Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

La familia de carlos iv (3)

12,280 views

Published on

  • A ver el trabajo esta bastante mal pq no aclarais nada y no es bonito,es feo . Encima menuda foto que poneis al final del 'TRABAJO' .que raro...es esto .vuestros profesores como os dejan poner esto?!?!?!?! EH EH EH EH EH
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here

La familia de carlos iv (3)

  1. 1. La familia de Carlos IV
  2. 2. El cuadro que a continuación vamos a presentar pertenece al reconocido pintor Francisco de Goya y en el podemos apreciar a la familia de Carlos IV. Primero hablaremos del autor, viendo algunas de sus principales obras. Después veremos una presentación del cuadro dentro de la cual analizaremos a cada uno de los personajes que aparecen en él, explicando su importancia histórica y el punto de vista que tiene Goya acerca de ellos. INTRODUCCIÓN
  3. 3. Francisco de Goya
  4. 4. Francisco de Goya y Lucientes fue un pintor y grabador español. Su obra abarca la pintura de caballete y mural, el grabado y el dibujo. En todas estas facetas desarrolló un estilo que inaugura el Romanticismo. El arte goyesco supone, asimismo, el comienzo de la Pintura contemporánea, y se considera precursor de las vanguardias pictóricas del siglo XX.
  5. 5. Tras un lento aprendizaje en su tierra natal, en el ámbito estilístico del barroco tardío y las estampas devotas, viaja a Italia en 1770, donde traba contacto con el incipiente neoclasicismo, que adopta cuando marcha a Madrid a mediados de esa década, junto con un pintoresquismo costumbrista rococó derivado de su nuevo trabajo como pintor de cartones para los tapices de la manufactura real de Santa Bárbara. El magisterio en esta actividad y en otras relacionadas con la pintura de corte lo imponía Mengs, y el pintor español más reputado era Francisco Bayeu, que fue cuñado de Goya.
  6. 6. Una grave enfermedad que le aqueja en 1793 le lleva a acercarse a una pintura más creativa y original, que expresa temáticas menos amables que los modelos que había pintado para la decoración de los palacios reales. Una serie de cuadritos en hojalata, a los que él mismo denomina de capricho e invención, inician la fase madura de la obra del artista y la transición hacia la estética romántica.
  7. 7. Además, su obra refleja el convulso periodo histórico en que vive, particularmente la Guerra de la Independencia, de la que la serie de estampas de Los desastres de la guerra es casi un reportaje moderno de las atrocidades cometidas y componen una visión exenta de heroísmo donde las víctimas son siempre los individuos de cualquier clase y condición.
  8. 8. Los desastres de la guerra
  9. 9. Gran popularidad tiene su Maja desnuda , en parte favorecida por la polémica generada en torno a la identidad de la bella retratada.
  10. 10. De comienzos del siglo XIX datan también otros retratos que emprenden el camino hacia el nuevo arte burgués.
  11. 11. Al final del conflicto hispano-francés pinta dos grandes cuadros a propósito de los sucesos del levantamiento del dos de mayo de 1808, que sientan un precedente tanto estético como temático para el cuadro de historia, que no solo comenta sucesos próximos a la realidad que vive el artista, sino que alcanza un mensaje universal. Pero su obra culminante es la serie de pinturas al óleo sobre el muro seco con que decoró su casa de campo (la Quinta del Sordo), las Pinturas negras . En ellas Goya anticipa la pintura contemporánea y los variados movimientos de vanguardia que marcarían el siglo XX.
  12. 12. La duquesa de Alba Manuel Godoy
  13. 13. La familia de Carlos IV Francisco de Goya y Lucientes,1800-1801 Óleo sobre lienzo – Rococó 280cm x 336cm Museo del Prado, Madrid, España Procedencia: Colección Real
  14. 14. Un año antes de realizar este cuadro, Goya había obtenido el más alto cargo que un pintor podía alcanzar en España: pintor de cámara al servicio del rey, la misma distinción que había obtenido Velázquez un siglo y medio antes. Gracias a las cartas de la reina María Luisa de Parma a Godoy conocemos paso a paso la concepción del cuadro. Goya recibió el encargo de pintarlo cuando la Familia Real pasaba una temporada en el Palacio Real de Aranjuez. Goya realizó los bocetos, retratos individualizados a fin de evitar a sus modelos la incomodidad de posar mucho tiempo, entre mayo y julio de 1800. Momento historico
  15. 15. En la versión definitiva trabajó Goya hasta junio de 1801, enviando la minuta en diciembre de ese año. Sin duda uno de los aspectos más llamativos de este complejo cuadro es la inclusión del autorretrato del pintor trabajando sobre un gran lienzo a la espalda de la familia real, ladeado y en sombra, por el recuerdo indudable de Las Meninas de Velázquez.
  16. 16. El 23 de ese mes presentó la minuta por los diez retratos, de los que se conservan cinco en el Museo del Prado. De los bocetos perdidos se conocen copias hechas por Rafael Esteve repartidas por diversos museos y colecciones, entre ellos el retrato del futuro Fernando VII que está en el Metropolitan Museum de Nueva York.
  17. 17. Ya en una ocasión anterior Goya había incorporado su autorretrato en un retrato colectivo encargado por un miembro de la familia real: La familia del infante don Luis (1783, Parma, Fondazione Magnani-Rocca). Conociendo su admiración por la obra de Velázquez, es razonable suponer que al hacerlo así tuviese en mente el ejemplo de Las Meninas , pero cabe que fuese el propio infante quien le sugiriese hacerlo de ese modo a fin de dar mayor realce al encargo. Fuese idea suya o sugerida por los monarcas, al incluir su retrato en el de la familia de Carlos IV, Goya buscó una mayor aproximación a Las Meninas , sintiéndose más cercano ahora a Velázquez desde su nuevo cargo, el mismo que Velázquez había ostentado al servicio de Felipe IV. Pero Goya volvía en esta ocasión a saber guardar las distancias , «colocándose con su lienzo en el fondo y a la sombra».
  18. 18. Goya muestra a los personajes de pie, dispuestos en forma de friso como aparecen también los personajes de Las Meninas , vestidos con lujosos ropajes de seda y con abundantes joyas y condecoraciones, los varones con la Orden de Carlos III y las mujeres con la banda de María Luisa, poniendo el pintor en estos detalles todos los recursos de su maestría a fin de representar a la familia real en toda su dignidad, destacando a la vez el carácter bondadoso y sereno del monarca reinante.
  19. 19. Lo que podía ser un homenaje a Velázquez servía al mismo tiempo para enlazar las dinastías austriaca y borbónica, abundando en aquella concepción dinástica. Otros rasgos que recuerdan a Las Meninas son la presencia de dos cuadros en la pared del fondo y el hecho ya citado de que Goya se autorretrate detrás del lienzo que pinta, en su papel de creador al servicio de los reyes. Él siempre reconoció a Velázquez, junto a Rembrandt y la Naturaleza como sus tres únicos maestros. Pero Goya se distancia de la obra maestra de Velázquez por la escasa profundidad y, como señaló Camón Aznar, por la ausencia de un juego de luces comparable al que imaginó el sevillano para Las Meninas .
  20. 20. Parece que el cuadro definitivo no suscitó el entusiasmo de la familia real, que esperaba una pintura más grandiosa, semejante a La familia de Felipe V , obra de Van Loo. Sin embargo, no fue mal acogido. Carlos IV aludía a él castizamente como el retrato «de todos juntos», y parece que sus protagonistas se vieron fielmente representados. De hecho, si se comparan sus retratos con otros contemporáneos, se puede observar que Goya los pintó notablemente favorecidos, tratando de «servir a sus señores del mejor modo posible». Pese a ello, en el pasado se vio en el cuadro una crítica de Goya a la Monarquía, con alusiones al aspecto aburguesado de los protagonistas. Se cuenta en ese sentido que Renoir, al visitar el Museo del Prado y ver este cuadro, exclamó: « El rey parece un tabernero, y la reina parece una mesonera...o algo peor, ¡pero qué diamantes le pintó Goya! ».
  21. 21. Análisis del cuadro Los personajes retratados están presididos por los reyes en el centro, María Luisa de Parma (1751-1818) y Carlos IV, junto a sus hijos el infante don Francisco de Paula (1794-1865) y la infanta doña María Isabel (1789-1848). En el grupo de la izquierda, el príncipe de Asturias y futuro Fernando VII (1784-1833), vestido de azul, el infante don Carlos María de Isidro (1788-1855), segundo en la sucesión al trono, la infanta doña María Josefa (1744-1801), hermana del Rey, y una joven no identificada. En el grupo de la derecha, el infante don Antonio Pascual (1755-1817), hermano del Monarca, doña Carlota Joaquina de perfil (1775-1830), reina de Portugal e hija mayor de los Reyes, y los príncipes de Parma, la infanta doña María Luisa (1782-1824), que sostiene en brazos a su hijo el infante don Carlos Luis, y su marido don Luis de Borbón (1799-1883), futuro rey de Etruria.
  22. 22. En el centro, el pintor sitúa a la reina María Luisa: curiosa mujer que además de diez abortos ha dado al rey catorce hijos, de los cuales posan en el cuadro los seis que para entonces están vivos. A su derecha la infanta Maria Isabel, a quien la reina pasa un brazo sobre su hombro. Goya retrata a su izquierda al benjamín de la familia, el infante Francisco de Paula, a cuyo otro lado figura el monarca Carlos IV, con la casaca plagada de condecoraciones y a quien el artista retrata con cara de cierta ingenuidad, tal vez queriendo disimular la escasa voluntad y capacidad de decisión que la Historia le atribuye.
  23. 23. En este grupo vemos a Doña María Josefa, hermana del rey, una verdadera solterona, figura junto al príncipe de Asturias y parecería que Goya se ha recreado en retratar con cruel detalle la fealdad de su rostro. Junto a ella aparece una dama que vuelve la cabeza, ocultándonos su rostro. Tal vez Goya le asignó esta pose no sólo para dar cierta naturalidad a la representación, sino también considerando que en el cuadro debería figurar la futura esposa del príncipe Don Fernando, quien no contrajo matrimonio por primera vez hasta dos años después. El infante Carlos María Isidro, niño aún, se aferra a su hermano el príncipe de Asturias, que unos años después será el protagonista de unos de los peores reinados de nuestra historia. En fin el protocolo es el protocolo, porque el rey y el heredero están levemente adelantados respecto al resto de la familia. Detrás de ellos podemos apreciar a un personaje que no es otro sino el mismísimo Goya.
  24. 24. Aquí podemos ver al hermano del rey Don Antonio al fondo y a su lado a la infanta primogénita, Doña Carlota Joaquina de perfil, reina de Portugal. Por ultimo vemos a los príncipes de Parma, la infanta doña María Luisa, joven madre de dieciocho años, ,que sostiene en brazos a su hijo el infante don Carlos Luis, y acompañada por su marido don Luis de Borbón futuro rey de Etruria.
  25. 25. Pero este cuadro no es sólo la numerosa familia de Borbones que tanto sufrimiento acabó por traer al país. Son también los dos lienzos que Goya pinta como fondo de la estancia: un paisaje a la derecha y un tema mitológico a la izquierda, probablemente relacionado con la mitología de Hércules y, de este modo, con el origen extraordinario de la dinastía francesa. La familia de Carlos IV es también esa poderosa luz que inunda el cuadro desde la izquierda, proyectando las sombras en el suelo. Es esa pincelada suelta de Goya que es capaz de captar a fondo la personalidad del retratado sin detenerse en demasía sobre el lienzo. Muchas veces se ha escrito que con este cuadro, y hasta cierto punto, Goya satirizaba a la familia real y nos dejaba clara su opinión sobre sus miembros. Pero probablemente sea más acertado afirmar que a Goya le interesa más reflejar a los personajes desde un punto de vista veraz, sin añadir ni quitar nada a como son. Daba con ello una lección de oficio y de profesionalidad. De genialidad al mismo tiempo. Podría decirse casi con certeza que Goya no juzgó a estos personajes. Después la Historia hizo su trabajo.
  26. 26. Momento al que hace referencia el cuadro Carlos IV sucedió a su padre, Carlos III, al morir éste el 14 de diciembre de 1788. Accedió al Trono con una amplia experiencia en los asuntos de Estado, pero se vio superado por la repercusión de los sucesos acaecidos en Francia en 1789 y por su falta de energía personal que hizo que el gobierno estuviese en manos de su esposa María Luisa de Parma y de su valido, Manuel Godoy, de quien se decía era amante de la Reina, aunque hoy en día esas afirmaciones han sido desmentidas por varios historiadores. Estos acontecimientos frustraron las expectativas con las que inició su reinado. A la muerte de Carlos III, el empeoramiento de la economía y el desbarajuste de la administración revelan los límites del reformismo, al tanto que la Revolución francesa pone encima de la mesa una alternativa al Antiguo Régimen. Durante su reinado comenzó la crisis y posterior caída del Antiguo Régimen.
  27. 27. Uno de los principales responsables de la crisis del Antiguo Régimen fue el primer ministro de Carlos IV Manuel Godoy cuando en 1796, concluida la fase más radical de la Revolución, firmó el Tratado de San Ildefonso y España se convirtió en aliada de Francia. Este cambio de postura buscaba el enfrentamiento con Gran Bretaña, principal adversario de la Francia revolucionaria y tradicional enemiga de España con la que disputaba la hegemonía marítima y, concretamente, el comercio con América. La escuadra española sufrió la derrota frente al cabo de San Vicente en 1797, pero Cádiz y Santa Cruz de Tenerife resistieron a los ataques del almirante Nelson. En América los británicos ocuparon la isla de Trinidad, y sufrieron una derrota en Puerto Rico. Ello provocó la caída de Godoy en mayo de 1798. Tras ello, dos ilustrados, Francisco de Saavedra y Mariano Luis de Urquijo, se sucedieron al frente del gobierno entre 1798 y 1800.
  28. 28. La llegada al poder de Napoleón en 1799 y su proclamación como Emperador en 1804 alteró las relaciones internacionales y se renovó la alianza con Francia. Napoleón necesitaba, en su lucha contra los británicos, contar con la colaboración de España, sobre todo de su escuadra. Por ello, presionó a Carlos IV para que restituyera su confianza en Godoy. Éste asumió de nuevo el poder en 1800 y firmó el Convenio de Aranjuez de 1801 por el que ponía a disposición de Napoleón la escuadra española, lo que implicaba de nuevo la guerra contra Gran Bretaña. Godoy declaró en 1802 la guerra a Portugal, principal aliado británico en el continente, antes de que lo hiciera Francia. Este conflicto, conocido como la Guerra de las Naranjas, significó la ocupación de Olivenza por España, que además obtuvo el compromiso de Portugal de impedir el ataque de buques británicos en sus puertos.
  29. 29. En 1805, la derrota de la escuadra franco-española en la batalla de Trafalgar por la Armada británica modificó la situación radicalmente. Frente a la hegemonía de Gran Bretaña en los mares, Napoleón recurrió al bloqueo continental, medida a la que se sumó España. En 1807 fue suscrito en Tratado de Fontainebleau que estableció el reparto de Portugal entre Francia, España y el propio Godoy, y el derecho de paso por España de las tropas francesas encargadas de su ocupación.
  30. 30. Con tal sucesión de guerras se agravó hasta el extremo la crisis de la Hacienda; y los ministros de Carlos IV se mostraron incapaces de solucionarla, pues el temor a la revolución les impedía introducir las necesarias reformas, que hubieran lesionado los intereses de los estamentos privilegiados, alterando el orden tradicional. La presencia de soldados franceses en territorio español aumentó la oposición hacia Godoy, enfrentado con los sectores más tradicionales por su política reformista y entreguista hacia Napoleón. A finales de 1807 se produjo la Conjura de El Escorial, conspiración encabezada por Fernando, Príncipe de Asturias, que pretendía la sustitución de Godoy y el destronamiento de su propio padre. Pero, frustrado el intento, el propio Fernando delató a sus colaboradores.
  31. 31. En marzo de 1808, ante la evidencia de la ocupación francesa, Godoy aconsejó a los reyes que abandonaran España. Pero se produjo el Motín de Aranjuez, levantamiento popular contra los reyes aprovechando su presencia en el palacio de Aranjuez. Godoy fue hecho preso por los amotinados. Carlos IV, ante el cariz de los acontecimientos, abdicó en su hijo Fernando VII.
  32. 32. Napoleón, receloso ante el cambio de monarca, convocó a la familia real española a un encuentro en la localidad francesa de Bayona. Fernando VII, bajo la presión del Emperador y de sus padres, devolvió la Corona a Carlos IV el día 6 de mayo, sin saber que el día antes Carlos IV había pactado la cesión de sus derechos a la corona en favor de Napoleón, quien finalmente designó como nuevo rey de España a su hermano José.
  33. 33. Carlos permaneció prisionero de Napoleón hasta la derrota final de éste en 1814; pero en ese mismo año Fernando VII fue repuesto en el Trono español, manteniendo a su padre desterrado por temor a que le disputara el poder. Carlos y su esposa murieron exiliados en la corte papal. Maria Luisa de Borbón-Parma Carlos IV
  34. 34. Una reina de cuidado María Luisa de Parma ejerció una gran influencia sobre su marido, débil de voluntad. De carácter caprichoso, llegó a participar en numerosos episodios por los que fue considerada, ya en su época, una mujer intrigante y, para muchos, depravada. Sufrió un ostensible deterioro físico por los múltiples partos, lo que le dio un semblante poco grato que aumentó su impopularidad. Ella, sin embargo, estaba orgullosa de sus brazos torneados y procuró embellecerse con joyas y costosos vestidos de manga corta importados de París, tal como atestiguan diversos retratos de Goya. Estuvo enfrentada con numerosos miembros de la Corte española del momento. Destaca su rivalidad con la Duquesa de Alba ya que, al parecer, el pueblo español acusó a la reina María Luisa de Parma de haber envenenado a su gran rival, por culpa de los celos que le provocaba su relación con Goya También tuvo desavenencias con la duquesa de Osuna.
  35. 35. Entre los numerosos amantes atribuidos a la reina María Luisa destaca Manuel Godoy, un antiguo miembro de la Guardia de Corps que alcanzó una influencia política muy notable porque gozó de una elevada capacidad para manipular a la reina María Luisa y al propio rey Carlos IV. Además tuvo diez abortos y catorce hijos: Carlos Clemente (* 1771 - † 1774) Carlota Joaquina (* 1775 - † 1830), reina de Portugal María Luisa (* 1777 - † 1782) María Amalia (* 1779 - † 1798) Carlos Domingo (* 1780 - † 1783) María Luisa (* 1782 - † 1824), reina de Etruria Carlos Francisco (* 1783 - † 1784) Felipe Francisco (* 1783 - † 1784) Fernando VII (* 1784 - † 1833), rey de España. Carlos María (* 1788 - † 1855), pretendiente carlista. María Isabel (* 1789 - † 1848), reina de las Dos Siclias. María Teresa (* 1791 - † 1794) Felipe María (* 1792 - † 1794) Francisco Antonio (* 1794 - † 1865), Duque de Cádiz.
  36. 36. Realizado por: Ana Roldán Jurado Joana Quesada Pulido

×