Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Salida foro bmw 24 11_2012

291 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Salida foro bmw 24 11_2012

  1. 1. Salida Foro BMW Sábado 24/11/2012El día amaneció fresco, propio del mes otoñal en que nos encontramos. Salí del parking con lamoto y me fui rápidamente a la gasolinera para llenar el depósito. Aunque iba bien de tiempo,siempre me gusta llegar pronto. Una vez realizado el lleno me dirigí al primer punto deencuentro por la solitaria Gran Vía. Detuve la moto en la plaza frente al centro comercial ydispuse a colocarme los complementos térmicos. Mientras estaba en dicha operación apareciósonriente Jordi cinco minutos antes de la hora convenida. Mayor puntualidad imposible.Estupendo. Nos saludamos y en cuanto volví a la moto nos pusimos en marcha hacia elsegundo punto de encuentro, la antigua gasolinera de San Cristóbal en la vieja autopista antesde Molins de Rei.Dejamos atrás la gran urbe, pasamos el nuevo estadio del Español y tranquilamente llegamosal segundo punto de encuentro. En la gasolinera distinguimos la figura de dos foreros queestaban charlando. Detuvimos nuestras motos e iniciamos las presentaciones, conociendo aPrimario con su GS amarilla y a Marc con una F 800 R. Aunque no sabíamos si teníamos queesperar a más gente, Primario propuso esperar cinco minutos de cortesía por si se nos uníaalguien. No hizo falta esperar más, en nada escuchamos el sonido ronco de otra 800. Perfecto,así conocimos al cuarto acompañante, Carlos. Nuevas presentaciones y sin más premura nospusimos en marcha.A un ritmo bastante tranquilo nos introdujimos en la autopista y antes de pasar la salida deMolins nos adelantó una R que nos fue saludando a cada uno de nosotros para desaparecercamino de Martorell. Nosotros cogimos el desvío de la AP-7 camino del Vallés y aunque eranpoco más de las ocho de la mañana la circulación comenzaba a ser significativa. Avivamos unpoco el ritmo para recorrer la tediosa autopista y salimos en la gasolinera de Baricentro, tercery último punto de encuentro. Al llegar, lo primero que nos dimos cuenta es que todo el mundohabía quedado en dicha gasolinera pues había varios grupos de motos. El día era ideal paramontar en moto y muchos aprovechamos el momento. Paramos nuestras motos cerca deotras BMW pero tampoco sabíamos si eran nuestro grupo. Descendimos de nuestras monturasy seguimos a Primario, quien al parecer ya conocía a alguien del primer grupo de los que habíaallí reunido. Vuelta a las presentaciones y rueda de instrucciones para establecer las pautas demarcha. No hay prisa y la mayoría prefiere circular a un ritmo tranquilo y dentro de lalegalidad, me parece perfecto. No hay orden de marcha pero se solicita que cada uno vayapendiente del que le sigue y hay que estar atentos en los cruces en los que haya duda para queel grupo de diez no se pierda. Vilarenc se ofrece a ser la moto escoba con su imponente RT. Meparece estupendo, tanta precisión y organización parece de corte germánica, debe ser que latecnología alemana de las BMW se traspasa también a sus propietarios. Genial. 1
  2. 2. Por fin nos reunimos los diez integrantes de la salida matutina 2
  3. 3. José Carlos Alberto Marc JordiVilarenc Luís Vallirana Primario 3
  4. 4. Con muchas ganas y sin perder más tiempo nos ponemos en marcha e intento recoger elmomento de salida con el grupo ya definitivo y cerrado. Nos incorporamos a la ya abundantecirculación de la AP-7 y en nada salimos de ella para dirigirnos hacia nuestro objetivo, elMontseny. La larga fila de diez moteros circulando tranquilamente era impactante y pasamosuna serie de cruces, rotondas y pequeñas poblaciones dejando atrás el Valles. Paralelamente ala A-2 fuimos acercándonos a Cardedeu y recuerdo haber visto por el retrovisor a la motoescoba y dos nuevos integrantes. El primero pronto nos fue pasando uno a uno, era un tíoenorme que llevaba una GS y un poco más tarde nos pasó una vieja 90 RS que no tenía muybuen aspecto.Callejeamos por el centro de Cardedeu hasta que la ruta nos dejó en la carretera que asciendesinuosamente hasta el gran macizo del Montseny. Aunque previamente habíamos comentadoque teníamos que tener cuidado con los ciclistas, lo cierto es que no nos encontramosdemasiados. Supongo que es la suerte de madrugar e ir temprano. Tampoco tuvimos queadelantar muchos vehículos de cuatro ruedas. Aunque en uno de esos adelantamientos y entretanta curva el grupo de deshizo y quedó cortado durante un buen rato. La temperatura eraagradable y el firme estaba en buen estado. No recuerdo demasiados puntos oscuros ohúmedos en donde no llegase el sol y peligrosos de deslizamientos. Una vez superados loscuatro latas el grupo volvió a unirse y poco a poco llegamos a nuestro objetivo. Un tranquilomerendero en el que íbamos a almorzar a cuerpo de reyes.Aparcamos nuestras motos todas juntas y nos dispusimos a realizar la primera foto de grupo. 4
  5. 5. Y como el hambre acuciaba corrimos como alma que lleva al diablo para poder saborearsuculentos manjares y mantener distendidas conversaciones y más de una carcajada. Para queluego digan que los moteros somos gente aburrida.Una eficiente camarera nos atendió y nos dispuso dos mesas para que pudiéramos colocarnoscual piezas del tetris. Mientras almorzábamos estuvimos muy a gusto pero casi al final llegómucha más gente y aquella terracita interior parecía el camarote de los hermanos Marx. Nicabía más gente ni podíamos movernos todos a la vez. Pero bueno, lo importante es quesaciamos nuestro apetito matutino y que todos disfrutamos del buen ambiente reinante ymejores conversaciones. Recuerdo en especial la anécdota de Alberto cuando comentó cómoconsiguió la moto después de ocho años intentándolo. Un buen día su mujer apareció y lesorprendió diciéndole que debería comprarse la moto… Todos, por prudencia callamos peropensamos lo mismo… y un segundo más tarde comentó él que su respuesta fue instantánea yque confirmaba lo que cada de uno de nosotros estábamos pensando al decir, “tú me engañasy por eso quieres que desaparezca en moto…” Todos explotamos en carcajadas. Tambiénrecuerdo cómo hablamos de la moto de Jordi pues Vilarenc tiene otra como la suya y de ahípasamos a hablar de las clásicas, etc…Y después de los cafés y ni una sola gota de alcohol pero con un poco más de colesterol ennuestros cuerpos nos pusimos en marcha. Mientras estábamos pagando aparecieron tres 5
  6. 6. circuiteros con sus raidos y ajados monos de cuero. El local se había llenado con más clientes,algunos moteros, ciclistas y otros clientes amantes de la naturaleza y de los paisajesmajestuosos del Montseny.Mientras nos perpetrábamos los guantes, bragas y cascos, aproveché para colocar la cámaraon board y recoger la ruta hacia Tona. Poco a poco cada uno de nosotros iba dejando elaparcamiento y en perfecto orden nos situábamos al borde de la calzada esperandopacientemente hasta que el grupo estuvo perfectamente formado. 6
  7. 7. Reanudamos la marcha y las curvas y los bonitos paisajes iban sucediéndose. En alguna queotra curva y entre árboles otoñales pude divisar la gran inmensidad de la montaña y la verdades que me hubiera gustado detenerme para admirar las vistas sobre el prelitoral desde aquellaaltura pues el día era magnífico y las vistas espectaculares. La verdad es que es una auténticamaravilla poder disfrutar de algo así a dos pasos de Barcelona. La circulación había aumentado,tanto en nuestro sentido como en el contrario. Nos cruzamos con algunos moteros en sentidocontrario y nos saludábamos entre curva y curva. También recuerdo una parte del bosquemuerta por incendios estivales. Una desgracia que no encajaba con el resto del paisaje otoñal.A pesar de los mosquitos de mi último viaje puede distinguirse las siluetas de otros BMWistas en sentidocontrarioEl grupo volvió a separarse y llegó un momento en que Vilarenc se cansó de ser la moto escobay, lógicamente, quería disfrutar con tanta curva, así que nos adelantó y desapareció másadelante, turnándonos José y yo en las labores de cierre. 7
  8. 8. Pasado Tona nos encontramos al grueso del grupo esperándonos pacientemente en un lado dela carretera, en las proximidades de la autovía C-17. Detuvimos nuestras motos junto al resto yrápidamente me advirtieron que tuviese cuidado con la moto pues ya se había caído una de las800 por culpa del desnivel del firme.Después me enteré que la segunda GS tuvo un pequeño percance en una curva lenta y oscura,llena de hojarasca y mucha humedad. Vallirana resbaló y la moto deslizó cayendo al suelo. Porsuerte no fueron palabras mayores y todo se saldó con un buen susto y algunos arañazos sinimportancia para una mastodonte e irrompible GS. Y más de uno comenzó a inmortalizar elmomento y comenzó el baile de motos para poder realizar la última foto de grupo como Diosmanda, con nuestras fieles monturas. 8
  9. 9. 9
  10. 10. 10
  11. 11. Todos Preparados frente a nuestras máquinas para inmortalizar el momentoYa era mediodía y el tiempo apremiaba, así que hablé con Jordi y me despedí de todos y cadauno de los integrantes. Algunos continuaban ruta y otros teníamos obligaciones familiares deinexcusable atención. Jordi y yo nos pusimos en marcha y en nada cogimos la autovía que nosllevaría a casa. Al principio quise seguir el ritmo de un par de motos que iban delante denosotros pero por el retrovisor vi que Jordi no aparecía, así que ralenticé la marcha y esperé aque me cogiese. Le dejé pasar y me adapté a su ritmo más tranquilo. No mucho más tarde seunió a nosotros Vilarenc y estuvo todo el rato cerrando el trío hasta que cogió el desvío haciael Vallés y nos despedimos los tres en marcha. Un poco más tarde llegamos a Barcelona y en laGran Vía nos despedimos Jordi y yo después de algo más de doscientos kilómetros recorridosen la que conocí a una gente estupenda y en la que disfruté mucho con el paisaje otoñal delMontseny y en la que me reí mucho mientras almorzábamos. Gracias, amigos, hasta lapróxima… 11

×