados y la humillación ante el Señor, si no querían verse separados del pueblo. De la misma manera, todos los que desean que sus nombres sean conservados en el libro de la vida, deben ahora, en los pocos días que les quedan de este tiempo de gracia, afligir sus almas ante Dios con verdadero arrepentimiento y dolor por sus pecados… E.G.W. (Cristo en su santuario, cp. 9, pg. 122)
  18. 18. … Hay que escudriñar honda y sinceramente el corazón. Hay que extirpar el espíritu liviano y frívolo al que se entregan tantos cristianos de profesión. Empeñada lucha espera a todos aquellos que quieran subyugar las malas inclinaciones que tratan de dominarlos. La obra de preparación es una obra individual. No somos salvados en grupos. La pureza y devoción de uno no suplirá la falta de estas cualidades en otro. Si bien todas las naciones deben pasar en juicio ante Dios, sin embargo él examinará el caso de cada individuo con un escrutinio tan estricto y minucioso como si no hubiese otro ser en la Tierra. Cada uno tiene que ser probado y encontrado sin mancha, ni arruga, ni cosa semejante” E.G.W. (Cristo en su santuario, cp. 9, pg. 122)
  19. 19. ESTE SERVICIO ES GRATUITO Y PUEDES USARLO Te invito a bajar y estudiar cada una de las 13 lecciones que tratan sobre el tema: Slideshare.net/chucho1943 Lugar Santísimo Lugar Santo TEMPLO ATRIO Altar de los sacrificios Fuente de agua

×