Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Alabanza de gloria web

732 views

Published on

Laudem gloriae, Alabanza de gloria, es el nuevo nombre, que hizo suyo Isabel de la Trinidad. Con él firmó muchas de las cartas que escribió en los dos últimos años de su vida. Isabel es Laudem Gloriae. ¡Con qué alegría se lo dice a sí misma y nos lo dice! Isabel compartió esta perla preciosa con su hermana pequeña, Guita. En las confidencias que tuvo con ella, en las numerosas cartas que le escribió, le abrió de par en par su corazón, le contó su intimidad. Agotada por la enfermedad, Isabel escribe para su hermana un tratadito que, más adelante, la priora de su convento titulará “El Cielo en la Fe”, en el que describe su vocación de Alabanza de Gloria. Son sus experiencias personales, sus más profundas vivencias. Con profunda emoción, sin apenas fuerzas, Isabel va dibujando sobre un modesto cuaderno escolar el testamento que deja en herencia a su hermana. Isabel quiere que, al morir ella, su vocación de Laudem Gloriae la continúe su hermana. “Tú me sustituirás. Yo seré Jaudem Gloriae ante el trono del Cordero y tú, Laudem Gloriae, en el centro de tu alma”. Ser alabanza de la gloria de Dios, de las huellas de Dios en la humanidad y en cada ser humano, es también nuestra vocación. La alabanza es la lenguaje que el Espíritu nos enseña. La alabanza es la respuesta al Amor que nos inunda. Isabel nos lanza este reto: Convertirnos en Alabanza de gloria de la Santísima Trinidad. Nos ofrece pistas para lograrlo. “Seamos, en el cielo de nuestra alma, alabanzas de gloria a la Santísima Trinidad y alabanzas de amor a nuestra Madre Inmaculada” (CF 43). Que su cántico nunca se interrumpa.

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

Alabanza de gloria web

  1. 1. Espiritualidad de Isabel de la Trinidad El cielo en la fe
  2. 2. Isabel y Margarita Las dos están compartiendo una vocación común que arranca del bautismo.
  3. 3. Isabel la vivirá pronto «ante el trono del Cordero» y su hermana Guita «en el centro de su alma».
  4. 4. Isabel nos enseña a vivir para Dios como «Laudem Gloriae»
  5. 5. “Fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa... Para alabanza de su gloria (Ef 1,14) ALABANZA DE GLORIA
  6. 6. “Un alma que mora en Dios y que le ama con amor puro y desinteresado, sin buscarse a sí misma en las dulzuras de ese amor; que le ama independientemente de todos sus dones y aunque no hubiese recibido nada de Él; y que desea el bien al Objeto así amado” (CF 43).
  7. 7. Quien quiere buscar a Dios, ha de hacerlo allí donde se encuentra: en la propia morada interior. En el más profundo centro solo somos de Dios.
  8. 8. Un alma silenciosa que está como una lira, dócil al toque misterioso del Espíritu Santo, para que arranque de ella armonías divinas” (CF 43).
  9. 9. El silencio es el ámbito del encuentro con Dios. Es el cántico de la misma Trinidad en nosotros. El silencio es el lugar de la comunión con Dios.
  10. 10. Un alma que fija en Dios su mirada con fe y con simplicidad. Es un instrumento que refleja todo lo que Dios es. Es como un abismo sin fondo donde Dios puede meterse y expansionarse” (CF 43).
  11. 11. Es también como un cristal en el que Dios puede reflejarse y contemplar todas sus perfecciones y su propio resplandor.” (CF 43).
  12. 12. Un alma que permite al Ser divino saciar así en ella su necesidad de comunicar todo lo que Él es y todo lo que Él tiene, es en realidad la alabanza de gloria de todos sus dones” (CF 43).
  13. 13. Cuando miramos a Dios y nos dejamos mirar por Él, la Luz de nuestra mirada refleja el Amor que nos inunda.
  14. 14. Alguien que vive en continua acción de gracias. Todos sus actos y sentimientos, todos sus pensamientos y aspiraciones, a la vez que la van enraizando cada vez más profundamente en el amor, son como un eco del Sanctus eterno” (CF 43).
  15. 15. Isabel siempre fue una joven agradecida. Decía: “Que cada latido de mi corazón sea un grito de gratitud y de amor” (NI 4)
  16. 16. Un alma que permite al Ser divino saciar enUn alma que permite al Ser divino saciar en ella su necesidad de dar.ella su necesidad de dar.
  17. 17. Un alma donde Dios comunica todo lo que Él es y tiene.Un alma donde Dios comunica todo lo que Él es y tiene. Un alma que canta la alabanza de todos los dones de Dios.Un alma que canta la alabanza de todos los dones de Dios. Un alma que vive en continua acción de gracias.Un alma que vive en continua acción de gracias.
  18. 18. es ya el oficio que ejercerá en la eternidad.es ya el oficio que ejercerá en la eternidad.
  19. 19. Nunca interrumpe su cántico, porque viveNunca interrumpe su cántico, porque vive bajo la acción del Espíritu que lo hace todobajo la acción del Espíritu que lo hace todo en ella.en ella.
  20. 20. está siempre cantando, siempre alabando.está siempre cantando, siempre alabando.
  21. 21. Se transforma totalmente en alabanza y amor. Siente verdadera pasión por la gloria de su Dios.
  22. 22. en el cielo del alma, es amor. Es alabanza de gloria a la Santísima Trinidad,
  23. 23. Es alabanzas de amor a nuestra Madre Inmaculada.
  24. 24. romperá el velo del dulce encuentroromperá el velo del dulce encuentro para ser introducidos en los atrios eternos.para ser introducidos en los atrios eternos.
  25. 25. cantará en el seno del Amor infinitocantará en el seno del Amor infinito y Dios nos dará «el nombre nuevoy Dios nos dará «el nombre nuevo prometido al vencedor».prometido al vencedor».
  26. 26. Y ese nombre será:Y ese nombre será: ¡Laudem gloriae!¡Laudem gloriae! ¡Alabanza de su gloria!¡Alabanza de su gloria!
  27. 27. CENTRO DE INICIATIVAS DE PASTORAL DE ESPIRITUALIDAD Avda. Huelgas, 7 - 09001 Burgos –Tlfn. 947 26 42 67 www.cipecar.org cipe@cipecar.org

×